≡ Menu




Conoce todo sobre la articulación del cráneo y su importancia

La articulación del cráneo se encuentra compuesta por una conexión de un aproximado de 8 huesos distintos, siendo estos los que cumplen con la función principal de proteger al sistema nervioso central de los agentes extraños y externos.

Articulación del cráneo y de la cara

En la parte superior del cuerpo de los seres humanos, zona la cual denominamos como la cabeza, está compuesta principalmente una gran masa de huesos que son sumamente resistente a casi cualquier tipo de golpe, esta unión de huesos se caracteriza por pertenecer a la familia de los tipos de articulaciones que se pueden encontrar en la anatomía del cuerpo humano y cumple con una importante trabajo que se basa en proteger a todo el sistema nervioso central que poseemos de cualquier tipo de agente que provenga de la zona exterior y que resulte totalmente misterioso o incluso dañino para nuestro organismo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Este conjunto de huesos craneales pertenecen a la clasificación de las articulaciones inmóviles.

En el área de la ciencia médica que se encarga de estudiar a fondo y generalizar los conceptos de las estructuras del cuerpo humano, haciendo énfasis en los huesos, se ha determinado una división que se ubica dentro de las articulaciones que podemos observar distribuidas alrededor de todo nuestro organismo, pero antes de conocer esta composición debemos de familiarizarnos con el concepto o la definición de una articulación.

Una articulación es el lugar del cuerpo donde coinciden dos o más huesos distintos, siendo estos conectados entre sí mediante diversos componentes y otras características relevantes.

Entre ellas podemos mencionar que una articulación nos permite la habilidad mecánica y motora que se ejecuta para realizar un movimiento en ciertas partes determinadas de nuestro organismo, al mismo tiempo se caracterizan por ser una estructura elástica que se puede adaptar al constante crecimiento y el desarrollo del cuerpo del ser humano durante las etapas de crecimiento de un niño o adolescente.

Tras conocer una breve y generalizado concepto de qué es una articulación ya podemos pasar a la siguiente etapa, la cual se basa en los tipos de articulaciones que se pueden encontrar, entre ellas mencionamos a las articulaciones móviles o diartrosis, siendo estas las que mayor número de ejemplos podemos encontrar en nuestro cuerpo y son influyentes ya que nos permiten una gran movilidad.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Seguido a esto, mencionamos a las anfiartrosis, siendo estas las que se conocen como las articulaciones que poseen una movilidad muy limitada y son principalmente cartilaginosas. Para finalizar nos topamos con las sinartrosis, es decir, las articulaciones inmóviles y estas están estructuradas principalmente en diversos tipos de tejidos fibrosos.

Hay que tomar en cuenta al último tipo de articulación que fue nombrado anteriormente, es decir, a las articulaciones que no poseen movilidad o que también son conocidas bajo el nombre de las sinartrosis ya que esta clasificación es el tipo de articulación que únicamente podemos encontrar ubicado en la cabeza de las personas y este es el punto de conexión entre varios huesos que componen a la corteza cerebral.

Del mismo modo, como se ha destacado en el caso anterior, una de las características principales que se pueden relacionar con las articulaciones inmóviles es que son elásticas, esto es debido al constante crecimiento y el desarrollo que se vincula con el tamaño del cerebro junto al encéfalo y todos sus componentes, por lo tanto, con el pasar de los años de un recién nacido sus articulaciones sin movilidad se ven en crecimiento gracias a este tejido fibroso.

Cabe destacar que uno de los componentes que aportan la función de unir a los huesos del cráneo se le denomina como los sincondrosis y estos emplean al cartílago, mientras que los que utilizan el método del tejido compuesto principalmente por sustancias fibrosas se les conoce bajo el nombre de los sinfibrosis.

Por lo tanto, tomando en cuenta a los huesos que se ubican en la base craneal podemos mencionar que se encuentran unidos gracias al sincondrosis, mientras que los que están conectados en la parte de la bóveda del cráneo junto al territorio de la cara están unidos por la presencia del tejido conectivo fibroso o también llamado como el sinfibrosis. (Ver artículo: Arteria cerebral media)

Articulaciones craneovertebrales

Al momento de referirnos al concepto de “craneovertebral” hacemos mención al punto de unión que se presenta entre la base occipital del cráneo junto a cierto territorio que se ubica dentro de la anatomía cervical, es decir, nos referimos de forma directa a la parte del cuerpo de los seres humanos que conecta al cráneo con la zona cervical que compone a la columna de las personas, lugar donde se presenta un tipo de articulación que viene dado por la conexión entre dos o más huesos.

Las articulaciones que se pueden ubicar dentro de al clasificación de las craneovertebrales también son denominadas como las articulaciones cervicales y estas llegan a ser un total de tres ramificaciones distintas, compuestas por la articulación atlanto-occipital, la articulación atlanto-axoidea y finalizando con la articulación occipitoaxoidea.

A continuación, comenzaremos a conocer un poco más sobre las tres articulaciones distintas que se presentan dentro de la clasificación de las craneovertebrales.

Iniciando la lista con la articulación atlanto-occipital, siendo esta la que pertenece a la familia de las diartrosis, es decir, al grupo de los tipos de articulaciones que son móviles (también conocidas como las sinoviales).

Entre una de las características principales que se vinculan con esta articulación mencionamos que posee una superficie articular, tomando en cuenta la zona occipital nos topamos con dos cóndilos, es decir, dos estructuras que encajan perfectamente, mientras que tomando como ejemplo la zona del atlas se hace notar con la presencia de dos cavidades.

Por otra parte, entre otra de las características que se ubican dentro de la articulación atlanto-occipital nos topamos con que las técnicas que se emplean para la unión de esta articulación observamos con la presencia de cuatro ligamentos, siendo estos conocidos como el anterior, el posterior y finalizando con los ligamentos laterales.

Cabe destacar que los ligamentos que se ubican en las partes laterales están compuestos por un grupo de manojos en forma vertical los cuales se conectan entre sí en la zona superior (cóndilo) al mismo tiempo se inserta en la parte inferior coincidiendo con el borde de una de las cavidades.

Seguido a esto, el ligamento que corresponde a la parte anterior también es conocido como el ligamento occipitoatloideo anterior, siendo este localizado desde la parte inferior del agujero que compone a la zona occipital y finaliza su recorrido en la el borde de la parte alta que compone al arco anterior del hueso atlas, mientras tanto, en el caso del ligamento occipitoatloideo posterior mencionamos que resulta ser un ejemplo similar ya que se ubica desde la parte posterior del agujero occipital y finaliza el trayecto en el borde de la zona alta de la estructura del arco posterior del atlas.

Siguiendo con las articulaciones que se pueden vincular con la clasificación de las articulaciones cervicales mencionamos con la presencia de la articulación atlanto-axoidea, siendo esta la que se puede encontrar en dos ejemplos distintos en la anatomía del cuerpo humano.

En el primer caso que se hace notar mencionamos que se ubica en un punto medio que une las carillas articulares inferiores que componen a las estructuras del hueso atlas y en la zona superior del hueso axis, siendo estos clasificados como una articulación móvil o también conocido como la diartrodia, seguido a estos nos topamos con al segundo caso que se localiza en el arco anterior del hueso atlas y un territorio del axis, por lo que se genera una articulación diartrosis trocoide.

Con respecto a las características principales que se mencionan en la articulación atlanto-axoidea mencionamos que esta posee una superficie articular, es decir, el hueso conocido como el atlas presenta componentes que abarcan la parte inferior de las estructuras laterales, al mismo tiempo que se observa ubicado en el hueso axis, haciendo énfasis en abarcar cierto territorio en la zona superior de la vértebra.

Tomando en cuenta las técnicas que son empleadas para la unión de este tipo de articulación destacamos que está estructurado en un total de cuatro ligamentos, el anterior junto al posterior y finalizando con los ligamentos que se ubican en los laterales.

Describiendo a los ligamentos laterales mencionamos que estos también son conocidos como los ligamentos atloidoaxoideos y se pueden observar en dos casos distintos, los cuales se localizan en el lado derecho y el otro restante en el lado izquierdo, generando así un ejemplo de una cápsula compuesta principalmente por tejido fibroso que se puede ubicar en el borde de la carrilla atloidea y la carilla axoidea.

Seguido a esto nos topamos con el ligamento anterior, el cual se puede observar ubicado desde el contorno de la parte inferior que compone al arco anterior del hueso atlas y finaliza en una porción del territorio del hueso que es denominado como el axis, mientras que el ligamento atloidoaxoideo posterior se ubica fácilmente en la parte superior, lugar donde coincide con una estructura del arco del atlas y finaliza conectándose con una de las láminas que se localizan dentro de la composición de la anatomía dela axis.

Para finalizar con este listado nos topamos con la articulación occipitoaxoidea, siendo esta caracterizada por no ser considerada como una articulación en ciertos casos, al mismo tiempo que es relevante ante las otras dos mencionadas anteriormente ya que esta posee un total de cuatro ligamentos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Conformados por el ligamento occipitoaxoideo medio, el occipitoaxoideo lateral que en total llegan a ser dos, seguido a esto nos topamos con el ligamentos occipitoodontoideo medio y finalizamos la mención con el conjunto de los ligamentos ocipitoodontoideos laterales, siendo estos últimos mencionados unos de los ligamentos más fuertes que se pueden encontrar en la anatomía de cuerpo humano. (Ver artículo: Cuidados del sistema nervioso humano)

Huesos del cráneo

El cráneo de los seres humanos es considerado como una de las estructuras más relevantes que se pueda ubicar dentro de la anatomía corporal, esto viene dado ya que posee un cantidad considerable de huesos que se encuentran unidos entre sí.

Siendo estos los que poseen la característica influyente de estar compuestos por un tejido conectivo que posee entre sus componentes fibras que ayudan a establecer la conexión entre los diversos huesos que se puedan encontrar, por lo tanto, se considera que la unión entre dos huesos distintos o más son considerados como una articulación y en este caso, tomando como ejemplo a los huesos del cráneo mencionamos que en esta estructura podemos aplicar ese concepto de una articulación y destacar que pertenece a la clasificación de las articulaciones inmóviles.

No obstante, se menciona que el cráneo tras ser una estructura que está compuesta principalmente por el tejido fibroso conectivo obtenemos como dato curioso que es la única articulación del cuerpo que presenta el caso de tener una característica que lo hace considerar como una articulación elástica, esto viene dado ya que cuando se comienza con el crecimiento del niño durante las primeras etapas de su vida, el encéfalo y todos los órganos, células y otras composiciones que se ubican dentro del sistema nervioso en general se ven en constante desarrollo, por lo que tras crecer y necesitar más espacio para abarcar, el cráneo muestra la variable del crecimiento al mismo tiempo.

Seguido a esto, continuando con el tema de los huesos que se ubican en el cráneo de los seres humanos destacamos con que los médicos y otros profesionales capacitados en el área de la anatomía humana han señalado que se considera que los huesos que componen a esta estructura son llevados a cabo por un conjunto de diversas vértebras que presentan la características de esta modificados, por lo que se genera un total de 8 huesos que componen al cráneo, mientras que en la parte que se ubica la cara de las personas mencionamos que estos presentan 14 huesos.

El cráneo posee la gran importancia de ser el encargado de proteger al cerebro junto al encéfalo con el fin de evitar que se introduzcan agentes que puedan resultan dañinos para estos órganos.

Con respecto a los huesos que podemos encontrar que abarcan la zona del cráneo nos topamos en primer lugar al hueso frontal, siendo este el que compone a la frente de los seres humanos, seguido a esto observamos a dos huesos temporales y otros dos huesos que son denominados como los parietales, continuando con este parámetro nos topamos con la presencia de un hueso occipital, un hueso conocido como el etmoides y finalizamos el listado de los 8 huesos del cráneo con la base del cráneo, el cual se le otorga el nombre del hueso esfenoides.

Tomando en cuenta el hueso frontal que resulta ser parte de la anatomía de los huesos del cráneo mencionamos que este es el encargado de darle origen a la frente junto a la estructura denominada como el lecho de las órbitas y finaliza con ocupar un gran espacio en la zona anterior que se ubica en el cráneo.

Del mismo modo, cabe destacar que en los bebés que tienen poco tiempo de haber nacido, presentan una unión que junta la parte izquierda junto a la zona derecha, por lo tanto, el método que se emplea para conectar estas dos partes viene dado gracias a la presencia de la sutura metópica, la cual suele desaparecer en la mayoría de los casos en los niños que llegan a los 6 o a los 8 años con el constante crecimiento de su cráneo.

Del mismo modo, es turno para hablar del par de huesos parietales que se ubican en el cráneo, siendo estos los que poseen la característica principal de abarcar un gran espacio en esta estructura al mismo tiempo de ser considerado como el techo que protege al cráneo ya que este ocupa un territorio en la zona superior de la corteza cerebral.

Con respecto a los componentes que presenta nos topamos con algunos espacios por el cual el flujo sanguíneo se traslada por la dura madre al mismo tiempo de presentar una irrigación en el tejido que conecta la parte superior del cerebro.

Por otra parte, mencionamos que los huesos temporales son los responsables de darle forma a la parte inferior y lateral de la estructura conocida como el cráneo, en algunos casos también es conocido por ser el encargado de generar la base. Haciendo énfasis en la forma que este conjunto de huesos posee destacamos con que tienen una imagen semejante a un cuadrilátero.

Continuando ahora para hablar sobre el hueso conocido bajo el nombre de occipital que compone a la anatomía del cráneo destacamos con que este cumple con la función principal de ser el que cubra la parte posterior de la cabeza, seguido a esto también trabaja con formar una gran parte de la base, no obstante, como dato curioso que se obtiene sobre este hueso mencionamos que cerca de él se puede encontrar la presencia del bulbo raquídeo.

El inicio de la médula espinal de los seres humanos y por último cuenta con diversas estructuras cerca de él que componen al sistema nervioso, tal como loas arterias vertebrales y en tal caso las espinales. Para finalizar, pegado al hueso occipital se encuentra con el hueso denominado como el atlas y el axis, ambos resultan ser la pieza fundamental para darle la movilidad a la cabeza.

No podemos dejar atrás al hueso que se le denomina como el esfenoides, siendo este el que se puede encontrar localizado en la parte media que compone a todo el cráneo, cumpliendo la función de ser una pieza fundamental en esta estructura ya que mediante este hueso se pueden encontrar varias partes diferentes conectadas entre sí. El hueso esfenoides es conocido por ser uno de los más pequeños que se puedan observar en la anatomía del cráneo.

Para finalizar la lista de la breve descripción y función de los 8 huesos en total que se ubican en el cráneo nos topamos con el etmoides, siendo este el que presenta algunas características esponjosas y se puede observar ubicado en la zona anterior muy cerca del hueso frontal, a pesar de esto este se hace notar dentro de las órbitas, lugar donde se ubican los ojos de las personas, es decir, este hueso se puede localizar al frente del esfenoides pero en la parte trasera de los huesos nasales.

Este hueso conocido como el etmoides es el encargado de originar a las paredes de adentro que componen a las órbitas, del mismo modo de vincularse con las estructuras de la cavidad nasal y finalizando con ser una parte anterior de la base craneal. (Ver artículo: Componentes de la sangre)

¿De qué tipo son las articulaciones del cráneo?

Una articulación es aquél punto dentro de la anatomía del cuerpo humano donde se puede observar que dos o más huesos se conectan entre sí mediante un tejido conectivo o simplemente otro tipo de estructura que permite la estabilidad entre las dos superficies de ambos huesos, a pesar de esto, no necesariamente una articulación debe presentar características móviles con respecto a la habilidad motora ya que, tomando como ejemplo a la articulación que se genera en la estructura del cráneo mencionamos con que esta es de tipo inmóvil.

En la actualidad, las articulaciones han sido clasificadas en tres partes distintas según su función y las características que presentan, estas son conocidas como las articulaciones móviles, semimóviles o finalmente como las articulaciones inmóviles.

Tomando en cuenta la clasificación de las articulaciones según su movilidad debemos hacer énfasis en la última mencionada, la cual también es conocida como las sinartrosis o como las articulaciones fibrosas ya que este componente es el principal que se puede encontrar en los tejidos conectivos de este tipo de articulación, no obstante, el único caso que podemos observar con respecto a las sinartrosis destacamos al cráneo.

Ya que cumple con el requisito de no presentar movilidad, al mismo tiempo de estar compuesto por un tejido conectivo de tipo fibroso que puede ser elástico en el cuerpo de los seres humanos y resulta ser el único en toda la anatomía corporal en presentar esta variable.

Cabe destacar que las articulaciones fibrosas se dividen en tres partes principales, la cual solamente haremos mención de las suturas, siendo estas las que presentan las características de siempre ser planas o presentar un relieve escamoso en su superficie, por lo tanto, obtenemos como dato principal que las suturas son el tipo de articulación que tenemos presente en el hueso denominado bajo el cráneo.

No está demás mencionar que otro tipo de las articulaciones fibrosas son las gónfosis, siendo esta el tipo de articulación que se puede encontrar en la parte de la mandíbula, cuya estructura compone a la zona de la cara de los seres humanos. (Ver artículo: Órganos del sistema circulatorio)

¿Qué es el neurocráneo?

El neurocráneo es la estructura que cumple con la función de ser una cubierta ósea que proteja a todo el sistema nervioso central de los agentes extraños que puedan resultar dañinos para este conjunto de órganos. El neurocráneo es caracterizado por ser una composición extremadamente fuerte con el fin de evitar que los golpes y las lesiones que se presenten en el individuo afecten de manera directa o indirecta al encéfalo o al cerebro en tal caso.

Con respecto otra de las estructuras que se muestran cubiertas por el neurocráneo podemos mencionar a las membranas del tejido conectivo conocidas bajo el nombre de meninges, al mismo tiempo de proteger a las capas internas que se le denominan como la duramadre, aracnoides y finalizando con la piamadre.

Con respecto a los huesos que componen al neurocráneo mencionamos que resultan ser un total de 8, los cuales son conocidos bajo el nombre del hueso frontal, el hueso etmoides, la parte occipital, de igual manera nos topamos con el hueso esfenoides y los pares de huesos que son nombrados como el temporal y finalizamos con los huesos parietales.

Todos estos se pueden encontrar unidos entre sí mediante un tejido conectivo que presenta cualidades en fibras, por lo que genera una característica que esta zona pueda ser elástica en los niños, esto con el fin de agrandar el espacio del sistema nervioso central cuando el pequeño individuo comienza con la etapa de su drástico y constante crecimiento en su niñez.

Para finalizar, mencionamos que el neurocráneo está conformado en un total de dos segmentos distintos, los cuales son denominados como la bóveda del cráneo o también conocido como la calvaria, siendo este el que está compuesto por un gran espacio que abarca la mayoría del cerebro y con respecto al segmento restante nos topamos con el suelo o por otra parte, también denominado bajo el nombre de la base craneal.

Cabe destacar que estas dos partes están compuestas por los 8 huesos que han sido mencionado anteriormente y todos cumplen con la función principal de proteger al sistema nervioso central de las lesiones y otros agentes extraños que podrían perjudicar al organismo y el funcionamiento del mismo. (Ver artículo: Órganos del sistema nervioso)

Dejar Comentario