≡ Menu




Hueso sacro: coxis, anatomía, partes, función, dolor y más

El hueso sacro en lo que concierne a la anatomía humana, es un hueso largo, triangular que se encuentra en la base de la espina que se forma por la fusión de la vertebra sacra S1-S5 entre los 18  y 30 años.El hueso sacro se sitúa en la parte alta de la parte posterior de la cavidad pelvica

Coxis

Al hablar del sacro y el cóxis podemos decir que son dos estructuras anatómicas situadas cerca de la base de su segmento vertebral espinal, debajo de la quinta vértebra lumbar (L5). El sacro, parte del tiempo llamado columna sacra (S1 condensada), es un hueso extenso, triangular y moldeado situado debajo de L5 y en el centro de los huesos de la cadera. Debajo del sacro se encuentra el coxis, comúnmente conocido como cóccix.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Independientemente, el sacro y el cóccix están hechos de huesos pequeños que se rompen (se convierten en una masa ósea fuerte) cerca a los 30 años. El sacro consta de 5 vértebras combinadas y de 3 a 5 pequeños huesos para romper el cóccix. Las dos estructuras soportan peso y son fundamentales para las capacidades, por ejemplo, caminar, estar de pie y sentarse.

Anatomía

El sacro es una parte de la columna que se encuentra entre la quinta porción de la columna lumbar (L5) y el coxis. El sacro consta de cinco vértebras combinadas S1-S5 y tiene una forma triangular. Es una pieza de soporte pélvico y

estructura la masa posterior de la pelvis y articula con los huesos ilíacos en las articulaciones sacroilíacas.

Las vértebras sacras se crean antes del final del mes principal de desarrollo embrionario. Las cinco vértebras que constituyen las vértebras del sacro se separan primero y comienzan a fundirse en la última etapa de la edad adulta y la adultez temprana. El hueso único se conforma a la edad de treinta por la completación de la fusión.

A veces, el sacro formará parte de seis vértebras cuando una vértebra lumbar se presenta como aspecto principal del sacro, un procedimiento llamado sacralización de la vértebra lumbar; o disminuirá en número a cuatro cuando una vértebra sacra resulta ser un trozo de columna lumbar, un procedimiento llamado lumbarización de la vértebra sacra.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Estructura del Sacro

El sacro está enmarcado por la combinación de cinco vértebras sacras que tiene tres superficies, una base y un cenit. La parte principal del cuerpo es expansivo y es como la vértebra lumbar, mientras que los ensamblajes de los siguientes huesos se vuelven dinámicamente más pequeños, se nivelan desde la parte posterior y se doblan para darles forma.

El sacro se articula con cuatro huesos diferentes: huesos ilíacos a cada lado, L5 arriba y cóccix debajo. Está inclinado hacia delante y doblado con concavidad frontal y convexidad trasera que permite un espacio más notable para la cavidad pélvica. El flujo y el reflujo del sacro cambia en las personas.

Base y apéndice del sacro

La base del sacro, es ancha y extendida, y se coordina hacia arriba y hacia adelante.

Esta proyección sacra es la pieza de sacro expandida que imprime una parte de la periferia de la bahía pélvica. La proyección sacra explica en un borde que está alrededor de 30 grados (ángulo sacrovertebral). El pico se coordina descendiendo y muestra un aspecto ovalado para explicarlo con el cóccix.

La zanja sacra es una continuación del canal vertebral y pasa por el punto focal del sacro en la mayor parte de su parte.

Superficies del sacro

Tres son las superficies del sacro: una pelvis que aparece en la superficie anterior, dorsal y horizontal

Superficie pélvica

La superficie pélvica esta hacia adentro verticalmente y también en un plano nivelado. En su parte central, está cruzado por cuatro bordes transversales, que se comparan con los lugares de combinación de vértebras.

A cada lado, en cada terminación de los bordes transversales, se encuentran cuatro huesos forámenes sacros. El espacio en que los forámenes disminuye desde arriba hacia abajo con la reducción del tamaño de los cuerpos vertebrales. Estos forámenes dan una salida a las divisiones frontales de los nervios sacros y completan el acceso a las rutas paralelas de las arterias sacrales.

Se encuentran cuatro surcos anchos y poco profundos que están aislados por surcos laterales a los forámenes. Las divisiones más importantes de los nervios sacros pasan por los surcos y los bordes ofrecen fuentes de músculo piriforme.

Superficie dorsal

La superficie dorsal del sacro es arqueada y más pequeña que la superficie pélvica. La línea media se distingue por un pico llamado pico sacro medio que es golpeado por tres o cuatro tubérculos que hablan del proceso espinoso fusionado.

A cada lado del pico sacro hay una puntuación sacra superficial cuyo piso está enmarcado por láminas unidas que comparan vértebras. El músculo multifidus toma el punto de partida de esta muesca.

Las láminas de la quinta vértebra sacra (a veces también cuarta) no se encuentran en la parte posterior y dejan una abertura en la masa posterior de la vía sacra.

Procedimiento articular de la primera vértebra sacra articulada con la de la vértebra lumbar.

La combinación de lo que quede de los procedimientos articulares en la parte lateral de la estructura sacra encuadra la disposición de los tubérculos, también llamados picos articulares sacros paralelos. El tamaño de los tubérculos disminuye desde arriba hacia abajo.

Los tubérculos de la quinta vértebra sacra se conocen como el cornú sacro, se anticipa que descienden y están asociados con la cornua del coxis.

Ahora, los forámenes sacros traseros, cuatro en número, más pequeños en medida y menos habituales que los forámenes frontales están disponibles en el costado de los tubérculos. Estos transmiten las divisiones traseras de los nervios sacros.

Una progresión de tubérculos en el lado paralelo de los forámenes representan los procedimientos transversales de las vértebras sacras, y juntos enmarcan el pico lateral del sacro. Los dos primeros tubérculos ofrecen conexión con las partes planas de los tendones sacroilíacos posteriores y los de la tercera vértebra ofrecen conexión a la pieza en ángulo de los tendones sacroilíacos traseros. Cuarta y quinta oferta adjunto a los tendones sacrotuberosos.

Superficie lateral

La superficie lateral del sacro está muy ancha arriba, sin embargo, los límites en un borde delgado debajo. Las tres vértebras iniciales del sacro tienen procedimientos transversales que juntas forman alas laterales anchas llamadas alas que tienen la superficie auricular (porque se asemeja a una oreja) con un ligamento articular para expresarse con el ilion.

La tuberosidad sacra está detrás de la superficie articular y consta de tres impresiones profundas y desiguales, para la inserción del tendón sacroilíaco posterior. La mitad inferior es delgada y se cierra en una proyección llamada angulo lateral inferior. Medial a este punto es una muesca, que se transforma en un foramen por el procedimiento transversal de la parte primaria del coxis.

Dicha muesca transmite la división principal del quinto nervio sacro. La delgada mitad inferior de la superficie horizontal ofrece conexión a los tendones sacrotuberosos y sacroespinosos, a algunos filamentos del glúteo mayor en la parte posterior y al coccígeo en el frente.

Variaciones de genero

El sacro se forma distintivamente en hombres y mujeres. El sacro femenino es más corto y más extenso que el sacro masculino, más doblado y más inclinado a la inversa. Esto construye el espacio de la cavidad pélvica y hace que el punto sacro vertebral sea más conspicuo.

Función

El sacro es enorme, sin embargo no debido a que sostiene el montón de la columna vertebral. Considerando todo, la vértebra L5 soporta casi tanta carga como el sacro pero es significativamente más pequeña. O tal vez, el sacro es monstruoso con el argumento de que debe estar atornillado a la pelvis entre los dos ilia.

La mayoría del sacro se encuentra en los cuerpos y componentes transversales de las dos porciones superiores y la pieza superior del tercer fragmento. Estos fragmentos están destinados a permitir que el sacro se atornille en el soporte pélvico, y para intercambiar poderes de pivote a lo largo del lado en los apéndices inferiores (y al revés).

Por lo tanto, el sacro es una cuña glorificada, con todo el refinamiento del diseño necesaria para ejecutar esa parte, y además de permitir la sección a través de estructuras neuronales, para ofrecer sitios de unión a una variedad de ligamentos y músculos, y para participar en grados minúsculos de movimiento en las articulaciones entre ella y la ilia.

De la mujer

El sacro es un hueso triangular acuñado en el segmento posterior de la pelvis. Está compuesto de cinco huesos vertebrales combinados. El sacro femenino es más corto y más extenso que el masculino. El sacro está asociado con el cóccix, o cóccix, que está formado por unos pocos huesos vertebrales combinados en la base de la columna vertebral.

Los huesos pélvicos femeninos son ordinariamente más grandes y más extensos que los de un macho. Esto es para que un bebé pueda atravesar la salida del pubis, el espacio redondo entre los huesos de la pelvis, en medio del parto. La curva púbica, o espacio debajo de la base de la pelvis, es adicionalmente más extensa. La pelvis de un hombre es ordinariamente más pequeña y más pequeña que la de una dama, ya que deberían haber sido veloces velocistas en medio del tiempo de la historia de los recolectores buscadores del hombre.

Dolor en el hueso sacro

El dolor del sacro se puede sentir como un tormento en la parte inferior de la espalda o en el trasero y regularmente agudo y doloroso. El sacro es una parte de la columna inferior que se extiende hacia el cóccix. Este hueso tiene una amplia gama de músculos unidos a él que podría ser el punto de partida del tormento sacro relacionado con la tensión postural o el problema fuerte.

Una porción de los músculos que se conectan al sacro puede causar peso en la región de las nalgas, lo que provoca que una gran cantidad de pacientes describan el tormento sacro como un tormento en el trasero. Los diferentes músculos que resultan en tormento a este territorio incorporan los rotadores laterales profundos, los isquiotibiales, los flexores de la cadera y los músculos del piso pélvico.

De darse ruptura vertical de la región pélvica también puede dar como resultado un dolor sacro. Esta fractura regularmente corre paralelo a su columna vertebral.

En cualquier caso, las interrupciones que se producen de manera uniforme sobre el sacro son, además, una razón concebible para el tormento sacro.

Dolor del sacro y de la espalda baja

La parte inferior de la espalda tiene una variedad de músculos asociados con la solidez postural y otras actividades de flexión y expansión.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esto hace que la agonía o el tormento sacro vuelvan a una determinación enredada, la misma cantidad de factores influye en todo. Distintos músculos que interactúan pueden aludir al tormento lejos del verdadero sitio de daño, lo que requiere que los expertos en medicina observen todos los músculos relacionados con esta zona para analizar completamente el problema.

Este tipo de agonía ha visto consistentemente una expansión durante la década anterior. Esto podría deberse a la expansión de las heridas relacionadas con la ocupación, ya que los entornos de trabajo inactivos pueden causar tensión en la parte inferior de la espalda debido a la demora en la posición sentada, sin embargo, puede producirse un retroceso y el tormento sacro puede retrasarse.

Es debido a estas profesiones sedentarias que las personas pasan la mayor parte del día sin moverse. Esta ausencia de desarrollo para los marcos de tiempo expandidos hace que los músculos se cierren más fuerte y ejerzan presión. Esto hace que el peso sobre los nervios atraviese el músculo y provoque una sensación de agonía. En caso de que esto suceda lo suficiente, podría convertirse en una condición interminable, lo que provocaría un sentimiento de tormento en un momento en el que es posible que desee ser más dinámico o adaptable.

Síntomas del dolor de sacro

Experimentar dolor en el territorio del trasero es regularmente la principal queja de los pacientes de tormento sacro. En cualquier caso, el tormento se puede sentir en la parte inferior de la espalda, las caderas, la entrepierna o la pelvis. El tormento puede introducirse solo en un lado pero puede ocurrir en ambos. También se puede valorar la sensación de vacío o temblor en la pierna o los sentimientos de deficiencia en la pierna.

Comúnmente, los síntomas empeoran al sentarse, pararse, descansar, caminar o subir escaleras, y la agonía ocurre

en el lado influido. Es posible que vea problemas para realizar tareas que requieren tomar asiento, por ejemplo, andar en bicicleta o sentarse en un automóvil. Los desarrollos de transición -desde sentado hasta de pie- también

pueden inspirar tormento.

¿Qué causa el dolor en el sacro?

La agonía en la región del sacro puede deberse a que los tendones se enrollan demasiado o muy apretados. Esto podría ser causado por un daño de caída, daño laboral, acumulación, embarazo o procedimiento médico de cadera / columna vertebral (laminectomía, combinación lumbar). Numerosas enfermedades también pueden llevar a uno a encontrar tormento en este distrito. Los acompañantes son una parte de estas causas:

Endometriosis externa: Una dolencia ginecológica que llega a los tendones sacro-uterinos y detrás del cuello uterino. La agonía experimentada por estos pacientes generalmente es recurrente en la naturaleza.

Anormalidades espinales: Cualquier desfiguración en medio de una mejoría de la columna vertebral, la mayoría de las veces en las vértebras lumbares sacras. Tormento generalmente se experimenta de repente después de un montón en la columna vertebral.

Movimiento físico controlado: puede causar tensión en los músculos de la espalda separados por paramétrica interminable de la espalda, lo que provoca la contracción rectal-tendones uterinos.

Heridas horribles: cuando se ven obligadas a tomar una posición extraña del cuerpo, lo que provoca el ajuste de los músculos vertebrados sacrococcígeos.

Llagas irresistibles: Puede provocar la interrupción de microorganismos piógenos.

Infecciones metabólicas del hueso: la osteoporosis u osteomalacia pueden causar una enorme desgracia en los huesos y provocar daños y tormento.

Prostatitis sin fin: la razón incesante para hacer retroceder el tormento. Podría estar acompañado de recurrencia en el pis o sensación de consumo.

Crecimiento de próstata: a menudo es la consecuencia de metástasis en el fondo, lo que puede provocar agonía sacra.

Diagnostico de dolor en las articulaciones del sacro

En el momento en que inicialmente irá a ver al especialista para el escrutinio, completará un exhaustivo examen físico en busca de variaciones de la norma en cuanto a la postura, la zancada y el alcance del movimiento. Una vez que su especialista especula que el daño específico o la patología comienza desde el lugar sacro, se puede solicitar una prueba que otra y luego dar un vistazo más al sitio de daños. También se pueden usar rayos x pélvicos, sin embargo, su uso se restringe regularmente. El daño en el sacro en realidad no requiere atención médica de crisis, sin embargo, la conclusión y el tratamiento tempranos pueden ayudar a evitar confusiones, por ejemplo, que ocurra daño a los nervios.

Consejos para aliviar el dolor del sacro

Afortunadamente, el tratamiento para el dolor del sacro en su mayor parte no requiere procedimientos médicos, ya que obtener un descanso satisfactorio, tomar medicamentos calmantes para la agonía y mantener la dinámica es lo suficientemente regular como para resolver por completo el tormento después de un tiempo.

Su especialista puede sugerirle que use un sostén medicinal o una prenda interior para ayudar a reforzar la estructura ósea, aunque esto solo se requiere de vez en cuando. Las actividades acuáticas pueden ayudar a mantener la adaptabilidad mientras se restringe la presión sobre los músculos de la espalda.

En situaciones graves donde ha ocurrido una ruptura, puede ser necesaria una estrategia de sacroplastia, en la que el material de retención se infunde en el sitio de la articulación para una combinación más rápida de la grieta.

Dado el caso de que el dolor en el sacro se deba a deficiencias óseas, la suplementación con vitamina D y calcio podría ser suficiente.

Para las personas que se encuentran con un dolor sacro menor, hay cosas que deberían ser posibles para usar en el hogar, por ejemplo, utilizando bolsas de hielo para disminuir la irritación. Sin embargo, es imprescindible utilizar el tratamiento con hielo durante 15 a 20 minutos seguidos, ya que las sesiones prolongadas pueden hacer que el cuerpo responda de manera horrible, provocando más agonía e irritación.

Diferentes estrategias de extensión también pueden ser valiosas para aliviar el dolor interminable de espalda baja. El cuidado de los flexores de la cadera, los isquiotibiales y los glúteos puede aliviar la tensión desarrollada a partir de las sesiones de sentado y de pie retrasadas.

Iliaco

La articulación sacroilíaca es la articulación entre el sacro y los huesos del ilion de la pelvis, que están asociados por tendones . En las personas, el sacro apuntala la columna vertebral y así lo sostiene un ilion en cada lado. La articulación es sólida y soporta todo el peso del área abdominal. Es una articulación del plano sinovial con aumentos impredecibles y melancolías que entrelazan los dos huesos. El cuerpo humano tiene dos articulaciones sacroilíacas, una a la izquierda y otra a la derecha, que regularmente se coordinan entre sí, sin embargo, son extremadamente variables de persona a persona.

Estructura

Las articulaciones sacroilíacas son articulaciones en forma de C o moldeadas en forma de L para una pequeña medida de movimiento (2-18 grados, que es discutible en este momento) que se forman entre las superficies auriculares del sacro y los huesos del ilion. Las articulaciones están aseguradas por dos tipos diferentes de ligamento; La superficie sacra tiene ligamento hialino y la superficie ilíaca tiene fibrocartílago.

La solidez de la SIJ se mantiene predominantemente a través de una combinación de solo una estructura dura y ligamentos extremadamente sólidos característicos y externos. El espacio común es normalmente de 0.5 a 4 mm.

A medida que envejecemos, cambian los atributos de la articulación sacroilíaca. Las superficies de la articulación son planas en los primeros años; sin embargo, cuando comenzamos a caminar, las superficies de la articulación sacroilíaca crean introducciones precisas e inequívocas y pierden su topografía plana o nivelada. También construyen un borde izado a lo largo de la superficie ilíaca y a la melancolía a lo largo de la superficie sacra.

El borde y la comparación de la tristeza, junto con los tendones excepcionalmente sólidos, aumenta la solidez de las articulaciones sacroilíacas y hace desacoplamientos extremadamente poco comunes. Las fosas lumbares laterales (“hoyuelos de Venus”) se comparan con la geología superficial de las articulaciones sacroilíacas.

Tendones

Los tendones de la articulación sacroilíaca incorporan lo siguiente:

  • Tendón sacroilíaco
  • Tendón sacroilíaco interóseo
  • Tendón sacroilíaco trasero
  • Tendón sacrotubero
  • Tendón sacroespinoso

El tendón anterior no es en absoluto un tendón y la mayor parte del tiempo es solo un ligero engrosamiento de la articulación de la capsula anterior. El tendón más prominente es delgado y no está demasiado caracterizado como los tendones sacroilíacos traseros.

Los tendones de la espalda sacroilíaca (SI) también se pueden dividen en cortos (innato) y largos (extrínsecos).  Los tendones interóseos dorsal son tendones extremadamente sólidos. Están regularmente más castigados que los huesos, a tal punto que la pelvis se puede agrietar antes de que se rompa el tendón.

Los ligamentos sacroilíacos dorsales incorporan tendones largos y cortos. Los tendones de la articulación sacroilíaca dorsal larga siguen corriendo en diagonal vertical, mientras que el corto (interóseo) discurre en sentido opuesto desde simplemente detrás de las superficies articulares del sacro hasta el ilion y las capacidades para evitar que la articulación sacroilíaca se desvíe o se abra. Los ligamentos sacrotuberosos y sacroespinosos (también llamados tendones de la articulación sacroilíaca hacia el exterior) limitan la suma que flexiona el sacro.

Estos tendones de la articulación sacroilíaca se liberan en el embarazo debido a la hormona relaxina; esta extracción, junto con la de la sínfisis pubiana relacionada, permite que las articulaciones pélvicas se extiendan en medio del procedimiento de parto.

Los largos tendones del SI pueden palparse en personas delgadas para ser atormentados y observados desde un lado del cuerpo hasta el siguiente; sea ​​como fuere, la confiabilidad y la legitimidad de los tendones contrastantes para el tormento no se han presentado en este momento. Los tendones interóseos son cortos y corren opuestos desde la superficie ilíaca al sacro, protegen las superficies auriculares del secuestro o apertura / distracción.

Cáncer

Los cordomas son el tumor óseo más ampliamente reconocido que se encuentra en el sacro (situado entre las caderas). A decir verdad, aproximadamente el 50% de todos los cordomas se crean en el sacro. Casi el 33% crea en la base del cráneo. Los cordomas también pueden surgir de la columna vertebral (cuello), torácica (media espalda) y / o lumbar (espalda baja).

Hueso sacro

Síntomas del Cordoma Espinal

El dolor y los síntomas neurológicos, que incluyen entumecimiento y  debilidad en el cuello, la espalda, los brazos y las piernas, son los síntomas más comunes del cordoma espinal.

Sin embargo, muchos pacientes con cordoma sacro tienen muy pocos o ningún síntoma en las primeras etapas de la enfermedad, a excepción del dolor local. Dependiendo de la ubicación del cordoma en la columna vertebral, el tumor óseo puede comprimir los nervios espinales o la médula espinal. También puede comprimir otros órganos en tejidos fuera de la columna vertebral, como la faringe o el recto.

Dejar Comentario