≡ Menu




Aprende sobre el sistema de activación reticular y más.

El sistema de activación reticular es un nombre que suena impresionante para una pieza bastante pequeña del cerebro. Este artículo describe la estructura y la función de esta pieza del cerebro, que es importante en la atención, el logro de metas, y mantenerte vivo.

¿Qué es la activación reticular?

Para entender lo que hace el sistema de activación reticular, primero tenemos que saber lo que es. El sistema de activación reticular, o sar, es un trozo del cerebro que comienza cerca de la parte superior de la columna vertebral y se extiende hacia arriba alrededor de dos pulgadas. Tiene un diámetro un poco más grande que un lápiz. Todos tus sentidos (excepto el olor, que va al centro emocional de nuestro cerebro) están conectados directamente a este paquete de neuronas que es del tamaño de tu dedo meñique. (Ver artículo: Lóbulo Occipital)

Tambien Te Recomiendo Ver...

A menudo, el sar se compara con un filtro o un gorila de discoteca que funciona para su cerebro. Se asegura de que su cerebro no tenga que lidiar con más información de la que puede manejar. Así, el sistema de activación reticular juega un papel importante en la información sensorial que percibes diariamente.

Función.

Aunque puede ser una parte bastante pequeña de su cerebro, el sar tiene un papel muy importante: Es el guardián de la información que se deja entrar en la mente consciente. Este pedacito de la materia del cerebro es responsable de filtrar las cantidades masivas de información que sus órganos sensoriales están lanzando constantemente en él y de seleccionar los que son los más importantes para que su mente consciente preste la atención.

¿Por qué necesitamos a este pequeño guardián? Bueno, tus sentidos están constantemente alimentando tanta información a tu cerebro que no puedes prestar atención a todo esto. El sar nunca consigue un descanso.

Trata de ver cuánta información recoges cada minuto. Toma diez segundos y escucha cada sonido a tu alrededor que puedas percibir, te sorprenderás de lo que extrañas de forma regular, pero esto es porque tu sar decide lo que es importante y lo que puede ser ignorado con seguridad. Esto no sólo ocurre con sonidos. Nuestra piel es aproximadamente 20 pies cuadrados que abundan con alrededor de un millón de células nerviosas que detectan la presión, el dolor, la temperatura, y la localización y un ojo humano captura más de 300 megapíxeles de información visual cada segundo. (Ver artículo: Corteza Prefrontal)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Tambien Te Recomiendo Ver...

A pesar de toda esta información sensorial, se estima que la mente consciente sólo puede manejar un poco más de 100 piezas de información cada segundo. Hay una tremenda cantidad de repique que necesita pasar entre sus sentidos y su mente consciente. Su sar es la forma en que la evolución ha decidido manejar este problema de información excesivo.

Es especialmente adecuado para distinguir entre las piezas relevantes e irrelevantes de la información. Por ejemplo, se distingue entre la corneta de un carro justo al lado de usted y uno que va por la calle, o se le dice al esposo; a menos que quiera una pelea, es mejor prestar atención a lo que su esposa acaba de decir. No sólo hace todo eso, el sar también juega un papel importante en la motivación y el ajuste de metas. No está mal para algo pequeño acurrucado cerca de su tronco cerebral. (Ver artículo: Nervio motor ocular)

Al hablar de este tema debemos tocar otro de igual importancia, como ya vimos anteriormente, este parte del cerebro es la encargada de nuestra atención, pero también sabemos que somos seres mentales, que muchas veces lo que pensamos o como nos tomamos las circunstancias lo hacemos realidad.

Cuando el ras obtiene una información, debido a los archivos de importancia que esta tenía anteriormente el responde a lo que en realidad nos interesa, y eso no es más que los deseos de nuestro corazón, recordemos que el ser humano no solo se compone de estos sentidos, sino que también contamos con algo más allá, que nos da una perspectiva propia de lo que vemos o hacemos.

Por ello, nuestros mensajes a la hora de tomar importancia sobre cualquier ámbito que se nos presente, deben ser positivos, nuestros pensamientos deben estar enfocados en buenas acciones, o buenos logros. Nunca podemos pensar de manera negativa, de que no podamos lograr algo que nos propongamos, porque ya las circunstancias nos dijeron o mostraron que no alguna vez, esto ocurre por la memoria de estos factores mentales. Nosotros somos los encargados de proveer información. (Ver artículo: Sinapsis Neuronal)

Por ello, debemos alimentar positivamente nuestra atención sobre lo que queremos y en que estamos enfocados, visualizar mentalmente lo que queremos lograr, luego cuando estos factores estén cerca, nuestros mismos trabajadores mentales harán una alerta sobre lo que han venido viendo durante años, por ello, lo mejor es mantener un enfoque positivo ante todo lo que queramos lograr.

Dejar Comentario