Basófilos altos: ¿qué significa? Causas, en los niños y más.

En el siguiente artículo, les hablaremos sobre los basófilos altos y sus causas en nuestro sistema sanguíneo, si quieres descubrir mucho más acerca de este tema no dudes en adentrarte y conseguir lo deseado.

¿Qué son los basófilos?

Los basófilos son un tipo de glóbulos blancos que se originan a partir de células madre pluripotentes hematopoyéticas de médula ósea y entran en el torrente sanguíneo después de la diferenciación y la maduración en la médula ósea. Los basófilos de Bacillus son redondos y de 10-12 cm de diámetro.

Hay una pequeña cantidad de gránulos basófilos negros y azules en el citoplasma de color rojo purpúreo, que son gruesos pero no de un tamaño uniforme, y a menudo cubren el núcleo.

El núcleo suele tener entre 2 y 3 hojas, y el núcleo está ligeramente coloreado porque está cubierto por partículas. El aumento en el número de basófilos es más común en ciertas enfermedades alérgicas, ciertas enfermedades hematológicas, ciertos tumores malignos y ciertas enfermedades infecciosas.

Cuando las bacterias invaden el cuerpo, los glóbulos blancos pueden atravesar la pared capilar por deformación y concentrarse en la parte invasora de las bacterias para rodear y devorar las bacterias. Si la cantidad de glóbulos blancos en el cuerpo es más alta de lo normal, es probable que el cuerpo tenga inflamación. Normalmente, los glóbulos blancos maduros en el cuerpo humano se pueden dividir en cinco categorías: neutrófilos, eosinófilos, basófilos, linfocitos y monocitos. (Ver artículo: Eosinófilos)

A pesar del bajo contenido de basófilos en nuestra sangre, realizan funciones importantes para el cuerpo. Se relacionan con los leucocitos y participan en la formación de reacciones inflamatorias y alérgicas, aislando las sustancias activas contenidas en sus gránulos. Participan en reacciones lentas y en reacciones de hipersensibilidad de tipo instantáneo.

Los basófilos causan reacciones alérgicas inmediatas, como shock anafiláctico, rinitis y algunos tipos de asma. Especialmente rápido reaccionan cuando los tejidos están dañados. Cuando nos muerden abejas, huevos y otros insectos, así como serpientes, bloquean la acción del veneno y no permiten que se propague, y luego lo eliminan.

¿Qué hacen?

Si nos raspamos durante una caída o se desarrolla una infección en una herida, usted puede contar en sus basófilos, los cuales ayudan a estar sano otra vez. Además de combatir las infecciones parásitas, los basófilos juegan un papel en:

Prevención de la coagulación de la sangre: Los basófilos contienen heparina. Esta es una sustancia natural que adelgaza la sangre.

Mediación de reacciones alérgicas: En las reacciones alérgicas, el sistema inmunitario está libre a un alérgeno. Los basófilos expulsan histamina durante las reacciones alérgicas. También se piensa que los basófilos juegan un papel en causar que el cuerpo se productor del anticuerpo llamado inmunoglobulina E. Este anticuerpo luego se une a los basófilos y a un tipo similar de célula llamada mastocitos. Estas células liberan sustancias como histaminas y serotonina. Trata la respuesta inflamatoria en el área de su cuerpo que fue expuesta al alergénico. (Ver artículo: Válvula tricúspide)

Causas de aumento de basófilos en la sangre de un adulto.

El contenido de basófilos se determina durante el análisis clínico de la sangre al contar la fórmula leucocitaria. El resultado se puede expresar como un porcentaje (nivel relativo) y en el número de células por litro de sangre (valor absoluto). Su contenido es bajo y normal si:

  • Número total de leucocitos – de 0.5 a 1%;
  • Nivel absoluto – 0.01-0.065 X 10.9 por litro de sangre.

Se cree que los basófilos son elevados si su contenido de sangre excede 0.2X109 por litro o en la fórmula de leucocitos su porcentaje aumentó a 3. El nivel de basófilos en la sangre aumenta no tanto como el nivel de otros leucocitos. Si esto sucede, entonces no se excluye el proceso patológico, pero no siempre se produce un aumento debido a la enfermedad.

Superar la norma de este conteo tiene varias razones. Como regla, estas son varias enfermedades y condiciones patológicas, entre las cuales:

  • Reducción de la función tiroidea (hipotiroidismo).
  • Reacciones alérgicas.
  • Leucemia mielógena crónica.
  • Policitemia verdadera.
  • Leucemia aguda.
  • Infecciones de origen viral.
  • Linfoma de Hodgkin.
  • Enfermedad de Crohn , colitis ulcerosa.
  • Dermatitis crónica.
  • Anemia hemolítica.
  • Sinusitis crónica.
  • Condición después de la esplenectomía (extirpación del bazo).
  • Influencia de la radiación radiactiva.
  • Aumento de estrógenos.
  • Admisión de agentes tiroideos.

Un aumento en los niveles sanguíneos de basófilos en adultos no siempre indica una enfermedad y puede ser normal. Pueden ser más altos de lo normal por razones fisiológicas:

– Los basófilos en la sangre son elevados en mujeres con niveles altos de estrógeno. Esto sucede en la primera mitad del ciclo (en la fase ovulatoria alcanza un valor máximo) y cuando ingresa medicamentos con estrógenos. Después de la administración prolongada de estrógenos, el análisis mostrará un nivel elevado, por lo que, antes de administrar la sangre, debe advertir a su médico sobre todos los medicamentos que toma durante un período prolongado.

– El contenido de basófilos aumenta en el período de recuperación después de enfermedades infecciosas.

– Al recibir pequeñas dosis de radiación.

¿Cómo bajarlos?

La reducción de los basófilos elevados es, en primer lugar, un examen y diagnóstico muy complejo, ya que esta afección suele ser un síntoma de la enfermedad. El tratamiento de la patología primaria conducirá a un nivel normal de granulocitos.

Si los basófilos están elevados, es posible que el cuerpo carezca de hierro y vitamina B12. En este caso, los suplementos de hierro y las vitaminas se pueden prescribir en forma pura para inyección. La vitamina B 12 normaliza la función cerebral y participa en la formación de nuevas células sanguíneas. (Ver artículo: Vena porta)

Ambas fuentes de hierro y B12 son algunos de los alimentos que se recomiendan para bajar los basófilos. Como regla, es comida de origen animal. Una gran cantidad de hierro se encuentra en los siguientes productos:

  • Hígado de ternera.
  • Carne roja.
  • Pescado
  • Ostras

No es suficiente comer alimentos ricos en hierro, debe ser digerido por el cuerpo. Para esto, se recomienda beber vino seco (blanco) y jugo de naranja, que promuevan su absorción. Para llenar la deficiencia de B12, es necesario comer productos cárnicos, huevos, leche. Esta vitamina se encuentra en la leche de soja y en la levadura, aunque es mucho más pequeña que la mencionada anteriormente.

Incluso un modesto aumento de basófilos sin ningún síntoma no puede ignorarse. Esto puede indicar la presencia de procesos inflamatorios latentes, hipotiroidismo, reacciones alérgicas. En el caso del aumento de los basófilos, es necesario someterse a un examen exhaustivo para el diagnóstico y el tratamiento oportuno.

¿Qué es la basofilia?

La basofilia es una afección en la que hay un aumento anormal en el número de basófilos en la sangre. El paciente tendrá comúnmente otras anormalidades blancas de la célula junto con basofilia. Algunas de las posibles causas o condiciones que conducirán a basofilia son:

Linfoma: Los basófilos pueden ser anormalmente aumentados en varios linfomas, como el linfoma de Hodgkin. Este es un tipo de cáncer, que implica el sistema linfático donde los ganglios linfáticos son palpables y se engrandecen.

Cáncer: Los cánceres que afectan la capa epitelial de los vasos sanguíneos y los órganos internos también pueden elevar los basófilos en la sangre. Basofilia es el encontrar común en leucemia mielocítica.

Infecciones: Ciertas infecciones virales y bacterianas, como la tuberculosis, la varicela y la influenza pueden causar basofilia.

Alergia: La basofilia también ocurre en condiciones alérgicas, tales como urticaria y rinitis debido a la interacción de basófilos con las histaminas.

Afecciones inflamatorias: La basofilia se puede observar en condiciones inflamatorias, como el eczema crónico y la artritis reumatoide.

Anemia por deficiencia de hierro: Los individuos con anemia ferropénica también pueden tener basofilia.

Trastornos endocrinos: Los trastornos endocrinos, como la diabetes mellitus y el hipotiroidismo, también pueden aumentar el número de basófilos en la sangre.

Síntomas.

Los síntomas dependen de la causa de la basofilia. Algunos de los síntomas son:

  • Si un paciente tiene basofilia debido a la alergia, entonces este experimenta síntomas de picazón debido al lanzamiento de la histamina.
  • Los pacientes con anemia como causa de basofilia experimentarán fatiga persistente, debilidad y dolor de cabeza.
  • El paciente con problemas de la tiroides como la causa de basofilia tendrá dolores del músculo, estreñimiento, aumento involuntario del peso y tiesura común.

Tratamiento.

El tratamiento de basófilos consiste en tratar la condición subyacente que ha causado la producción excesiva de basófilos en la médula ósea. La basofilia relacionada con las infecciones, la alergia o la condición de la tiroides no es generalmente una causa para la preocupación pues se consigue solución a esta mediante la medicación. Sin embargo, si la basofilia ocurre como resultado del cáncer de médula ósea, entonces es un asunto serio y requiere tratamiento inmediato. (Ver artículo: Linfocitosis)

El trasplante de médula ósea se puede realizar en casos severos, como la leucemia. Las medicaciones antialérgicas se prescriben para basofilia que se convierte de condiciones alérgicas, que conducen a las enfermedades respiratorias. En caso de basófilos relacionados con el hipotiroidismo, tomar la medicación correcta trae el nivel de los basófilos de vuelta a la normalidad.

Los antibióticos se prescriben para tratar basofilia que ocurre como resultado de infecciones bacterianas. Si la anemia de deficiencia de hierro es la causa de basofilia, entonces el tratamiento es hecho tomando terapia suplementaria del hierro, que resolverá la basofilia junto con otras anormalidades de la célula de sangre.

Sustancias de la sangre.

Los monocitos y los linfocitos, basófilos, eosinófilos y neutrófilos son glóbulos blancos, diferentes tipos de leucocitos. Todos ellos componen el sistema inmunológico del cuerpo. Cuando un microorganismo malicioso penetra en el ambiente interno del hombre, los hombres, las mujeres y los niños son desencadenados por una reacción protectora, los leucocitos empiezan a combatir los virus y las bacterias. Si se levantan los monocitos en la sangre, puede significar la presencia de una infección o de una reacción alérgica a los estímulos externos.

El número de neutrófilos (basófilos), que representa alrededor de 0,2% del número total de glóbulos blancos en la sangre, puede sobrevivir por 10-15 días después de ser reclutado en el tejido. Los gránulos de estas células contienen histamina, heparina y sustancias alérgicas de reacción lenta.

El hígado se conoce como función del anticoagulante, la histamina puede cambiar la permeabilidad capilar. (Ver artículo: Glóbulos blancos)

Una sustancia alérgica a la reacción lenta es una molécula lipídica que causa una contracción del músculo liso. La reacción alérgica del cuerpo está asociada con estas sustancias. Cuando una célula alcalina está en el tejido conectivo y la membrana mucosa, se llama la célula de mástil, y su estructura y función son similares a la de células alcalinas. Se caracteriza por la distribución gruesa y desigual del citoplasma y los gránulos alcalinos teñidos de azul y púrpura.

Estos glóbulos blancos apoyan la inmunidad y combaten diferentes patógenos. En los monocitos sanguíneos realizan la función fagocíticas, determinan el microorganismo-infractor y lo absorben. Así, hay una purificación del cuerpo del patógeno dañoso, de sus productos y de los efectos tóxicos posibles en seres humanos.

Además, los monocitos realizan una serie de funciones importantes:

  • Regular el proceso de la sangre, contribuir a la disolución de los coágulos de sangre
  • Rompa y recicle las células muertas
  • Prevenir la formación de tumores
  • Los leucocitos muertos se limpian del cuerpo en el área de proceso inflamatorio
  • Destruir y neutralizar las células afectadas por la enfermedad

Si las células sanguíneas están elevadas, significa la presencia de un virus o patología. Después de la detección del microorganismo patógeno el sistema inmune de la persona comienza a desarrollar muchas células para la lucha contra enfermedad.

Para determinar el número de leucocitos elevados en la sangre del paciente, es necesaria una investigación clínica convencional en el laboratorio. Para estudiar en detalle el contenido de todos los tipos de células leucocitos es necesario pasar una prueba adicional. El contenido creciente de monocitos en sangre y otros glóbulos blancos se exhibe como resultado de análisis avanzado. El resultado de la prueba se denomina fórmula de leucocitos. El formulario indica la proporción porcentual de diferentes tipos de leucocitos en relación entre sí, y puede ser marcada por su figura cuantitativa. (Ver artículo: Neutrófilos altos)

El número total de estas células como resultado del estudio se puede indicar como monocitos. para adultos, el número normal de monocitos es de 0 a 0,08 × 10 ⁹/L. niños menores de 6 años de edad Ligeramente por encima de 0,05 – 1,1 × 10 ⁹/L. como porcentaje del número total de glóbulos blancos, el contenido normal de este tipo de leucocitos está dentro del rango de 3 – 11%. En los niños en las primeras 2 semanas de vida se puede aumentar el contenido de monocitos (hasta un 15%), es un nivel normal de glóbulos blancos en los lactantes. los monocitos en la sangre de las mujeres durante el embarazo no exceden la tasa admisible en adultos. examen general de sangre en el primer trimestre muestra cerca de 3,9%, en el segundo 4,0%, en el tercero 4,5%.

Se pueden utilizar exámenes adicionales para determinar por qué se aumentan los monocitos en la sangre y qué tratamiento se requiere. En algunos casos, el aumento del indicador puede deberse a enfermedades graves.

Razones médicas que pueden presentarse:

  • Infecciones virales (influenza, mononucleosis, etc.)
  • Enfermedades autoinmunes sistémicas (lupus, artritis)
  • Cáncer
  • Sepsis
  • Infecciones bacterianas
  • Infecciones micóticas
  • Presencia de gusanos u otros parásitos
  • Enfermedades de la sangre
  • Reacción alérgica
  • Condición post-operatoria

Si los monocitos aumentan, es necesario prestar especial atención al contenido sanguíneo de otros tipos de leucocitos. Una examinación detallada de la fórmula del leucocito permite determinar el patógeno golpeó el cuerpo del paciente. En algunos casos, se asigna un nuevo análisis o un examen adicional.

Los linfocitos y monocitos se incrementan en las infecciones virales, especialmente en la niñez (rubéola, sarampión, etc.). También los linfocitos se aumentan en las infecciones respiratorias (gripe, laringitis, etc.). En este caso, por regla general, hay un bajo porcentaje de neutrófilos.

Monocitos y los eosinófilos se pueden aumentar por reacciones alérgicas o por la penetración en el organismo de parásitos. El aumento de monocitos en sangre en la eosinofília se puede acompañar por una tos seca, al mismo tiempo los síntomas de las enfermedades de las vías respiratorias están ausentes. Tal reacción es característica en la derrota de un organismo de clamidia, gusanos intestinales y otros parásitos.

Los basófilos y los monocitos por encima de la norma pueden indicar desequilibrio hormonal causado por la ingesta prolongada de hormonas. Si se observa basófilos, monocitos y macrófagos elevados y linfocitos en la sangre, se intensifica la inflamación y se aumenta la producción de histamina. (Ver artículo: Basófilos)

Monocitos y alto nivel de neutrófilos indica infección bacteriana. Este proceso acompaña a menudo un índice reducido de linfocitos. La infección se caracteriza por sibilancias, tos, secreción nasal purulenta y alta temperatura.

Hay varias razones que pueden aumentar el contenido de monocitos en el cuerpo. Esto se refleja necesariamente en el análisis de sangre. Los indicadores se pueden aumentar en el adulto y el niño. Es necesario establecer un diagnóstico preciso antes de iniciar el tratamiento. Lo principal, no sucumba al pánico y siga con precisión todas las instrucciones del médico que lo atiende.

Basófilos altos en los niños.

En la sangre de un niño, el número absoluto de basófilos no debe ser más de 0.2 * 10 9 / L. Si los leucocitos basófilos aumentan en un niño, entonces podemos suponer que está enfermo con algún tipo de enfermedad, a saber:

  • Infección viral aguda, por ejemplo, varicela.
  • Enfermedades del sistema sanguíneo (leucemia mieloide, anemia por deficiencia de hierro, anemia hemolítica y otras).
  • Enfermedades inflamatorias (sinusitis crónica, colitis ulcerosa).

Además, el número de basófilos puede aumentar debido al desarrollo de la reacción del cuerpo a las picaduras de insectos, como las abejas o las avispas. Teniendo en cuenta que las altas tasas de basófilos en la sangre de un niño pueden ser una señal de una enfermedad potencialmente mortal, por ejemplo, la leucemia, es necesario consultar urgentemente a un pediatra para un examen completo.

Leucemia.

La leucemia (tumores malignos hematológicos). El cáncer es una enfermedad en la que células de médula ósea mutan sin desarrollar en leucocitos maduros normales, y las células se conviertan en cancerosas. Otros tipos de cáncer leucemia caracterizan por el hecho de que cuando no formar tumores en un solo lugar, pero las células cancerosas están presentes en la sangre y la médula ósea, a veces también en los ganglios linfáticos, el bazo y otros lugares en el cuerpo.

La leucemia es el tipo de cáncer más común en los niños. No es una enfermedad hereditaria, pero a veces se puede diagnosticar en representantes de varias generaciones de la misma familia. En algunas enfermedades hereditarias o congénitas, se viola el mecanismo de restauración del material genético (ADN) y aumenta significativamente el riesgo de leucemia aguda.

De acuerdo con la naturaleza del curso de la enfermedad, la leucemia se divide en dos formas principales: aguda y crónica.

La leucemia aguda se subdivide en leucemia aguda mieloblástica (leucemia mieloide aguda, de la mieloblastosis aguda) y leucemia linfoblástica aguda. Estas formas, a su vez, también tienen subtipos separados.

Hablando de la leucemia crónica, hay que destacar las dos formas más comunes: leucemia linfoblástica crónica (el tipo más común de leucemia, alrededor de 150 casos diagnosticados por año). Las formas crónicas más raras de leucemia incluyen: leucemia prolinfocítica de células T, leucemia de células peludas y leucemia de leucocitos granulares.

Hoy en día, existen métodos avanzados eficaces de tratamiento de diversas formas de esta enfermedad. La leucemia mielógena crónica es el primer tipo de cáncer de la sangre, para el tratamiento dirigido complejo que ha sido diseñado en la mayoría de los casos es posible controlar y para lograr la remisión. El pronóstico de recuperación de pacientes con este tipo de leucemia mejoró significativamente.

En el tratamiento de otros tipos de leucemia utilizando la quimioterapia y se combinan con ella los resultados positivos obtenidos por anticuerpos, y trasplante de células madre, tomado de personas sanas (trasplante alogénico de células madre, trasplante de médula ósea), está dando cada vez más resultados positivos.

Factores de riesgo para la leucemia

Como regla general, la causa de la leucemia no se puede establecer. Sin embargo, se sabe que si un paciente ha sido diagnosticado previamente con otro tipo de cáncer, en algunos casos puede provocar leucemia (leucemia secundaria). Otra causa de la leucemia pueden ser varios trastornos genéticos. En la leucemia mieloblástica crónica en una temprana células precursoras sanguíneas, células madre, debido a la sustitución de porciones de los cromosomas 9 y 22 formas mutantes causando cáncer de la sangre. Las causas de la aparición de otros tipos de leucemia hasta la fecha no se han estudiado adecuadamente.

Algunos factores, por ejemplo, la radiación ionizante, el contacto con solventes (especialmente benceno) y otros químicos, ciertos tipos de quimioterapia, algunos virus y enfermedades hereditarias y congénitas raras aumentan el riesgo de leucemia.

Síntomas de la leucemia

Los síntomas de la leucemia son muy diferentes y, como regla general, aparecen en la forma aguda de la leucemia. La leucemia crónica puede ser prolongada, incluso durante muchos años, ser asintomática y diagnosticarse únicamente con base en un análisis de sangre de rutina (especialmente en la leucemia linfoblástica crónica). En la leucemia aguda, los síntomas generalmente se producen debido a una falta de células de la sangre (por anemia, infección y sangrado), el aumento de la viscosidad de las células leucémicas o debido a violaciónes de los órganos causadas por las células leucémicas.

Las formas crónicas de leucemia pueden ir acompañadas de síntomas similares, aunque borrosos, de larga evolución . Además, puede haber un aumento en la temperatura corporal en ausencia de infección, pérdida de peso y sudoración intensa durante la noche. En algunos casos, los síntomas pueden ser causados ​​por un aumento en los ganglios linfáticos o el bazo.

Muy a menudo, cuando los síntomas anteriores se diagnostican anemia (falta de células rojas de la sangre), en la que el nivel de hemoglobina cae debajo de lo normal, la disminución de las células blancas de la sangre (glóbulos blancos) en las formas agudas de la leucemia y el aumento de las células blancas de la sangre durante formas crónicas así como la reducción de plaquetas en la sangre.

La anemia se ha manifestado por fatiga, palidez, palpitaciones, ruido en los oídos y malestar general. Un nivel bajo de plaquetas causa la tendencia a la hemorragia, que se manifiesta, por ejemplo en forma de equimosis espontáneas, epistaxis, sangrado de las encías y heridas largo de sangrado. La reducción del nivel de leucocitos conduce a una mayor susceptibilidad a las infecciones. Aunque las formas crónicas de la leucemia, se incrementan los glóbulos blancos en la sangre, el nivel de glóbulos blancos en la médula ósea y la sangre se reduce, lo que puede conducir a una mayor susceptibilidad a las infecciones.

Diagnóstico en caso de leucemia

En la forma aguda de la leucemia, los síntomas aparecen con bastante rapidez, lo que hace que el paciente consulte a un médico. La enfermedad se diagnostica mediante pruebas de laboratorio en función de los cambios en la imagen sanguínea. A menudo, la leucemia crónica se detecta por casualidad durante una prueba de sangre de rutina. Con base en un análisis de sangre, es posible rastrear el aumento en el nivel de leucocitos en la dinámica a largo plazo.

En formas agudas de leucemia, se encuentran células blásticas inmaduras en la sangre y la médula ósea. En las formas crónicas de la leucemia, las células leucémicas son similares a las sanas, pero están presentes en la sangre en una cantidad mucho mayor. La determinación de los marcadores de superficie de las células leucémicas permite realizar un diagnóstico preciso en el menor tiempo posible. Los estudios cromosómicos y genéticos confirman la precisión del diagnóstico y a menudo predicen el curso de la enfermedad. Posibles cambios cromosómicos y genéticos también se pueden tener en cuenta al rastrear la respuesta del paciente al tratamiento. (Ver artículo: Monocitos)

La leucemia repetida es común en pacientes adultos. La mayoría de los niños que se sometieron a la leucemia se recuperan. Gracias al tratamiento moderno de la forma más común de leucemia infantil, se puede curar en más del 80% de los casos.

(Visited 1.271 times, 1 visits today)

Deja un comentario