Monocitos bajos: ¿qué significan? Causas, diferencia con los altos y más

Cuando en nuestra sangre se presentan los monocitos bajos, quiere decir que estamos sufriendo de una condición la cual se llama monocitopenia, esto quiere decir en la mayoría de veces que nuestro sistema inmune está débil, si quieres seguir descubriendo detalles sobre esta enfermedad, no dudes en adentrarte en nuestro artículo.

¿Qué es?

Los monocitos son un grupo de células que pertenecen a los leucocitos. Son responsables del sistema inmune humano y realizan varias funciones muy importantes: se resisten al desarrollo de infecciones, luchan contra microorganismos parásitos, formaciones tumorales y también disuelven los coágulos sanguíneos. Estas células tienen una influencia muy fuerte en los linfocitos, lo que también significa todo el sistema de hematopoyesis.

Maduran estas células sanguíneas en la médula ósea, y luego con el flujo de sangre se llevan a todo el cuerpo. Los monocitos en la sangre circulan y después entran en los tejidos donde las células protectoras especiales forman macrófagos que capturan y destruyen activamente los microorganismos bacterianos, las células muertas, y también limpian el área inflamada y la preparan para la recuperación posterior. Su tasa se puede determinar solo en entornos clínicos. (Ver artículo: Aurícula derecha)

A diferencia de los “socios” profesionales para consumir basura y patógenos, los neutrófilos, los monocitos pueden trabajar en un ambiente ácido y no mueren después de la derrota de su objetivo. Vive en la sangre de los monocitos durante un corto tiempo, de 20 a 40 horas. Luego se introducen en los tejidos circundantes, donde continúan su trabajo para limpiar el cuerpo como macrófagos.

Con los años, su número aumenta, la norma en los adultos se considera que es del 3-11%, y es lo mismo para las mujeres y los hombres. En el valor absoluto que se muestra en el análisis de sangre, la cantidad de células es 0.09-0.6×10⁹ / l. En niños, el porcentaje del peso total de los leucocitos varía en el rango de 2-12% y depende de la edad. La condición en la que los monocitos se encuentran por debajo de estos valores se conoce como monocitopenia e indica la presencia de procesos patológicos en el cuerpo.

¿Qué causas pueden provocar monocitos bajos?

Ocurre si el indicador disminuye y es un número que es más alto que la norma. Este fenómeno puede causar solo ciertos tipos de enfermedades. Por ejemplo, cualquier infección expresada causa monocitopenia, en la que se produce una disminución en los neutrófilos en paralelo. Además, este fenómeno puede ser causado por anemia de tipo aplástico, pancitopenia.

Además, cuando el cuerpo humano se agota, un análisis de sangre puede mostrar una disminución en el parámetro de recuento de monocitos. Además, las personas que usan glucocorticosteroides durante mucho tiempo pueden experimentar patologías similares. Los monocitos pueden ser menos para cualquier intervención quirúrgica y después del parto. Después de situaciones estresantes, este parámetro también cae. Si no hay monocitos en la sangre, esto indica sepsis y leucemia. (Ver artículo: Aurícula izquierda)

Si la prueba de sangre mostró que están por debajo de lo normal en medio de una enfermedad infecciosa aguda, entonces es demasiado pronto para hablar sobre patología. En este caso, los monocitos de la sangre migran a los tejidos afectados por la inflamación, y con la recuperación su nivel se normaliza. A menudo, la aparición de una afección en la que los monocitos disminuyen durante el embarazo y durante un breve período después del parto. Se observa una fuerte caída en su número en formas graves de tuberculosis primaria, y con la sepsis su nivel es completamente cero.

En todos los demás casos, la monocitopenia es una afección rara, que puede estar precedida por los siguientes motivos:

  • Irradiación radiactiva.
  • Formación de tumores y otras lesiones de médula ósea.
  • Tratamiento quimioterapéutico, envenenamiento con productos químicos.
  • Terapia a largo plazo con drogas hormonales.
  • Presencia de anticuerpos que se agotan los leucocitos, y emergentes después de la ingestión prolongada de ciertos antibióticos, sulfonamidas, analgésicos, fármacos anti-TB, tranquilizantes, etc.
  • Destrucción de monocitos por todo tipo de toxinas, que son producidas por microorganismos patógenos, parásitos.
  • Estrés, condiciones de shock.
  • Agotamiento general del cuerpo, anemia, deficiencia de vitaminas B, hierro, cobre, etc.

Funciones de monocitos

Dado que los monocitos pertenecen al grupo de leucocitos, entonces, al igual que otras células de leucocitos, realizan la función protectora del organismo. Todos los tipos de leucocitos se consideran uno de los principales componentes del sistema inmune humano. Cuando bacterias, hongos, virus, venenos y otras sustancias nocivas ingresan al torrente sanguíneo, el sistema inmunitario se activa. Todos los hongos, virus y bacterias generalmente se llaman antígenos.

Los leucocitos los detectan e incluyen un tipo de “señalización”. Ahora los glóbulos blancos producen anticuerpos que serán tratados estrictamente para cierto tipo de elementos dañinos. En el cuerpo humano, siempre hay una cierta cantidad de anticuerpos que pueden luchar con varios patógenos. (Ver artículo: Basófilos altos)

Una vez que uno de estos elementos aparece en la sangre, el anticuerpo recibe una señal. Ahora el grupo de anticuerpos, que corresponden a cierto tipo de antígenos, comienza a multiplicarse intensivamente. Estos anticuerpos se producirán tanto como sea necesario para superar por completo la infección u otros elementos dañinos. Sorprendentemente, los anticuerpos tienen memoria, por lo que recuerdan a sus futuras “víctimas”. Los anticuerpos son capaces de permanecer junto con los antígenos. Esto crea complejos que luego serán excretados del cuerpo humano.

Estos anticuerpos son producidos por leucocitos, entre los que participan activamente en estos procesos y monocitos. Su papel en este proceso es muy bueno. Ellos hacen frente perfectamente a varias infecciones. Además, afectan a los parásitos, eliminándolos.

Pero también tienen propiedades anticancerígenas, por lo que pueden luchar contra las células tumorales. Además, procesan todos los residuos de elementos dañinos. Los monocitos pueden disolver varios coágulos en la sangre. Estas células sanguíneas grandes pueden disolver otras células y tejidos corporales que ya se han extinguido.

La importancia de los monocitos en el cuerpo femenino

En el cuerpo de una mujer, los monocitos realizan funciones vitales. Ellos son:

  • Son capaces de destruir y neutralizar organismos patógenos y alienígenos. Las células pueden tragarlas enteras. Es importante que los monocitos “traguen” objetos, cuyo número y tamaño es muy significativo. Es imposible para otros grupos de leucocitos.
  • Proporcione su superficie a las células T-ayudantes (células auxiliares). El propósito de este último es fortalecer la resistencia inmune adaptativa. Está dirigido a la destrucción rápida de patógenos que desean invadir el cuerpo.
  • Participan en el inicio de la necrosis en la profundidad de las células malignas. El mismo efecto citotóxico que tienen los monocitos sobre los patógenos de la malaria y los protistas parásitos.
  • Promueva la recuperación de los tejidos que han sufrido daños, inflamados o afectados por tumores.
  • Retira las células del cuerpo (destruidas y necróticas), complejos antígeno-anticuerpo, bacterias extrañas.
  • Los monocitos son insustituibles, ya que ofrecen que no será capaz de realizar otros tipos de leucocitos: absorben los agentes patógenos en el medio ambiente con alta acidez.
  • La desviación del nivel celular de la norma debilita el cuerpo, ya que la eficacia de los glóbulos blancos disminuye. No pueden resistir completamente los virus y microbios.

La norma de los monocitos en la sangre de las mujeres

El contenido de células monocíticas en la sangre femenina se calcula como un porcentaje del número total de glóbulos blancos. La información sobre si este valor corresponde a la norma se encuentra en la fórmula leucocitaria. La concentración óptima de monocitos es casi independiente de la edad. Antes de la pubertad, debe ser entre tres y nueve por ciento. Después de la aparición de dieciséis, el límite superior aumenta.

El contenido normativo de los monocitos en la sangre femenina es (%):

  • Un mínimo de 3.0.
  • El máximo es 11.0.

El número de monocitos también se puede medir en unidades absolutas, para este propósito, se han desarrollado métodos apropiados. Le permiten contar la cantidad de células en un litro de sangre. Los resultados están escritos de esta manera:

  • La norma cuantitativa es de 0.09 a 0.70 (10 9 / l).

La proporción de monocitos varía bajo la influencia de factores fisiológicos tales como:

  • Sobrecarga emocional y estrés.
  • Intervención quirúrgica.
  • Tomar ciertos medicamentos.
  • Plenitud del estómago con comida.
  • Fase del ciclo menstrual.

Los biorritmos de un individuo en particular también afectan las fluctuaciones en el nivel de monocitos dentro de los límites normales.

Monocitos en el embarazo

La composición de la sangre de una mujer en una posición debe mantenerse bajo control constante para controlar la salud de la futura madre y sus migas. El embarazo de alguna manera cambia la proporción de células sanguíneas. Después de todo, durante su curso en el cuerpo femenino, hay una reorganización: las condiciones para el funcionamiento del sistema endocrino y el sistema inmune cambian. Esto es necesario para prepararse para el crecimiento del feto y asegurar su desarrollo adecuado. (Ver artículo: Basófilos bajos)

Ya en el primer trimestre, el número de células en la sangre femenina disminuye, lo que forma la fórmula leucocitaria. Por lo tanto, la norma de los monocitos para las mujeres embarazadas se establece en el rango de uno a once por ciento. Es decir, el límite inferior se reduce por un factor de tres.

Este valor de la norma tiene en cuenta el hecho de que el organismo está exhausto durante el parto. Pero después de algunas semanas en el cuerpo femenino, todo se estabiliza, incluido el nivel de monocitos.

Los linfocitos y monocitos se elevan/bajan

Para el diagnóstico, es importante considerar el aumento de monocitos teniendo en cuenta el cambio en el número de otras células leucocitarias.

Las reacciones sanguíneas más comunes son:

1) Los linfocitos elevados y los monocitos indican la movilización del cuerpo en la lucha contra la infección y una buena respuesta inmune. Los niveles excesivamente altos de linfocitos y monocitos durante la altura de una enfermedad viral pueden indicar la necesidad de medicamentos antivirales o la unión de una infección bacteriana. En este caso, a menudo se observa una disminución en los neutrófilos. Las altas tasas de ambos tipos de leucocitos durante el período de recuperación garantizan la ausencia de complicaciones y la recuperación rápida del cuerpo.

2) El aumento de monocitos y eosinófilos siempre indica una reacción alérgica. Tales cambios pueden detectar la infestación de gusanos, los pacientes periódicamente tienen tos seca en ausencia de inflamación del tracto respiratorio.

3) Los linfocitos se reducen, los monocitos aumentan, tales cambios son provocados por una infección bacteriana, a menudo amigdalitis o inflamación del tracto respiratorio. Al mismo tiempo aumenta el nivel de neutrófilos, y el paciente tiene fiebre alta, tos y secreción nasal con descarga purulenta, sibilancias en los pulmones y otros rasgos característicos. Los cambios en su sangre deben causar ansiedad innecesaria y significan el comienzo de la recuperación.

4) El aumento combinado de monocitos y basófilos ocurre con la terapia hormonal prolongada.

5) Los linfocitos son elevados, los monocitos se reducen, esta combinación puede ser una consecuencia de la terapia farmacológica. Sin embargo, la reducción de los monocitos (el más peligroso estado – larga ausencia de monocitos en la sangre) a menudo se sospecha causas oncológicas.

Aunque el nivel de monocitos es un indicador importante de sangre, solo que no se puede diagnosticar. El cambio solo indica un proceso inflamatorio en desarrollo o transferido recientemente. Lo que es más importante, el número absoluto de monocitos en un análisis de sangre, las características de porcentaje se tienen en cuenta para comprender la naturaleza de la respuesta inmune a la agresión patógena. (Ver artículo: Partes del corazón)

La información máxima sobre la naturaleza y el estadio de la enfermedad que el médico recibe al descifrar la fórmula de sangre leucocitaria completa, teniendo en cuenta las quejas del paciente. Una fluctuación significativa o cambio persistente en el nivel de monocitos requiere un examen cuidadoso del cuerpo (incluidos los métodos instrumentales), según el cual el médico tratante prescribirá un tratamiento efectivo.

¿Cómo determinar la monocitopenia y cómo tratarla?

Usualmente, la deficiencia de monocitos no aparece externamente. Las razones de ansiedad y la búsqueda de consejo médico pueden ser enfermedades frecuentes, reducción de la capacidad de regeneración de los tejidos dañados. Identificar los monocitos disminuidos permite un análisis general de la sangre recogida del dedo.

En este caso, el número de glóbulos blancos se cuenta en la masa total, y para determinar cuál de las especies se desvió de la norma, se requiere una dirección al OAK con una fórmula leucocitaria. Para garantizar que los resultados del análisis no se distorsionen, se administra sangre por la mañana, con el estómago vacío.

También es necesario abstenerse de fumar, fuertes cargas físicas y psicoemocionales. Si el leucograma muestra monocitos bajos, entonces se comparan otros indicadores de sangre para hacer el diagnóstico, el médico recopila los datos obtenidos entrevistando al paciente sobre síntomas, enfermedades previas y métodos de tratamiento, estilo de vida, etc. Si es necesario, se realizan investigaciones médicas adicionales para descubrir por qué el nivel de monocitos en la sangre es más bajo. (Ver artículo: Glóbulos rojos)

La condición de monocitopenia no se cura por sí sola y no es posible elevar el bajo nivel de monocitos en el hogar al no llegar al fondo de la causa. Cuando se establece el diagnóstico y se toman medidas para eliminar las causas de la monocitopenia, con un estilo de vida saludable y una nutrición completa, todo vuelve a la normalidad sin intervención humana. Por ejemplo, si se encuentra una infección parasitaria u otra infección lenta, se prescribe un tratamiento adecuado, que le permite llevar rápidamente los indicadores de sangre a los valores normales.

Si se encuentran patologías del sistema de hematopoyesis u oncología, el proceso de curación y estabilización del estado tomará más tiempo. La automedicación con cualquier leucopenia es inapropiada (incluso si la causa es auto tortura con dietas cuestionables), y solo debe realizarse bajo la supervisión y supervisión de un médico. Para prevenir enfermedades que conducen a una disminución en los monocitos, se recomienda que al menos una vez al año se muestre al terapeuta y se realice un análisis de sangre general.

Relación con el VIH

Hasta hace poco, el virus de la inmunodeficiencia humana era una plaga del siglo XX. Aprender acerca de tal diagnóstico era similar a una sentencia de muerte. Hasta la fecha, la medicina ha avanzado mucho en el estudio de este virus. El primer y más importante paso en el camino del diagnóstico precoz de la enfermedad es una prueba general de sangre para el VIH, más precisamente, si se sospecha. Un análisis de sangre general puede detectar cambios en la calidad del biomaterial incluso en las etapas más tempranas de la patología.

Se conoce lo siguiente sobre el virus de la inmunodeficiencia humana: afecta las células inmunes del cuerpo, que gradualmente dejan de funcionar y, como resultado, el cuerpo ya no enfrenta las infecciones. Actúa lenta pero seguramente destruyendo las células inmunes, gradualmente lleva al cuerpo a una muerte inminente. No tiene que suceder hoy, mañana. La esperanza de vida depende de cuán pronto se encuentran los signos de la enfermedad y se toman medidas para eliminarlos. (Ver artículo: Aneurisma)

“Un análisis de sangre general no le dará un diagnóstico preciso, pero mostrará todos los cambios que ocurrieron en su material sérico. Se convertirán en el punto de partida para el diagnóstico y el tratamiento.”

El VIH es una infección cuyo último punto es el SIDA. En consecuencia, un análisis de sangre general para detectar una posible infección por VIH ayudará al médico tratante a proporcionar una imagen clara de su salud. En este sentido, la gente hace la pregunta: ¿Qué componentes de la sangre cambian su composición cualitativa y cuantitativa en el SIDA?

Solo un análisis especial puede mostrar infección por VIH. Hoy en las farmacias puede comprar incluso una versión hogareña de dicho estudio. Hablaremos de un análisis general de sangre. Cómo descifrar su estado de VIH

Elementos de sangre Cambios en sospecha de VIH
Linfocitos Un fuerte aumento en el número de linfocitos es uno de los principales signos de cualquier infección, el virus de la inmunodeficiencia no es una excepción. El cuerpo trata de superar la enfermedad autoinfligida, aumentando el nivel de linfocitos como células tutelares. Un fenómeno similar en medicina se llamaba linfocitosis.

 

 

El proceso inverso, cuando el número de linfocitos disminuye drásticamente, indica que el cuerpo ya no puede hacer frente a la enfermedad por sí mismo, porque las células inmunes prácticamente no funcionan. En este caso, diagnosticado con linfopenia.

Células mononucleares Un tipo especial de linfocitos que aparecen en la sangre de una persona cuando un virus de cualquier grupo

Plaquetas En la sangre de una plaqueta humana sana en la norma debe ser de 200 a 400 mil / μl. En las personas infectadas con el VIH, este indicador es mucho más bajo, lo que es un signo de mala coagulación sanguínea. Como resultado, pueden revelarse hemorragias externas e internas. Es importante saber que el nivel de plaquetas cae a una tasa catastrófica.
Neutrófilos La producción de neutrófilos en la médula ósea se reduce. La neutropenia no es un síntoma directo del VIH, pero se considera uno de los puntos de referencia.
Eritrocitos Cuando el virus de la inmunodeficiencia entra en el cuerpo humano, los eritrocitos comienzan a desviarse en su trabajo. Debido a esto, el nivel de hemoglobina en la sangre disminuye, porque los terneros rojos no hacen frente a su tarea principal. La baja hemoglobina, que conduce a anemia de diversas formas, es una de las desviaciones en las infecciones por VIH.
ESR Aumenta la tasa de sedimentación de eritrocitos

Por supuesto, tales cambios pueden ser signos de absolutamente cualquier enfermedad infecciosa. Es absolutamente posible identificar el VIH solo como pruebas especiales adicionales. Serán nombrados por un médico si sospechan que algo anda mal. En el caso de la infección con el virus de la inmunodeficiencia y con un diagnóstico confirmado, se realiza una prueba de sangre para el VIH cada tres meses. Esta es la única forma confiable e informativa de rastrear la condición del paciente.

Ya dijimos que este virus no puede mostrar sus signos durante mucho tiempo. Las personas viven durante décadas sin saber que son portadoras de una terrible enfermedad. Por lo tanto, con la sospecha de VIH, una prueba de sangre clínica es una medida preventiva. Es bueno, si se confirma el estado negativo del VIH del paciente, de lo contrario, el diagnóstico precoz se convertirá en la clave para el curso exitoso de la enfermedad. Tomando en cuenta todas las medidas para apoyar a tales pacientes. (Ver artículo: Eosinófilos)

Entonces, las indicaciones para la entrega de un análisis de sangre general para la infección por VIH son:

Operaciones planeadas: Este análisis se dirigirá no tanto al proceso de identificación de los signos del virus de la inmunodeficiencia, sino más bien al estado de los trombocitos antes de la intervención quirúrgica. Esta medida ayudará a evaluar la situación con la coagulabilidad de la sangre y evitar sangrados imprevistos durante y después de la cirugía.

Planificación del embarazo ya llegado: La infección por VIH afecta negativamente el estado fetal del feto hasta patologías congénitas graves. Es importante saber que una mujer infectada con SIDA y amamantando a su bebé le pasa su enfermedad. Además, al pasar por el canal de parto de una madre infectada, el niño está expuesto al peligro de infección.

  • Es necesario pasar un análisis después del contacto sexual sin protección con una persona de la que no está seguro.
  • Si te has tatuado o perforado en un dudoso salón de tatuajes.
  • En caso de donación de sangre de alguien.

Es mejor asegurarse de que todo sea normal, que ser tratado por una enfermedad terrible y dolorosa. Además, en la zona de alto riesgo están los trabajadores médicos y las personas que manipulan agujas e instrumentos quirúrgicos no estériles. La necesidad de este estudio está indicada por varias señales corporales.

Los cambios en la salud deben ser la primera campana para ir al médico. Sin embargo, los casos en los que la fatiga crónica y el estado nervioso ocultan el virus de la inmunodeficiencia no son infrecuentes.

Síntomas del VIH.

  • Temperatura, escalofríos, ganglios linfáticos agrandados, dolores de cabeza. En una palabra, muchas manifestaciones de frío. En la mayoría de los casos, estos síntomas pasan rápidamente, una persona se siente saludable y vigorosa, sin sospechar que la enfermedad ya ha comenzado a progresar.
  • Tuberculosis, neumonía, herpes. Muy a menudo, estas enfermedades ocurren simultáneamente. El VIH en este caso puede ser determinado por la inutilidad del tratamiento prescrito. La terapia no da resultados, porque el sistema inmunitario humano es completamente “comido” por el virus y ya no realiza sus funciones de protección.
  • Fuerte pérdida de peso en combinación con apatía, pérdida de apetito. A veces todo esto va acompañado de temperatura y diarrea. Todos estos son indicadores de una infección grave, que el cuerpo no puede soportar solo.
(Visited 1.625 times, 1 visits today)

Deja un comentario