FÍSTULA PREAURAL: QUÉ ES, SÍNTOMAS, DIAGNÓSTICO, TRATAMIENTO

Una fístula preaural es uno de los defectos congénitos más comunes del oído externo. Parece un pequeño orificio junto a la oreja, generalmente sin ningún síntoma. Sin embargo, a veces se inflama, causando supuración de pus, hinchazón, engrosamiento y dolor. En tal caso, la inflamación de la fístula preauricular requiere un tratamiento adecuado. Acá te mostrare todo lo referente a la fistula preaural:

que es una fístula preaural

¿Qué es una fístula preaural y cómo se ve?

Una fístula preauricular es una pequeña depresión o hoyuelo en los tejidos blandos del área de la oreja. Se encuentra en la parte superior del labrum de la aurícula. Curiosamente, en la mayoría de los casos se presenta en el lado derecho. La fístula preaural se clasifica como un defecto congénito, y su frecuencia depende del grupo étnico, es más común en personas de raza negra. También hay un predominio del sexo femenino en el grupo de pacientes que padecen una fístula.

En la mayoría de los casos, la fístula preauricular es ciega, es decir, su abertura termina en los tejidos blandos del área de la oreja. En casos más raros, al final de la fístula, se forma un quiste en la fascia del músculo temporal, lleno de líquido. Este quiste puede infectarse con bacterias, lo que puede causar una inflamación recurrente de la fístula preaural. Los síntomas de inflamación incluyen dolor alrededor del orificio de la oreja, engrosamiento por encima de la oreja, enrojecimiento en el área y/o supuración de la fístula existente, a veces con un olor desagradable.

El diagnóstico de una fístula preauricular no suele ser difícil: la apariencia del orificio cerca de la oreja es bastante característica y, por lo general, no genera dudas. Si es necesario diferenciar la fístula de otras lesiones cutáneas, en ocasiones se utiliza la ecografía y, en casos excepcionales, la resonancia magnética o la fistulografía. El diagnóstico y tratamiento de la fístula preauricular, debido a su localización, lo realizan especialistas en otorrinolaringología y, en ocasiones, en cirugía.

Fístula preaural – causas

La fístula preauricular se forma en el período temprano de la vida fetal, durante la formación del pabellón auricular, como resultado de una conexión incompleta de los elementos embrionarios: tres montículos caudales del 1.er arco branquial con tres montículos de la cabeza del 2.º arco branquial. Tal combinación, fisiológicamente, tiene lugar alrededor de la semana 6 de vida fetal, es decir, en una etapa muy temprana del embarazo.

Como la mayoría de los defectos de nacimiento, su causa no está completamente establecida. Se ha sugerido que los siguientes factores que actúan sobre una mujer durante el embarazo pueden influir en la formación de una fístula preauricular:

  • Infecciones virales o bacterianas
  • Radiación ionizante
  • Exposición a ciertas toxinas o medicamentos tomados al principio del embarazo
  • Deficiencias nutricionales

En algunos casos, la presencia de una fístula preaural se hereda estrictamente genéticamente de generación en generación. Este defecto también puede formar parte de síndromes genéticos, como: BOR (síndrome branquiótico), BOS ( síndrome branquiótico ) o la tetralogía de Fallot .

las fístulas preaurales

¿Puede una fístula preaural ser grave?

La fístula pre-oreja de un niño no debería ser una gran preocupación para los padres. Ocurre como uno de los defectos congénitos anatómicos más comunes: se estima que ocurre en 1-2 de cada 100 bebés que nacen, aunque sus tamaños varían ampliamente.

En algunos casos, una fístula preaural puede coexistir con otros defectos de nacimiento. Esto es especialmente común si hay una fístula preaural bilateral. En el caso de un defecto bilateral, el niño generalmente está sujeto a un diagnóstico extenso inmediatamente después del nacimiento; se revisan especialmente órganos como los riñones y el oído externo, medio e interno.

Fístula preaural: ¿cómo tratarla?

La fístula preauricular de un bebé generalmente requiere solo una observación cuidadosa al principio. En alrededor del 75 por ciento. En algunos casos, la enfermedad es asintomática y no requiere intervención médica. Los padres deben tener cuidado con la apariencia de hinchazón, enrojecimiento o fístula pre- auricular que supura alrededor de la abertura del oído. Estos son síntomas sugestivos de inflamación del seno pre-auricular y requieren tratamiento.

una fístula preaural

Se utilizan entonces antibióticos orales (generalmente del grupo de los derivados de la penicilina, si el paciente no es alérgico a ellos) y preparados tópicos. Pueden formarse abscesos subcutáneos en el caso de inflamaciones recurrentes. La inflamación repetida del orificio del oído, ya que los padres a menudo identifican una fístula existente, puede ser una indicación para el tratamiento quirúrgico. El tratamiento quirúrgico de esta malformación consiste en la extirpación de una fístula cutánea con un conducto y un quiste junto con una parte del labrum de la aurícula.

La cirugía de fístula preaural debe realizarse en un centro con experiencia en procedimientos similares. A pesar de la aparentemente fácil extracción de la fístula, es un procedimiento que requiere alta precisión y exactitud; el riesgo de inflamación recurrente depende de su realización. La fístula debe extirparse junto con el epitelio que recubre su luz. Tampoco se recomienda realizar el procedimiento en presencia de inflamación no curada de la fístula. En casos raros, a pesar de la cirugía, la enfermedad puede reaparecer.

(Visited 179 times, 1 visits today)

Deja un comentario