Monocitos altos: Qué significa, causas, valores, cómo bajarlos y más.

Los monocitos altos, se conoce a nivel de enfermedad como monocitosis, la misma eleva la cantidad de esta condición en nuestra sangre, y ocasiona diferentes descontroles en nuestro organismos, si quieres saber más acerca de ella, continua leyendo nuestro artículo.

¿Qué son?

Los monocitos son subespecies específicas de leucocitos que absorben células extrañas o fragmentos de las mismas, asegurando la purificación de la sangre y del organismo completo, y también mejorando la regeneración de los tejidos.

Los monocitos desempeñan una función importante en el cuerpo de cada persona. Son responsables de los mecanismos de defensa, limpiando la sangre de células extrañas. La desviación del contenido de estas partículas de la norma en la interpretación del análisis puede indicar el desarrollo de enfermedades. (Ver artículo: Monocitos)

Al igual que las otras células sanguíneas, son producidas por la médula ósea y luego ingresan en la sangre, donde existen aproximadamente 2-3 días. A partir de ahí se mueven a los tejidos y los ganglios linfáticos, donde se convierten en macrófagos. Tales células se acumulan más en focos inflamatorios, absorbiendo virus y bacterias.

Los monocitos y linfocitos, basófilos, eosinófilos y neutrófilos son glóbulos blancos, diferentes tipos de leucocitos. Todos ellos componen el sistema inmune del cuerpo. Cuando un microorganismo dañino penetra en el entorno interno humano, se desencadena una reacción protectora en hombres, mujeres y niños, y los leucocitos comienzan a luchar contra los virus y las bacterias. Si los monocitos en la sangre están elevados, esto puede indicar la presencia de una infección o una reacción alérgica a los estímulos externos.

Estos glóbulos blancos son inmunes y combaten diversos patógenos. Primero, se forma el agranulocito monocítico, que se convierte en el ancestro de la célula formada. En la sangre, los monocitos realizan una función fagocítica, determinan el microorganismo, el ofensor y lo absorben. Por lo tanto, el cuerpo limpia del patógeno dañino, los productos de su actividad vital y los posibles efectos tóxicos en la persona.

Además, los monocitos realizan una serie de funciones importantes:

  • Regula el proceso de la hematopoyesis, promueve la disolución de los trombos.
  • Dividir y procesar células muertas.
  • Prevenir la formación de tumores.
  • Se eliminaron los leucocitos muertos del cuerpo en la zona del proceso inflamatorio.
  • Destruye y neutraliza las células afectadas por la enfermedad.

Si los leucocitos en la sangre son elevados, esto significa la presencia de un virus o patología. Después de la detección de un microorganismo patógeno, el sistema inmunitario humano comienza a producir muchas células leucocitarias para combatir la enfermedad.

Hay otras razones, cuando el cuerpo tiene un aumento de linfocitos, monocitos y otros glóbulos blancos. Esta es una infección recientemente transferida, la eliminación de apendicitis y otros tipos de operaciones quirúrgicas. A menudo, una doctora observa una monocitosis después de varios procedimientos ginecológicos.

Para determinar el número de leucocitos en la sangre del paciente, es suficiente un estudio clínico de rutina en el laboratorio. Para estudiar el contenido de todos los tipos de células leucocitarias en detalle, es necesario pasar una prueba adicional. Los niveles elevados de monocitos en la sangre y otros glóbulos blancos se muestran como resultado de un análisis extendido: leucogramas.

El resultado de la prueba se llama fórmula leucocitaria. La forma indica el porcentaje de diferentes tipos de leucocitos entre sí, y también se puede observar su índice cuantitativo.

El número total de estas células como resultado del estudio puede designarse como monocitos abs (que significa valor “absoluto”). Para los adultos, el número normal de monocitos está en el rango 0-0.08 × 10⁹ / l. Los niños menores de 6 años están ligeramente por encima de 0.05-1.1 × 10⁹ / l. Como porcentaje del número total de glóbulos blancos, el contenido normal de este tipo de glóbulos blancos está en el rango de 3-11%. (Ver artículo: Glóbulos rojos)

Los niños en las 2 primeras semanas de vida se pueden aumentar el contenido de monocitos (15%), este es un nivel normal de las células blancas de la sangre en los bebés. Los monocitos en la sangre de las mujeres durante el embarazo no van más allá del nivel permisible en los adultos. La prueba de sangre total en el primer trimestre muestra aproximadamente 3.9%, en el segundo 4.0%, en el tercero 4.5%.

Monocitos altos

Las causas de la monocitosis pueden ser diferentes. En algunos casos, el aumento en el indicador puede ser causado por enfermedades graves. Además, se deben tener en cuenta las situaciones en que se reducen los linfocitos y aumentan los monocitos y otros indicadores. Con la ayuda de exámenes adicionales, es posible determinar por qué se generan los monocitos en la sangre y qué tratamiento se requiere.

Razones médicas por las cuales puede ocurrir la monocitosis:

  • Infecciones virales (influenza, mononucleosis, etc.)
  • Enfermedades autoinmunes sistémicas (lupus, artritis)
  • Enfermedades oncológicas.
  • Infecciones bacterianas.
  • Infecciones por hongos.
  • La presencia de gusanos u otros parásitos.
  • Enfermedades de la sangre.
  • Reacción alérgica.
  • Condición postoperatoria.

Características de diagnóstico.

Si aumentan los monocitos, se debe prestar especial atención al contenido de otros tipos de leucocitos en la sangre. Un examen detallado de la fórmula leucocitaria permite determinar el patógeno que afectó al cuerpo del paciente. En algunos casos, se prescribe un reanálisis o un examen adicional.

Los linfocitos y los monocitos aumentan en las infecciones virales, especialmente en la infancia (rubéola, sarampión, etc.). Además, los linfocitos se incrementan con infecciones respiratorias (influenza, laringitis, etc.), la enfermedad acompaña a la monocitosis. En este caso, como regla, se observa un bajo porcentaje de neutrófilos.

Los monocitos y eosinófilos pueden aumentar con reacciones alérgicas o como resultado de la penetración de parásitos en el cuerpo. El aumento de monocitos en la sangre con eosinofília puede acompañarse de tos seca, mientras que los síntomas de la enfermedad del tracto respiratorio están ausentes. Esta reacción es típica para la derrota del cuerpo por clamidia, gusanos intestinales y otros parásitos. (Ver artículo: Linfocitosis)

Los basófilos y monocitos por encima de la norma pueden indicar un desequilibrio hormonal causado por la ingesta prolongada de hormonas. Si se observa basofilia, aumentan la monocitosis y los macrófagos y los linfocitos en la sangre, se intensifica la inflamación y el aumento de la producción de histamina.

La monocitosis y los altos niveles de neutrófilos indican una infección bacteriana. Este proceso a menudo acompaña a un recuento reducido de linfocitos. Las características de la infección son sibilancias, tos, secreción purulenta de la nariz y fiebre alta.

Hay varias razones que pueden aumentar el contenido de monocitos en el cuerpo. Esto se refleja necesariamente en el análisis de sangre. Los indicadores se pueden aumentar en un adulto y en un niño. Antes de comenzar el tratamiento, debe establecer un diagnóstico preciso. Lo principal es no entrar en pánico y seguir todas las instrucciones del médico tratante.

Monocitos altos en niños

  • Pasar al centro de introducción de un microorganismo extraño o sustancia nociva.
  • Identificar y rodear agentes patológicos, absorberlos y disolverlos.
  • Ayuda a la eliminación de células de tejido muerto.
  • Informar a las nuevas células sobre cuerpos extraños.
  • Puede mejorar la coagulación de la sangre y estimular el proceso de fibrinólisis, afectando las plaquetas sanguíneas en la sangre del niño.

Los monocitos elevados en la sangre de un niño pueden ser un signo de una enfermedad grave. Sin embargo, para hacer un diagnóstico preciso, un médico necesita saber no solo la cantidad de monocitos en la sangre en un niño, sino también la relación entre el número total de linfocitos y monocitos. El nivel de monocitos en la sangre se determina como un porcentaje del número total de leucocitos en el análisis de sangre. A este ritmo, casi no afecta la edad y el sexo de una persona.

La tabla de normas de monocitos se ve aproximadamente de la siguiente manera:

  • Al nacer, la proporción de monocitos en la sangre en los niños es de 3-12%, para la segunda semana su nivel puede aumentar a 5-15%, en niños hasta un año, los índices disminuyen a 4-14%, el mismo parámetro para niños de 2 años es 3-12%, el valor de este indicador para niños de 2 a 12 años es de 3-11%, y la norma de los monocitos en la sangre de los adultos está en el rango de 3-9%.

El análisis de monocitos debe mostrar no solo el número relativo de monocitos, sino también su número absoluto en un cierto volumen. Monocitos abs, norma:

  • Para niños menores de 12 años 0.05-1.1, multiplicado por 10 en el noveno grado g / l.
  • Para adultos 0-0,08, multiplicado por 10 en el noveno grado g / l.

Como el límite inferior de la norma es muy bajo, se puede considerar que los monocitos disminuyen si su relación con el número total de glóbulos blancos es de 0-2%. Sin embargo, en la práctica, las situaciones son mucho más frecuentes cuando el estudio muestra que el bebé ha aumentado los monocitos.

El aumento de monocitos en la sangre más allá de los valores normativos puede tener varias causas. En la mayoría de los casos, esto puede ser una reacción natural, pero temporal, a la dentición, las alergias, el estrés, una infección transfundida o el uso de ciertos medicamentos.

La monocitosis en niños puede ser de dos tipos:

  • Absoluto, se define como el exceso de la cantidad de células en 1 litro de sangre por encima de la norma.
  • Relativo, expresado como un porcentaje de los tipos restantes de leucocitos. ¿Qué significa esto? Esto significa que el número absoluto de monocitos está dentro de los límites establecidos, pero en una proporción relativa hay más de ellos, ya que los leucocitos se reducen.

Las razones por las cuales los monocitos en la sangre de un niño pueden aumentarse se dividen en los siguientes grupos:

  • Infecciones bacterianas agudas.
  • Invasiones helmínticas.
  • Enfermedades autoinmunes.

En algunos casos, la razón por la que el niño se cambia de leucocitos de la sangre, es la recepción de agentes farmacológicos: haloperidol, griseofulvina o sustancias que contienen fósforo. El nivel más alto de monocitos se observa con mononucleosis infecciosa.

Durante la enfermedad, los índices pueden llegar al 18-20%. Un resultado similar de descifrado ocurre con la endocarditis séptica, cuando las bacterias específicas afectan el corazón y sus válvulas, y la colitis ulcerosa. (Ver artículo: Glóbulos blancos)

La monocitosis no es una enfermedad independiente. Este síndrome es un síntoma de diversas patologías, sin cuyo tratamiento es imposible normalizar la fórmula leucocitaria del paciente. Antes de responder la pregunta sobre la presencia de alguna enfermedad en el niño, el médico debe estar convencido de la ausencia de parásitos en el cuerpo.

El verano se considera un período durante el cual el riesgo de invasiones helmínticas aumenta, por lo tanto, las desviaciones de las normas establecidas son más comunes en los análisis. Para aclarar el diagnóstico, será necesaria una repetición de 2 veces del examen para excluir indicaciones falsas causadas por la entrega incorrecta de la muestra para el estudio.

El exceso simultáneo de monocitos en exceso de la norma y el cambio en otros parámetros hematológicos ayudarán al médico a determinar las razones de estos cambios. Los linfocitos en la sangre también son responsables de los mecanismos de defensa inmunes. Por lo tanto, el aumento en los linfocitos indica la presencia de un virus o una infección grave, por ejemplo, tuberculosis, gripe, sarampión.

Si hay monocitos altos en la descodificación y los neutrófilos se agrandan simultáneamente, es más probable que haya habla de una infección bacteriana aguda, con secreción purulenta por la nariz y sibilancias en los pulmones.

Cuando el proceso inflamatorio de etiología infecciosa suele aumentar los eritrocitos. La misma combinación puede indicar la enfermedad de Vaquez. Los niveles elevados de eosinófilos pueden indicar la presencia de invasión parasitaria o una reacción alérgica. Si la sangre se eleva simultáneamente y los basófilos, debe verificar el equilibrio hormonal del cuerpo. (Ver artículo: Neutrófilos altos)

Todas las células sanguíneas interactúan estrechamente entre sí. Por lo tanto, es muy importante que el médico realice un análisis exhaustivo de los recuentos sanguíneos. Junto con la realización periódica de análisis de sangre de laboratorio, los padres deben prestar atención al bienestar del bebé. Es posible que la causa de los monocitos aumentara en el niño se convirtiera en estrés y no en enfermedad.

Relación con la leucemia

La leucemia es una enfermedad oncológica de las células hematopoyéticas. El comienzo de esta enfermedad es provocado por una sola célula, que se volvió leucémica como resultado de anormalidades. Gradualmente, dicha célula sufre una serie de cambios y se vuelve maligna. Produce continuamente células y células hijas maduras malignas, que permanecen inmaduras. Para comprender la esencia de esta enfermedad, será útil saber cómo se forma la sangre, qué tipos de células sanguíneas existen y qué ocurre durante la leucemia.

Para comprender la esencia de esta enfermedad, será útil saber cómo se forma la sangre, qué tipos de células sanguíneas existen y qué ocurre durante la leucemia.

En una persona sana: La sangre consiste en un fluido llamado plasma y tres tipos de células sanguíneas, cada una de las cuales realiza sus funciones. Los glóbulos blancos ayudan al cuerpo a combatir infecciones y enfermedades. Hay diferentes tipos de leucocitos con sus funciones inherentes.

Por ejemplo, el nombramiento de neutrófilos y monocitos para hacer frente a infecciones agudas causadas por bacterias. Además, los monocitos desempeñan un papel importante en el enfrentamiento de infecciones crónicas. En esto son ayudados por linfocitos, que producen anticuerpos dirigidos contra agentes infecciosos.

Los eosinófilos y los basófilos, otros representantes de los leucocitos, juegan un papel importante en las reacciones alérgicas y las infecciones parasitarias. Los glóbulos rojos o los eritrocitos transportan el oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpo y el dióxido de carbono en la dirección opuesta.

La hemoglobina, contenida en los glóbulos rojos, les da un color rojo. Las plaquetas sanguíneas (plaquetas) se pueden comparar con pequeños tapones que cubren el daño a los vasos sanguíneos. (Ver artículo: Eosinófilos bajos)

Forman coágulos de sangre que previenen la pérdida de sangre. Se forman células sanguíneas en la médula ósea, el centro esponjoso del hueso del texto rojo oscuro. Las explosiones se llaman células sanguíneas nuevas (inmaduras). Maduran y se convierten en leucocitos, eritrocitos o plaquetas. Normalmente, el proceso de formación de las células sanguíneas está organizado, se producen nuevas células cuando el cuerpo las necesita.

En el caso de la leucemia: La célula, que sufrió cambios patológicos, comienza a producir al azar una gran cantidad de explosiones. Dependiendo del tipo de leucemia, las células blásticas no maduran o crecen en similitudes de funcionamiento débil de los principales tipos de células sanguíneas.

Clasificación

En términos de tasa de desarrollo, la leucemia se divide en aguda y crónica. El primer tipo de leucemia se desarrolla rápidamente, las células leucémicas no maduran mientras permanecen las explosiones. En forma crónica, la enfermedad progresa más lentamente, y la mayoría de las células leucémicas se convierten en leucocitos maduros casi normales.

Otro factor subyacente en la clasificación de la leucemia es el tipo de células afectadas. Si los cambios patológicos afectan a los linfocitos, es una leucemia linfoide (o linfocítica). En la leucemia mieloide, las células mieloides se ven afectadas.

Por lo tanto, se distinguen cuatro tipos de leucemia:

La leucemia linfocítica aguda: Es más común en niños, pero también afecta a adultos.

La leucemia mieloide aguda: Es común entre niños y adultos. A veces, esta forma de la enfermedad se llama leucemia aguda no linfocítica. Además, se divide en subgrupos según el tipo de células mieloides y si hay alguna mutación cromosómica presente.

El tratamiento de la leucemia promielocítica aguda es significativamente diferente del tratamiento de otras especies. La leucemia linfocítica crónica se observa principalmente en personas mayores de 55 años. En algunos casos, la edad del paciente puede ser menor. Los niños rara vez se enferman con este tipo de leucemia.

La leucemia mieloide crónica afecta principalmente a adultos. Se observa solo en un pequeño número de niños. Esta fue la primera enfermedad de la sangre maligna detectada. Debido a los leucocitos encontrados en la sangre, esta dolencia fue llamada “leucemia” del griego (literalmente “sangre blanca”). Otros tipos menos comunes de la leucemia crónica (también referidos como estados linfoproliferativos crónicos) incluyen la leucemia de células pilosas, leucemia prolinfocítica, leucemia de células T (linfoma) adultos, leucemia mielomonocítica crónica, de linfocitos grandes granulares y leucemia de mastocitos.

Causas

Desafortunadamente, es imposible establecer la causa de esta enfermedad en la mayoría de los pacientes. Pero aun así, algunos de los culpables de la leucemia son conocidos por la medicina:

  • Exposición a la radiación (las tragedias de Chernóbil, Hiroshima y Nagasaki).
  • Las personas que han estado expuestas a grandes dosis de radiación durante la radioterapia para otros cánceres tienen más probabilidades de adquirir leucemia.
  • Tomar ciertos medicamentos utilizados en la quimioterapia puede aumentar el riesgo de leucemia mieloide aguda.
  • Como un factor de mayor riesgo son algunos virus. El virus Epstein-Bappa promueve el desarrollo de la leucemia linfocítica. Pero solo una pequeña fracción de las personas infectadas con el virus se enferma de leucemia.
  • Enfermedades sanguíneas previamente existentes, como la mielodisplasia (mal desarrollo congénito de la médula espinal) y anemia aplástica.
  • El síndrome de Down a menudo augura el desarrollo de la leucemia mieloide aguda.

La mayoría de las personas están expuestas a estos factores, pero solo algunos desarrollan leucemia. La teoría del doble impacto explica esto por el hecho de que la célula se vuelve cancerosa como resultado de al menos dos cambios (“golpes”) que se producen durante algún tiempo.

Síntomas

En la leucemia, las células de la médula ósea son reemplazadas por leucemia, lo que impide la formación normal de células sanguíneas. Por lo tanto, hay un error en la creación de líneas celulares y la violación de sus funciones.

Las células de leucemia son células anormales que no pueden funcionar como células sanas. No combaten las infecciones. Por lo tanto, las personas con leucemia a menudo se infectan con infecciones y contraen frío. Tales células desplazan a las células hematopoyéticas normales.

Una consecuencia de esto es una disminución de glóbulos rojos (eritrocitos) y plaquetas. Como ya saben, el transporte de oxígeno glóbulos rojos, y la falta de estos importantes componentes de la sangre conduce al desarrollo de la anemia en pacientes con rasgos característicos de los cuales son la palidez y fatiga. (Ver artículo: Eosinófilos altos)

La falta de plaquetas también tiene graves consecuencias:

  • Hemorragia y aparición de hematomas.

La leucemia aguda se caracteriza por un rápido desarrollo de los síntomas. Y en forma crónica, los síntomas pueden no encontrarse por un largo período de tiempo. Al principio se expresan débilmente, pero luego empeoran gradualmente. Como regla general, los médicos detectan la leucemia crónica durante un examen de rutina.

 

La leucemia tiene los siguientes síntomas:

  • Calor, escalofríos, dolor de garganta y otros síntomas de resfrío.
  • Debilidad y fatiga Exposición a infecciones.
  • Pérdida de apetito y / o peso.
  • Ganglios linfáticos hinchados dolorosos, hígado o bazo.
  • Sangrado y hematomas desde el más leve toque.
  • Pequeñas manchas rojas debajo de la piel (denominadas hemorragia puntual o petequias).
  • Encías inflamadas y sangrantes.
  • Sudoración, especialmente en la noche.
  • Dolor en las articulaciones o los huesos.

En las formas agudas de la leucemia, las células anormales pueden acumularse en el cable de cerebro y la médula, lo que resulta en posibles dolores de cabeza, vómitos, perdida de la conciencia, la pérdida de control sobre los músculos y convulsiones similares a epilépticos (llamados convulsiones).

Además, las células leucémicas forman tumores en diversas partes del cuerpo, incluso en los testículos. Si la leucemia es crónica, las células sanguíneas anormales se pueden acumular gradualmente en diferentes órganos, incluidos el hígado, el bazo, el sistema nervioso central, los testículos y la piel. Si la cantidad de glóbulos blancos es extremadamente alta, la sangre se vuelve gruesa y se asemeja a un jarabe en consistencia. Debido a esta propiedad adquirida de la sangre, se transfiere menos oxígeno a los órganos, incluido el cerebro.

Los pacientes que fueron encontrados en la sangre de un alto nivel de células blancas de la sangre tales, sufren falta de memoria, la conciencia falla, letargo, somnolencia, e incluso pueden llegar a ser una víctima de un accidente cerebrovascular . Esta condición requiere tratamiento inmediato.

¿Cuándo debería ver a un doctor?

Dado que los síntomas de la leucemia, como regla general, no son muy pronunciados, las personas pueden pensar que se trata de un caso grave de gripe que no desaparece. Debe visitar el consultorio del médico si:

  • El dolor en la garganta dura más de una o dos semanas.
  • Por alguna razón desconocida, sangrado de encías, nariz, ojos, había sangre en la orina y heces, en la piel.
  • Enfermedades infecciosas frecuentes, fiebre inexplicada y sudoración.
  • Los ganglios linfáticos no pasan por dos semanas.
  • Se siente fatiga inusual o falta de energía.
  • De repente perdiste peso.

La mayoría de los pacientes que experimentan tales problemas no sufren de leucemia. Pero, si esta enfermedad maligna de la sangre todavía está presente, pero una persona no sospecha al respecto, su forma insidiosa de manifestación puede llevar al hecho de que se hará un diagnóstico erróneo.

Diagnostico

Cualquier diagnóstico se hace sobre la base de un historial médico detallado (es decir, la crónica del desarrollo de la enfermedad), los resultados del examen y el análisis se asignan en función de los dos primeros factores. Si hay sospecha de leucemia en el examen, el médico prestará especial atención a los signos de hemorragia, y petequias, ganglios linfáticos agrandados (en el cuello, las axilas, en la ingle), el grado de lengua y los ojos palidez, tamaño del hígado y el bazo. Además, el médico puede examinar los testículos para determinar su tamaño y los vasos sanguíneos del fondo de ojo en la existencia de cualquier cambio.

El fondo ocular es el único lugar donde puedes examinar los vasos no a través de la piel. Un análisis de sangre desempeña un papel importante en el diagnóstico de la leucemia. Se examina una muestra de sangre bajo un microscopio para examinar cómo se ve la célula y determinar la cantidad de células maduras y blastos. En el análisis de sangre, puede encontrar leucemia en el paciente, pero es imposible determinar la forma exacta de esta enfermedad.

Para estudiar más a fondo las células leucémicas o aclarar el tipo de leucemia, el hematólogo, oncólogo o patólogo realiza una biopsia de médula ósea. El médico inserta la aguja en el hueso grande (generalmente el hueso pélvico) y toma una pequeña cantidad de médula ósea, que es un líquido. Este material es un colapso. El procedimiento se conoce como el término médico “aspiración de médula ósea”. (Ver artículo: Basófilos bajos)

La biopsia se realiza con una aguja más grande y se extrae una pequeña parte del hueso y la médula ósea. El muestreo generalmente se realiza bajo anestesia local, generalmente con un efecto sedante (calmante). Luego, la médula ósea se examina bajo un microscopio.

Si se encuentra leucemia en una muestra de médula ósea, se realizan más pruebas para determinar el tipo de leucemia. El médico tratante del paciente prescribe varias pruebas que mostrarán el grado de la enfermedad. La punción lumbar se realiza para detectar células de leucemia en el líquido cefalorraquídeo (es decir, el líquido que llena la cavidad del cerebro y la médula espinal). La fluorografía puede ayudar a detectar signos de la enfermedad en el pecho.

(Visited 3.864 times, 2 visits today)

Deja un comentario