≡ Menu




Herpes en la lengua: ¿qué es?, causas, síntomas, tratamiento y más

El herpes en la lengua es un tipo de herpes que sufre la gran mayoría de la población y este suele encontrarse en forma de aftas en la lengua y con ellas también encontraras dolor y algunas dificultades al comer.

¿Qué es?

Técnicamente, el “herpes de lengua” no es algo real.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Eso no significa que no puedas tener herpes en la lengua. Pero en realidad se llama herpes oral y generalmente afecta más que sólo la lengua.Es bastante común tener un chichón o una llaga en la lengua de vez en cuando. Pueden ser molestos e incluso un poco dolorosos. Sin embargo, un golpe al azar de vez en cuando no es nada de lo que preocuparse.

El herpes oral es un poco más grave. También es bastante común. Según la Asociación Americana de Salud Sexual, más de la mitad de los adultos en los Estados Unidos tienen herpes oral.

El herpes en la lengua es el resultado del herpes en toda la boca.Esta infección oral es causada por el virus del herpes simple 1 (HSV-1). Las ampollas también pueden aparecer en el interior de las mejillas, las encías, el paladar y, lo más notorio, los labios.Las ampollas de herpes tienen una apariencia distintiva que las hace fáciles de diagnosticar para los médicos. Sin embargo, las ampollas no siempre aparecen. De hecho, las infecciones de herpes oral pueden seguir varios caminos diferentes.

Síntomas del herpes oral

La gravedad de los síntomas del virus del herpes puede variar de un caso a otro. Si usted tiene un brote inicial, generalmente ocurre dentro de 1 a 3 semanas después de contraer el virus. Con más frecuencia, es menos de una semana. Los síntomas pueden durar hasta tres semanas.

El virus del herpes simple es la causa predominante de herpes labial. Las aftas bucales también son el síntoma más común de las infecciones por herpes simplex oral. El herpes en la lengua suele ir acompañado de herpes labial.A algunas personas les salen llagas entre el labio superior y la nariz, en el interior de la nariz, en el mentón y el cuello, o incluso en el interior de la garganta.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En los días previos a la formación de las ampollas, es posible que sienta ardor, picazón o dolor alrededor del área infectada. También puede desarrollar fiebre, dolor de garganta, sangrado de las encías, cansancio, dolores musculares o irritabilidad. Los ganglios linfáticos y las glándulas salivales también pueden hincharse y volverse dolorosos.

Estos síntomas pueden persistir hasta que el brote haya disminuido.Aproximadamente un tercio de las personas que contraen herpes oral desarrollan síntomas poco después de la infección. Los otros dos tercios de las personas no tienen un brote inicial o ningún síntoma. Los médicos llaman a esto infección asintomática.Las infecciones asintomáticas son posibles debido a la naturaleza del herpes. No existe una cura conocida para el virus. Sin embargo, los brotes pasan por ciclos y los suyos pueden comenzar en estado latente.

Estadios del herpes de la lengua

Hay dos maneras diferentes de ver las etapas del herpes de lengua.

Se dice que el virus en sí tiene tres etapas:

1. Infección inicial:

El herpes simple entra en la piel y la membrana mucosa y comienza a reproducirse. Usted puede desarrollar todos los síntomas o ninguno en esta etapa.

2. Dormancia:

El herpes pasa la mayor parte del tiempo en un estado “inactivo”. Sin embargo, migra a los ganglios de la raíz dorsal de la columna vertebral y continúa reproduciéndose.

3. Reactivación:

El virus puede reactivarse cuando usted experimenta cierto estrés físico, mental o emocional. Por ejemplo, un resfriado puede llevar a un brote de “herpes labial”. Algunas personas contraerán el virus a una edad temprana y nunca tendrán un solo brote.

Para aquellos que son propensos a la reactivación, es importante que entiendan las etapas por las que atraviesan sus ampollas.

1. Prodrome (1-2 días)

Algunas personas desarrollan una sensación de tensión, hormigueo o picazón en el área afectada uno o dos días antes de que ocurra un brote. Es común para aquellos que experimentan un brote inicial.

2. Inflamación (1-2 días)

Esta es la primera etapa verdadera de la formación de ampollas. En algunos casos, su sistema inmunitario (o tratamiento) puede controlar el brote antes de que se formen ampollas. Necesitas tratamiento ahora.

3. Formación de ampollas (1-2 días)

Las ampollas del herpes oral pueden ser rojas, blancas, claras o grises. Suelen ser muy pequeños, pero se forman en grupos más grandes. Un brote puede afectar una o varias áreas de la lengua o de cualquier otro lugar.

4. Ulceración (1 día)

Las úlceras eventualmente estallan y liberan líquido lleno de HSV-1. Las úlceras luego pasan de ser rojas, húmedas y crudas a úlceras de color grisáceo. Esta etapa es a la vez muy dolorosa y muy contagiosa.

5. Sarna (3- 5 días)

Poco después de la ruptura, una costra crecerá sobre la ampolla húmeda que puede endurecerse y convertirse en una costra dolorosa si la humedad en la boca no la previene. También puede aparecer una corteza amarillenta.

6. Curación Continua (3-5 días)

Permita que las costras que se forman se curen y se caigan naturalmente. Si usted permite que el proceso de curación siga su curso, las costras se caerán cuando la nueva piel debajo de ella esté lista.Contando toda la etapa, los brotes de herpes generalmente duran un poco menos de dos semanas. La irritación de las úlceras en cualquier momento del proceso de cicatrización puede extenderse por una semana más.

Para aquellos que están seguros de que tienen herpes oral, pronto recibiremos el tratamiento adecuado.Pero primero, asegurémonos de que realmente tienes herpes oral y no otra cosa.

¿Realmente tengo herpes oral?

Aunque los síntomas del herpes oral son bastante sencillos, existen otras condiciones que pueden producir síntomas similares.

El herpes no está detrás de cada ampolla en la lengua. Por ejemplo, las ampollas en la lengua son comúnmente aftas dolorosas.

Úlceras bucales contra el herpes de la lengua

niña con herpes en la bocaLas úlceras por cáncer a menudo se confunden con las infecciones por herpes oral.

Las aftas suelen ser el resultado de algo que irrita el interior de la boca. Esto no es lo mismo que una infección viral que produce ampollas.

Las aftas dolorosas a menudo se desarrollan a partir de alimentos ácidos o picantes. También se pueden formar a partir de los azúcares altamente procesados que se encuentran en los dulces. Las deficiencias vitamínicas, las hormonas y el estrés también pueden jugar un papel.Incluso puede desarrollar una úlcera bucal simplemente por el uso excesivo de la lengua contra superficies duras (como los dientes).

Cómo cuidar el herpes en la lengua

El herpes oral viene con muchas consideraciones.

No es un virus fácil de tratar. De hecho, no existe cura conocida para ninguna versión del virus del herpes.

Existen tratamientos que pueden ayudar a prevenir brotes, disminuir los síntomas y prevenir la diseminación. Sin embargo, el virus del herpes tiene una capacidad única para incrustarse en el ADN humano, donde permanece de por vida.

Por eso, la prevención de la propagación es la habilidad más importante que deben desarrollar las personas que la padecen.

Cómo evitar transmitir el herpes oral

Para prevenir la propagación del virus a otros, primero debe preguntarse a sí mismo:

¿Cómo se transmite el herpes de lengua?

La forma más común de contraer el herpes es entrar en contacto con una persona infectada. La saliva, las membranas mucosas y la piel pueden portar viriones activos que pueden infectar a otros.

La mayoría de nosotros lo recogemos como niños de los besos de miembros cercanos de la familia. Menos de nosotros lo recogemos de un contacto más íntimo cuando somos adultos. Son menos las personas que contraen el herpes oral por el contacto con objetos cotidianos como cepillos de dientes o cubiertos que portan el virus.Tenga en cuenta que el herpes genital es causado por un virus diferente, el herpes simple 2 (HSV-2). El herpes oral no afecta los genitales; el herpes genital no se puede atrapar en la boca.

El virus se vuelve contagioso desde las primeras etapas de la formación de la ampolla. Por lo tanto, usted quiere evitar el contacto íntimo desde el momento en que comienza un brote hasta el momento en que termina.

Aún así, esto no es completamente a prueba de fallos. Unas cuantas veces a lo largo del año, el herpes puede presentar una descamación asintomática. Esto significa que usted no experimenta síntomas pero que aún así es contagioso. Esta es una de las principales razones por las que el herpes es tan difícil de transmitir.

Aún así, prevenir los brotes tiene valor para los demás y para usted mismo.

Cómo prevenir los brotes de herpes oral

El herpes se vuelve contagioso desde la etapa del pródromo.Pero es posible que pueda evitar que un brote llegue a las etapas más dolorosas y contagiosas.

Sólo tienes que cogerlo lo suficientemente pronto. El medicamento antiviral adecuado puede ayudar a su sistema inmunitario a cortar el brote de raíz. Sólo asegúrese de actuar tan pronto como empiece a sentir que el pródromo o las fases de inflamación comienzan.

Esto puede ser bastante difícil de hacer. Y aún así, puede que no sea suficiente para detener el brote.

Es aún mejor que evite algunos de los principales desencadenantes de la reactivación del HSV-1.

Los factores del estilo de vida pueden contribuir a la frecuencia y gravedad de los brotes. Ciertos eventos de la vida también pueden iniciar brotes individuales.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Algunos de los desencadenantes más comunes de la activación del herpes simple son:

  • Estrés
  • Dieta
  • Falta de sueño
  • Otras enfermedades
  • Entornos Extremos
  • Menstruación
  • Embarazo

Cuidar de su sistema inmunológico es especialmente importante cuando usted está estresado, cansado o ya está enfermo. También necesita estar consciente de los cambios hormonales repentinos dentro de usted y de los cambios ambientales fuera de usted.

Como con todo lo demás, los alimentos que usted consume pueden tener un impacto importante en la capacidad de su cuerpo para combatir las enfermedades. Obtener los nutrientes adecuados ayuda a prevenir todas las enfermedades. Sin embargo, usted debe tener especial cuidado con los alimentos desencadenantes del herpes conocidos, como el alcohol, el café y el chocolate.

Todas las personas se ven afectadas por el herpes oral de forma un poco diferente. Si usted lo tiene, su mejor opción es prestar mucha atención cuando el herpes reaparezca y averiguar cuáles son los factores desencadenantes más importantes para que usted los evite.

Fototipo de la piel

Cuidado de los brotes de herpes oral

No hay solución que elimine su brote por completo.

Pero hay algunas reglas simples que puedes seguir para limitar tu sufrimiento.

Tome un analgésico como paracetamol o ibuprofeno. Use calor o frío para calmar sus llagas. Lave las ampollas cuidadosamente con un jabón antiséptico suave.

Evite los alimentos muy calientes. Evite las comidas y bebidas picantes, saladas, cítricas y ácidas. Evite el contacto con sus ampollas tanto como sea posible.

También puede hacer gárgaras o enjuagarse con agua salada. Esto matará los gérmenes y ayudará a que las ampollas sanen más rápido. También le dolerá, así que sólo siga este consejo si está preparado para ello.

La regla más importante a seguir es mantenerse hidratado. Esto ayudará a prevenir que las ampollas se agrieten y sangren, pero puede ser difícil debido al dolor. Se recomienda que beba agua fría durante todo el día.

Lo último que usted quiere es que un brote de herpes se intensifique hasta el punto de deshidratarse.

La deshidratación es uno de los riesgos más graves asociados con el herpes oral.

Cuándo ver a un médico

Para la mayoría de las personas, el herpes oral no vale la pena ir al consultorio del médico.

Si comete el error de permitirse deshidratarse gravemente, debe buscar ayuda médica inmediatamente. Los efectos secundarios incluyen (pero no se limitan a) mareos, debilidad, palpitaciones cardíacas y confusión.

Otros pueden querer ver a un médico después de su primer brote. Si usted tiene una baja tolerancia al dolor o un brote especialmente grave, esto podría ser una buena idea.

Algunos medicamentos recetados pueden ayudar a reducir la frecuencia de los brotes. Otros ayudan a disminuir el dolor y la duración de los brotes. Si los brotes de herpes oral son especialmente difíciles de afrontar, es posible que desee consultar a un médico tan pronto como sospeche que puede tener el virus.

Por lo menos, su médico podrá evaluar e identificar inmediatamente si las suyas son ampollas de herpes o no.

Ninguna versión del virus del herpes es divertida.

Los brotes de herpes en la lengua pueden ser especialmente frustrantes. Pero un diagnóstico rápido y el tratamiento adecuado al menos mejorarán su experiencia.

Usted podría ser capaz de eliminar el dolor de sus brotes, reducir la duración, o incluso evitarlos por completo. Realmente se reduce a tu cuerpo y a cómo lo cuidas.

Sea diligente con su herpes oral y no sólo reducirá su malestar, sino también la propagación de este desagradable virus.

Causas del Herpes en la lengua
Síntomas

¿Cómo se diagnostica el herpes?

El herpes oral y genital son enfermedades bien conocidas. La mayoría de los médicos y otros proveedores de atención médica reconocen el herpes cuando lo ven. A su vez, ambos tipos de herpes a menudo pueden ser diagnosticados -y el tratamiento recomendado- simplemente examinando las llagas. Sin embargo, las pautas publicadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las úlceras bucales en particular sean confirmadas por pruebas de laboratorio, ya que el herpes oral a veces puede ser más difícil de diagnosticar en personas con VIH.En caso de duda, se envía una pequeña muestra de la llaga a un laboratorio para su análisis. Si el virus se encuentra en la muestra, se puede hacer un diagnóstico confirmado.

Debido a que un gran número de personas están infectadas con el VHS-1 y/o el VHS-2, no tiene ningún valor que las muestras de sangre sean analizadas para detectar la presencia de anticuerpos contra cualquiera de los dos virus. Estar infectado con el virus no significa necesariamente que se presentarán úlceras por herpes.

Tratamiento

El herpes no se puede curar. Una vez que cualquiera de los dos virus está dentro del cuerpo y se instala en las células nerviosas, no puede ser eliminado. Sin embargo, las llagas del herpes pueden ser tratadas. El tratamiento puede acelerar el tiempo de curación, reducir el dolor y retrasar o prevenir brotes adicionales. Típicamente, el tratamiento se usa sólo durante un brote.

Esto se llama “terapia episódica”. En las personas con sistemas inmunitarios comprometidos, los brotes pueden ser frecuentes y pueden requerir terapia a largo plazo para prevenir las recurrencias. Esto se llama “terapia de supresión”. Algunas personas pueden saber cuándo están a punto de tener un brote, por lo general debido al hormigueo en el sitio donde aparecerá la llaga. A esto se le llama la etapa del “pródromo”.

Existen cuatro tratamientos disponibles para el tratamiento del herpes:

Aciclovir (Zovirax):

Aciclovir ha sido estudiado y utilizado durante muchos años como un tratamiento para el herpes oral y genital. Se ha estudiado específicamente en personas con VIH y herpes y se ha demostrado que es seguro y eficaz. Aciclovir está disponible en una crema tópica, píldoras y una formulación intravenosa.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que la crema no es muy efectiva y que las píldoras son mejores para los brotes leves a moderados o para la terapia de supresión a largo plazo.

El aciclovir intravenoso se usa para tratar brotes o brotes graves que afectan los órganos internos (especialmente la infección por el VHS del sistema nervioso central). La dosis oral utilizada para tratar los brotes es de 400 mg tomados ya sea tres o cuatro veces al día, por lo general durante cinco a diez días.

El tratamiento funcionará mejor si se inicia dentro de las 24 horas siguientes al primer signo de síntomas o a la etapa del pródromo. Por esta razón, las personas con brotes más frecuentes que no están en terapia de supresión pueden desear mantener el aciclovir a la mano en caso de un brote. La dosis puede duplicarse si las llagas del herpes no responden.

Tomar 400 mg del medicamento tres veces al día u 800 mg del medicamento dos veces al día durante un período prolongado de tiempo puede ayudar a prevenir que los brotes vuelvan a aparecer. Sin embargo, esto generalmente se recomienda sólo para las personas que tienen antecedentes de recurrencias frecuentes.

Valaciclovir (Valtrex):

El valaciclovir es un “pro fármaco” de aciclovir y ha sido aprobado específicamente para el tratamiento del herpes en personas VIH positivas. A diferencia de aciclovir, valaciclovir necesita ser descompuesto por el cuerpo antes de que su ingrediente activo – aciclovir – pueda comenzar a controlar la enfermedad.

Esto permite que cantidades más altas de aciclovir permanezcan en el cuerpo, requiriendo por lo tanto que se tome una dosis más baja del medicamento por vía oral. Para los brotes de herpes de leves a moderados, la dosis de valaciclovir en personas con VIH es de 500 mg dos veces al día.

Para la terapia episódica, valaciclovir se toma durante cinco a diez días. Sin embargo, el medicamento se puede tomar todos los días durante un período prolongado de tiempo usando la mitad de la dosis necesaria para tratar los brotes (500 mg todos los días).

El tratamiento funcionará mejor si se inicia dentro de las 24 horas siguientes al primer signo de síntomas o a la etapa del pródromo. Por esta razón, las personas con brotes más frecuentes que no están en terapia de supresión pueden desear mantener valaciclovir a la mano en caso de un brote. Al igual que el aciclovir, el valaciclovir rara vez causa efectos secundarios.

Famciclovir (Famvir):

Famciclovir es la forma de píldora de una crema tópica llamada penciclovir (Denavir). Por lo general, 500 mg de la droga se toman por vía oral, dos veces al día, durante cinco a diez días.

El tratamiento funcionará mejor si se inicia dentro de las 24 horas siguientes al primer signo de síntomas o a la etapa del pródromo. Una dosis de 500 mg dos veces al día, tomada durante un período prolongado de tiempo, se considera una terapia preventiva segura y eficaz para los brotes recurrentes de herpes.

Trifluridina (Viroptic):

Las gotas de trifluridina se utilizan para tratar la infección HSV de los ojos. Se coloca una gota en el ojo afectado, cada dos horas, durante un máximo de 21 días. No se puede utilizar para tratar o prevenir la enfermedad del VHS en otras partes del cuerpo.

En algunos casos, los brotes de herpes no responden al aciclovir, valaciclovir o famciclovir, probablemente debido a la aparición de formas de HSV-1 y HSV-2 resistentes a los medicamentos.

Se sabe que las personas VIH positivas con sistemas inmunológicos suprimidos (generalmente un recuento de células CD4 inferior a 100) que han estado recibiendo aciclovir a largo plazo para el tratamiento y la prevención de brotes recurrentes de herpes desarrollan herpes resistente a los medicamentos. Debido a que el aciclovir es similar tanto al valaciclovir como al famciclovir, el simple hecho de cambiar a estos dos medicamentos generalmente no es efectivo.

En la actualidad, foscarnet (Foscavir) es el tratamiento más común para el herpes resistente a aciclovir. El medicamento debe administrarse a través de una vía intravenosa (IV), generalmente tres veces al día, a menudo en un hospital o bajo la estrecha supervisión de una enfermera en el hogar.

Algunos consejos saludables

Durante un brote, es importante mantener las llagas y el área alrededor de las llagas tan limpias y secas como sea posible. Esto ayudará a sus procesos naturales de curación. Algunos médicos recomiendan duchas calientes para limpiar el área infectada.Después, seque suavemente con una toalla o seque el área con un secador de pelo en un lugar fresco o bajo. Para prevenir las rozaduras, algunas personas también encuentran útil evitar la ropa interior ajustada. La mayoría de las cremas y lociones no sirven de nada e incluso pueden irritar el área.

Se ha demostrado que los aminoácidos lisina y arginina juegan un papel en los brotes de herpes. De acuerdo con algunas investigaciones recientes, la lisina puede ayudar a controlar los brotes de herpes. La arginina, por otro lado, puede empeorar los brotes. A su vez, los alimentos ricos en lisina pero bajos en arginina pueden ayudar a controlar tanto el herpes oral como el genital.

El pescado, el pollo, la carne de res, el cordero, la leche, el queso, los frijoles, la levadura de cerveza, los brotes de soja mung y la mayoría de las frutas y verduras tienen más lisina que la arginina, excepto los guisantes. La gelatina, el chocolate, el algarrobo, el coco, la avena, el trigo entero y la harina blanca, el maní, la soja y el germen de trigo tienen más arginina que lisina.

¿Se puede prevenir el herpes?

Actualmente se están estudiando vacunas para prevenir las infecciones por el virus del herpes, y se considera que una vacuna eficaz podría estar disponible en un plazo de tres a cinco años. Las vacunas sólo funcionan para prevenir que la infección ocurra en primer lugar – probablemente no ayudarán a controlar los brotes en personas que ya están infectadas.

Las personas infectadas con herpes pueden transmitir el virus durante los períodos en los que el virus se está diseminando, pero no hay síntomas. Debido a esto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las personas con herpes que tienen una pareja sexual regular que no está infectada con herpes pueden querer tomar un tratamiento de supresión como una precaución adicional, además del uso consistente y correcto del condón.

Dejar Comentario