Adenoides y Amígdalas: Operación, extirpación, hipertrofia y más

Las Adenoides y Amígdalas son dos importantes caballos de batalla, que nos defienden de los agentes externos que son patógenos. Mira todo lo interesante que resulta este importante tema. No te lo pierdas.

adenoides y amígdalas

Operación de adenoides y amígdalas

Son unas protuberancias pequeñas las adenoides y también las amígdalas, conformadas de tejido. Que se encuentran ubicadas en la parte trasera, tanto de la nariz como de la boca respectivamente.

La operación que sirve para realizar la extirpación de las amígdalas lleva por nombre el de amigdalectomía. Y la que se practica para extirpar las adenoides se llama adenoidectomía. Luego entonces la operación que se utiliza para la extracción de las dos es llamada como adenoamigdalectomía.

Tanto las adenoides como las amígdalas, son encargadas de contribuir a que se combatan las infecciones. Tanto en los oídos como en la nariz y la garganta de los niños pequeños. En cuanto al tamaño máximo se sabe que es, en los niños a una edad entre los 3 y los 5 años. Luego de los 7 años comenzaran a encogerse, hasta llegar a la etapa adolescente donde prácticamente ya casi no se ven.

Infecciones

En los casos en que se produce resfrío o algún tipo de infecciones. Tanto las adenoides como las amígdalas al infectarse proceden a inflamarse lo cual va a provocar algunos síntomas tales como:

  • Nariz tapada
  • Dolor de garganta
  • Bloqueo de las vías respiratorias
  • Dificultad para respirar
  • Ronquidos

En el caso de la dificultad para respirar se tiene que este hecho es muy recurrente a la hora de dormir. Inclusive por periodos cortos de tiempo se produce la falta de respiración. Lo que es llamado como apnea del sueño. (Ver artículo Operación de las Amígdalas)

De igual forma las adenoides cuando se inflaman, son capaces de hacer un bloqueo a las Trompas de Eustaquio, lo que redunda en que se produzca infección en los oídos. Y además que se acumule líquido en el oído lo cual denominado como Otitis. Esta afección puede ocasionar que se dificulte la audición que repercute en la etapa de aprendizaje del niño. (Ver artículo Amigdalitis en Niños)

Es por estas razones y algunas otras que se plantea la práctica de operación de Adenoides y Amígdalas. Debido a que se encuentran ocasionando problemas en la calidad de vida del niño.

La operación

Esta operación tiene una duración aproximada entre 30 a 45 minutos. Dependerá de si la extirpación es solo de alguna de las partes, o de ambas como son las adenoides y las amígdalas. Dentro de los métodos que son usados para dicho procedimiento quirúrgico se tienen, entre otros:

Método tradicional

El médico procede a cortar de manera cuidadosa tanto las amígdalas como las adenoides. Esto por supuesto usando el debido instrumental, especialmente diseñado para ello. Luego va a aplicar presión a fin de parar el sangrado. Y además hace uso de suturas que sean absorbibles. O también puede ser calor a fin de cerrar lo que es la herida. (Ver artículo Enfermedades de la Piel)

Láser o ultrasonido

En este caso el cirujano va a proceder a usar ondas, que son de alta energía, a fin de cortar lo que son las adenoides y las amígdalas. Luego además procede a sellar los vasos sanguíneos con la finalidad de que sea detenida la hemorragia.

Diatermia

Aquí el cirujano se encarga de utilizar el calor de lo que es la corriente eléctrica, a fin de hacer el corte tanto de las adenoides como de las amígdalas. Y además proceder a sellar los vasos sanguíneos.

Adenoidectomia con sistema eléctrico

Este procedimiento es practicado por el cirujano con un microdesbridador. El cual es un instrumento eléctrico que posee una punta de tipo giratoria con un tamaño muy pequeño. Es lo que es utilizado para la extirpación de las adenoides.

Postoperatorio

Luego de ser operado de Adenoides y Amígdalas, se requiere que se descanse en una posición de costado. Esto será hasta que haya pasado el efecto de la anestesia. El consumo tanto de líquidos como de alimentos se hará efectivo a partir de que el paciente se sienta listo para realizarlo.

En la mayor parte de los casos es posible irse a casa al momento en que el paciente se siente preparado para hacerlo. Esto será a menos que el médico decida que se pase la noche en el hospital.

Siendo que antes de marcharse ya quedará programada la cita para realizar el seguimiento a la operación de Amígdalas y Adenoides. Se recomienda tener un acompañante que pase al menos 24 horas con el recién operado.

Recuperación

El descaso debe ser de al menos una semana en casa. Manteniendo al operado lejos de sitios que sean muy concurridos. Y donde exista mucho humo. Además evitar la visita de personas con refriados o con tos.

Probablemente exista dolor en la garganta. Además de en el oído. Igualmente se ha de sentir la mandíbula rígida. Lo cual puede durar entre 1 ó 2 semanas. Es posible que sean indicados algunos analgésicos. Los cuales deben tomarse de la forma que fueron recetados por el médico.

Es recomendable el consumo de abundante líquido, y procurar comer normalmente con una dieta blanda y que no contenga cítricos. Además de que sean fríos los alimentos y líquidos. Siendo que de manera gradual se irá llevando todo a lo habitual. Es necesario tener en cuenta que no se debe consumir aspirina bajo ningún concepto. A fin de evitar cualquier tipo de hemorragias.

Finalmente

Surgirá en la parte donde estaban las amígdalas, una especie de membrana de color blanco o amarillento. Esto mientras va ocurriendo el proceso de cicatrización. En el caso de que se observe algún tipo de sangrado tanto en la garganta, como por la nariz, no dude en ponerse en contacto de forma inmediata con el médico.

De no ubicarlo se recomienda acudir al centro asistencial más cercano. A fin de buscar el origen de esa situación. Luego entonces el proceso de recuperación por lo normal, está ubicado en unas dos semanas.

En niños

Lo que son las adenoides, frecuentemente son sacadas al mismo tiempo que se sacan las amígdalas. Por lo general este procedimiento es practicado casi siempre en niños.

El procedimiento se realiza bajo anestesia general. Lo que significa que el niño no sentirá ningún tipo d dolor.

La cirugía

Es colocada en la boca del niño una herramienta de pequeño tamaño, la cual mantiene abierta la boca. Luego procede el médico a extirpar las glándulas adenoides, con una herramienta que tiene la forma de una cuchara. De igual manera puede utilizar una herramienta diferente, la que le sirve para ayudar a hacer el corte del tejido blando.

En algunos casos el cirujano utiliza la electricidad con la finalidad de hacer el calentamiento del tejido.

Luego de ello hacer la extirpación y de esa forma detener lo que es el sangrado. Este procedimiento es denominado como electrocauterización.

Otros métodos

Asimismo existe otro método, con el cual es empleada la energía de radiofrecuencia, a fin de que se haga la misma operación. Este método lleva por nombre el de coblación.

Es utilizada también una herramienta que se llama desbridador y que sirve para realizar la extirpación del tejido de las adenoides. De igual forma se utiliza un material que es tipo absorbente que lleva por nombre el de compresa a fin de que se pueda realizar el control del sangrado.

Recuperación

El niño ha de permanecer en la sala de recuperación. Y le será dada el alta en el momento que despierte y pueda respirar normalmente. Además de toser y también tragar. En la mayor parte de los casos. Esto ocurre luego de algunas horas de transcurrida la operación.

Razones para realizar la operación Adenoides y Amígdalas

La decisión para proceder a realizar una extirpar las adenoides es debido a que las mismas se agrandan y proceden a bloquear lo que son las vías respiratorias en los niños. Siendo que dentro de los síntomas que se presentan están:

  • Roncar mucho durante las horas de sueño
  • Problemas para respirar por la nariz
  • Ausencia de respiración en algunos momentos durante el sueño

De igual manera cuando se presentan muchos episodios de amigdalitis seguidas, durante el transcurso de algunos años. Es recomendada esta operación. De igual manera es conocido que las Adenoides y Amígdalas proceden a ir reduciendo su tamaño a medida que transcurren los años. Esto indica que muy rara vez las personas adultas, pueden requerir de que se les practique una cirugía de este tipo.

Con láser

En la actualidad las amígdalas han pasado a ser tratadas con la cirugía que se practica con láser. Ahora ya no se necesita recurrir como se hacía a lo que es la extirpación Adenoides y Amígdalas, debido a que presenten un tamaño excesivo. Así es que gracias a la cirugía Laser es posible la eliminación del tejido que sobre. Siendo que se mantiene intacto el órgano como tal. Y de esa manera su importante función inmunológica.

Tanto las Adenoides y Amígdalas se trata de dos masas conformadas por tejido linfático. Las mismas se ubican en la nasofaringe. Comienzan su crecimiento justo cuando se llega a los 9 meses de vida, y va a mantener su crecimiento hasta que se llega a los 5 años de edad. Luego de eso teóricamente se estabilizan en cuanto al crecimiento y proceden a mantener su tamaño.

Hipertrofia

Luego entonces resulta que es posible que las adenoides y amígdalas se hipertrofien, motivo por el cual se tenga una cantidad de problemas de salud diferentes. Dentro de los mismos se encuentran los ronquidos. Eso que se conoce como apnea obstructiva del sueño. Inclusive se da el caso de que pueda ocasionar insuficiencia cardíaca y también hipertensión de tipo pulmonar. Lo cual va a producir la degradación de la salud del niño.

Beneficios

Como se mencionó anteriormente es hasta hace poco que se comienza la aplicación, de la cirugía laser para la operación de Adenoides y Amígdalas.

Dado que lo que se hacía regularmente era la extirpación de las mismas. Ahora es posible eliminar la parte sobrante, y dejar que las funciones principales de ambas glándulas no sean perjudicadas. Esto con la aplicación de la cirugía laser. Lo que además trae los beneficios de una recuperación mucho más rápida y exitosa.

Amigdalectomía con láser CO2

Esta técnica con láser se basa en reducir y también en la eliminación total de las Adenoides y Amígdalas. Esto se hace a través de la carbonización que se efectúa con el láser CO2. En este caso la técnica es segura y además proporciona una menor cantidad de sangrado en el momento de la operación. Sin embargo se presenta un dolor más agudo en el postoperatorio, comparativamente con lo que es la disección que se practica en frío, o la que se efectúa con el bisturí eléctrico.

Recuperación

Luego entonces la capacidad de deglución del niño es recuperada posteriormente a unas pocas horas. Siendo esto un contraste en cuanto a la etapa postoperatoria de las otras técnicas de cirugías para este tipo de problemas. Siendo que son procesos más lentos y dolorosos. Además de que está implícito el riesgo de las hemorragias.

En cuanto a los riegos que comprende la técnica tradicional de extirpación de las Adenoides y Amígdalas la misma impide que se les practique a niños que tengan menos de 3 años. Esto no ocurre con la técnica del láser CO2. Lo cual puede serle practicado a cualquier edad.

Los problemas respiratorios

Los casos de niños que presentan unas amígdalas hipertróficas, redundan en que presentan una respiración muy agitada. Y además cuando duermen tienen problemas con los ronquidos y la respiración. Dejando de respirar inclusive durante algunos segundos. Esto se conoce como la apnea del sueño. Esto repercute en la calidad del sueño del niño donde se le presentan pesadillas. Además de no obtener el descanso adecuado para prepararse a la rutina diaria.

Repercusiones

En cuanto a las repercusiones que se presentan por este tipo de problemas en las Adenoides y Amígdalas, se tiene la de posibilidades mayores que se presente el retraso en cuanto al crecimiento. Esto debido a que se presenta un desgaste mayor de calorías al momento de dormir.

Debido a la lucha que tienen que hacer para poder agarrar aire. Siendo que lo que requieren es un descanso reparador. En la fase más profunda llamada REM. Donde es fabricada precisamente la hormona de crecimiento.

Igualmente debido a que debe abrir la boca para poder respirar se pueden ocasionar malformaciones de tipo dental y también en el paladar. De igual manera surge el hundimiento del tórax. También sudoración nocturna y la presencia de cefaleas en las mañanas. Esto se debe a la reducción en la  cantidad de oxigeno.

Cabe señalar que el ronquido que se manifiesta en los niños debido al tamaño grande de las Adenoides y Amígdalas no se puede igualar al ronquido que manifiestan los adultos. Esto dado que pueden ser otros los factores que influyen en ello tal como por ejemplo la obesidad. O un paladar con una grosos excesivo.

En bebés

Son una cantidad de características, las que van a llevar a la determinación de que sean extraídas las Adenoides y Amígdalas. A través del una cirugía.

Son muy pocos los casos en los que se suele practicar ningún tipo de cirugía en los bebés. Debido a que sus Adenoides y Amígdalas comienzan a crecer a partir de los 9 meses de edad. Por lo que el que sufran de algún tipo de amigdalitis se desplaza hacia esa edad y hacia una edad más avanzada.

Sin embargo luego de superada esa etapa se considera que si en el transcurso de 2 años. El niño ha sufrido de unas 3 a 5 infecciones por amigdalitis al año es recomendable la operación de las Adenoides y Amígdalas.

En segundo lugar también se hace esta recomendación, en caso de que el tamaño de las Adenoides y Amígdalas sean muy grandes, y así procedan a interferir con el proceso de la respiración.

En el tercer caso se trata de la presencia, de alguna inflamación que se presente alrededor de las amígdalas, y que además presente secreciones purulentas. De igual manera se tiene en cuenta para ser operadas, que se conviertan en portadoras del estreptococo, y pudiera surgir el peligro de que sean infectadas otras zonas en el cuerpo.

Otras razones

De igual forma es evaluable que se proceda con la extracción de las Adenoides y Amígdalas si se presenta mal aliento. O en el caso de que una de las dos presente un mayor tamaño que la otra. Debido a que se considera como un linfoma que es capaz de generar algún cáncer.

En los casos que se manifiesta mucho reflujo, debido a que lo que es el ácido gástrico puede infectar de manera constante a las Adenoides y Amígdalas. Las contraindicaciones están cuando el pequeño tenga justamente esa condición. Cuando se presente desnutrición. Se sufra de algún tipo de problemas hemorrágicos. Entre algunas otras contrariedades.

Recomendación

En todo caso lo que es más recomendable a fin de mantener la prevención, es que se mantenga al bebé alejado de personas que se encuentren infectadas con amigdalitis. O que tengan algún dolor de garganta. Que no sean compartidos sus utensilios de comer con nadie más. Ni que se les compartan los de personas enfermas. El lavarse las manos de manera constante además de las del bebé. En caso de estornudos cubrirse la boca.

Cabe señalar que surge la posibilidad de que algún portador de la bacteria estreptococo, no presente ningún síntoma de infección, pero sin embargo es portador de la bacteria y puede transmitirla a otras personas.

Extirpación

Se denomina amigdalectomía la cirugía que es practicada para realizar la extracción de las amígdalas. Este procedimiento se efectúa en ocasiones, conjuntamente con la extirpación de las adenoides. Siendo que se extirpan las Adenoides y Amígdalas en el mismo proceso quirúrgico. La denominación técnica es la de adenoamigdalectomía. En la mayor parte de los casos es practicada a la población infantil.

Procedimiento

El procedimiento se efectúa mientras que el paciente se dispone con anestesia general. Por lo que no se siente ningún tipo de dolor mientras se procede a la operación.

Posteriormente se procede a cortar y cauterizar las amígdalas. No se realiza ningún tipo de sutura. Luego de la operación se permanece en la sala de recuperación mientras que el paciente se encuentre en condiciones adecuadas para abandonarla. Tal como es el poder respirar adecuadamente. También tragar y toser con facilidad.

En los casos de niños los mismos son dados de alta luego de varias horas de la cirugía. Teniendo en cuenta que se les den las indicaciones necesarias para ser tomadas en cuenta a la hora de encontrarse ya en la casa. Donde serán indicados algunos analgésicos para el caso del dolor. Y que se debe suministrar de la forma en que son recetados por el médico especialista.

Razones

Dentro de la más importante de las funciones de las Adenoides y Amígdalas, está de la proteger al organismo contra las infecciones. Siendo que se convierten en la defensa contra los agentes patógenos, que pretenden entrar por las vías respiratorias. Es decir tanto por la boca como por la nariz.

Más sin embargo, algunos niños presentan un tamaño muy grande en sus amígdalas lo cual le ocasiona serios problemas a la hora de respirar durante la noche. Debido a que las amígdalas se encargan de atrapar las bacterias puede que un exceso de las mismas les produzca procesos infecciosos. Esto lleva a que con frecuencia se presenten dolor en la garganta. Por eso se vuelven dañinas es esos casos. Es por ello que el médico tratante. Realizando los análisis y estudios correspondientes será quien dará la opción a que se realice el procedimiento de la extirpación de Adenoides y Amígdalas si es requerido ambos casos.

Hipertrofia. Grandes

En la zona que se ubica al comienzo de las vías aéreas, y también las denominadas como digestivas superiores que son las oro y nasofaríngeas. Están ubicados unos órganos denominados de tedio linfoepitelial. Siendo su denominación la de las amígdalas. Las mismas están conformadas por amígdala:

  • Faríngea
  • Palatinas
  • Lingual

Siendo que las mismas constituyen lo que se conoce como un anillo de tipo linfático, que lleva por nombre el de Waldeyer.

Resulta que en el periodo que comprende, los primeros años en la vida del ser humano. Existe la producción de un aumento en el tejido linfoepitelial. Esto sucede debido a la activación del mecanismo de defensa que surge contra lo que son las sustancias de tipo antigénicas con las cuales el organismo se encuentra en lo que es el medio ambiente. Siendo esto una expresión de tipo morfológica de lo que se puede denominar como una actividad de tipo inmunológica intensa.

Hipertrofia

Lo referido a la hipertrofia que ocurre en la amígdala faríngea y también en las palatinas es capaz de producir alteraciones de tipo clínicas que son muy importantes. Aún cuando no se constituyen en sí como una patología. Esto suele ocurrir muy rara vez en la amígdala lingual.

Debido a la ubicación de las amígdalas dado su punto en lo más estrecho de las vías respiratorias y además en las digestivas superior. Procede a que al aumentar de forma excesiva su tamaño.

Se ocasiones una reducción en cuanto al diámetro de las vías en cuestión. Siendo que esto va a resultar en dificultades a la hora de ingerir alimentos. A la deglución propiamente dicha. Y además a provocar problemas como insuficiencias respiratorias y también apneas.

En cuanto a la hipertrofia en las Adenoides ubicada en la parte trasera de la nariz. Ocurre que se obstruye la zona nasal. Produce ronquidos, lo que es conocido como la típica facies adenoidea que provoca la boca abierta. Además de una expresión a la vista atontada.

Igualmente protusión, y una mala implantación se ocasiona, en la zona de los dientes superiores. También ocurre que se obstruye la trompa de Eustaquio y se es proclive a la otitis serosa. Se es propenso a padecer de gripes y catarros constantemente. Entre algunas otras cosas.

Sugerencia de operación

Es entonces que dada la cantidad de afectaciones, que son producidas debido a la hipertrofia de Adenoides y Amígdalas. Es por lo que se recomienda que se proceda a realizar, la intervención quirúrgica donde sean extirpadas dichas glándulas.

Ahora bien, luego del transcurso de los años, han aparecido una serie de técnicas que contribuyen a resolver el problema, sin que sea necesario que se extirpen por completo, sino que se puede reducir el tamaño a fin de evitar la problemática que trae, el excesivo tamaño de Adenoides y Amígdalas y sus consecuencias.

En todo caso siempre será necesaria la aclaración y consulta, con el médico especialista en cuanto a todas las opciones. Con sus debidos pros y contras. De acuerdo a cada caso en particular. A fin de tomar la mejor decisión en conjunto. Que vaya en beneficio del niño que se encuentre afectado por la hipertrofia. Y el excesivo tamaño de sus Adenoides y Amígdalas.

En adultos

Se definen como ganglios linfáticos, es decir como masas de tejido en forma oval que son carnosas y grandes. Y están ubicadas en la pared que está lateralmente en la orofaringe.

Se disponen a cada uno de los lados de la garganta. De forma natural tienen como función la de actuar como órganos que son inmuno competentes. Y que participan de manera activa en la defensa del cuerpo, contra lo que son los agentes externos para de esa forma evitar que surjan infecciones en el cuerpo.

Luego entonces esa actividad que es propia de la parte celular de las amígdalas ocasiona que se incremente un poco su tamaño. Siendo que se denomina como hipertrofia fisiológica. Y que además resulta necesaria a fin de tener una respuesta de tipo inmunitaria eficiente.

Sin embargo este proceso aún cuando resulta una forma correcta, de comportamiento del organismo, ocasionalmente es capaz de hacer que se produzca un problema en cuanto al espacio. Lo cual repercute entonces en insuficiencias de tipo respiratorias nasales. Debido a la hipertrofia de Adenoides y Amígdalas en cuanto a la palatina que produce la llamada apnea.

Finalmente

Luego entonces debido a todo esto, es necesario el que se realice la debida consulta con el médico tratante con la finalidad de realizar algún tipo de intervención de tipo quirúrgica, a fin de que se solvente dicho problema. Y se logre el mejoramiento de la calidad de vida de quien padece dicha patología.

(Visited 799 times, 2 visits today)

Deja un comentario