Hormonas del hipotálamo: ¿qué son?, ¿cuáles son?, funciones y más

El hipotálamo constituye una de las muchas partes del cerebro. En este artículo explicaremos a profundidad en qué consisten las hormonas del hipotálamo, así como sus funciones, cuáles son, su definición y mucho más.

Hipotálamo: ¿qué es?

El hipotálamo constituye una pequeña parte o una pequeña región del órgano más importante de nuestro cuerpo, es decir, el cerebro. A pesar de no tener un tamaño muy representativo, lo cierto es, que cumple funciones enormemente importantes para la vida y el funcionamiento correcto de todos los aspectos de una persona.

Entre sus funciones podemos mencionar la liberación de las hormonas, regular la temperatura del cuerpo, controlan el apetito, mantiene los ciclos fisiológicos diarios, controla el comportamiento sexual y entre otros. Veremos cada uno de ellos a continuación.

Primeramente hablaremos sobre el hambre. En esta circunstancia nuestro organismo no tiene la cantidad suficiente de energía, por lo que responde enviando hormonas del hambre hacia el hipotálamo, transmitiendonos el mensaje de que debemos comer con urgencia. Posterior a esto, se libera una pequeña molécula conformada por dos o más aminoácidos la cual hace que nos sintamos con apetito.

Por otro lado, cuando ya hemos ingerido la cantidad suficiente de alimentos para saciar nuestra hambre, el cuerpo humano debe transmitirle al cerebro dicha información en donde manifieste que ya nuestro cuerpo no necesita más comida y que por lo tanto tenemos que dejar de ingerir alimentos.

Para eliminar la sensación del hambre de nuestro cuerpo, el organismo genera leptina (hormona que se expresa en el hipotálamo y también en el óvulo y placenta) la cual viaja por medio de la sangre hasta que llega a donde se encuentra el hipotálamo, lo que trae como resultado que se impida la elaboración de pequeñas moléculas formadas por dos o más aminoácidos (neuropéptidos).

Con respecto a la temperatura, el grado térmico de la sangre cuando ésta llegue al hipotálamo indicará si el cuerpo debe incrementar o reducirla.

En el caso de que la temperatura se encuentre en un nivel muy elevado, el cuerpo necesitará reducirla y perder el calor, por lo que el cuerpo responde con la producción de ciertas eventualidades como el sudor constante, con el fin de disminuir el factor anteriormente mencionado.

Sin embargo, en el caso de que el individuo exprese un nivel de temperatura en un grado muy bajo, esto traerá como resultado la producción, estimulación o liberación de una hormona de la tiroides, las cuales traen como consecuencia la converva del calor en nuestro cuerpo. Esto sucede cuando la parte posterior del hipotálamo impide a la zona anterior.

En relación a los ciclos del sueño, debemos saber que una de las razones por la cual se hace tan difícil poder dormir con la luz encendida es provocado por las funciones de esta área de nuestro cerebro (el hipotálamo).

El poder dormir o conciliar el sueño es manejado por el hipotálamo debido a que se regulan los ritmos mentales, biológicos y de la conducta. Un determinado núcleo se encarga de esta función, el cual se denomina con el nombre de núcleo supraquiasmático.

Este recibe la información a través del nervio óptico, por lo que hace que la retina de nuestro ojo pueda captar una variación en cuanto a la iluminación del entorno y posteriormente mandar la información adecuada de vuelta al hipotálamo.

También ayuda de manera esencial la existencia de la glándula pineal, debido a que secreta la hormona del sueño conocida como la melatonina, la cual hace que el individuo se manifieste con sueño.

El hipotálamo y todo lo que debes saber

De igual forma, como nombramos con anterioidad, el comportamiento sexual y la conducta están íntimamente vinculados con las hormonas de hipotálamo.

Hay una gran cantidad de neuronas que se enfocan para actuar de manera correcta en esta tarea en específico, ya sea en el aspecto del apareamiento o del aspecto conductual.

Por ejemplo, la amígdala transmite un mensaje la cual tiene una fuerte relación con la zona que controla la conducta del hipotálamo, lo cual hace que se logre realizar la liberación de las hormonas determinadas para cada actividad.

Las hormonas del hipotálamo también juegan un papel importante con respecto a las emociones diferentes que puede manifestar el individuo. Como bien es sabido, cuando una persona expresa cualquier tipo de emoción, esta acción va acompañada de variados cambios fisiológicos.

En cualquier tipo de circunstancia, el hipotálamo debe tener la disposición de responder de la manera correcta a través del viaje de mensajes o de información a una determinada parte de nuestro cuerpo.

¿Qué son las hormonas del hipotálamo?

Conocidas como los mensajeros del cuerpo, las hormonas del hipotálamo son una sustancia las cuales afectan la forma en que el cuerpo se siente y funciona, y son producidas por muchas partes diferentes del cuerpo.

En el caso del hipotálamo, debemos saber que es una de las partes del cuerpo que juega un papel fundamental en la producción de muchas variadas hormonas que tienen distintas funciones en nuestro organismo. Por ello debemos conocer cada una de estas hormonas, pues nos ayudará a comprender y por lo tanto a saber como manejar nuestra salud y nuestro cuerpo.

El hipotálamo produce hormonas que controlan la producción de hormonas en la glándula pituitaria o también conocida como la hipófisis. (Ver artículo: cuántos huesos tiene el cuerpo humano)

Las dos partes del cuerpo que nombramos con anterioridad se caracterizan en su trabajo en equipo, en donde se encargan de transmitirle a las demás glándulas endrocrinas cuándo es el momento adecuado para poder liberar las hormonas a las cuales se dedican y a las cuales están destinadas.

Debido a esto, podemos decir que la función del hipotálamo está directamente relacionada con la salud general de la hormona. Si el hipotálamo se encuentra en un estado defectuoso o dañado debido a una lesión cerebral traumática o factores genéticos y por lo tanto no puede llevar a cabo sus funciones de manera correcta, la salud hormonal general sufrirá.

En el siguiente punto veremos a profundidad cuáles son todas estas hormonas del hipotálamo.

Las hormonas del hipotálamo

Hay dos conjuntos de células nerviosas en el hipotálamo que se encargan de la  producción de las hormonas. Uno de estos, a través del tallo hipofisiario se enfoca en enviar las hormonas al lóbulo posterior de la glándula pituitaria o la neurohipófisis, en donde estas hormonas se liberan de forma directa en la corriente de la sangre.

Estas hormonas son dos, las cuales se denominan como la hormona anti-diurética (la vasopresina) y la oxitocina.

Estas hormonas que nombramos anteriormente son sumamente importantes. La hormona vasopresina se caracteriza por tener un papel muy fundamental con respecto a la actividad de los riñones, debido a que se encarga de provocar la reabsorción de agua o reducir la cantidad de los líquidos en dichos órganos. (Ver artículo: dolor en los riñones)

Con respecto a la oxitocina, ésta es aquella hormona la cual es sintetizada por diferentes neuronas las cuales se encuentran ubicadas principalmente en el área de los núcleos supraópticos y paraventriculares que se hallan en el hipotálamo. Esta hormona se caracteriza por dar la señal indicativa para poder iniciar diferentes acciones como por ejemplo a contracción de las células que tienen tejido epietal.

Estas células llamadas mioepiteliales son aquellas que llevan a cabo la tarea principal de realizar la expulsión de la leche por medio de los conductores de las glándulas mamarias. (Ver artículo: enfermedades de la tiroides )

Además tener un espacio muy importante que se relaciona con este tipo de almacenamiento y posterior expulsión de la leche que se encuentra en las glándulas mamarias, también realiza estimulaciones en el área del útero a la hora de que una mujer que se encuentra embarazada a punto de dar a luz, por lo que hace que el parto natural se logre de forma eficiente y sin ningún tipo de riesgo.

Como hemos logrado observar, la oxitocina cumple un lugar fundamental sobretodo en las mujeres de una sociedad. También ejerce otras funciones que se se relacionan íntimamente con el sexo femenino además de la anteriormente expuesta que trata sobre el estado de gestación, pues se encarga de la menstruación y del cese de la misma. Asímismo puede actuar en el orgasmo de una mujer y a su comportamiento sexual debido a sus actividades que realiza en el área del útero.

El otro conjunto de células nerviosas produce hormonas estimulantes e inhibidoras que alcanzan el lóbulo anterior de la glándula pituitaria o la adenohipófisis a través de una red de vasos sanguíneos que atraviesan el tallo hipofisario.

Estos regulan la producción de hormonas que controlan las gónadas, la glándula de la tiroides y la corteza suprarrenal, así como la producción de la hormona del crecimiento (también conocida como somatropina), que regula el crecimiento, y la prolactina, que es esencial para la elaboración de la leche.

¿Cuáles son?

Las hormonas del hipotálamo y que por lo tanto son producidas en dicha zona, son la hormona liberadora de corticotropina, la dopamina, la hormona liberadora de la hormona del crecimiento, la somatostatina, la hormona liberadora de gonadotrofina y la hormona liberadora de tirotrofina. A continuación podemos puntualizar cada una de ellas.

Hormona liberadora de tirotropina: su función se enfoca en estimular la elaboración de la hormona conocida con el nombre de tiroidea, la cual a su vez cumple un papel importante en el control del sistema del corazón  el sistema cardiovascular. El conjunto de los cambios biológicos y químicos (el metabolismo), el proceso de desarrollo del órgano más fundamental (el cerebro) y el control de los músculos, también es controlado a partir de esta hormona.

Hormonas antidiuréticas: estas hormona también conocida con el nombre de vasopresina, es aquella que controla la estabilidad del nivel de agua que se encuentra en el cuerpo de la persona. También regula la presión de las arterias y el volumen de la sangre.

Hormona liberadora de gonadotropina: se encarga de la estimulaciónr de la liberación de hormonas relacionadas con la función reproductiva, la pubertad y la maduración en el aspecto sexual.

Somatostatina: se encarga de impedir el crecimiento y las hormonas estimulantes de la tiroides.

Hormona liberadora de hormona del crecimiento: controla el crecimiento y el desarrollo físico en niños. En el caso de los adltos, se encarga de controlar su metabolismo. (Ver artículo:  circulación simple )

Hormona liberadora de corticotropina: maneja la respuesta que daría el cuerpo al presentarse con estrés físico y emocional, y es responsable de suprimir el apetito y estimular la ansiedad.

Oxitocina: Esta es una de las hormonas del hipotálamo, la cual  controla algunos comportamientos humanos y el sistema reproductivo. Ayuda de forma esencial en el punto de inicio para el parto.

Problemas en el hipotálamo y las hormonas

Es sumamente que todas las hormonas que se encuentran en nuestro cuerpo actúen de manera correcta y para ello se necesita que éstas mantengan un equilibrio adecuado, pues de no ser así puede generarse ciertos problemas que veremos a continuación.

Además debemos tomar en cuenta de que no siempre las enfermedades o las condiciones clínicas que veremos en las siguientes líneas son el resultado de un nivel muy alto de dichas hormonas, pues en muchas ocasiones pueden generarse por una disminución considerable del nivel de las hormonas del hipotálamo, por lo que es de suma importancia que estas se encuentren en perfecta estabilidad.

Sabiendo esto podemos decir que poco o demasiado de este nivel puede afectar la condición de salud que tiene un individuo, así como también el bienestar de su cuerpo.

Una de las condiciones que se pueden generar es la retención de líquido específicamente del agua, provocada por la producción excesiva de la hormona vasopresina o la hormona anti-diurética. En otros casos, de forma viceversa (es decir, en niveles muy bajos) puede traer como resultado que la persona presente una pérdida de agua importante en su cuerpo (la deshidratación) o también la reducción de la presión de las arterias.

Por otro lado, la hormona liberadora de corticotropina, como bien es sabido es aquella que se encarga de regular el estrés del individuo, por lo que al presentarse en niveles muy elevados puede traer como consecuencia diferentes problemas cutáneos como el acné. Del mismo modo, al igual que el punto que explicamos con anterioridad, esta puede generar que la persona exprese un alto nivel con respecto al azúcar en su sangre.

De la misma manera, al ser una hormona que regula el apetito, al no tener una total estabilidad en el organismo puede provocar que el individuo padezca una enfermedad en donde se adelgazan y se debilitan sus huesos, la cual es conocida también con el nombre de osteoporosis. En el caso de las mujeres específicamente, puede hacer que se vean en una circunstancias muy dificiles para poder llegar a un estado de gestación, es decir, estar embarazada.

Sin embargo, si la hormona liberadora de corticotropina no se encuentra en un estado de equilibrio y por lo tanto se encuentra en niveles muy bajos puede causar que la persona se vea disminuida en su peso, como también puede incrementar la pigmentación de la piel, presión de las arterias baja e inconvenientes digestivos.

Las personas que luchan con los niveles de la hormona liberadora de gonadotropina pueden notar problemas con la salud ósea deficiente o la falta de fertilidad. Los niveles bajos pueden causar infertilidad, mientras que los niveles altos pueden alterar la comunicación entre el hipotálamo y la glándula pituitaria. (Ver artículo:arteria braquial )

La hormona liberadora de la hormona del crecimiento, en niveles muy elevados, puede traer como resultado un incremento de forma anormal de la cabeza o del cráneo del individuo. También se puede provocar este engrandamiento en el área de las manos y en zonas inferiores como los pies. De igual forma, el nivel alto de esta hormona puede ocasionar problemas específicamente en las mujeres como por ejemplo los inconvenientes con el ciclo menstrual.

También puede generar otro tipo de patologías que a lo largo de un periodo determinado de tiempo pueden ser mucho más graves y ocasionar otra clase de consecuencias, como es en el caso de la enfermedad generada por un alto nivel de glucosa en la sangre, la cual también es conocida con el nombre de diabetes.

Por otro lado, el nivel muy bajo de esta hormona del crecimiento puede hacer que los individuos que estén en pleno proceso de pubertad y de desarrollo se vean afectados debido a que hace que este sistema se retrase de manera considerable; en el caso de que un adulto se manifieste con un nivel muy disminuido de somatropina puede ocasionar una importante reducción de la masa de los músculos.

. La somatostatina, la hormona inhibidora de la hormona del crecimiento, puede causar problemas digestivos, diabetes y cálculos biliares, mientras que los niveles bajos de esta hormona pueden causar la secreción incontrolada de la hormona del crecimiento, lo que lleva a problemas psicológicos. (Ver artículo: componentes de la sangre)

Los altos niveles de oxitocina se han relacionado para agrandar las glándulas prostáticas, mientras que los niveles bajos pueden causar dificultades en la lactancia y síntomas de autismo o falta de desarrollo social.

Finalmente, los pacientes con altos niveles de la hormona liberadora de tirotropina pueden experimentar fatiga, depresión, aumento de peso, estreñimiento, piel seca y pérdida de cabello. La pérdida de peso, los músculos débiles, la sudoración excesiva y el flujo menstrual abundante son síntomas de niveles demasiado bajos.

Si un individuo sospecha que tiene alguna condición poco común con respecto a las funciones que llevan a cabo las hormonas que produce el hipotálamo, lo más recomendable será asistir a un centro clínico de la forma más rápida para que logre ser atendido por un doctor o un especialista y así ver si la sospecha es cierta o no, y por lo tanto poder realizar las medidas posteriores de manera correcta.

Hormonas del eje hipotálamo hipofisiario

La hipófisis o la glándula pituitaria está conformada principalmente por dos partes, denominadas como la neurohipófisis y la adenohipofísis. Estas se conocen también con el nombre de lóbulo posterior de la hipófisis y el lóbulo anterior de la hipófisis, respectivamente. Ambas partes son controladas por el hipotálamo.

Podemos decir que ambas partes se relacionan entre sí, debido a que el hipotálamo se encarga de regular la emisión o la producción de las hormonas de la glándula pituitaria. Además, debemos tomar en cuenta de que la hipófisis también es una glándula endrocrina, la cual se encuentra ubicada en una zona debajo del hipotálamo.

La glándula pituitaria se encuentra protegida por una estructura ósea que se localiza en la base craneal. (Ver artículo: corteza prefontal )

De igual forma, debemos tener conocimiento de las diferentes funciones que lleva a cabo esta glándula endocrina y su vinculación con el hipotálamo y las hormonas del hipotálamo.. Primeramente, podemos decir que cumple un papel fundamental en mantener la estabilidad de las hormonas de nuestro cuerpo, así como también el control del nivel de la temperatura corporal. Todo eso se realiza por medio de la sangre y a este proceso también se le conoce con el nombre de homeostasis.

No obstante, a pesar de que el hipotálmo sea enormemente esencial para la hipófisis, al igual sucede en el caso contrario o de forma viceversa, debido a que la glándula pituitaria permite que este logre extender sus funciones al resto del organismo. (Ver artículo: órganos del sistema circulatorio)

Otro factor importante a destacar es que esta relación es sumamente importante para las distintas tareas que realizan las hormonas del hipotálamo y el cuerpo humano en general, debido a que si estas estructuras no formaran el eje hipotálamo-hipofisiario no podrían actuar de forma correcta por separado.

Hormonas liberadoras e inhibidoras del hipotálamo

Como hemos visto en los puntos anteriores, el hipotálamo se encarga de la función de muchas hormonas. Sin embargo, debemos tomar en cuenta de que cada una ejerce un papel en específico pues algunas reciben el nombre de hormonas liberadoras y otras el nombre de hormonas inhibidoras del hipotálamo.

Así mismo, podemos puntualizar las que corresponden a la clasificación de las hormonas del hipotálamo que son liberadoras y entre ellas encontramos: la hormona liberadora de la hormona del crecimiento, hormona liberadora de corticotropina, hormona liberadora de gonadotropina y hormona libeadora de tirotropina.

Otro factor que es fundamental mencionar, es que las hormonas del hipotálamo que son liberadoras son aquellas que llevan a cabo la estimulación (de manera directa) de la liberación de las hormonas que nombramos con anterioridad.

En el mismo orden de ideas, hay que conocer que la hormona liberadora de la hormona del crecimiento se produce en los núcleos que reciben el nombre de arqueado y ventromedial del hipotálamo. Con respecto a la hormona del crecimiento, también conocida como la somatotropina.

Además la secreción de esta hormona que constituye una de las hormonas del hipotálamo puede traer como resultado el aumento de la retención de calcio, asi como también incrementa la masa de los músculos. También ayuda de forma esencial en las funciones que realiza el sistema inmunológico. (Ver artículo:  enfermedades del sistema nervioso periférico)

La hormona liberadora de la hormona gonadotropina, otra de las hormonas del hipotálamo también actúa de forma directa, lo que trae como resultado que se incremente la producción de la gonadotropina. Está formada por al menos diez aminoácidos.

En el caso de la hormona liberadora de tirotropina, esta se origina en el hipotálamo específicamente en la zona anterior. Sin embargo, también se puede llevar a cabo en la neurohipófisis o en el lóbulo posterior de la hipófisis, igualmente de manera directa. 

Por otro lado tenemos también la existencia de las hormonas inhibidoras. Este tipo de hormonas reciben este nombre debido a que llevan a cabo funciones sumamente diferentes a las que realizan las liberadoras, pues impiden la producción o la secreción de las hormonas. (Ver artículo: sistema nervioso alterado)

En este caso nos referimos específicamente a dos de ellas, conocidas como la dopamina y la somatostatina. La primera mencionada se enfoca en viajar por medio de las prolongaciones que tienen las neuronas hasta las terminaciones de los nervios, llegando así a su objetivo que se conoce con el nombre de hipófisis anterior o lóbulo anterior de la hipófisis (adenohipófisis). En esta ocasión se dirige a través de los vasos de sangre del organismo.

En el caso de la otra que también constituye una de las hormonas del hipotálamo, en este caso inhibidora, se identifica por ser aquella que actúa como un agente transmisor de información a las diferentes áreas que se encuentran en la médula espinal. La somatostatina está constituida por una determinada hormona la cual a su vez está formada por cuatro diferentes aminoácidos.

hormonas del hipotálamo

(Visited 1.876 times, 1 visits today)

Deja un comentario