Huesos irregulares: definición, tipos, características y más

Los Huesos irregulares los que tienen formas complejas, pues no pueden ser clasificados como se hace con los huesos largos, cortos, planos o sesamoideos. Se les denomina Huesos irregulares por a la forma que presentan. Entre los más comunes de los huesos irregulares, podemos incluir las vértebras, y  los huesos neumáticos, denominados así, porque presentan cavidades llenas de aire.

Huesos irregulares

Los huesos irregulares son apenas un tipo de la gran variedad de huesos que posee el cuerpo humano. A continuación un vídeo para antes de entra en el tema de los huesos irregulares, hacer un breve recorrido por los huesos de todo el cuerpo humano.

Características de los Huesos irregulares

Los Huesos irregulares están formados por un tejido óseo esponjoso que a su vez está envuelta por una delgada capa de tejido óseo compacto. Como su nombre lo indica Huesos irregulares presentan muchas diferencias entre ello, en lo que se refiere a tamaño y forma, aunque algunos de ellos pueden coincidir entre sí en lo que se refiere a la función que desempeñan.

Huesos irregulares

Los Huesos irregulares son impares y se encuentran ubicados en la línea media del cuerpo, por lo que los huesos que conforman la columna vertebral, están incluidos en esta clasificación, así como también algunos de los huesos de la pelvis y muchos de los huesos del cráneo y la cara.

Sin embargo, los Huesos irregulares no deben ser descartados en lo que se refiere a su importancia para el normal funcionamiento del cuerpo, pues este tipo de huesos desarrollan variadas funciones, como por ejemplo es el caso de: protección del sistema nervioso, como notamos en las vértebras que protegen la médula espinal, servir como puntos de anclaje para la inserción de diversos músculos como por ejemplo, los huesos de la cara que sirven de inserción de los músculos de la expresión facial, además contribuir con el mantenimiento de la faringe, el apoyo de la tráquea y la fijación de la lengua como sucede con la función que desempeña el hueso hioides.

Tipos de Huesos irregulares

Los Huesos irregulares son partes óseas que pueden sencillas o mixtas que se consideran irregulares porque no pueden ubicarse en los tipos de huesos ya establecidos.

Vértebras cervicales

Las partes del cuerpo, que presentan mayor número de huesos irregulares son el área media del cuerpo, el cráneo, la pelvis, y determinadas zonas de la cara. Por lo general, los Huesos irregulares son diferentes unos de otros tanto en su figura, como en su dimensión.

  • Vértebras cervicales son las que se encuentran en el cuello, tienen la función de soportar todo el peso de la cabeza, y le permite realizar diversos movimientos. Los seres humanos tienen siete vértebras cervicales en todo el cuerpo.
  • Hueso etmoides es el hueso inicial del eje medio de la raíz del cráneo. Tiene más participación activa en la creación del techo y cavidad externa de las fosas nasales que en la formación de la base del cráneo. Sin embargo, el hueso etmoides no participa directamente en la formación de la bóveda del cráneo, aunque se encuentra en dicha zona.
  • Unguis y lagrimal estos dos huesos se encuentran justo en la región interna de la órbita ocular, es decir en la zona media de la cara, que está más cerca a los huesos nasales, en el área superior y en los extremos de estos. Aunque se encuentra muy cerca de los ojos, está más relacionado con el área nasal.

Estos huesos son de apariencia y consistencia delgada y débil. Presentan una forma cuadrada, similares en tamaño y apariencia a las uñas. Son quizás, las partes óseas más pequeñas de la cara. Tanto el unguis como el lagrimal tienen un orificio por el cual traspasa el canal lagrimal.

  • Hueso Hioides

    Vértebras dorsales o torácicas son los huesos se encuentran en la parte superior de la cavidad dorsal. Se caracterizan porque se encargan de unir y sostener las costillas, con la ayuda de diferentes estructuras musculares y articulaciones.

  • Hioides consiste en una parte ósea movible, equilibrada e impar, que se encuentra en la zona inferior del cuello, justo debajo de la lengua. Presenta una forma convexa en la parte delantera y cóncava por posterior. Está vinculado con el cartílago de la tiroides debido a los músculos próximos a esa área.
  • Yunque El yunque es uno de los huesos que conforman el oído medio. Se encuentra en el tímpano y se conecta con el martillo y el estribo, teniendo como resultado que las ondas sonoras atraídas por el aire, lleguen al oído interno. Martillo, unido con el yunque y el estribo, impulsan la transmisión de las vibraciones sonoras hacia el interior del oído.
  • Los huesos neumáticos son los que se encuentran en oído y vertebras y reciben su nombre debido a presentan cavidades de aire, en este caso, los surcos del rostro. (Ver Arteria Vertebral)

En el siguiente vídeo se nos presenta de una manera más gráfica, los huesos que tenemos en el cráneo y la cara y también nos enseña la ubicación exacta de cada uno de ellos.

Huesos irregulares del cráneo

El cráneo está formado por 26 huesos de forma más o menos irregular. El cráneo se subdivide en el viscerocráneo, que es el que se compone de la bóveda craneal y la base del cráneo y el neurocráneo, el cual es la cubierta ósea que cubre el encéfalo y las meninges craneales.

El viscerocráneo consta de 15 huesos irregulares: tres huesos impares centrados tales como la mandíbula, el etmoides y el vómer y seis huesos pares bilaterales que son el maxilar, el cornete nasal inferior, el cigomático, el palatino, el nasal y el lagrimal.

Huesos del Cráneo

La mandíbula es un grupo de huesos que soporta sus dientes. Se compone de maxilar inferior que es la parte movible de la mandíbula y maxilar superior.

El hueso maxilar, también conocido como maxilar superior es un hueso de la cara, par, corto, de forma irregular más o menos cuadrada, con cuatro caras, interna y externa, cuatro bordes y cuatro ángulos. Es el hueso más importante del viscerocráneo.

El hueso etmoides es un hueso del cráneo, con las características de hueso corto y denso, central, singular y equilibrado, con forma de T; formado por 4 partes: por una lámina vertical y media, una lámina alargada perpendicular a la primera y dos masas a los lados suspendidas en los extremos de cada lado de la lámina horizontal. Es un hueso de superficies muy ásperas y con numerosas cavidades también conocidas como celdillas etmoidales.

El vómer es un hueso irregular de la cara, de apariencia aplanada, que presenta cuatro ángulos, compacta, es uno solo y su medida es mediana. También es parte la región posterior del tabique nasal, que divide la nariz en las dos fosas nasales izquierda y derecha, además de formar parte del suelo de la fosa craneal anterior y participa en el macizo facial, compuesto por la cavidad nasal y las órbitas.

El hueso cornete inferior consiste en una lámina ósea compacta, que presenta dos lados, un interior y otro exterior, dos bordes y dos extremos. Está ubicado en la parte inferior de las fosas nasales. Se conecta con el etmoides y maxilar superior por arriba, con el unguis por delante y con el palatino por detrás

Hueso cigomático o malar

El hueso cigomático o malar es un hueso par, corto y compacto, que se encuentra ubicado en la parte más externa de la cara, en forma casi cuadrada y es la que forma el pómulo de la cara y parte de la órbita y presentan un saliente o proceso cigomático que se une hacia atrás con el proceso cigomático del hueso temporal.

El hueso palatino es un hueso irregular de la cara, par, corto y compacto. Se encuentra en la parte más posterior de la cara. Forma parte de la formación de la bóveda palatina, de las fosas nasales, de la órbita y de la fosa ptérigomaxilar. Se compone específicamente de dos partes: una horizontal y una vertical, con dos caras y cuatro bordes cada una de ellas. Se compone específicamente de dos partes: una horizontal y una vertical, con dos caras y cuatro bordes cada una de ellas. Actúa como caja de resonancia cuando hablamos y ayudan a la formación de las fosas nasales.

El hueso nasal o hueso propio de la nariz, es un hueso de la cara, par, corto y compacto, de forma casi cuadrada, con dos lados anterior y posterior y cuatro bordes superior, inferior, lateral o externo y medial o interno. Como se dijo anteriormente, el hueso nasal es un hueso par, los dos huesos propios forman la raíz y el dorso o puente de la nariz.

El borde lateral externo se conecta con la apófisis ascendente del maxilar superior. Su borde superior con el hueso frontal y su borde inferior con el cartílago nasal. Su cara interna se conecta con la lámina perpendicular del etmoides, que forma parte del tabique nasal.

Hueso lacrimal o unguis

El hueso lagrimal o hueso lacrimal o unguis, como también se le conoce, es un hueso irregular de la cara. Es una pequeña lámina ósea, compacta, casi cuadrada, delgada, con dos lados, externo e interno y cuatro bordes que por su forma y tamaño se parecen a una uña. El unguis está exclusivamente formado por tejido compacto.

El Hueso esfenoidal se encuentra en la base del cráneo, y tienen estrecha relación con los huesos de la cara.

El Hueso temporal es un hueso par, irregular, neumático que está ubicado en los dos lados del cráneo y son los que encierran los órganos receptores vinculados con los sentidos de la audición y el equilibrio. (Ver Articulación del Cráneo)

Huesos irregulares de la columna vertebral

La columna vertebral está dividida en cinco regiones, contando con 26 vértebras, repartidas en: 7 cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares, el sacro y el coxis.

Columna cervical (cuello)

Columna cervical (cuello)

La columna cervical se inicia en la base del cráneo. Está formada por 7 vértebras, además de ocho pares de nervios cervicales. Cada vértebra cervical se denomina C1 (atlas), C2 (axis), C3, C4, C5, C6 y C7 (vértebra prominente). Los nervios cervicales también se abrevian desde C1 hasta C8. La séptima cervical también se le conoce como vértebra prominente. Por la mayor longitud de su apófisis espinosa.

Las Vértebras Cervicales están formadas por dos partes fisiológica y funcionalmente distintas. Las vértebras cervicales de la parte superior también denominado raquis suboccipital contiene la primera vértebra cervical o atlas. La segunda vértebra cervical o axis, las cuales se unen entre sí.

En este vídeo se nos enseña muy detalladamente lo que debemos saber sobre las vértebras cervicales, es decir las que se encuentran en el cuello.

Vértebras dorsales

Vértebras dorsales o como también se les conoce las vértebras torácicas son las doce vértebras que se encuentran en la zona central de la columna vertebral. Las vértebras dorsales se encuentran ubicadas, justo después de las vértebras cervicales y son más abultadas y presentan menor movilidad que estas.

Vértebras lumbares

Vértebras lumbares

Las vértebras lumbares se encuentran justo después de las vértebras dorsales. Desde la primera vértebra torácica hasta la duodécima, se vuelven cada vez más grandes que la anterior.

El sacro

El sacro es un hueso que se compone de cinco vértebras, a las que conocemos con el nombre de vértebras sacras que están unidas y forman una estructura piramidal-cuadrangular. Sus alas sacras en las partes laterales, se aproximan con las palas ciáticas de la pelvis.

El hueso sacro presenta cuatro caras, a saber, dos laterales, una posterior y una anterior, un vértice y una base. Está ubicado encima del coxis y ayuda a conformar la pelvis y la columna vertebral. El sacrolumbar, el gran dorsal, el piramidal y el ilíaco son los músculos que se introducen en el sacro.

El coxis

Es la parte más baja de la columna vertebral. Tiene forma como de una cola vestigial y está compuesto por tres o más huesos pequeños unidos. (Ver Nervios espinales o cervicales)

En el próximo vídeo, veremos la columna vertebral y como está dividida para su mejor estudio y comprensión

Huesos irregulares de la pelvis

Huesos de la Pelvis

La cintura pelviana, o pelvis ósea, está formada por los dos huesos ilíacos o coxales: el sacro y el cóccix, mencionado anteriormente.

El hueso ilíaco o coxal es un hueso ancho de forma irregular que consta de tres partes: el ilion que se encuentra en la parte superior, el isquion que lo encontramos en la parte inferior y el pubis que se ubica por delante.

El borde superior de cada ilion se llama cresta ilíaca, la cual está por debajo de la piel además, es palpable y es uno de los huesos en que puede realizarse una punción medular.

También se emplea como punto de orientación para realizar una punción lumbar para extraer y analizar una muestra de líquido cefalorraquídeo.

Pelvis mayor y pelvis menor

La pelvis se divide en dos partes, pelvis mayor y pelvis menor, dicha división se debe a una superficie ficticia que está delimitada por las líneas ileopectíneas que  definen el estrecho superior de la pelvis y el promontorio del sacro. La pelvis mayor se ubica por encima de la línea ileopectínea y conforma la parte inferior de la cavidad abdominal. La pelvis menor está ubicada por debajo de la línea ileopectínea y constituye el canal óseo del parto en la mujer. (Ver Articulación de la cadera)

Huesos irregulares del oído

Los huesos irregulares del oído, denominados como los huesecillos del oído y también conocidos como osículos auditivos, son huesos que forman una cadena que se encuentra en la cavidad timpánica del oído medio. El tamaño total de la cadena de osículos es de unos 18 mm.​ Son los huesos más pequeños del cuerpo humano.

La función de esta cadena de huesecillos consiste, en transmitir el movimiento del tímpano al oído interno, a través de la ventana oval. Dicho proceso se lleva a cabo de la siguiente manera: el pie del estribo presiona la ventana oval poniendo en movimiento el material linfático o linfa, que se encuentra retenido en el oído interno. Su ausencia produce una pérdida auditiva de moderada a grave.

Como ya hemos mencionado anteriormente, los huesecillos son, en orden desde el tímpano hasta el oído interno: martillo, yunque y estribo.

Huesos del oído

Martillo

El martillo o malleus consta de una cabeza, un cuello, un manubrio, un umbus y dos apófisis, una lateral y otra anterior. Sirve para entrelazar o conectar el oído medio con la faringe y transmitir los movimientos que producen los sonidos al yunque, a través de la articulación incudomaleolar.

Está en cerca del tímpano y actúa como una conexión que recibe las ondas sonoras pues por su ubicación es el primero de la cadena de huesecillos osiculos.

Articulación incudomaleolar consiste en una pequeña articulación que se encuentra en el oído medio que enlaza la cabeza del martillo con el cuerpo del yunque. Su función consiste en la transmisión de las vibraciones que vienen del tímpano y que viajan, atravesando la cadena de huesecillos del oído medio para que al final del recorrido, sean percibidas como sonido, no obstante, su movilidad es muy limitada.

Yunque

Denominado Yunque, por presentar la forma de un yunque de un herrero, con un cuerpo y dos ramas. Se enlaza con el martillo a través de la articulación incudomaleoar y con el estribo mediante la articulación incudoestapedial, la cual consiste en a una articulación que se encuentra en el oído medio que se asienta entre la apófisis lenticular del yunque y el estribo.

Estribo

El estribo presenta una forma similar al estribo de un jinete. Está formado por una base, un asa en forma de herradura y una cabeza. Está unido por un lado con el yunque y está pegado en circunstancias normales a la ventana oval del oído interno.El músculo del estribo distribuye los nervios y fibras nerviosas por el séptimo par craneal, es decir el facial. Es el hueso más pequeño del cuerpo humano.

Lenticular

Su función es la de enlazar la membrana timpánica con la ventana oval, ya que éstos son el medio normal para transmitir las ondas sonoras a través del oído medio. El proceso de la transmisión del sonido es el siguiente: las ondas sonoras hacen vibrar la membrana timpánica o tímpano, dicha membrana, mueve el huesecillo que tiene más cerca, que es el martillo, al que está unida. El martillo, entonces, traslada las vibraciones a través del yunque y el estribo hasta la membrana oval, que cierra la abertura al vestíbulo del oído interno. (Ver El Oído)

Enfermedades en los huesos regulares

El hueso es un tejido vivo, por lo tanto, aumenta de tamaño y se desarrolla a lo largo de la infancia y la juventud hasta los 25 años, que es la etapa en la que comienza y a decrecer muy lentamente. Una buena alimentación y el ejercicio físico lo hacen más resistente.

Para tener huesos fuertes cuando se es joven e impedir la pérdida ósea en edades avanzadas, es importante el consumo de calcio y vitamina D, en grandes cantidades, así como el ejercicio físico. Además debe evitar fumar y tomar mucho alcohol.

Enfermedad de Paget en el hueso

Las enfermedades de los huesos consiste en fracturas principalmente, pero estas pueden ser ocasionadas por:

  • Baja densidad ósea y osteoporosis: que consiste en debilitar los huesos e incrementar las probabilidades de fracturas
  • Osteogénesis imperfecta: produce huesos frágiles y delicados.
  • Enfermedad de Paget en el hueso: Debilita los huesos.
  • En los huesos se pueden formar enfermedades tipo cáncer e infecciones
  • Sin embargo, también existen otras enfermedades de los huesos, que son producidas por factores genéticos o problemas con la velocidad de crecimiento o regeneración ósea.

Síntomas de las enfermedades en los Huesos regulares

Dolor o sensibilidad en el hueso el cual consiste en una dolencia u otra molestia en uno o más huesos.

El dolor óseo no es tan frecuente como lo es el dolor articular y el dolor muscular. El origen de un dolor óseo puede ser obvia, como por ejemplo, después de haber sufrido una fractura después de un accidente o caída. Otras causas, como el cáncer que se disemina, es decir que hace metástasis al hueso, pueden ser menos obvias.

Causas de las enfermedades en los Huesos regulares

El dolor óseo puede ser producido por lesiones o afecciones tales como:

  • Cáncer en los huesos (malignidad primaria)
  • Cáncer que se ha diseminado a los huesos (malignidad metastásica)
  • Interrupción del suministro sanguíneo (como en la anemia drepanocítica)
  • Hueso infectado (osteomielitis)
  • Infección
  • Lesión (traumatismo)
  • Leucemia
  • Pérdida de mineralización (osteoporosis)
  • Sobrecarga
  • Fractura infantil (tipo de fractura por tensión que ocurre en niños que están aprendiendo a caminar)
  • Alteraciones de los huesos
Síndrome de Marfan

Los huesos en general corren el riesgo de ser afectados por patologías de naturaleza circulatoria, inflamatoria, neoplásica, metabólica y congénita, tan igual como cualquier otro órgano del cuerpo. A pesar de que no hay un sistema definido de clasificación, los trastornos de los huesos son múltiples y diversos.

Deformaciones

Las malformaciones congénitas de los huesos no son muy comunes y en la mayoría de los casos, se tratan de la ausencia de algún hueso, como por ejemplo una falange o la formación de huesos adicionales como una costilla.

Otras deformaciones pueden ser el sindactilismo, que consiste en la fusión de dos dedos cercanos; o el aracnodactilismo, que consiste en la aparición de dedos que se asemejan a una araña, y que está relacionado con el síndrome de Marfan. La acondroplasia que consiste en una alteración del crecimiento óseo más frecuente y la principal causa de enanismo. (ver Corteza suprarrenal)

Importancia de los huesos en general

Los huesos que forman el esqueleto humano son los responsable de la forma exterior del cuerpo, además, protege los órganos que hay en su interior y permite el movimiento con el apoyo de los músculos del esqueleto. Otro aporte importante por parte de los huesos, es que el esqueleto como tal, es un área de almacenamiento de minerales importantes y el lugar donde un gran número de células sanguíneas se forman.

El esqueleto es una especie de armazón que sostiene y además de proveer la forma al cuerpo. También actúa el protector necesario de los órganos del cuerpo.

Dicha protección consiste en mantener a buen resguardo los delicados órganos internos y el tejido suave del cuerpo, cuidándo al cuerpo interno a salvo de traumatismos provocados por caídas o heridas.

Debido a que los huesos están articulados a los músculos del esqueleto, se produce la elasticidad que el cuerpo necesita para moverse. Los huesos actúan como niveladores y cuando los músculos se contraen tiran del hueso y permiten el movimiento.

La Producción de células sanguíneas o la hematopoyesis, también conocida como formación celular sanguínea, se lleva a cabo en la médula ósea roja. Las células sanguíneas son esenciales para la vida y juegan un papel importante en mantener el cuerpo sano.

Los huesos que forman el esqueleto humano, tienen la capacidad de almacenar fósforo y calcio, los cuales, pueden ser liberados que en las cantidades necesarias, para mantener el cuerpo en un nivel de homeostasis o en un estado de equilibrio.

En el vídeo a continuación, un grupo de especialistas capacitados hablan de la importancia que tiene conservar los huesos sanos, lo que se debe hacer y lo que no. Tips importantes para las personas que padecen Ostoporosis, las actividades físicas que son favorables y desfavorables para la salud de los huesos y muchas cosas más que son de gran interés.

(Visited 13.763 times, 2 visits today)

Deja un comentario