Aprende todo sobre las Úlceras Varicosas

Las várices en las piernas son recurrentes, pero de poca importancia para muchas personas, sin embargo pueden llegar a convertirse en un problema de graves complicaciones si se descuida y se forman Úlceras Varicosas. En este artículo te decimos como evitar la formación de esas úlceras con practicas sencillas o hábitos que incorpores a tu vida diaria, o cómo tratarlas si ya las tienes en algunos de tus miembros.

 

Qué son las Úlceras Varicosas

Son úlceras con algo de profundidad que se sitúan a lo interno de una vena. Por lo general son originadas por una insuficiencia venosa crónica. Es una patología que prevalece en mujeres, principalmente desde los 30 años, y en personas mayores.

Lo hondo que puede llegar a ser una úlcera varicosa varía mucho de un caso a otro, y en ocasiones puede estar revestida por un exudado. Si bien en la mayoría de los casos no es una condición de gravedad, pueden producir algunas molestias y quebrantar el aspecto estético de las piernas.

Una úlcera varicosa se presenta cuando una zona de la piel se daña tanto que muestra parte de la carne bajo la piel. Representan el tipo más frecuente de úlceras en la piel. Habitualmente surgen por encima del tobillo. Afectan cerca de 1 de cada 1000 personas en algún momento de sus vidas.

Signos y síntomas

Al represarse la sangre en las venas de la zona inferior de la pierna, se fuga hacia la piel y otros tejidos, junto con las células sanguíneas. Esto puede producir piel delgada con comezón y llevar a cambios en la piel, llamados dermatitis por estasis, lo cual es un síntoma inicial de insuficiencia venosa.

Otros síntomas primarios comprenden:

  • Inflamación, pesadez y espasmos en las piernas
  • Piel rígida y de color rojizo oscuro, tendiendo a marrón o violáceo, (señal que la sangre se está represando)
  • Comezón y prurito

Los signos y síntomas de las úlceras venosas comprenden:

  • Úlcera externa visible con una base rojiza, en ocasiones cubierta de tejido amarillo.
  • Bordes irregulares.
  • La piel que la circunda puede ser brillante, caliente o tibia, rígida y desteñida.
  • Piernas adoloridas.
  • Si la úlcera se infecta puede expeler mal olor y brotar pus de la herida.

Factores de riesgo para las úlceras venosas

  • Venas varicosas
  • Precedentes de coágulos sanguíneos en piernas (trombosis venosa profunda)
  • La bloqueo de vasos linfáticos, lo que origina la acumulación de líquido en las piernas
  • Inflamación de piernas
  • Edad avanzada, ser mujer o ser muy alto
  • Precedentes familiares de insuficiencia venosa
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Tabaquismo
  • Sentarse o pararse por largos períodos
  • Fractura en huesos largos de las piernas y otras lesiones graves, como daño muscular o quemaduras

En ocasiones las venas varicosas no causan dolor alguno, y se pueden manifestar con los siguientes signos:

  • Venas de color púrpura o azul oscuro
  • Venas que brotan retorcidas y sobresalen, con frecuencia, como cordones en las piernas

Cuando se presentan signos y síntomas dolorosos, estos abarcan lo siguiente:

  • Sensación de dolor o pesadez en las piernas
  • Pulsaciones, ardor, espasmos musculares e inflamación en extremidades inferiores
  • Mayor intensidad del dolor luego de estar sentado o de pie durante largos períodos
  • Comezón que circunda una o más venas
  • Sangre en las venas varicosas
  • Cordón doloroso en la vena tornándose rojiza la piel
  • Rigidez en la vena, hinchazón de la piel o ulceraciones en la piel próxima al tobillo, lo que quiere decir que se padece una forma peligrosa de enfermedad vascular que necesita asistencia médica a la mayor brevedad

Otra manifestación parecida a las venas varicosas, pero más pequeñas, son las arañitas que se hallan más próximas a la superficie de la piel, y por lo general son azules o rojas.

Se manifiestan en las piernas, pero igualmente pueden hallarse en el rostro. La dimensión en las arañitas es variable y, con frecuencia, son similares a una telaraña.

Qué causa las úlceras varicosas

Las arterias transportan sangre del corazón al resto de los tejidos. Las venas retornan la sangre de todo el cuerpo al corazón, para que la sangre vuelva a circular. Las venas de las piernas para retornar la sangre al corazón, trabajan contra la gravedad.

Las contracciones musculares en la zona inferior de las piernas operan como bombas, y las paredes flexibles de las venas contribuyen a que la sangre retorne al corazón. Las válvulas pequeñas de las venas se abren a medida que la sangre corre hacia el corazón, y después se cierran para evitar que la sangre mane de regreso.

Las causas de las venas varicosas comprenden:

  • A la par que envejecemos las venas van perdiendo flexibilidad y se estiran; sus válvulas pueden debilitarse y perder su función de cierre, haciendo que la sangre que va hacia el corazón corra hacia atrás. La sangre se amontona en las venas, estas se ensanchan tornándose varicosas. Igualmente, las venas se adquieren un color azulado debido a que contienen sangre sin oxígeno, que se encuentra en proceso de volver a circular atravesando los pulmones.
  • Ciertas mujeres embarazadas muestran venas varicosas. El embarazo incrementa los volúmenes de sangre en el cuerpo, pero reduce la corriente sanguínea de las piernas a la pelvis. Este cambio circulatorio está concebido para contribuir con el feto en su crecimiento, pero puede provocar una consecuencia colateral desfavorable: venas abultadas en las piernas.

Las venas varicosas pueden surgir por primera vez o pueden empeorar a lo largo del final del embarazo, en momentos que el útero aplica una presión mayor en las venas.

Las variaciones hormonales a lo largo del embarazo igualmente podrían provocarlas. Sin embargo, las venas varicosas que se presentan en el período de embarazo se recuperan sin medicación, de 3 a 12 meses luego del parto.

El problema que origina las úlceras varicosas es el aumento de la presión sanguínea en las venas, de la parte inferior de la pierna. Esto produce que la sangre segregue fuera de las venas, bajo la piel; lo que deviene en su hinchazón y deterioro. La piel afectada puede en ocasiones, agravarse hasta crear una úlcera.

El aumento de la presión sanguínea en las venas de los miembros inferiores, se debe a que el flujo sanguíneo se aglomera en las pequeñas venas próximas a la piel. El líquido se apilona y estanca porque las válvulas en las venas grandes se deterioran por un coágulo o por problemas de várices. La gravedad dirige la sangre hacia las válvulas dañadas y se represe en las venas bajas.

Las venas de las piernas poseen válvulas en una sola dirección que conservan la sangre circulando en dirección al corazón. Cuando estas válvulas se atrofian, el líquido puede retornarse y estancarse en las piernas. A esto se le denomina insuficiencia venosa. La abundancia de líquido induce que la presión de la sangre se concentre en las piernas. El incremento de la presión y la aglutinación de líquido evitan que los nutrientes y el oxígeno alcancen los tejidos, lo que produce la muerte celular, afectando el tejido, y formándose una herida, en ocasiones.

Cuidados personales en caso de úlceras venosas

Las úlceras venosas (llagas abiertas) pueden aparecer cuando las venas en las piernas no bombean la sangre de retorno hacia el corazón con la eficiencia que debería realizarlo. El líquido se estanca en las venas, aglomerando presión. Sin medicación, el incremento de presión y el exceso de líquido en la zona dañada pueden producir la formación de una herida abierta.

La mayoría de las úlceras venosas se originan en la pierna, por arriba del tobillo. En ocasiones, estas heridas suelen tardar para sanar.

Cuidado de la herida

Su doctor de cabecera le enseñará cómo atender su herida; sin embargo, acá le presentamos los cuidados básicos:

  • Conserve en todo momento la herida aseada y vendada para evitar infecciones.
  • Su médico le indicará cada cuánto requiere renovar el vendaje.
  • Conserve secos tanto el vendaje como la piel derredor. Procure no humedecer demasiado la piel que circunda la herida. Esto podría debilitar el tejido sano y ampliar la herida.
  • Previamente al colocar un vendaje, asee cuidadosamente la herida, de acuerdo a las instrucciones de su médico.
  • Resguarde la piel que circunda la herida, conservándola limpia y humectada.
  • Use medias de compresión o vendajes sobre la cura. Su médico le puede instruir cómo aplicar los vendajes. Para ayudar a cuidar una úlcera venosa, requiere recuperar la circulación a las piernas.
  • Las medias de compresión o vendajes debe usarlos diariamente como se le prescribió. Estos contribuyen a impedir que la sangre se estanque, disminuye la inflamación, favorecen la cicatrización y reduce el dolor.
  • Coloque sus pies por arriba de la altura del corazón tan frecuente como le sea posible. Por ejemplo, puede acostarse con los pies apoyados sobre almohadas.
  • Camine o ejercítese diariamente. Estar activo contribuye a restablecer la circulación.
  • Ingiera medicinas de acuerdo a lo indicado para favorecer la cicatrización.

Si las úlceras no se curan bien, el galeno puede prescribir otros procedimientos o un plan quirúrgico para recuperar el fluir por las venas.

Prevención

Si usted se encuentra en riesgo de úlceras venosas, secunde los pasos referidos anteriormente en la sección “Cuidado de la herida”. Igualmente, examine sus pies y piernas diariamente: la zona superior y por debajo; tobillos y talones. Investigue grietas y cambios en la coloración de la piel.

Algunos cambios de estilo de vida pueden contribuir a evitar las úlceras venosas. Las siguientes normas pueden ayudar a mejorar la circulación y contribuir a sanar.

  • Si fuma deje de hacerlo. El tabaquismo es nocivo para los vasos sanguíneos.
  • Si presenta diabetes, conserve los niveles de azúcar en sangre bajo estricto control. Esto acelerará el proceso de sanación.
  • Haga ejercicio lo más que pueda. Mantenerse activo mejora la circulación.
  • Lleve una dieta balanceada y duerma completo por la noche.
  • Baje de peso si se encuentra obeso.
  • Regule su presión arterial y los niveles de colesterol.

Cuando acudir al médico

Llame a su doctor si presenta algún síntoma de infección, entre ellos:

  • Eritema, incremento del calor o hinchazón circundando la herida
  • Abundancia de supuración de color amarilloso y turbio
  • Sangrado
  • Pus
  • Olor
  • Fiebre o escalofríos
  • Aumento del dolor

Aun sin llegar a ser una enfermedad de cierta gravedad, las úlceras varicosas imposibilitan el curso de una vida normal. No obstante, se solucionan en la mayoría de los casos, en un período de 15 a 20 días.

Angiólogos y cirujanos vasculares son los facultativos a quienes hay que recurrir para terapia y sanación.

Características

Aparecen en el tobillo, son bastante dolorosas y frecuentes, sobre todo en personas mayores.

Una úlcera varicosa es el indicio de una insuficiencia venosa crónica que se origina en los miembros inferiores. Para algunos especialistas es una enfermedad incapacitante debido al dolor que produce, y a que conlleva a una carga socieconómica, ya que ocasiona bajas laborales.

Si no se ataca la raíz del problema, se alargará en el tiempo y se producirán recaídas, o sea, que volverán a surgir.

Por qué se producen las úlceras varicosas

Su surgimiento y evolución se relacionan con hipertensión o vascular focalizada en la zona del tobillo, donde existe una variación en la composición de la grasa, por inflamación constante, que conlleva a un endurecimiento con alteración en las vías linfáticas, los vasos finos y en una reducción de la oxigenación en los tejidos. Surgen a través de años de gestación como dificultad para el retorno del flujo sanguíneo al corazón.

La consecuencia es el deterioro de la piel y la grasa, y el surgimiento de una úlcera inicialmente de pequeñas dimensiones, pero que puede llegar a tener tamaños considerables. La figura preliminar de una úlcera varicosa es oval, y pueden nacer una o varias úlceras varicosas paralelamente.

Cuál es el origen

La mayor parte de los casos de una úlcera varicosa tiene un origen venoso. Pueden haber sido inducidas por una deficiencia en las válvulas, las cuales son estructuras internas de las venas que producen el retorno de la sangre). La más común aparece en el sitio de unión entre la vena safena (vena superficial) con la vena femoral que preliminarmente habría causado el nacimiento de varices, con escape de glóbulos rojos o sangre, adquiriendo una coloración marrón conjuntamente con una dermatitis del tipo eccema.

Igualmente, pueden surgido luego haber sufrido un coágulo venoso profundo.

Es una afección frecuente

Las úlceras varicosas son muy comunes en muchas sociedades, las cuales son motivo de consulta permanente para los médicos especialistas angiólogos y cirujanos vasculares.

¿Existe un perfil específico de paciente que las presenta?

Por el desarrollo de la enfermedad venosa y la predisposición a la poca movilidad, se presenta más en personas de Tercera Edad.

Uno de los elementos que ayudan al retorno venoso es la vida dinámica, la movilidad; por la asociación de los músculos con las venas, por cuanto en el caminar la contracción de los músculos gemelos de la pierna opera como una bomba muscular, beneficiando el regreso sanguíneo. El movimiento se halla más limitado en personas de edad avanzada,  por lo que se genera una mayor ocurrencia del problema.

Factores de riesgo

Estos elementos incrementan el riesgo de sufrir venas varicosas:

  • El envejecimiento ocasiona desgaste de las válvulas en las venas que tienen la misión a controlar el flujo sanguíneo. Al final, ese deterioro produce que las válvulas devuelvan nuevamente la sangre a las venas, donde se acumula en vez de fluir hacia el corazón.
  • Las mujeres poseen más factibilidad de padecer la patología. Los cambios hormonales a lo largo del embarazo, la pre-menstruación o menopausia pueden ser elementos de riesgo, por cuanto las hormonas femeninas propician el relajamiento de las paredes de las venas. Hacer una terapia de reemplazo hormonal o ingerir píldoras anticonceptivas puede incrementar el riesgo de venas varicosas.
  • Antecedentes familiares.Si otros parientes sufrieron de venas varicosas, hay una mayor posibilidad de presentarlas también.
  • El sobrepeso ejerce presión agregada en las venas.
  • Estar de pie o sentado durante largos períodos.La sangre no corre adecuadamente permaneciendo en la misma posición durante largos  períodos.

Complicaciones

Entre las complicaciones de las venas varicosas, las cuales son poco habituales, tenemos:

  • Úlceras. Pueden crearse úlceras considerablemente dolorosas en la piel próximas a las venas varicosas, específicamente cerca de los tobillos. Las úlceras se generan por acumulación de líquido por un largo período en estos tejidos, que es generado por incremento de la presión sanguínea en las venas afectadas.

Habitualmente se ve una mancha desteñida en la piel antes, de que se forme una úlcera. Consulta al médico de inmediato si presiente que tiene una úlcera.

  • Coágulos sanguíneos. En algunas ocasiones, las venas profundas de las piernas se ensanchan. En estos casos, la pierna afectada puede inflamarse de forma considerable. Cualquier hinchazón repentina de la pierna justifica atención médica de urgencia, ya que puede indicar un coágulo sanguíneo, un trastorno conocido médicamente «como tromboflebitis».
  • En algunos casos específicos, las venas que se hallan próximas a la piel, pueden estallar. Con frecuencia esto produce un sangrado ligero. Sin embargo, cualquier sangrado justifica atención médica, ya que hay un alto riesgo de que esto se repita.

Prevención

No hay una forma de prevenir totalmente las venas varicosas. Pero optimizar la circulación y el tono muscular puede minimizar el riesgo de padecer venas varicosas o que se creen otras nuevas. Iguales medidas para atender el malestar por las venas varicosas en el hogar, pueden contribuir a prevenirlas, entre ellas se señalan:

  • Realizar ejercicio
  • Regular el peso adecuado a su talla
  • Mantener una dieta rica en fibras y bajo contenido de sal
  • Evitar tacones altos y calcetines muy ajustados
  • Piernas levantadas siempre que sea posible
  • Cambiar de posición con frecuencia, de pie a sentado y viceversa

Cómo se tratan

Pasos a seguir:

  1. Las úlceras varicosas habitualmente se producen por un deterioro en el funcionamiento de las válvulas unidireccionales, localizadas en las venas; esta avería causa que el líquido sanguíneo se amontone en la vena, hinchándose y posibilitando esa condición. Otros responsables de esa situación son las variaciones en las venas comunicantes, en las en las paredes venosas y en las venas profundas.

Algunos factores de riesgo incrementan la posibilidad de sufrir úlceras varicosas:

  • Ser mujer, por cuanto la afección es más frecuente en el sexo femenino.
  • Edad avanzada
  • Antecedentes familiares de esa condición
  • Presentar várices
  • Tener obesidad
  • Permanecer largos períodos del día sentado o de pie.

2. Frente una úlcera varicosa es vital recurrir al médico, ya que en ciertos casos los dolores y molestias requieren del suministro de medicinas analgésicas. Igualmente, es conveniente que un facultativo examine la zona y ofrezca las prescripciones profesionales para una pronto restablecimiento.

Al tratarse las úlceras varicosas en casa, se requiere conservar la lesión sumamente aseada de cualquier elemento extraño, así se evitarán infecciones y complicaciones. Se sugiere asear la úlcera dos veces diarias con agua y jabón neutro, para después limpiar cuidadosamente la toda la zona con suero fisiológico aplicado con una gasa.

3. Cubrir la lesión con un parche adecuado para úlceras varicosas mantendrá la lesión resguardada, reduciendo la probabilidad de infectarse. Paralelamente se necesita comprimir un poco la úlcera con compresas apropiadas para impedir que el flujo sanguíneo se represe en esa área, derivando mayores dificultades.

4. Elevar las piernas ligeramente contribuirá a mejorar la circulación y reducir las molestias propias de la úlcera varicosa, procurando una recuperación más rápida. Es aconsejable no dejar la pierna afectada colgando, para no alterar la circulación.

5. Se requerirá aplicar antisépticos para impedir totalmente la infección, por ello la intervención de un facultativo es muy importante para el tratamiento de las úlceras varicosas. Asimismo, si no se aplican cambios en el estilo de vida, las úlceras varicosas pueden reaparecer, por ello es de importancia evitarlas con algunas medidas:

  • Mantener una dieta balanceada, ingiriendo diariamente vegetales, frutas, y carnes magras, sin excederse de los dulces, la bollería o el alcohol. Los pacientes obesos deben reducir de peso, necesariamente.
  • Evadir el sedentarismo haciendo moderados ejercicios físicos diariamente: caminar, nadar, hacer bicicleta, usar la elíptica. Cualquier actividad que permita mantenerse en movimiento, disminuirá la probabilidad de que las citadas lesiones surjan de nuevo.
  • Deben reducirse actividades que exijan estar largos períodos de pie o sentado. Para estos casos las caminatas cortas son muy favorables.
  • Es significativo ayudar la circulación aplicando cambios en la temperatura del agua. Un chorro de agua fría en las piernas luego de un baño tibio es muy beneficioso.
  • Se deben seguir cada una de las instrucciones médicas para impedir complicaciones.

Soluciones quirúrgicasúlceras varicosas

Hay soluciones quirúrgicas para las úlceras varicosas que pueden optimizar marcadamente la calidad de vida.

Se debe recurrir al médico al presentar cualquier tipo de condición o malestar.

  • Dependiendo del grado y ubicación de la úlcera se aplica una técnica quirúrgica u otra. Hay técnicas con una mínima invasión al organismo, las cuales se efectúan con anestesia local y en un tiempo muy corto. Por ejemplo, la fleboesclerosis o inyección con microespuma en los vasos insuficientes.
  • Igualmente, con anestesia local se efectúa la ligadura o sección de safena interna(técnica chiva) a nivel de ingle con una pequeña incisión de 3 a 4 cm; o la ligadura de perforante insuficiente.
  • Por último, también se puede ejecutar un tratamiento a través de láser o radiofrecuencia,metiendo un catéter a través del cual se aplica calor, cauterizando el vaso dilatado.
  • En casos más delicados, se urge de intervenciones con anestesia epidural, que necesitará la hospitalización del paciente por ciertas horas. Se puede efectuar una safenectomia interna, extirpando la vena safena, empleando la cirugía laparoscópica, la cual tiene una invasión reducida, para observar a lo interno la lesión y tratar los vasos internos, uniendo las perforantes enfermas.

¿Es aconsejable la cirugía en pacientes mayores?

Evidentemente, ya que todos estos procedimientos quirúrgicos para el tratamiento de las úlceras varicosas se efectúan en quirófanos, de manera ambulatoria o con una estancia corta en el hospital, por ello es aplicable a cualquier edad por ser de mínimo riesgo.

¿Los resultados de esta cirugía son definitivos?

Se pueden obtener resultados casi definitivos, y lograr una curación en la mayoría de los casos sin límites de edad. Una vez aplicado el procedimiento médico, la causa de la úlcera se cierra cerca de un mes, y las posibilidades d recaídas son mínimas, y suceden a largo plazo, generalmente a los 10 años, y por mantener la piel del tobillo deteriorada.

Las úlceras varicosas cicatrizan en un 90 % de los casos.

Conclusiones

La úlcera venosa se ha convertido en un problema de salud pública para algunos países, donde no existe disponibilidad, recursos humanos, ni infraestructura idónea para poder intervenir a un paciente con úlcera venosa.

La medicación debe ser multidisciplinaria, o sea, los cuidados de enfermería son de suma importancia, por cuanto requiere de la curación avanzada y compresión elástica. El tratamiento quirúrgico se realiza al final del procedimiento médico.

Para estimular el proceso de cicatrización, la cirugía es tan favorable como la compresión elástica. Sin embargo, La cirugía disminuye la tasa de recurrencia.

Por último se debe señalar que gran parte de los pacientes con úlcera venosa, presenta venas superficiales quebrantadas, por lo que la mayoría son postulantes a cirugía. Igualmente, existen novedosas alternativas como el láser y la radiofrecuencia, que son procesos menos invasivos, pero cuyos resultados no presentan excelencia comparados con la cirugía tradicional, al evaluarlos a largo plazo.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Deja un comentario