≡ Menu




Tratamiento del herpes genital: masculino, femenino y más

El tratamiento del herpes genital es de suma importancia para poder combatir o mantener bajo perfil esta enfermedad, ya que la misma no se cura, pero por medio de diferentes técnicas de tratamiento podemos evitar que se repita constantemente y sea una verdadera molestia.

Tratamiento del herpes genital.

El resultado del tratamiento depende en gran medida de la experiencia y habilidad del médico, así como de la paciencia del paciente y la cuidadosa implementación de las recomendaciones del médico. Los métodos de tratamiento aplicados por nosotros pueden reducir significativamente la duración del tratamiento sin pérdida de calidad y eficacia de la terapia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Es posible, porque el arsenal de medicamentos antivirales e inmunitarios que existen hoy en día nos permite resolver muchos problemas que surgen en individuos que sufren formas recurrentes (genitales, cara, glúteos, etc., que rara vez se localizan).

El correcto enfoque metódico para el examen y la terapia permitirá:

  • Detener rápidamente las manifestaciones agudas de la enfermedad.
  • Realizar una inmunocorrección efectiva.
  • Reducir la frecuencia e intensidad de las manifestaciones clínicas de las siguientes recaídas.

El tratamiento consigue aumentar significativamente la duración de los períodos inter-recurrentes y lograr muchos meses de remisión clínica. Si los medicamentos antibacterianos se han usado por más de 60 años, entonces los medicamentos antivirales se han usado en forma relativamente reciente. Los principios del uso de medicamentos antivirales y antibacterianos son similares, pero el tratamiento y la prevención de infecciones virales tienen sus propias características.

En primer lugar, debido a las características biológicas de los virus, los medicamentos utilizados para tratar infecciones virales deben tener una selectividad muy alta. Las bacterias son muy diferentes en estructura y metabolismo de las células de mamíferos y pueden multiplicarse fuera de las células de un microorganismo. (Ver artículo: Tipos de herpes)

Eso nos permite desarrollar medicamentos que afectan solo los mecanismos de la actividad vital de las bacterias, es decir, medicamentos que son dañinos para las bacterias, mientras que son inofensivos o casi inofensivos para las células del microorganismo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

A diferencia de las bacterias, los virus solo se multiplican dentro de la célula huésped, a menudo usando sus recursos para esto: enzimas celulares y orgánulos. Los fármacos desarrollados para el tratamiento de infecciones virales y la supresión de la reproducción de virus mediante el bloqueo de algunos mecanismos metabólicos de la reproducción de virus, también pueden afectar los mecanismos de vida de las células del microorganismo.

Por lo tanto, un agente antiviral seguro y efectivo usado para tratar una infección viral debe inhibir selectivamente la reproducción del virus sin afectar la función normal de la célula. Los inhibidores con selectividad insuficiente pueden ser demasiado tóxicos para uso clínico.

En segundo lugar, debido a la naturaleza de la replicación viral, es necesario utilizar cultivos de células o tejidos para probar su sensibilidad a los medicamentos utilizados para tratar infecciones virales. Los resultados obtenidos en este caso a menudo dependen del tipo de cultivo y las condiciones de análisis. Además, para muchas infecciones virales, no es posible establecer una correspondencia exacta entre la sensibilidad del virus en cultivo y la eficacia clínica del fármaco correspondiente.

En tercer lugar, la farmacocinética de muchos fármacos utilizados para tratar infecciones virales en diversas situaciones clínicas es relativamente poco estudiada, especialmente en comparación con los fármacos antibacterianos. La medición de la concentración de medicamentos antivirales (especialmente la concentración intracelular de metabolitos activos) no está fácilmente disponible.

Solo hay recomendaciones generales para la selección de la dosis, de modo que la actividad antiviral del fármaco sea máxima y la toxicidad mínima. En este sentido, el uso de estos medicamentos en el tratamiento de infecciones virales debe realizarse con extrema precaución, por temor a efectos secundarios inesperados.

Cuarto, no debemos olvidar el papel crucial del sistema inmunológico en las infecciones virales. El curso de la enfermedad depende en gran medida de si el organismo tiene una inmunidad desarrollada previamente al virus y de cuánto puede el organismo formar una respuesta inmune humoral y celular suficientemente efectiva.

Por lo tanto, al usar o evaluar la efectividad de un medicamento antiviral en el tratamiento de una infección viral, se debe tener en cuenta tanto el estado del sistema inmunitario como el posible efecto del medicamento sobre él. (Ver artículo: Herpes genital)

Finalmente, la máxima efectividad de los medicamentos antivirales (así como los antibacterianos) se logra solo en el caso de un diagnóstico oportuno. Para algunas infecciones virales (por ejemplo, para la culebrilla, para algunas variantes de infecciones causadas por el virus del papiloma humano), es fácil de diagnosticar debido a las obvias manifestaciones clínicas.

Para otras infecciones (por ejemplo, para la influenza A), se puede hacer un diagnóstico preliminar completamente confiable en caso de una situación epidemiológica apropiada. Pero para la mayoría de las otras infecciones, por ejemplo, para la encefalitis herpética, las infecciones por citomegalovirus (excepto la retinitis), la gastroenteritis viral aguda, es casi imposible hacer un diagnóstico confiable solo por razones clínicas.

En estos casos, los métodos rápidos para el diagnóstico de infecciones virales, como la detección de anticuerpos contra el virus, Detección de un virus o sus antígenos en tejidos y fluidos biológicos. En los últimos años, tales métodos se han utilizado en una serie de infecciones virales.

Los principios básicos del tratamiento de las infecciones virales se pueden ver en el ejemplo del tratamiento de uno de los que responden peor a la terapia y, al mismo tiempo, una enfermedad bastante común: el herpes genital.

Principios de tratamiento del herpes genital.

El tratamiento de pacientes con herpes genital recurrente presenta ciertas dificultades debido a la complejidad de los mecanismos de la enfermedad. En el tratamiento de estos pacientes, damos gran importancia a la formación de un programa de tratamiento individual del paciente, al establecimiento de buenas relaciones entre el médico que lo atiende y al paciente, al uso de formas de dosificación y regímenes de tratamiento óptimos, y al seguimiento posterior.

Teniendo en cuenta que con el herpes genital, al igual que con otras enfermedades crónicas con una larga persistencia del virus, los estados de inmunodeficiencia se desarrollan debido a la insuficiencia de varias partes del sistema inmunológico. Y a menudo señalando la falta de eficacia de la terapia antiviral aislada de drogas, la mayoría de mala tolerabilidad de los fármacos antivirales, debido a su toxicidad y muchos efectos secundarios, el foco principal en la preparación de un programa de tratamiento individual sobre los métodos de inmunoterapia racional. (Ver artículo: Tratamiento del herpes)

Para ello, se han estado utilizando tecnologías de inmunofarmacoterapia extracorpórea durante mucho tiempo y con buenos resultados, permitiendo mucho más eficaz que los medios convencionales de inmunocorrección médica, para restaurar la protección inmunológica del cuerpo.

Hoy, el médico, al comenzar el tratamiento de estos pacientes, puede elegir un fármaco antiherpético de una lista amplia; al mismo tiempo, se deben tener en cuenta las deficiencias inherentes a todo el grupo de nucleósidos acíclicos, las preparaciones suprimen solo la replicación activa de los virus del herpes.

Por lo tanto, un solo uso de medicamentos en este grupo, desafortunadamente, no previene el desarrollo de recurrencias del herpes genital, la infección con un nuevo tipo de virus de herpes relacionado o nuevo, no afecta los parámetros de inmunidad.

La experiencia clínica con el uso de fármacos antiherpéticos ha demostrado que al detener de forma rápida y efectiva las manifestaciones agudas del herpes genital, los fármacos antiherpéticos no previenen la recurrencia de la infección crónica por herpes y, en algunos casos, ni siquiera reducen la frecuencia de las recurrencias del herpes genital.

Al utilizar incluso los esquemas más modernos de tratamiento complejo en el período agudo del herpes genital, no siempre es posible evitar la recurrencia del herpes genital y, en algunos casos, lograr la normalización de los parámetros inmunológicos en pacientes con esta enfermedad.

Por estas razones, el tratamiento del herpes genital debe continuarse en el período inter-recurrente para consolidar el efecto terapéutico obtenido, corregir los trastornos inmunológicos residuales y crear condiciones favorables para la etapa final del tratamiento, que tiene un pronunciado efecto anti-recaída: el uso de la vacuna herpética.

En otras palabras, los pacientes con herpes genital recurrente requieren tratamiento en el período agudo (recaída) y un tratamiento no menos serio e integral en el período de recuperación y en el período interrecurrente (remisión) del herpes genital. (Ver artículo: Causas del herpes)

Los principios generales anteriores del tratamiento predeterminan un enfoque sistémico integrado para el tratamiento del herpes genital, y en el caso de un curso crónico recurrente de la enfermedad, la condición necesaria para el tratamiento del herpes genital es el tratamiento en todas las etapas del herpes genital.

Beneficios del tratamiento complejo del herpes genital.

El uso combinado de medicamentos quimioterapéuticos antiherpéticos, medicamentos antibacterianos e inmunoterapia racional puede suprimir más eficazmente la actividad de todos los focos de infección crónica y aliviar el sistema inmunológico, lo que proporciona un efecto aditivo o sinérgico:

  • Reducir la dosis de quimioterapia antiviral y, en consecuencia, la posibilidad de efectos secundarios, reduciendo los efectos tóxicos en el cuerpo del paciente.
  • Reducir la probabilidad de cepas resistentes de virus de herpes a este medicamento.
  • Lograr el efecto inmunocorrectivo.
  • Reducir la duración del período agudo de la enfermedad y la duración del tratamiento.

Los criterios para evaluar la efectividad del tratamiento del herpes genital son los siguientes:

  • Reducción del tiempo de vesiculación.
  • Reduciendo el tiempo de epitelización.
  • Reducción del área afectada.
  • Disminución y/o desaparición del síndrome de intoxicación general.
  • Un aumento significativo en la duración de la remisión.

Las principales etapas del programa de tratamiento.

Etapa I: tratamiento del herpes genital en el período agudo (herpes genital primario o recurrencia del herpes genital) Antes del tratamiento, se realiza un examen completo del paciente con la evaluación de:

  • Estado del sistema inmune.
  • Presencia de infecciones virales y bacterianas crónicas concomitantes.
  • El estado funcional de los principales sistemas orgánicos.
  • La presencia de disbiosis

Tratamiento farmacológico básico

  • Fármacos antiherpéticos (intravenosos, orales, tópicos)
  • Terapia etiotrópica de infecciones bacterianas crónicas y disbacteriosis, si está disponible. Si es necesario, el uso de la tecnología de terapia con antibióticos extracorpóreos.
  • Curso de Inmunofarmacoterapia Extracorpórea.
  • Antioxidantes naturales (vitaminas E y C)

Etapa II: Tratamiento del herpes genital durante el período de remisión (después de la supresión de las principales manifestaciones clínicas (convalecencia temprana, 8 a 15 días de recaída)

  • Antiviral de apoyo, terapia con medicamentos antibacterianos.
  • Inmunomoduladores.
  • Adaptógenos, principalmente de origen vegetal.
  • Con la inmunosupresión pronunciada persistente, es posible un curso repetido de inmunofarmacoterapia extracorpórea.

Etapa III: prevención de la recurrencia del herpes genital con el uso de vacunas herpéticas (2 a 3 meses después del final de la recaída)

Inmunomoduladores

El propósito de la vacunación en el tratamiento del herpes genital es la activación de la inmunidad celular, la inmunocorrección y la desensibilización específica del cuerpo. Esta etapa del tratamiento del herpes genital se lleva a cabo después de lograr una remisión clínica e inmunológica estable del herpes genital.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Etapa IV: Seguimiento y rehabilitación de pacientes con herpes genital recurrentem, observación activa con control clínico y de laboratorio en la dinámica, si es necesario: rehabilitación de focos crónicos de infección, apoyo a la terapia inmunocorrectiva.

El aislamiento en algunos casos de fármacos antiherpéticos resistentes (incluso inicialmente resistentes) del virus del herpes simple es un problema grave cuando se trata a un paciente que sufre de herpes genital y puede afectar directamente el curso y el resultado de la enfermedad. (Ver artículo: Virus del herpes)

Esta circunstancia obliga a desarrollar activamente métodos de tratamiento complejo del herpes genital recurrente con el uso de medicamentos antivirales en combinación con interferones y sus inductores. Por lo tanto, una parte importante de la terapia compleja del herpes genital recurrente son los medicamentos con propiedades inmunomoduladores, entre los cuales hay tres clases de medicamentos:

Citoquinas endógenas: Interferones, interleucinas, factor de activación de macrófagos, factor de necrosis tumoral, factores estimulantes de colonias, eritropoyetinas, mielopéptidos, etc.

Inmunomoduladores exógenos (naturales): Virus, microorganismos y sus endotoxinas, lipopolisacáridos, sustancias biológicamente activas, etc.

Sustancias sintéticas de alto y bajo peso molecular: Adaptógenos, imidazol, fluororón, derivados de pirano, compuestos organofosforados, etc.

Cabe señalar que el efecto inmunomodulador depende del número de células que funcionan normalmente y que responden a la señal correspondiente. Por lo tanto, la designación de inmunomoduladores es preferible para aquellos pacientes que se encuentran en la fase proliferativa de la respuesta inmune (antiherpética), es decir, no antes de 18-21 días con herpes agudo y 12-14 días con herpes recurrente.

Es importante que en el proceso de monitoreo inmunológico de la efectividad del tratamiento, los médicos monitoreen no solo la dinámica de los indicadores cuantitativos de inmunidad, sino también el grado de restauración de la actividad funcional de las células inmunocompetentes.

Una amplia gama de funciones fisiológicas de los interferones (antiviral, radioprotector, antiproliferativo e inmunomodulador) indica su control y función reguladora en el mantenimiento de la homeostasis. Se ha demostrado que el interferón causa un aumento en la inmunidad celular, que se expresa en la estimulación de la fagocitosis, un aumento en la citotoxicidad de EK, la activación de la citotoxicidad de los linfocitos inmunes y un aumento en la expresión de antígenos celulares.

Hay indicaciones del efecto de varias dosis de interferón, en particular de reaferón, tanto en el sistema de cAMP como en el estado de las membranas celulares de los linfocitos. El uso combinado in vitro de aciclovir con interferón o sus inductores dio un efecto potenciador y sinérgico sobre el virus del herpes simple tipo 1, el virus del herpes simple tipo 2 y el virus del herpes zoster. (Ver artículo: Herpes)

Se puede observar que, a pesar de la diversidad del material genético de los virus, los interferones inhiben su reproducción en la etapa requerida para todos los virus, bloquean el inicio de la traducción, es decir, la síntesis de proteínas específicas del virus, reconociendo y discriminando el ARN informativo viral de los celulares.

De ahí la universalidad del efecto antiviral del interferón. Al mismo tiempo, se sabe que en pacientes con herpes genital recurrente, el contenido de interferón en suero se reduce, así como la producción de interferón por parte de las células sanguíneas, que es uno de los factores que determinan la gravedad y la frecuencia de la recurrencia de la enfermedad, y también sirve como una justificación adicional para la necesidad de administración exógena de preparaciones de interferón.

En general, la experiencia en el uso de un programa integral para el tratamiento de infecciones virales muestra que es posible lograr un resultado positivo incluso en casos graves y avanzados de herpes genital.

¿Cómo tratar el herpes genital en casa?

La enfermedad se manifiesta a través del dolor, la picazón y la aparición de úlceras en los genitales. Desafortunadamente, no hay remedio para curar esta enfermedad. Lo único que puedes hacer para prevenir la manifestación de herpes en el futuro, es reducir su actividad. Esto se logra mejorando la inmunidad, tomando medicamentos antivirales y usando remedios caseros.

Para mejorar la inmunidad, debe llevar un estilo de vida correcto, tomar un complejo vitamínico y seguir la dieta. En cuanto a tomar medicamentos, solo pueden ser recetados por un médico después de pasar todas las pruebas necesarias.

Almidón o bicarbonato de sodio. Muy a menudo, con la manifestación del virus en los órganos íntimos, aparecen heridas y úlceras que duelen y pican. Para deshacerse de las molestias y acelerar la curación, use almidón o soda normal. Secan la herida y eliminan la humedad. Solo lubrique el punto dolorido y déjelo absorbido.

Hielo. Él es capaz de eliminar muchos problemas, incluyendo aliviar el dolor del herpes genital. Envuelva un trozo de hielo en la tela, colóquelo en el algodón y péguelo en el punto dolorido durante 10 minutos. Repita el procedimiento varias veces al día. No olvide tirar la tela después de cada uso, ya que las bacterias permanecen en ella.

Las bolsas de té. Son un excelente remedio que calma y alivia el dolor. Enfríe la bolsa de té usada y aplíquela en el área que duele. Recomendamos el uso de té negro, es el más efectivo. Déjelo hasta que sienta alivio, luego limpie el área afectada con una servilleta y deseche la bolsa.

Aloe vera. La planta es conocida por sus propiedades curativas y calmantes, se ha utilizado en la medicina tradicional durante varios miles de años. Simplemente corte la hoja y exprima el jugo fresco, luego lubrique la herida y deje que se remoje. Gracias al aloe, la picazón desaparecerá y las úlceras sanarán mucho más rápido.

Propóleos. Sobre su base, hacer ungüentos y cremas, la herramienta ayudará a curar las lesiones en la piel causadas por el herpes genital. Intenta usarlo 4 veces al día durante una semana.

¿Cómo acelerar la recuperación y eliminar el herpes genital?

Además de los remedios populares anteriores, debe cumplir con algunas recomendaciones. Ayudarán a eliminar los síntomas de la enfermedad lo más rápido posible y mejorarán su condición:

Suplementos nutricionales: Recomendamos incluir en su dieta un suplemento dietético como la lisina. Este aminoácido esencial ayuda a combatir los efectos de la enfermedad y fortalece las propiedades protectoras del cuerpo. Comprar tabletas de lisina puede ser en una farmacia o a través de Internet.

Baño caliente: Aunque suene bastante simple, es posible que se sorprenda de la eficiencia con la que funciona un baño caliente regular. Alivia los síntomas y las molestias, alivia la picazón y el dolor. Después de tomar el baño, asegúrese de desinfectarlo con detergentes para eliminar las bacterias.

Descansa más: Como con cualquier enfermedad, necesitas descansar lo más posible. Duerma al menos 8-9 horas al día, trate de estar menos nervioso y no practique deportes durante el período de recuperación.

Relaciones íntimas seguras: No olvide usar condones, incluso si le gustan los placeres orales o anales. Así que proteges a tu pareja y evitas otro brote de herpes en casa. Durante el tratamiento, no puede tener relaciones sexuales en absoluto, ya que pasará la infección a su pareja.

Ropa limpia: Todos los días, lave y no olvide cambiar su ropa sucia para limpiarla. También recomendamos usar ropa holgada para que la tela no roce contra la piel.

Como puede ver, poner el herpes genital en el sueño no es tan difícil, pero debe tener en cuenta que esto es de por vida. La buena inmunidad, la protección durante la proximidad prevendrá brotes de la enfermedad en el futuro. (Ver artículo: Prevención del herpes)

¿Qué tipo de medicamentos para tratar el herpes genital?

Aunque el virus del herpes está “prescrito” en el cuerpo y para siempre, es necesario responder a sus brotes con el uso de drogas. El primer brote de herpes debe ser una razón para acudir a un especialista y una selección profesional de medicamentos, luego se pueden usar los mismos medios para suprimir el virus. Un ejemplo de drogas anti herpéticas es:

  • Aciclovir: Oralmente 400 mg en tres dosis durante 7-10 días con un brote primario y durante 5 días con un brote secundario.
  • Valaciclovir: Por vía oral 1 g en dos dosis durante 7-10 días con un brote primario y una vez al día durante 5 días con un brote secundario.
  • Valtrex: Oralmente 1 g en dos dosis durante 7 a 10 días con un brote primario y una vez al día durante 5 días con un brote secundario.
  • Zovirax: Oralmente 400 mg en tres dosis durante 7-10 días con un brote primario y durante 5 días con un brote secundario.
  • Famvir: 250 mg por vía oral en tres dosis durante 7 a 10 días en el brote primario y 125 mg en dos dosis durante 5 días por 5 días.

Para fortalecer el sistema inmunológico son herramientas adecuadas tales como:

  • Viferon: Localmente, dentro de 7-10 días.
  • Gepon: Por vía oral o tópica, durante 7-10 días.
  • Panavir: Por vía intravenosa, dentro de los 7-10 días.
  • Cycloferon: En el interior, por 7-10 días.

Tratamiento del herpes genital durante el embarazo.

Se considera con razón que el embarazo es un estado fuerte de inmunodeficiencia y estrés para el cuerpo femenino, que se complementa con un ajuste hormonal. En este contexto, la exacerbación de todas las enfermedades crónicas y la recurrencia del herpes, respectivamente, se producen fácilmente.

La Infección herpética determina en gran medida el riesgo de nacimientos adversos, esta es la causa del aborto espontáneo, el parto prematuro y el desarrollo de anomalías congénitas. La exacerbación del herpes ya presente en la sangre y, especialmente, durante la infección durante el embarazo también es peligrosa.

En este último caso, los médicos advierten sobre la probabilidad de que se desarrollen patologías en el feto como la epilepsia, la parálisis cerebral, la patología retiniana y la ceguera, la neumonía viral, los defectos cardíacos y otras complicaciones. La probabilidad de transmisión de madre a hijo es más probable si la recurrencia del herpes ha afectado el cuello uterino y el canal de parto; se recomienda una cesárea. (Ver artículo: Enfermedades del sistema tegumentario)

En este caso, las medidas preventivas son de gran importancia, la exclusión del riesgo de infección para una mujer, cuyos análisis en el momento del embarazo no muestran la presencia de herpes y el fortalecimiento de la inmunidad para una mujer que previamente sufrió manifestaciones de herpes genital. Si el nivel de anticuerpos en una mujer embarazada es normal, entonces nada amenaza la salud de la madre y del futuro bebé.

Cabe destacar que tomar aciclovir y sus derivados, que son tan populares en el tratamiento del herpes genital, está completamente contraindicado para las mujeres 1 mes antes del inicio de la planificación del embarazo y durante las primeras 12 semanas de embarazo debido a la amenaza de malformaciones fetales.

Dejar Comentario