Esqueleto axial: definición, anatomía, función, partes y más

El Esqueleto axial está formado por un grupo de huesos que constituyen la parte estática o poco móvil, del cuerpo humano. El esqueleto axial está compuesto por 80 huesos, de los 206 del esqueleto humano, que al articularse entre sí, forman la cabeza, el tórax y la columna vertebral.

Esqueleto Axial

Su función es actuar como eje central corporal y como superficie para la integración de músculos y tendones, que ayudados por el esqueleto axial como punto de apoyo posibilita la movilidad del esqueleto apendicular adyacente a él.

Pero la más importante de sus funciones es la de brindar protección a los órganos y estructuras internas corporales, actuando como una coraza para tejidos de vital importancia.

Esqueleto apendicular

El esqueleto apendicular está formado por los huesos que componen la parte móvil del esqueleto humano. Formado por 206 huesos. El esqueleto humano está dividido en dos partes, un esqueleto axial y un esqueleto apendicular formado por las extremidades superiores e inferiores. (Ver Huesos del cuerpo humano)

Anatomía del Esqueleto Axial

El esqueleto axial está compuesto por 80 huesos que constituyen las diferentes partes que lo forman:

  1. El Cráneo el cual está formado por 29 huesos.
  2. La Bóveda craneana, que está compuesta por 8 huesos, a saber los huesos: frontal (1), temporal (2), parietal (2), occipital (1), etmoides (1) y esfenoides (1).
  3. Cara: que está constituida por 14 huesos, que son en pares los huesos cigomático, maxilar, nasal, palatino, cornete nasal y lagrimal y una unidad de los huesos mandibular y vómer.
  4. Oído: compuesto por 6 osículos, 3 de cada lado, el martillo el yunque y el estribo, que enlazados forman una especie de puente entre el tímpano y la ventana oval, para la transmisión del sonido.
  5. Hueso hioides: se trata de un hueso único, impar, que se encuentra en la región anterior del cuello, su característica principal es que el único hueso que no se encuentra enlazado con ningún otro hueso.
  6. Tórax que está formado por 25 huesos.
  7. Esternón: es un hueso único, compuesto por tres partes, el manubrio, el cuerpo y el apéndice. Está enlazado de manera directa con 7 arcos costales de cada lado y de manera indirecta por medio de un cartílago costal común con las costillas octava a la décima.
  8. Arcos costales: están formado por 24 huesos, denominados costillas, de los cuales 14 son conocidas como costillas verdaderas, porque se enlazan directamente con el esternón por medio de cartílagos propios.
  9. Las costillas 8va a la 10ma, es decir 6 costillas en total, se enlazan indirectamente con el esternón, por medio de un cartílago costal común y por último 4 huesos denominadas costillas flotantes, pues se enlazan por detrás con las vértebras torácicas y por el frente se mantienen suspendidas en la cavidad abdominal, sin enlazarse con el esternón.
  10. Columna vertebral que está formada por 26 huesos. Es la que se encuentra en la parte posterior del esqueleto axial y su pilar central. Está compuesta por 26 huesos que se subdividen, para formar diferentes segmentos.

Es por ello, que las primeras 7 vértebras conforman el segmento cervical y cada una de ellas va articulada con los arcos costales. Las características morfológicas de las vértebras cervicales son diferentes a la morfología del resto de las vértebras, muy especialmente, la primera y la segunda vértebra cervical, conocidas como atlas (C1) y axis (C2), cuya morfología es peculiarmente atípica, pues posibilita el sostén del cráneo y la rotación del mismo.

En cuanto al resto de las vértebras cervicales, su foramen, el cual consiste en un orificio grande de forma triangular, situado en la parte posteroinferior del cráneo, con apófisis espinosas cortas y prominentes.

  1. Las 12 vértebras que siguen, componen el segmento torácico, se enlazan con los arcos costales y se distinguen del resto de las vértebras, pues el foramen es pequeño y circular y su apófisis espinosa larga y triangular.
  2. Las vértebras lumbares, las cuales son cinco y son las que dan el mayor soporte a la columna vertebral. Los cuerpos de sus vértebras son voluminosos, anchos y altos. El foramen es triangular y la apófisis espinosa es cuadrada y horizontalizada.
  3. El sacro, el cual es el penúltimo hueso de la columna vertebral, se enlaza con el esqueleto apendicular por medio de las articulaciones sacroilíacas, transmitiendo el peso corporal a la cintura pélvica, la cual da origen a la integración de los miembros inferiores.
  4. Está formado por cinco vértebras fusionadas con forma de pirámide y su vértice se enlaza con el cóccix, el cual constituye el último hueso que compone la columna vertebral y que no toma parte en la acción de soporte para el peso corporal en bipedestación, a diferencia del resto de las vértebras. (Ver Huesos irregulares)

Función del Esqueleto axial

La función principal del esqueleto axial es servir como eje central corporal y brindar protección a los órganos vitales tales como el corazón, los pulmones y el cerebro, así como servir de superficie para la integración de músculos que facilitan la movilidad del esqueleto apendicular adyacente a él.

El Cráneo

El esqueleto axial, como ya hemos mencionado, está constituido por el cráneo, los huesos hioides, seis huesos del oído medio, la columna vertebral y la caja torácica. Hay 80 huesos en el esqueleto axial y es la principal estructura de soporte del cuerpo, protegiendo muchos de los órganos frágiles del cuerpo.

Cráneo

El cráneo junto con los huesos faciales conforman los 22 huesos del cráneo. Las principales funciones del cráneo son proteger el cerebro y apoyar las orejas, la nariz, la boca y los ojos.

Hueso hioides

El hueso hioides es un hueso que presenta una forma de U que se ubica en el cuello, a la altura de la tercera y cuarta vértebra cervical. Se dice que es un hueso único, porque no se enlaza ni articula con ningún otro hueso del sistema óseo humano, aunque está ligado a distintos músculos de la mandíbula, de la lengua, de la laringe y de la faringe.

Los huesos del oído medio

Los tres huesos, que en total son seis, pues se encuentran en cada oreja, conocidos como la cadena de huesecillos, son pequeños huesos que posibilitan la transmisión de las vibraciones, que produce el sonido, a través del oído para permitir que una persona oiga.

Columna espinal

La columna vertebral, es muy fuerte y flexible. Proporciona para la fijación torácica y soporta el peso de la cabeza. La columna vertebral también contiene la médula espinal, que ofrece protección.

Caja torácica

La caja torácica encierra el esternón y las costillas. Esta estructura es la encargada de proteger los órganos internos más sensibles del cuerpo, de daños si un trauma, tal como una caída, se produjera. (Ver Articulacion del cráneo)

Embriología del Esqueleto axial

La Embriología del Esqueleto axial es la ciencia biológica que investiga y analiza y trata de encontrar la comprensión del desarrollo de los huesos que lo conforman, para tener el dominio de las leyes que regulan tal desarrollo.

  • El cráneo
  • La columna vertebral
  • Las costillas
  • Esternón
  • La evolución del Esqueleto axial es a partir del mesodermo de la placa paraxial y lateral, es decir la pared parietal y de la cresta neural.
  • El mesodermo paraxial forma un conjunto segmentado de bloques tisulares a ambos lados del tubo neural.
  • Los bloques se llaman simitómeros en la región craneal y somitas de la región occipital a la caudal. Al final de la cuarta semana, las células del esclerotoma se vuelven polimorfas, que consiste en que la misma molécula que forma la célula, se apila en el espacio de varias formas distintas creando estructuras cristalinas diferentes.
  • Generan un tejido laxo, el mesenquima o tejido conectivo embrionario.
  • Migran para diferenciarse en diversa formas. Pueden convertirse en fibroblastos, condroblastos u osteoblastos. La capa del mesodermo forma los huesos de la cintura pélvica y escapular, así como extremidades y esternón.
  • Participan también en la formación de huesos de la cara y el cráneo.
  • En los huesos planos del cráneo, el mesenquima de la dermis se diferencia directamente del hueso (ostificación intramembranosa)

Cráneo

El cráneo es la parte del esqueleto que tiene la función de envolver y proteger el encéfalo, así como a la cantidad de órganos y estructuras que se integran en el sistema nervioso, tales como el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo.

Está formado por ocho huesos, cuyo espesor, de cada hueso, es diferente, de acuerdo a la persona; dichos huesos son conocidos como: occipital, frontal, etmoides, esfenoides, dos parietales y dos temporales. Podemos destacar también, que en algunos casos se habla también de la existencia de huesos suturales.

Hay otras formas de referirse al cráneo que son equivalentes o similares a la noción de cráneo. El cráneo también puede ser denominado como esqueleto de la cabeza, cabeza ósea o calavera, de acuerdo al contexto.

La función del cráneo es relevante, debido a que aporta protección al cerebro, el consiste en un órgano muy sensible que además, es indispensable para la vida. Dicha función del cráneo es cuidar el cerebro de golpes y otros daños, aunque la caja ósea también puede terminar afectada por un traumatismo.

Un traumatismo de cráneo, consiste en un fuerte golpe en la región craneal que produce trastornos neurológicos, del cual se deriva una lesión física que genera hemorragias o contusiones en ciertas áreas del tallo encefálico, el cerebelo o el cerebro.

Los síntomas principales de dicho traumatismo son la pérdida de conciencia o de memoria, problemas de equilibrio, dificultades en el habla y disminución de la capacidad visual son algunos síntomas de un traumatismo de cráneo.

De allí radica la importancia de proteger el cráneo, para evitar estos síntomas, utilizando un casco cuando se realizan ciertas actividades de riesgo, tales como el trabajo en una obra en construcción, en el que es posible ser golpeado en la cabeza por rocas o escombros, andar en moto, etc.

El cráneo se divide en dos partes: Neurocráneo y Viscerocráneo.

Neurocráneo

El Neurocráneo es la parte membranosa que se compone por los huesos planos que presentan forma de bóveda, que envuelven el encéfalo.

También forma parte del área cartilaginosa o condocráneo que forma los huesos de la base del cráneo.

Neurocráneo membranoso

El Neurocráneo membranoso, se deriva de las células de la cresta neural y del mesodermo paraxial.

El mesénquima

El tejido mesenquimal también conocido como tejido mesenquimático, consiste en el tejido del organismo embrionario, de conjuntivo laxo: con una suficiente cantidad de matriz extracelular, la cual está formada por fibras delgadas y particularmente pocas células aunque muy diversa. El mesénquima que proviene de ambas fuentes circunda al encéfalo y experimenta osificación intramembranosa.

Huesos planos

Son los que tienen la particularidad de presentar espículas óseas en forma de aguja.

Los huesos membranosos

Estos se expanden por antagonismo de nuevas capas en la superficie externa y por la reabsorción osteoclástica simultánea en la parte interna. (Ver Huesos largos)

Cráneo del recién nacido

Los huesos planos del cráneo de un recién nacido, presentan separaciones gracias a unas angostas costuras de tejido conectivo, llamadas suturas.

Las suturas proceden de dos fuentes:

  1. De las células de la cresta neural, también conocida como sutura sagital.
  2. Mesodermo paraxial o sutura coronal, como también se le denomina.

Las fontanelas se presentan cuando se produce el ensanchamiento de las suturas por el encuentro de dos o más huesos.

La fontanela anterior, es la que se hace más notoria, se encuentra ubicada justo en el punto en el que los huesos parietales se unen.

Algunas suturas y fontanelas permanecen membranosas, durante mucho tiempo después del nacimiento

Neurocráneo cartilaginoso o condrocráneo

Consiste en diversos cartílagos individuales que se generan de las células de la cresta neural, los cartílagos que se encuentran al frente del límite rostral de la notocorda, el cual finaliza en el nivel de la hipófisis en el centro de la silla turca.

Operación de cerebro sin abrir el cráneo

Operación de cerebro sin abrir el cráneo

Las operaciones quirúrgicas en el cerebro son, sin lugar a dudas, una de las operaciones que presentan más riesgo y complejidad, debido a que exigen la apertura del cráneo. No obstante, hay  un procedimiento que hace posible la operación sin la necesidad de abrir el cráneo y que a principios del año 2015 ya fue realizada por primera vez en España, después de haber sido realizada y probada en Suiza y Estados Unidos de forma experimental.

Este procedimiento resulta muy importante para pacientes de alzhéimer, párkinson, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales y epilepsia, por ejemplo, pues la posibilidad de que les realicen una operación sin necesidad de abrir el cráneo representa un método menos violento y riesgoso de hacerle frente a enfermedades que de por sí les causan suficiente sufrimiento y trastornos.

La primera operación de cerebro sin abrir el cráneo, se le realizó a una paciente que padecía un desorden neurológico progresivo y complejo conocido como temblor esencial. La operación duró casi dos horas y media; con respecto a los preparativos, es necesario rapar la cabeza del paciente y ponerle un casco cuya función es generar ultrasonidos de alta intensidad en la zona a tratar, guiados y focalizados por resonancia magnética.

Vértebras y columna vertebral

El concepto de columna hace referencia al sostén vertical que se utiliza para soportar el peso de algo. Vertebral, por otro lado, es relacionado a las vértebras, es decir a los huesos cortos que están enlazados por  articulaciones y que componen el espinazo de los seres vertebrados.

Vértebras y columna vertebral

La columna vertebral es entonces, el eje esquelético de los seres con vértebras, que está constituido por esta serie de pequeños huesos. Dicho eje está ubicado a lo largo de la conocida línea media dorsal del organismo.

La espina dorsal o raquis, como también se le llama a la columna vertebral es un sistema articulado, además de gran resistencia, que va desde la cabeza hasta la pelvis y que está dividida en cinco regiones: cervical, dorsal, lumbar, sacra y coxígea.

En la región cervical se encuentran siete vértebras, la dorsal presenta doce, la lumbar tiene cinco, la sacra son cinco y finalmente la coxígea que tiene cuatro. Lo que implica que la columna vertebral está formada por 33 vértebras.

Así como los huesos del cráneo, la columna vertebral tiene  funciones principales, entre las cuales podemos destacar su participación como sostén, ya que ayuda a preservar el centro de gravedad del cuerpo y como protector de la médula espinal. Es gracias a la médula espinal, por lo que el ser humano puede caminar sobre sus dos piernas y poder mantener el equilibrio.

Las vértebras se originan en las partes del esclerotoma de los somitas que provienen del mesodermo paraxial.

Una vértebra está formada por:

  • Arco vertebral
  • Agujero
  • Cuerpo
  • Apofisis transversa
  • Apofisis espinosa

Las partes de esclerotoma de las somitas atraviesa por un proceso al que se le denomina resegmentación. Las vértebras se constituyen por una mezcla de la mitad caudal de un somita y con la mitad craneal de su vecino.

Por otro lado, los genes HOX conforman la gran variedad de vértebras, por las que está constituida la columna vertebral.

Además facilita la discointervertebral

Y el Núcleo pulposo que quedara rodeado por fibras circulares del anillo fibroso.

A medida de que se van formando las vértebras, se generan dos curvaturas primarias de la columna, a las que se les conoce como curvaturas primarias y curvaturas secundarias:

Curvaturas primarias:

  1. Curvatura torácica
  2. Curvatura sacra.

Curvaturas segundarias:

  1. Curvatura cervical.
  2. Curvatura lumbar.

Enfermedades o patologías que afectan la columna vertebral

Una de las enfermedades o patologías más comunes que afectan a la columna vertebral, por ejemplo, son las hernias de disco. Estas consisten en, como su propio nombre lo señala, afectan a los discos blandos que se sitúan entre las vértebras de la columna dando lugar a dolores agudos.

Sin embargo, dicha afección puede presentar una variedad de síntomas en el paciente tales como debilidad, espasmos musculares, hormigueo o entumecimiento. A este tipo de pacientes le corresponde un largo periodo de recuperación durante el cual, el paciente deberá ser sometido a un tratamiento que se basa en la administración por vía oral de los fármacos antiinflamatorios apropiados, sesiones de fisioterapia e incluso y de ser necesario, someterse a una intervención quirúrgica.

Otra de las enfermedades, más frecuentes que afectan a la columna es la escoliosis. Esta consiste, en el resultado de una curvatura de la columna vertebral, la cual puede ser permanente o temporal. Sin embargo, por lo general, en la mayoría de los casos es de tipo congénito y llevará a que el paciente, en cuestión se vea en la necesidad de pasar por un quirófano o de hacer uso de aparatos ortopédicos que, en cierta medida, puedan corregir dicha desviación.

Las curvaturas que se pueden observar en la columna vertebral son la consecuencia, precisamente, de la forma que poseen las vértebras y los discos intervertebrales. En los pacientes, los principales tipos de curvaturas son los laterolaterales y los anteroposteriores.

La columna vertebral puede padecer una gran variedad de clases de malformaciones, como la espina bífida, la cual consiste en una malformación congénita que se genera por la ausencia de ácido fólico. (Ver Huesos de la muñeca)

Tórax

El tórax es el área del cuerpo humano que se encuentra ubicado  entre la base del cuello y el diafragma.

El tórax es el parte superior del tronco, presenta una forma piramidal con un vértice superior y base inferior, se encuentra entre el esternón por el lado anterior, la columna vertebral hacia atrás y las costillas a los lados. En lo que se refiere al área superior del tórax, se relaciona con el cuello, mientras que en el área inferior se encuentra separado del abdomen por el músculo diafragma.

También está delimitado por las costillas, que como ya hemos mencionado, son un conjunto de huesos con forma de arco que van desde la columna vertebral dorsal hasta el esternón dando origen a una especie de caja, cuya finalidad principal es la de brindar protección a las estructuras que se encuentran ubicadas en su interior, así como dar apoyo para la integración de los músculos que se vinculan con el proceso de la respiración.

Entre los órganos más vitales y que se encuentran en el interior del tórax al cual le brinda protección es el corazón además de los grandes vasos sanguíneos, ocupando la parte media o mediastino que se encuentra localizado entre los dos pulmones.

El corazón se encuentra protegido a su vez, por una membrana a la que se le conoce con el nombre de pericardio que lo aísla de las estructuras vecinas.

El Mediastino es el área central o media del tórax, que se encuentra rodeado por los pulmones hacia los lados, el esternón y las costillas hacia adelante y la columna vertebral hacia atrás, separado del abdomen por el diafragma. El mediastino es importante, porque es el lugar en donde se relacionan todos los órganos y estructuras del tórax, exceptuando los pulmones.

Pero no sólo el corazón es el órgano vital que es protegido por el tórax, pues este también protege a los pulmones, que se encuentran ubicados a los dos lados del corazón, el esófago que se encuentra en la zona detrás del corazón y por delante de la columna vertebral, así como trayectos nerviosos del sistema simpático y parasimpático, vasos linfáticos, ganglios linfáticos y los vestigios de una glándula del sistema endocrino llamada timo que suele atrofiarse en la edad adulta.

Los músculos intercostales que se encuentran entre las costillas cerca del diafragma facilitan la expansión del tórax ocasionando una presión negativa que contribuye a la entrada de aire a los pulmones en un proceso llamado inspiración, cuando estos se relajan se produce el proceso contrario, la espiración, en la que el aire sale de los pulmones hacia el exterior. (ver Huesos de la mano)

Esqueleto axial animal

El sistema esquelético animal presenta funciones de movimiento, apoyo y protección. Los vertebrados tienen un esqueleto interno o endoesqueleto, el cual está formado por huesos, que se conectan entre sí por las articulaciones. Existe una ciencia que se encarga de investigar los huesos que se denomina osteología.

Los animales vertebrados poseen esqueleto interno, es decir que tienen huesos y columna vertebral. Existen cinco tipos: mamíferos, aves, peces, reptiles.

El Esqueleto Axial de los animales presenta las siguientes características:

Columna vertebral: es la que está formada por vertebras que son piezas óseas parecidas.

Cráneo: es un área ensanchada en la parte anterior.

Cola: consiste en una extremidad posterior que se adelgaza y se afila en el extremo.

Cara: se encuentra ubicada en la parte anterior e inferior del cráneo.

Esqueleto axial del gato

Costillas: son los huesos que se encuentra ubicados en la zona media de la columna.

Columna esternal: también conocido como esternón, en unión con las costillas y la columna vertebral conforman la cavidad torácica o tórax.

Esqueleto Apendicular: formado por la escápula, el cinturón escapular y el cinturón pélvico.

Escapula: consiste en la parte anterior del tórax, presenta forma triangular, aplanada y se articula con el húmero.

Cinturón escapular: éste va seguido por el brazo, antebrazo y mano.

Cinturon pélvico: seguido del muslo, la pierna y el pie.

Esqueleto esplanico: Solo se presenta en el caso de que se encuentren huesos incluidos en las vísceras.

Por ejemplo el rasgo más sobresaliente del esqueleto axial del gato es la elasticidad de su espina dorsal, está formada por  7 vértebras cervicales, 13 dorsales, 7 lumbares, 3 sacras y 21 entre las coccígeas y las caudales. Las costillas, que hacen un total de 13 en cada lado, son pequeñas y gruesas. La elasticidad se debe a que las vértebras de la columna del gato, es más bien suelta, por la separación de las mismas, como en los humanos, por discos.

La columna vertebral felina, está enlazada al cráneo y se va desde el cráneo hasta la punta de la cola. Todo el cuerpo es elástico, el movimiento de la cola es lo que le facilita el equilibrio cuando escala o camina por lugares estrechos. (Ver Huesos de cristal)

(Visited 37 times, 10 visits today)

Deja un comentario