≡ Menu




Lupus y el embarazo: mitos y evidencias, síntomas y más

El lupus y el embarazo puede ser muy perjudicial ya que al ser un trastorno auto inmunitario, puede causar problemas de salud. El lupus es una enfermedad compleja que puede afectar las articulaciones, piel,  riñones, globulos, cerebro, etc.

Mitos y evidencias del lupus y el embarazo

En una ocasión, los médicos aconsejaron a las mujeres con lupus que no quedaran embarazadas debido a los riesgos potenciales para la madre y el bebé. Pero aunque el embarazo con lupus todavía conlleva sus propios riesgos, la mayoría de las mujeres con lupus pueden quedar embarazadas y tener bebés sanos.

Si usted tiene lupus y está pensando en quedar embarazada, esto es lo que necesita saber sobre los posibles riesgos y complicaciones. Esto es también lo que usted y su médico pueden hacer para ayudar a asegurar el mejor resultado para usted y su bebé. Ver articulo (Síntomas del herpes genital)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Preparación para el Embarazo

Los primeros pasos hacia un embarazo y un bebé saludables comienzan antes de que usted quede embarazada. Si usted está considerando el embarazo, es importante que usted:

Asegúrese de que su lupus esté bajo control.

Cuanto más sana esté cuando conciba, mayores serán sus probabilidades de tener un embarazo y un bebé saludables. El embarazo ejerce una presión adicional sobre los riñones. Tener enfermedad renal activa puede causar problemas en el embarazo e incluso puede llevar a la pérdida del embarazo. Así que si es posible, evite quedar embarazada hasta que su lupus haya estado bajo control durante al menos seis meses. Esto es especialmente cierto para la enfermedad renal relacionada con el lupus.

Revise los medicamentos con su médico.

Algunos medicamentos son seguros para tomar durante el embarazo. Otras, sin embargo, pueden hacerle daño a su bebé. Es posible que su médico tenga que suspender o cambiar algunos medicamentos antes de que usted quede embarazada. Los fármacos que no se deben tomar durante el embarazo abarcan metotrexato, ciclofosfamida, micofenolato mofetil, leflunomida y warfarina. Algunos medicamentos deben suspenderse meses antes de que usted trate de quedar embarazada.

Seleccione un obstetra para embarazos de alto riesgo.

Debido a que el lupus puede presentar ciertos riesgos, como hipertensión inducida por el embarazo y parto prematuro, necesitará un obstetra que tenga experiencia con embarazos de alto riesgo y que esté en un hospital especializado en partos de alto riesgo. Si es posible, debe reunirse con el obstetra antes de quedar embarazada.

Revise su plan de seguro médico.

Un seguro inadecuado no debe impedir que usted y su bebé reciban el tratamiento que necesitan. Asegúrese de que su plan de seguro cubra sus necesidades de atención médica y las de su bebé, así como cualquier problema que pueda surgir.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Manejo de los Problemas del Embarazo

Los exámenes prenatales regulares son importantes para todas las mujeres. Pero son especialmente importantes para las mujeres con lupus. Esto se debe a que muchos problemas potenciales pueden prevenirse o tratarse mejor si se abordan a tiempo. Estos son algunos de los problemas que pueden ocurrir durante el embarazo que usted debe conocer:

La llamarada.

Algunas mujeres reportan mejoría de los síntomas de lupus durante el embarazo. Pero los brotes durante el embarazo ocurren en hasta el 30% de las mujeres. Los períodos de mayor actividad de la enfermedad ocurren con más frecuencia durante los primeros meses después del parto. Las investigaciones sugieren que esperar a quedar embarazada hasta que su enfermedad haya sido controlada durante al menos seis meses reduce su riesgo de un brote durante el embarazo. La mayoría de los brotes, cuando ocurren, son leves. Su médico a menudo puede tratarlos con dosis bajas de corticosteroides.

Complicaciones hipertensivas.

Las complicaciones que involucran la presión arterial alta pueden afectar hasta el 20% de las mujeres embarazadas que tienen lupus. La presión arterial alta puede ser causada por el embarazo. La presión arterial alta también puede aumentar su riesgo de preeclampsia. Esta es una condición seria en la cual hay un aumento repentino en la presión arterial o proteína en la orina o en ambos. Ocurre en aproximadamente uno de cada cinco embarazos con lupus. La preeclampsia requiere tratamiento inmediato y, a menudo, el parto del bebé. Es más común en mujeres con enfermedad renal o presión arterial alta y en mujeres que fuman.

Aborto espontáneo.

Aproximadamente uno de cada cinco embarazos con lupus termina en aborto espontáneo. Los abortos espontáneos son más probables en mujeres con presión arterial alta, lupus activo y enfermedad renal activa. El aborto espontáneo también puede ser el resultado de anticuerpos antifosfolípidos. Estos son un tipo de anticuerpo que aumenta la tendencia a formar coágulos de sangre en las venas y arterias. Eso incluye los de la placenta. Por esta razón, es importante realizar pruebas de detección de anticuerpos. Es especialmente importante para las mujeres que han tenido un aborto espontáneo anteriormente. Si se encuentran los anticuerpos, el médico puede prescribir un anticoagulante. Eso ayudará a prevenir la formación de coágulos. Con el uso de tales medicamentos, aproximadamente el 80% de las mujeres no abortan.

Parto prematuro.

Aproximadamente una de cada tres mujeres con lupus da a luz prematuramente. Eso significa antes de completar las 37 semanas de embarazo. Esto es más probable en mujeres con preeclampsia, anticuerpos antifosfolípidos y lupus activo. Es importante conocer los síntomas del trabajo de parto prematuro, que pueden incluir:

  • Dolor de espalda
  • Presión pélvica
  • Escape de sangre o líquido claro de la vagina
  • Cólicos abdominales
  • Contracciones que ocurren cada 10 minutos o más
  • Hágale saber a su médico de inmediato si usted experimenta alguno de estos síntomas.

Las mujeres con lupus pueden tener un mayor riesgo de complicaciones en el embarazo. Sin embargo, no tienen mayores probabilidades de tener un bebé con un defecto congénito o retraso mental en comparación con las mujeres sin lupus.

Cómo cuidarse durante el embarazo

Además de visitar a su médico regularmente y seguir su plan de tratamiento, hay muchas cosas que usted puede hacer para cuidar de sí misma y de su bebé:

  • Descanse lo suficiente. Planee para una buena noche de sueño y tome descansos a lo largo del día.
  • Coma saludablemente. Evite el aumento excesivo de peso. Pídale a su médico que lo remita a un dietista si es necesario.
  • Evite fumar y beber alcohol.
  • Si usted tiene cualquier síntoma inusual, hable con su médico de inmediato.

Controlando el parto y el nacimiento de un nuevo bebé

Su médico decidirá el método de parto: cesárea o vaginal. Lo hará teniendo en cuenta su salud y la salud de su bebé en el momento del parto. Muchas mujeres con lupus pueden tener partos vaginales. Pero si la madre o el bebé están bajo estrés, una cesárea puede ser la forma más segura y rápida de dar a luz. Si usted ha tomado esteroides durante el embarazo, su médico aumentará su dosis durante el trabajo de parto para ayudar a su cuerpo a lidiar con el estrés adicional.

Aunque a la mayoría de las madres y los bebés les va bien, el lupus suele aparecer después del parto y pueden surgir otros problemas, como los siguientes:

Dificultades para amamantar.

Los bebés nacidos prematuramente pueden no ser lo suficientemente fuertes para amamantar y extraer la leche materna. Las madres que dan a luz prematuramente o están tomando ciertos medicamentos pueden tener problemas para producir leche materna. Además, algunas madres necesitan tomar medicamentos que pueden pasar a través de la leche materna y se les aconseja no amamantar. La mayoría de estos problemas pueden ser resueltos. Hable con su médico si le preocupa la lactancia materna.

Lupus neonatal.

El lupus neonatal no es lo mismo que el lupus en la madre. Aproximadamente el 3% de los bebés nacidos de mujeres con lupus tendrán la afección. La mayoría de las veces es transitoria, lo que significa que pasará. La afección consiste en un sarpullido y conteos sanguíneos anormales. Para cuando el bebé tiene 6 u 8 meses de edad, la afección generalmente desaparece y nunca regresa. En casos raros, los bebés con lupus neonatal tendrán un ritmo cardíaco anormal que es permanente y puede requerir un marcapasos.herpes en los niños

Después del parto, es importante que vea a su médico con regularidad para controlar los cambios en su cuerpo a medida que éste vuelve a ser como era antes de quedar embarazada. Aunque usted estará enfocada en el cuidado de su nuevo bebé, recuerde que es importante que se cuide a sí misma.

Síntomas

Los signos y síntomas clínicos típicos del Lupus incluyen los siguientes:

  • Cansancio
  • Fiebre
  • Artritis
  • Erupción fotosensible
  • Serositis
  • fenómeno de Raynaud
  • Glomerulonefritis
  • Vasculitis
  • Anomalías hematológicas

En general, el embarazo no causa brotes de LES. Cuando se desarrollan, a menudo ocurren durante el primer o segundo trimestre o durante los primeros meses después del parto.

Los signos y síntomas de un embarazo normal que deben diferenciarse de los de las exacerbaciones del LES incluyen los siguientes:

  • Cloasma versus sarpullido malar
  • Proteinuria secundaria a preeclampsia versus proteinuria por nefritis lúpica
  • Preeclampsia versus enfermedad renal debido a una exacerbación del lupus (puede ser difícil de diferenciar)
  • Trombocitopenia en el embarazo Síndrome HELLP (es decir, hemólisis, niveles elevados de enzimas hepáticas y síndrome de recuento bajo de plaquetas) versus trombocitopenia de exacerbación del lupusITP o TTP (es decir, púrpura trombocitopénica idiopática o púrpura trombocitopénica trombótica)
  • Edema del pedal y acumulación de líquido en las articulaciones (especialmente en las rodillas) en las últimas etapas del embarazo versus la artritis del LES. Ver articulo (Causas del herpes genital)

Evaluación diagnóstica

Los siguientes estudios de laboratorio se recomiendan en la primera visita después o cuando se confirme el embarazo:

  • Pruebas de la función renal, incluyendo la determinación de la tasa de filtración glomerular (TFG), análisis de orina y pruebas de la relación proteína-creatinina (P/C) urinaria
  • Conteo sanguíneo completo
  • Prueba de anticuerpos anti-Ro/SSA y anti-La/SSB
  • Estudios de anticoagulantes lúpicos y anticuerpos anticardiolipina
  • Prueba de ADN de doble cadena (anti-ADN-D)
  • Estudios complementarios (CH50 o C3 y C4)

Durante los dos primeros trimestres, se recomienda un recuento mensual de plaquetas o CBC. Además, se recomiendan los siguientes estudios al final de cada trimestre de embarazo:

Tambien Te Recomiendo Ver...

  • Determinación de la GFR y medición de la relación P/C urinaria
  • Medición de anticuerpos anticardiolipina
  • Estudios complementarios (CH50 o C3 y C4)
  • Estudio Anti-ADN-DNA

En pacientes embarazadas con enfermedad renal, puede ser necesario realizar una biopsia renal para diferenciar la preeclampsia de la nefritis lúpica activa cuando la diferenciación por razones clínicas no es posible.

  • Ultrasonido: En la primera visita prenatal para estimar con precisión la edad gestacional
  • Ecocardiografía fetal en serie: Para detectar el bloqueo cardíaco fetal en una etapa temprana

Tratamiento

En general, se necesita un equipo integrado formado por un reumatólogo, un obstetra con experiencia en atención de alto riesgo, un cardiólogo pediátrico en casos de bloqueo cardíaco fetal en pacientes con anticuerpos positivos de SSA y SSB y un nefrólogo (si la enfermedad renal está presente o si se desarrolla más tarde) para atender a una paciente embarazada con LES.

Tratamiento no farmacológico

Antes de iniciar la terapia, se debe llevar a cabo un asesoramiento previo a la concepción, incluyendo discusiones sobre la teratogenicidad y los efectos adversos de los medicamentos para el LES, así como sobre la anticoncepción una vez que se haya iniciado la terapia.

Farmacoterapia

Ninguno de los medicamentos utilizados en el tratamiento del LES es absolutamente seguro durante el embarazo. Aunque en estudios, la hidroxicloroquina y las dosis bajas de esteroides se han utilizado de manera segura para los brotes de LES durante el embarazo, la mayoría de estos medicamentos deben evitarse durante el primer trimestre. Por lo tanto, la decisión de usar medicamentos debe tomarse después de una cuidadosa evaluación de los riesgos y beneficios en consulta con el paciente.

Complicaciones

Se sabe que las siguientes condiciones aparecen en mujeres con lupus que están embarazadas. Las enumeramos aquí no para asustarlo, sino para que pueda reconocer cualquier complicación que pueda ocurrir. Si sospecha que algo puede estar mal, comuníquese de inmediato con sus médicos.

Preeclampsia

La preeclampsia ocurre cuando hay un problema con la placenta; un cambio en la respuesta inmunológica de la madre al tejido fetal/placentario también puede contribuir al desarrollo de la preeclampsia. Los síntomas incluyen un aumento repentino de la presión arterial y de las proteínas en la orina después de al menos 20 semanas de embarazo; también pueden presentarse dolores de cabeza severos y visión borrosa. La preeclampsia es una afección grave que requiere atención médica inmediata y, a menudo, el parto inmediato del bebé.

Síndrome HELLP

HELLP significa hemólisis (la destrucción prematura de los glóbulos rojos), enzimas hepáticas elevadas y plaquetas bajas. Esta afección ocurre en 1-2/1,000 embarazos y en el 10-20 por ciento de las mujeres embarazadas con preeclampsia o eclampsia grave. Aunque HELLP por lo general se desarrolla antes de que el embarazo tenga 37 semanas de duración, puede desarrollarse en la semana después de que el bebé nace.

Anticuerpos antifosfolípidos

Los anticuerpos antifosfolípidos (que incluyen el anticoagulante lúpico, los anticuerpos anticardiolipina y los anticuerpos contra la glicoproteína B2 I) pueden interferir con la función de la placenta, generalmente durante el segundo trimestre, al causar coágulos sanguíneos que impiden que la placenta crezca y funcione normalmente. Esto puede retrasar el crecimiento fetal. Si usted tiene anticuerpos antifosfolípidos, es posible que necesite un parto prematuro.

Restricción del crecimiento intrauterino (RCIU)

El crecimiento fetal lento puede tener varias causas, más comúnmente la hipertensión, la presencia de anticuerpos antifosfolípidos y/o la actividad de la enfermedad del lupus, especialmente la enfermedad renal lúpica.

Deterioro de la función renal

La presencia de enfermedad renal lúpica también aumenta la posibilidad de tener complicaciones durante el embarazo. Cuando la función renal se ve afectada debido al lupus activo, el exceso de proteína puede derramarse en la orina (proteinuria), causando hinchazón (edema) en los pies, tobillos y piernas. Ver articulo(Tratamiento del herpes genital)

Brotes de lupus

Las mujeres que conciben después de estar en remisión durante cinco o seis meses por lo general tienen menos probabilidades de experimentar un brote de lupus que las que quedan embarazadas mientras su lupus está activo. Es importante darse cuenta de que los cambios corporales normales que ocurren durante el embarazo pueden ser similares a los síntomas de un brote de lupus: Edema (hinchazón) en las articulaciones, especialmente en las rodillas; erupciones cutáneas (el “rubor” de una mujer embarazada); pérdida de cabello (después del parto). Las visitas frecuentes al médico pueden determinar si estos son síntomas normales de embarazo o signos de lupus activo.

Parto prematuro

No tiene que preocuparse si el parto se produce antes de las 40 semanas: 37 semanas todavía se considera en el rango normal. Sin embargo, la posibilidad de dar a luz antes de las 37 semanas parece ser más frecuente en las mujeres con lupus que en las mujeres sanas. Siempre se alienta a las mujeres con lupus a que organicen el parto de su bebé en un hospital con una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).

Pérdida fetal

La pérdida del feto puede ocurrir en cualquier embarazo; sin embargo, los abortos espontáneos y los mortinatos son más frecuentes en mujeres con lupus. Los dos factores de riesgo más importantes son los antecedentes de pérdida fetal previa y los altos niveles de anticuerpos antifosfolípidos. El riesgo de pérdida fetal también puede aumentar si: La nefritis lúpica es activa en el momento de la concepción; hay evidencia de proteinuria, anticuerpos antifosfolípidos, anticoagulante lúpico o hipertensión; o el nivel de creatinina sérica es alto.

Lupus neonatal

El lupus neonatal no es lupus verdadero; es una afección poco frecuente asociada con anticuerpos anti-SSA/Ro y/o anti-SSB/La de la madre que actúan sobre el feto. Al nacer, el bebé puede tener una erupción cutánea, problemas hepáticos o recuentos bajos de células sanguíneas, pero estos síntomas desaparecen por completo después de seis meses sin efectos duraderos. El síntoma más grave es el bloqueo cardíaco congénito, que causa un latido cardíaco lento. Esto generalmente se detecta cuando el feto tiene entre 18 y 24 semanas de edad, y la mayoría de los bebés eventualmente necesitan un marcapasos.

Si una madre ha tenido un bebé con lupus neonatal, hay un 18 por ciento de probabilidades de que tenga otro hijo con el mismo problema. Sin embargo, la probabilidad de que el bebé que nace con lupus neonatal desarrolle cualquier forma de lupus posteriormente en la vida es muy, muy baja.

Tips para vivir con lupus mientras se esta en gestación

El lupus no reduce las probabilidades de que una mujer quede embarazada. Menos del 50% de los embarazos en mujeres con lupus tienen complicaciones, pero todos los embarazos con lupus se consideran de alto riesgo. El lupus puede complicar el embarazo con un mayor riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y preeclampsia, así como problemas cardíacos en el bebé. Si usted tiene lupus y está considerando tener un bebé, considere estos consejos para asegurar un embarazo seguro y un bebé saludable.

Antes de que te quedes embarazada:

  • Reúna a su equipo de atención médica para el lupus. Antes de quedar embarazadas, las mujeres con lupus deben consultar con un reumatólogo, un médico que se especializa en enfermedades como el lupus, un perinatólogo o un obstetra de alto riesgo y un cardiólogo pediátrico.

Algunos embarazos requerirán tratamientos tempranos. Estos tratamientos contrarrestan los riesgos de complicaciones y deben comenzar dentro de las primeras semanas del embarazo para obtener los mejores resultados. El riesgo de complicaciones es mayor si usted está teniendo un brote de lupus, así que es importante que consulte a su médico.

Determine su riesgo personal de complicaciones en el embarazo.

Cada caso de lupus es diferente. El lupus no parece aumentar el riesgo de abortos espontáneos en el primer trimestre. Pero las mujeres con lupus tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo más tarde en el embarazo o incluso de mortinato debido a los anticuerpos antifosfolípidos y anticardiolipinos. Aproximadamente el 33% de las mujeres con lupus tienen estos anticuerpos, que aumentan el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos. Su médico le puede recomendar exámenes de sangre específicos para verificar la presencia de anticuerpos.

Los coágulos sanguíneos placentarios pueden poner en peligro la alimentación y el suministro de oxígeno del bebé y retardar su crecimiento. Si usted tiene un riesgo incrementado de coágulos sanguíneos, su médico podría prescribirle un anticoagulante como aspirina en dosis bajas o heparina. También se le pueden hacer pruebas de detección de anticuerpos anti-Ro/SSA y anti-La/SSB. Estos anticuerpos representan un mayor riesgo de que el bebé tenga un bloqueo cardíaco congénito.

El daño renal o hepático causado por el lupus aumenta la posibilidad de complicaciones durante el embarazo. El embarazo tiende a aumentar el estrés en los órganos dañados. “Me preocupan las mujeres con lupus que tienen enfermedad renal más que casi cualquier otra condición”, dice Matsumoto. “Los retos que presenta el embarazo pueden abrumar los riñones y causar daños irreversibles.”

Modifique sus medicamentos contra el lupus para proteger su embarazo.

Su médico le puede ayudar a decidir un plan de tratamiento para el lupus que sea seguro para su bebé. La hidroxicloroquina (Plaquenil) y la prednisona se consideran seguras durante el embarazo. El metotrexato y la ciclofosfamida (Cytoxan) no deben usarse durante el embarazo y deben suspenderse durante al menos un mes antes de quedar embarazada. Pídale a su médico que le ayude a sopesar los beneficios y riesgos de todos sus medicamentos.

Planifique su embarazo.

No siempre es fácil planear un embarazo. Pero sólo debe considerar quedar embarazada después de una evaluación completa del cuidado de la salud. También debe planear quedar embarazada durante un período de remisión o de reducción de la actividad de la enfermedad. Usted tendrá muchas menos complicaciones si su enfermedad no está activa. Ver articulo (Herpes en la pierna)

Una vez que quedas embarazada:

Visite a su médico con frecuencia.

Las visitas frecuentes al médico pueden ayudar a identificar anormalidades, monitorear el crecimiento del bebé y brindarle tranquilidad. Aproximadamente el 25% de los embarazos con lupus pueden resultar en el nacimiento prematuro del bebé. Y entre el 20% y el 30% de las mujeres con lupus experimentarán preeclampsia. Se trata de un aumento repentino de la presión arterial y de las proteínas en la orina, lo que lleva a que se presente hinchazón en el tejido corporal. La preeclampsia a menudo requiere tratamiento urgente y sólo se puede curar con el parto del bebé; por lo tanto, visitar al médico con frecuencia es de suma importancia. Su médico también puede monitorear el crecimiento de su bebé a través de sonogramas o ultrasonidos, los cuales son inofensivos para usted y su bebé.

Esté atento a los signos de brotes de lupus.

Estudios recientes muestran que los brotes de lupus son raros durante el embarazo. De hecho, muchas mujeres experimentan mejoría en sus síntomas de lupus durante el embarazo. Si queda embarazada después de seis meses de remisión, es menos probable que experimente un brote de lupus que si el lupus estuviera activo. Los síntomas de un brote de lupus pueden reflejar los síntomas del embarazo, por lo que es importante determinar con su médico si usted está experimentando un brote de lupus o sólo los signos normales del embarazo. Ambos pueden estar marcados por la inflamación de las articulaciones y la acumulación de líquido, sarpullidos faciales y cambios en el cabello.

Tómelo con calma para evitar la fatiga por lupus

El embarazo puede ser duro para el cuerpo de la mujer, y el lupus puede añadir desafíos al embarazo. Descansar lo suficiente es extremadamente importante. Las mujeres con lupus no deben aumentar de peso innecesario durante el embarazo y deben seguir una dieta bien balanceada y saludable. Esté preparado para modificar sus actividades y rutina si se siente cansado o tiene dolor.

Prepárese para la posibilidad de un parto prematuro.

Aproximadamente el 50% de los embarazos en mujeres con lupus dan a luz prematuramente debido a complicaciones relacionadas con el lupus. Elija un hospital que se especialice en el cuidado de bebés y que ofrezca una unidad de cuidados intensivos neonatales en caso de que su bebé llegue temprano o tenga algún problema de salud. Aunque la prematuridad presenta riesgos para el bebé, la mayoría de los problemas pueden tratarse adecuadamente en un hospital especializado en el cuidado infantil.

Dejar Comentario