≡ Menu




Huesos del hombro: funciones, inflamado, ¿por qué suena? Y más

El hombro es una articulación que se compone de diversas estructuras. Los huesos del hombro son: Húmero que es un hueso que pertenece a los huesos del brazo), la Escápula , unido al Omoplato y la Clavícula.

Huesos del hombro

Tambien Te Recomiendo Ver...

Funciones de los huesos del hombro

El hombro es la articulación que presenta la mayor movilidad en todo el organismo. En cuanto a su anatomía, es la parte en la que se unen el brazo con el torso y está formado por tres huesos: la escápula, el húmero y la clavícula, además de ligamentos, tendones y músculos.

Huesos del hombro

Los huesos del hombro son fundamentales para realizar movimientos de otras extremidades tales como las manos y brazos. Otra particularidad que debe presentar es la estabilidad que aporte la posibilidad de realizar acciones de la vida diaria como levantar, tirar y empujar.

Como se menciona al principio, los huesos que forman el hombro son:

  • Húmero (Hueso del Brazo).
  • Escápula (Omoplato).
  • Clavícula.

El húmero presenta una de sus partes, que es la que se acerca más al hombro denominada cabeza humeral y es la que forma la parte lateral del hombro. El techo del hombro, está constituido por el acromion, que consiste en una prominencia del hueso de la escápula.

Articulación Escapulo torácica,

Otras articulaciones que se localizan en el hombro son:

  • Acromio – Clavicular: consiste en la unión de la clavícula con la escápula.
  • Esterno – Clavicular: se trata de la unión de la clavícula con el esternón.
  • Y la llamada articulación Escapulo torácica, que se encuentra entre la escápula y la reja costal, es considerada una falsa articulación, debido a que el cuerpo de la escápula se desplaza sobre la reja costal durante los movimientos del hombro.

¿Por qué suenan los huesos del hombro?

En algunos casos, hay personas que siente que sus huesos crujen, pero lo cierto es que es en las articulaciones donde se producen dicho sonido.

Tambien Te Recomiendo Ver...

También cabe destacar, que en el punto de unión entre huesos se encuentran también los ligamentos, así como la membrana y el líquido sinovial, que son los que tienen la función de proteger huesos y cartílagos para evitar desgaste por el roce.

El crujir de los huesos se debe a ciertas burbujas de aire que se producen en el líquido sinovial y la percusión de dos partes de huesos entre sí, generando así el chasquido característico. Es decir que esto consiste en una especie de liberación de la estructura articular que produce ciertos sonidos que al final resultan naturales.

Como principio, el hecho de que los huesos crujan, no implica específicamente, que haya algún problema óseo, pero lo cierto es que se debe tener precaución y tratar de no provocar que esto ocurra, como algunas personas hacen por ejemplo con los nudillos de las manos.

Por otro lado, el ruido entre huesos y/o ligamentos no debería producir ningún tipo de dolor, por lo que en caso de que sea así, es recomendable visitar al especialista o un para que haga una exploración. Pues podría tratarse de alguna afección ósea como son la artritis o la artrosis reumatoide. (Ver articulo de Articulación del hombro)

Huesos del hombro inflamado y otros problemas

Los huesos del hombro presentan ciertas dolencias y problemas, los cuales pueden dividirse en cuatro partes:

Hueso del hombro inflamado

  • Inflamación del tendón (bursitis o tendinitis) o desgarro del tendón
  • Inestabilidad
  • Osteoartritis
  • Fractura (hueso roto)

Sin embargo, hay otras causas que no son tan frecuentes en el dolor de hombro son tumores, infección y problemas relacionados a los nervios.

Bursitis

Consisten en sacos pequeños llenos de líquido que se localizan en las articulaciones de todo el cuerpo, incluyendo el hombro. Ejercen la función de una especie de almohadillas que se encuentran en los huesos y los tejidos blandos superpuestos y que además contribuyen a disminuir el roce entre los músculos que se deslizan y el hueso.

El hombro puede inflamarse debido al exceso de uso del hombro, debido a que se hincha, la bolsa entre el manguito rotador y parte del omóplato, hueso conocido como el acromion. Este tipo de afección es denominada bursitis subacromial. La bursitis, por lo general, se produce cuando ocurre una tendinitis del manguito rotador. Todos los tejidos que se encuentran en el hombro pueden inflamarse y doler, debido a que las diferentes actividades diarias, tales como peinarse el cabello o vestirse, pueden ser difíciles.

Tendinitis

Tendinitis

Un tendón es una especie de cinta que conecta el músculo al hueso. La tendinitis es la consecuencia de un desgaste del tendón que se produce gradualmente, con el paso del tiempo.

Por lo general existen, dos tipos de tendinitis: aguda y crónica

Aguda. Es un dolor intenso ocasionado por realizar movimientos que ameritan que el brazo se alce por encima de la cabeza, así como ocurre cuando se realizan muchos lanzamientos de pelota, en el trabajo o los deportes, pueden llevar a tendinitis aguda.

Crónica. Ésta puede ser ocasionada por enfermedades típicas de la edad, es decir las que se producen por envejecimiento, como la osteoartritis o el uso y desgaste repetitivo debido a la edad.

Los tendones que por lo general son los que más se degeneran en el hombre son los cuatro tendones del manguito rotador y uno de los tendones del bíceps.

Cuando se parten o desgarran los tendones pueden originar lesiones agudas o cambios degenerativos en los tendones causado por el envejecimiento, el uso exagerado prolongado, uso y desgaste continuo o una lesión repentina.

Estas roturas de tendones, pueden ser parciales o por el contrario, podrían desgarrar el tendón, en dos pedazos. En la mayoría de estos desgarros completos, hay una separación del tendón de su unión con el hueso. Las lesiones del manguito rotador y el tendón del bíceps son, entre los diferentes tipos de lesiones, las más frecuentes. (Ver artículo de Articulaciones fibrosas)

Compresión

La compresión del cuello se produce cuando la parte superior del omóplato, es decir el acromion, comprime los tejidos blandos que son ocultos, cuando se eleva el brazo alejándolo de su cuerpo. Mientras que el brazo se levanta, el acromion roza, o presiona los tendones del manguito rotador y la bolsa.

Esto puede producir bursitis y tendinitis, ocasionando un intenso dolor, lo que genera que el movimiento sea limitado. Cuando la compresión severa, dura una largo período puede resultar incluso a un desgarro del manguito rotador.

Dislocaciones del hombro

Inestabilidad

Se produce inestabilidad del hombro cuando la cabeza del hueso del brazo es obligada a salirse de la cavidad del hombro, debido a una lesión imprevista o por uso excesivo. Cuando la cabeza del hueso se sale de la cavidad del hombro se le denomina dislocaciones del hombro, las cuales pueden ser graduales, que es cuando la parte esferoidal del brazo solo se sale parcialmente de la cavidad.

Esto se llama una subluxación, mientras que una  dislocación completa, quiere decir que la cabeza del hueso se sale totalmente de la cavidad. En la medida en que los ligamentos, tendones y músculos, que se encuentran alrededor del hombro quedan sueltos o desgarrados, pueden producirse dislocaciones repetidamente.

Las dislocaciones periódicas, que pueden ser parciales o completas, producen dolor e inestabilidad, específicamente, cuando se eleva el brazo o se mueve alejándolo de su cuerpo. Cuando hay casos de subluxaciones o dislocaciones, que se repiten con mucha frecuencia, el paciente se expone a un riesgo muy elevado, de desarrollar osteoartritis en la articulación.

Osteoartritis

Osteoartritis puede ser la causa de padecer dolor de hombro. Hay varios tipos de osteoartritis, resultando el tipo más común de osteoartritis en el hombro también la que se conoce como osteoartritis por “uso y desgaste”.

Osteoartritis

Es común que los síntomas, como inflamación, dolor y rigidez, empiecen en la mediana edad. La osteoartritis progresa lentamente y el dolor que produce se va haciendo más fuerte con el tiempo.

La osteoartritis podría estar vinculada a lesiones producidas por prácticas deportivas, lesiones que se ocasionan en los puestos de trabajo a las que podríamos mencionar como lesiones laborales y al uso y desgaste crónico.

Otros tipos de osteoartritis pueden vincularse a desgarros del manguito rotador, infección o a una inflamación del revestimiento de la articulación.

Por lo general, las personas tratan de evitar los movimientos del hombro en una tentativa de disminuir el dolor producido por osteoartritis. Esto a veces genera una tensión o una contracción de las partes blandas de la articulación, con las consecuencias de una restricción dolorosa del movimiento.

Fractura

Fractura del hombro

Las fracturas consisten en roturas de huesos. Las fracturas de hombro por lo general, se relacionan con la clavícula (hueso del cuello), el húmero (hueso del brazo) y el omóplato (hueso plano del hombro o escápula). Sin embargo, las fracturas de hombro en pacientes de avanzada edad, por lo general, son el resultado de una caída de la altura de la persona, es decir, cuando la persona está de pie.

Mientras que en pacientes más jóvenes, las fracturas de hombro, por lo general, son causadas por una lesión de más envergadura, tales como un accidente de vehículo motorizado o por lesiones en deportes de contacto. Las fracturas, en la mayoría de los casos, producen un dolor intenso, inflamación y contusiones alrededor del hombro.

Huesos del hombro. Manguito rotador

El manguito rotador es un conjunto de músculos y tendones que van adheridos a los huesos del hombro, a través de la articulación, haciendo posible que este se mueva y a la vez, mantenerse estable.

Manguito rotador

La tendinitis del manguito rotador hace referencia a la inflamación de estos tendones e inflamación de la bursa, que consiste en una capa, que por lo general tiene apariencia lisa, que recubre dichos tendones.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Un desgarro en el manguito rotador se produce cuando uno de los tendones se separa del hueso, como consecuencia de un exceso de carga o lesión.

Causas de trastornos en el manguito rotador

Los huesos del hombro, poseen una articulación esférica, enartrosis. La parte superior del hueso del brazo, es decir el húmero, es el que compone una articulación con el omóplato, es decir, la escápula. El manguito rotador proporciona soporte a la cabeza del húmero en la escápula. También controla el movimiento de la articulación del hombro.

Los tendones del manguito rotador van por debajo de una zona ósea en su camino hasta que se adhieren a la parte superior del hueso del brazo. Cuando tales tendones se hinchan, pueden llegar a ser más abultados sobre esta zona, durante los movimientos del hombro. En algunos casos, un espolón óseo puede cerrar el espacio aún más.

La tendinitis del manguito rotador también es conocida como síndrome de pinzamiento y es producida por diferentes causas tales como:

  • Tener  el brazo en una determinada posición durante períodos de tiempo largos, como por ejemplo cuando se realizan trabajos de computadora o arreglo de cabello.
  • Dormir sobre el mismo brazo por noches consecutivas.
  • Practicar deportes que exigen movimientos que además de repetirse, requieren que el brazo pase por encima de la cabeza, tales como el tenis, el béisbol (especialmente el lanzamiento), la natación y el levantamiento de pesas por encima de la cabeza.
  • Trabajos como los de pintores y los carpinteros, que tienen que tener el brazo por encima de la cabeza durante mucho tiempo o días.
  • Mala postura durante años
  • La edad avanzada
  • Desgarro en el manguito rotador

Quistes en los huesos del hombro

Quiste óseo simple con extensión caudal hacia la díafisis.

Un quiste en los huesos del hombro o también denominado quiste óseo simple (QOS), al que también se le conoce como quiste óseo unicameral, es una lesión densa de una cavidad saturada de fluido, cubierta por una membrana fina. Este tipo de quistes, se localizan, por lo general, en la metafísis de huesos largos, lo que significa que el humero proximal la ubicación más frecuente, y la sigue el fémur proximal.

Los quistes activos se localizan cerca de las epífisis y se inutilizan según se separan durante el crecimiento del paciente. La lesión puede ubicarse en sitios poco tradicionales, como el calcáneo o la pelvis.

La causa del quiste óseo simple (QOS), es desconocida, hasta ahora lo que se piensa con mayor fuerza es que se produce un incremento en la presión, originada por una obstáculo local del flujo venoso, que conlleva a la reabsorción reactiva del hueso. El líquido del quiste contiene prostaglandinas e interleuquinas (IL-1B) las cuales contribuyen a la reabsorción ósea de manera independiente.

Éste tipo de lesión puede producirse en cualquier etapa de la niñez, y en algunos casos en la madurez. La proporción de varón a hembra es aproximadamente 3:1.

Quiste óseo simple (QOS), se origina en las metáfisis, cercanas a la fisis y por lo general, los huesos que son comúnmente afectados son el húmero, en casi el 50% de los casos y el fémur proximal en un 25%. Éste tipo de quistes, se localiza en la tibia proximal, el peroné, calcáneo, costillas, escápula, rotula, radio, cúbito, metacarpianos y metatarsianos, siendo éstos último sitios de localización, más frecuentes en personas de avanzada edad. En cuanto a pacientes cuya edad pasa de los 17 años, más del 50% de los quistes se ubican en el calcáneo y la pelvis.

Mientras el quiste óseo aneurismático, es característicamente excéntrico, el quiste unicameral es de ubicación central en el hueso.

Los síntomas que se presentan comúnmente con la presencia de dichos quistes son: dolor, tumefacción o rigidez articular si se produce cerca de la articulación, sin embargo, no en todos los casos, produce síntomas y se presenta con una fractura patológica, lo que se considera la complicación más común, tanto que representa un  66%, aproximadamente. Estas fracturas se producen en lesiones que alcanzan más del 85% del hueso en el plano transversal, en la proyección anteroposterior o lateral.

Sin embargo, en pacientes de avanzada edad se encuentran en localizaciones menos comunes y hasta raras, tales como el calcáneo, ileon y astrágalo. En estos casos suelen ser asintomáticos, es decir no presentan síntomas.

Anatomía Patológica de los quistes en los huesos del hombro

La histología del quiste óseo unicameral, normalmente inserta un espacio con una mucosa, que está compuesta, de un margen delgado de tejido conjuntivo fibroso que contiene hemosiderina y células inflamatorias crónicas. También puede presentar unas células gigantes multinucleadas vinculadas con esta mucosa, pero el quiste típico presenta una membrana muy delgada, sin el espacio trabecular espesado y tejido abundante que está presente en un quiste de hueso aneurismático.

El líquido que se produce el quiste contiene elevados niveles de citoquinas y prostaglandinas, que incentivan la actividad osteoclástica, así como encimas relacionadas a los osteoclastos tales como lisocima y fosfatasa ácida.

Se ha comprobado que existe un incremento de la presión hidrostática en el quiste y se ha pretendido que esta sería la responsable de la erosión reabsortiva.

Huesos del hombro. Troquiter

Huesos del hombro. Troquiter

Troquiter, es la tuberosidad mayor que se encuentra en la zona elevada del hueso en la parte superior del húmero, el cual es el lugar donde se encuentran los dos tendones del manguito rotador; el supraespinoso y el infraespinoso.

La fractura del troquiter se puede produce por una caída cuando el justamente sobre el hombro o con el brazo extendido.

Puede fracturarse solo o con otras lesiones de los huesos del hombro, por lo general, una luxación de hombro o fractura humeral compleja. Como con la mayoría de las fracturas puede ser desplazado, es decir, sacado fuera de su posición normal o no desplazado.

Una fractura oculta, consiste en una fractura no desplazada del troquiter, la cual es frecuente y a normalmente no pueden ser detectadas en las radiografías.

Este tipo de fracturas se producen particularmente en las lesiones de esquí y ciclismo de montaña. El especialista diagnostica un  esguince de hombro, que consiste en una lesión del deltoides o una lesión del manguito rotador, para la que se requiere reposo, rehabilitación y analgésicos.

Si tal lesión en el hombro no presenta mejoría en pocas semanas, después de una caída y las radiografías siguen sin mostrar lesión alguna, entonces se puede pensar, sobre una fractura de la tuberosidad mayor o del troquiter. Ésta se puede observar muy fácilmente en una resonancia magnética y también por lo general en una ecografía del hombro.

Hombro congelado

Cuando se sufre una fractura no desplazada, no se requiere de cirugía, para estas fracturas que resultan ser parcialmente, menores, pueden tomar mucho tiempo para sanar y para que el dolor sea menos intenso. La rigidez del hombro o como también se le llama: hombro congelado, también es común, después de sufrir una fractura no desplazada de la tuberosidad mayor.

Para esto puede ser necesario tratamiento, como un hombro congelado verdadero. En algunos de los casos ya tratados, se ha tardado hasta un año para recuperarse completamente.

En cuanto a las lesiones sufridas por el troquiter, lo más común es que se fracture junto con otras partes del húmero proximal, así como la tuberosidad menor o la cabeza humeral, estableciendo una parte más en las fracturas en tres o cuatro partes del húmero proximal.

Se piensa que las fracturas del troquíter desplazadas aisladas son las que se producen en menos del 2% de las fracturas del húmero proximal y se relacionan, por lo general, con luxaciones ocurridas con anterioridad del hombro. (Ver artículo de Articulaciones móviles)

Músculos y huesos del hombro

Los músculos son los que contribuyen a sostener el hombro, además de facilitar el movimiento de la articulación en todas direcciones. Los músculos más importantes que intervienen en el funcionamiento del hombro son:

Músculos del hombro

  • El músculo supraespinoso. Es el que lleva a cabo la abducción o separación del brazo.
  • El músculo subescapular. Es el que permite la rotación interna.
  • El músculo infraespinoso. Es el que realiza la rotación externa.
  • El músculo redondo menor. Es el que ayuda a la rotación externa.
  • El músculo redondo mayor. Es el que ayuda a la extensión.
  • El músculo deltoides. Es el que lleva a cabo la extensión, flexión y la abducción.
  • El músculo pectoral mayor. Es el que participa en la aducción o aproximación, la flexión y la extensión.
  • El músculo dorsal ancho. Es el que participa en la extensión y la aducción.
  • El músculo coracobraquial. Es el que aduce al húmero.

Huesos y tendones del hombro

Un recuento referente a los dolores de hombro en la población general arroja resultados que muestran que existe un serio problema extendido en forma de tendinopatía. La permanencia y constancia de dichos dolores oscila entre 3% y el 7% de la población, incrementando dicho porcentaje progresivamente con la edad. No obstante, es más frecuente en personas que suelen hacer movimientos repetidos, particularmente, en deportes con implemento o actividades profesionales físicamente intensas.

Huesos y tendones del hombro

Estas referencias citadas anteriormente, muestran la relevancia de programas de ejercicio físico específicos para la readaptación o rehabilitación de la zona afectada así como las prevenciones de lesiones referidas a la zona del hombro.

La inflamación del tendón supraespinoso también conocido como síndrome subacromial, resulta ser uno de los dolores más comunes y severos de las lesiones en el hombro. Consiste en un tendón con una alta sensibilidad, la cual se debe a la compresión entre el suelo del acromion y la cabeza del húmero.

Trastornos en la estabilidad del tendón supraespinoso, inestabilidad muscular o una excesiva hipertrofia sin la capacidad de movimiento, son algunos de los factores que derivan en dicho síndrome.

Otro de los tendones del hombro al que podemos destacar es el tendón subescapular. Uno de los principales peligros que corre dicha estructura es su rotura. Esto sucede debido a la aplicación de una actividad intensa, después de un periodo de cierto tiempo de inactividad que se prolongó. Se distingue, particularmente por su baja sintomatología refiriendo un dolor agudo en la cara anterior del hombro.

Para finalizar, podemos destacar la porción larga del bíceps braquial. Este puede romperse, principalmente por causas degenerativas, que son el resultado, a su vez de una inestabilidad escapular y humeral las cuales no fueron tratadas con ejercicio físico. De todas las roturas antes expuestas, la del bíceps braquial es quizás, la más difícil de tratar.

Huesos del hombro y brazo

El hombro es la zona del cuerpo donde el brazo se articula con el torso. Está compuesto por la unión de los extremos, clavícula, escápula y el esternón.

El miembro superior, en el cuerpo humano, consiste en las extremidades que se adhieren a la parte alta del tronco. Está formado por cuatro segmentos: cintura escapular, brazo, antebrazo y mano.

Tiene la particularidad de presentar capacidad de movimiento, para manipular y sujetar.

Los huesos pertenecientes a la extremidad superior son:

Huesos del hombro y brazo

  • la clavícula y la escápula, son los huesos que forman la cintura escapular. La clavícula es un hueso largo, que presenta forma de “S”, que se encuentra en la parte anterosuperior del tórax. La clavícula unida a la escápula compone la cintura escapular. Es considerada como el único punto de unión entre el miembro superior y el tórax. A pesar de su aspecto, similar al de un hueso largo, posee una composición parecida a la de un hueso plano.
  • el húmero el cual es el hueso más largo de las extremidades superiores. Es uno de los huesos del esqueleto apendicular superior y se localiza exactamente en la región del brazo. Se articula en su parte superior con la escápula a través de la articulación del hombro y en la inferior con el cubito y el radio por medio delas articulaciones del hombro. La función del húmero es facilitar el movimiento del brazo, por medio de las Tales movimientos son los que realizan el hombro y del codo.

A diferencia del brazo, los huesos del antebrazo se componen de dos huesos conocidos como radio (radius) y cúbito (ulna). Los huesos del antebrazo empiezan con la articulación del codo y se articulan con los huesos de la mano a través de la muñeca. (Ver artículo de Articulación del codo)

Dejar Comentario