≡ Menu




Huesos de la cabeza: ¿Cuántos son?, Anatomía, funciones y mucho más

Los huesos de la cabeza también son nombrados como el esqueleto de la cabeza o simplemente se le denomina como la estructura ósea de la cabeza ya que resulta ser la combinación de diversos huesos de gran importancia para esta parte del cuerpo humano.

Concepto

Cuando hablamos sobre los huesos de la cabeza simplemente nos estamos refiriendo a todas las estructuras ósea que se encuentran ubicadas en la parte más alta del cuerpo de los seres humanos, siendo estos los que poseen diversas e influyentes funciones sobre nuestro organismo, tendiendo en cuenta que son los encargados de proteger al cerebro y a otros órganos de suma importancia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

También es conocido como la cabeza ósea del mismo modo que es válido referirse a este grupo de huesos como la calavera.

Cabe destacar que los huesos de la cabeza han sido catalogados como los más importantes que se pueden ubicar en nuestra anatomía, esto viene dado ya que dentro de esta zona podemos observar que está puesto el aparato que nos ayuda al proceso masticatorio, del mismo modo nos topamos con la presencia del cerebro y otras zonas que componen al sistema nervioso central de las personas.

Como datos curiosos que se obtienen al momento de hablar sobre los huesos que conforman a la cabeza de los seres humanos, mencionamos que en esta altura del cuerpo podemos observar con un solo hueso que logra ser móvil, siendo este conocido como la mandíbula.

A pesar de esto, también nos encontramos con la presencia de articulaciones únicas, es decir, es la única zona del cuerpo humano donde podemos observar que están ubicados las articulaciones sin movilidad. (Ver artículo: Músculos de la pelvis)

¿Cuántos son?

Cuando hablamos sobre los huesos que componen a la cabeza nos referimos a absolutamente todas las estructuras óseas que se encuentran conectadas entre sí que trabajan con diversas funciones importantes para el correcto funcionamiento.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Por lo tanto, se menciona que la cabeza de los seres humanos se encuentra dividida en tres grandes grupos principales, siendo estos conocidos como los huesos que componen al cráneo, los huesos que originan a la cara y finalmente nos topamos con los huesos del oído medio.

Por lo tanto, tomando en cuenta a los huesos que componen al cráneo nos topamos con un total de 8 huesos distintos, siendo estos conocidos como el hueso frontal, el temporal, acompañado del hueso occipital, parietal y finalmente se ubica el hueso etmoides y el esfenoides.

No obstante, cuando hablamos sobre los huesos originan a la cara mencionamos que se encuentran un total de 14 huesos, los cuales se les conoce como el palatino, el vómer, el hueso lagrimal o también denominado como el unguis, el hueso nasal, cornete inferior, el malar o cigomático el cual está acompañado por el hueso maxilar superior y el maxilar inferior, siendo este último mencionado el que también es denominado como la mandíbula y caracterizado por ser el único que posee movilidad en esta parte del cuerpo.

Mientras tanto, refiriéndonos hacia los huesos que componen al oído medio destacamos que se estos huesos están distribuidos por pares, por lo tanto, se dice que se encuentran 6 huesos, los cuales han sido nombrados como el martillo, el yunque y el estribo.

En resumen, cuando sumamos todas las cifras de los huesos existentes en la cabeza de los seres humanos nos encontramos con una totalidad de 28 huesos, los cuales son distribuidos en tres grandes familias que dependerán de la función que estos ejercen, sin embargo.

En algunos casos las personas destacan que la cabeza está formada por 22 huesos ya que de esta manera se están excluyendo a las estructuras óseas que están localizadas en el oído medio, a pesar de esto de las dos formas es válido hablar sobre los huesos en total que componen al sistema esquelético. (Ver artículo: Músculo elevador del ano)

Anatomía de los huesos de la cabeza

Cuando tomamos en cuenta el factor de la anatomía sobre los huesos que se encuentran ubicados en la cabeza destacamos que estos poseen diversas características relevantes y otros datos de gran importancia que le otorgan la función que estos ejercen sobre nuestro organismo, no obstante, se debe mencionar que la anatomía básicamente cambia dependiendo del hueso con del que se esté hablando, al mismo tiempo de la ubicación del mismo y a cual grupo pertenece.

A pesar de esto, en la gran parte de la anatomía que le corresponde a los huesos que conforman a la cabeza mencionamos que estos llegan a ser sumamente aplanados, del mismo modo que se caracterizan por ser estructuras óseas fijas, sin embargo, tomando en cuenta a la mandíbula mencionamos que este se encuentra conectado con los huesos de la cabeza gracias a la presencia de un punto móvil, siendo este la única parte ósea de la cabeza que se logra mover.

No obstante, se tomarán en cuenta los huesos más conocidos que se localizan en la cabeza, iniciando la lista de esta manera mencionando al hueso frontal, el cual se ubica en el cráneo y su anatomía le corresponde a una forma similar a la de una concha, del mimo modo que posee una escama frontal, el cual posee una parte lisa entre su superficie.

Seguido a esto, cuando hablamos sobre el hueso maxilar inferior o también denominado como la mandíbula mencionamos que este resulta ser el único hueso móvil ubicado en toda la cabeza, por lo tanto, tomando en cuenta la anatomía que este posee mencionamos que mantiene unas zonas donde se localizan los dientes.

Por otra parte, tomando en cuenta el hueso conocido como los huesos temporales del cráneo destacamos que este se clasifica en tres grandes porciones, obteniendo de esta manera a la zona escamosa, el cual se caracteriza por ser una parte aplanada en los laterales el cual posee una forma de un círculo.

Del mismo modo se encuentra la porción mastoidea siendo esta la que posee cavidades interiores y terminamos hablando sobre la porción conocida como petrosa, siendo este sitio el punto donde se ubica el órgano del oído y presenta cavidades rellenas de aire y órbitas profundas. (Ver artículo: Triángulo del cuello)

Funciones

Del mismo modo que se empleó en la anatomía, las funciones que ejercen los huesos de la cabeza llegan a depender del punto donde se encuentren ubicado, al mismo tiempo que el trabajo que estos posean variará del grupo al cual pertenece de la clasificación de los huesos de la cabeza, sin embargo.

Tomando en cuenta la función en general que poseen todos los huesos de la cabeza mencionamos que estos se destacan por originar la forma de la cara en los seres humanos y se caracterizan por ser un agente de protección para el órgano del cerebro.

No obstante, hablando sobre los huesos que componen al sitio más alto de nuestro cuerpo humano, es decir, refiriéndonos hacia el cráneo mencionamos que todos los huesos que se encuentran conectados entre sí en esta zona son los responsables de generar una zona de protección para cubrir al órgano del cerebro y a otras estructuras cercanas.

Siendo estos huesos caracterizados por se sumamente resistentes ya que son muy propensos a sufrir de golpes, a pesar de esto se observan pocos casos que se involucre con la lesión de estas estructuras óseas.

Seguido a esto, tomando en cuenta los huesos que se encuentran en la cara mencionamos que aparte de ser los encargados de originar la zona facial de las personas, estos también poseen otras tareas que dependerán del sitio donde se encuentren ubicados.

Hablando sobre el hueso etmoides el cual se caracteriza por ser perqueño y pertenecer a los huesos de la cara, mencionamos que este posee una gran función la cual se basa en ser el encargado de originar la pared externa de las fosas nasales, por lo tanto se encuentra vinculado con el sentido del olfato.

Mientras tanto, hablamos sobre el hueso que se le denomina como el maxilar inferior o simplemente como la mandíbula, no obstante, esta estructura ósea es una de las más relevantes ya que entre sus funciones se encuentra llevar a cabo el proceso masticatorio de los seres humanos, del mismo modo que resulta ser un sitio donde se ubica la parte inferior de los dientes.

Partes

Cuando hablamos sobre los huesos que componen a la cabeza de los seres humanos no estamos refiriendo al conjunto de estructuras óseas que poseen una gran importancia con respecto a la función que estos ejercen sobre nuestro organismo.

Por lo tanto, al ser una zona del cuerpo sumamente compleja a nivel esquelético, mencionamos que se los huesos de la cabeza se clasifican en un total de tres grupos, los cuales poseen sus características propias, funciones distintas y ubicaciones diversas que la combinación de todos estos componentes originan la cabeza.

No obstante, iniciando la mención de las partes de los huesos de la cabeza abrimos la lista mencionando haciendo énfasis desde la parte superior de la cabeza hasta la inferior, causando de esta manera que en primer instante se hable sobre los huesos del cráneo.

Los huesos que componen al cráneo o también conocido como el neurocráneo llegan a ser catalogados como uno de los más grandes y resistentes que se ubican en la cabeza en general, por lo tanto, mencionando a los huesos que se forman al cráneo destacamos al hueso frontal, temporal, el hueso occipital acompañado del hueso parietal, seguido a esto se encuentra el hueso etmoides y por último nos topamos con la presencia del hueso impar conocido como el esfenoides. Todos estos cubren al cerebro.

En la segunda, nos encontramos con la aparición de los huesos de la cara, siendo estos los que cumplen con la función de originar y otorgar la forma al rostro, no obstante, está compuesto por el huelo palatino, el cigomático o también denominado como el malar, la mandíbula, el hueso maxilar superior, el cornete nasal, unguis y por último nos topamos con el hueso vómer.

Finalmente, en la última parte de la clasificación de los huesos de la cabeza mencionamos a la presencia de los huesos que componen al oído medio, los cuales son denominados como el martillo, el yunque y con el hueso estribo.

Frontal

El hueso frontal es uno de los huesos que se encuentran ubicados y le dan forma al cráneo de los seres humanos, siendo este el que se caracteriza por poseer los factores de ser sumamente plano, por ser un hueso impar al mismo tiempo que resulta ser central y es catalogado como un componente simétrico, el cual cuenta con un total de dos caras distintas que son denominadas como la endocraneal y la cara exocraneal, no obstante, también cuenta con un borde circunferencial.

Como lo dicta su nombre, el hueso frontal resulta ser la porción frontal que posee el cráneo de los seres humanos, por lo tanto, se puede mencionar que entra en la categoría de los huesos más grandes que se pueden ubicar en esta parte del cuerpo.

Del mismo modo, este cuenta con un total de dos regiones, no obstante, en primer instante se conoce a la porción del lado vertical y ubicada en la parte superior, siendo esta caracterizada por ser convexa la cual se le denomina también como la escama frontal y conforma a la bóveda craneal.

Por otro lado, acompañado a esta porción nos topamos con la cara horizontal localizada en la zona inferior del hueso frontal, siendo este el que se encarga de constituir una de las bases que componen al cráneo, del mismo modo resulta ser parte del techo que origina a las órbitas y finalmente es conocido por formar parte de los senos etmoidofrontales.

Tomando en cuenta la ubicación exacta del hueso frontal del cráneo mencionamos que lo podemos ubicar en la zona anterosuperior del cráneo, del mismo modo este se encuentra localizado por delante del par de huesos parietales al mismo tiempo que se caracteriza por esta en la cara superior del hueso que conocemos sobre el esfenoides, lugar donde coincide con el etmoides el cual está acompañad por el macizo facial.

No está demás mencionar que el hueso frontal cumple con la función de proteger a uno de los órganos más importantes, el cerebro. No obstante, también trabaja ejerciendo el origen de la frente de los seres humanos ya que este abarca una zona hasta llegar en el sitio donde se ubican las cejas.

Los huesos del cráneo

El conjunto de todos los huesos que componen al cráneo son denominado como el neurocráneo, el cual se basa en ser una cubierta de huesos que se encargan de cubrir al encéfalo junto al cerebro, las meninges que se ubican en la corteza cerebral los cuales se les denomina como la superficie duramadre, la capa aracnoides y por último se ubica la piamadre.

Del mismo modo, este resulta ser una estructura sumamente compleja que posee diversos componentes que ayudan a brindarle la protección a estos órganos y elementos.

Los huesos del cráneo o simplemente el neurocráneo se puede clasificar en un total de dos segmentes distintos, obteniendo de esta manera la bóveda craneal, el cual se basa en ser un fragmento del cráneo que abarca el órgano del cerebro. Seguido a esto también nos encontramos con el suelo o simplemente la base del cráneo.

Con respecto a los huesos que componen al cráneo nos encontramos que estos están estructurados en un total de ocho estructuras óseas distintas, las cuales se les conoce como el par de huesos parietales, el par de huesos temporales, el hueso frontal acompañado del hueso etmoides, el hueso occipital y por último nos encontramos con la presencia del hueso esfenoides.

 

Todos estos huesos se encuentran distribuidos y conectados entre sí por la presencia de las articulaciones inmóviles, siendo estas una clasificación que entra en los tipos de las articulaciones, del mismo modo es la única articulación que no podemos mover en todo el cuerpo en general.

A pesar de esto, las articulaciones inmóviles o simplemente las articulaciones que se encuentran localizadas entre los huesos del cráneo resultan ser unas conexiones compuestas generalmente por fibras conectivas, las cuales llegan a ser elásticas, esto con el objetivo final de lograr adaptarse al constante cambio y crecimiento del cerebro y otras estructuras entre los niños.

No está demás mencionar que los huesos que componen a la bóveda del cráneo resultan ser el hueso frontal, los parietales y el occipital, mientras que las estructuras óseas que le dan origen a la base del cráneo son conocidos como los huesos esfenoides y temporales.

En la base del cráneo

Como se ha mencionado anteriormente, en el área de la anatomía nos encontramos con una división en los huesos que conforman al cráneo, obteniendo de esta manera la bóveda y la base del cráneo, no obstante, en este caso se tomará en cuenta la base que compone a dichas estructuras óseas.

La base del cráneo es aquella porción que lo constituyen los huesos que se encuentran en la zona inferior del mismo, no obstante, esta base se puede clasificar en dos superficies distintas, por lo que genera la superficie ubicada en la cara interna y la otra en la externa, mientras tanto la porción que le corresponde a la superficie interna es aquella que coincide con el lugar donde se encuentra ubicado el cerebro de los seres humanos y otras estructuras.

Continuando hablando sobre la superficie que está mirando hacia el cerebro mencionamos que este se ha logrado dividir en tres sectores, los cuales se les conoce como el sector craneal anterior, la fosa craneal del lado medio y por último nos topamos con la fosa craneal de la cara posterior.

Tomando en cuenta los huesos que componen a la base del cráneo nos topamos primordialmente con la presencia del hueso etmoides, del mismo modo este se encuentra acompañado con los pares de huesos esfenoides, a pesar de esto también nos topamos con otras porciones grandes de huesos, teniendo como ejemplo principal al hueso frontal, el hueso temporal y por último nos topamos con el hueso occipital.

La base que compone al cráneo se caracteriza por poseer una abundante presencia de orificios, los cuales cumplen con el objetivo principal de ser aquellos que le otorgan el paso para los nervios, las arterias y finalmente las venas que corren por todas estas estructuras y que cumplen con su trabajo adecuado.

Tomando en cuenta los orificios más relevantes nos topamos primordialmente con el conducto óptico, como lo recibe el nombre es el orificio por donde viaja el nervio óptico y está acompañado de la arteria oftálmica, seguido a esto se encuentra el agujero redondo, lugar donde está atravesando el nervio maxilar.

No está demás mencionar que la base del cráneo es propensa a sufrir de lesiones, las cuales, en la mayoría de los casos se vincula con los accidentes de tráfico, provocando de esta manera una rotura entre los huesos o simplemente una fractura.

Del mismo modo, en la mayoría de los casos nos encontramos con una fractura del peñasco, el cual compone al hueso temporal.

Huesos de la cabeza de un bebé

Los bebés llegan a ser sumamente delicados, esto viene dado ya que se encuentran en el comienzo de la formación y adaptación de todas sus estructuras, por lo tanto, los recién nacidos se caracterizan por ser sumamente propensos a sufrir de lesiones, a pesar de esto, el organismo de estos pequeños humanos resulta poseer diversas características relevantes y de gran importancia para el cuidado del mismo, por lo tanto, tomando en cuenta los huesos que componen a la cabeza del bebé nos encontramos con muchos factores de gran curiosidad.

En primer instante, mencionamos que absolutamente todos los bebés poseen lugares blandos los cuales han sido denominado como las fontanelas, de los cuales solamente dos fontanelas las podemos encontrar y tocar fácilmente en la cabeza del mismo.

La fontanela que le corresponde a la zona anterior de la cabeza es conocida como la mollera, siendo esta la que se puede encontrar ubicada en la zona superior de la cabeza del recién nacido, del mismo modo se caracteriza por ser la parte más grande y esta posee una forma similar a la de un diamante.

Con respecto a las medidas correspondientes nos topamos que se aproxima desde los 2 hasta los 7,5 centímetros de ancho.

Seguido a esto, la fontanela que se ubica en la cara posterior, mencionamos que esta se puede localizar en por detrás de la cabeza del bebé, la cual posee una forma similar a la de un triángulo, con respecto a la fontanela anterior esta llega a ser mucho más pequeña, provocando de esta manera que sea mucho menos notoria.

Como dato curioso sobre los huesos que componen a la cabeza de los recién nacidos, es que los huesos que se encuentran en el cráneo poseen la característica de ser un tejido conectivo adaptable, es decir, con el constante crecimiento del niño, su sistema nervioso central comienza a expandirse, por lo tanto, acompañando a dicha expansión se encuentran los huesos del cráneo, los cuales poseen el factor de lograr adaptarse a los cambios que se ejercen sobre el tamaño del cerebro del niño.

Occipital

El hueso occipital forma parte de los huesos que originan al cráneo, siendo este caracterizado por ser un hueso impar, al mismo tiempo que se encuentra en la región central y cumple con el factor de ser una estructura ósea simétrica.

Con respecto a la ubicación en la que está alojado este componente mencionamos que lo podemos observar en la zona posterior, de la superficie inferior y central del neurocráneo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El hueso occipital es uno de los más relevantes huesos que componen al cráneo ya que este posee diversas funciones relevantes, aparte de ser un agente resistente para proteger al cerebro y a todas sus estructuras cercanas, también resalta en la formación de la base del cráneo, al mismo tiempo que posee una importante presencia en la bóveda craneal.

No está demás mencionar que otros factores que posee esta estructura es que resulta ser cóncava apuntando hacia arriba y hacia adelante, mientras que en hacia abajo y atrás se caracteriza por poseer una forma convexa, del mismo modo, este hueso posee una figura irregularmente parecida al romboidal.

Con respecto a las caras que constituyen al hueso occipital del cráneo, destacamos que entre su estructura se puede observar que posee una cara denominada como la pósteroinferior o también conocida como la exocraneal, la cual se encuentra acompañada de la región ánterosuperior o simplemente conocida como la cara endocraneal que compone al hueso occipital.

Como datos curiosos que se obtienen al momento de hablar sobre el hueso occipital destacamos que resulta ser uno de los huesos más pequeños que componen al cráneo, del mismo modo la ubicación en la que podemos observar dicha estructura ósea destacamos que coincide con la región del cerebro que se involucra con la información proveniente del sentido de la vista.

Huesos largos de la cabeza

Antes de comenzar a hablar sobre los huesos largos debemos de definir y conocer el concepto de estos, no obstante, como lo dicta el nombre, son aquellos huesos que se caracterizan por tener una longitud considerable, del mismo modo entre los factores de la medición de su anchura y espesor, estos llegan a ser mucho menos con respecto a la longitud, sin embargo, resultan ser unas estructuras óseas sumamente fuertes y densas.

Por lo tanto, al conocer brevemente sobre los tipos de huesos que se les denomina como los huesos largos mencionamos que esta clasificación no se pueden encontrar en la cabeza ya que en la mayoría de los casos de las estructuras óseas que componen a esta parte del organismo se observa una gran cantidad de huesos pequeños, planos o sumamente gruesos.

Sin embargo, tomando en cuenta otro de los tipos de huesos que sí podemos observar en la composición esquelética de la cabeza son los huesos planos, los cuales se caracterizan por estar compuestos por una superficie esponjosa y posee una forma plana mas no redondeada.

Tomando en cuenta este factor, los huesos planos que podemos encontrar en la cabeza de las personas hacemos énfasis en los huesos que componen el cráneo, siendo estos los que cumplen con dicha característica como para poder ser reconocido como los hueso de tipo plano, teniendo como ejemplo principal al conocido hueso occipital, acompañado del par de los huesos parietales y por último nos topamos con el hueso frontal que compone al cráneo.

Finalmente, otra clasificación de huesos son los irregulares, los cuales son aquellos que poseen factores sumamente complejos como para lograr entrar en una familia de huesos, por lo tanto, entre los huesos irregulares que podemos observar en la cabeza mencionamos únicamente al hueso temporal, siendo este una estructura ósea que se encuentra en el cráneo, siendo este el que se caracteriza por ser un hueso par al mismo tiempo que es neumático, con respecto a la ubicación lo podemos observar localizado en la cara inferior, media y en el lado lateral.

Hueso de la cabeza impar y simétrico

El hueso que cumple con las características de ser impar al mismo tiempo que resulta ser simétrico y que podemos observarlo ubicado en la cabeza es el hueso que conocemos como el etmoides, siendo este el que pertenece a la familia de las estructuras óseas que componen al cráneo de los seres humanos, del mismo modo se caracteriza por ser un hueso sumamente corto y compacto, acompañado de estar en un sitio central y que posee una forma muy similar a la de la letra T.

No obstante, el hueso etmoides es conocido como uno de los más pequeños que se ubican en el cráneo, siendo este el está distribuido en un total de 4 partes distintas, obteniendo de esta manera la lámina vertical en la cara media, una lámina de sentido horizontal que es perpendicular a la vertical y por último observamos a dos masas ubicadas en los laterales de la nombrada lámina de sentido horizontal.

Con respecto a la ubicación exacta en la que podemos observar a dicha estructura ósea que pertenece a los huesos que originan al cráneo mencionamos que se encuentra justamente por debajo de una zona horizontal, al mismo tiempo que esta llena a la escotadura etmoidal que compone al hueso frontal, es decir, se encuentra en un sitio muy cercano a dicho hueso, acompañado de este observamos al hueso esfenoides.

No está demás mencionar que el hueso que conocemos bajo el nombre del etmoides resulta estar conectado al hueso frontal y al esfenoides gracias a la presencia de algunas articulaciones y otros componentes que lo conectan, seguido a esto también observamos una conexión con el hueso palatino de la cara, coincidiendo con la zona trasera de los huesos palatinos.

Con respecto a las funciones que ejerce el hueso etmoides que compone al cráneo o simplemente el neurocráneo, destacamos que es una de las estructuras ósea que componen al suelo que origina a la fosa craneal anterior, del mismo modo también se destaca por tener una influyente presencia en el macizo facial, haciendo énfasis en la cavidad nasal y en otras órbitas que conseguimos en estos sitios.

Temporal

El hueso que conocemos bajo el nombre de la estructura ósea temporal pertenece a la familia de los huesos que componen y originan al cráneo, no obstante, entre los factores y los elementos que resaltan al momento de hablar sobre este hueso mencionamos que es un hueso par al mismo tiempo que es irregular y neumático.

Con respecto a la funciones que ejerce el hueso temporal mencionamos que es uno de los más relevantes de nuestro organismo, excluyendo la tarea principal que es proteger al cerebro a todas las estructuras débiles que lo rodean, el cual hace énfasis en proteger lo pasible al encéfalo, a pesar de esto, también se destaca por estar involucrado con el sentido de la audición y por tener una importante presencia para las superficies que componen a la articulación temporomandibular, la cual se encarga de darle la movilidad a la mandíbula.

No obstante, entre otras de las funciones importantes en las que está involucrado dicho hueso es que este conforma a la parte de la región temporal del cerebro y de la fosa temporal, sitios donde se llevan a cabo el proceso de toda la información involucrada con el sentido de la audición y todos sus órganos que lo componen.

Tomando en cuenta el factor de la ubicación mencionamos que este lo podemos observar en los lados laterales del cráneo, haciendo énfasis en un punto medial ubicado en la zona inferior del neurocráneo, coincidiendo de esta manera con el sitio donde se encuentra la oreja y el punto donde se origina la articulación que lleva a cabo la movilidad del hueso de la mandíbula o también conocida como el maxilar inferior.

No está demás mencionar que el hueso temporal se encuentra constituido por un total de tres porciones distintas, obteniendo de esta manera a la porción escamosa, en segundo lugar ubicamos a la porción que conocemos bajo el nombre de la mastoidea y por último nos topamos con la presencia de la porción petrosa, sin embargo en otros casos se menciona a las porción timpánica y a la porción estiloidea o la apófisis estiloides.

Parietal

El hueso parietal es otro de los huesos que se encuentran en el neurocráneo, siendo estos los que componen al cráneo, no obstante, tomando en cuenta las características principales que se obtienen al momento de hablar sobre esta estructura ósea mencionamos en primer instante que se pertenece a la familia de los huesos planos.

Del mismo modo es un hueso par y posee una forma cuadrilátera y terminamos destacando que es reconocido como la porción del hueso más grande que podemos observar en el cráneo de los seres humanos.

No obstante, el hueso parietal posee dos caras que lo componen, los cuales se les conoce como la porción interna o también denominada como la endocraneal y en la zona externa nos topamos con la región exocraneal del hueso parietal, seguido a esto también posee un total de cuatro bordes, los cuales se caracterizan ya que cada uno cuenta con sus respectivos ángulos de formación.

Con respecto a la ubicación exacta destacamos que este gran hueso lo podemos observar en la porción superior del cerebro, al mismo tiempo este se hacer notar un poco hacia los laterales de la corteza cerebral, seguido a esto, también se encuentra conectado con el hueso frontal por delante, mientras que por detrás está conectado con el hueso occipital, finalmente esta estructura ósea está por encima del hueso temporal, el cual lo acompaña el hueso esfenoides.

No está demás mencionar que los huesos parietales se encuentran conectados por la presencia de las articulaciones inmóviles que originan al cráneo, siendo estos los responsables de conectar y generar establecimiento y relaciones entre las porciones de los huesos que lo componen, sin embargo, la línea que conecta a los huesos parietales con el resto del neurocráneo se lleva a cabo gracias por la presencia de la sutura sagital.

Como dato curioso que se obtiene sobre el hueso parietal es que el concepto “parietal” también logra entenderse como pared, esto viene dado ya que resulta ser una estructura ósea que se caracteriza por ser sumamente resistente y por abarcar una gran porción de territorio en la corteza cerebral de los seres humanos.

¿Cuál hueso de la cabeza es móvil?

El hueso que se encuentra en la anatomía esquelética de la cabeza de los seres humanos que resulta ser el único capaz de moverse es el maxilar inferior o popularmente conocido como la mandíbula, siendo este hueso caracterizado por ser impar, por entrar en la categoría de los huesos planos de los humanos y por poseer una forma simétrica, del mismo modo cumple con otros factores tal como estar ubicado en una zona central y por tener una forma similar a la de una herradura.

Con respecto al sitio donde podemos observar la presencia del hueso maxilar inferior mencionamos que se hacer notar en una zona anterior, posterior y finalmente inferior entre los huesos de la cara, seguido a esto, tomando en cuenta un punto de referencia nos referimos a los dientes, ya que en la mandíbula se encuentran ubicados los dientes de la zona inferior, al mismo tiempo se puede destacar que este hueso se hace notar por encima del cuello.

No está demás mencionar que el área de la medicina que le corresponde al constante estudio e investigación sobre el hueso de la mandíbula es la odontología, especialidad en la cual observamos una recolección de datos que se vinculan con el conocimiento de la estructura y los elementos que componen a dicho hueso móvil de la cabeza, del mismo modo se emplean tareas vinculadas con todos los procesos patológicos que se llevan a cabo en dicho sitio.

Como dato curioso que se obtiene sobre el maxilar inferior es que resulta ser el hueso con factores de ser el más denso y prominente que podemos observar entre los huesos que componen y dan origen a la cara de los seres humanos, no obstante, este llega a abarcar los dos extremos de los laterales que componen a la cara al mismo tiempo que cumple con el factor de estar en una zona media del cuerpo, causando de esta manera que sea denominado como un hueso que abarca los dos lados del organismo.

El hueso maxilar inferior está compuesto por dos caras, las cuales se les denomina como la anterior y la posterior y también observamos a los dos bordes superiores e inferiores.

Articulaciones

Las articulaciones que encontramos en la zona donde se ubica la cabeza de los seres humano se llegan a clasificar en dos grandes grupos que resultan sumamente distintos, obteniendo de esta manera la presencia del grupo de las articulaciones que componen al hueso del cráneo y la cara, mientras que la otra clasificación restante se basa en las articulaciones que están involucradas con el movimiento de la mandíbula o también denominado como el hueso maxilar inferior.

No obstante, tomando en cuenta la articulación que lleva a cabo el movimiento que ejercemos en la mandíbula destacamos que es determinado como la articulación temporomandibular o también conocida como la ATM, el cual posee las características generales de tener una superficie articular, generando de esta manera la fosa mandibular al mismo tiempo que se observa la presencia de la apófisis condilares que componen al hueso maxilar inferior.

Por otro lado, hablando sobre las articulaciones que encontramos entre los huesos que componen al cráneo de los seres humanos mencionamos en primer instante que son las articulaciones que pertenecen a la familia de las sinartrosis.

Es decir, siendo estas las que cumplen con los requisitos de ser puntos de unión entre dos huesos o más que no poseen ninguna movilidad, todas estas conexiones vienen dadas por la presencia de un cartílago denominado como el sincodrosis o simplemente por un tejido compuesto de fibras conocido como el sinfibrosis.

Cabe destacar que los huesos que están ubicados en la base del cráneo se conectan entre sí gracias a los cartílagos de la articulación inmóvil, mientras que las estructuras óseas que generan a la bóveda del cráneo junto a los huesos que originan a la cara de las personas se encuentran conectados todos por la presencia de las articulaciones inmóviles de factor sinfibrosis, es decir, aquellos puntos de unión que están compuestos por un tejido conjuntivo o simplemente por las saturas.

En el cráneo podemos observar la aparición de cuatro grupos de suturas sumamente distintas, obteniendo de esta manera las suturas dentadas, las escamosas, la esquindilesis y por último la sutura armónica.

Huesos de la cara

Los huesos que componen a la cara son también denominados como el esplanocráneo o simplemente conocidos bajo el término del viscerocráneo, esto viene dado ya que dicho conjunto de estructuras óseas se encuentran ubicadas por delante del cráneo.

No obstante, al momento de hablar sobre los huesos que se encuentran en la zona superior de la cara son aquellos que cumplen con el factor de estar conectados con el cráneo, a pesar de esto nos topamos con un caso distinto, el cual se basa sobre el hueso que se le denomina como el vómer, siendo este el que podemos observar ubicado en una línea media que posee pares y cumplen con el factor de ser simétricos.

Por lo tanto, la cantidad de huesos en total que se encuentran en la cara son 14, los cuales están distribuidos entre huesos pares e impares, del mismo modo, estas estructuras óseas se les conoce como el par de huesos palatinos, el hueso vómer.

Seguido a esto nos topamos con el hueso unguis o también conocido como el lagrimal, no obstante, el par de huesos cornetes inferiores son otros que pertenecen a esta lista, continuando de esta manera nos topamos con el hueso cigomático, el maxilar superior y el maxilar inferior y por último mencionamos al par de huesos nasales.

Entre una de las funciones generales que se obtienen al momento de hablar sobre los huesos de la cara mencionamos en primer instante que estos son los encargados de originar a las diversas cavidades de gran valor, obteniendo de esta manera a grandes y relevantes ejemplos como las cavidades orbitarias, las cavidades nasales y la bucal. Sin embargo, otra de las tareas que cumplen dichos huesos es formar la cara de los seres humanos.

Tomando en cuenta a los huesos que componen a la cara nos encontramos con una gran variedad que poseen influyentes funciones sobre nuestro organismo, no obstante, haciendo énfasis en el hueso maxilar inferior o popularmente conocido como la mandíbula resulta ser uno de los más importantes ya que este se encuentra involucrado de forma directa con el proceso masticatorio.

Huesos del cuello y de la cabeza

Los huesos que componen la anatomía esquelética del cuello se resumen en las vertebras cervicales, los cuales se originan por la columna, del mismo modo nos topamos con el hueso hioides, acompañado del manubrio del esternón y por último nos encontramos con la presencia de las clavículas.

En primer instante hablamos sobre las vertebras cervicales, siendo estas las que cumplen con la función de darle la movilidad al cuello, del mismo modo que acompaña al cráneo a soportar su propio peso. No obstante, las vértebras cervicales que componen a la estructura del cuello se les enumera desde el C1 hasta llegar al C7, a pesar de esto, las vértebras C1 y C2 son conocidas bajo el nombre de atlas y axis respectivamente.

Mientras tanto, el hueso hioides cumple con los factores de ser una estructura impar, ubicada en un punto medio de nuestro organismo en general y se caracteriza por ser simétrico, el cual lo podemos observar en la cara anterior del cuello, haciendo énfasis en estar localizado por debajo de la lengua y por encima del cartílago tiroides, no obstante, su forma se compara con la de una herradura.

Tomando en cuenta el manubrio del esternón mencionamos que es un hueso con características relevantes ya que esta estructura ósea es trapezoidal, al mismo tiempo que posee una superficie rugosa. El sitio donde observamos este hueso se basa en un punto vinculado con los extremos mediales que componen a la clavícula.

Por último hablamos sobre las clavículas, siendo estos los bordes de componente ósea que se encuentran en la unión del tórax con la estructura del cuello, estas llegan a ser localizadas con total facilidad ya que son fáciles de observar por la gran longitud que estos poseen.

Finalmente, asociando los huesos del cuello con los huesos que se encuentran en la cara mencionamos que las estructuras óseas ubicadas a nivel del cuello llegan a estar un poco más dispersas con respecto a los que componen a la cara.

Del mismo modo llegan a ser huesos un poco más grandes y con funciones no tan relevantes, sin embargo si poseen tareas importantes para nuestro organismo y estructura esquelética ya que estos representan la unión entre la parte trasera del cráneo, la zona delantera de la cara y los bordes del tórax.

Huesos de la cabeza del perro

El cráneo o los huesos que componen y le dan origen a la cabeza de los perros resultan ser las estructuras más complejas que podemos observar en todo el esqueleto de dichos animales, siendo estos los que se encuentran cumpliendo con la función de proteger al cerebro, a los órganos asociados con los sentidos del perro y por último se mencionan algunas glándulas que componen al sistema endocrino del organismo del perro.

El cráneo de los perros se dividen en dos grandes grupos, obteniendo de esta manera al primer grupo el cual le corresponde a la región facial del perro, al mismo tiempo que se encuentra acompañado por la región palatina, mientras tanto, tomando en cuenta el último grupo restante es el encargado de originar la cavidad del cráneo, por lo tanto, poseen una división similar a la que observamos en el esqueleto de los seres humanos.

Entre las características que obtenemos sobre el cráneo de los perros mencionamos que estos pueden llegar a variar dependiendo de la raza, sin embargo, tomando en cuenta los casos generales observamos que este cumple con los factores de ser ancho, al mismo tiempo que resulta ser una combinación de huesos cortos, largo o simplemente angostos y finalmente se caracterizan por tener una formación cóncava.

Los huesos más relevantes mencionamos al hueso mandibular, al hueso que compone a la estructura nasal, las regiones frontal, parietal, temporal y occipital del cráneo y por último nos topamos con un hueso de gran relevancia que cumple con la función de conectar a la región facial con el cráneo, el cual se le conoce bajo el nombre del arco cigomático.

Huesos de la cabeza del equino

Cuando hablamos sobre los huesos de la cabeza sobre el equino nos estamos refiriendo a las estructuras óseas que componen al caballo, no obstante, también nos topamos con una división en la cual se obtienen dos grupos que dependerán de la ubicación y la función que estos ejercen, causando de esta manera la presencia de los grupos de hueso que componen al cráneo del equino y los que originan a la cara del mismo.

Seguido a esto, tomando en cuenta los huesos que se encuentran en la anatomía esquelética del equino nos topamos con la presencia de huesos parecidos a los que posee los seres humanos, destacando de esta manera al hueso occipital, esfenoides, temporal acompañado del hueso parietal, el hueso etmoides y por último nos topamos con un hueso que no poseen las personas el cual se le denomina como el interparietal.

Mientras tanto, los huesos que se encuentran en la región facial de dichos animales son los encargados de originar las cavidades y los orificios óseos de gran importancia para el organismo del equino, del mismo modo que los huesos del cráneo mencionados anteriormente, los caballos poseen una gran similitud con respecto a la anatomía esquelética de la cara de los seres humanos.

Iniciamos la lista mencionando a influyentes huesos, tal como lo resulta ser el hueso nasal, el lagrimal acompañado del cigomático, no obstante también nos topamos con la presencia del hueso maxilar, el hueso palatino, vómer, mandibular y añadiendo a esa lista mencionamos al hueso pterigoides y al hioides.

Finalmente, la cantidad total de los huesos que se encuentran en la cabeza ósea de los equinos nos topamos con un aproximado de 23 huesos que se ubican en esta anatomía, por lo tanto, se considera como una de las estructuras más complejas que se llegan a vincular al momento de hablar sobre toda la anatomía en general sobre los huesos que sostienen al caballo.

No está demás mencionar que tras conocer todos los huesos que se encuentran en la formación del cráneo y del origen de la cara de los caballos nos topamos con una gran similitud con respecto a las estructuras óseas que se localizan en el cráneo y en la cara de los seres humanos, a pesar de esto se hacen notar algunos huesos demás entre estos animales.

Dejar Comentario