≡ Menu




Músculo sartorio: función, origen e inserción, dolor y más

El músculo sartorio es el músculo más largo de todo el cuerpo, que mide aproximadamente unos 55 cm. en un individuo que tenga una estatura media. El músculo sartorio se encuentra en la región anterior del muslo, además de ser el más superficial, presenta una apariencia de cinta que cruza todo el muslo en diagonal hacia dentro y abajo.

Músculo sartorio

Origen e inserción del músculo sartorio

Origen: Espina iliaca anterosuperior.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Inserción: Tendón de la pata anserina en la cara anteromedial de la región proximal de la tibia.

El músculo Sartorio es un músculo extensor largo, delgado, que va por encima de la musculatura del muslo. Se origina de la Espina ilíaca anterosuperior del hueso coxal y desciende en forma de espiral hacia la zona de la rodilla.

Pata de ganso. Tendones de los músculos semitendinoso, sartorio y gracilis

Su inserción se lleva a cabo en el tendón de la pata anserina en la cara anteromedial de la región proximal de la tibia, que también se le denomina el pata de ganso medial de la tuberosidad tibial. En su trayectoria todo el músculo está revestido por una duplicación fascial de la fascia lata.

En lo que se refiere a la inervación, esta proviene del nervio femoral (L2-4). El músculo Sartorio forma el borde lateral del triángulo de Scarpa por donde cruzan los vasos del muslo.

La pata de ganso, es la otra manera de referirnos cuando hablamos del tendón pes anserine o anserina y se le denomina así, por su gran parecido a la forma que tienen las patas de los gansos.

Para decirlo de otra manera, la pata de ganso es el punto en el cual, los tendones de los músculos semitendinoso, sartorio y gracilis, se unen y se adhieren a la tibia en la parte interior inferior de la rodilla. (Ver artículo de Músculo sóleo)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Función del músculo sartorio

El músculo sartorio es el más grande del cuerpo humano, que se extiende  desde la cadera hasta la rodilla. Como se mencionó anteriormente, tiene su origen técnico en la espina iliaca anterior superior, es decir, la parte alta y frontal del hueso de la cadera y se extiende hasta el aspecto medial del extremo proximal de la tibia, que es el extremo de la rodilla en la parte interior.

El músculo sartorio dobla la rodilla y la cadera, rota la cadera hacia afuera y abduce la cadera también.

Entre las funciones principales del músculo sartorio presentamos en cuales interviene a continuación:

Flexor de la cadera

La flexión de la cadera se produce cuando la parte alta del cuerpo desciende o cuando la pierna se alza, lo que puede suceder con la rodilla estirada o doblada. Aparte del músculo sartorio, hay otros que trabajan para movilizar la cadera tales como el iliaco, psoas, recto femoral y pectíneo.

Músculo sartorio. Flexor de la rodilla

Flexión de la rodilla

La flexión de la rodilla ocurre cuando la parte baja de la pierna se desplaza hacia el muslo y el ángulo se hace más pequeño. Esto ocurre con el sartorio y otros seis músculos: semitendinoso, semimembranoso, bíceps femoral, gracilis, poplíteo y gemelos.

Además facilita el movimiento de la rotación interna de la rodilla, cuando se ejecutan los movimientos de flexión.

Rotación externa de la cadera

La rotación externa o lateral de la cadera ocurre cuando el muslo y/o pelvis se giran hacia afuera, alejándose del cuerpo. El glúteo máximo, glúteo medio, piriforme, cuadrado femoral, obturador interno y externo, y gemelo superior e inferior actúan junto con el sartorio para la rotación externa de la cadera. (Ver artículo de Músculos lumbares)

Abducción de la cadera

La abducción de la cadera ocurre cuando la pierna permanece recta y se aleja del cuerpo. Los glúteos máximo y medio y el tensor de la fascia lata ejecuten este movimiento en conjunto con el sartorio.

Sartorio en acción

El músculo sartorio es biarticular, lo que significa, que se encuentra con dos articulaciones, en este caso, la de la cadera y la rodilla. El movimiento de cruzar las piernas hace que el sartorio intervenga, mediante todas sus acciones y permanece activo y comprometido en esa posición.

Al músculo sartorio se le adjudica el nombre, derivado de la palabra latina para sastre, que es sartor, dado que los sastres se sentaban con las piernas cruzadas en el piso mientras trabajaban.

Trayectoria

Cuando el músculo alcanza la zona inferior del muslo, el sartorio se torna horizontal y atraviesa en dirección hacia la zona interna de la rodilla, atraviesa la rodilla de atrás hacia adelante y de arriba abajo, el tendón se allana y agranda al llegar a la interlínea de la articulación, para actuar de flexor de la articulación de la rodilla.

Se inserta al comienzo de la diáfisis de la tibia por su cara medial. En el mismo lugar en el cual se inserta el sartorio también tienen su inserción, otros dos tendones más que forman la conocida pata de ganso superficial, compuesta por los músculos sartorio, grácil y semitendinoso; el sartorio es el que se localiza en la zona superficial de todos.

Acciones

El músculo sartorio actúa sobre las dos articulaciones a las que atraviesa, que son las de la cadera y la rodilla. Es el músculo flexor de la cadera y acerca el fémur hacia el interior, es decir que actúa como aductor, también rotará la cabeza femoral hacia fuera, es decir, logra poner el talón de un pie delante de la rodilla de la pierna contraria.

En la zona de la rodilla actúa como flexor y a mitad de camino entre la flexión y la extensión contribuye en rotar la tibia hacia adentro con respecto al fémur. Ninguna de las acciones del músculo sartorio es acentuada, de tal manera, que es primordialmente un músculo sinergista, el cual actúa junto con otros músculos del muslo que son los que proporcionan los movimientos.

Músculos sinergistas Son los que trabajan junto con los agonistas para realizar un movimiento. (Ver artículo de Músculos Romboides)

Tratamiento para un músculo sartorio dañado

El músculo sartorio es un músculo largo adyacente a la zona baja de la cadera exterior. Se expande a lo largo de la cadera, atraviesa hasta la zona interna del muslo y conecta con el interior de la rodilla.

Por lo general, el músculo sartorio se lesiona al correr, saltar o por un impacto directo, como ocurre en los jugadores de fútbol. Los bailarines y los gimnastas también se lesionan comúnmente, lo que produce dolor en la cadera y la ingle. El tratamiento que es más común, incluye una composición de cremas, medicación, estiramiento y ejercicios de rehabilitación.

Músculo sartorio dañado

Los efectos del descanso, el frío y el calor

Cuando se sufre una lesión en el músculo sartorio, por lo general se requiere de un período largo de descanso para evitar que se empeore. Las primeras 48 horas, son decisivas, se puede aplicar hielo para disminuir la inflamación y el dolor, lo que ocasiona una vaso-constricción, que es la que ejerce control sobre la hinchazón condicionando el flujo de sangre y líquidos en la zona.

Se debe hacer presión con el hielo sobre el área central de la lesión, que por lo general, puede ser la cadera, la ingle, o también la zona profunda del muslo.

Frecuentemente, los especialistas aconsejan elevar la zona lesionada por sobre el nivel del corazón para disminuir la hinchazón. Luego de que baja, por lo general, se usa calor para impulsar el flujo de sangre, la cual aporta sus propiedades curativas en el área lesionada.

Tipos de medicación

El Ibuprofeno, el naproxeno y otros fármacos antiinflamatorios también pueden aliviar la hinchazón y el dolor. Actúan como inhibidores Cox-2, que impiden que estas enzimas y protaglandinas, es decir, químicos, reaccionen como lo hacen en otras lesiones. Esto contribuye a disminuir el dolor y la hinchazón. También son recomendadas por su acción eficaz, las cremas como Bengay para tratar estas lesiones. En casos agudos, se pueden prescribir esteroides.

Ejercicios de resistencia

Tipos de ejercicios de estiramiento y masajes

Después de que la hinchazón y el dolor desaparecen, se pueden comenzar a hacer ejercicios de estiramiento para que el músculo sartorio se vuelva a acostumbrar al movimiento.

El estiramiento impulsa el flujo de sangre en la zona, lo que contribuye, al mismo tiempo, a aflojar al músculo.

Por otro lado, el músculo sartorio se puede tensar, si pasa mucho tiempo sin actividad, muy particularmente, en personas de avanzada edad.

El estiramiento frecuente, aún después de que la lesión se haya curado, contribuirá a que no ocurran lesiones futuras. Algunas veces, se utilizan los masajes para incentivar el flujo de sangre y linfa, distender al músculo, calmar los espasmos, disminuir las potenciales cicatrices y mejorar la cura del tejido del músculo.

Tipos de ejercicios de resistencia

Después que una persona ha estirado su músculo sartorio por un largo tiempo, puede ser que esté ya esté preparada para los ejercicios de resistencia.

Por lo general,  es recomendable hacer ejercicios de flexión de caderas, bien sea, parado o sentado, para incrementar la fuerza. Los ejercicios de flexión han sido creados para producir tensión mientras se expanden las piernas juntas estando sentada o impulsando las piernas hacia atrás, en posición de pie.

Los dos movimientos también pueden contribuir a reparar la fuerza del músculo sartorio lesionado. Las extensiones de rodillas, también ayudan a fortalecer el muslo interno y en las secciones del músculo de las rodillas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Período de tiempo

No hay un cálculo preciso de un período de tiempo, para la recuperación de una lesión del músculo sartorio. Las personas que hagan el tratamiento que su especialista le haya prescrito, serán los que logren una más rápida recuperación. (Ver artículo de Músculos de la pierna)

Dolor en el músculo sartorio

Para realizar movimientos con las piernas, hacia adelante, hacia atrás y hacia un lado, es necesaria la intervención de los músculos, el sartorio y recto interno, los cuales son parte integral de estos movimientos.

El músculo recto interno se localiza en la zona interna del muslo, se enlaza con la parte inferior del hueso púbico en la superficie interior superior del hueso de la rodilla. Mientras que el músculo sartorio se enlaza desde la parte superior del hueso púbico y se enrolla alrededor del muslo y se conecta a la parte interna de la rodilla.

Bursa en la pata de ganso

A pesar de que ambos músculos en situaciones parecidas, trabajan en oposición entre sí. El recto interno del muslo eleva, mientras que el sartorio lo hace caer. No obstante, los músculos en conjunto, intervienen para flexionar la rodilla, haciendo posible, que la pierna llegue al pie y tocar los glúteos. Estos músculos pueden resultar propensos a la disfunción, debido a las lesiones y el uso excesivo.

Los músculos sartorio, recto y semitendinoso que son músculos que también se conectan a la parte superior del muslo y sus tendones adhieren los músculos a los huesos, forman la pata de ganso.

Por la parte de debajo de dicho músculo se localiza una bursa, que actúa para facilitar un movimiento suave y deslizante contra el hueso de la cadera cuando los músculos están en uso.

No obstante, el uso excesivo de estos músculos y los tendones pueden volverse en contra de la bursa, ocasionando una inflamación que se conoce con el nombre de bursitis pata de ganso. El dolor que produce este padecimiento, se siente en la cadera y en el área de los muslos. Si se siente este dolor cuando se realizan ciertas actividades, como correr, es recomendable consultar a un especialista para el diagnóstico.

Lesiones del músculo sartorio

Cualquier actividad deportiva que exige la ejecución o cambios rápidos de peso afectarán a los músculos sartorios y recto interno, haciéndolos propensos a las lesiones. Una lesión puede ser ocasionada por un cambio rápido de peso o una caída.

Lesiones del músculo sartorio

Debido a que la zona de los muslos está compuesta del funcionamiento complejo de músculos, las lesiones de sartorio y los músculos recto interno, pueden ser interpretados como tirones en la ingle y fracturas de tibia, respectivamente. El especialista es quien puede hacer las pruebas pertinentes en el músculo del muslo y señalar la fuente de la lesión.

Las lesiones que se pueden generar en el músculo sartorio, son consecuencia de la ruptura en las fibras longitudinales o fusiformes, las cuales son las fibras musculares que lo conforman. Si el impacto que se produce, resulta mayor al que las fibras pueden llegar a generar, se producen tales rupturas. Las lesiones más comunes son las siguientes:

  • Lesión por traumatismo: Es la que se produce por recibir un golpe sobre un área determinada del músculo. Una de las lesiones que se origina más comúnmente, es la Pata de ganso, la cual es denominada como la lesión que se origina en el tendón pes anserine o anserina, también. Este tipo de lesión, no solo afecta el músculo sartorio, sino que también, el músculo semitendinoso y el músculo grácilLos síntomas pueden presentar dolores agudos e intensos con enrojecimiento de la piel, sensibilidad e hinchazón de la zona afectada.
  • Lesión por actividad cardiovascular: este tipo de lesión es la que puede ocasionar daños en las fibras musculares por correr o saltar de manera inapropiada. Por lo general, son el tipo de lesión que sufren los jugadores de fútbol, corredores y bailarines profesionales.
  • Lesiones por falta de calentamiento: estas lesiones son frecuentes en esas personas que comienzan rutinas de ejercicios sin haber preparado el cuerpo, apropiadamente, para ejecutar tales rutinas físicas.

Prevención/tratamiento para lesiones del Músculo sartorio

La mejor manera para prevenir una lesión en el músculo sartorio es una buena rutina de estiramiento antes de la actividad deportiva que se va a llevar a cabo.

Cruzar una pierna sobre la otra e inclinarse, doblarte hacia adelante, puede estirar los músculos, puedes tirar del pie hacia los glúteos y manteniendo durante 10 a 15 segundos.

El calzado es otra forma de prevenir las lesiones. El uso de los zapatos apropiados, pueden contribuir también. De llegar a padecer una lesión, se reposar para que los músculos descansen y el frío, es decir, colocar hielo en la zona afectada disminuye la hinchazón. No se debe comenzar la actividad demasiado rápida, después de curar la lesión, porque se pueden producir desgarros musculares y los esguinces.

Sin embargo para tratar lesiones en el Músculo sartorio, se puede recurrir a ejercicios de rehabilitación, de meditación, de estiramiento, aplicación de cremas y gel relajantes y administración de analgésicos. Además de estos tratamientos a continuación, que son los más empleados:

Estiramiento para fortalecer el músculo sartorio

Reposo: es indispensable, no solo para la regeneración del músculo, sino también para la prevención. Se debe guardar un tiempo prudente de reposo, hasta la rehabilitación y recuperación total del músculo, antes de volver a las rutinas de ejercicio.

Masajes y ejercicios: la aplicación de masajes relajantes sobre el área lesionada, es recomendable, para el momento en el que la inflamación ha cedido. También se pueden realizar estiramientos que contribuyan a estimular los músculos, para activar la circulación de la sangre y con ello impedir los espasmos, lesiones futuras  y sanando las fibras.

Medicamentos: son una buena opción en lo que respecta al alivio de una lesión en el músculo sartorio. Estos pueden ser en cremas y pomadas, comprimidos analgésicos como el ibuprofeno y el naproxeno, antiinflamatorios y en casos más severos, los esteroides.

Aplicación de compresas: se recomienda el uso de compresas frías, hielo, agua caliente o combinándolas entre ambas. Esto ayudará a bajar la hinchazón y el enrojecimiento causado.

Ejercicios de flexibilidad: esta alternativa es recomendable aplicarla, después de tener un adecuado periodo de descanso y haber realizado los respectivos ejercicios de estiramiento para activar los músculos. Se puede implementar una rutina de ejercicios de flexión que fortalezca la tensión muscular, generando la fuerza en las extremidades, que se ha perdido producto de la lesión.

Alimentación: existen alimentos que presentan propiedades curativas y son excelentes para sanar las lesiones que se originan con las rupturas de las fibras musculares. Los más efectivos son: la sábila, los frutos secos, las espinacas, las acelgas, el aguacate, el pepino, cualquier tipo de té, el brócoli, la coliflor, la linaza, el limón y otros. (Ver artículo de Clasificación de los músculos)

Tendinitis de la pata de ganso

Como ya se ha mencionado anteriormente, pata de ganso se le denomina a la parte alta e interior de la tibia a la altura de la rodilla, lugar donde se insertan los músculos sartorio, recto interno o grácil (aductor) y semitendinoso (isquiotibial) y es precisamente en esa zona de inserción, donde los 3 tendones de los músculos se van desgastando, en mayor o menor medida, lo que produce dolor.

Tendinitis de la pata de ganso

Causas de la tendinitis de la pata de ganso

La tendinitis de la pata de ganso es causada, por lo general por:

  • Mala pisada por alteraciones estructurales de la cadera, rodilla o tobillo.
  • Incremento de los kilómetros cuesta abajo y en superficies inestables.
  • Empleo de zapatillas no apropiadas que amortigüen poco y/o que no corrijan lo que tenga que corregir ya sea por exceso o por defecto.
  • Carencia de flexibilidad y reducción de los músculos aductores, por una sobresolicitación y/o por falta de estirarlos adecuadamente.

En la parte alta e interna de la tibia a la altura de la rodilla donde tienen su inserción, o tal vez, un poco más arriba, los tendones de los tres músculos: sartorio, grácil y semitendinoso, justamente en el momento del paso y a lo largo de todo el apoyo unipodal, es decir un solo pie, durante la carrera.

Tratamiento para la tendinitis de la pata de ganso

La mejor manera de aliviar la tendinitis de la pata de ganso es por medio de masajes y presiones, rehabilitando la articulación de los tres tendones, por medio de una variedad de tratamientos por parte del fisioterapeuta.

Se estima que el tiempo de rehabilitación sea entre 4 semanas y 3 meses.

Tendinitis rotuliana

Otro tratamiento que se podría aplicar es un ligero masaje en el área lesionada con cualquier tipo de crema antiinflamatoria o la que se utiliza para la tendinitis rotuliana, luego, realizar estiramiento de la zona de los aductores por un tiempo no mayor de un minuto de manera ligera y enseguida al finalizar, colocar hielo en el área lesionada, para lo cual se puede utilizar una bolsa pequeña en la parte interna de la rodilla y luego poner una toalla y sostener con la rodilla contraria apretando ligeramente para que no se caiga. Repetir esto todo los días antes de ir a la cama hasta que desaparezca.

Si la manera de dormir es en posición fetal, se debe poner un cojín entre las piernas para impedir la aparición de dolores innecesarios y presiones en el área lesionada que dificulten su rehabilitación.

Ejercicio recomendado

Se coloca un balón, toalla o colchoneta doblada entre las piernas, dar saltos con los pies juntos hacia delante sin que los saltos sean muy violentos.

De 3 a 5 series de repitiendo 12 veces, 1 a 3 veces por semana, descansando 3 minutos que se emplearán para estirar bien los cuádriceps, isquiotibiales y aductores.

Estiramiento recomendado

Estirar los aductores e isquiotibiales, para ello, se coloca uno de los pies en un banco bajo o escalón alto, con el talón parialmente caído y enseguida bajar con el tronco en hacia el pie que se tiene apoyado, repetir de los dos lados, de 25 a 35 segundos varias veces al día. (Ver artículo de Músculos isquiotibiales)

Ejercicios para fortalecer el músculo sartorio

Ejercicios frankensteins

Los ejercicios a los que se les denomina Frankensteins ayudan a fortalecer el músculo sartorio con la flexión de la cadera. Este ejercicio se debe realizar sin pesas, o se pueden colocar en los para mayor resistencia.

Este consiste en pararse con los pies abiertos al ancho de los hombros y los dedos dirigidos hacia adelante. Flexionar la cadera izquierda y doblar la rodilla a 90 grados, hasta que el muslo quede en posición paralela al suelo a la altura de la cintura.

Sin doblar la pierna derecha, cruzar la rodilla izquierda sobre el cuerpo todo lo que se pueda y luego abrir la cadera izquierda, para que la rodilla apunte al costado del cuerpo. Volver a poner el pie izquierdo en el suelo y repetir el ejercicio con la pierna derecha. Realizar de cinco a 10 repeticiones en cada lado.

El ejercicio de abducción de la cadera de costado sirve para fortalecer el sartorio. De la misma manera que con Frankenstein, se emplea el peso del cuerpo o se utilizan pesas en los tobillos. Para ello se deben acostar sobre el lado derecho con las piernas encima una de la otra y los tobillos doblados a 90 grados, para que los dedos señalen hacia adelante.

Abducción de la cadera de costado

Apoyar la cabeza en el brazo derecho y el brazo izquierdo sobre el cuerpo. Los dedos de los pies deben mantenerse hacia adelante, levantar la pierna izquierda estirada para dejar un espacio de 15,2 a 30,5 cm entre las piernas. Poco a poco, regresar a la posición inicial y repetir. También realizar el ejercicio con la pierna derecha.

Así como los Frankensteins, el ejercicio de flexión de la cadera en decúbito supino también fortalece el músculo sartorio flexionando la cadera. Para realizar este ejercicio se debe asegurar un extremo de una banda de resistencia a un objeto firme que se encuentra cerca del piso y el otro extremo alrededor deltobillo izquierdo.

Estando sentado, deslizarse hacia la derecha para tensar la banda, luego acostarse boca arriba con las piernas extendidas y los talones en el suelo. Levantar el pie izquierdo y mover la rodilla hacia el pecho en la medida de lo posible para estirar la banda. Poco a poco, regresar a la posición inicial y repetir. Luego de realizar el número deseado de series con la pierna izquierda, atar el brazalete en el tobillo derecho y repetir el ejercicio con la pierna derecha.

Dejar Comentario