≡ Menu




Enfermedades del cerebro: más comunes, síntomas y mucho más

Hay muchas cosas que pueden afectar el cuerpo humano en este mundo. Esto también se aplica al cerebro humano. Las enfermedades del cerebro pueden afectarlo de una manera física o bioquímica, o de alguna otra manera.

¿Cuáles son las más comunes?

Los problemas del cerebro comprenden una variedad de trastornos y afecciones, ya sea causados por un impedimento físico que puede detectarse mediante pruebas de diagnóstico y un neurocirujano, o pueden ser causados por factores que todavía no se comprenden por completo, como la enfermedad de Alzheimer y el autismo. Las disfunciones neurológicas pueden ser causadas por tumores cerebrales primarios o segundos, aneurismas, traumatismo craneoencefálico o vasos sanguíneos bloqueados que pueden reventar y desencadenar un derrame cerebral.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Las convulsiones cerebrales son impulsos eléctricos repentinos y anormales en un grupo de células dentro del cerebro. Pueden indicar epilepsia u otros trastornos. La enfermedad de Parkinson es un trastorno del cerebro que causa temblores o temblores y dificultad para caminar, moverse y coordinarse. Otras condiciones que no proporcionan causas fisiológicas claras son el trastorno bipolar o la depresión maníaca, que implican períodos abruptos de estados de ánimo cambiantes y van desde la excitabilidad extrema a los períodos de depresión.

¿Cuáles son sus síntomas?

Existen numerosos síntomas de daño cerebral, ya sea traumático o adquirido. Se dividen en cuatro categorías principales:

  • Cognitivo
  • Perceptivo
  • Físico
  • Conductual / emocional

Los síntomas cognitivos del daño cerebral incluyen:

  • Dificultad para procesar información
  • Dificultad para expresar pensamientos
  • Dificultad para entender a los demás
  • Plazo de atención acortado
  • Incapacidad para comprender conceptos abstractos
  • Capacidad de toma de decisiones deteriorada
  • Pérdida de memoria

Los síntomas perceptuales de daño cerebral incluyen:

Tambien Te Recomiendo Ver...

  • Cambio en la visión, la audición o el sentido del tacto
  • Desorientación espacial
  • Incapacidad para detectar el tiempo
  • Trastornos del olfato y el gusto
  • Problemas de equilibrio
  • Aumento de la sensibilidad al dolor

Los síntomas físicos del daño cerebral incluyen:

  • Dolores de cabeza persistentes
  • Fatiga mental extrema
  • Fatiga física extrema
  • Parálisis
  • Temblores
  • Convulsiones
  • Sensibilidad a la luz
  • Trastornos del sueño
  • Habla fluida
  • Pérdida de consciencia

Los síntomas conductuales / emocionales del daño cerebral incluyen:

  • Irritabilidad e impaciencia
  • Tolerancia reducida para el estrés
  • Lentitud
  • Emociones o reacciones aplastadas o intensificadas
  • Denegación de discapacidad
  • Aumento de la agresividad

¿Cuáles son sus tipos?

La AD comienza en lo profundo del cerebro donde las neuronas sanas comienzan a trabajar de manera menos eficiente y eventualmente mueren. Este proceso se extiende gradualmente al centro de aprendizaje y memoria del cerebro, el hipocampo, y otras áreas del cerebro, que también comienzan a reducirse. Al mismo tiempo, las placas beta-amiloides y los ovillos neurofibrilares comienzan a diseminarse por todo el cerebro. Los científicos creen que estos cambios cerebrales comienzan entre 10 y 20 años antes de que aparezcan los signos o síntomas de la enfermedad.

Demencias. La demencia es un síndrome que implica la pérdida de la memoria y la disminución del funcionamiento intelectual que es lo suficientemente grave como para interferir con la capacidad de un individuo para realizar tareas de rutina. Más específicamente, implica: deterioro en dos o más áreas de pensamiento y capacidad mental, por ejemplo, olvido crónico, planificación, organización y toma de decisiones, y confusión (ver artículo: Sinapsis Neuronal).

Los tumores cerebrales primarios, en los que el cáncer se origina en el cerebro, representan el 50 por ciento de los tumores cerebrales. El cáncer cerebral secundario o metastásico, en el que las células cancerosas se han diseminado al cerebro desde un tumor localizado en otra parte del cuerpo, explica los otros casos. Entre el veinte y el treinta por ciento de los pacientes con cáncer metastásico (cáncer que se disemina desde su origen) desarrollan cáncer cerebral secundario.

Aproximadamente 100,000 casos de cáncer cerebral secundario se diagnostican cada año en los Estados Unidos a la Sociedad Estadounidense del Cáncer, a más de 22,000 estadounidenses se les diagnosticará cáncer cerebral en 2011 y más de 13,000 morirán a causa de la enfermedad. La incidencia anual de cáncer cerebral en este país es de 15-20 casos por cada 100,000 personas. La enfermedad es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer en pacientes menores de 35 años.

Para otros pacientes, los medicamentos para prevenir las convulsiones, llamados anticonvulsivos, pueden reducir el número de ataques que experimenta. La epilepsia que no mejora con medicamentos anticonvulsivos se llama epilepsia refractaria médica. La cirugía para eliminar las células cerebrales anormales que causan convulsiones puede ser útil para algunos pacientes. Para otros pacientes, se puede recomendar la cirugía para colocar un estimulador del nervio vago (ENV).

Los trastornos mentales, también llamados trastornos psiquiátricos, son enfermedades o condiciones médicas que se desarrollan en el cerebro o lo afectan. Estas condiciones médicas interrumpen el pensamiento, sentimiento, estado de ánimo, el funcionamiento diario y la capacidad de relacionarse con los demás. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría desarrolló un sistema de clasificación llamado Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) para ayudar a los médicos y otros profesionales de la salud a diagnosticar los trastornos mentales.

Tratamientos

El ginseng asiático es una hierba neuroprotectora que es eficaz en el tratamiento de trastornos cerebrales múltiples como la esquizofrenia. Mejora la capacidad mental, estimula el flujo de sangre y ayuda en la reestructuración de las células cerebrales, lo que ayuda a comunicar mensajes a todo el cuerpo. El ginseng asiático también ayuda a acelerar el proceso de recuperación de las enfermedades cerebrales causadas por los efectos del alcohol (ver artículo: Nervio Peroneo).

Aunque el ginseng asiático tiene menos efectos secundarios en comparación con otros medicamentos competitivos, sí interfiere con el efecto de los medicamentos farmacéuticos, como los sedantes, los narcóticos y los medicamentos para el corazón. Se recomienda a las personas que ya padecen diabetes, presión arterial alta y quienes toman medicamentos antipsicóticos que consulten a un médico antes de considerar el ginseng asiático con fines terapéuticos.

La manzanilla puede ser beneficiosa en la prevención de enfermedades cerebrales que atribuyen a la presencia de apigenina que realiza actividad neuroendocrina. Se une a las células del cerebro y crea un efecto tranquilizante suave. Este efecto curativo beneficia a las personas que sufren de depresión o complicaciones asociadas, como insomnio, dolores de cabeza, dolor de espalda, síndrome del intestino irritable y sueño perturbado (ver artículo: Nervio ilioinguinal).

Los estudios han demostrado que la hierba de manzanilla también es eficaz en la curación de ataques y convulsiones y tiene un efecto calmante sobre los trastornos relacionados con la ansiedad. Un punto importante a tener en cuenta aquí es que la manzanilla puede causar una reacción alérgica en algunas personas con síntomas que varían desde náuseas y vómitos leves hasta alergia anafiláctica severa. Además, debido a su naturaleza sedante, la manzanilla puede interactuar con otras drogas contra la ansiedad o medicamentos para dormir.

Enfermedades congénitas

Los avances en genética y biología molecular han llevado a una mejor comprensión del control del desarrollo del sistema nervioso central (SNC). Es posible clasificar las anomalías del SNC de acuerdo con las etapas de desarrollo en las que ocurren, como se muestra a continuación. La evaluación cuidadosa de los pacientes con estas anomalías es importante para proporcionar un pronóstico preciso y asesoramiento genético (ver artículo: Nervios Espinales o Cervicales).

Antes de revisar las diversas anomalías que pueden afectar el sistema nervioso central, es conveniente hacer una breve descripción del desarrollo normal del sistema nervioso central. después del desarrollo de las tres capas celulares del embrión temprano (ectodermo, mesodermo y endodermo), el mesodermo subyacente (el “inductor”) envía señales a una región del ectodermo (el “tejido inducido”), indicándole que desarrollar en tejido neural (ver artículo: Nervio Motor Ocular).

Formación del tubo neural: el ectodermo neuronal se pliega para formar un tubo que se extiende durante la mayor parte del embrión. Regionalización y especificación: la especificación de diferentes regiones y células individuales dentro del tubo neural ocurre tanto en el eje rostral / caudal como en el dorsal / ventral. Las tres regiones básicas del SNC (cerebro anterior, mesencéfalo y rombencéfalo) se desarrollan en el extremo rostral del tubo, con la médula espinal más caudal.

Dentro de la especificación de la médula espinal en desarrollo de las diferentes poblaciones de precursores neuronales (cresta neural, neuronas sensoriales, interneuronas, células gliales y neuronas motoras) se observa en ubicaciones progresivamente más ventrales. Este proceso es el resultado de la interacción entre genes cuya expresión define territorios individuales o tipos de células, y moléculas de señalización difusibles (como el sonic hedgehog) secretadas por áreas adyacentes del embrión.

Enfermedades degenerativas

Las enfermedades cerebrales degenerativas tienen un enorme impacto en nuestra sociedad que envejece. La enfermedad de Alzheimer roba progresivamente a sus víctimas de la memoria. La enfermedad de Parkinson provoca alteraciones en el movimiento. La demencia frontotemporal provoca cambios desconcertantes en los pensamientos y el comportamiento de una persona. La enfermedad de Huntington priva a una persona de su capacidad para caminar, hablar, pensar y razonar, a menudo a partir de los 30 y los 40 años.

En todas estas enfermedades cerebrales degenerativas, el tiempo desde el inicio de los síntomas hasta la muerte puede ser de hasta diez o veinte años, y la vida de muchas personas se caracteriza por una pérdida total de independencia en los últimos años. El asombroso impacto emocional que estas enfermedades tienen sobre sus víctimas y sus familias, así como el costo económico para la sociedad, ha llevado a los neurocientíficos de todo el mundo a esforzarse por identificar estrategias efectivas de prevención y tratamiento.

Los científicos locales están investigando la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la demencia fronto-temporal y la enfermedad de Huntington desde el nivel genético hasta los síntomas clínicos. En la enfermedad de Alzheimer, el trabajo realizado en Cambridge fue el primero en demostrar que la proteína tau asociada a microtúbulos es el principal componente de los filamentos que forman los ovillos neurofibrilares en esta enfermedad y otras tauopatías (ver artículo: Nervios Raquideos Cervicales).

Los neurocientíficos de Cambridge descubrieron que alfasinucleína es el principal componente de los cuerpos de Lewy, los agregados característicos de la enfermedad de Parkinson. Uno de los modelos más útiles para estudiar los mecanismos de deposición de alfasinucleína en la enfermedad de Parkinson se produjo en Cambridge. El vínculo entre tau y neurodegeneración se estableció en Cambridge, con la identificación de una de las primeras mutaciones genéticas en el gen tau como la causa de algunas formas familiares de demencia fronto-temporal.

Los científicos de Cambridge formaron parte del equipo de colaboración que descubrió el gen de la enfermedad de Huntington. El primer modelo animal genético de la enfermedad de Huntington se caracterizó conductualmente aquí. Los científicos de la Universidad demostraron recientemente que los procesos fisiológicos y celulares novedosos e importantes, como la autofagia y los déficits del ritmo circadiano, contribuyen a la neuropatología molecular de la enfermedad de Huntington.

Los neurocientíficos de Cambridge han caracterizado la naturaleza de la disfunción cognitiva en la enfermedad de Huntington y fueron de los primeros en identificar cambios específicos en casos presintomáticos, ideando una batería de pruebas para evaluar el deterioro cognitivo que ahora se utiliza en todo el mundo. Además, los neuropsicólogos de Cambridge también inventaron una prueba cognitiva que predice el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer en pacientes con deterioro cognitivo leve.

Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad del cerebro. Causa la muerte de un gran número de células nerviosas en el cerebro. Esto afecta la capacidad de una persona para recordar y pensar con claridad. Los médicos no saben qué causa la enfermedad. Sí saben que generalmente comienza después de los 60 años, y casi la mitad de las personas de 85 años o más pueden tener la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, no es una parte normal del envejecimiento (ver artículo: Nervio Espinal).

Las personas con la enfermedad de Alzheimer pierden la capacidad de conducir un automóvil, preparar una comida o incluso leer un periódico. Pueden perderse fácilmente y encontrar incluso cosas simples y confusas. Algunas personas se vuelven preocupadas, enojadas o violentas. En algún momento, las personas con la enfermedad de Alzheimer pueden necesitar que alguien se haga cargo de todas sus necesidades (alimentación, baño, etc.) en el hogar con un cuidador o en un hogar de ancianos (ver artículo: Nervios Craneales).

¿Qué es el ACB?

Un accidente cerebrovascular es una interrupción repentina en el suministro de sangre del cerebro. La mayoría de los accidentes cerebrovasculares son causados ​​por un bloqueo abrupto de las arterias que conducen al cerebro (accidente cerebrovascular isquémico). Otros accidentes cerebrovasculares son causados ​​por la hemorragia en el tejido cerebral cuando se rompe un vaso sanguíneo (accidente cerebrovascular hemorrágico).

Debido a que el accidente cerebrovascular ocurre rápidamente y requiere tratamiento inmediato, el accidente cerebrovascular también se denomina ataque cerebral. Cuando los síntomas de un accidente cerebrovascular duran poco tiempo (menos de una hora), esto se denomina ataque isquémico transitorio (AIT) o mini accidente cerebrovascular. Los efectos de un accidente cerebrovascular dependen de qué parte del cerebro está lesionada y qué tan severamente se lesiona.

Los accidentes cerebrovasculares pueden causar debilidad repentina, pérdida de la sensibilidad o dificultad para hablar, ver o caminar. Dado que diferentes partes del cerebro controlan diferentes áreas y funciones, generalmente es el área que rodea el golpe lo que se ve afectado. En ocasiones, las personas con accidente cerebrovascular tienen dolor de cabeza, pero el accidente cerebrovascular también puede ser completamente indoloro. Es muy importante reconocer los signos de advertencia de apoplejía y obtener atención médica inmediata si ocurren.

La esquizofrenia como enfermedad del cerebro y reto social

La esquizofrenia es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo. Kraepelin originalmente caracterizó la enfermedad como un curso que condujo casi inevitablemente a un deterioro cognitivo y conductual severo, y muchos médicos y neurocientíficos todavía lo consideran una enfermedad cerebral progresiva que conduce a la cronicidad y incapacidad social. Este punto de vista se ha visto reforzado por recientes estudios de neuroimagen que han mostrado cambios supuestamente “progresivos” en la estructura cerebral.

Un proceso neuropatológico progresivo proporcionaría un paradigma directo para comprender la relación entre la fisiopatología y un resultado de enfermedad pobre . Esta idea de la esquizofrenia como una enfermedad progresiva del cerebro también ha sido una parte importante de la justificación para desarrollar servicios de intervención temprana. De hecho, la noción de que la psicosis en sí misma puede ser tóxica para el cerebro proporcionó un impulso importante para los programas diseñados para minimizar la duración de la psicosis no tratada (DUP).

A fin de prevenir una mayor pérdida de tejido cerebral.8 Sin embargo, el desarrollo generalizado en las últimas 2 décadas de programas clínicos especializados para tratar a jóvenes que experimentan un primer episodio de psicosis (FEP) también ha proporcionado nuevas oportunidades para evaluar el resultado de la enfermedad junto con el curso de las diferencias cerebrales estructurales y los déficits cognitivos.

Enfermedades raras del cerebro

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (CJD) es un trastorno cerebral degenerativo extremadamente raro (es decir, encefalopatía espongiforme) que se caracteriza por un desarrollo repentino de síntomas neurológicos y neuromusculares rápidamente progresivos. Con el inicio de los síntomas, las personas afectadas pueden desarrollar confusión, depresión, cambios de comportamiento, problemas de visión y / o coordinación alterada.

A medida que la enfermedad progresa, puede haber un deterioro rápidamente progresivo de los procesos cognitivos y la memoria (demencia), dando como resultado confusión y desorientación, deterioro del control de la memoria, desintegración de la personalidad, agitación, inquietud y otros síntomas y hallazgos. Las personas afectadas también desarrollan anormalidades neuromusculares tales como debilidad muscular y pérdida de masa muscular (desgaste); espasmos musculares irregulares, rápidos y similares a golpes (mioclono).

Movimientos de retorcimiento continuo, lentos, involuntarios y lentos (atetosis), particularmente de los brazos y las piernas. Las etapas posteriores de la enfermedad pueden incluir una mayor pérdida de funciones físicas e intelectuales, un estado de inconsciencia (coma) y una mayor susceptibilidad a infecciones repetidas del tracto respiratorio (por ejemplo, neumonía). En muchas personas afectadas, las complicaciones que amenazan la vida pueden desarrollarse menos de un año después de que el trastorno se vuelve aparente.

En aproximadamente el 90 por ciento de los casos, la CJD parece ocurrir al azar sin motivo aparente (esporádicamente). Alrededor del 10 por ciento de las personas afectadas pueden tener una predisposición hereditaria para el trastorno. Los informes en la literatura médica sugieren que los casos familiares de ECJ son consistentes con un modo de herencia autosómico dominante.

Además, en algunos casos extremadamente raros, la CJD puede tomar una forma infecciosa. Se cree que el trastorno es el resultado de cambios (mutaciones) en el gen que regula la producción de la proteína del prión humano o la contaminación directa (transmisión) con la proteína del prión anormal en el tejido cerebral infectado.

Enfermedades del cerebro en niños

El término “trastorno neurológico” se aplica a cualquier afección causada por una disfunción en una parte del cerebro o del sistema nervioso, que provoca síntomas físicos y / o psicológicos. El desarrollo del cerebro humano comienza durante el embarazo y continúa durante la infancia, la niñez y la adolescencia. La mayoría de las células del cerebro se forman antes del nacimiento, pero los trillones de conexiones entre estas células nerviosas (neuronas) no se desarrollan hasta la infancia.

El cerebro está compuesto de materia gris (neuronas e interconexiones) y sustancia blanca (axones rodeados por una capa de mielina). Una neurona motora (arriba) transporta impulsos lejos del cerebro. El cerebro es autoorganizado. Selecciona información para reenviar su crecimiento y desarrollo. También se adapta al medio ambiente. La experiencia del medio ambiente a través de los sentidos del tacto, el olfato, la vista, el gusto y la audición produce conexiones en el cerebro.

Todos los trastornos neurológicos involucran el cerebro, la columna vertebral o los nervios. Los síntomas dependen de dónde ocurre el daño. Las áreas que controlan el movimiento, la comunicación, la visión, la audición o el pensamiento pueden verse afectadas. Los trastornos neurológicos son de amplio rango. Tienen varias causas, complicaciones y resultados. Muchos resultan en necesidades adicionales que requieren una administración de por vida.

Los síntomas de los trastornos neurológicos varían. Síntomas físicos, cognitivos (o de pensamiento), emocionales y de comportamiento pueden estar presentes, con trastornos específicos que tienen combinaciones o grupos de estos síntomas. Por ejemplo, la parálisis cerebral tiende a tener más síntomas físicos, mientras que el TDAH tiende a tener mayores efectos sobre el comportamiento.

Muchos trastornos neurológicos surgen durante los primeros años del desarrollo y pueden diagnosticarse al nacer. Algunos se diagnostican más tarde porque los síntomas solo aparecen cuando:

  • Un niño pierde los hitos del desarrollo o tiene dificultades de desarrollo (por ejemplo, autismo).
  • Se produce una infección perjudicial (por ejemplo, meningitis).
  • Un accidente causa una lesión cerebral (apoplejía, trauma, hipoxia).

Enfermedades del cerebro en bebés

Las lesiones y trastornos cerebrales del desarrollo (DBD) ocurren antes del nacimiento o en la primera infancia. Pueden ser causados ​​por factores genéticos o pueden ser lesiones cerebrales adquiridas a través de la exposición a factores ambientales (como trastorno del espectro alcohólico fetal, infección, daño cerebral físico o adicción a las drogas en la madre).

El DBD comúnmente afecta a la persona a lo largo de toda su vida y los síntomas caen en un espectro que va desde niños y adultos de alto funcionamiento hasta personas con discapacidad intelectual leve y severamente afectadas. una variedad de otros síntomas comunes.

Viviendo con un trastorno cerebral. Los niños y adultos con DBD pueden tener uno o más síntomas que incluyen dificultades de aprendizaje, dificultades de lectura y de lenguaje, problemas de concentración y atención, déficits sensoriales, problemas de memoria y recuerdo, problemas con las situaciones sociales y el procesamiento emocional. Problemas adicionales pueden implicar ataques epilépticos y deficiencias motrices como parálisis cerebral.

Algunos niños que nacen con DBD también pueden tener defectos en otros sistemas de órganos como parte de un síndrome. A menudo, tales defectos en otros sistemas de órganos pueden ser potencialmente mortales y, por lo tanto, la mayor parte de la atención clínica está dirigida a controlar esos síntomas. Sin embargo, una vez que se controla la situación que amenaza la vida, es el trastorno cerebral que con mayor frecuencia afectará la calidad de vida de la persona.

Muchas personas con DBD pueden tener autismo o sufrir aislamiento social y soledad. También hay una gran incidencia de problemas de salud mental, como ansiedad y depresión severa. Ahora también se cree que otras enfermedades mentales como la esquizofrenia y el trastorno bipolar son causadas por alteraciones en el desarrollo del cerebro.

Enfermedades cerebrales mortales

Las lesiones cerebrales (lesiones en el cerebro) se refieren a cualquier tipo de tejido anormal dentro o sobre el tejido cerebral. Los principales tipos de lesiones cerebrales son traumáticas, infecciosas, malignas, benignas, vasculares, genéticas, inmunes, placas, muerte o mal funcionamiento de las células cerebrales y radiación ionizante. Otros productos químicos y toxinas también se han asociado con lesiones cerebrales. Las lesiones cerebrales tienen muchas causas diferentes que están relacionadas con los tipos enumerados anteriormente.

Los factores de riesgo para el desarrollo de lesiones cerebrales incluyen cualquier comportamiento que aumente las posibilidades de que una persona sufra un trauma en la cabeza, exposición a ciertas infecciones, fumar y estar expuesto al humo del tabaco, exposición a muchos tipos de químicos y radiación ionizante, dieta inadecuada y consumo de alcohol Los factores de riesgo genéticos son inevitables.

Los signos y síntomas de la mayoría de las lesiones cerebrales están relacionados con el tipo de lesión. Sin embargo, algunos síntomas que a menudo se encuentran en pacientes con diferentes tipos de lesiones cerebrales incluyen dolores de cabeza (recurrentes o constantes), náuseas, vómitos, disminución del apetito, cambios en el estado de ánimo, cambios en la personalidad, cambios de comportamiento, deterioro cognitivo, incapacidad para concentrarse, problemas de visión.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Problemas de audición y equilibrio, rigidez muscular, debilidad, entumecimiento o parálisis, cambio o pérdida del sentido del olfato, pérdida de la memoria, confusión, convulsiones y coma.
Busque atención médica inmediata si se desarrolla alguno de los síntomas anteriores. El diagnóstico de lesiones cerebrales comienza con los antecedentes médicos y familiares del paciente, sus signos y síntomas, y el examen físico. Por lo general, se ordenan varios análisis de sangre y muchos pacientes se someterán a una tomografía computarizada o resonancia magnética cerebral.

El diagnóstico definitivo para algunas lesiones cerebrales se basa en el examen del tejido de la biopsia extraído de la lesión cerebral. El tratamiento de las lesiones cerebrales depende del tipo de lesión cerebral, la edad del paciente, sus problemas generales de salud y la decisión de seguir adelante con un plan de tratamiento acordado por el paciente y su equipo de tratamiento médico. Dependiendo del tipo de lesión cerebral, el tratamiento puede incluir antibióticos, cirugía cerebral, radioterapia, quimioterapia o una combinación de estos tratamientos.

Otras lesiones no tienen un tratamiento efectivo, excepto por el uso de medicamentos que pueden reducir los síntomas e impedir la progresión de la enfermedad.
Las complicaciones de las lesiones cerebrales pueden surgir del propio proceso de la enfermedad o de las modalidades de tratamiento, y pueden ir desde leves (náuseas y vómitos) hasta graves (los síntomas empeoran, convulsiones, coma o incluso la muerte).

El pronóstico de las lesiones cerebrales es muy variable según el tipo de lesión, la edad y el estado del paciente y la eficacia de los tratamientos para el paciente. El rango de pronóstico varía de bueno a pobre, con el pronóstico en algunas lesiones disminuyendo a medida que la enfermedad del paciente empeora progresivamente con el tiempo (generalmente años).

¿Cuál es la enfermedad del cerebro pequeño?

La microcefalia es un sistema nervioso raro que causa que la cabeza de un bebé sea pequeña y no esté completamente desarrollada. El cerebro del niño deja de crecer como debería. Esto puede suceder mientras el bebé todavía está en el útero de la madre o durante los primeros años del nacimiento. ¿Cómo obtiene un bebé microcefalia? Es posible que su médico no pueda decirle por qué le sucedió esto a su bebé. En la mayoría de los casos, la causa exacta es desconocida.

Puede ser provocado por:

  • Un problema con sus genes (microcefalia congénita)
  • Algo en su entorno (microcefalia adquirida)

La microcefalia congénita se transmite de padres a hijos. Es causado por defectos en los genes relacionados con el desarrollo temprano del cerebro. La microcefalia a menudo se observa en niños con síndrome de Down y trastornos genéticos. La microcefalia adquirida significa que el cerebro del niño entró en contacto con algo que es su crecimiento y desarrollo. Algunas cosas que pueden hacer esto mientras el bebé está en el útero son:

Infecciones virales, incluida la rubéola (sarampión alemán), la varicela y posiblemente el zika, que se transmite por los mosquitos, Infecciones de parásitos, como toxoplasmosis o citomegalovirus Productos químicos tóxicos como el plomo, No obtener suficientes alimentos o nutrientes (desnutrición), Alcohol, Drogas, La microcefalia adquirida también puede ser causada por otras cosas, que incluyen:

  • Hemorragia o accidente cerebrovascular en el recién nacido
  • Lesión en el cerebro después del nacimiento
  • Debilidad en la columna vertebral o cerebro

¿Cuáles afectan la vista?

Para un número significativo de pacientes, el primer indicio de que tienen EM es un problema visual. Fácilmente, una cuarta parte hasta la mitad de los pacientes con EM podrían presentarse por primera vez con algún tipo de problema visual. Casi todos los pacientes con EM tienen algún tipo de alteración visual en su vida.

No es raro que los pacientes tengan doble visión. La razón por la que ves más de una imagen es porque los ojos no funcionan juntos. Los pacientes también pueden tener visión temblorosa donde los pacientes tienen problemas para leer o mirar televisión porque la imagen está temblando debido a la EM. Uno de los problemas de visión más comunes que padecen las personas con EM es la pérdida de visión en un ojo y eso se llama neuritis óptica.

Una de las características de la esclerosis múltiple, incluso el nombre de la esclerosis múltiple en sí misma, presenta diferentes eventos, múltiples veces, durante el curso de su enfermedad. Llamamos a ese ataque, recaída y exacerbación. Cualquier sistema individual puede mejorar dentro de semanas o meses, pero el problema es que a veces otros síntomas también aparecen. Pueden ser de corta duración, pero el problema es que puede tener muchos síntomas diferentes.

Enfermedades tumorales

Un tumor, también conocido como neoplasia, es una masa anormal de tejido que puede ser sólida o llena de líquido. No es lo mismo que un cáncer, aunque algunos pueden convertirse en cáncer. Un tumor es una especie de bulto o hinchazón y no representa necesariamente una amenaza para la salud.

Aquí hay algunos puntos clave sobre los tumores. Más detalles e información de respaldo está en el artículo principal.

  • Los tumores no son necesariamente cancerosos.
  • Los tumores benignos no se pueden diseminar.
  • Un tumor premaligno es aquel que aún no es canceroso pero que está por llegar a ser.
  • Una biopsia por escisión implica extirpar un bulto completo o el área circundante.

Cuando los médicos usan el término tumor, hablan de forma genérica y no sobre el tamaño de la lesión. Los tamaños de los tumores pueden variar enormemente. Se los puede denominar masas, que son más grandes, o nódulos, que se refieren a bultos más pequeños. Casi cualquier tipo de célula o tejido puede convertirse en un tipo de tumor. Hay muchos tipos diferentes de tumores y una variedad de nombres para ellos. Sus nombres generalmente reflejan su forma, el origen de la célula y el tipo de tejido en el que aparecen.

En general, los tumores se dividen en tres grupos:

  • Benigno: estos no son cancerosos y no se pueden propagar. Un tumor benigno se mantendrá en su forma actual. Por lo general, no regresan después de ser eliminados.
  • Premaligno: un tumor premaligno aún no es canceroso, pero parece estar desarrollando las propiedades del cáncer.
  • Maligno: los tumores malignos son cancerosos. Ellos pueden crecer, expandirse y empeorar.

A veces no hay una línea divisoria clara entre los tumores cancerosos, precancerosos y no cancerosos. En algunos casos, colocar un tumor en una categoría puede ser una estimación, especialmente si el tumor está en el medio del espectro o cambia rápidamente. Algunos tumores benignos pueden llegar a ser premalignos y luego malignos.

Enfermedad vascular cerebral

Un síntoma neurológico o complejo sintomático causado por isquemia cerebral o hemorragia se conoce comúnmente como accidente cerebrovascular (ACV) o accidente cerebrovascular. Las características clínicas cardinales son el inicio repentino o subagudo y (a excepción de la hemorragia subaracnoidea) déficit neurológico focal. Dependiendo de cuándo se ve al paciente y la causa subyacente, el déficit puede ser estable, progresivo o completamente resuelto.

Excepto por estas características comunes, las enfermedades cerebrovasculares son un grupo muy diverso de trastornos que se clasifican según la etiología, la ubicación y la duración de los síntomas.

Las enfermedades cerebrovasculares se subdividen en eventos isquémicos y hemorragias cerebrales, con muchas etiologías para cada uno (cuadro 55.1). Los eventos isquémicos se clasifican según los síntomas ocurridos en la distribución carotídea o vertebrobasilar (cuadro 55.2) y según la duración de los síntomas. Los ataques isquémicos transitorios (AIT) rara vez duran más de unos pocos minutos y nunca más de 24 horas. En el accidente cerebrovascular isquémico, el déficit neurológico ha estado presente más de 24 horas y puede ser progresivo, estable o resolverse.

Enfermedad cerebrovascular

La palabra cerebrovascular se compone de dos partes: “cerebro”, que se refiere a la gran parte del cerebro, y “vascular”, que significa arterias y venas. Juntos, la palabra cerebrovascular se refiere al flujo sanguíneo en el cerebro. El término enfermedad cerebrovascular incluye todos los trastornos en los que un área del cerebro se ve afectada temporal o permanentemente por isquemia o hemorragia y uno o más de los vasos sanguíneos cerebrales están involucrados en el proceso patológico.

La enfermedad cerebrovascular incluye apoplejía, estenosis carotídea, estenosis espinal y estenosis intracraneal, aneurismas y malformaciones vasculares. Las restricciones en el flujo sanguíneo pueden ocurrir debido al estrechamiento del vaso (estenosis), la formación de coágulos (trombosis), el bloqueo (embolia) o la ruptura de los vasos sanguíneos (hemorragia). La falta de suficiente flujo sanguíneo (isquemia) afecta el tejido cerebral y puede causar un derrame cerebral.

El corazón bombea sangre al cerebro a través de dos conjuntos de arterias, las arterias carótidas y las arterias vertebrales. Las arterias carótidas se encuentran en la parte frontal del cuello y son lo que usted siente cuando toma el pulso justo debajo de la mandíbula. Las arterias carótidas se dividen en las arterias externas e internas cerca de la parte superior del cuello con las arterias carótidas externas que suministran sangre a la cara y las arterias carótidas internas que van al cráneo.

Dentro del cráneo, las arterias carótidas internas se ramifican en dos arterias grandes, las arterias cerebrales anterior y media y varias arterias más pequeñas, las arterias oftálmicas, las arterias coroidea anterior comunicante y anterior. Estas arterias suministran sangre a los dos tercios delanteros del cerebro.

Las arterias vertebrales se extienden a lo largo de la columna vertebral y no se pueden sentir desde el exterior. Las arterias vertebrales se unen para formar una única arteria basilar cerca del tronco encefálico, que se encuentra cerca de la base del cráneo. El sistema vertebrobasilar envía muchas ramas pequeñas al tronco encefálico y las ramas para formar las arterias cerebelosa posterior y meníngea posterior, que irrigan el tercio posterior del cerebro. La yugular y otras venas sacan sangre del cerebro.

Enfermedad cerebrovascular isquémico

El accidente cerebrovascular isquémico también puede ser causado por una deformidad en las válvulas del corazón o como resultado de una afección llamada endocarditis, en la cual el revestimiento interno del corazón se inflama. Los coágulos pueden formarse en estas superficies anormales y luego viajar y alojarse en una pequeña arteria en el cerebro.

Síntomas
Los síntomas son los mismos que los de un accidente cerebrovascular, pero son solo temporales:

  • Entumecimiento o debilidad de la cara, brazo o pierna, especialmente en un lado del cuerpo
  • Confusión, problemas para hablar o entender
  • Problemas para ver con uno o ambos ojos
  • Problemas para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación
  • Dolor de cabeza severo sin causa conocida
  • Tratamiento
  • Endarterectomía carotídea

El Departamento de Neurocirugía colabora estrechamente con el equipo de accidente cerebrovascular del Departamento de Neurología en la atención de pacientes con enfermedad cerebrovascular isquémica. Muchos de estos pacientes pueden beneficiarse en gran medida de las endarterectomías carotídeas, que se realizan bajo un monitoreo EEG intraoperatorio continuo por un neurólogo especializado en esta área.

Enfermedad cerebral transitoria

La evaluación clínica repetida y la arteriografía cerebral durante la evolución de los ictus isquémicos de origen idiopático nos permitieron caracterizar una arteriopatía cerebral transitoria. Estudiamos retrospectivamente las características clínicas, el curso y las características de neuroimágenes de este trastorno en nueve niños. De 34 niños con ictus isquémico observados consecutivamente entre 1984 y 1995, 9 (26%) fueron diagnosticados con un ataque transitorio de la pared arterial cerebral, denominado arteriopatía cerebral transitoria.

Todos estos pacientes previamente habían estado en buen estado de salud. La edad media en el momento del primer accidente cerebrovascular fue de 6 años (rango, 2 9/12 años a 13 4/12 años). Todos los niños presentaron hemiplejía aguda. La recurrencia del accidente cerebrovascular tuvo lugar a los 3 meses a más tardar después del infarto inicial en tres niños (seguimiento clínico medio 2 7/12 años). Las imágenes cerebrales en todos los pacientes mostraron pequeños infartos subcorticales localizados en los ganglios basales o la cápsula interna.

La arteriografía reveló lesiones multifocales de la pared arterial (estenosis focal o estrechamiento segmentario), principalmente ubicadas en las partes iniciales de las arterias basales del sistema carotídeo. El seguimiento arteriográfico longitudinal mostró un empeoramiento inicial de estas lesiones arteriales (n = 5) durante un máximo de 7 meses seguido de regresión completa (n = 2), mejoría (n = 5) o estabilización de las lesiones (n = 2 ) Cinco pacientes tuvieron una recuperación clínica completa.

Enfermedades del tallo cerebral

Las enfermedades neurodegenerativas (DE) más frecuentes son la enfermedad de Alzheimer (EA), la enfermedad de Parkinson (EP) y la degeneración lobar frontotemporal asociada con la proteína TDP-43 (FTLD-TDP). Neuropatológicamente, las ND se caracterizan por depósitos anormales de proteínas intracelulares y extracelulares y por muerte neuronal específica de la enfermedad. Prácticamente todas las etapas terminales de ND están asociadas clínicamente con la demencia.

Por lo tanto, se prestó una gran atención a los depósitos de proteínas y la pérdida de neuronas en las regiones cerebrales supratentoriales (telencefálicas) en el curso de las ND. Esto también fue cierto para la EP, aunque el sello patológico de la EP es la degeneración de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra (SN) del tronco del encéfalo. Sin embargo, la fisiopatología de la EP se explica por la depleción de dopamina en los ganglios basales telencefálicos debido a la insuficiencia y la degeneración de las neuronas de proyección localizadas en SN.

En una línea similar de argumentación, los déficits clínicos relacionados con AD y FTLD se explicaron exclusivamente por la necrosis neuronal laminar supratentorial alo y neocortical. Estudios exhaustivos recientes en etapas tempranas de AD y PD encontraron participación considerable e inesperada de núcleos del tallo cerebral, lo que podría tener el potencial de cambiar profundamente nuestros conceptos actuales sobre el origen, la diseminación y el diagnóstico clínico temprano de estas enfermedades.

En contraste con PD y AD, pocos estudios abordaron la implicación del tronco del encéfalo en el curso de los diferentes tipos de FTLD-TDP. Algunos de los resultados, incluido el nuestro, revelaron una patología más alta y extendida que la anticipada. La presente revisión se centrará principalmente en el impacto de los cambios en el tronco encefálico durante el curso de las enfermedades neurológicas más frecuentes, incluidos PD, AD y FTLD-TDP, con especial énfasis en la necesidad de una investigación más exhaustiva sobre los FTLD.

Enfermedades del sistema cardiovascular y cerebrovascular

Los pacientes ancianos son pacientes problemáticos, especialmente en lo que se refiere a la selección de la mejor terapia. La reducción de la eficiencia cerebral es causada por un metabolismo reducido y la circulación sanguínea del cerebro. Los factores perturbadores extracerebrales comprenden obstrucciones del sistema vascular, alteraciones de la acción de bombeo del corazón, cambios en la presión sanguínea y falta de sustratos. Los síntomas son de una gran variedad, pueden ocurrir en una forma lentamente progresiva o aguda.

El tratamiento con marcapasos muestra la estrecha conexión entre las enfermedades del corazón y la circulación y la circulación vascular cerebral. Este tratamiento mejora la contracción del corazón, pero también causa una mejora de la situación vascular cerebral, especialmente en pacientes con arritmias bradicardicas crónicas, demostrado por una serie de investigaciones de EEG y controles clínicos.

Los nuevos métodos de estimulación cardíaca “fisiológica” son importantes en pacientes con alteraciones cerebrales clásicas, por lo que la colaboración entre los cardiólogos y los neurólogos debe intensificarse.

Enfermedades del tálamo

Aunque la corteza cerebral generalmente se considera un sustrato probable para la enfermedad psiquiátrica, la estrecha relación entre el tálamo y la corteza, tanto estructural como funcionalmente, aboga por una consideración mucho más cercana de esta estructura tanto en la investigación como en la práctica clínica. Se consideran cuatro núcleos talámicos con funciones ampliamente diferentes en términos de los roles específicos que parecen desempeñar en la actividad del sistema nervioso central y su posible papel en la enfermedad psiquiátrica.

Estos núcleos incluyen el complejo ventrobasal, el núcleo reticularis thalami, el núcleo mediodorsal y el sistema talámico dorsal con referencia especial a la habénula. El síndrome de parálisis supranuclear progresivo (PSP) es una enfermedad neurodegenerativa fatal que progresa lentamente con características neuropatológicas características, incluida la formación de ovillos neurofibrilares que contienen tau y los hilos neuropil en los ganglios basales y las estructuras del tallo cerebral.

De acuerdo con estudios neuropatológicos, el nivel más alto de tau-patología en PSP se encuentra en la sustancia negra, globo pálido, núcleo subtalámico, núcleo rojo (RN), tronco cerebral y núcleo dentado. El tálamo a menudo también exhibe pérdida neuronal y gliosis, en particular, los núcleos talámicos anterior ventral (VA) y ventral lateral (VL). La PSP a menudo puede ser difícil de distinguir clínicamente de otros trastornos del movimiento, por ejemplo, la enfermedad de Parkinson (PD),

La atrofia multisistémica (MSA) y la degeneración corticobasal (CBD), especialmente durante las primeras etapas debido a la sintomatología superpuesta. Los pacientes con PSP exhiben síntomas motores, como el desarrollo temprano de inestabilidad postural, caídas y rigidez y bradicinesia, así como síntomas cognitivos. La tomografía por emisión de positrones con fluorodesoxiglucosa (FDG-PET) ha indicado un metabolismo reducido en el núcleo caudado, el tálamo y el mesencéfalo en PSP con hipometabolismo talámico que se correlaciona con un equilibrio alterado.

Enfermedades del cerebro causadas por golpes

La lesión cerebral traumática generalmente es el resultado de un golpe violento o una sacudida en la cabeza o el cuerpo. Un objeto que penetra en el tejido cerebral, como una bala o una pieza de cráneo destrozada, también puede causar una lesión cerebral traumática. La lesión cerebral traumática leve puede afectar las células de su cerebro temporalmente. Las lesiones cerebrales traumáticas más graves pueden provocar hematomas, roturas en los tejidos, sangrado y otros daños físicos en el cerebro. Estas lesiones pueden provocar complicaciones a largo plazo o la muerte.

Síntomas: La lesión cerebral traumática puede tener efectos físicos y psicológicos de gran alcance. Algunos signos o síntomas pueden aparecer inmediatamente después del evento traumático, mientras que otros pueden aparecer días o semanas después. Los signos y síntomas de lesión cerebral traumática leve pueden incluir:

  • Pérdida del conocimiento por algunos segundos a algunos minutos
  • Sin pérdida de conciencia, sino estado de aturdimiento, confusión o desorientación
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Fatiga o somnolencia
  • Problemas con el habla
  • Dificultad para dormir
  • Dormir más de lo normal
  • Mareos o pérdida de equilibrio

Enfermedades del parenquima cerebral

Los cerebros de pacientes con enfermedad de Alzheimer / demencia senil de tipo Alzheimer (AD / SDAT) desarrollan una acumulación progresiva de amiloide, que se deposita principalmente en la forma de “placas” parenquimatosas características (placas / SP seniles o neuríticas) y como depósitos murales en el paredes de capilares y arteriolas (angiopatía amiloide cerebral / CAA). Un componente principal de este amiloide es un pequeño y único péptido compuesto por 39-43 aminoácidos, beta / A4.

Que se escinde de una proteína precursora (APP) mucho más grande que tiene varias isoformas. El amiloide cerebral se puede detectar en autopsias o biopsias de tejido cerebral mediante métodos clásicos, inmunohistoquímicos y ultraestructurales (incluido el microscopio inmunoelectrónico) de sensibilidad y especificidad variables. La deposición de amiloide Beta / A4 es notablemente variable (por ejemplo, predominantemente parenquimatosa o vascular, o una mezcla de parénquima y vascular) entre pacientes con AD / SDAT.

A pesar de su abundancia en los cerebros de pacientes con AD / SDAT, el papel exacto de beta / A4 en la patogénesis del déficit neurológico, la atrofia neocortical y la pérdida progresiva de sinapsis asociada con AD / SDAT aún no se ha determinado. Sin embargo, las mutaciones en el gen que codifica APP se asocian claramente con los síndromes de AD familiar en los que existe una importante deposición de amiloide cerebral.

La CAA, además de su asociación con AD / SDAT, puede dar como resultado formas hemorrágicas y (posiblemente) isquémicas de accidente cerebrovascular. Trabajar con ratones transgénicos recientemente desarrollados que expresan grandes cantidades de beta / A4 en el sistema nervioso central es probable que diluciden los mecanismos por los cuales la proteína se deposita selectivamente o en el cerebro en una forma parenquimatosa o microvascular, y cómo contribuye a la patogénesis de neurodegeneración.

Enfermedades del cerebelo

Muchas enfermedades involucran al cerebelo y producen ataxia, que se caracteriza por la falta de coordinación del equilibrio, la marcha, la extremidad y los movimientos oculares y la disartria. Sin embargo, las lesiones cerebelosas no siempre se manifiestan con síndromes atáxicos motores. El síndrome cognitivo-afectivo cerebeloso (CCAS) incluye alteraciones en las habilidades ejecutivas, visoespaciales y lingüísticas, con trastornos afectivos que van desde el embotamiento emocional y la depresión, hasta la desinhibición y las características psicóticas.

Los componentes cognitivos y psiquiátricos del CCAS, junto con la discapacidad atáxica motora de los trastornos cerebelosos, se conceptualizan dentro de la hipótesis de la dismetría del pensamiento. Este concepto sostiene que una transformada cerebelosa universal facilita la modulación automática del comportamiento alrededor de una línea de base homeostática, y el comportamiento que se modula está determinado por la especificidad de los subcircuitos anatómicos, o bucles, dentro del sistema cerebrocerebeloso.

El daño en el componente cerebeloso del circuito neural distribuido que favorece el procesamiento sensoriomotor, cognitivo y emocional interrumpe la transformación cerebelosa universal, lo que lleva a la alteración cerebelosa universal que afecta el dominio lesionado.

El deterioro cerebeloso universal se manifiesta como ataxia cuando el cerebelo sensoriomotor está involucrado y como el CCAS cuando la patología está en el hemisferio lateral del cerebelo posterior (involucrado en el procesamiento cognitivo) o en el vermis (cerebelo límbico). Los trastornos cognitivos y emocionales pueden acompañar a las enfermedades cerebelosas o ser su presentación clínica principal, y esto tiene importancia para el diagnóstico y el tratamiento de pacientes con disfunción cerebelosa.

¿Cuál es el especialista en enfermedades cerebrales?

Un neurólogo es un médico que se especializa en el tratamiento de enfermedades que afectan el sistema nervioso humano. Es una especialidad médica muy prestigiosa y difícil debido a la complejidad del sistema nervioso, que consiste en el cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos. Dado que el cerebro es el comando central del cuerpo humano, las enfermedades que lo afectan tienen un impacto negativo significativo en la salud y el funcionamiento normal.

Un neurólogo es un médico altamente capacitado para reconocer los síntomas iniciales de la disfunción nerviosa, establecer su causa, la ubicación exacta del problema y su posible tratamiento. Los neurólogos suelen ser personas que poseen una forma de razonamiento orientada a los detalles y que son muy hábiles para identificar los signos menores de los trastornos neurológicos. A diferencia de los neurocirujanos, los neurólogos no realizan cirugías, sino que intentan tratar enfermedades neurológicas a través de medicamentos, rehabilitación y fisioterapia.

Sin embargo, los neurocirujanos siempre consultan a los neurólogos antes de realizar cualquier intervención quirúrgica importante en el cerebro, porque los neurólogos suelen tener una comprensión profunda de la relación entre la estructura anatómica y la función cerebral, lo cual es muy importante para una recuperación completa.

Dejar Comentario