≡ Menu




Lóbulo frontal: definición, anatomía, función, áreas, lesiones y mucho más

El lóbulo frontal es parte de la corteza cerebral del cerebro. Individualmente, los lóbulos emparejados se conocen como la corteza frontal izquierda y derecha.

Definición

Usas tu lóbulo frontal casi todos los días. Lo usa para tomar decisiones, como qué comer o beber en el desayuno por la mañana, así como para pensar o estudiar para un examen. El lóbulo frontal es también donde se forma nuestra personalidad y donde podemos llevar a cabo procesos mentales superiores, como la planificación. Además, el lóbulo frontal es necesario para poder hablar con fluidez (sin falta) y de manera significativa (ver artículo: Sinapsis Neuronal).

Tambien Te Recomiendo Ver...

A mediados de la década de 1800, Phineas Gage, un trabajador ferroviario, sobrevivió milagrosamente a un accidente donde se decía que un gran poste de hierro había sido clavado en su cabeza, específicamente en el lóbulo frontal. Después del incidente, se dijo que la personalidad de Gage había cambiado drásticamente, o mucho (ver artículo: Nervio Peroneo).

Sus amigos afirmaron que el otrora amable y trabajador Gage había cambiado después del accidente a un hombre perezoso y grosero hasta que murió años más tarde. Sin embargo, este incidente permitió a médicos y psicólogos (médicos que estudian la mente) analizar el cerebro y ver la importancia y las funciones del lóbulo frontal.

Como su nombre lo indica, el lóbulo frontal está ubicado cerca de la parte frontal de la cabeza, debajo de los huesos frontales del cráneo y cerca de la frente. Fue la última región del cerebro en evolucionar, por lo que es una adición relativamente nueva a la estructura. Todos los mamíferos tienen un lóbulo frontal, aunque el tamaño y la complejidad varían según la especie. La mayoría de las investigaciones sugieren que los primates tienen lóbulos frontales más grandes que muchos otros mamíferos.

Los dos lados del cerebro controlan en gran medida las operaciones en los lados opuestos del cuerpo. El lóbulo frontal no es una excepción. Entonces, el lóbulo frontal izquierdo afecta los músculos en el lado derecho del cuerpo. De manera similar, el lóbulo frontal derecho controla los músculos del lado izquierdo del cuerpo. Esto puede determinar cómo el cuerpo se ve afectado por una lesión cerebral (ver artículo: Nervio ilioinguinal).

Tambien Te Recomiendo Ver...

El cerebro es un órgano complejo, con miles de millones de células llamadas neuronas que trabajan juntas. Mucho de lo que estas neuronas hacen y cómo funcionan no se entiende completamente. El lóbulo frontal funciona junto con otras regiones cerebrales para controlar cómo funciona el cerebro en general. La formación de memoria, por ejemplo, depende de la información sensorial, que depende de numerosas áreas del cerebro. Como tal, es un error atribuir cualquier función del cerebro a una sola región.

Lo que es más, el cerebro puede “reconectarse” a sí mismo para compensar una lesión. Esto no significa que el lóbulo frontal puede recuperarse de todas las lesiones, pero que otras regiones del cerebro pueden cambiar en respuesta a una lesión en el lóbulo frontal.

Anatomía

Los lóbulos frontales son los más grandes y la última parte del cerebro que se desarrolla. Su tamaño y ubicación los hace vulnerables a las lesiones, su papel en el desarrollo del comportamiento adulto hace que estos déficits sean difíciles de medir y difíciles de rehabilitar.

Aunque a menudo se muestra en la TC, el daño focal en los lóbulos frontales no refleja la imagen completa, ya que puede haber una lesión difusa acompañante que puede ser más difícil de aislar y más difícil de evaluar (ver artículo: Nervios Espinales o Cervicales).

Los lóbulos frontales (la parte frontal y superior del cerebro) se encuentran entre las áreas del cerebro que se dañan con mayor frecuencia, debido a que están adyacentes a grandes porciones del cráneo. Cuando el cerebro está sujeto a una aceleración rápida y desacelera las fuerzas, es probable que los lóbulos frontales colisionen con el interior del cráneo. Mientras que tales colisiones exceden un umbral de tolerancia al impacto, los lóbulos frontales están en riesgo. Un golpe en la frente causará una transferencia de fuerza a la parte frontal del cerebro.

Parte delantera del cerebro; involucrado en la planificación, organización, resolución de problemas, atención selectiva, personalidad y una variedad de “funciones cognitivas superiores” que incluyen el comportamiento y las emociones. La parte anterior (frontal) del lóbulo frontal se llama corteza prefrontal. Es muy importante para las “funciones cognitivas superiores” y la determinación de la personalidad (ver artículo: Nervio Motor Ocular).

La parte posterior (posterior) del lóbulo frontal consiste en las áreas premotoras y motoras. Las células nerviosas que producen movimiento se encuentran en las áreas motoras. Las áreas premotoras sirven para modificar movimientos. El lóbulo frontal está dividido desde el lóbulo parietal por el culcus central.

¿Cuál es su función?

El lóbulo frontal desempeña un papel clave en la planificación futura, incluida la autogestión y la toma de decisiones. Las personas con daños en el lóbulo frontal a menudo tienen dificultades para reunir información, recordar experiencias previas y tomar decisiones basadas en esta información. Algunas de las muchas otras funciones que desempeña el lóbulo frontal en las funciones diarias incluyen (ver artículo: Nervios Raquideos Cervicales).

  • Producción de habla y lenguaje: el área de Broca, una región en el lóbulo frontal, ayuda a expresar los pensamientos con palabras. El daño a esta área puede minar la capacidad de hablar, entender el lenguaje o producir un discurso que tenga sentido.
  • Algunas habilidades motoras: el lóbulo frontal alberga la corteza motora primaria, que ayuda a coordinar los movimientos voluntarios, que incluyen caminar y correr.
  • Comparación de objetos: el lóbulo frontal ayuda a categorizar y clasificar objetos, además de distinguir un elemento de otro.
  • Formar recuerdos: Prácticamente todas las regiones del cerebro desempeñan un papel en la memoria, por lo que el lóbulo frontal no es único. Sin embargo, la investigación sugiere que juega un papel clave en la formación de recuerdos a largo plazo.
  • Comprender y reaccionar ante los sentimientos de los demás: el lóbulo frontal es vital para la empatía.

  • Formando personalidad: la compleja interacción del control de impulsos, la memoria y otras tareas ayuda a formar las características clave de una persona. El daño al lóbulo frontal puede alterar radicalmente la personalidad.
  • Comportamiento y motivación para buscar recompensas: la mayoría de las neuronas sensibles a la dopamina del cerebro se encuentran en el lóbulo frontal. La dopamina es un químico cerebral que ayuda a mantener los sentimientos de recompensa y motivación.
  • Administrar la atención, incluida la atención selectiva: cuando el lóbulo frontal no puede controlar adecuadamente la atención, pueden desarrollarse afecciones, como el trastorno por déficit de atención (TDAH).

Funciones cognitivas

Una forma de dividir las diferentes regiones del lóbulo frontal es de acuerdo con sus conexiones con las regiones talámicas. Cada una de estas regiones, con su propia citoarquitectura particular, filogenia y ontogenia, también están involucradas en distintas funciones cognitivas. La corteza prefrontal dorsolateral permite desarrollar y ejecutar planes de acción, y la memoria de trabajo, que es necesaria para la mayoría del procesamiento cognitivo, es la fuerza impulsora detrás de lo que llamamos las funciones ejecutivas.

La corteza orbital y sus conexiones subcorticales conforman un circuito que permite mantener la atención y dirigirla a través de una serie de mecanismos inhibitorios; esto a su vez evita la interferencia de estímulos que son irrelevantes para un propósito particular. Finalmente, la corteza cingulada desempeña un papel en la iniciación de acciones, en la intencionalidad de las respuestas y en la concentración de la atención (ver artículo: Nervio Espinal).

Ubicación

El cerebro humano no es solo uno de los órganos más importantes en el cuerpo humano; también es el más complejo. En la siguiente visita, aprenderá sobre las estructuras básicas que componen el cerebro y cómo funciona el cerebro. Esta no es una mirada profunda a toda la investigación sobre el cerebro (tal recurso llenaría montones de libros). En cambio, el objetivo de este recorrido del cerebro es familiarizarte con las principales estructuras cerebrales y sus funciones.

La corteza cerebral es la parte del cerebro que funciona para hacer que los seres humanos sean únicos. Los rasgos distintivamente humanos que incluyen un mayor pensamiento, el lenguaje y la conciencia humana, así como la capacidad de pensar, razonar e imaginar, todo se origina en la corteza cerebral.

La corteza cerebral es lo que vemos cuando miramos el cerebro. Es la porción más externa que se puede dividir en los cuatro lóbulos del cerebro. Cada golpe en la superficie del cerebro se conoce como giro, mientras que cada surco se conoce como surco.

El lóbulo frontal se encuentra en la parte frontal del cerebro y se asocia con el razonamiento, las habilidades motoras, la cognición de nivel superior y el lenguaje expresivo. En la parte posterior del lóbulo frontal, cerca del surco central, se encuentra la corteza motora. Esta área del cerebro recibe información de varios lóbulos del cerebro y utiliza esta información para llevar a cabo movimientos corporales. El daño en el lóbulo frontal puede provocar cambios en los hábitos sexuales, la socialización y la atención, así como una mayor asunción de riesgos.

Áreas

La corteza motora primaria se encuentra en el Giro precentral simplemente rostral al surco central. Es la fuente de neuronas corticales que se proyectarán a la tronco encefálico y médula espinal para activar las neuronas involucrado en el control de movimientos voluntarios. Eso recibe información de la primaria vecina área somatosensorial (S1, en la circunvolución poscentral) y corteza premotora, así como de la ventral núcleo lateral del tálamo (un núcleo de relevo con proyecciones del cerebelo).

Estas entradas modular la salida de M1 proporcionando información sobre el posicionamiento, el tiempo y coordinación de movimientos voluntarios. La salida de M1 pasa por el interno cápsula para hacer sinapsis en el tallo cerebral (la proyección referida como el tracto corticobulbar) o la médula espinal (el tracto corticoespinal). El daño a M1 causará contralateral déficit motores, inicialmente una hemiplejía / hemiparesia flácida y más tarde una espástica hemiplejía / hemiparesia (ver artículo: Nervios Craneales).

Dependiendo de la extensión del daño cortical, estos déficits puede estar localizado en una región específica del cuerpo o puede estar más extendido. Corteza premotora (BA6): la corteza premotora se localiza inmediatamente rostral a M1. Su función principal es ayudar en la integración de la información sensorial y motora para el realización de una acción (praxis). Por lo tanto, recibe información de secundaria área somatosensorial (inmediatamente caudal a S1 en la corteza parietal).

Ventral núcleo talámico anterior (un núcleo de relevo con proyecciones de los ganglios basales, que a su vez son un grupo de núcleos subcorticales que modulan la actividad motora). las salida de la corteza premotora es a M1 y área premotor contralateral (a través de la Cuerpo calloso). El daño a la corteza premotora puede provocar apraxia, incapacidad para llevar a cabo acciones especializadas que podrían realizarse previamente (pero sin parálisis).

Déficits en el control motor fino contralateral, como el rendimiento de movimientos en serie complejos; y dificultad en el uso de retroalimentación sensorial para el control
y el rendimiento de los movimientos.

Lesiones en el lóbulo frontal

Una de las lesiones del lóbulo frontal más infames que le sucedió al trabajador ferroviario Phineas Gage. Gage sobrevivió después de que una punta de ferrocarril empaló una porción de su lóbulo frontal. Aunque Gage sobrevivió, perdió su ojo y gran parte de su personalidad. La personalidad de Gage cambió drásticamente, y el otrora trabajador de modales luchó por cumplir incluso con los simples planes. Se volvió agresivo en el habla y la conducta y tuvo poco control de los impulsos.

Gran parte de lo que sabemos sobre el lóbulo frontal proviene de los informes de casos de Gage. Sin embargo, esos han sido cuestionados desde entonces. Poco se sabe con certeza sobre la personalidad de Gage antes de su accidente, y muchas historias sobre él pueden ser exageradas o falsas.

El caso demuestra un punto más grande sobre el cerebro, que es que nuestra comprensión de él está en constante evolución. Por lo tanto, no es posible predecir con precisión el resultado de una lesión del lóbulo frontal dada, y lesiones similares pueden desarrollarse de manera muy diferente en cada persona. En general, sin embargo, el daño al lóbulo frontal debido a un golpe en la cabeza, un derrame cerebral, crecimientos y enfermedades puede causar los siguientes síntomas:

  • problemas de habla
  • cambios en la personalidad
  • Coordinacion pobre
  • dificultades con el control de los impulsos
  • problemas para planear o ajustarse a un horario

Consecuencias

Hay importantes diferencias asimétricas en los lóbulos frontales. El lóbulo frontal izquierdo participa en el control del movimiento relacionado con el lenguaje, mientras que el lóbulo frontal derecho desempeña un papel en las habilidades no verbales. Algunos investigadores enfatizan que esta regla no es absoluta y que con mucha gente, ambos lóbulos están involucrados en casi todos los comportamientos.

Un fenómeno interesante del daño del lóbulo frontal es el efecto insignificante que puede tener en las pruebas tradicionales de CI. Los investigadores creen que esto puede tener que ver con pruebas de coeficiente de inteligencia que generalmente evalúan el pensamiento convergente en lugar de divergente. El daño del lóbulo frontal parece tener un impacto en el pensamiento divergente, o la flexibilidad y la capacidad de resolución de problemas.

También hay evidencia que muestra persistente interferencia con la atención y la memoria, incluso después de una buena recuperación de una lesión cerebral traumática.Otra área a menudo asociada con el daño frontal es la de “espontaneidad conductual”. Encontraron que los individuos con daño frontal mostraban menos movimientos faciales espontáneos, hablaban menos palabras (lesiones frontales izquierdas) o excesivamente (lesiones frontales derechas).

Una de las características más comunes del daño del lóbulo frontal es la dificultad para interpretar los comentarios del entorno. La perseverancia en una respuesta (Milner, 1964), la asunción de riesgos y el incumplimiento de las reglas (Miller, 1985) y el aprendizaje asociado alterado (utilizando claves externas para ayudar a guiar el comportamiento) (Drewe, 1975) son algunos ejemplos de este tipo de déficit.

También se cree que los lóbulos frontales juegan un papel en nuestra orientación espacial, incluida la orientación de nuestro cuerpo en el espacio. Uno de los efectos más comunes del daño frontal puede ser un cambio dramático en el comportamiento social. La personalidad de una persona puede experimentar cambios significativos después de una lesión en los lóbulos frontales, especialmente cuando ambos lóbulos están involucrados.

Existen algunas diferencias en los lóbulos frontales izquierdo y derecho en esta área. El daño frontal izquierdo por lo general se manifiesta como seudodepresión y daño frontal derecho como pseudopsychopathic. El comportamiento sexual también puede verse afectado por lesiones frontales. El daño frontal orbital puede introducir un comportamiento sexual anormal, mientras que las lesiones dorolaterales pueden reducir el interés sexual.

Daño en el lóbulo frontal

Los efectos del daño en el frontal pueden variar mucho dependiendo de la extensión de la lesión, qué área de la lesión se ve afectada, si / cuando se recibió el tratamiento, e incluso la edad de la persona en el momento de la lesión.

¿Por qué la edad es un factor importante en los efectos que tienen las lesiones del lóbulo frontal? La razón es que esta es la última región del cerebro en lograr un desarrollo completo y, como tal, es muy susceptible a las anomalías del desarrollo derivadas de lesiones físicas, infecciones, abuso de drogas, falta de estímulo, etc. antes de los 35 años. El daño que ocurre durante este tiempo puede resultar en discapacidades permanentes del desarrollo.

Algunos de los efectos comunes del daño al lóbulo frontal incluyen, entre otros:

  • Cambios repentinos en el comportamiento, incluida la agresión;
  • Juicio moral deteriorado;
  • Pérdida de memoria;
  • Habilidades motoras reducidas y razonamiento espacial;
  • Inteligencia decreciente;
  • Incapacidad para comprender / interpretar las señales sociales;
  • Demencia;
  • Problemas de lenguaje;
  • Pérdida del razonamiento empático (capacidad de relacionarse con las emociones de los demás);
  • Una gama de síndromes específicos.

Una vez más, la presencia y la gravedad de estos síntomas de daño cerebral en el lóbulo frontal pueden variar según la naturaleza / momento de la lesión y el tratamiento recibido. Incluso una lesión “menor” podría tener efectos de gran alcance, por lo que es importante buscar tratamiento para cualquier lesión en la cabeza que pueda dañar el cerebro.

Dolor en el lóbulo frontal

¿Qué son los dolores de cabeza del lóbulo frontal? Casi todos han tenido dolor de cabeza en algún momento de la vida. Un dolor de cabeza del lóbulo frontal se produce cuando hay un dolor de leve a intenso en la frente o las sienes. La mayoría de los dolores de cabeza del lóbulo frontal son el resultado del estrés.

Este tipo de dolor de cabeza generalmente ocurre de vez en cuando y se llama episódico. Pero a veces, los dolores de cabeza pueden volverse crónicos. El Instituto Nacional de Neurología y Trastornos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS) define un dolor de cabeza crónico como uno que ocurre más de 14 veces por mes.

¿Cómo puedes saber si es un dolor de cabeza de lóbulo frontal? Un dolor de cabeza en el lóbulo frontal se siente como si algo estuviera presionando en ambos lados de su cabeza, con dolor leve a moderado. Algunas personas lo describen como un tornillo de banco o un tensor de cinturón alrededor de tu cabeza. Algunas veces el dolor puede ser más severo.

Algunas áreas de su cuerpo pueden sentirse sensibles, como los músculos del cuero cabelludo, la cabeza y los hombros. Un dolor de cabeza en el lóbulo frontal no causa náuseas y otros síntomas de migrañas. Tampoco se ve afectado por:

  • actividad física
  • ruido
  • ligero
  • olor

¿Qué causa un dolor de cabeza en el lóbulo frontal? Los dolores de cabeza del lóbulo frontal tienen muchos desencadenantes posibles. El desencadenante más frecuente es el estrés. Algunos dolores de cabeza parecen ser hereditarios. Entonces, la genética puede estar involucrada. Otros factores desencadenantes pueden incluir:

  • Infección sinusal
  • dolor de mandíbula o cuello
  • alergias
  • tensión ocular por el uso de la computadora
  • insomnio u otros trastornos del sueño
  • ciertos alimentos, como las carnes con nitratos
  • alcohol, especialmente vino tinto
  • deshidración
  • depresion y ansiedad
  • Cambios de clima
  • postura pobre
  • tensión

Enfermedades

El lóbulo frontal es el lóbulo más grande del cerebro, aunque a menudo no se evalúa específicamente en los exámenes neurológicos de rutina. Esto puede deberse en parte a la atención al detalle y las rigurosas estrategias de prueba requeridas para sondear las funciones del lóbulo frontal. Como la finalización con éxito de cualquier tarea cognitiva considerada una función del lóbulo frontal requiere múltiples regiones del cerebro, tanto dentro como fuera del lóbulo frontal, algunos autores prefieren el término enfermedad de los sistemas frontales.

El ser humano puede sufrir de varias patologias en el lóbulo frontal debido a alguna lesión en el mismo. Cuando la historia de un paciente sugiere una disfunción del lóbulo frontal, es necesaria una evaluación neuroconductual detallada. Los sistemas de clasificación tradicionales dividen los lóbulos frontales en la corteza precentral (la franja inmediatamente anterior a la fisura central o silviana) y la corteza prefrontal (que se extiende desde los polos frontales a la corteza precentral e incluye el opérculo frontal), que se divide en:

Corteza orbitofrontal (incluidas las regiones orbitobasal o ventromedial y mesial inferior), corteza prefrontal ventrolateral, corteza prefrontal dorsolateral, corteza prefrontal medial (que contiene la circunvolución cingulada anterior, y cortezas prelórbicas e infralímicas) y la corteza prefrontal caudal (que incluye los campos oculares frontales ) Cada una de estas áreas tiene conectividad generalizada.

Epilepsia en el lóbulo frontal

Después de la epilepsia del lóbulo temporal, la epilepsia del lóbulo frontal es el siguiente tipo más común de epilepsia que presenta convulsiones focales (parciales). La epilepsia del lóbulo frontal puede ser hereditaria. En un trastorno genético raro (denominado epilepsia autosómica dominante del lóbulo frontal o epilepsia autosómica dominante del lóbulo frontal nocturno), varios individuos en una familia suelen tener convulsiones durante el sueño.

Las convulsiones del lóbulo frontal pueden ser causadas por tejido cerebral anormal, por ejemplo, por una displasia (defecto de nacimiento en el cerebro), vasos sanguíneos anormales, derrames o traumatismos viejos, raramente tumores, cicatrices de infecciones previas y varias otras causas. En aproximadamente la mitad de los casos, no se determina ninguna causa. ¿Qué sucede durante una convulsión del lóbulo frontal?

Los lóbulos frontales del cerebro son grandes e incluyen muchas áreas que no tienen una función precisamente conocida. Por lo tanto, cuando comienza un ataque en estas áreas, puede no haber síntomas hasta que se propague a otras áreas o a la mayor parte del cerebro, causando una convulsión tónico-clónica.

Cuando las áreas que controlan el movimiento (llamadas áreas motoras) se ven afectadas, se producen movimientos anormales en el lado opuesto del cuerpo. Las convulsiones que comienzan en las áreas motoras pueden causar debilidad o incapacidad para usar ciertos músculos, como los músculos que permiten que alguien hable. Los movimientos de torcer, girar, pedalear o hacer muecas son comunes con las convulsiones del lóbulo frontal.

Síntomas

A veces, una persona permanece completamente consciente durante una convulsión del lóbulo frontal mientras tiene movimientos salvajes de los brazos y las piernas. Debido a su naturaleza extraña, las convulsiones del lóbulo frontal pueden diagnosticarse erróneamente como convulsiones no epilépticas.

Las características de las convulsiones pueden sugerir si comienzan en los lóbulos frontales o temporales. Sin embargo, la única manera de estar seguro acerca de dónde comienzan es obtener un registro de EEG (electroencefalograma) durante una convulsión. Ocasionalmente, un EEG registrado en el cuero cabelludo puede no brindar información suficiente, incluso durante una convulsión del lóbulo frontal si la actividad convulsiva permanece profunda en el cerebro.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Las convulsiones de conciencia focalizada (anteriormente llamadas crisis parciales complejas y el significado de que la persona no se da cuenta) también pueden comenzar en los lóbulos frontales. Las convulsiones de conciencia focal dañada que comienzan en el lóbulo frontal tienden a ser más cortas (generalmente duran menos de 1 minuto) que las que comienzan en el lóbulo temporal.

También es menos probable que vayan seguidos de confusión o cansancio, más a menudo ocurren en un grupo o serie, y es más probable que incluyan movimientos extraños como movimientos de bicicleta, gritos u otras actividades.

Tumor

Las dificultades para diagnosticar tumores frontales han sido bien reconocidos, no solo por todos los escritores sobre el tema, pero por todos los médicos si han contribuido a la palabra escrita o no. los las razones para esto no son difíciles de encontrar, y el centro principalmente en torno al hecho de que a pesar de la gran frontal lóbulos son que no contienen ninguna estructura cuya destrucción necesariamente debe causar una alteración obviaen el paciente, una alteración que no podría tener producido por una lesión en otro lugar.

Objeciones a esta afirmación viene a la mente, porque será recordada que el área del motor y el pre-motor el área se encuentra dentro del lóbulo frontal. Demarcan, sin embargo, su extremo posterior y está claro que a menos que un tumor esté tan atrás en el lóbulo frontal que casi deja de ser un puro tumor frontal sin alteración del movimiento resultado. En el lado izquierdo, el llamado discurso motor centro, o el área de Broca, se encuentra dentro del definición del anatomista del lóbulo frontal.

Para que dificultades en la exteriorización del habla podría bien se encuentra con un tumor frontal lo suficientemente lejos volver a involucrar estos mecanismos.

No debemos estar indebidamente impresionado con la importancia de la materia gris de la corteza en el extremo posterior de la tercera convolución frontal izquierda. Tumores, y para- que también importan otras lesiones, más comúnmente producir sus efectos por interferencia con la materia blanca, al cortar la asociación profunda y fibras de proyección, que por la destrucción de las capas de células en la corteza.

Es más probable que los defectos del habla se deben a daños a estas profundidades fibras que a la pérdida de células con una función especial en la corteza Esta creencia ha llevado en más reciente años a los defectos del habla que se refiere al daño de la región de la ínsula’ (isla de Reil), un cerebro área que pertenece tanto al lóbulo temporal como al frontal.

Los tumores tienen una forma de transgredir los límites anatómicos de la tradición; un el tumor puede ser temporal, así como frontal, temporal así como parietal, occipital y ambos temporal y parietal.

Cuando, por lo tanto, uno desea hablar de los signos de un tumor en cualquier área es mejor limitar los ejemplos a las lesiones que son completamente locales. De ahí que los tumores frontales de la descripción clásica solo invadirá ligeramente, si es que lo hace, en el área del motor, ni todos los incluso en el lado izquierdo conducen a la deficiencia en el habla.

Es allí dentro del lóbulo frontal no hay otra estructura, es una masa ininterrumpida de materia blanca con la materia gris habitual que lo cubre? Hay mentiras dentro de él, el núcleo caudado y el frente de el ventrículo lateral.

Puede ser que el temblor de que Grainger Stewart llamó la atención por primera vez I906 y desde entonces ha sido notado por muchos como un peculiaridad de los tumores frontales, se debe a una implicación del núcleo caudado y basal ganglios.

El cuerno anterior del ventrículo lateral podría no tener importancia neurológica, pero es importante que el foramen de Monro se encuentra dentro el lóbulo frontal y si un tumor está situado de manera que podría bloquearlo, un gran aumento en intracranealla presión debe seguir.

De lo contrario, la presión dentro del cráneo tiende a ser baja con anterior colocar tumores, como señaló por primera vez Stopford aunque no por la razón que adujo (ausencia de presión en la vena de Galeno).

Síntomas

Como resultado del análisis del lóbulo frontal tumores que se han hecho durante el pasado 30 años una cierta uniformidad de la descripción tiene emergió Los escritores difieren en el énfasis que se colocan en este o aquel síntoma o signo; tal el énfasis tiende a ser individualista y lo que tiene ayudó a un observador a pensar que no es importante por otro, a pesar de que está de acuerdo en que la observaciones correcto.

Por deseable que sea para con fines didácticos para producir un síndrome, una fórmula, algo que representará el imagen fotográfica de una entidad de enfermedad, sabemos muy bien que en la práctica el parecido será una familia en lugar de una exacta. Es excesivamente raro para cualquier caso para mostrar todos los signos que el escrutinio más cercano de una gran cantidad de casos tiene demostrado ser una posibilidad.

Muy a menudo, pero uno o dos del diagnóstico teóricamente posible los puntos críticos son todo lo que hay para trabajar. Comenzaremos con una lista de síntomas y signos, y el primero de ellos debemos colocar aquellos de ese aumento de la presión intracraneal, que es el general regla en tumores intracraneales. X. Signos de presión intracraneal elevada: dolor de cabeza, asfixia de las cabezas del nervio óptico, vómitos, parálisis de los nervios craneales a una distancia, por lo general el abducens, y (en etapas posteriores) somnolencia.

Señales y síntomas debido a la interferencia con la masa cerebral de los lóbulos frontales:

  • Ajustes epilépticos.
  • defectos de memoria, cambios de personalidad, incontinencia, inercia, pérdida de poder de concentración y de la introspección, la broma, injustificada buen humor (Witzelsucht, euforia).
  • Debilidad de las extremidades contralaterales, tal vez un ‘reflejo de comprensión’.
  • Afasia “motora”, si la lesión está desplazada en una persona diestra.
  • Temblor de los brazos, a menudo ipsilateral.
  • Signos pseudo cerebelosos: mareos, ataxia, nistagmo.
  • Evidencia electroencefalográfica de una alteración focal o general de la actividad cortical.

¿Qué es el lóbulo frontal y prefrontal?

Los padres a menudo bromean que sus hijos no tienen la capacidad neurológica para comportarse de ciertas maneras, y los investigadores están empezando a comprender que, a pesar de su apariencia adulta, los cerebros de los adolescentes aún no están completamente desarrollados. El desarrollo de la corteza prefrontal juega un papel importante en la maduración. El cerebro se desarrolla en un patrón de espalda con frente, y la corteza prefrontal es la última porción del cerebro que se desarrolla completamente.

Esto no significa que los niños no tengan cortezas prefrontex funcionales. Por el contrario, no desarrollan las habilidades complejas de toma de decisiones y planificación que tienen los adultos hasta más adelante en su desarrollo. La experiencia puede desempeñar un papel en el desarrollo de la corteza prefrontal, y los niños expuestos a una variedad de estímulos y desafíos pueden desarrollarse más rápidamente.

Papel de la corteza prefrontal. La corteza prefrontal está involucrada en una amplia variedad de funciones, que incluyen:

  • Coordinar y ajustar el comportamiento complejo
  • Control de impulsos y control y organización de reacciones emocionales
  • Personalidad
  • Enfocando y organizando la atención
  • Planificación compleja

Considerar y priorizar información competitiva y simultánea; la capacidad de ignorar las distracciones externas está parcialmente influenciada por la corteza prefrontal

¿Cómo estimularlo?

Su cerebro está conectado para realizar su trabajo más importante cada día a través de las conexiones neuronales más intrincadas y de los cuatro lóbulos principales de su cerebro: frontal, temporal, parietal y occipital. Pero la forma en que conquiste las complejidades que hace depende de ir completamente frontal. Lograr todo lo que haces, pensar, planear, razonar, manejar tus emociones, tomar decisiones y resolver problemas es una gran hazaña de tu lóbulo frontal.

Las habilidades de pensamiento de alto nivel que tan a menudo damos por sentado, como determinar qué casa comprar, qué trabajo seguir, qué consejo médico tomar y qué inversión realizar, se derivan de la capacidad intelectual de su lóbulo frontal. Como centro de comando central de su cerebro, su lóbulo frontal vincula información hacia adelante y hacia atrás a través de otras regiones del cerebro y tiene la red neuronal más amplia y las interconexiones más recíprocas con otras estructuras cerebrales.

La nueva ciencia del cerebro revela que el camino hacia el pensamiento más inteligente parece conducir a las intrincadas redes del lóbulo frontal de su cerebro. Sin embargo, su lóbulo frontal no funciona de forma aislada; sus regiones cerebrales funcionan en concierto desde el nivel celular hasta redes cerebrales completas para lograr hazañas increíbles cada día.

La alta capacidad de su hardware de lóbulo frontal y las oportunidades ricas de reconectar su software a través de un pensamiento complejo lo ubican a usted y a todos los seres humanos muy por encima de todas las otras formas de vida.

Su lóbulo frontal representa casi un tercio de todo su cerebro y es la última región del cerebro en desarrollarse y la primera en declinar con la edad. Desde la adolescencia temprana hasta la adultez temprana, los lóbulos frontales y las intrincadas conexiones entre ellos, están experimentando cambios estructurales y funcionales dramáticos que remodelan la conectividad compleja del cerebro y aumentan su capacidad de participar en el pensamiento integrado, razonado y de alto nivel.

Lamentablemente, la ciencia del cerebro ha demostrado que la función del lóbulo frontal comienza a disminuir a mediados de los cuarenta. ¿Qué se siente al tener solo dos décadas de salud cerebral? ¡Qué pensamiento tan deprimente! La buena noticia es que el deterioro cognitivo ocurre porque lo dejamos; no tiene que ser un hecho consumado y un destino predeterminado. Puede fortalecer la capacidad intelectual de su lóbulo frontal todos los días de su vida.

El lóbulo frontal y la memoria

Las nuevas técnicas de neuroimagen funcional, PET y MRI funcional (fMRI), ofrecen suficiente flexibilidad experimental y resolución espacial para explorar las bases funcionales neuroanatómicas de diferentes etapas y procesos de memoria. Han tenido un impacto particular en nuestra comprensión del papel de la corteza frontal en el procesamiento de la memoria. Revisamos las ideas que se han obtenido e intentamos una síntesis de los hallazgos de los estudios de imágenes funcionales de la memoria de trabajo.

La codificación en la memoria episódica y la recuperación de la memoria episódica. Aunque estos diferentes aspectos de la memoria generalmente se han estudiado aisladamente, sugerimos que hay suficiente convergencia con respecto a las activaciones frontales para hacer que tal síntesis valga la pena. Nos concentramos en particular en tres regiones de la corteza frontal lateral:

Ventrolateral, dorsolateral y anterior, que se activan consistentemente en estos estudios, y atribuimos estas activaciones a la actualización / mantenimiento de la información, la selección / manipulación / monitoreo de esa información, y la selección de procesos / subobjetivos, respectivamente. También reconocemos una serie de inconsistencias empíricas asociadas con esta síntesis, y sugerimos posibles razones para esto.

En términos más generales, predecimos que la resolución de las preguntas relativas a las subdivisiones neuroanatómicas funcionales de la corteza frontal dependerá en última instancia de un fraccionamiento psicológico cognitivo más completo de los procesos de control de la memoria, una empresa que será guiada y probada mediante la experimentación. Esperamos que las técnicas de neuroimagen proporcionen una parte importante de esta empresa.

Problemas en el lóbulo frontal derecho

El daño del lóbulo frontal afecta la toma de decisiones. La mayoría de los estudios han empleado juegos de azar y tareas probabilísticas, que tienen un componente emocional (recompensa-castigo) y encontraron que los pacientes con lesiones del sector ventromedial tienen una dificultad excepcional para realizar normalmente estas tareas. Recientemente, hemos presentado una tarea de toma de decisiones económicas a los pacientes y voluntarios normales que les exigió no solo pronosticar un resultado económico.

Sino también ponderar el asesoramiento de cuatro asesores sobre el posible resultado en 40 ensayos. Se estudiaron 20 pacientes con lesiones del lóbulo frontal derecho y 9 pacientes con lesiones del lóbulo parietal y se comparó su rendimiento con 20 controles emparejados.

Los pacientes con lesión del lóbulo frontal eran inconsistentes al usar el consejo y sus pronósticos eran pobres. Los pacientes con lesiones dorsolaterales pero no orbito-frontales mostraron cierta capacidad para evaluar el consejo.

Los pacientes con lesiones del lóbulo parietal fueron buenos para evaluar los consejos pero fueron lentos para hacerlo; eran consecuentes pero pobres en el uso de consejos y su uso del consejo no estaba relacionado con su pronóstico. Los tres grupos de pacientes estaban demasiado confiados en su propio desempeño. Por el contrario, los controles podrían usar y evaluar el asesoramiento, su capacidad para usar el asesoramiento fue mediado por su capacidad para evaluarlo y no confiaron demasiado.

Las diferencias grupales en una medida general de precisión en esta tarea se asociaron con la capacidad de planificar con precisión. Las diferencias en la capacidad de evaluar y pronosticar se asociaron con la planificación y el rendimiento de la memoria operativa.

Estos hallazgos indican que los pacientes con lesiones dorsolaterales derechas y orbito-frontales pueden verse afectadas cuando se requieren para tomar decisiones complejas relacionadas con la predicción y el juicio. Nuestros hallazgos amplían el alcance de los déficits de toma de decisiones observados en pacientes con lesiones del lóbulo frontal e indican circunstancias adicionales en las que los pacientes con lesiones del lóbulo frontal tendrán dificultades para decidir.

El lóbulo frontal en la psicología

El cerebro humano es una estructura muy compleja; es el centro de nuestro sistema nervioso Una de las partes más importantes es el lóbulo frontal. Los lóbulos frontales son responsables de lo que se conoce como funciones ejecutivas que incluyen funciones motoras, resolución de problemas, espontaneidad, memoria, lenguaje, iniciación, juicio, control de impulsos y comportamiento social y sexual. El objetivo de este trabajo es la fisiología de los lóbulos frontales, explicar cómo se relacionan los lóbulos frontales con el resto del cerebro y sus funciones.

También veremos algunos de los primeros procedimientos de lobotomía realizados en el pasado, lo que sucede cuando los lóbulos frontales están dañados y las características de los pacientes en los que se realizaron. El lóbulo frontal, que se compone de la corteza motora primaria y la corteza prefrontal, “se extiende desde el surco central hasta el límite anterior del cerebro”. La parte posterior del lóbulo frontal se especializa en el control de movimientos finos.

Las partes separadas son responsables de partes separadas del cuerpo “principalmente en el lado contralateral pero también con un ligero control del lado ipsilateral. Luego está la parte anterior del lóbulo frontal que está formada por la corteza prefrontal. en la corteza prefrontal tienden a tener grandes dendritas que están cubiertas con “más espinas dendríticas que dendritas en otras áreas corticales” lo que resulta en la corteza prefrontal integrando grandes cantidades de información.

Otra investigación ha encontrado que la corteza prefrontal es importante para la memoria de trabajo y especialmente para las tareas de respuesta retardada. Las personas con daño de la corteza prefrontal suelen tener problemas para modificar su comportamiento “en relación con el contexto”, por lo que tienen problemas para reaccionar socialmente y tienden a tener reacciones impulsivas. Hay algunas diferencias asimétricas entre el lóbulo frontal izquierdo y el derecho.

El lóbulo frontal izquierdo está involucrado en el control del lenguaje que está relacionado con el movimiento, mientras que el lóbulo frontal derecho está más involucrado en las “habilidades no verbales”. Aunque no todos los investigadores están de acuerdo, y algunos afirman que ambos lóbulos están involucrados en todos los comportamientos. Los lóbulos frontales también se cree que juegan un papel en nuestra orientación espacial, incluida la orientación de nuestro cuerpo en el espacio “.

Lóbulo frontal y parietal

Las áreas corticales involucradas en la manipulación del conocimiento durante el razonamiento se identificaron con resonancia magnética funcional (MRI) mientras los participantes realizaban inferencia transitiva (TI) en una lista ordenada de 11 ítems (por ejemplo, A <B y B <C, luego A <C). Inicialmente, los participantes aprendieron una lista de formas visuales ordenadas arbitrariamente. El aprendizaje se produjo por exposición a pares de elementos de la lista que estaban adyacentes en la secuencia.

Posteriormente, se adquirieron imágenes de RM funcionales a medida que los participantes realizaban TI en elementos de secuencia no adyacentes. Las tareas de control consistieron en comparaciones de altura (HT) y visión pasiva (VIS). La comparación de la tarea TI con la tarea HT identificó la activación resultante de TI, denominada “razonamiento”, mientras se controla la aplicación de reglas, procesos de decisión, percepción y movimiento, denominados colectivamente “procesos de soporte”.

La comparación HT-VIS reveló la activación relacionada con los procesos de soporte. La red de razonamiento de TI incluyó corteza prefrontal bilateral (PFC), área motora pre-suplementaria (preSMA), área premotora (PMA), ínsula, precúneo y corteza parietal posterior lateral. Por el contrario, las regiones corticales activadas por los procesos de soporte incluyeron el área motora suplementaria bilateral (SMA), la corteza motora primaria (M1), las cortezas sensoriales somáticas y la PMA derecha.

Estos resultados enfatizan el papel de una red prefrontal-parietal en la manipulación de la información para formar nuevos conocimientos basados ​​en hechos familiares. Los hallazgos también demuestran la activación de PFC más allá de la memoria a corto plazo para incluir operaciones mentales asociadas con el razonamiento.

Lóbulo frontal abultado

La inteligencia humana no se puede reducir a una sola región del cerebro. Si bien los lóbulos frontales del cerebro desempeñan un papel clave en el pensamiento complejo, su tamaño relativo no explica por completo cómo los humanos llegaron a ser más inteligentes que otros primates, sugiere un nuevo estudio. Los dos lóbulos frontales, ubicados detrás de la frente y al frente de cada hemisferio del cerebro de los mamíferos, se consideran esenciales para la inteligencia, la toma de decisiones y el pensamiento abstracto.

Los investigadores detrás del nuevo estudio, publicado hoy en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), contrarrestan lo que dicen es una suposición errónea de que la expansión del tamaño del lóbulo frontal permitió a los humanos evolucionar a una inteligencia más alta con el tiempo.

“Se pensó que la expansión del lóbulo frontal era particularmente crucial para el desarrollo del comportamiento humano moderno, el pensamiento y el lenguaje, y que son nuestros lóbulos frontales abultados los que realmente nos hacen humanos”, dijo el autor principal Robert Barton, profesor de antropología en Universidad de Durham, en un comunicado de prensa.

“Mostramos que esto no es cierto: los lóbulos frontales humanos son exactamente del tamaño esperado para un cerebro no humano escalado hasta el tamaño humano”. Según Barton, los estudios previos que comparaban el tamaño relativo del lóbulo frontal entre los cerebros de humanos y animales tenían resultados inconsistentes y eran difíciles de comparar porque usaban diferentes escalas de medición.

En el nuevo estudio, Barton y Chris Venditti de la Universidad de Reading en el Reino Unido analizaron cinco conjuntos de datos previos utilizando escalas de medición consistentes y métodos filogenéticos, que rastrean las características de acuerdo con un “árbol genealógico evolutivo”. Específicamente, usaron un nuevo modelo matemático de evolución de rasgos que analiza qué tan rápido evolucionaron las características particulares con el tiempo, en este caso, el tamaño de regiones cerebrales particulares.

Los resultados indicaron que el tamaño de los lóbulos frontales humanos no aumentó significativamente en relación con otras especies de primates que los humanos se separaron de millones de años atrás. Sin embargo, se descubrió que otras regiones primitivas, como el cerebelo, que se cree que tienen una función más básica, tienen un volumen relativo y número de neuronas en humanos más altos que otros animales.

Efectos de golpes en el lóbulo frontal

Las teorías de un solo proceso asumen que la familiaridad es la única influencia en la memoria de reconocimiento y las decisiones se toman como un proceso continuo. Las teorías de doble proceso afirman que el reconocimiento implica tanto procesos de recolección como de familiaridad con la recolección como un proceso de umbral. Aunque los lóbulos frontales del cerebro desempeñan un papel importante en la memoria de reconocimiento, pocos estudios han examinado el efecto de las lesiones del lóbulo frontal sobre la recolección y la familiaridad.

En el estudio actual, se examinó la memoria de reconocimiento no verbal de 24 pacientes con lesiones focales frontales por tumor o accidente cerebrovascular. La recolección y la familiaridad se estimaron utilizando el método de la característica operativa del receptor (ROC). También se realizó un análisis secundario utilizando la metodología de la teoría de detección de señal estándar.

Ambos análisis condujeron a conclusiones similares donde solo el componente de familiaridad de la memoria de reconocimiento se vio afectado en los pacientes frontales en comparación con los controles sanos, mientras que los procesos del tipo de recuerdo (o relación de varianza) permanecieron intactos.

Dejar Comentario