≡ Menu




Monocitos: ¿qué son? Función, características, altos, bajos y mucho más

Los monocitos se encuentran entre los glóbulos blancos. Se forman en la médula ósea, luego pasan de dos a tres días en el torrente sanguíneo antes de penetrar en el tejido, como el hígado o el tejido conectivo.

 

Tambien Te Recomiendo Ver...

¿Qué son?

Una monocitosis particularmente fuerte de> 1000 / μl en adultos puede ser el resultado de una mielodisplasia. El término incluye varias enfermedades de la médula ósea en las que se altera la producción de las células sanguíneas. Una forma especial de leucemia mieloide aguda (una forma de cáncer de la sangre) también conduce a la monocitosis y, por lo tanto, se la conoce como leucemia monocítica aguda.

Si se sospecha de tales enfermedades, el médico puede realizar un examen de médula ósea para mayor aclaración.(ver artículo: Sinapsis Neuronal).

Las enfermedades malignas de otros órganos también pueden presentarse con niveles elevados de monocitos. Estos incluyen cáncer de mama y cáncer de pulmón (carcinoma bronquial). Allí crecen de cinco a diez veces y se convierten en los llamados macrófagos. Estos son “fagocitos”.

Esto significa que absorben los patógenos invasores. En el interior, los macrófagos tienen varias sustancias y enzimas para matar y desintegrar el patógeno.(ver artículo: Nervio Peroneo).

Sin embargo, los macrófagos no solo reducen los patógenos, sino también el material endógeno antiguo, por ejemplo, como parte del metabolismo óseo. Además, los macrófagos y su precursor, los monocitos, juegan un papel importante en la activación del sistema inmune adquirido.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Características

Los monocitos viven solo tres días, después de lo cual se transforman en los llamados fagocitos, los macrófagos, y vuelven a vivir durante varias semanas. De esta forma, asumen una función importante en la defensa inmune, ya que no “devoran” a los invasores físicos, por así decirlo.

En la mayoría de las enfermedades infecciosas, así como en la inflamación, se observa un mayor número de monocitos. Ellos son una parte importante de la sangre.(ver artículo: Nervio ilioinguinal).

Los monocitos no se mueven mucho en el torrente sanguíneo. Penetran muy rápidamente en los propios tejidos del cuerpo. Allí se transforman en macrófagos. Porque en el tejido son muy importantes para el sistema inmune. Allí entran en contacto con diversos patógenos, incluso antes de que estalle una enfermedad. Ayudan a detener y destruir estos patógenos. En la defensa contra los patógenos, uno habla de defensa específica e inespecífica.(ver artículo: Nervios Espinales o Cervicales).

¿Cuál es su función?

Si hay demasiados monocitos en la sangre, se llama monocitosis. En la mayoría de los casos, la causa suele ser una inflamación (crónica) o la muerte de ciertas áreas del tejido (necrosis). Luego, el cuerpo tiene una necesidad permanentemente aumentada de monocitos para descomponer las células dañinas o redundantes.

Los monocitos son células inmunes que pertenecen a los leucocitos y se registran como valores sanguíneos “mono” en el recuento sanguíneo diferencial. Circulan en la sangre a través de un organismo y se activan cuando las estructuras extrañas invaden el cuerpo.

Luego, los monocitos migran a través de las paredes del vaso hacia el tejido, donde se convierten en macrófagos o células dendríticas. Estos destruyen las estructuras que no son del cuerpo al absorberlas (fagocitosis, los llamados fagocitos). Los monocitos son sistemas de defensa específicos y no específicos.

Monocitos altos

Los monocitos pertenecen a los glóbulos blancos (leucocitos) y representan las células más grandes de estos. Su porcentaje del número de glóbulos blancos en los adultos es de cuatro a 13 por ciento. Al igual que los glóbulos rojos (eritrocitos), son un componente celular de la sangre.(ver artículo: Nervio Motor Ocular).

Sin embargo, los monocitos solo permanecen en el torrente sanguíneo por un corto tiempo. Migran rápidamente a los tejidos y se transforman principalmente en macrófagos. Estos macrófagos, también conocidos como fagocitos, juegan un papel importante en la defensa inmune.

Entran en el tejido al principio del contacto con los patógenos, lo incorporan literalmente y lo hacen inofensivo (defensa no específica).(ver artículo: Nervios Raquideos Cervicales).

Además, los monocitos pero también participan en la defensa específica mediante la presentación de partes del patógeno en su superficie celular para otras células inmunes y estimulan tales como la formación dirigida específicamente contra los anticuerpos germinales. Además, los macrófagos también ingieren desechos celulares y sustancias transmitidas por la sangre como el colesterol LDL (“colesterol malo”).

¿Cuándo se elevan los monocitos? Un aumento en el recuento de monocitos en sangre a menudo se encuentra en infecciones como la tuberculosis o la malaria. Además, los monocitos también pueden aumentar en enfermedades autoinmunes tales como la enfermedad de Crohn o ciertos cánceres (por ejemplo, leucemia monocítica).

En los bebes

Los monocitos se producen en la médula ósea, luego ingresan temporalmente en la sangre antes de que entren en los tejidos. Hay aproximadamente 540 monocitos / microlitro en la sangre (aproximadamente alrededor del 7% de nuestros glóbulos blancos). Los valores son mucho más altos para los niños pequeños. Los monocitos son células depuradoras de nuestro sistema inmune. Hoy en día, están involucrados en prácticamente todos los estudios de conteo de sangre.(ver artículo: Nervio Espinal).

Son elevados en la sangre en muchas enfermedades, se llama monocitosis (a menudo se considera como un límite superior en adultos 800 / μl).

Entre los pacientes del hospital, la monocitosis es extremadamente común (casi 1/3 de todas las muestras de sangre). Los monocitos aumentan en respuesta a una lesión, cirugía, quemaduras o ataques cardíacos, después de la extirpación del bazo o como un tumor concomitante. Pueden estar elevados en procesos inflamatorios, en una amplia variedad de infecciones y en enfermedades autoinmunes.

La medicación y el envenenamiento también pueden causar monocitosis. Las enfermedades congénitas raras también son posibles. Las causas recurrentes de la monocitosis “tuberculosis, sífilis y brucelosis” son en realidad solo causas muy raras de monocitosis. Los monocitos generalmente aumentan en respuesta a otra enfermedad (= monocitosis reactiva). A veces, sin embargo, también es la enfermedad misma (= monocitosis neoplásica, en leucemia monocítica crónica y aguda). La distinción entre monocitosis reactiva y leucemia monocítica crónica no siempre es fácil.

Las reducciones en monocitos también tienen una variedad de causas. El diagnóstico importante puede ser la reducción para la detección de anemia aplásica o leucemia de células pilosas.
La medición de monocitos hoy es bastante fácil con los analizadores de hematología modernos, solo en leucemias y linfomas, estos a veces pueden dar resultados incorrectos.(ver artículo: Nervios Craneales).

El análisis no debería tener lugar demasiado tiempo después de tomar la sangre, preferiblemente dentro de las 6 horas. Sin embargo, algunos dispositivos aún proporcionan valores aceptables incluso después de 24 h de almacenamiento a temperatura ambiente (incluso más a 4 ° C).(ver artículo: Medula Espinal).

Por estrés

Se sabe que por el sistema inmune se daña la irradiación o la quimioterapia. Es menos conocido que las células inmunes a la radiación y sensibles a ESP y no qué agentes quimioterapéuticos reaccionan. Los científicos de Mainz ahora podrían responder esta pregunta.

“Se podría mostrar monocitos hicieron especialmente sensibles a las especies de oxígeno reactivo reaccionan como macrófagos, células dendríticas y muere espera que a partir de monocitos se madurado a través Zytokingabe, es resistente”.

Prof. Bernd Kaina Explica, Director del Instituto de Toxicología de la Universidad de Mainz. ¿Por qué reaccionar monocitos tan sensible a Explica grupo Kaina morir como sigue: El daño en el ADN inducido por ROS no podía ser reparado por monocitos. Esto se debe a que las proteínas de reparación importantes de las células se producen solo en una cantidad muy pequeña. “Los monocitos son dos defectos principales en los sistemas de reparación del ADN”, dice Kaina.

“Tal defecto de reparación no se ha descrito previamente en las células del cuerpo humano o en sistemas experimentales in vitro”. Kaina aspecto de regulación de la respuesta inmune en un importante papel defecto de reparación de DM en: Para evitar un tejido en la producción de ROS excesiva inflamatoria y por una respuesta inmune excesiva de macrófagos, son como células monocitos predecesor por los macrófagos focalizados de destruye ROS morir.(ver artículo: Nervio Vago).

Menos monocitos significan menos macrófagos y, por lo tanto, menos ROS. En general, una regulación elaborada. Implicaciones clínicas: particularmente en las enfermedades inflamatorias crónicas se altera la regulación. Asesinato dirigido por el cual los monocitos Liesse en el sistema de equilibrio pueden posiblemente traer de vuelta.

Monocitos bajos

Los monocitos representan del dos al ocho por ciento de los glóbulos blancos (leucocitos). Entre ellos, son los más grandes. Además, son más capaces de neutralizar (fagocitar, literalmente, “comer”) las bacterias y la suciedad entre los glóbulos blancos. Los monocitos permanecen en el torrente sanguíneo durante dos o tres días. Luego migran al tejido circundante, donde se vuelven más grandes y luego se llaman histiocitos.

Se encuentran principalmente en los ganglios linfáticos, los pulmones, el hígado, el bazo y la médula ósea. Junto con los granulocitos basófilos median y promueven las reacciones alérgicas. ¿En qué casos se determinan los niveles de monocitos? Los monocitos se determinan en la imagen diferencial de sangre. Un aumento en el recuento de monocitos se encuentra regularmente en el pico de una infección, la “fase de defensa monocítica”. Esto puede anunciar el cambio a la curación, pero también significa una recaída.

Valores normales

La proporción de monocitos en el número total de leucocitos en adultos en el estado normal es de aproximadamente 3 a 7 por ciento. Esto corresponde a un valor absoluto de aproximadamente 280 a 500 monocitos por microlitro. Aquí está la tabla con los porcentajes de tipos de leucocitos en el adulto sano:

  • Tipo de célula Proporción de leucocitos totales (%) Número por μl
  • todos los leucocitos (en adultos) 100 4,000-10,000
  • Granulocitos neutrófilos estériles 3-5 150-400
  • Granulocitos neutrófilos segmentados 54-62 3000-5800
  • Granulocitos eosinófilos 1-3 50-250
  • Granulocitos basófilos 0-1 15-50
  • Linfocitos 25-40 1500-3000
  • Los monocitos 3-7 280-500

Tenga en cuenta que los valores normales en los resultados de su laboratorio pueden diferir. El factor decisivo es siempre el valor de referencia del laboratorio.

Monocitos y linfocitos altos

Un aumento en el valor de los linfocitos puede tener diferentes causas. Entre otros, ciertas infecciones bacterianas o virales, cánceres como la leucemia, la sarcoidosis y el hipertiroidismo son un problema. Los niveles bajos pueden deberse al uso de ciertos medicamentos, cánceres como la enfermedad de Hodgkin, la intoxicación urinaria, el síndrome de Cushing y la enfermedad autoinmune lupus eritematoso.

Si los monocitos son elevados, esto indica una infección con bacterias, virus o parásitos. Además, el valor también puede aumentar debido a ciertos cánceres, una inflamación del corazón o enfermedades autoinmunes como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa o la sarcoidosis. Un bajo nivel de monocitos generalmente solo ocurre con una disminución en el valor total de leucocitos.

Monocitos altos y linfocitos bajos

Los leucocitos son un parámetro significativo en la anemia, ya que son responsables de la defensa contra los patógenos. Su apariencia blanca se explica por la falta de cualquier tinte. De su número, los médicos obtienen varias imágenes clínicas. Con anemia (anemia), el recuento sanguíneo diferencial es significativo. En él, el médico determina, entre otras cosas, los distintos tipos de leucocitos que se complementan entre sí en la defensa del patógeno.

El médico mide la cantidad de glóbulos blancos y rojos. Los leucocitos se dividen en dos grupos:

  • granulocitos,
  • monocitos,

Cada especie es responsable de otra tarea en la defensa contra los patógenos. Los linfocitos producen anticuerpos contra agentes infecciosos y células endógenas alteradas. Ellos reconocen a cada individuo y son capaces de luchar contra ellos de manera apropiada. Los monocitos absorben el material del cuerpo extraño y lo vuelven inofensivo. Fagocitan intrusos no deseados y generalmente aseguran que no se produzca ninguna enfermedad.

Con el recuento sanguíneo diferencial, el especialista determina el valor de los leucocitos en la anemia en número de células por litro. También incluye los valores de los tres subgrupos. Los granulocitos se dividen en basófilos, eosinófilos y neutrófilos. Debido a su forma, estos últimos se diferencian como células segmentadas y con stent. Cada especie tiene su propia tarea y su valor es significativo.

Monocitos bajos y linfocitos altos

Incluso una pequeña muestra de sangre es suficiente para determinar cómo es tu salud. Ya sea durante un examen de rutina, en los casos de sospecha de infección o antes de la cirugía, una pequeña o grande hemograma se lleva a cabo en varias ocasiones. Pero, ¿qué se puede leer de los valores sanguíneos individuales? Aquí hay una breve descripción de los valores sanguíneos más importantes y su significado.

¿Por qué es importante que le hagan análisis de sangre? Muchas enfermedades a menudo no causan síntomas al comienzo de su desarrollo. A partir de una pequeña cantidad de sangre, su médico puede decirle qué tan saludable es en realidad. Utilizando una pequeña o grande hemograma se puede determinar diferentes valores, que proporcionan información sobre su salud general, su sistema inmunológico y sus hábitos alimenticios.

  • Cantidad de eritrocitos (glóbulos rojos)
  • Número de leucocitos (glóbulos blancos)
  • Cantidad de plaquetas (plaquetas)
  • Concentración de hemoglobina (Hb): Concentración de pigmento de sangre roja
  • Hematocrito (Hct): el porcentaje de células sanguíneas en la sangre
  • Hemoglobina corpuscular media (HCH): la cantidad de hemoglobina en un eritrocito
  • Concentración media de hemoglobina corpuscular (MCHC): la concentración media de hemoglobina en un eritrocito
  • Volumen corpuscular medio (MCV): el volumen promedio de un eritrocito

Monocitos y eosinófilos altos

La leucocitosis es causada por leucocitos elevados, que son los glóbulos blancos que cada ser humano tiene en su sangre. La leucocitosis causa un aumento en la cantidad de glóbulos blancos. Esto puede tener diferentes causas. Las causas de la gran aumento de la aparición de glóbulos blancos son múltiples. El aumento del número de leucocitos no se considera una enfermedad en sí mismo, es detectable en el laboratorio y acompaña la reacción de otra enfermedad.

Básicamente, los glóbulos rojos y blancos a menudo se comparan y contrastan para que la construcción y la operación se puedan explicar. Una diferencia importante es que los glóbulos blancos no tienen hemoglobina. Por supuesto, esto también da como resultado otra función. Porque la hemoglobina de los glóbulos rojos es responsable del hecho de que pueden transportar oxígeno a las células del cuerpo.

Los leucocitos, por otro lado, son los principales responsables de la defensa contra los patógenos y otras sustancias extrañas. Por lo tanto, a menudo también se les conoce como células inmunes o inmunocitos. A pesar de esta importante función, la leucocitosis, es decir, la mayor presencia de estas células es una enfermedad que debe tratarse.

La función de los leucocitos es la de un cuerpo de bomberos para la defensa inmune del cuerpo. Mientras que los glóbulos rojos transportan oxígeno, los glóbulos blancos eliminan los agentes patógenos y contaminantes.

La causa de la leucocitosis suele ser una enfermedad infecciosa, como una infección bacteriana o viral. La administración de ciertos medicamentos también conduce a leucocitosis. Un ejemplo son los glucocorticoides. Tienen un efecto antiinflamatorio e influyen en el metabolismo, el equilibrio hídrico y el sistema cardiovascular del cuerpo. Incluso las causas no patógenas conducen temporalmente a una leve leucocitosis. Un ejemplo es fumar o consumir ciertos alimentos.

Durante el embarazo, el cuerpo produce más leucocitos para garantizar un mejor sistema inmunológico para la madre y el niño. Mórbido es el aumento de la apariencia de los glóbulos blancos como un signo de leucemia incipiente. Estrictamente hablando, la leucocitosis no es una enfermedad independiente, sino un síntoma inespecífico de enfermedades de diversos tipos. Una gran cantidad de síntomas son síntomas de leucocitosis. En el caso de malestar general o fiebre, el recuento aumentado de leucocitos no es específico.

En el área de las infecciones, se produce leucocitosis en la inflamación pulmonar y cecal o inflamación de la vesícula biliar. Los síntomas en este caso son dolor en la parte inferior derecha del abdomen o cólico biliar. Es importante destacar que el dolor no es el resultado del aumento de los recuentos de leucocitos, sino de la inflamación. La leucocitosis es una indicación detectable en el laboratorio de la enfermedad real. Incluso cuando es aguda, la leucocitosis no muestra ningún síntoma en la gran mayoría de los casos.

Si se detecta un aumento en el número de glóbulos blancos en la imagen sanguínea, la causa generalmente se encuentra en las enfermedades agudas o crónicas del organismo. Ciertos medicamentos, como el uso regular de cortisona, también pueden causar leucocitosis. Las infecciones bacterianas, especialmente aquellas que afectan el tracto urinario, a menudo conducen a leucocitosis.

El aumento en la concentración de glóbulos blancos se detecta mediante una imagen diferencial de sangre, que también muestra exactamente los componentes individuales en su concentración. Tal imagen de sangre siempre es útil si no se reconocen causas claras de la enfermedad, pero usted todavía está cansado, tiene fiebre y similares. Debido a que estos síntomas pueden estar relacionados con una leucocitosis. En el diagnóstico, la imagen de sangre debe analizarse con mucha precisión.

Debido a que debe aclararse con la mayor precisión posible, qué población de células es responsable del aumento. Solo entonces es posible descubrir la enfermedad y sus opciones de tratamiento. Desde su función como indicador de enfermedades, facilita su diagnóstico y, en consecuencia, el tratamiento de la leucocitosis.

La totalidad de los glóbulos blancos se compone de diferentes tipos de células. La condición previa para el tratamiento es una investigación exacta, cuyo tipo celular prolifera extraordinariamente y la madurez de las células en proliferación.

El resultado proporciona información sobre la enfermedad específica subyacente a la leucocitosis como causa. El tratamiento de la leucocitosis tiene lugar solo como una terapia de la enfermedad relacionada.

El médico realiza un examen minucioso de los glóbulos blancos sobre la base del recuento sanguíneo diferencial. Con su ayuda, él determina los porcentajes de diferentes tipos de células sanguíneas. También reconoce si las células maduras o inmaduras proliferan. Estos datos proporcionan las claves cruciales sobre qué enfermedad causa leucocitosis.

En esta etapa de la investigación, hay dos formas básicas de rastrear la enfermedad. Si los leucocitos neutrófilos, eosinófilos o monocíticos son más prevalentes, esto indica una enfermedad viral. Luego hay una leucocitosis reactiva. Si la proliferación afecta las células sanguíneas inmaduras, existe la sospecha de una enfermedad de la sangre maligna. Es una leucocitosis neoplásica.

Una excepción son las células sanguíneas linfáticas. En la infancia, el fuerte aumento indica una enfermedad viral, en la edad adulta en un trastorno de la sangre.

La mayor proporción de glóbulos blancos compone los granulocitos neutrófilos con un 60 por ciento. Los eosinófilos corresponden a un máximo del cinco por ciento y los monocitos alcanzan como máximo el diez por ciento. Los linfocitos hacen el resto. Su valor varía entre 20 y 40 por ciento.

La leucocitosis neutrófila es la forma más común. Importancia de los niveles elevados de los leucocitos individuales y las rutas de tratamiento. Si los leucocitos neutrófilos se multiplican, en muchos casos hay una infección bacteriana aguda.

Este tipo de glóbulos blancos es la columna vertebral del sistema inmune del cuerpo. Combate principalmente las bacterias y los hongos. En esta forma de leucocitosis, los expertos distinguen tres causas principales. Esto da como resultado diferentes enfoques de tratamiento específicos. El primer campo se refiere a la inflamación localizada. Estos incluyen inflamación del oído medio, amigdalitis y abscesos. El segundo grupo de causa más común son las infecciones a gran escala.

Estos incluyen neumonitis, meningitis y peritonitis o inflamación de la vesícula biliar (colecistitis). En tercer lugar se encuentran los síntomas de estrés, abuso de drogas, daño a los tejidos o la extirpación del bazo. Con un tratamiento de las enfermedades mencionadas, el número de leucocitos se normaliza en caso de éxito.

En casos raros, el aumento de los niveles de leucocitos neutrófilos indica leucemia mieloide crónica. En ella no hay una reacción acompañante, sino una enfermedad directa de la sangre como causa de leucocitosis.

En el caso de la leucocitosis neutrofílica, la medicina diferencia entre las formas agudamente reactiva y las formas crónicamente reactivas. El primero se refiere a causas como el estrés, el trauma, las infecciones agudas y la hemólisis, es decir, la descomposición de los glóbulos rojos en la resolución de un hematoma.

La segunda forma incluye la leucocitosis del fumador y un aumento de leucocitos por medicamentos como esteroides o litio. Estos no son tumores y abscesos malignos, la extirpación del bazo y la neutrofilia crónica.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Macrofagos

Los macrófagos son células mononucleares grandes y móviles que forman parte del sistema inmunitario celular. Se desarrollan a partir de monocitos circulantes de sangre periférica, que tienen una vida media de aproximadamente 72 horas. Los monocitos pueden migrar al tejido y permanecer allí durante varias semanas o meses como macrófagos tisulares. Los macrófagos se desarrollan a partir de los monocitos formados en la médula ósea. Estas células se eliminan en los vasos sanguíneos y circulan por el torrente sanguíneo a través del cuerpo.

Durante la infección, se atraen al sitio de infección por quimiotaxis y se diferencian en macrófagos bajo la influencia de citoquinas y antígenos en el tejido. Pueden ser activados, por ejemplo, por IL-1 o por interferón-gamma. Los macrófagos tienen un tamaño de aproximadamente 21 micras y, al igual que los granulocitos móviles amöboid.

Se pueden diferenciar de otras células sanguíneas mediante citometría de flujo o inmunohistoquímica debido a la expresión de proteínas de superficie específicas. Estos incluyen, p. CD14, CD11b, CD68, EMR1, lisozima M o MAC-1 / MAC-3.

Se hace una distinción entre los macrófagos independientes de la ubicación, móviles (también móviles), que migran de la sangre según sea necesario y los macrófagos tisulares locales, que constituyen la mayoría de la población de macrófagos. Los macrófagos tisulares están unidos a un tejido específico y difieren en su morfología en algunos casos entre sí.

Monocitos altos y neutrófilos bajos

En una pequeña imagen de sangre, el médico reconoce si hay primeros indicios de una enfermedad, como una infección, anemia, inflamación o cáncer de sangre. Si la imagen de sangre pequeña es visible, a menudo se hace una imagen de sangre grande, para que el médico pueda obtener una impresión más precisa. Además de los glóbulos rojos (eritrocitos) y las plaquetas (plaquetas), se examinan (diferencian) los tipos individuales de glóbulos blancos (leucocitos).

La familia de glóbulos blancos incluye monocitos, linfocitos y granulocitos. Los granulocitos son reconocibles bajo el microscopio porque contienen pequeños gránulos (gránulos). El médico de laboratorio puede teñir los granulocitos con diferentes tintes, revelando tres tipos diferentes: los granulocitos neutrófilos, la mayoría de ellos, adquieren poco color, por lo que permanecen “neutros” y transparentes; los granulocitos basófilos se vuelven azules y los granulocitos eosinofílicos se vuelven rojos.

Patrón de distribución perspicaz. Con base en la distribución de granulocitos, el médico recibe más información sobre la naturaleza de la enfermedad. Por ejemplo, los granulocitos eosinófilos están elevados especialmente cuando hay una alergia o una enfermedad reumática subyacente, o cuando un paciente ha sido atacado por parásitos, por ejemplo, gusanos intestinales.

Además, el médico puede ver qué tan maduras son las células sanguíneas, que ve bajo el microscopio. Si hay muchas células sanguíneas inmaduras presentes, significa que la médula ósea produce más y la libera a la sangre antes. Luego, el médico ve muchas células jóvenes bajo el microscopio; por ejemplo, puede ser el caso con una infección o una enfermedad de cáncer de la sangre. Si especialmente muchas células jóvenes pueden ser reconocidas, el médico habla de un “cambio a la izquierda”.

Monocitos altos y plaquetas bajas

Impulsado por el corazón como una bomba, alrededor de cinco a seis litros de sangre circulan a través de cada ser humano. Esto tiene toda una serie de tareas importantes: suministra oxígeno y nutrientes a todos los tejidos, transporta contaminantes, ayuda a regular la temperatura corporal y transmite señales en forma de hormonas. Además, es parte del sistema inmune, contiene células inmunes y anticuerpos para combatir sustancias extrañas y patógenos.

Aunque la sangre se ve fluida, contiene miles de millones de componentes sólidos: las células sanguíneas. Alrededor del 43 al 50 por ciento en los hombres y del 37 al 45 por ciento en las mujeres representan estos componentes celulares. Estos incluyen los glóbulos rojos (eritrocitos), los glóbulos blancos (leucocitos) y las plaquetas (trombocitos). Estos componentes celulares tomados en conjunto también se conocen como hematocrito.

Por ejemplo, cuando se separa por centrifugación, el plasma sanguíneo que contiene proteínas plasmáticas, factores de coagulación y electrolitos permanece. El plasma sin factores de coagulación se llama suero sanguíneo. Si tiene una condición hematológica o general sospechosa, puede ser necesario que el médico obtenga una “imagen” de la sangre. Para el conteo sanguíneo, los componentes celulares se cuentan microscópicamente o mecánicamente con un contador automático (contador Coulter).

Hay dos tipos diferentes: el pequeño conteo sanguíneo determina la cantidad de eritrocitos, plaquetas y el número total de leucocitos. En la imagen diferencial de sangre, los glóbulos blancos se dividen adicionalmente en sus subgrupos en granulocitos, monocitos y linfocitos. El pequeño y diferencial cuadro de sangre juntos conforman la llamada imagen de sangre grande.

Monocitos en el embarazo

Este es el nombre de la variedad de leucocitos. Como células sanguíneas específicas, los monocitos protegen al cuerpo de los ataques de agentes biológicos extraños. Si en un adulto estos componentes sanguíneos aumentan por un tiempo prolongado, esto puede indicar problemas de salud. El fenómeno de niveles elevados de monocitos se llama monocitosis. Puede ser relativo y absoluto. El último se dice si su conteo de sangre excede 0, 7 × 109 / l.

Cuando hablamos de monocitosis relativa, los niveles de estos componentes permanecen dentro de los límites normales, pero su presencia en la fórmula leucocitaria común aumenta. En otras palabras, el número de monocitos sigue siendo el mismo y el número de otros tipos de glóbulos blancos disminuye. La monocitosis relativa se diagnostica cuando la proporción de monocitos es 8-10% más alta que su número habitual de leucocitos.

Esto ocurre en la neutropenia y la linfocitopenia. La monocitosis relativa per se no tiene un valor diagnóstico significativo. Pero la monocitosis absoluta es evidencia de una respuesta inmune activa del cuerpo en caso de problemas de salud graves. Se pueden observar monocitos elevados en tales enfermedades: infecciones bacterianas, fúngicas y víricas en forma aguda; lesiones parasitarias en forma de tuberculosis, malaria, brucelosis, sífilis.

La monocitosis también puede indicar enfermedad de Crohn y procesos inflamatorios crónicos en el cuerpo. La misma imagen de la sangre está dada por enfermedades malignas, por ejemplo, leucemia, mieloneucemia, linfoma, policitemia, osteomielofibrosis, linfogranulomatosis.

Diferencia entre monocitos altos y bajos

“Su gamma-T es un poco alto y el valor de CRP es demasiado” – ¡y ahora por favor en alemán! A menudo no dices mucho en la visita al médico. De lo contrario, si no es el diagnóstico de la salud crítica, como la gripe, sino sobre la revisión de los niveles en sangre. Con un poco de suerte que viene con “Gamma-T”, fue y fue cuando el valor es demasiado alto. Todo lo que hacemos, pero solo con departamentos y abreviaturas a su alrededor y no comprende nada. Pregunte en tales casos y deje que sus niveles de sangre expliquen exactamente.

Lo mejor es pedirle una copia al médico, para que pueda leer sus niveles de sangre en casa en paz. Conteo sanguíneo pequeño, recuento sanguíneo grande o valores hepáticos: hay muchos valores sanguíneos determinados por el médico. Los significados comunes son hematíes pequeños y grandes.

El pequeño conteo sanguíneo se lleva a cabo en caso de sospecha de infecciones, trastornos sanguíneos y antes de la cirugía. La contribución en el cuadro de sangre diferente, con el que se escudriñan los glóbulos sanguíneos genuinos, da como resultado una imagen de sangre grande.

A menudo, los otros niveles sanguíneos que el médico controla para excluir varias enfermedades. Es un diagnóstico. Esto determinará diferentes niveles en sangre para corregir la inflamación en el cuerpo. Las enzimas hepáticas proporcionan información sobre la enfermedad hepática y la urea o la creatinina para problemas renales.

¿Qué es monocitosis?

La monocitosis es una condición en la cual hay un aumento en el número de un tipo de célula inmune, a saber, monocitos. En el caso normal, los monocitos en la sangre forman 3-8% de la cantidad total de células inmunes. El estado opuesto, es decir, la reducción en el número de monocitos, se llama monocitopenia. Estas son las células de la inmunidad innata que se forman en la médula ósea. Pertenecen a la serie mieloide.

Los monocitos producen muchas de las sustancias, receptores y ligandos que influyen en la actividad del sistema inmune. De la sangre viajan a través de la pared de un barco hasta el destino, p. al sitio de lesión, infección y transformación en macrófagos. Los macrófagos entonces tienen la capacidad de absorber partículas sólidas, incluidas bacterias o viriones.

  • Aumento en el número de monocitos
  • La monocitosis acompaña a muchas patologías que ocurren en el cuerpo.
  • Fisiológicamente, los monocitos pueden elevarse en los niños, pero gradualmente disminuye.

La monocitosis se acompaña de:

Trastornos hematológicos, síndrome mielodisplásico, algunos pacientes con este síndrome tienen un mayor número de monocitos, pero no es una regla, leucemia monocítica, en la sangre también pueden ser los precursores de monocitos, i. etapas de desarrollo más jóvenes de la célula (mioblastos). Puede ser una leucemia aguda o crónica. Los linfomas pueden aumentar la cantidad de monocitos, p.

El linfoma de Hodgkin. Numerosos mielomas también pueden estar acompañados por monocitosis el aumento crónico también puede ser en síndromes pralleucémicos en estados patológicos de sangre que pueden degenerar en leucemia. La neutropenia (disminución en el número de neutrófilos) puede estar asociada con el aumento de monocitos. La esplenectomía, la extirpación del bazo en algunos pacientes se asocia con el aumento en el número de poblaciones de monocitos. Inflamatorio y enfermedades inmunes.

Enfermedades autoinmunes que afectan a los vasos sanguíneos: artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, arteritis temporal, arteritis nodosa, miositis (inflamación muscular). Estas enfermedades pueden, pero no necesitan ir acompañadas de un aumento en el número de monocitos. La monocitosis es más común en pacientes con lupus. Inflamación intestinal crónica: algunos pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa tienen monocitosis. Las enfermedades infecciosas no son una causa de monocitosis.

Solo hay unas pocas infecciones que causan un aumento en el número de monocitos. Bacteriana y parásita: hay z. Como infecciones bacterianas que causan amigdalitis, infecciones dentales, tuberculosis, endocarditis bacteriana subaguda, etc. Las infecciones virales son principalmente citomegalovirus (CMV, mononucleosis) y virus varicela zoster (VZV, herpes zóster)
Los tumores, hasta en un 60% de pacientes que no tienen tumores malignos en la sangre. Aquí se trata del aumento de la cantidad de monocitos.

En los niños

La prueba de sangre, si puede proporcionar información seria, puede dar una idea completa de la condición del cuerpo, incluidos los niños. El cambio de sangre, como arriba y abajo, habla de un proceso patológico. Sabiendo esto a tiempo, un análisis de sangre ayuda a prevenir complicaciones peligrosas o una condición amenazante. Por lo tanto, para evitar que los pediatras recomienden al menos una vez al año, los análisis de sangre de los niños, sino también en todos los casos de la enfermedad.

Monocitos, ¿qué haces por el niño? Cada uno de los componentes de la sangre (eritrocitos, leucocitos, monocitos, eosinófilos y otros) realiza una cierta función en el cuerpo, a veces varias funciones. Aquí y los monocitos juegan un papel importante en la protección del niño. Al contacto con cualquier material extraño en el organismo del niño comienzan a trabajar monocitos. Entonces, sus características funcionan en múltiples direcciones:

Participación en la inmunidad celular. Luchan con cada infección (virus, bacterias, hongos), toxinas, células tóxicas, toxinas y células tumorales. Después del proceso inflamatorio en el corazón permanecen células muertas (microorganismos y leucocitos), venenos, productos de descomposición de los tejidos.

Los monocitos actúan como limpiadores y eliminan todos estos componentes del horno. También prepare el lugar de la inflamación para la regeneración (restauración).

La protección del tejido sano de inflamado. Los monocitos rodean un foco inflamatorio, creando una onda protectora. Todo esto evita la propagación de la inflamación en todo el cuerpo. Lo mismo sucede en el momento de la destrucción del cuerpo extraño, porque está rodeado por una capa protectora de monocitos. ¿Qué es la monocitosis en un niño? Cada uno de los recuentos de sangre tiene sus propios valores de referencia, D. H. el límite de la norma, fuera de la patología.

Por lo tanto, el aumento de los niveles de monocitos en la sangre llamada monocitosis, disminuyó – монопенией. Para distinguir son la importancia absoluta de los monocitos, el análisis expresado designado “ABS”, y la importancia relativa. Un índice absoluto es el número de monocitos en 0.7 × 109 / L. Excede estos números que buscan la causa que podría esconderse en enfermedades graves, niños que ponen en peligro la vida.

La monocitosis relativa es una variante que excede el número de monocitos en relación con otros leucocitos, reduciendo la cantidad de otras células: linfocitos y neutrófilos. El número relativo de células expresado como un porcentaje, en la suma de todos los leucocitos debe ser del 100%.

¿Qué son los monocitos displásicos?

Una curación de CMML solo es curable mediante un alotrasplante (donante familiar o donante) de trasplante de células madre. Sin embargo, debido a los graves efectos secundarios potenciales y la edad generalmente más alta de los pacientes, esta forma de tratamiento es solo una pequeña parte en cuestión. Para pacientes con LMMC sin trastorno mieloproliferativo, la sustancia hipometilante 5-azacitidina ha sido aprobada desde 2008.

Temporalmente, el uso de esta sustancia que es subcutánea inyectado debajo de la piel, lo que lleva a un deterioro del recuento sanguíneo antes de que se produzca una recuperación o incluso una mejora en los niveles sanguíneos. En los llamados estudios de fase III, se pueden lograr tasas de respuesta de hasta 50%.

En raras ocasiones se logran remisiones completas, i. que la enfermedad ya no es detectable, pero se puede lograr la normalización del recuento sanguíneo y la independencia de la administración de productos sanguíneos.

La mayoría de los pacientes, sin embargo, deben tratarse con medidas de apoyo. Si la imagen de la sangre empeora, las células sanguíneas (glóbulos rojos y plaquetas) se reemplazan, los antibióticos se usan en el caso de infecciones. Los aumentos en los leucocitos (glóbulos blancos) requieren una quimioterapia de dosis baja (por ejemplo, con hidroxiurea). Nuevas sustancias como el inhibidor de la farnesiltransferasa o lenalidomida se están probando en ensayos clínicos.

Cuidados posteriores. Dado que la enfermedad generalmente no es curable, no se establece una atención de seguimiento. Se requieren controles periódicos de sangre y punción de la médula ósea a intervalos regulares si ocurren cambios en el conteo sanguíneo.

Monocitos activados

Los monocitos son relativamente grandes células redondas núcleos (hasta 20 micras), que representan aproximadamente el 2-8% de las células blancas de la sangre (leucocitos) y se originan en la médula ósea. Circulan en la sangre durante hasta 3 días, migran al estímulo de sustancias mediadoras a procesos inflamatorios en el tejido y se transforman en macrófagos. Junto a ellos, forman el “sistema fagocítico mononuclear ‘(MPS).

Que desempeña un papel crucial para el instante de defensa no específica y para la activación de la defensa inmunitaria específica del cuerpo de una infección. Si es necesario, se pueden liberar grandes cantidades de monocitos del bazo, el sitio de almacenamiento principal. El objeto de la fagocitosis de monocitos (incorporación en vesículas, los llamados “Phagosome” por recinto con citoplasma) de materia extraña y la presentación de sus antígenos en la superficie celular.

A través de la presentación del antígeno, activan los linfocitos para producir anticuerpos y, por lo tanto, juegan un papel clave en el sistema inmunitario del cuerpo. Al activar los monocitos, se forman los macrófagos, que desempeñan un papel central en la defensa no específica de las partículas infecciosas, como bacterias o virus. Pueden convertirse en células epitelioides y células gigantes polinucleares, como ocurren, por ejemplo, en la hepatitis granulomatosa, la sarcoidosis y la tuberculosis.

Los monocitos y la Leucemia

Muchos síntomas de leucemia se deben al hecho de que el paciente tiene pocas células sanguíneas sanas o demasiadas células leucémicas enfermas. Los signos específicos dependen de si se trata de un tipo de leucemia aguda o crónica. Los síntomas de la leucemia a menudo son inespecíficos. Los primeros signos y síntomas de hiperleucocitosis (leucemia), también conocidos como leucemia, son, por ejemplo, anemia o aumento del número de infecciones.

En primer lugar, no hay síntomas de leucemia crónica. Es por eso que los médicos generalmente los descubren más tarde. Muchos síntomas de leucemia se deben al hecho de que el paciente tiene pocas células sanguíneas sanas o demasiadas células leucémicas enfermas. Los signos específicos dependen de si se trata de una leucemia aguda o crónica. Los síntomas de la leucemia aguda no aparecen, pero aparecen de repente. La condición del paciente puede deteriorarse en solo unos pocos días.

Leucemia aguda y sus síntomas. Los síntomas que acompañan a la leucemia aguda no disminuyen, ocurren repentinamente. La condición del paciente puede deteriorarse en solo unos días o semanas y terminar sin tratamiento con muerte.

Qué son los leucocitos polimorfonucleares?

Los granulocitos pertenecen a la defensa innata innata. Los granulocitos neutrófilos, eosinófilos y basófilos tienen numerosos gránulos en el citoplasma, que se pueden teñir de manera diferente dependiendo del tipo de granulocitos. De ahí el nombre. Además, los gránulos difieren en tamaño, forma, ultraestructura y contenido. Los granulocitos tienen diferentes tareas: Los granulocitos eosinófilos desempeñan un papel en la defensa contra las infecciones parasitarias.

Especialmente en las enfermedades por helmintos, pero también en las alergias (reacciones de hipersensibilidad). Los granulocitos neutrófilos fagocitan microorganismos y actúan contra infecciones bacterianas. Los granulocitos basófilos juegan un papel esencial en las enfermedades alérgicas; sus gránulos contienen histamina.

Los núcleos de los granulocitos también tienen formas muy diferentes. Por lo tanto, los granulocitos también se denominan leucocitos polimorfonucleares, a diferencia de los leucocitos mononucleares (linfocitos y monocitos). El ciclo de vida de los granulocitos se llama granulopoyesis.

Neumocitos tipo 1 y 2

Los neumocitos tipo I son células grandes y delgadas que ya no son capaces de dividirse. Sirven para revestir los alvéolos con la luz alveolar y forman alrededor del 95% de la superficie alveolar. Los neumocitos tipo I son responsables del intercambio de gases. Están conectados a neumocitos tipo II a través de uniones estrechas. Entre ellos y los capilares sanguíneos adyacentes está la membrana basal. La barrera sangre-aire consiste en neumocitos tipo I, la membrana basal subyacente y el endotelio capilar.

Los neumocitos tipo II son pequeñas células cúbicas. Cubren solo el 7% de la superficie alveolar y forman el surfactante. A pesar de esta pequeña fracción de área, exceden el número de neumocitos tipo I (60:40). Las células epiteliales Tipo II poseen otras funciones importantes como las células madre de los neumocitos tipo I deficientes en su división, que llevan a cabo continuamente.

Después de la destrucción del revestimiento epitelial delgado y muy frágil de los alvéolos, p. por neumonía, muchas de estas células cúbicas tipo II entran en mitosis para formar nuevas células epiteliales de tipo I.

Monocitosis en los perros

La monocitosis en medicina es un aumento en el número de monocitos, una fracción de los glóbulos blancos (leucocitos), en la sangre. Es un subconjunto de leucocitosis. Los monocitos son de la médula ósea. A diferencia de los granulocitos, sin embargo, no tiene lugar el almacenamiento de estas células en la médula ósea. Se liberan en caso de necesidad como monocitos inmaduros o como sus células precursoras (monoblastos, promonocitos) en la sangre y se diferencian en macrófagos en inflamación, células epitelioides o células gigantes multinucleadas.

El número de monocitos circulantes en la sangre suele ser relativamente bajo. La monocitosis ocurre en la inflamación crónica, en procesos con aumento de la fagocitosis y necrosis. Una monocitosis leve también se puede desencadenar como una “respuesta al estrés” inespecífica por altos niveles de glucocorticosteroides. Ciertas enfermedades en la sangre también pueden conducir a cambios en la morfología celular de los monocitos. Por lo tanto, las vacuolas pueden ocurrir con material fagocitado.

Estos pueden ser como los glóbulos rojos (eritrocitos) en una anemia hemolítica inmune mediada, hongos tales como en histoplasmosis sistémica o protozoos tales como a una leishmaniasis. Cabe señalar que para tales cambios, la sangre fresca es más adecuada para el examen, ya que el almacenamiento prolongado en EDTA puede causar fagocitosis de otros glóbulos blancos o rojos incluso después de la recolección.

Monocitos altos en los perros

Los hallazgos se comunican al veterinario en valores numéricos. Además de los resultados, siempre se incluye un informe de referencia, que indica un mínimo y un máximo de los números permitidos. Si el resultado de la prueba se encuentra en este rango de referencia, es un valor estándar: si es elevado o demasiado bajo, puede brindar al médico información sobre un mal funcionamiento específico de un órgano o una enfermedad.

Un ejemplo: Por ejemplo, si los leucocitos en la sangre del perro aumentan mucho, esto indica una infección. El organismo del perro se dedica a la defensa contra gérmenes o patógenos. Incluso con enfermedades graves como la leucemia (cáncer de la sangre, en el que las células sanguíneas cambian de tipo tumoral), los leucocitos aumentan. Pero incluso si los valores son demasiado bajos, una enfermedad puede ser la razón.

Por ejemplo, si el valor de la hemoglobina (el tinte rojo de la sangre) es demasiado bajo, esto indica anemia o una pérdida masiva de sangre. Básicamente, los valores solo proporcionan información y conducen a un diagnóstico confiable si el veterinario siempre evalúa la imagen general del perro y la relación con el cuadro clínico. No todos los valores necesitan tratamiento directamente. A menudo, el organismo del perro regula algunas cosas por sí mismo.

Por ejemplo, si el valor de hierro después de una infección es aún demasiado bajo, no necesariamente requiere la adición de tabletas de hierro. A menudo, solo estamos esperando para ver si el almacenamiento de hierro se llena después de haber superado la infección por sí mismo nuevamente. El organismo de un organismo vivo tiene amplias posibilidades de regular de forma independiente una deficiencia o exceso de oferta. Solo con un desequilibrio más prolongado puede provocar cambios en la imagen sanguínea y, por lo tanto, en las enfermedades.

Monocitos bajo en los perros

Los monocitos son glóbulos blancos y pertenecen a las células sanguíneas y son una parte importante de nuestro sistema inmunológico. Todos los glóbulos blancos también se llaman leucocitos y se subdividen en monocitos. Granocitos y linfocitos. Un total de cuatro a diez por ciento de los leucocitos son monocitos. Por lo tanto, esta subespecie celular está presente solo muy baja en la sangre total.

Estos glóbulos blancos especiales son una parte importante de nuestro sistema inmune y también se conocen como fagocitos. Las orugas eliminan sustancias extrañas como patógenos o parásitos al comerlos figurativamente.

Dejar Comentario