≡ Menu




La vista: Definición, importancia, función, partes, anatomía y mucho más

La vista es el sentido que permite a los seres vivos interpretar el ambiente que los rodea, a través de la luz en el espectro visible reflejado por los objetos en el ambiente.

Definición

La vista es la función de los seres vivos que les permite asimilar información de su entorno. El acto de ver comienza cuando la córnea y luego la lente del ojo enfoca la luz de su entorno hacia una membrana sensible a la luz en la parte posterior del ojo, llamada retina. La retina es en realidad parte del cerebro que está aislada para servir como un transductor para la conversión de la luz en señales neuronales (ver artículo: Sinapsis Neuronal).

Tambien Te Recomiendo Ver...

Las teorías sobre el funcionamiento de la visión comenzaron con los filósofos presocráticos, según los cuales el ojo estaba constituido por agua y fuego. De acuerdo con el modelo de visión activo que se ha atribuido tradicionalmente a Pitágoras y Euclides, el ojo emite un rayo que viaja a través del espacio y toca objetos que causan la sensación de visión.

La explicación opuesta es el modelo pasivo de visión defendido, entre otros, por Demócrito y Lucrecio, según esta teoría, los objetos envían imágenes de sí mismos al espacio que los rodea. Por lo tanto, el aire estaría lleno de imágenes inmateriales que se moverían en todas las direcciones, siendo el ojo un instrumento pasivo con la función de capturarlas (ver artículo: Nervio Peroneo).

El estudio científico de la percepción visual comenzó en el siglo XIX con Hermann von Helmholtz, médico alemán autor de “Handbuch der Physiologischen Optik” (Tratado de óptica fisiológica). En el siglo XXI, los modelos que explican el fenómeno de la visión son multidisciplinarios, ya que tienen en cuenta aspectos tanto fisiológicos como neurológicos y psicológicos. Actualmente se considera que el ojo actúa como un receptor, mientras que el proceso de percepción se lleva a cabo principalmente en el cerebro.

Importancia

Los seres vivos tiene un órgano receptor visual que les permite conectarse con el medio ambiente que los rodea todo esto a través de los ojos, que obtiene las señales de su entorno a través de la luz y las envía a el cerebro que es en donde se procesan estas señales. El ojo es un órgano par situado en la cavidad orbital. Está protegido por los párpados y por la secreción de la glándula lagrimal, tiene la capacidad de moverse en todas las direcciones gracias a los músculos extrínsecos del globo ocular.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La características de lo que el cerebro procesa ya que el ojo le a enviado información es a través de la fotosensibilidad, que tiene lugar en células receptoras especializadas que contienen sustancias químicas que son capaces de absorber la luz para producir un cambio fotoquímico.

Cuando la luz entra al ojo, pasa a través de la córnea, la pupila y la lente, para llegar a la retina, donde la energía electromagnética de la luz se convierte en impulsos nerviosos que se envían al cerebro a través del nervio óptico. para el procesamiento por la corteza visual.

El cerebro es el encargado de informar y procesar todo lo referente a la vision para que el ser humano pueda tener conocimiento de lo que esta sucediendo a su alrededor y puede tener informacion de los diferentes escenarios que están en su medio ambiente. La retina es una de las regiones más importantes del ojo y contiene células especializadas llamadas conos y varillas que son sensibles a la luz (ver artículo: Nervio ilioinguinal).

Una anormalia en los órganos visuales del ser vivo puede hacer que este no tenga una visión adecuado por el resto de su existencia. En la ceguera cortical, por ejemplo, causada por una lesión en la región occipital del cerebro, llega a tener ceguera por siempre, aunque el ojo y el nervio óptico no presentan anomalías.

¿Cuál es su función?

Los rayos paralelos de luz alcanzan el ojo ópticamente normal (emetrópico) y se enfocan en la retina. Dependiendo de la especie, el enfoque puede resolverse para aumentar la distancia entre la lente y la retina o la curvatura o el poder de refracción de la lente como ocurre en los mamíferos.

El mecanismo por el cual la curvatura de la lente aumenta se llama acomodación. Cuando la mirada se dirige a un elemento cercano, el músculo cilíndrico se contrae y se relaja y se relaja, lo que aumenta su poder de convergencia.

El órgano visual tiene unas especies de películas protectoras que la luz debe pasar para llegar a unas partes del ojo encargados de procesar toda la información llamados cono y bastones, que son las células que procesan esta información, y la convierte en impulsos nerviosos de luz que atraviesan el nervio óptico llegarán al cerebro para ser procesados ​​y construir imágenes, formas, colores y movimientos (ver artículo: Nervios Espinales o Cervicales).

La parte del ojo procesa un gran conjuntos de datos en forma asombrosa de una manera rápida e instantánea, los conos y las barras cerca de la coroides establecen sinapsis con las células bipolares y éstas con las células ganglionares, cuyos axones convergen y dejan el ojo para formar el nervio óptico.

El nervio óptico deja el globo ocular en la zona más posterior del ojo junto con los vasos retinianos, en un punto conocido como papila óptica, donde no hay receptores visuales, por lo que constituye un punto ciego.

Por otro lado, también hay un punto con mayor agudeza visual ubicado cerca del polo posterior del ojo, llamado mácula lútea, con un aspecto amarillento, y en el que se encuentra la fóvea central, que es una pequeña porción de la retina que carece de barras pero con mayor densidad de conos. Al fijar la atención visual en un objeto específico, la luz del objeto se hace para influir en la fóvea, que es el lugar de la retina con la máxima sensibilidad.

Las celdas receptoras son los conos y las varillas. Los conos están relacionados con la visión del color, la visión diurna y los bastones con visión nocturna. Hay más de 100 millones de varillas en el ojo humano, y alrededor de 4 millones de varillas. Cada equipo se divide en un segmento externo y uno interno, que a su vez tiene una región nuclear y una región sináptica. En el segmento externo hay discos que contienen compuestos fotosensibles en sus membranas, que responden a la luz, causando una serie de reacciones que inician potenciales de acción.

Sus partes

El órgano de la visión es e encargado de procesar toda la información de los seres vivos, su composiciones una maravilla de la naturaleza y está muy evolucionada desde hace millones de años de evolución. El ojo humano tiene tres envolturas, que de afuera hacia adentro son:

  • Túnica fibrosa externa Se compone de dos regiones, la esclerótica y la córnea.
  • Esclera: es blanca y opaca, con fibras de colágeno tipo I intercaladas con fibras elásticas; avascular, que ofrece protección y estructura a la estructura interna. Cubre la mayor parte del globo
  • ocular, excepto en una región anterior pequeña.
  • Córnea: Es una prolongación anterior transparente, avascular pero muy inervada de la esclerótica, abultada hacia adelante del ojo. Es un poco más grueso que la esclerótica.
  • Túnica vascular media (uvea). Está formado por tres regiones: la coroides, el cuerpo ciliar y el iris.
  • Coroidal: Es la parte pigmentada posterior de la túnica vascular media, que se une a la esclerótica de forma flexible y se separa de la lente por la membrana de Bruch.
  • Iris: es la extensión pigmentada anterior de la coroides, cuya función es regular la entrada de luz al ojo por contracción o distensión de la pupila.
  • Retina o túnica neural. Es la parte del ojo sensible a la luz en la que se encuentran las células especiales llamadas conos y varillas. Está formado por 10 capas, que desde el exterior hacia el
  • interior se denominan: epitelio pigmentado, capa de conos y bastones (receptor), membrana limitante externa, capa nuclear externa, capa plexiforme externa, capa nuclear interna, capa
  • plexiforme interna, capa de las células ganglionares, la capa del nervio óptico de fibra y la membrana limitante interna.

Anatomía

El sistema visual incluye los ojos, conectando las vías a través de la corteza visual y otras partes del cerebro. Las señales neuronales inicialmente procesadas por la retina viajan por medio de los axones de las células ganglionares a través de los nervios ópticos, dividiendo y cruzando parcialmente en el quiasma óptico y luego viajando de los tractos ópticos hacia el núcleo geniculado lateral (LGN). Desde el LGN, las señales continúan hasta la corteza visual primaria, donde se lleva a cabo un procesamiento visual adicional.

El ojo tiene muchas características de una cámara, comenzando con la córnea y terminando con la corteza occipital (visual). La córnea, la estructura anterior del globo, es un tejido translúcido en forma de cúpula que funciona para doblar (refractar) los rayos de luz. Estos rayos de luz pasan a través de los segmentos anterior y posterior del ojo y se enfocan en la retina por la acción de la lente. La imagen enfocada en la retina se invierte de arriba a abajo y se invierte de derecha a izquierda.

El procesamiento visual y, finalmente, los campos visuales comienzan en la retina. El ojo obtiene la formas visuales las procesa, la cámara anterior, la lente y el vítreo; y finalmente llega a las células fotorreceptoras de la retina. La luz activa estos fotorreceptores, que modulan la actividad de las células bipolares. Las células bipolares hacen sinapsis con las células ganglionares. Los axones de las células ganglionares forman el nervio óptico, que transporta información al cerebro.

Las células receptoras y bipolares de la retina responden a la luz con respuestas electrotónicas graduales, en lugar de con potenciales de acción de todo o nada. Las respuestas graduadas en los fotorreceptores son el resultado del proceso fotoquímico, pero las de las células bipolares son impulsadas sinápticamente. Además, los fotorreceptores responden a la luz con un potencial receptor hiperpolarizante que se acompaña de un aumento en la resistencia de la membrana al influjo de Na +.

En ausencia de luz (es decir, adaptación a la oscuridad), se produce una afluencia constante de iones Na + (corriente oscura) a través de la membrana del segmento externo de los fotorreceptores, dando lugar a un potencial de membrana en reposo de aproximadamente -40 mV (ver artículo: Nervio Motor Ocular).

La afluencia continua de iones de sodio resulta de la unión del monofosfato de guanosina cíclico (cGMP) a las compuertas de sodio, que mantiene los canales abiertos abiertos mientras se mantiene la liberación de neurotransmisores en la célula bipolar, hiperpolarizándola (es decir, se inhiben las células bipolares).

Tanto las varillas como los conos liberan L-glutamato en sus terminales en las células bipolares. En células bipolares “off”, el L-glutamato activa el receptor KA / AMPA para producir hiperpolarización. En las células “on” bipolares, el L-glutamato activa los receptores L-AP4 para producir la despolarización.

Un destello ligero disminuye la corriente oscura e hiperpolariza los fotorreceptores en relación con el estado oscuro, reduciendo la cantidad de neurotransmisores inhibitorios liberados en la célula bipolar. En la adaptación a la luz, la rodopsina se activa (es decir, 11-cis -retinal se fotoisomeriza), y la proteína G unida (transducina) también se activa. La proteína G activada activa la cGMP fosfodiesterasa, que cataliza la conversión de cGMP a guanosina monofosfato (GMP).

Fisiología

El ojo humano es el órgano que nos da el sentido de la vista, lo que nos permite observar y aprender más sobre el mundo circundante que lo que hacemos con cualquiera de los otros cuatro sentidos. Usamos nuestros ojos en casi todas las actividades que realizamos, ya sea leyendo, trabajando, viendo televisión, escribiendo una carta, conduciendo un automóvil, y en innumerables otras formas. La mayoría de las personas probablemente acepten que la vista es el sentido que valoran más que el resto.

El ojo nos permite ver e interpretar las formas, colores y dimensiones de los objetos en el mundo mediante el procesamiento de la luz que reflejan o emiten. El ojo puede detectar luz brillante o luz tenue, pero no puede detectar objetos cuando no hay luz. Las ondas de luz de un objeto (como un árbol) ingresan al ojo primero a través de la córnea, que es el domo claro en la parte frontal del ojo.

Es como una ventana que permite que la luz entre al ojo. La luz luego progresa a través de la pupila, la abertura circular en el centro del iris coloreado.

Las fluctuaciones en la intensidad de la luz entrante cambian el tamaño de la pupila del ojo. A medida que la luz que entra al ojo se vuelve más brillante, la pupila se contraerá (se hará más pequeña), debido a la respuesta de la luz pupilar. A medida que la luz entrante se vuelve más tenue, la pupila se dilatará (se agrandará).

Inicialmente, las ondas de luz son dobladas o convergentes primero por la córnea, y luego por el cristalino (ubicado inmediatamente detrás del iris y la pupila), hasta un punto nodal (N) ubicado inmediatamente detrás de la superficie posterior de la lente. En ese punto, la imagen se invierte (gira hacia atrás) e invierte (boca abajo). Los impulsos de luz de la imagen se reorientan antes de llegar al centro visual en la parte posterior del cerebro (ver artículo: Nervios Raquideos Cervicales).

La luz continúa a través del humor vítreo, el gel transparente que compone aproximadamente el 80% del volumen del ojo, y luego, idealmente, vuelve a centrarse claramente en la retina, detrás del vítreo. El área central pequeña de la retina es la mácula, que proporciona la mejor visión de cualquier ubicación en la retina. Si se considera que el ojo es un tipo de cámara (aunque extremadamente compleja), la retina es equivalente a la película dentro de la cámara, registrando los pequeños fotones de luz que interactúan con ella.

Dentro de las capas de la retina, los impulsos de luz se transforman en señales eléctricas. Luego se envían a través del nervio óptico, a lo largo de la vía visual, a la corteza occipital en la parte posterior (posterior) del cerebro. Aquí, las señales eléctricas son interpretadas o “vistas” por el cerebro como una imagen visual.

Enfermedades de la vista

Miopía, hipermetropía, astigmatismo: Si la luz entrante de un objeto distante se enfoca antes de llegar a la parte posterior del ojo, el error de refracción de ese ojo se denomina “miopía” (miopía). Si la luz entrante de algo lejano no se ha enfocado en el momento en que llega a la parte posterior del ojo, el error refractivo de ese ojo es “hipermetropía” (hipermetropía).

En el caso del “astigmatismo”, una o más superficies de la córnea o del cristalino (las estructuras del ojo que enfocan la luz entrante) no son esféricas (tienen la forma del costado de una pelota de baloncesto) sino que son cilíndricas o tóricas (formadas un poco como el lado de un balón de fútbol).

Como resultado, no hay un punto de enfoque distinto dentro del ojo, sino más bien, un foco manchado o extendido. El astigmatismo es el error de refracción más común.

Presbicia (“después de 40” de visión): Después de los 40 años, y más notablemente después de los 45 años, la presbicia afecta al ojo humano. Esta condición natural resulta en una mayor dificultad para mantener un enfoque claro a una distancia cercana con un ojo que ve claramente muy lejos. La presbicia es causada por una disminución de la flexibilidad del cristalino, así como por un debilitamiento de los músculos ciliares que controlan el enfoque de la lente. Ambos son atribuibles al proceso de envejecimiento.

Un ojo puede ver claramente a gran distancia, naturalmente, o se puede ver claramente de manera artificial, como con la ayuda de anteojos o lentes de contacto, o bien siguiendo un procedimiento fotorrefractivo como LASIK (queratomileusis in situ asistida por láser). Sin embargo, la presbicia eventualmente afectará el enfoque cercano de cada ojo humano  (ver artículo: Nervio Espinal).

Ceguera nocturna: ¿Es difícil verlo de noche, especialmente mientras se conduce? ¿Es difícil encontrar el camino en lugares oscuros, como cines? Eso suena como la ceguera nocturna. Es un síntoma, no es un problema en sí mismo. La miopía, las cataratas, el queratocono y la falta de vitamina A causan un tipo de ceguera nocturna que los médicos pueden corregir.

Es una condición visual que pueden padecer las personas, o puede desarrollarse a partir de una enfermedad degenerativa que involucra la retina y que, por lo general, no se puede tratar. Si lo tienes, deberás ser muy cuidadoso en áreas con poca luz.

Problemas de la vista

Degeneración macular: La degeneración macular es una causa importante de discapacidad visual entre las personas mayores. La mácula es la pequeña área de la retina que es responsable de la visión fina o distinta. La degeneración de la mácula usualmente resulta en la pérdida gradual de la visión central y es causada por daño a los vasos sanguíneos que irrigan la retina (el revestimiento posterior del ojo donde se forman las imágenes visuales).

Si bien no existe un tratamiento efectivo para la mayoría de la degeneración macular, generalmente se mantiene la visión periférica o lateral. Muchas personas con degeneración macular pueden continuar todas sus actividades habituales con la ayuda de dispositivos de ayuda para la baja visión, como lupas, etc.

Retinopatía diabética: Controlar los niveles de azúcar en la sangre y la presión arterial puede ayudar a combatir la retinopatía diabética. El diagnóstico precoz aumenta las posibilidades de controlar esta enfermedad, por lo que es importante consultar a un oftalmólogo con regularidad. El método más actual de tratamiento implica el uso de un láser en el que los vasos sanguíneos afectados se cierran herméticamente o se “sueldan”.

Cataratas: Si vivimos lo suficiente, la mayoría de nosotros desarrollaremos cataratas. Una catarata es una opacidad, o enturbiamiento, de la lente del ojo, que bloquea el paso de la luz necesaria para la visión. Su causa subyacente aún no ha sido determinada.

A medida que se desarrolla una catarata, puede notarse como “manchas”, imágenes fantasmas, la impresión de “desnatar” sobre los ojos o problemas con las luces. Puede ser notorio para otros como una mancha lechosa en la pupila normalmente negra del ojo. Esta afección puede tratarse mediante un procedimiento quirúrgico ambulatorio relativamente común.

Glaucoma: El glaucoma es una enfermedad ocular asociada con demasiada presión de fluido dentro del ojo. El vítreo, que debe formarse y drenarse continuamente, se respalda a lo largo de la ruta de salida. El aumento de la presión resultante destruye estructuras intrincadas y sensibles de la retina del ojo.

El glaucoma representa uno de cada siete casos de ceguera. El diagnóstico temprano es esencial. Si el tratamiento médico es rápido, se puede detener el progreso del glaucoma. Sin embargo, la vista ya destruida por el glaucoma no puede ser restaurada.

Desprendimiento de retina: Esto puede ocurrir cuando un agujero o rasgadura en la retina permite que la capa interna de la retina se separe de la capa posterior o la pared de la retina. Vítreo y luego la cabina ingresa a través del receso, se filtra entre las capas y presiona aún más la capa interior para despegarla o despegarla. Aunque algunas rupturas retinianas ocurren como resultado de una lesión, la rotura se asocia con la degeneración retiniana que acompaña al envejecimiento.

Los síntomas del desprendimiento de retina incluyen ver una lluvia de manchas negras o destellos de luz, o experimentar una sequedad similar a una cortina. El tratamiento temprano hace posible, en el 85 por ciento de los casos, el reenganche de la retina y la visión restaurada. Las técnicas de tratamiento incluyen reparación quirúrgica directa u otros métodos de unión mediante cirugía con láser.

Examen de la vista

Tonometría de aplanación: Es un examen que se utiliza para tener conocimiento sobre la presión que puede ejerce en el ojo. Las lecturas de presión ayudan a su médico a diagnosticar y controlar el glaucoma. Él te dará gotas para adormecer tu ojo, luego presiona ligeramente sobre él con una herramienta llamada tonómetro.

Topografía corneal: Esta prueba computarizada mapea la curva de su córnea. Puede mostrar problemas con la superficie de su ojo, como hinchazón o cicatrización, o condiciones como astigmatismo. Es posible que la tenga antes de someterse a una cirugía, un trasplante de córnea o un ajuste de lentes de contacto.

Angiograma de fluoresceína: Esto le permite al médico ver qué tan bien se mueve la sangre en su retina. Se puede determinar la retinopatía diabética, el desprendimiento de retina y la degeneración macular. El médico colocara un químico destinado para realizar el examen, llamado fluoresceína, en una vena de su brazo. Viaja rápidamente a los vasos sanguíneos dentro de su ojo.

Una vez que llega, el médico utiliza una cámara con filtros especiales para resaltar el tinte. Toma imágenes del tinte a medida que atraviesa los vasos sanguíneos en la parte posterior del ojo. Esto lo ayuda a detectar problemas de circulación, hinchazón, fugas o vasos sanguíneos anormales.

Examen pupilar dilatado: El médico usa gotas especiales para expandir la pupila de su ojo (él llamará a este dilatador). Eso le permite controlar su retina en busca de signos de enfermedad.

Refracción: Esto es lo que usa el médico para obtener sus lentes recetados. Miras una tabla, generalmente a 20 pies de distancia, o en un espejo que hace que las cosas parezcan estar a 20 pies de distancia. Verás a través de una herramienta llamada foróptero.

Le permite al médico mover lentes de diferentes puntos fuertes frente a sus ojos. Puedes decirle si las cosas se ven claras o borrosas. Sus respuestas le dan su receta para sus anteojos o lentes de contacto. La prueba también lo ayudará a detectar la presbicia, la hipermetropía, la miopía y el astigmatismo.

Examen con lámpara de hendidura: El médico utiliza este microscopio para iluminar un rayo de luz con forma de pequeña abertura en el ojo. Él también puede dilatar tus pupilas durante la prueba. Puede ayudar a diagnosticar cataratas, glaucoma, desprendimiento de retina, degeneración macular, lesiones de córnea y enfermedad de ojo seco.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Cuidados que puedes tener

Visite un oculista regularmente: Una cosa muy importante que puede hacer es hacerse revisar los ojos regularmente por un oculista, al menos una vez cada dos años, especialmente si tiene 55 años o más. Algunas personas, especialmente aquellas con diabetes, pueden necesitar ir más seguido. Debe visitar a su oculista, incluso si no tiene problemas para ver. Hay varias enfermedades oculares que no tienen síntomas durante sus etapas iniciales y solo su oculista puede determinar si las tiene.

Su oftalmólogo puede tratar problemas oculares comunes que pueda tener, mantener actualizada la prescripción de sus anteojos y controlar enfermedades oculares. Si tiene algún problema con los ojos, su oftalmólogo discutirá la mejor manera de tratarlos con usted.

Presupuesto para el cuidado apropiado de los ojos: Debe presupuestar el costo de un examen ocular periódico al menos cada dos años o con más frecuencia si su médico lo recomienda. La mayoría de las personas quiere proteger su visión, incluso si implica un costo. El cuidado adecuado de los ojos no tiene que ser costoso. Piense en ello como una inversión en buena visión.

Puede haber muchas maneras de financiar su atención oftalmológica: seguro de salud, planes privados, Medicare y Medicaid pueden cubrir una parte del costo. Consulte con su compañía de seguros.

Haga cambios para ayudarse a sí mismo a ver mejor: Pequeños cambios en la forma en que vives te ayudarán a ver mejor a medida que envejeces. Estos simples cambios incluyen:

  • Usar gafas de sol y un sombrero de ala si eres sensible a la luz brillante y en cualquier momento que estés al aire libre bajo un sol radiante.
  • Mejorando la iluminación alrededor de su casa.
  • Usar lentes de seguridad cuando trabaja en su casa o practica deportes.
  • Otra forma de envejecer con buena visión es aprender sobre los cambios de visión que ocurren a medida que envejece. Al estar bien informado, puede aprender qué problemas pueden
  • desarrollarse con su visión, cómo se pueden detectar esos problemas y qué pasos puede seguir para salvar su vista. Cuando vaya a un examen ocular, hable con su médico sobre sus ojos y su visión.

Cuídate: Cuidarse y mantenerse en buen estado de salud puede ayudar a proteger su visión. Puede reducir su riesgo de enfermedad ocular y pérdida de visión si:

  • Come comida saludable
  • Mantenerse activo
  • Controle su presión arterial, niveles de colesterol, diabetes u otro problema de salud
  • Dejar de fumar
  • Aproveche al máximo la visión que tiene
  • Las personas con ciertos problemas de visión, como el glaucoma, descubren que sus oculistas le recetan medicamentos para evitar que la enfermedad cause una mayor pérdida de visión. Para ser efectivo, los medicamentos deben tomarse en ciertos momentos en cantidades exactas.

Siga de cerca las recomendaciones de su médico y el horario para tomar su medicamento. Saltarse una dosis o tomar su medicamento tarde puede causar una mayor pérdida de visión. Si ha perdido parte de su vista debido a una enfermedad ocular o una lesión ocular, puede aprovechar al máximo la visión que aún tiene con dispositivos para la baja visión.

Las ayudas para la baja visión lo ayudarán a mantenerse independiente. Algunos ejemplos de ayudas para la baja visión son las lupas, las lámparas de lectura de alta intensidad y los materiales de lectura de gran tamaño.

Otra forma de aprovechar al máximo su visión es un tipo de capacitación especial llamada rehabilitación de la visión. La rehabilitación de la vista puede enseñarle habilidades para vivir con baja visión. El entrenamiento de orientación y movilidad le muestra cómo moverse a pesar de la visión limitada. También puede aprender formas de adaptar su hogar para facilitar la vida con visión reducida.

Alimentos que la ayudan

Todos hemos escuchado el cuento de las señoras mayores de que comer zanahorias puede ayudarnos a ver en la oscuridad, pero la investigación nutricional ha demostrado que las vitaminas en el vegetal realmente mejoran la visión nocturna. Pero comer para lograr una mejor visión no es solo comer más verduras de raíz. Una serie de investigaciones recientes descubrió que otras vitaminas y minerales clave son igualmente esenciales.

Francesca Marchetti, una optometrista destacada del panel asesor de cuidado ocular WINK, dice: “Los nutrientes como las vitaminas A, C y E, las grasas omega-3 y la luteína son vitales para una mejor visión. Los problemas oculares como las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular son todos afectados por nuestra dieta.

Un poco más de pescado, nueces, frutas y verduras en sus comidas podría reducir drásticamente el riesgo de enfermedades oculares en el futuro.

Sin embargo, como señala la nutricionista Dra. Emma Derbyshire: “Las investigaciones muestran que nuestra ingesta de pescado azul, la principal fuente de grasas omega-3, no cumple con las pautas recomendadas, mientras que las verduras de hoja verde son subconsumidas, lo que significa que faltan nutrientes como la luteína . Todos debemos encontrar maneras de incluir más de estos alimentos en nuestras dietas o pensar en tomar un suplemento para mejorar los niveles.

Omega 3 para la vista

Puede que le cueste creer que la grasa sea esencial para su salud, pero es verdad. Sin grasa, nuestros cuerpos no pueden funcionar correctamente. Y sin los tipos adecuados de grasas en nuestra dieta, la salud de nuestros ojos también puede sufrir.

Los ácidos grasos son los “bloques de construcción” de la grasa. lo que quiere decir que los alimentos son necesarios para una buena visión para la producción y el funcionamiento normal de las células, los músculos, los nervios y los órganos. Los ácidos grasos también son necesarios para la producción de compuestos similares a las hormonas que ayudan a regular la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la coagulación de la sangre.

Según un análisis de varios estudios realizados por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard y publicado en la revista Pediatrics, los autores encontraron que los bebés prematuros sanos que fueron alimentados con fórmula con DHA mostraron una agudeza visual significativamente mejor a los 2 y 4 meses de edad. edad, en comparación con los bebés prematuros similares que fueron alimentados con fórmula que no contenía el suplemento de omega-3.

¿Cómo mejorar la vista naturalmente?

Comer para una vista brillante proteja a sus ojos con una dieta visionaria! nuestros ojos requieren múltiples nutrientes para funcionar de manera óptima. comenzar con estos:

Las vitaminas a, c, e y minerales como el cobre y el zinc son esenciales para la vista. Los antioxidantes, incluidos el betacaroteno, la luteína y la zeaxantina, protegen la mácula del daño solar. obtenga estos antioxidantes de vegetales de hojas verdes, yemas de huevo, pimientos amarillos, calabaza, batatas y zanahorias. nota cualquier patrón de color aquí? La investigación actual muestra que consumir verduras amarillas y verdes puede ayudar a prevenir la generación macular relacionada con la edad, una de las principales causas de ceguera.

Los alimentos ricos en azufre, cisteína y lecitina ayudan a proteger la lente de su ojo contra la formación de cataratas. excelentes opciones incluyen ajo, cebolla, chalotes y alcaparras.

Los arándanos ricos en antocianinas, las uvas y las bayas de goji tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que pueden ayudar a mejorar su visión. dha es un ácido graso que se encuentra en peces de agua fría como salmón salvaje, sardinas, caballa y bacalao. dha proporciona soporte estructural a las membranas celulares para mejorar la salud ocular.

Higiene para una vista saludable

Tus ojos son una parte importante de tu salud, pero cuando se trata de higiene, a menudo pasamos por alto el cuidado apropiado para nuestros ojos. Algunas adiciones sencillas a su rutina diaria pueden ayudarlo a evitar infecciones y contaminación, y también a mejorar su visión. Aquí hay algunos consejos para comenzar:

Elimine su maquillaje todas las noches: El exceso de restos de maquillaje puede causar irritación y enrojecimiento de los ojos. Use compresas tibias, toallitas de maquillaje o alternativas naturales como el aceite de coco para eliminar todo su maquillaje, especialmente la máscara de pestañas obstinada. Para reducir la hinchazón, intente terminar con una compresa fría.

Lava tus manos: Las infecciones oculares comunes como la conjuntivitis viral (ojo rosado) pueden evitarse con un lavado de manos adecuado. Siempre que sea posible, evite compartir toallas, maquillaje o gotas medicinales para los ojos para evitar la propagación de bacterias a otras personas.

La higiene también es importante para tratar la blefaritis (hinchazón del párpado que produce párpados rojos inflamados y con picazón). Mantenga sus párpados limpios y libres de costras aplicando compresas tibias y usando lágrimas artificiales diariamente. La blefaritis tiende a recurrir, por lo que la higiene adecuada del párpado es clave.

La vitamina E para la vista

La investigación ha demostrado que la vitamina E, que se encuentra en las nueces, los cereales fortificados y la batata, puede proteger las células de los ojos del daño. Este daño es causado por moléculas inestables llamadas radicales libres, que descomponen el tejido ocular sano. Cuando esto sucede, aumentan los riesgos de degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) y la formación de cataratas.

En todo el mundo, AMD afecta a más de 25 millones de personas. En el mundo occidental, la AMD es la principal causa de ceguera en personas mayores de 55 años. Se espera que la cantidad de personas con AMD se triplique para el año 2025 a medida que la población envejece.

Beneficios para la salud ocular: Los estudios indican que la vitamina E reduce la progresión de la DMAE y la formación de cataratas. La vitamina E también juega un papel importante en el sistema inmune, la salud de las membranas celulares, la reparación del ADN y otros procesos metabólicos. El cuerpo humano no crea la vitamina E que necesita. Esta es la razón por la ingesta diaria de vitamina E a través de su dieta o suplementos nutricionales es importante para una buena salud ocular.

Vitamina E y Cataratas: Los estudios han indicado que agregar vitamina E a la dieta puede retrasar la formación de cataratas. Un estudio reciente demostró que una mayor ingesta dietética de luteína y zeaxantina junto con vitamina E disminuyó significativamente el riesgo de cataratas.

Vitamina C para la vista

La vitamina C (también conocida como ácido ascórbico) es una vitamina soluble en agua y un poderoso antioxidante. Abundante en frutas y verduras, la vitamina C ayuda al cuerpo a formar y mantener el tejido conectivo, incluido el colágeno que se encuentra en la córnea del ojo. La vitamina C también promueve la salud de los huesos, la piel y los vasos sanguíneos, incluidos los delicados capilares de la retina.

Los estudios sugieren que el consumo a largo plazo de vitamina C también puede reducir el riesgo de formación de cataratas y pérdida de la visión por degeneración macular. A diferencia de la mayoría de los animales, los humanos no pueden producir vitamina C en el cuerpo. Entonces, debemos obtener nuestra dosis diaria de ácido ascórbico de nuestra dieta. Una dieta deficiente en vitamina C puede provocar escorbuto, una enfermedad grave caracterizada por debilidad muscular, encías inflamadas y sangrantes, pérdida de dientes.

Entonces, ¿cuánta vitamina C necesitas? De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud, la Cantidad Dietaria Recomendada (RDA) de vitamina C es de 90 miligramos (mg) por día para los hombres y 75 mg para las mujeres. (Las mujeres embarazadas o que están amamantando deben tomar hasta 120 mg por día). Las investigaciones sugieren que los fumadores necesitan más vitamina C que los no fumadores.

Operación de la vista

La Dra. Proscovia y su equipo llevarán a cabo una operación de cataratas de 15 minutos en cada niño que podría transformar por completo su futuro. A Doreen, Mercy, Reymond y Emmanuel, junto con Ivan y Ansella, quienes están aquí para someterse a la cirugía que salva la vista con los demás. El personal del hospital no pierde tiempo preparando a los niños para sus operaciones, el proceso completo previo a la operación incluye una segunda evaluación y un análisis de sangre, antes de que se les permita ingresar al quirófano y someterse a anestesia general.

La razón de esto es verificar dos veces la condición de las cataratas infantiles y confirmar que ninguna de ellas está sufriendo con otras afecciones que puedan considerarlas inadecuadas para someterse a la anestesia. Desafortunadamente para otro niño pequeño, Nathan, no se le pueden someter los ojos a pruebas quirúrgicas para una adaptación de gafas hoy, ya que su sangre dio positivo por Malaria.

¿Cómo es la visión en los bebés?

Los bebés aprenden a ver durante un período de tiempo, es como si estuvieran en el proceso de enseñanza de la escuela poco a poco. No nacen con todas las propiedades de la vista que necesitan en la vida. Se debe aprender la capacidad de enfocarse en sus ojos, moverlos con precisión y usarlos juntos como equipo. Además, necesitan aprender a usar la información visual de los ojos para enviar su cerebro a fin de comprender el mundo que los rodea e interactuar con él de manera apropiada.

Desde el nacimiento, los bebés comienzan a explorar las maravillas del mundo con sus ojos. Incluso antes de que aprendan a alcanzar y agarrar con las manos o gatear y ponerse de pie, sus ojos están proporcionando información y estimulación importantes para su desarrollo. Los ojos sanos y la buena visión desempeñan un papel fundamental en la forma en que los bebés y los niños aprenden a ver. Los problemas oculares y de visión en bebés pueden causar retrasos en el desarrollo.

Relación de la vista con los mareos

El vértigo visual fue definido por primera vez por Bronstein (1995), quien escribió un artículo que enumera las situaciones que causan problemas: pasar trenes; paso de peatones; luz parpadeante; intolerancia al desplazamiento en las unidades de visualización (VDU): algunas personas, por ejemplo, no pueden usar sus computadoras por más de 10 minutos sin sentirse mal. Esto es realmente bastante incapacitante y necesita una buena cantidad de intervención para reducir esta sensibilidad.

Una de las funciones del sistema vestibular es controlar las posiciones de los ojos para que cuando la cabeza se mueva, los ojos puedan mantenerse fijos automáticamente en algo que quieras mirar. Este control se llama reflejo ocular vestibular (VOR) y se demuestra fácilmente al caminar. Cuando caminas, tu cabeza se mueve hacia arriba y hacia abajo, pero tu mundo visual se mantiene estable.

Existe una relación entre la cantidad de movimiento de la cabeza requerida para la estabilidad de la mirada (lo que estás mirando). Si giras la cabeza tantos grados, tus ojos tienen que girar la cantidad justa para mantener la mirada fija. Tu cerebro calcula esta proporción y la recuerda.

¿Qué causa la vista borrosa?

¿A menudo te encuentras parpadeando, entrecerrando los ojos o frotándote los ojos para obtener una visión más clara? Si tiene visión borrosa, puede aplicarla según la edad o si necesita gafas nuevas. Pero también puede ser un signo de otros problemas de salud. A menudo, el tratamiento para estas afecciones aclarará su visión borrosa. Recuerde, sin embargo, que los cambios repentinos en la vista no son normales, por lo que si ocurren, consulte a su médico de inmediato.

La visión borrosa se refiere a la falta de nitidez de la vista que resulta en la incapacidad de ver detalles finos. La visión borrosa puede ser el resultado de anomalías como miopía, hipermetropía, presbicia o astigmatismo que pueden mejorarse con lentes correctivos (anteojos) o puede indicar la presencia de una enfermedad ocular. La visión borrosa se puede experimentar en un ojo o en ambos ojos, dependiendo de la causa.

Dolores de cabeza a causa de la vista

La “tensión ocular” puede producir molestias en los ojos y dolores de cabeza, aunque es poco común y está sobrevalorado como una causa de dolor de cabeza, especialmente el dolor de cabeza asociado con cualquier función que limite la actividad. La tensión ocular es causada por un enfoque inadecuado (miope, hipermetropía o astigmatismo) o cuando los dos ojos no están alineados correctamente.

Los niños menores de edad escolar rara vez se quejan de dolores de cabeza por fatiga visual. El dolor de cabeza típico de la fatiga visual comienza después de usar los ojos, especialmente durante largos períodos de tiempo, como largos períodos de tiempo usando la computadora, leyendo o incluso cosiendo. Cualquier cantidad de tareas que requieren el uso de los ojos durante un tiempo prolongado puede ocasionar dolor de cabeza.

Para estas personas, es importante asegurarse de que, de ser necesario, tengan la prescripción adecuada de anteojos. Si la incomodidad es causada por la fatiga visual, se aliviará con lentes o al corregir la alineación de los ojos.

¿La vista engaña?

Parece que el ser humano ha estado jugando durante mucho tiempo con los misterios de la percepción visual. Mucho antes de que se publicara el famoso pato ilusionista en 1892, que el filósofo Ludwig Wittgenstein consagró para la posteridad, Aristóteles ya había notado un curioso efecto: después de mirar durante mucho tiempo a una corriente de agua, si miraba hacia las rocas en el orilla, estos parecían moverse río arriba.

Pero incluso antes, los artistas paleolíticos ya habían jugado con figuras que parecían un mamut o un bisonte según los detalles en los que uno se daba cuenta. Las ilusiones ópticas nos han cautivado durante milenios, pero hoy en día podemos entender de qué se deben, al menos en parte. Estos son tus tipos principales y tus explicaciones.

La vista de los animales

La vista de algunos animales cubre longitudes de onda que exceden ligeramente el espectro visible para humanos, pero que está dentro de los límites generales, por ejemplo, las abejas son sensibles a la luz ultravioleta que no es percibida por el ojo humano. No todas las especies de animales ven de la misma manera. Esto depende, entre otros factores, de la complejidad del sistema visual, que se ha creado durante los procesos evolutivos.

De acuerdo con la estructura de que existe un nivel de retina ocular, tanto en animales como en humanos, existen dos tipos de células especializadas en fotorrecepción: los conos y las varillas (fotorreceptores), que contienen fotopigmentos que producen químicos energía cuando se expone a la luz. Esta energía se transmite a través de la ruta óptica a la corteza visual para ser interpretada. Como los fotorreceptores tienen diferentes funciones, los pigmentos de cada uno también son diferentes y cambian de una especie a otra.

La vista de los perros

Los perros nos ganan por la percepción del movimiento. Somos primitivos detectando movimientos en comparación con su enorme capacidad. Incluso se cree que los perros identifican visualmente a las personas por su forma de moverse, más que por su apariencia, color o vestimenta. Dependen mucho más de su capacidad para detectar patrones de movimiento que cualquier otra cosa.

Además de tener muchos más bastones, que también son responsables de la detección del movimiento, la frecuencia con la que capturan y procesan imágenes es mayor que la nuestra. Es el mismo concepto que ocurre con las cámaras súper rápidas: procesan más imágenes por segundo que nuestra vista, por lo que podemos reproducirlas más adelante y parece que la secuencia es en cámara lenta.

La vista de los gatos

Los gatos, como los perros y muchos otros animales, tienen un tapetum lucidum, que es una capa reflectante detrás de la retina que envía luz que pasa a través de la retina hacia el ojo. Si bien esto mejora la capacidad de ver en la oscuridad, parece reducir la agudeza visual neta, lo que disminuye cuando la luz es abundante. En luz muy brillante, la pupila en forma de ranura se cierra muy estrechamente sobre el ojo, reduciendo la cantidad de luz en la retina sensible y mejorando la profundidad de campo.

Los grandes felinos tienen pupilas que se contraen en un punto redondo. El tapete y otros mecanismos le otorgan al gato un umbral mínimo de detección de luz hasta siete veces menor que el de los humanos. La variación en el color de los ojos de los gatos en las fotografías con flash se debe en gran parte al reflejo del flash por parte del tapete.

La vista del águila

El peso del águila varía: una águila pequeña puede pesar 700 gramos (1.5 lb), mientras que una más grande pesa 6.5 kilogramos (14 lb); un águila de unos 10 kilogramos (22 lb) de peso podría tener ojos tan grandes como los de un ser humano que pesa 200 libras (91 kg). Aunque el tamaño del ojo de águila es aproximadamente el mismo que el de un ser humano, la forma del lado posterior del ojo de águila es más plana.

La retina de un águila permite un límite superior de Nyquist. Su retina es más pronunciada con células de barra y células de cono. En el águila, la fóvea de la retina tiene un millón de células por mm2 en comparación con 200,000 por mm2 en humanos. Las águilas tienen una segunda fóvea y tres párpados (dos de los cuales son visibles). La segunda fovea en águilas les da una visión mejor y más nítida, mientras que el área larga y estrecha en forma de cinta que conecta las dos foveas de águila se infiere como una tercera fóvea.

Imágenes sobre la vista

Dejar Comentario