≡ Menu




Articulaciones fibrosas: Definición, clasificación, tipos y más

Se denomina como articulaciones fibrosas al conjunto de conexiones entre dos o mas huesos que están enlazados mediante un tejido fibroso de un grosor que depende de la zona del cuerpo y es del color blanco.

Definición de las articulaciones fibrosas

Las articulaciones fibrosas son también denominadas como el grupo de las articulaciones inmóviles y son aquel conjunto de articulaciones que se pueden hacer notar cerca de los huesos, por lo tanto, se encuentran unidas mediante una capa de color blanco, siendo esta la que está compuesta químicamente por un tejido fibroso, con respecto al grosor que posee dicha capa se menciona con que el tamaño varía dependiendo de la ubicación que tomemos en cuenta y de la parte del cuerpo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Las denominadas articulaciones fibrosas son aquellas articulaciones que están vinculadas con un enlace de un tejido conectivo en la parte más inferior de esta, siendo el tejido conectivo el que está compuesto generalmente por el colágeno (sustancia estructurada principalmente por la presencia de proteínas y se pueden encontrar fácilmente en el tejido conjuntivo, el tejido óseo y finalmente el cartilaginoso).

Con respecto a la definición que se le otorga al concepto de articulación mencionamos que es aquel punto de cuerpo del ser humano que es el lugar donde se encuentran conectados dos o más huesos, siendo estos compuestos generalmente por colágeno, proteínas y finalmente por un conjunto de músculos que lo protegen.

En la actualidad, las articulaciones se pueden organizar de tal forma que mencionamos las propiedades y los componentes que se ubican dentro de ella mientras que por otra parte también se puede clasificar con respecto a la función que cumplen cada una.

Continuando hablando sobre las articulaciones fibrosas, mencionamos con que siempre se presentan un grupo de huesos adyacentes que están enlazados de forma directa por un tejido conectivo compuesto principalmente por todo tipo de fibras, por lo tanto, se destaca que los huesos que se relacionan con las articulaciones fibrosas no poseen una cavidad articulada que lo vinculen.

El espacio que se genera entre los huesos en el punto de la articulación fibrosa puede variar dependiendo de la zona ya que en el cuerpo humano se pueden encontrar espacios muy estrechos y al mismo tiempo, espacios amplios entre los huesos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Por otra parte, otro concepto que se le puede otorgar para definir qué es una articulación fibrosa mencionamos con que estas también son denominadas como las sinfibrosis, y son aquella clasificación de articulaciones que cumplen con la función principal de reunir  dos o más huesos, al mismo tiempo que estos están protegidos en sus alrededores por un tejido que presenta diversas sustancias de fibras entre sus componentes.

Con respecto a la localización de las articulaciones fibrosas, destacamos que en la mayoría de los casos presentes en la anatomía del cuerpo del ser humano se ubican entre la conexión que se genera entre dos huesos distintos. (Ver artículo: Enfermedades de la médula espinal)

Clasificación

La clasificación es la acción que cumple con el objetivo principal de básicamente ordenar o dividir un grupo de elementos que se ubiquen dentro de un tema en específico, dicha organización será empleada utilizando un punto de vista, los cuales ayudarán a obtener una mejor agrupación de la información con la que se está estudiando.

Por lo tanto, tomando el objetivo de la clasificación de las articulaciones fibrosas mencionamos que estas pertenecen a un grupo de una organización ya elaborada por los científicos que se encargan de estudiar esta ciencia y de conocer más a fondo sobre las articulaciones, no obstante, el conjunto de las articulaciones fibrosas se ubican en el conjunto de elementos de las articulaciones que han sido establecidas por el medio de unión.

Con respecto a los otros conjuntos de elementos que se ubican en el listado ya planteado y organizado por los profesionales que han tomado en cuenta el punto o el medio que une a las articulaciones mencionamos que también se encuentran a las articulaciones cartilaginosas y las sinoviales, generando un total de 3 distintos grupos que cumplen con el determinado objetivo de unir a dos o más huesos de manera diferente, por lo tanto, se destaca con que existe una única característica que marca la distinción entre estos 3 grupos y es básicamente el medio por el cual se establece le conexión entre los huesos.

Por otra parte, se menciona que las articulaciones fibrosas también pertenecen a otro grupo organizado que ya ha sido establecido por los profesionales que se dedican al estudio de las articulaciones y sus clasificaciones, solo que ahora el punto de vista que se toma para realizar la división es el movimiento que se lleva a cabo en estos lugares que conectan a un grupo de huesos, por lo tanto, tomando como ejemplo a las articulaciones fibrosas destacamos que estos pertenecen al conjunto de elementos que se ubican  dentro del movimiento denominado como sinartrosis.

La sinartrosis es un tipo de movimiento que se maneja a nivel de la anatomía del cuerpo del ser humano y este uno de los más reconocidos ya que la articulación que se encuentra dentro de esta clasificación no emplea ningún tipo de movimiento, por lo tanto, dicha articulación está limitada con respecto al arco de movilidad.

El resumen que se obtiene sobre la clasificación de las articulaciones fibrosas mencionamos que este grupo de articulaciones pertenecen a dos tipos de conjunto de elementos que cada uno cuenta con un punto de vista diferente para elaborar la agrupación, por lo tanto, la primera clasificación que se le genera a las articulaciones fibrosas se presenta al tipo de unión que se emplea para la conexión de los huesos, siendo estos ubicados dentro del grupo de las fibrosas.

Por otro lado, el otro punto de vista que se emplea para la organización se encuentra al tipo de movilidad, siendo este perteneciente al grupo de las articulaciones con movimiento del sinartrosis, es decir, al conjunto de articulaciones que no poseen movilidad. (Ver artículo: Órganos del sistema nervioso)

Tipos de articulaciones fibrosas

Como se ha mencionado anteriormente, las articulaciones fibrosas son aquel tipo de articulaciones que están cubiertas por una capa de color blanco que al mismo tiempo está compuesta químicamente por un conjunto de tejido fibroso mientras que el grosor que este posee puede variar dependiendo de la zona donde se ubique dicha articulación fibrosa, por otra parte también se mencionó que estas son un punto en común que conectan a dos o más huesos distintos y que ambos no emplean ningún tipo de movimiento, por lo que se le otorga la definición de las articulaciones inmóviles y para finalizar, estas se ubican dentro de dos tipos de clasificaciones distintas que han sido determinada únicamente para las articulaciones.

Tras llegar a este punto, mencionamos ahora que las articulaciones fibrosas también se llegan subdividir o simplemente llegan a generar otra clasificación más dentro de ella que son generalmente el conjunto y definición de todos los tipos de articulaciones que han sido denominadas como fibrosas.

Estos tipos de articulaciones que pertenecen a la familia de las fibrosas son el conjunto de elementos que han sido un objeto de estudio para todos los científicos que se han dedicado a esta zona de la biología y la anatomía del cuerpo de los seres humanos, por lo tanto, se menciona que esta se divide en tres partes que se ubican en distintas zonas y que cada una cumple con distintos objetivos que resultan fundamentales para la unión de los huesos y del cuerpo de la persona.

Cabe destacar que como dato curioso que se obtiene tras hablar sobre la familia de las articulaciones fibrosas junto a los tres tipos de clasificación que lo componen, mencionamos que es una de las articulaciones con menor distribución con respecto al cuerpo, es decir, al momento de ser comparada con sus hermanos de articulaciones cartilaginosas y finalmente las articulaciones de tipo sinoviales, ambas mencionadas anteriormente poseen una clasificación y un conjunto de elementos mucho más amplio que las articulaciones fibrosas.

A pesar de esto, aún son destacadas para el estudio en los centros científicos dedicados al conocimiento sobre los tipos de articulaciones, relevándose entre ellas las que se encuentran compuestas principalmente por un tejido de fibras y no poseen ningún movimiento, es decir, las articulaciones fibrosas.

Para finalizar, destacamos que los tres ejemplos o divisiones que han sido establecidas dentro de la familia de las articulaciones compuestas por la sustancia de las fibras se encuentran a las de tipo de suturas, las gónfosis y finalmente las articulaciones denominadas como sindemosis y todas serán mencionadas, descritas brevemente y nombradas con cual función cumplen a continuación. (Ver artículo: Los sentidos)

Suturas

La primera de los tipos que conforman a la clasificación de las articulaciones fibrosas se destaca a las denominadas suturas o también reconocidas bajo el nombre de las sinostosis, siendo estas las que se encargar de unir a los huesos mediante el tejido fibroso de color blanco.

Teniendo como ejemplo principal a todos los huesos que conforman al cráneo junto a algunos de la cara, exceptuando al hueso de la mandíbula, por lo tanto, estos son uno de los más resistentes que se ubican dentro de la anatomía del cuerpo de los seres humanos y por lo tanto, tiene un grosor adecuado para proteger al cerebro de los agentes extraños que desean dañarlo al mismo tiempo que cumple con la función de darle la forma a la cara de los seres humanos.

Entre las características principales que se encuentran dentro de los tipos de las articulaciones fibrosas que son denominadas como las suturas se menciona que en la mayoría de los casos suelen ser planas o con una superficie que presenta escamas, siendo tomado como ejemplo el mencionado anteriormente, es decir, el cráneo.

Por otra parte, se menciona que algunas de las suturas que conforman al hueso del cráneo permiten el empleo de algunos movimientos ligeros que se llevan a cabo entre los huesos craneales. Seguido a esto, destacamos que la sutura en los huesos del cráneo de las personas adultas se observan muy opuestos, mientra que el tejido que conecta y está compuesto por las fibras abarca un espacio estrecho en los huesos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

No está demás mencionar que también se presenta el ejemplo en los seres recién nacidos y los niños, los cuales poseen un tejido que conecta a los huesos y muestran características más amplias si son comparadas con las de una persona adulta, por lo tanto, la amplitud en los seres humanos pequeños hacen énfasis en las partes superiores que componen al hueso del cráneo al mismo tiempo de las áreas ladeadas del mismo.

Los tejidos que componen al hueso conectivo del cráneo de los recién nacidos son zonas que presentan la variable de la flexibilidad, por lo tanto, generan el buen crecimiento del cerebro junto a todo el sistema nervioso central durante las etapas del desarrollo del niño, mientras que cuando se presente el momento de que el tejido flexible se disminuye y termina siendo una sola capa delgada este mismo entra a la categoría de las articulaciones fibrosas de tipo sutura, fusionando a dos o mas huesos de la persona.

Gónfosis

El tipo de articulación fibrosa que se le reconoce bajo el nombre de gónfosis conforma a la segunda de las divisiones que se generan en esta familia que están compuestas principalmente por la sustancias de las fibras, por lo tanto, las gónfosis son aquellas articulaciones que cumplen con la función principal de trabajar como una especie de anclaje en la zona de la raíz de un diente de las persona hacia la cuenca del mismo, todo esto se encuentra ubicado dentro de la distribución del hueso maxilar o también en cierta parte del hueso mandibular que compone al cráneo de los seres humanos.

La articulación que se le denomina como los gónfosis, poseen entre sus características principales la inmovilidad, por lo tanto, se puede agrupar en la clasificación de las articulaciones con la movilidad de la sinartrosis, es decir, las que no emplean ningún tipo de movimiento.

A pesar de esto, se presentan registros y científicos los han certificado y analizado que tras la colocación de los aparatos dentales en los dientes de los seres humanos se emplea un pequeño movimiento que es considerable durante un largo intervalo de tiempo.

Por otra parte, siguiendo con las características que posee la gónfosis se menciona que esta pertenece al grupo de las articulaciones fibrosas básicamente porque el tejido que establece las conexiones entre las estructuras son dadas gracias a la presencia de un ligamento.

Entre los datos curiosos que se obtiene al momento de hablar y conocer más a fondo sobre el tipo de articulación fibrosa denominada como gónfosis, se menciona que esta es el único de su clasificación que no muestra establecimiento o simplemente conexiones con otro hueso, esto viene dado ya que los científicos expertos en el área de este tipo de estudio destacan que los dientes no pueden ser considerado como un hueso de los seres humanos, por lo tanto, el hueso que solamente estaría conectado con la articulación fibrosa del gónfosis sería el hueso que compone a la mandíbula de las personas.

Al mismo tiempo se menciona que la composición de las estructuras de las articulaciones del gónfosis poseen la presencia de muchas cantidades de bandas densas que son reconocidas como un tejido que conecta a varias zonas siendo estas denominadas como los ligamentos periodontales y estos resultan ser una herramienta fundamental para la odontología. (Ver artículo: Papilas gustativas)

Sindesmosis

Para finalizar con la mención y descripción breve sobre los tres tipos de articulaciones fibrosas que conforman a su clasificación mencionamos a la sindesmosis, la cual es aquella articulación que se ubica entre dos huesos que se encuentran de forma paralela mientras que ambos están conectados mediante la presencia del tejido conectivo fibroso de color blanco.

Con respecto al espacio que se genera entre los dos huesos ubicados en forma paralela mencionamos que puede variar, a pesar de esto en la mayoría de los casos que se presentan en la anatomía del cuerpo humano se destaca un espacio estrecho y los dos huesos están conectados gracias a los ligamentos, sin embargo, también se presentan casos en los cuales el espacio es grande y este está abarcado por la aparición de una lámina compuesta por un tejido que establece conexiones entre varias estructuras, siendo esta conocida como la membrana interósea.

Con respecto a los ejemplos que se ubican dentro del cuerpo de los seres humanos en el que se presenta la presencia de la articulación fibrosa de tipo sindesmosis mencionamos principalmente a la zona del antebrazo, lugar donde se genera un gran espacio entre los huesos denominados como el radio y la ulna, siendo ambos conectados por la lámina de la membrana interósea, por otra parte se destaca que en la pierna también encontramos un caso parecido, solo que ahora está compuesto por los huesos de la tibia y la fíbula los cuales están enlazados gracias a la presencia de la conocida membrana interósea.

Como dato curioso que se obtiene tras hablar, estudiar y mencionar brevemente el concepto del tipo de articulación número 3, es decir, sobre los sindesmosis mencionamos que este posee un concepto similar al primero que se ubica dentro de esta lista (las suturas) solo que la característica que marca la diferencia entre ambos se encuentra con que el tejido fibroso que posee la articulación de los sindesmosis es mucho más abundante si es comparado con las suturas.

Al mismo tiempo es un tipo de articulación que posee poca presencia en el cuerpo del ser humano ya que los científicos expertos en esta área han mencionado que solo se ubica en un aproximado de 3 ejemplos distintos.

Para finalizar, una de las características que hacen la relevancia en este tipo de articulaciones que pertenecen al grupo de que poseen las fibras en sus composiciones químicas se encuentra que es poca la presencia de un cartílago entre los huesos que están unidos, al mismo tiempo de que siempre se encontrará un espacio entre dos huesos que se ubican de forma paralela sin importar el tamaño del espacio que exista entre ambos.

Diferencia entre las articulaciones fibrosas, las cartilaginosas y las sinoviales

Las articulaciones cartilaginosas, las fibrosas y finalizando con las sinoviales son aquellas que pertenecen a la clasificación en general de todos los tipos de articulaciones que se pueden encontrar distribuidos dentro de la anatomía del cuerpo del ser humano, por lo tanto, cada una presenta una serie de características que hacen marcan la diferencia entre estos tres, al mismo tiempo que trabajan con zonas distintas del cuerpo y cumplen con funciones fundamentales para el correcto funcionamiento corporal.

La primera de las características que marcan la diferencia entre estos tres tipos de articulaciones presentes en los seres humanos hacemos énfasis en el tipo de movimiento que ejecutan cada una, mencionando por primer instante a las articulaciones fibrosas, siendo estas las que poseen el tipo de movilidad denominada como la sinartrosis, la cual se basa principalmente en la inmovilidad de las articulaciones, seguido a esto se destaca a las articulaciones cartilaginosas y su tipo de movimiento conocido como el anfiartrosis, siendo este el que cumple con la función de emplear una semimovilidad, para finalizar mencionamos a las articulaciones sinoviales junto al movimiento con el que trabajan que son los diartrosis, los cuales se identifican por ser un sumamente móvil en las articulaciones.

Seguido a esto, mencionamos que las segunda característica en la cual nos podemos guiar para diferenciar a los tres tipos de articulaciones que se ubican en la clasificación mencionamos a la variable del lugar donde trabajan, destacando a las articulaciones fibrosas las que abarcan espacios en los sitios de todo el área del cráneo junto a la mandíbula y en el antebrazo terminando con un sitio en las piernas, a su vez, las articulaciones cartilaginosas le hacen mención a su nombre ya que solo trabajan con lugares que poseen la presencia de un cartílago, teniendo como ejemplo la cadera.

Para finalizar obtenemos a las articulaciones sinoviales, las cuales se encargan de trabajar y de emplear su función en casi todo el cuerpo, por lo que se menciona como ejemplos a las articulaciones del codo, hombro, muñeca, dedos, rodillas, tobillos, entre muchas otras más.

Para finalizar con otra de las características que se pueden tomar para diferenciar a todos los tipos de la clasificación de las articulaciones del cuerpo del ser humano tomamos en cuenta a la composición de las estructuras, siendo las articulaciones fibrosas las que se componen principalmente por un tejido conectivo con abundante presencia de fibras, mientras que en el turno de las articulaciones cartilaginosas son aquellas que poseen una estructura que se destaca por la presencia de un cartílago hialino.

Por último destacamos que las articulaciones sinoviales son aquellas que se caracterizan por tener una abundante presencia de un líquido denominado como el líquido sinovial, por lo que emplea una mayor calidad en los movimientos que se vayan a elaborar en dichas articulaciones. (Ver artículo: La audición)

Articulaciones fibrosas del cráneo

Las articulaciones fibrosas que se encuentran en el cráneo pertenecen al grupo de articulaciones que tienen un tipo de movilidad en cero, es decir, son prácticamente inmóviles ante cualquier situación, por lo tanto, son denominadas como las articulaciones que pertenecen al grupo de la sinartrosis.

Con respecto a las articulaciones que se ubican en el cráneo se mencionan que durante la primera etapa de vida de los seres humanos, es decir, cuando se encuentran en la edad de los recién nacidos o simplemente en la infancia de un niño las fibras y las sustancias que se ubican en la composición química del hueso del cráneo es totalmente flexible, esto con el fin de ayudar al cerebro con su constante crecimiento durante el desarrollo de la adolescencia y la adultez.

Como dato curioso que se obtiene sobre las articulaciones fibrosas que se ubican alrededor del hueso del cráneo mencionamos con que se presentan ciertas cantidades de características especiales ya que en el resto del cuerpo no se pueden hallar, por lo que se genera el nombre de una articulación del tipo sutura.

Al mismo tiempo, las suturas son aquellos tejidos fibrosos que cumplen con la función principal de mantener conectados y unidos algunas estructura que componen a los platos óseos del hueso del cráneo, todo esto empleado por una sustancia de fibras que se vinculan con el colágeno, siendo estas denominadas como las Fibras de Sharpey, las cuales viajan de hueso en hueso y mucho científicos le encuentran una asociación con el periostio que se ubica dentro de cada hueso.

Para finalizar con la articulación fibrosa que se ubica en el cráneo mencionamos con que esta estructura posee una gran cantidad de componentes que lo dividen en grandes partes, tal como la ona frontal, el parietal derecho, el temporal derecho es izquierdo, el bregma, entre muchas estructuras más que resultan fundamental para cubrir al cerebro y al sistema nervioso central en general de los agentes extraños y otras sustancias que podría perjudicar e interrumpir el funcionamiento del mismo.

Dejar Comentario