≡ Menu




¿Qué es la piel? Características, anatomía, función, capas, estructura y mucho más

La piel es el mejor traje a la medida que tenemos. Sin necesidad de solicitar los servicios del sastre se va ajustando a nuestras proporciones, si hemos ganado o perdido peso. Define nuestra apariencia personal, por lo que en buena medida es responsable de las relaciones con nuestros semejantes. Sin embargo, es un delator empedernido, porque refleja como nada nuestro estado de ánimo y de salud. En este artículo conocerás sobre sus características y cuidados.

¿Qué es la Piel?

Lo que cubre todo nuestro cuerpo para resguardar órganos y estructuras internos de agentes nocivos del exterior, es lo que se denomina Piel, lo cual es un tejido activo y elástico. Es el órgano más grande de nuestro cuerpo, que lo cubre totalmente. Le sirve de protección contra la luz, las lesiones y las infecciones el calor; la piel igualmente:

Tambien Te Recomiendo Ver...

  • Controla la temperatura del cuerpo
  • Acumula grasa y agua
  • Es un órgano sensorial
  • Frena la pérdida de agua
  • Evita el ingreso de bacterias

Las características de la piel cambian a lo largo de todo el cuerpo, en características como color, grosor y textura). Ejemplo de ello es que la cabeza presenta más folículos capilares que cualquier otro sitio, lo que hace contraste con las plantas de los pies no tiene ninguno. Adicionalmente, las palmas de las manos y las plantas de los pies tienen una piel más gruesa que otras zonas del cuerpo.

Este tejido vital está compuesto por tres capas superpuestas fundamentales: capa superior o epidermis, intermedia o dermis, y la capa inferior o hipodermis; las cuales tienen funciones particulares específicas:

  • Epidermis
  • Dermis
  • Hipodermis (capa de grasa subcutánea)

La piel también está dotada de vasos sanguíneos y capilares, glándulas sebáceas y sudoríparas, receptores nerviosos y folículos pilosos que efectúan un intercambio natural de nutrientes, propiciando su interrelación con el medio ambiente.

Características principales de la Piel

Una de sus primeras características a destacar es que de los órganos del sistema nervioso, la piel es el principal receptor sensorial del organismo, ya que en ella se genera los impulsos nerviosos y luego se originan las distintas sensaciones. (Ver: Receptores Sensoriales)

Tambien Te Recomiendo Ver...

  • Regula la temperatura corporal a través de la contracción o dilatación de sus vasos sanguíneos.
  • Es más sensible y delgada y en el rostro, sobre todo en el área de los parpados y labios; y de mayor grosor y resistencia en la planta de los pies.
  • Los receptores que posee responden al dolor, al tacto y a la temperatura, los cuales reportan su estado al cerebro constantemente.
  • Se remoza y restaura con frecuencia reemplazando sus células muertas. Este procedimiento de reposición se lleva a cabo naturalmente no obstante, puede aligerarse mediante cuidados apropiados.
  • Pierde su lozanía con el transcurrir de los años, volviéndose menos humedad y disminuyendo colágeno y elastina, lo cual dificulta su proceso de renovación.
  • Su componente principal en la superficie es la queratina; proteína que le suministra las propiedades de resistencia e impermeabilidad.
  • Expide feromonas y residuos mediante la sudoración. Las feromonas son reconocidas como sustancias que incrementan la atracción sexual; son como mensajes que se emiten a individuos de la misma especie, pero de sexo diferente.

La piel irradia cómo se siente la persona y es una señal importante de su estado de salud. Es fundamental preservarla y darle el trato adecuado como parte integral del cuerpo.

Regeneración de Células

Este procedimiento se desarrolla en la dermis y epidermis por los nutrientes que le suministra la hipodermis, en fases aproximadas de 28 días.

La dermis genera células permanentemente, las que se movilizan hacia arriba en dirección a las células que se hallan sobre ellas, y en la capa siguiente o epidermis. De allí continúan subiendo hasta alcanzar la superficie. Este proceso se lleva a cabo en el transcurso de ciclos de 14 días.

En este lapso las células gastan agua y soportan cambios químicos. Al llegar a la superficie expiran y se aplanan, formando la textura que podemos ver y tocar de la piel. Las células perduran en la superficie un segundo ciclo de 14 días, completando el periodo de 28 días. Después son desechadas progresivamente a medida que se presentan nuevas células.

Anatomía de la Piel

La piel está compuesta por las tres capas, cada una de ellas desempeña distintas funciones, las cuales figuran de la superficie hacia abajo, en el siguiente orden:

  • Epidermis
  • Dermis
  • Hipodermis (capa de grasa subcutánea)

Epidermis

La epidermis es la capa más externa y delgada de la piel, conformada por tres partes adicionales:

  • Estrato córneo (capa córnea)
    Esta capa la integran queratinocitos totalmente maduros cargados de proteínas fibrosas (queratinas). Es la capa más externa y se renueva continuamente. El estrato córneo evita la entrada de buena parte de sustancias extrañas y el desgaste de fluidos corporales.
  • Queratinocitos (células escamosas)
    Este manto se halla inmediatamente después del estrato córneo, posee queratinocitos en movimiento (células escamosas), las cuales maduran y conforman el estrato córneo.
  • Capa basal
    Esta es la capa más profunda de la epidermis, la cual la conforman células basales, que se dividen permanentemente, creando nuevos queratinocitos que suplantan a los antiguos, los cuales se desprenden de la superficie cutánea.

La epidermis presenta también melanocitos que generan melanina (el pigmento de la piel).

La Dermis

Esta es la capa media de la piel. Está compuesta por los siguientes elementos:

  • Vasos sanguíneos.
  • Vasos linfáticos.
  • Folículos pilosos.
  • Glándulas sudoríparas.
  • Fibras de colágeno.

Este manto permanece unido por una proteína llamada colágeno, conformada por fibroblastos. Acá se hallan los receptores del tacto y el dolor.

Hipodermis o capa subcutánea

Esta es la capa más interna de la piel; se compone por una red de células de colágeno y grasa, la cual ayuda a almacenar el calor corporal y a proteger el cuerpo contra lesiones, ya que amortigua los impactos.

Función de la Piel

Este órgano desarrolla cosas asombrosas segundo a segundo. Si su piel tiene una buena salud, posiblemente no pensará en sus funciones, o muy rara vez lo hará, pero sin ellas, no podríamos sobrevivir.

Protección. La piel protege al cuerpo de diferentes formas. Por ejemplo, la melanina que posee resguarda contra las agresiones de los rayos UVA. La keratina, que es una proteína de la piel, proporciona elasticidad y soporte a la estructura que comprende la piel.

La piel resguarda órganos, tejidos internos y hasta los huesos, de ser presentados al mundo externo. Igualmente, procede para resguardarlos contra lesiones del sol, invasión bacteriana o traumas físicos.

Regulación de la Temperatura. Cuando el cuerpo entra en calor la piel libera sudor mediante las glándulas sudoríparas; las que ayudan también a reducir la temperatura. Igualmente, los diminutos vasos sanguíneos de la piel pueden llenarse de sangre cuando se siente frío, produciendo que la temperatura aumente. Por tanto, retención o la liberación de calor depende de la temperatura externa al cuerpo.

Inmunidad. La piel está conformada por células que tienen capacidad para combatir las infecciones, bacterias y virus del medio ambiente.

Algunas células que contiene la piel laboran de manera estrecha con el sistema inmunitario, a objetivo de combatir bacterias, virus y otros elementos dañinos. La piel evita que ingresen al cuerpo y que podamos enfermar. Esas células incluyen las llamadas dendríticas, Langerhans, epidérmicas, y las fagocíticas.

Permitir la movilidad y el crecimiento. Las características elásticas de la piel y los tejidos que se hallan debajo, facilitan que el cuerpo crezca y vaya cambiando. Esto ocasiona la facilidad de movimiento. Si la piel fuera rígida y dura se sentiría dolor en cada movimiento.

Adicionalmente, la piel tiene una particularidad de volver a su posición inicial, sin ocasionar “marcas o abolladuras” en el cuerpo.

Excreción. El cuerpo requiere desechar los residuos producidos, de alguna manera. Ciertos residuos pueden ser expelidos mediante la piel, como ácido úrico, amoníaco, urea y agua. Esto contribuye a que el cuerpo deseche substancias que podrían enfermarle.

Endocrina. Esta función se produce en la síntesis de la vitamina D. La piel absorbe esta vitamina proveniente del sol, la transforma de manera que el cuerpo pueda usarla. Sin embargo, hay que tener mucha precaución en no tomar demasiado sol, ya que los rayos perjudiciales pueden ocasionar quemaduras o el progreso de un potencial cáncer de piel en el transcurso de la vida.

Sensación. Los extremos nerviosos de la piel posibilitan sentir cada roce y sensación de nuestro cuerpo. La piel puede ser en extremo sensible, permitiendo percibir los cambios más ligeros de temperatura y presión. Las terminaciones nerviosas del cuerpo responden a las sensaciones de la piel, advirtiendo al cerebro de lo percibido alrededor, de forma instantánea. Lo que significa que se reacciona al frío, al calor, al dolor, al tacto suave, o a las caricias.

La piel está directamente relacionada con varias redes de nervios llamadas plexos, que tienen funciones específicas de acuerdo a su ubicación; como el plexo sacro que recibe las sensaciones de la piel de la pierna y el pie; el plexo braquial que tiene dentro de sus funciones la vasoconstricción que produce palidez y frialdad en la piel; o el plexo lumbar que capta las sensaciones de la piel de la cadera lateral o del pubis púbico.

Es importante destacar que dentro de los nervios que llegan a la piel también se encuentra el nervio Musculocutáneo, que se ocupa de inervación sensitiva en la piel lateral del antebrazo.

Absorción. Se puede decir que la piel “respira”. Se absorbe oxígeno, nitrógeno y otras substancias necesarias mediante la piel. Sabemos que los seres humanos necesitamos de pulmones para respirar, pero existen algunos animales que poseen una piel sumamente avanzada que lo hacen a través de ella.

Las células externas de la piel se ven perturbadas por la cantidad de oxígeno presente en una habitación; por ello se exhorta a usar prendas de algodón o similares, para facilitar la “respiración”.

Resistente al agua. El agua que ingresa al cuerpo no se vaporiza gracias a una función particular de la piel. La piel cumple el rol de barrera impermeable ante el agua. Ello es importante por cuanto previene que el cuerpo no pierda los nutrientes y minerales que posee acumulados. Para ello la piel está recubierta con aceites y nutrientes que forman una pared natural contra el agua.

Otras funciones de la piel. Este órgano se halla involucrado en muchas otras funciones. Evita que el agua del cuerpo se vaporice al formar una barrera que la conserva dentro. Cumple también el rol de centro de almacenaje para y el agua y los lípidos; en ocasiones la piel puede abultarse como consecuencia del agua que está a lo interno del cuerpo, principalmente durante lesiones o enfermedades. A veces, esa agua es absorbida nuevamente, y es la piel la única con capacidad impedir que se evapore.

¿Cuáles son sus capas?

La piel está constituida por tres capas sucesivas: la epidermis la más superficial, la dermis, y la hipodermis la más profunda.

Epidermis: la capa externa de la piel

Es la capa que podemos observar y palpar. Proporciona protección frente a sustancias tóxicas, la pérdida de líquidos, bacterias, y los rayos solares; además permite que la piel se conserve adecuadamente hidratada. Consta de 5 subcapas que se detallan a continuación:

  1. Capa córnea: compuesta por células muertas, que se van desprendiendo, dando dando paso al proceso de descamación. Sirve también de base para los poros y concavidades de las glándulas sudoríparas.
  2. Capa clara: conformadas por células que se hallan muy compactadas entre sí, las cuales son aplanadas y no pueden diferenciarse unas de otras.
  3. Capa granular:integrada por células que no se dividen y que interceden en la generación de queratina.
  4. Capa espinosa o capa de Mapighi:compuesta por numerosas filas de células que se acoplan y que unidas a las células presentes en la capa basal conforman una estructura muy sólida.
  5. Capa basal:es la más profunda de la epidermis, compuesta por una fila de células que permanentemente van regenerando la epidermis, las que se llaman melanocitos, y se encargan de generar la melanina, que le da la pigmentación a la piel.

A la vez es importante destacar que la epidermis está recubierta por la película hidrolipídica, la cual está estructurada por una composición de agua y grasas que se encarga de mantener la flexibilidad de la piel en las mejores condiciones, y proporcionar protección ante hongos y bacterias.

Dermis: la capa media de la piel

Es a la vez la capa más gruesa de la piel que está cubierta por la epidermis. Se encuentra constituida por las glándulas sebáceas, las células adiposas, las glándulas sudoríparas, las fibras de colágeno y elastina, los folículos pilosos, los vasos sanguíneos, y las fibras nerviosas.

Tiene como una de sus funciones principales la de amortiguar los golpes por su grosor; además contribuye a cicatrizar las heridas debido a los tejidos conectivos de los que está prevista; alimenta la epidermis desde el interior; le provee de tenacidad y contribuye a proteger el organismo de infecciones probables.

En la dermis se hallan las fibras de colágeno y elastina como se ha señalado, que son fundamentales para mantener una piel fuerte, sana y vital. Además, estas fibras contienen una sustancia provista de ácido hialurónico, por ello, son fundamentales para impedir el desgaste de agua en piel, conservar el volumen de ésta y retardar el proceso de envejecimiento.

Al envejecer el cuerpo humano va disminuyendo la producción natural de colágeno y elastina, por lo que la piel comienza a exhibirse menos tonificada y a aparecer arrugas y líneas de expresión.

Hipodermis: la capa más interna de la piel

Es la capa más profunda de la piel, denominada igualmente subcutis; está compuesta especialmente por fibras colágenas y elásticas, por células adiposas o grasas, y vasos sanguíneos.

Dentro de las funciones más importantes de la hipodermis se destacan las siguientes:

  • Conservar la piel unida a los músculos
  • Posibilitar que la piel se deslice sin dificultad por las estructuras contiguas
  • Conservar energía en forma de grasa
  • Mantener el cuerpo aislado de temperaturas extremas o de traumatismos.

Es pertinente destacar que la cantidad de células adiposas (adipocitos) presentes en la hipodermis varía en función de la zona del cuerpo, al igual que entre hombres y mujeres. Así tenemos que en el sexo masculino los adipocitos predominan en la zona abdominal, en tanto que en las mujeres, son predominantes en zonas como los muslos y los glúteos.

¿Qué son las glándulas sudoríparas?

Son pequeñas estructuras cilíndricas de la piel que generan sudor. Hablamos de un prototipo de glándula exocrina, las cuales son glándulas que generan y expelen sustancias en una superficie epitelial a través de un conducto.

Son a la vez la primera defensa del organismo contra las elevadas temperaturas. Se hallan situadas en todo de órgano más grande del cuerpo humano, la piel. Se estima que una sola persona puede tener de dos y cuatro millones de glándulas sudoríparas.

Se disponen justamente entre la dermis y la hipodermis o tejido subcutáneo, encontrándose más numerosamente en la frente, las plantas de los pies, y las palmas de las manos.

Una glándula sudorípara se asemeja a un tubo hueco, largo y enrollado con una especie de bola en su base, que es precisamente donde se origina el sudor. El tubo hace de conducto para el traslado del sudor dirigido hacia los folículos pilosos y los poros.

Al ser humano las glándulas sudoríparas le comienzan a funcionar a partir de la segunda semana de nacimiento, funcionalidad que va reduciendo con el paso de los años.

Función de las glándulas sudoríparas

La función principal de estas glándulas es crear el sudor y después trasladarlo a la superficie de la piel para controlar la temperatura del cuerpo. A dicho proceso se le denomina termorregulación.

De igual forma, contribuyen a conservar el nivel de grasa y acidez de la piel. Existen estudios que investigan sobre su posible papel en el proceso de curación en heridas cutáneas.

De igual forma, la sudoración tiene un rol activo en la regulación emocional mediante el sistema límbico, para enfrentar las situaciones de ansiedad o estrés.

Clasificación de las glándulas sudoríparas

Glándulas Ecrinas

Son las más numerosas y comunes, y se componen de tres tipos de células: mioepiteliales, basófilas y acidófilas. Estas dos últimas colaboran con la secreción del sudor; y la primera favorece la expulsión del sudor.

Se propagan a lo largo y ancho del cuerpo, especialmente en manos y pies, en el cuello, la espalda y la frente.

Poseen forma tubular no ramificada, con un diámetro de 0,4 milímetros aproximadamente. Se dirigen directamente a la superficie de la piel.

En situaciones de estrés, por el ejercicio físico, por el calor ambiental o  en estados febriles, estas glándulas se activan. Son muy abundantes en todo el cuerpo. Se estima que existe un aproximado de 600 glándulas ecrinas por centímetro cuadrado de piel.

Glándulas Apocrinas

Las glándulas odoríferas, como también se les llama, finalizan en los  folículos pilosos, por tanto se hallan en las zonas velludas del cuerpo como axilas, la aureola mamaria y al exterior de los genitales.

A ellas se les debe el olor corporal de cada persona en particular. Generan sudor ante la excitación sexual o en estados de tensión emocional. En la reacción que se manifiesta en las glándulas apocrinas intervienen la adrenalina y la colinérgica, por lo tanto es del tipo adrenérgica.

Las glándulas ecrinas y las apocrinas están circundadas por la membrana basal. Ambas glándulas generan sudor. Sin embargo, el sudor ecrino es un líquido claro, con escasas proteínas, en tanto que que el apocrino es viscoso y lechoso.

Funcionamiento de las glándulas Sudoríparas

El sistema nervioso simpático y las hormonas corporales son regulados por las glándulas sudoríparas.

Cuando se vive una perturbación emocional o la actividad física aumenta, también la temperatura corporal hace lo propio y el dispositivo para refrescar la superficie de la piel de estas glándulas se  activa, excretando una sustancia compuesta de agua, cloruro de sodio y electrolitos.

Otro de los elementos de esta sustancia son las feromonas, componente químico que varía el balance hormonal propio y ajeno. Por lo general ese mecanismo se activa desde la pubertad.

Componentes del sudor

El sudor se forma de un 99 % combinada con:

  • Hierro
  • Amoníaco
  • Histamina
  • Prostaglandina
  • Creatinina
  • Fosfato
  • Magnesio
  • Ácidos grasos
  • Ácido láctico
  • Bicarbonato
  • Cloruro de sodio
  • Calcio
  • Vitamina C y vitaminas del grupo B

Disfunciones de las glándulas Sudoríparas

Ante el calor excesivo las glándulas Ecrinas logran producir hasta 3 litros de líquido por hora; ello puede ocasionar deshidratación. Igualmente, estos eventos pueden producir la pérdida de electrolitos del plasma del organismo. Ambos casos requieren reponer el líquido corporal tan rápido como se pueda.

Se ha estudiado sobre la correspondencia entre el funcionamiento de estas glándulas y el progreso de algunas enfermedades epidérmicas.

Anhidrosis

Se refiere a la ausencia de sudor, la cual puede ser ocasionada a una variación de la vía que enlaza el cerebro con los nervios periféricos eferentes. Por lo general se hace presente de manera aguda a edad precoz.

A esta patología se le asocia con lesiones de la protuberancia y el bulbo raquídeo, con neuropatías periféricas o segmentarias luego de haber padecido de neuritis alcohólica, de lepra o diabetes mellitus.

Enfermedades de la piel

El mayor órgano del cuerpo humano, el más perceptible y uno de los más importantes es la piel. Esa cubierta activa del hombre que lo presenta ante su medio con figura y apariencia, que permite demostrar el cuidado y amor propio; lo protege de numerosos peligros, y se ocupa a la vez de comunicar expresiones y sensaciones.

En la mayoría de las actividades cotidianas sociales del hombre se encuentra implicada la piel; es por ello que cuidarla es un gesto de salud y una actitud responsable de cada persona con su cuerpo.

En este sentido, tomar conciencia sobre las enfermedades que afectarían en un momento determinado la piel, y aplicar algunas medidas que pueden resguardarla de esos peligros, es una decisión responsable; de allí lo importante de conocer esas patologías.

Dentro de las enfermedades más comunes que pueden afectar la piel se encuentran las siguientes:

Cáncer de piel 

Se presenta cuando células cancerígenas se adhieren a los tejidos, en vista de que éstas se multiplican rápidamente y los penetran en grandes áreas. Empieza en la capa superior de la piel, la epidermis. Su factor de riesgo principal son los rayos ultravioleta, provenientes de la luz solar, los cuales generan alteraciones en el ADN de las células que se amontonan durante mucho tiempo.

Es por ello que las zonas más vulnerables son las que se hallan expuestas como las manos y brazos, la cara, el cuello. El tratamiento se basa en tres pilares principales como lo son la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía, no obstante hay otras terapias.

Se sugiere no permanecer mucho tiempo exponiéndose a altas dosis de sol; si ello es inevitable, se debe tratar de conservar cubiertas las regiones más vulnerables de la piel, con protector solar.

Síntomas

Identificar las señales tempranas del cáncer de piel es esencial para obtener un diagnóstico a tiempo y acometer la enfermedad antes de que se desarrolle. La mayoría de los casos de cáncer de piel son del tipo no melanoma, o sea, que se puede controlar más efectivamente ya que no causa cambios en la base celular. Sin embargo, es elemental identificar sus síntomas lo más pronto posible ya que el tiempo es clave para impedir que se torne más agresivo.

Aparición de lunares

Los lunares nuevos, principalmente los de formas irregulares, son una de las señales importantes del cáncer de piel. Llaman la atención con facilidad, dado que salen de repente, con características evidentes en color, textura y tamaño. Unos se presentan en forma de manchas rojizas, otros adquieren un color oscuro y textura abultada.

Cambios en los lunares

No se debe desconocer los cambios en lunares existentes, bajo ningún aspecto. Es elemental prestar atención a las transformaciones que desarrollen con el tiempo. Para ello, los especialistas han creado la “regla del alfabeto” o “ABCDE”, para hacer referencia a las características que se deben temar en cuenta.

  • A por asimetría: Lunares que su primera mitad no corresponde a la otra mitad.
  • B por borde: Bordes irregulares, deformes o poco definidos.
  • C por color: Cambios evidentes del color.
  • D por diámetro: El lunar logra una dimensión de 6 milímetros de ancho; a veces es algo más pequeño.
  • E por elevación: Superficie abultada e irregular.

Llagas que no cicatrizan

Las células sanas poseen la capacidad de renovar en poco tiempo la dermis ante posibles lesiones o llagas. Si se han convertido en células malignas la cicatrización disminuye y es difícil que sanen totalmente. Por ello, notar heridas y llagas por un tiempo prolongado, es una señal de alarma.

Manchas que se propagan

Las manchas en la piel se presentan por diferentes factores internos y externos. Sin embargo, la forma como se desarrollan podría ser concluyente para conocer si se relacionan con ese tipo de cáncer. Un ejemplo de ello es cuando los pigmentos de sus bordes se prolongan hasta la piel adyacente; es imperioso inspeccionar si se debe a una variación en la actividad celular.

Inflamación y enrojecimiento

Las células malignas originan una reacción inflamatoria que se manifiesta en los lunares como en otros lugares de la piel. Esta inflamación sobrepasa el borde y la acompaña un enrojecimiento y síntomas parecidos a los de una irritación común. Sin embargo, son molestias perseverantes que, en vez de mejorar, se agravan con el paso del tiempo.

Sensibilidad y dolor

Las variaciones en la sensibilidad son indicios que, aunque tienden a confundirse con otros padecimientos, igualmente pueden presentarse con este tipo de cáncer. El prurito recurrente, la irritación y el dolor al contacto pueden alertar un desarrollo irregular de células que debe ser valorado.

Al notar una de las señales mencionadas, se debe consultar inmediatamente al médico para establecer si se relacionan con esa enfermedad. Hay que recordar que, por la forma de desarrollo, el tiempo es determinante para tener un tratamiento eficaciente y oportuno.

Dermatitis atópica (eczema)

Es una inflamación de la piel con picazón, que por lo general puede desarrollarse conjuntamente con asma; y se manifiesta con un eczema que quebranta cualquier área de la piel. Sin embargo, se hace presente a menudo en los brazos y en la zona anterior de las rodillas. Sus causas no se han logrado determinar, y puede presentarse en niños en el primer año de vida.

La picazón es muy aguda y puede durar un largo período. En su tratamiento se sugieren medidas de cuidado personales que reduzcan o calmen la comezón, tales como aplicar cremas y prescindir  de jabones, sobre todo los que contengan un olor excesivamente fuerte y característico, por cuanto en ocasiones puede ser un indicativo de tener muchos químicos sintéticos.

Alopecia areata

Esta patología quebranta los folículos pilosos, que son las áreas donde sale el cabello. En muchos casos logran afectar algunas zonas donde el pelo desaparece totalmente. El diagnóstico puede hacerse por el aspecto de las zonas sin pelo, aunque en otros casos se requiere hacer biopsias de la zona epidérmica afectada.

Es más propicia en personas con familiares que la hayan padecido, por cuanto los genes son un elemento importante. Es autoinmunitaria, es decir, genera anticuerpos que el sistema inmunitario no puede eliminar. El tratamiento consiste en la fotoquimioterapia y terapias alternativas.

Acné

La piel contiene una sucesión de hoyos microscópicos denominados poros, cuando las células sebáceas generan exceso de grasa estos poros se tapan, se obstruyen. Si la parte superior del  folículo adquiere un tono blanco se le llama acné miliar, y si se torna negro es una espinilla negra.

Las causas son muy variadas; desde herencia genética hasta una dieta saturada en grasas. Igualmente, se puede presentar por cambios hormonales, los que con frecuencia suceden durante la adolescencia y que en ocasiones desarrollan ciertas dificultades de autoestima, sobre todo todo en la población más joven.

Se aconseja no extirparlos ya que puede causar infección, hinchazón y heridas que tienden a dejar la piel marcada. Para su tratamiento se sugiere limpiar el rostro con agua y algún jabón suave, y además, baja ningún concepto se debe apretar o rascar los granos.

Escabiosis (sarna)

Puede ser producida por ácaros por cuanto zanjan en la piel y ponen sus huevos en los poros. Se trasmite entre personas, y se exterioriza especialmente a través de la picazón y la erupción cutánea.

Primero se recomienda lavar toda la ropa con agua caliente, a objeto de eliminar los hongos y/o ácaros que se hallen en estas, así como emplear con regularidad cremas que hayan sido prescritas por el médico hasta que la enfermedad desaparezca.

Psoriasis

Es una enfermedad causa picazón y parches dolorosos de piel enrojecida con ciertas escamas plateadas. Este padecimiento precipita el proceso de renovación celular, lo que produce que las células nuevas hagan su aparición en poco tiempo, y se aglomeren en la superficie.

Se puede hacer presente en codos, rodillas y en el cuero cabelludo, etc. En ocasiones permanece por largos períodos, y lo complica la resequedad de la piel, algunas medicinas y el estrés.

Verrugas

Las produce el virus papiloma y se contagian por el contacto directo de piel a piel, permaneciendo latente en caso de que éste no halle condiciones apropiadas en un principio.

Pueden perjudicar cualquier parte de la piel y aparecen en forma de tumores no dolorosos por lo general. En cuanto al tratamiento se prescribe inducir el sistema inmune con tratamientos de algunos químicos o con vaselina.

Rosácea

Se trata de una afección cutánea que causa enrojecimiento e hinchazón. Se considera que la produce una expansión de los vasos sanguíneos, particularmente de la cara que reflejan un efecto de sonrojamiento o rubor natural. Además, puede ser hereditario.

Se produce por varias causas: ciertos factores externos como el esfuerzo físico intenso, aumento de la temperatura, temperaturas muy frías y menopausia, etc. Se considera que no posee relación alguna con bacterias, por ello solo requiere algún antibiótico oral o directamente sobre la piel, dependiendo del caso.

Herpes

Es una infección causada por el Virus del Herpes Simple (VHS), que tiene la capacidad de permanecer de forma latente en el organismo durante años. Luego de una primera infección, el virus del herpes se mantiene de forma inactiva en el cuerpo humano, y se activa en determinadas situaciones como menstruación, estrés, rayos ultravioleta o traumatismos, cambios de temperatura y otras infecciones.

Se considera que el VHS puede dañar a más de un tercio de la población en algún momento, a lo largo de su vida.

Tipos de herpes, causas y factores de riesgo

Se identifican dos tipos de virus herpes que se diferencian por el lugar de incidencia:

  • El herpes tipo I genera el herpes labial con prevalencia estimada del 45% de la población. El primer contacto entre el virus y el individuo se revela en forma de hinchazón de la mucosa de la boca y las encías (gingivoestomatitis), lo cual es habitual en niños y adolescentes. Con el incremento de la edad la factibilidad de poseer anticuerpos frente al VHS es mayor.

El virus queda escondido en las neuronas ganglionares para luego reaparecer en forma de herpes labial.

Entre los elementos que propician su recurrencia se hallan el estrés, la fiebre, la exposición solar, la menstruación, los  impactos en la zona de infección o el uso de medicinas que alteren los niveles de defensa (corticoides).

Es una infección leve sin mayores complicaciones, a excepción de pacientes inmunodeprimidos. Cerca del 20-25% de la población tiene uno o dos episodios de herpes labial al año. Cuando alguno de esos factores estimula la reactivación del virus, éste realiza el camino de vuelta, regresa de los ganglios a las células epiteliales de labios o mucosa de la boca y ocasiona las lesiones, si bien más leves que la infección inicial.

Igualmente, se ha demostrado que hasta un 45% de personas que no han presentado herpes labial poseen una detección de anticuerpos positiva, lo que significa que no toda persona en contacto con el virus desarrolla la lesión.

Se transmite más que todo mediante la saliva, o por contacto directo con la lesión. Su localización típica son los labios, sin embargo, el contagio por contacto directo o secreciones produce que pueda afectar otras partes del cuerpo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

  • El herpes tipo II incide con más recurrencia en los genitales (herpes genital), ocasionando una lesión parecida a la de los labios (vesículas). Se le clasifica como una enfermedad de transmisión sexual ya que existe mayor ocurrencia de casos desde la adolescencia con el comienzo de las relaciones sexuales. En esta etapa se originará la primera infección, permaneciendo latente en los ganglios de la región del sacro para reactivarse en determinadas circunstancias. Hay riesgo de transmisión igualmente, aunque no se halle presente la lesión.

El herpes tipo II se ha presentado en un 5% de la población, sin embargo no hay datos exactos. Debido a la focalización genital es factible que se contamine a un recién nacido durante el parto si la madre está infectada. Si esto se está al tanto de esto, es obligatorio realizar cesárea.

Su contagio también es por contacto directo con secreciones, pero de la misma manera se puede contagiar cualquier otra zona.

¿Qué causan los ácaros en la piel?

Los ácaros son diminutos animales que proliferan por lo general en el hogar. Son insectos microscópicos que ocasionan alergias graves. No se pueden percibir a simple vista; se encuentran en habitaciones pernoctando en colchones, almohadas, peluches de algodón, alfombras, ropa de cama, y cortinas; se multiplican con rapidez en ambientes húmedos y cálidos, nutriéndose de escamas de la piel de seres humanos y de mascotas.

Son responsables del 60% de las patologías alérgicas, por lo cual resulta significativo saber las enfermedades que ocasionan los ácaros y tomar las medidas pertinentes para eliminarlos.

Escabiosis, afección contagiosa por ácaros en la piel

Mejor conocida como sarna humana, es una enfermedad producida por presencia de ácaros en la piel del ser humano; pero no cualquier ácaro, sino los del tipo Sarcoptes scabiei. Esta afección se puede presentar entre personas de cualquier grupo, independientemente de su edad, raza o higiene personal.

Se contagia por contacto directo con individuos infectados y, con menor frecuencia, al usar ropa de cama o vestimenta infectadas, por lo que familias enteras pueden llegar a padecerla.

En la piel del huésped humano este parásito realiza su ciclo completo, en un lapso de dos a tres semanas. La hembra pone uno o dos huevos a la vez y construye túneles en forma de madrigueras, en la piel donde los deposita, junto a bolos fecales.

Dichos túneles poseen una figura característica parecida a un lápiz. De tres a cuatro días de anidados los huevos, brotan las ninfas a la superficie de la piel, y entre 12 y 16 días más tarde, hay machos y hembras adultas que se aparean y comienzan de nuevo el proceso.

Es una afección fuertemente pruriginosa, o sea, genera mucha comezón y picor, generalmente por las noches; y se destaca por presentar pequeñas vesículas, pápulas, costras, y túneles; localizándose primordialmente en pliegues y genitales. La picazón se presenta entre 7 y 15 días luego del contagio, lo que es una respuesta alérgica al parásito. De sus síntomas se destaca el comezón, mayormente de noche, así como rayas finas en forma de lápiz, sobre la piel.

El 80% de las personas afectadas por este parásito, se les manifiesta en manos y pies, no apareciendo en la cabeza, palma de las manos y plantas de los pies. Los lugares más comprometidos son cara dorsal de los pies, región inguinogenital,  surcos de las manos, cara anterior de las muñecas, región axilar, surco submamario, región periumbilical y región glútea.

En el caso de bebés los parásitos se diseminan en su piel generando granos sobre el tronco, o ampollas en las palmas de las manos y plantas de los pies.

Cómo evitar o curar la infección…

Para prevenir la afección, es trascendental evadir el contacto con personas infectadas, o compartir sus vestimentas o ropa de cama. El fin del tratamiento es abolir la infección, con el uso de cremas y lociones aplicadas a todo el cuerpo, y el suministro de medicamentos que hayan sido recetados por el médico, de acuerdo a las complicaciones que se hayan presentado.

Adicionalmente, se debe cambiar y lavar toda la ropa de vestir y de cama. En ocasiones se hace necesario tratar a la familia completa, la pareja o personas en contacto directo con individuos afectados, aun sin haber síntomas presentes.

Otra buena forma de acabar con los ácaros es evitar alfombras, muñecos de peluche, libros, o cualquier otro elemento que retenga polvo; lavar cortinas, aspirar y asolear colchones regularmente; poner al sol sábanas y mantas con regularidad.

La picazón puede permanecer luego de que se haya comenzado el tratamiento, no obstante, se eliminara si se aplica al pie de la letra lo que prescribió el médico; además de hacer el aseo general a toda la casa para evitar nuevas infestaciones.

A pesar de que la escabiosis es muy incómoda, no es una enfermedad grave; pero, en personas sin tratamiento puede permanecer a lo largo de meses o años, y ocasionarse una infección secundaria de la piel como consecuencia de los intensos rasguños; por ello es importante que al presentar los síntomas mencionados consulte al médico para prevenir la propagación de la infección y extirpar prontamente la enfermedad.

Los ácaros se hallan en cada espacio de nuestros hogares que favorezca un ambiente apropiado para su supervivencia como habitaciones con poca ventilación y mucha humedad, será ideal para la multiplicación de los ácaros.

Entre las enfermedades que ocasionan los ácaros se señalan las siguientes:

  • Rinitis alérgica:Se trata de una irritación en las membranas nasales producida por la exposición al polvo donde se hallan los ácaros.
  • Conjuntivitis:Es una alergia que ocasiona picazón y ardor en los ojos.
  • Asma:El es una enfermedad respiratoria que se activa cuando se inhalan los alérgenos como los ácaros que contiene el polvo.
  • Dermatitis atópica: Esta reacción alérgica mejor conocida como eczema en la piel, al entrar en contacto con los ácaros que pernoctan en colchones o ropa de cama.

Los padecimientos que originan los ácaros suelen complicarse con el transcurrir del tiempo, por lo que es importante asumir medidas adecuadas para impedir que los ácaros se propagen por toda la casa: lavar la ropa de cama y alfombras a más de 60 °C, asolear los colchones, aplicar la aspiradora con regularidad, evitar animales domésticos, mantener un ambiente seco, renovar con regularidad alfombras o tapices. Estas son algunas medidas a tomar en cuenta para impedir el desarrollo de ácaros dentro de tu hogar.

El lupus y la piel

Con frecuencia la piel es afectada por el lupus, lo que es un indicativo importante diagnosticar la enfermedad, bien sea que se presente exclusivamente en la piel (lupus eritematoso cutáneo) o diseminado por todo el cuerpo (lupus eritematoso sistémico).

Entre los tipos más usuales de lupus cutáneo se hallan el lupus cutáneo crónico, que con frecuencia presenta lesiones eruptivas “discoides”, escamosas, gruesas, y de color rojo, así como la caída del cabello de manera irregular; y el lupus cutáneo agudo, que se manifiesta con eritemas malares “en forma de mariposa” en mejillas y nariz, y en algunos casos, con ampollas llenas de líquido.

En cuanto al lupus sistémico, el sistema inmunológico hiperactivo presente en el organismo crea anticuerpos que embisten y dañan, no únicamente la piel, sino órganos vitales y tejidos, como el corazón, riñones, pulmones, la sangre y las articulaciones. Para el diagnóstico del lupus sistémico se siguen once criterios oficiales, de los cuales cuatro están asociados a la piel: eritema discoide, eritema malar, sensibilidad a la luz solar (fotosensibilidad) y úlceras orales.

Una de cada diez personas que contrae lupus cutáneo desencadena el sistémico. Si la persona tiene protección de los desencadenantes ambientales como luz solar y humo del cigarrillo, y si además se cuida de los llamados “indicadores de transición” hacia el lupus sistémico con el apoyo de médicos especialistas, podrá contribuir a prevenir esa mutación grave, y es posible que hasta a revierta su curso, si ya ha iniciado.

Indicadores: la presencia de las úlceras en la piel, y los nódulos y depósitos de calcio; el progresivo dolor muscular o articular y de eritema por lupus en la zona baja del cuello, y sangre o proteínas en la orina.

¿Cuál es la causa del lupus?

La mayoría de las personas quieren conocer si el lupus se originó por algún aspecto de la dieta o por el estilo de vida. Todavía no queda claro por qué algunas personas contraen esa enfermedad, pero lo que sí está demostrado es que los genes y desencadenantes ambientales tienen un papel primordial.

¿Qué cosas le pasan a la piel ante la presencia de lupus?

Esta enfermedad puede producir una serie de reacciones cutáneas muy similares a otros trastornos comunes de la piel, lo que hace que el diagnóstico de la enfermedad sea más difícil y poco confiable.

Ejemplo de ello es que el eritema “mariposa” tiende a confundirse con rosácea, psoriasis o eczema, lo que retrasa todavía más el diagnóstico adecuado, por cuanto al comienzo mejora con corticosteroides.

En los casos de lupus sistémico y cutáneo, las reacciones comunes de la piel son las siguientes:

  • Lesiones cutáneas, en relieve y de color rojo, tipo parches parecidas a un disco; localizadas en sitios expuestos al sol, como la cara y las manos. Las lesiones discoides con frecuencia se agravan si no se aplica el adecuado tratamiento.
  • Cremas o inyecciones prescritas de corticosteroides contribuyen a eliminarlas; en caso de no obtenerse mejoría o las lesiones sean muy graves, puede probarse con las píldoras de corticosteroides y las medicinas antipalúdicas. Un eritema discoide en el área del cabello debe tratarse rápidamente para impedir su progreso.
  • Eritema malar de tonalidad roja, con forma de mariposa, en nariz y mejillas. Resguárdese del sol utilizando pantalla solar de amplio espectro, a los fines de evitar o reducir esos eritemas, y úntese pomadas o geles que contengan corticosteroides, de acuerdo a las sugerencias médicas.
  • Caída del cabello, por mechones. En ocasiones es el resultado directo de la actividad en el sistema inmunológico.
  • Úlceras en la boca, en lengua o nariz y en la vagina (rara vez). Las gárgaras con suero de leche o peróxido de hidrógeno disuelto en un poco de agua contribuyen a calmar las úlceras e incitar la sanación. Los costicosteroides y medicamentos antipalúdicos pueden contribuir también. Para las úlceras en la nariz, se utiliza vaselina.
  • Cambios en la pigmentación de la piel, de tonalidad oscura a clara, que se llevan a cabo luego que disminuye la inflamación por lupus, en cuyo caso los medicamentos antipalúdicos o corticosteroides se paralizan. Se puede usar productos cosméticos para encubrir los cambios de coloración en la piel.
  • Ronchas o habones (urticaria), que se tratan con medicamentos antihistamínicos, antiserotonínicos y corticosteroides, generalmente. Si perduran, puede ser un signo de vasculitis, lo cual es una inflamación de los vasos sanguíneos que amerita otro tratamiento.

Otros problemas comunes de la piel asociadas al lupus son el fenómeno de Raynaud, donde los dedos se tornan blancos, morados y azules por el frío; la vasculitis, que ocasiona la ruptura de la piel por la inflamación de vasos sanguíneos próximos a la capa superior de la piel; el livedo reticularis, que hace su aparición con manchones rojizos o de apariencia de bordado bajo la piel; y la púrpura que tiene el aspecto de decoloraciones moradas o rojas debajo de la piel, ocasionadas por sangrado. Las medicinas corticosteroides que se usan corrientemente para el tratamiento del lupus, igualmente pueden generar complicaciones, como marcas azules y negras, y la piel fina.

Evadir la luz solar es el cuidado más importante contra el lupus cutáneo y sistémico.

Los rayos solares ultravioleta UVB y UVA son los que desarrollan esta afección generalmente, y los que incitan las reacciones fotosensitivas, las que pueden presentarse los 365 días del año, en días soleados o nublados, y en tiempos muy cortos.

Protéjase de una exaltación del lupus

  • Póngase protector solar de rayos UVA-UVB de extenso espectro, durante todo el año escoja una marca con un factor de protección solar de 30 o superior, que contenga avobenzona (Parasol 1789), dióxido de titanio y óxido de zinc, en vista de que estos elementos son los que más protegen contra los rayos UVA y UVB.
  • El mexoryl es un ingrediente novel que se emplea en ciertas cremas solares, y es eficaz contra los rayos UVA. Póngase la crema solar en las mañana, antes del maquillaje, y por lo menos diez minutos antes de salir de casa.
  • Limite las acciones al aire libre innecesarias, sobre todo cuando el sol es más penetrante (de 10 a.m. a las 3 p.m.), y utilice ropa especial y sombreros de ala ancha para resguardarse del sol.
  • Para minimizar la exposición a los rayos UVA, instale un plástico en los cristales de las ventanas, cubra las luces halógenas y las lamparillas fluorescentes con bolsas plásticas, y utilice un protector polarizado en la pantalla de la computadora. Dicha precaución no es requerida en caso de pantallas planas, como en las computadoras portátiles.
  • Consulte al médico sobre riesgos adicionales de fotosensibilidad por ingerir ciertos medicamentos, como antibióticos, diuréticos, antiinflamatorios y píldoras anticonceptivas.

¿Cómo se pueden tratar o disimular cicatrices por lupus en la piel?

La tecnología de relleno y rayos láser ofrece magníficas posibilidades de mejorar la cicatrización y las variaciones en la pigmentación y, para ciertas personas, puede ser menos peligrosa que la cirugía plástica. Aunque no deben usarse a menos que la enfermedad esté curada totalmente.

Se debe consultar con un médico especialista en cicatrices por lupus, y esté actualizado en estas nuevas técnicas. El maquillaje disimula adecuadamentey tiene muchos beneficios; si es combinado y se emplea adecuadamente, oculta por completo la decoloración y cicatrices de la piel.

Daños en la piel por el VIH

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es la enfermedad mortal causada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), lo cual, tal como refiere su nombre, ocasiona severos daños al sistema inmune, y tiene consecuencias drásticas que afectan otros sistemas.

Sin embargo, el daño causado al cuerpo por estas patologías puede ser tratado; aunque no existe cura conocida, la prevención y educación auxilian bastante a los pacientes para que el daño a otros sistemas no pongan en riesgo su vida.

Así es cómo el VIH/SIDA afecta a los sistemas del cuerpo humano:

Sistema inmunológico

El VIH causante de la destrucción de glóbulos blancos de la sangre, los cuales contribuyen a combatir enfermedades.

Si el VIH no es tratado a tiempo en 10 años se transformará en SIDA, y a lo largo de ese periodo de tiempo cualquier patología puede posarse  en el cuerpo y no curarse más nunca.

Piel

Por la falta de un sistema inmune funcionando al cien por ciento, cualquier padecimiento de la piel se transforma en algo más grave y difícil de aplicar tratamiento, los más comunes son: psoriasis, urticarias y  dermatitis.

¿Por qué tienen erupción cutánea las personas con VIH?

La erupción es una irritación de una zona de la piel que en ocasiones causa comezón, enrojecimiento y dolor. Son posibles causas de erupción cutánea en personas con el VIH las siguientes:

  • La infección por VIH comprobada.
  • Otras infecciones.
  • Medicamentos para el VIH
  • Otros medicamentos

Infección por el VIH
La erupción cutánea puede ser un indicativo de infección aguda por el VIH. Es la etapa inicial de la infección por el VIH, y por lo general se desarrolla de 2 a 4 semanas siguientes a la infección por el VIH. Aunque puede también ser un síntoma de la infección cualquier fase de la enfermedad.

Otras infecciones
La erupción cutánea también suele ser un síntoma de otras infecciones. El VIH acaba con las células del Sistema Inmunitario que combaten la infección. El perjuicio causado a esas células vuelve vulnerables a las personas con el VIH, al riesgo de infecciones, y la erupción cutánea es una de esas.

¿Qué es la piel atópica?

Llamada también dermatitis atópica, es una patología de la piel que padece entre el 2 y el 5% de los adultos, y entre 10 y el 20% de los niños. Es un trastorno crónico y prolongado, cuyas características son: piel seca, descamada  e irritable, y que evoluciona a manera de brotes cuyos los síntomas son más molestos.

Aunque no existe cura conocida, el cuidado diario y homogéneo de la piel puede resguardarla.

La dermatitis atópica –también conocida como eczema atópico- es una padecimiento de la piel que se manifiesta en la cara y cuerpo de bebés, niños y adultos.

La incidencia de esta enfermedad se va incrementando, principalmente en el mundo occidental, que en las últimas 3 décadas se han producido un aumento entre el doble y el triple de casos declarados.

Aunque no se sabe de ninguna causa que desencadene la dermatitis atópica, hay pruebas que asocian el padecimiento con asma y fiebre del heno. Dicha enfermedad afecta primordialmente a niños –se registran entre 10 y 20 % de niños del planeta afectados; en tanto que del 2 al 5% de los adultos presenta ese trastorno.

En adultos la erupción se focaliza en el cuello, y a la región del escote, los pliegues de los codos, las manos y los pies, pantorrillas, así como el rostro y el cuero cabelludo. Síntomas y zonas afectadas son diferentes en bebés y niños.

Los enfermos de dermatitis atópica con frecuencia sufren otros problemas asociados, como falta de sueño, estrés, discriminación y falta de confianza en sí mismo.

Tener una buena rutina en el cuidado de la piel, además de realizar algunos cambios en los hábitos puede calmar los síntomas. Por ejemplo, usar ropas de algodón, mantener temperaturas bajas para impedir el sudor y desechar alimentos desencadenantes puede contribuir.

Piel de mariposa

Los padecimientos de la piel afectan a un gran número de personas, pero existe una enfermedad que aunque es poco conocida, tiene repercusiones muy delicadas: Se trata de la enfermedad de piel de mariposa o piel de cristal. Es una afección que acompaña a la persona que la padece, durante toda la vida.

¿Qué es la enfermedad de piel de mariposa?

Conocida científicamente como epidermólisis ampollar, es una afección genética, o hereditaria, que se caracteriza por el brote de ampollas en la piel, y para la cual no existe tratamiento curativo hasta el momento.

Las ampollas son brotan ante un mínimo roce o ante cualquier traumatismo que tenga en la piel, y se puede presentar al nacer o luego del nacimiento. Es acompañada de picazón o intolerancia al calor.

No existe cura para la piel de mariposa

La piel de mariposa es una enfermedad con la que se convive toda la vida.

Por el hecho de que las ampollas se forman al mínimo roce, hay que evitar impactos y golpes fuertes en la piel para que esos niños no les broten las ampollas. Esto quiere decir que el bebé o el niño no debe someterse ni al más mínimo roce de juguetes o ropa, además, los baños se deben realizar en tina con productos de higiene especiales.

Esta enfermedad puede detectarse a través de estudios genéticos, aunque estos se hacen después del nacimiento, cuando el niño ya comienza a presentar ampollas.

Infecciones de la piel

La piel constituye una barrera evidentemente eficiente contra infecciones bacterianas y, aunque muchas bacterias entran en contacto o habitan en ella, generalmente no producen infecciones.

Las infecciones bacterianas afectan a pequeñas áreas de la piel o propagarse a lo largo y ancho del cuerpo. Además, pueden variar en peligrosidad, de leves a terriblemente mortales.

Diferentes tipos de bacterias logran infectar la piel. Las más comunes son los Staphylococcus y los Streptococcus. Las causadas por bacterias menos frecuentes las contraen personas internadas en hospitales o en residencias, así como las que laboran en jardinería, o sencillamente las que nadan en un estanque, en un lago o en el mar.

Ciertas personas están en alto riesgo de contraer infecciones cutáneas. Por ejemplo, las que sufren de diabetes están más expuestas a sufrir falta del flujo sanguíneo, principalmente en las manos y pies; y los elevados niveles de azúcar (glucosa) en sangre reducen la capacidad de los glóbulos blancos (leucocitos) para combatir infecciones.

Personas de edad avanzada, con el virus VIH, las que tienen SIDA, las que presentan hepatitis, o las sometidas a quimioterapia, también presentan un mayor riesgo, ya que su sistema inmunitario se encuentra debilitado.

La piel inflamada o lastimada por quemaduras del sol, arañazos u otros traumatismos es igualmente más vulnerable a infectarse. Por lo general, cualquier lesión en la piel inclina a las personas a padecer una infección.

La prevención comprende mantener la piel sin lesiones y limpia. Cuando se recibe una cortada o un arañazo, la lesión debe lavarse con agua y jabón, y cubrir con una venda esterilizada. Puede emplear vaselina sobre las zonas herida para conservar el tejido húmedo e impedir la irrupción bacteriana. Los médicos sugieren no utilizar ungüentos o pomadas antibióticas (con receta o sin receta), en pequeñas heridas no infectadas, debido al riesgo de que se presente una alergia al antibiótico.

Sin embargo, se usa pomada o ungüento antibiótico si hay infección. El tratamiento de zonas más grandes necesita antibióticos tomados por vía oral o en forma inyectable. Los abscesos (bolsas con pus) deben ser cortados por el médico y drenados, además de que cualquier tejido muerto debe eliminarse quirúrgicamente.

Moluscos en la piel

El molusco contagioso (MC) es una infección viral en la piel, autoinoculable y contagiosa, tal como lo indica su nombre. Es un virus de la familia de los Poxvirus o Poxviridae, género Molluscipox, la misma familia donde se hallan los virus de la viruela. En ocasiones es llamado verruga de agua.

La infección se puede adquirir de diferentes maneras. Es común en niños, pero adultos igualmente pueden ser contagiados; ocurre cuando se hace contacto directo con una herida cutánea o un objeto que tengan el virus; por ello se puede diseminar mediante el contacto con ropas, toallas o juguetes.

Se manifiesta con múltiples lesiones pequeñas como verrugas lisas con un diminuto agujero en el medio. Es una infección viral cutánea que origina pápulas o nódulos en relieve sobre la piel, con apariencia de perla.

En la mayoría de los casos, la infección se manifiesta en la cara, las axilas, el cuello, los brazos y las manos. Sin embargo, se puede  presentar en cualquier parte del cuerpo, a excepción de las palmas de las manos y plantas de los pies. Se trata de un virus muy diseminado en todo el mundo y que puede subsistir en condiciones adversas.

Causas

El molusco contagioso es causado por un virus miembro de la familia de los Poxvirus. Se dispersa a través del contacto directo con heridas u objetos infectados como ropas, toallas o juguetes. Igualmente, el virus se disemina por contacto sexual. Las primeras lesiones en genitales se pueden confundir con herpes o verrugas, pero, a diferencia de éstos, las lesiones son indoloras.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados (VIH/SIDA) pueden manifestar un caso de molusco contagioso que agrava con rapidez.

Alergias en piel

La mayoría de las personas manifiesta algún tipo de alergia en la piel o alguna reacción perjudicial que les produce síntomas como picazón e hinchazón. La misma se basa en una respuesta exagerada del organismo, concretamente del sistema inmunológico, que conlleva a la presencia de urticarias y erupciones, entre otras.

Los casos más frecuentes de alergias cutáneas se presentan por la ingesta de algunos alimentos. Debido a ello se recomienda seguir una dieta balanceada, y en el caso de identificar alguno que la genera, evadirlo por totalmente. Además, se debe prescindir de rascar las zonas contaminadas en vista de que se incrementa el dolor y se propaga la infección.

Tipos de alergias en la piel

Las enfermedades alérgicas se pueden revelar en todas las edades, desde recién nacidos hasta ancianos, frecuentemente con una predisposición genética alta.

La dermatitis atópica

Es una enfermedad genética de la piel que incide del 2 al 5% de la población adulta, y hasta un 10% en los niños. Hablamos de un trastorno crónico y prolongado, que se identifica por un cutis seco, irritable y escamado, y que se manifiesta y evoluciona con brotes, que ocasionan grandes molestias.

No se conoce ninguna cura al respecto, sin embargo,  existen tratamientos precisos como los corticoides tópicos o cremas emolientes con ácidos grasos omega 6, y antibióticos para tratar las infecciones y así mejorar las lesiones.

Los síntomas característicos son enrojecimiento, ampollas y picor, que comienzan en las mejillas, rodillas y codos, en menores de dos años. Es muy conveniente no propiciar cambios bruscos de temperatura, lograr un ambiente fresco controlado, evadir el polvo; usar ropa de algodón, hilo o lino, desechar telas sintéticas y la ropa teñida; no utilizar lejía.

El Eczema

Los síntomas pueden ser diferentes en distintas personas. El frotar con cepillo o el rozamiento pueden ocasionar o agravar ciertos síntomas. Dentro de estos síntomas podemos mencionar:

  • Picor y resequedad

    Banners of beautiful women silhouettes with flowers. Beauty salon design. Vector illustration

  • Grietas atrás de las orejas o en otros pliegues de dermis
  • Erupciones en manos, pies y mejillas
  • Enrojecimiento en zonas de la piel
  • Protuberancias de menor tamaño en la piel
  • Agrietado, descamación o costras, en la dermis
  • Se agrava en invierno con el aire interior seco

Tratamiento del eczema

Las alternativas de tratamiento varían de acuerdo al caso y al especialista. El médico tratante puede prescribir uno o varias de acuerdo al estado del paciente. Los tratamientos del eczema comprenden:

Cuidados de la piel

  • Evitar el uso prolongado de baños o duchas calientes, cuyo tiempo no puede exceder de un máximo de 15 minutos
  • Usar jabón suave o detergente sin jabón contribuirá a evadir eczemas;
  • Luego del baño el agua debe ser secada con una toalla suavemente, y aplicar una crema hidratante
  • Es imprescindible  tratar las infecciones de la piel rápidamente luego de su aparición.

Medicación

  • Cremas y ungüentos que contienen cortisona, Tacrolimus o pimecrolimus
  • Medicinas orales (prednisona o Graf), para casos graves de eczema
  • Antibióticos para aplicarlos directamente sobre su piel o ingerirlos (únicamente para tratar infecciones)
  • Antihistamínicos para contribuir a prevenir la picazón

La urticaria

Por lo general, van asociadas de un picor muy fuerte. Existen dos tipos: urticaria aguda si las heridas son menor a 6 semanas, y urticaria crónica que tiene lesiones de mayor duración.

Es una enfermedad que quebranta el sistema inmunológico al perturbar el sistema nervioso, y consentir que el cuerpo sea afectado por la histamina.

Es frecuente a cualquier edad, pero varios estudios demuestran una tendencia mayor en adolescentes y adultos. La urticaria aguda es más frecuente en niños y adolescentes que la crónica; la que es tres veces más habitual en mujeres que en hombres.

Alergias alimentarias

Es una respuesta inmune exagerada del organismo cuando hace contacto con el alérgeno alimentario.  Dichas sustancias que son capaces de generar una reacción alérgica, se les conoce como alergénicas o alérgenos.

Pueden ser de naturaleza transitoria (ceden en poco tiempo); pueden ocasionar cuadros cutáneos (desde urticarias a eczemas hasta dermatitis atópica); cuadros gastrointestinales (diarrea crónica); molestares digestivos como vómitos, náuseas, dificultades para tragar (esofagitis  eosinofílica), y en casos graves anafilaxis con riesgo de morir.

Hay que diferenciar la reacción alérgica a los alimentos con la intolerancia a los alimentos. Esta última es la incapacidad de ingerir ciertos alimentos o nutrientes, sin manifestar efectos no deseables a la salud. Esos efectos pueden presentarse de manera más o menos breve.

La intolerancia a los alimentos tiene una diferencia básica con las alergias por cuanto éstas producen una respuesta del sistema inmune, agilizando la inmunoglobulina E (IgE) u otros mecanismos inmunes; en tanto que las intolerancias mayormente se deben a la ausencia de enzimáticos que frenan la apropiada metabolización del nutriente.

Síntomas comunes de la alergia de piel

Aparece inmediatamente después que la dermis hace contacto con la sustancia que el organismo reconoce como extraña, y empieza a combatirla. Dentro de los síntomas tenemos:

  • Ronchas: Áreas extensas del cutis sonrosadas con cierta inflamación.
  • Comezón: Genera una picazón en la zona rojiza que no debe ser palpada.
  • Verrugas o Erupciones: aparecen en procesos más complejos y forman una capa con mucha sensación de chamusco.
  • Se reseca la dermis y se vuelve muy escamosa.
  • La dermis se torna sensible al hacer contacto con el sol.

Alérgenos más frecuentes

El alérgeno es asa sustancia que el sistema inmunológico asume como el enemigo a vencer, en el caso que nos ocupa son las alergias de piel. Pero ¿Cuáles son esas sustancias?

  • Alimentos tales como mariscos, nueces, etc.
  • Medicamentos vencidos, u otro elemento específico dentro de los fármacos.
  • La ropa ajustada que por el roce permanente con la piel causa picazón.
  • Muchas personas tienen piel sensible a la luz solar y eso les origina alergias a su dermis.
  • Productos en lociones, jabones, acondicionadores, etc.
  • Ciertos perfumes o lociones.
  • Guantes o productos de látex.
  • Alguna plantas (venenosas y no venenosas).

Tratamiento de las alergias cutáneas

Una alergia en el cutis se puede combatir con los siguientes métodos:

  • Baños cortos
  • Utilizar la planta llamada Flor de Saucococida para la picazón, el enrojecimiento y la inflamación.
  • Gel de aloe vera, que tiene propiedades antiinflamatorias y bactericidas.
  • Vinagre de manzana, se usa cuando una alergia es originada el consumo de algún alimento.
  • El yogur natural para coadyuvar en el dolor.

Medicina para la alergia de piel

Seguidamente se ofrece información sobre un grupo de medicamentos naturales y químicos, así como métodos que pueden ser usados para prevenir alergias en la dermis.

La información se presenta en dos grupos: el primero para tratar la enfermedad cuando ya esté activa; el segundo grupo es para evitar su manifestación, logrando tener una vida saludable.

La medicina para alergias de piel hace referencia a ciertos remedios caseros fáciles de obtener o preparar. Entre esto se señalan:

  • Baños cortosy con agua fría, apartando el agua de mar. Ducharse con menor frecuencia de lo habitual. Los galenos sugiere en niños baños cada 2 a 5 días, dependiendo de la gravedad del caso.
  • Utilizar jabón “Neutro” o bien sea sin aromas; en su defecto lo menos ácido posible. También se recomienda en estos casos aplicar cremas humectantes.
  • Utilizar dos ciclos de enjuague por carga de ropa. No utilizar suavizante de telas, si este es necesario, se debe aplicar tres ciclos de enjuague.
  • Uso de ropa de algodón o ligera; evitar las que sean de licra o lana, ya que éstas al rozar con la piel la raspan y mantienen vivo el prurito.
  • Mantener las uñas cortas, por cuanto en la alergia cutánea aparecen pequeñas ronchas enrojecidas con prurito.
  • Cocer Flor de Saucco, de forma que pueda aplicarse en la región afectada; dicha planta tiene propiedades antiinflamatorias y combate el picor.
  • Sí la reacción alérgica es producto del consumo de algún alimento se puede ingerir Vinagre de manzana.

Se tiene por norma que el consumo de un alimento que el organismo no tolere es el principal factor productor de alergias cutáneas. Por ello es recomendable prestar atención especial a los niños, ya que de pequeños es cuando se puede definir a qué alimentos serán alérgicos, y de esta manera evitar que lo consuman en adelante.

Es preferible prevenir la alergia con estas recomendaciones antes de ingerir medicinas, ya que los mismos pueden producir alergias en determinadas ocasiones (alergia medicamentosa). Si los síntomas ya son graves, los galenos pueden emplear técnicas para conocer el tipo de alergia y recetar un medicamento más específico.

¿Cómo cuidar la piel?

Para una piel suave y de aspecto saludable se necesitan cuidados diarios. Con los siguientes consejos sobre cuidado corporal después del baño diario, su piel estará hidratada y lozana todo el año.

Proteja la piel del sol

No salir al sol sin protección. Aplicar un bloqueador solar con SPF que se adapte a su tipo de piel. Repitir la aplicación de regularmente. Es aconsejable no estar bajo el sol durante las horas de mayor calor del día. Utilizar solo jabón suave para la piel.

¿La piel de su cuerpo se seca con facilidad, principalmente luego de la ducha? Es de suma importancia utilizar productos para el cuidado de la piel, que sean suaves y sin jabón, en la rutina de limpieza. Si usas productos muy fuertes, tu piel puede tornarse excesivamente seca y sentirse molesta. Los productos más convenientes para el uso son jabones ricos en lípidos.

¡En la ducha!

Para la piel es más saludable la ducha que el baño, ya que éste propende a deshidratar la piel. Asegúrese que el agua esté templada antes que caliente. Los que prefieren el baño, les decimos que es bueno darse un baño de vez en cuando; sin embargo, no es aconsejable estar mucho tiempo en el agua.

El arte de secar con suvidad la piel seca

Antes de salir de la ducha eliminar completamente cualquier resto del producto de limpieza que hayas usado. Luego secar con rapidez la piel dando suaves golpecitos con la toalla en las piernas, brazos, pecho, etc. NO frotes la piel con agresividad para secar.

Hidrato la piel a diario ¡Haz de la hidratación tu mejor aliada! Conviértela en un hábito diario. Luego de los suaves toquecitos con la toalla para secar la piel, emplea una crema hidratante para la piel. Esto ayudará a restituir la película hidrolipídica que envuelve la epidermis. No olvidar hidratar ¡Todos los tipos de piel!

Cuando hace frío fuera, me abrigo. La piel se torna especialmente sensible durante la época de invierno. Incluso, el clima frío, al igual que el sol y el viento, propende a resecar la piel, dejándola con una incómoda sensación de tensión y picor. Al disminuir las temperaturas, es recomendable abrigarse. ¡Y no olvidar proteger las manos!

Beber mucha agua. Para lucir una piel hermosa, el cuerpo requiere cantidades generosas de líquido. Asegúrese de que beber el agua suficiente; aproximadamente ocho vasos al día. Un vaso de agua al levantarse, un té en el desayuno, agua mineral en el transcurso del día, té de hierbas por la noche… ¡De esta forma puedes cumplir con los requerimientos diarios de líquido!

¡Comer de manera saludable y equilibrada!. La dieta balanceada y saludable es buena para el organismo y también para tu piel. Cada día se debe consumir cinco piezas de frutas y verduras, ricas ambas en antioxidantes. Esto contribuirá a conservar tu piel hermosa y saludable.

Dormir las horas de belleza. Al dormir lo suficiente la piel se conservará radiante y saludable. Tu cuerpo requiere una cantidad de sueño diario para estar saludable: 7, 8, 9 horas… Inclusive, los requerimientos de sueño vienen marcados genéticamente.

Dejar de fumar. ¿Fumas? El tabaco es sumamente nocivo para la piel y el organismo en general. Marchita el cutis, lo deja apagado y sin brillo, y acelera el proceso de envejecimiento de la piel. Esto es razón más que suficiente para apagar el último cigarrillo, ¿No lo crees así?

Dejar Comentario