¿Cuál es la función del sistema linfático? Descúbrelo aquí.

Sabemos que el cuerpo humano tiene mecanismos de defensa que lo protegen de diversas formas, hoy usted descubrirá la función del sistema linfático como sistema de protección ante los riesgos.

Función de defensa del sistema linfático.

El sistema linfático tiene la potestad de proteger al cuerpo humano ante los posibles riesgos que estos pueden enfrentar por los agentes patógenos en el exterior. Por ende existe este sistema, que en compañía del sistema inmunológico se garantiza la estabilidad y la buena salud de las personas.

Es de mencionar que el sistema cuenta con una cantidad de órganos que garantizan la siguiente función:

  • Recupera el exceso de plasma intersticial: esto ocurre cuando la sangre se deposita en el plasma intersticial con la cantidad de oxígeno y un cierto número de nutrientes que requieren cada una de las células dispuestas en el organismo. Cabe mencionar que hay sustancias que suelen colarse otras sustancias y fluidos que son trasladados por la sangre, es cuando el sistema linfático se encarga de darle retorno. En este sentido esta plasma es devuelta a su lugar de origen.

Más allá de los fluidos que pueden ser recuperados por el sistema, también aprovecha para eliminar aquellas células malignas o agentes patógenos  que se encuentran dentro del sistema y que son captados por el filtro dispuesto entre el organismo y el resto de los sistemas que están supeditados por el apoyo de los órganos linfáticos que están concentrados en lugares estratégicos en todo el cuerpo humano y ser de apoyo a lo que es la estructura inmunitaria. Pues sin el apoyo de estos no podemos estar protegidos por los agentes que intentan vulnerar la salud del cuerpo.

  • Transporta grasas: muchos hemos sentido culpa por la grasa que se encuentra depositada en nuestro organismo, pues gracias por un mal hábito alimenticio durante todo el período en el que sucede nuestro consumo en lo que respecta alrededor del consumo. Pero esto se debe gracias a poder absorbente de intestino delgado producto del sistema linfático y suele ser trasladado  hacia el sistema circulatorio.

Esto sucede por el nivel de enlace existente en cada sistema, la asociación de estos con otros. La grasa es un factor determinante en el organismo, una cierta cantidad es favorable, pero de lo contrario termina siendo perjudicial.

Mucho de estos fenómenos que pueden acarrear a factores desventajosos está asociado a su acumulación en los conductos sanguíneos y sobre todo las consecuencias que estos pueden llegar a tener   a nivel cardíaco. Otros de los elementos están asociados al aumento excesivo de peso y los problemas de niveles de glucosa en la sangre.

Hoy por hoy, la diabetes se ha transformado en un problema de salud pública, propio del más hábito alimenticio que pueden llegar a tener las personas y los problemas que esto les acarrea. Muchas personas, mayormente población joven está sufriendo las consecuencias de ello.

Siempre se recomienda a las personas que estén en esta situación mejorar sus condiciones alimenticias, para que no sufran las consecuencias de ello.

Porque el exceso significa un vector o epicentro de otros problemas, y los agentes enfermizos están a la orden del día para posicionarse de manera de huésped  no deseado en todo el organismo. La grasa saturada alojada, es una sustancia que pueden contener baterías que se escapan del sistema linfático y pueden terminar llegando al torrente sanguíneo y pues pueden terminar hasta afectando el sistema nervioso por intentar alojarse en la parte alta de la cabeza o a nivel central.

  • Advierte en la defensa del organismo: como lo hemos manifestado la principal función de los órganos pertenecientes al sistema linfático es la de garantizar su protección. Hay casos que agentes patógenos no son captados por alguno de los órganos que están presentes en dicho sistema.

Y es que a veces estos no se perciben, pero es cuando el otro sistema, el inmunitario, se activa para promover anticuerpos y luchar contra los agentes patógenos que intentan alojarse en el organismo, causando las desmejoras que cualquiera pudimos ser víctima en su momento por ende la relevancia de este sistema.

Es muy conocido que hoy en día la defensa es combatida a través de medicamentos o analgésicos que potencian el sistema inmunológico en que a veces no se hace suficiente con lo que ya está establecido naturalmente, por ende se debe recurrir a potenciadores que son más potente clínicamente y permite desechar o neutralizar estos agentes negativos.

Por ende podemos decir que la defensa depende de cada uno de los factores que se pueden manifestar en el organismo sin menoscabo  de otras opciones. Cabe destacar que dependiendo de las fortalezas que este tenga se puede hablar de defensa o no.

Un ejemplo caso claro sobre ello lo podemos ver en las personas que  padecen de VIH/SIDA, que son vulnerados los organismo de defensa y el sistema linfático se ve afectado ante las circunstancias de desprotección, para ello se recurren a retrovirales  que permitan palear la situación, acompañado  de un cuidado que pueden garantizar la verdadera estabilidad que se pueda generar con evitar tener excesos en el estilo de vida de la persona que pueda padecer esta enfermedad.

Estructura y función del sistema linfático.

El sistema está estructurado por vasos paralelos a lo que se refiere a la circulación del cuerpo humano, es decir la sanguínea, que están  ligadas a su formación en áreas de las tisulares presentes en el organismo  a través de lo que se conoce como cámaras linfáticas.

En este orden, su principal función está en actuar como un elemento adicional para que para que la sustancia segregada haca las áreas tisulares sean adquiridos  y siga su transcurso por la circulación sanguínea. Además de que tiene a su cargo la eliminación de agentes patógenos  o toxinas de grandes concentraciones de proteínas. Todo esto se le conoce como Sistema Linfático. Este sistema representa la habilidad que tiene para eliminar agentes y retornar a la sangre.

En este orden podemos decir la descripción aproximada en ello tenemos: los capilares linfáticos, tienen una forma aproximada a los de un dedo y estos están siempre en vinculación con las células. Su entorno es permeable para evitar el paso de ciertas moléculas que puedan ser absorbidas  por el capilar venoso; por ende, la linfa se traslada al torrente del sistema linfático y esta carece de válvulas.

En este sentido, los fluidos que se encuentran presenten pasan por las cámaras para luego retornar a la sangre a través de cámaras venosas que no son más que el acceso más rápido al sistema circulatorio.

Además tenemos a otro elemento en este caso se trata de los vasos linfáticos, estos suelen constituirse en un red donde los nódulos se denominan ganglios.

En la parte interna se puede apreciar que contiene linfa, en este orden su movimiento es más despacio si se compara  con la circulación sanguínea,  pues va en una sola dirección y acíclica, en otras palabras,  toma partículas celulares, que suelen ser de carácter solido con una procedencia  sobre el desmembramiento de origen orgánico y minerales; además de las enormes moléculas que se encuentran en el área intercelular en todo el sistema y culmina en la las venas o circulación sanguínea.

En este sentido, la linfa se dispone a través del ganglio linfático que es afrontada por los protectores, es decir los glóbulos blancos  que se encargan de eliminar agentes intrusivos, en dado caso que existiera y esto genera a la promoción de anticuerpos, destacando que si existe algún elemento contraproducente.

Hay que tomar en cuenta que dentro del sistema existen los ganglios, estos son muchos que se encuentran dispuestos en todo el cuerpo pero que no estén vinculados a la periferia del mismo.

En esta oportunidad, se puede apreciar su presencia en la mayoría de los casos está en zonas como: axila, cara, cuello, ingle, entre otro. Las cámaras y los ganglios  se presentan muchas veces bordeando parte de la estructura arterial.

Es hora de hablar de los tejidos y órganos linfoides, pues estos son órganos adicionales como el bazo, el timo y la médula ósea.

En este sentido podemos decir que el bazo cumple con el propósito de regular de manera secuencial a la sangre, actúa como un filtro regulatorio, esto para hacer la limpieza respectiva. Todo ello en conjunto del timo y la médula ósea.

Entonces cuando la presión del sistema circulatorio tiene un aumento en la cámaras, el plasma puede propagarse por medio de sus paredes esto se debe al gran enfoque e impulso de nutrientes  que son llevados a través de la sangre, formándose con esto un declive de la homeostasis.

Es en este momento donde la importancia radica en el sistema linfático, pues este tiene la función de conglomerar todo el plasma que ha desaparecido de la zona, cuando la presión se ejecuta y pueda regresar a las cámaras sanguíneas, conservado la homeostasis corporal.

En este orden de ideas podemos decir que la estructura del sistema linfático está relacionada con la distribución de estos órganos como forma de preservación de las buenas condiciones de salud.

Pues su actividad regulatoria y protectora está dispuesto. El sistema linfático trabaja con el sistema circulatorio y el sistema inmunológico, recordemos que el sistema se encarga de depurar en conjuntos de los órganos endocrinos las impurezas que se puedan alojar en el organismo y que buscan posicionarse para causar complicaciones en la salud.

El sistema está pensado para ello y no requiere de más acciones en el caso que así lo requiere, por ende su famosa capacidad de depuración orgánica.

La estabilidad del sistema linfática depende del individuo y su forma de cómo lleva el estilo de vida, pues se puede deteriorar con el tiempo, problemas con la grasa, cardíacos o el tabaquismo pueden ser factores que incidan de manera permanente en la buena funcionalidad del sistema.

No se puede saber desde el principio si se manifestara una alteración pero se puede prevenir contando con los elementos necesarios para poder ser parte de ello. Los ganglios actúan como alarmas en el sistema y es por ello que podemos determinar si estamos ante un riesgo latente o no, pues su inflamación lo dice todo.

Los órganos auxiliares están dispuestos para ser parte de esta red, mientras más aliados mejor y con ellos podemos tomar en cuenta al vaso y sus ideas centradas en llevar a una mayor eficiencia todo el proceso que está dispuesto a reaccionar en conjunto del sistema inmunológico.

Función del sistema linfático e inmunitario.

El cuerpo de cada individuo se encuentra en constante evolución y a su vez está defendiéndonos de los agentes que tratan de concentrarse  de manera agresiva, esto es a través de dos sistemas de defensas:

  • Específico: también es  conocido como el sistema inmunológico.
  • No específico: este responde de manera casi inmediatamente para proteger al cuerpo de cualquier sustancia extraña o agente que quiera hacer daño al organismo.

En la segunda cámara de defensa tenemos:

  • Fagocitos: su término significa comer, los nocivos que trasmiten las barreras mecánicas se afrontan a los fagocitos en los órganos. Ejemplos:  Macrófagos y  Neutrófilos
  • Células “Natural Killer”: Devastan células tumorales y células propagadas por virus, no son fagocíticas; devastan por lisis, ejercen espontáneamente para demoler cualquier usurpador al reconocer ciertas sustancias en sus áreas y libran químicos que destruyen los revestimientos y descomponen los núcleos de las células ocupantes.
  • Respuesta Inflamatoria: es la réplica que es impulsada cuando los tejidos se menoscaban. Por ejemplo: trauma físico, calor intenso, químicos vejatorios, infección por virus y bacterias.

Señales de Inflamación aguda:

  1. Eritema
  2. Edema
  3. Calor
  4. Dolor

La réplica que es producto de la inflamación se enciende cuando sucede daños en el tejido. Todo inicia con un llamado de alerta.

Es precisamente cuando estas células terminan dañándose, se terminan produciendo la liberación de histamina y quinina, las que tienen la responsabilidad de lo siguiente: vasodilatación en el área afectada se activan los receptores de dolor cautivan fagocitos y leucocitos al área perturbada.

  • Proteínas de agregación:

Es probable que tenga 20 proteínas aproximadamente que transitan en el plasma

Son apáticas, hasta que se adhieren a la superficie (azúcar o proteína) del organismo extraño

Perforan las superficies, permitiendo que entre el agua y que las células exploten.

  • Interferón (proteínas)

Un agente viral no tiene las facultades para generar la energía desde sus proteínas. Debe causar infección en una célula para poder continuar su reproducción. Estando ya infectadas, estas células reaccionan mandando señales a otras células que están propensas a ser infectadas

Los interferones se aglutinan a los receptores en las mucosas de las células, evadiendo que los virus puedan reproducirse en las mismas.

  • Fiebre (temperatura corporal alta)

Es una contestación sistémica para agredir microorganismos infecciosos, normal por el “termostato” del cuerpo (el hipotálamo).

Leucocitos y macrófagos promueven “pirógenos” (químicos librados en réplica a la infección).

Las bacterias demandan magnas cantidades de hierro y zinc para aumentar, pero durante la fiebre, el hígado y el bazo estancan esos nutrientes, para que no estén utilizables para las bacterias.

La fiebre también origina un metabolismo resuelto para la satisfacción de tejidos.

  • LINFOCITOS: Sistema de defensa especifico (sistema inmunológico)

Linfocitos T supresores: privan la respuesta inmune celular y humoral

Linfocitos T colaboradores o helper: impulsan a los Linfocitos B para que originen anticuerpos, desarrollan la capacidad de fagocitosis de los macrófagos, provocan interleucinas que movilizan y hacen proliferar a los Linf.T citotóxicos, transportan la glucoproteína CD4 en su membrana, entre otros.

Linfocitos T citotóxicos: devastan células eucariotas desconocidas (tumorales) o contagiadas por virus, transportan la glucoproteína CD8 en su membrana, entre otros.

Linfocitos T: se producen en la médula ósea; maduran en el timo, son garantes de la respuesta inmune celular (no provocan anticuerpos).

Linfocitos B: se originan y maduran en la médula ósea, es el responsable de la réplica inmune humoral (examinan antígenos y provocan anticuerpos que los contrarrestan).

En estas circunstancias podemos reafirmar que existen una gran variedad de células que acompañan al sistema linfático y se encuentra para promover la producción necesaria y evitar la contaminación del organismo de estos agentes patógenos.

Hemos escuchado de las infecciones virales que se ejecuta a través de este alojamiento invasivo del cual se aprovechan para tomar partido de esto que está en situación desfavorable ante ellos. Los linfocitos son el cuadrangular de potenciar y obtener la protección necesaria requerida por el organismo. Nadie puede negar el nivel de eficacia que estos pueden llegar a tener  en el cuerpo humano.

Se ha escuchado que los glóbulos blancos son los gerdamen del cuerpo humano.

Es como cuando estamos expuesto a una gripe y cualquier enfermedad viral, el cuerpo comienza a generar la alertas necesarias, la células se activan para evitar la invasión, todos los sistemas trabajan de una manera sorprendente que  permiten en poco tempo tomar el control antes de lo que se cree y así vemos como el ambiente de lo que parece nada evitable, se puedo evitar.

Pero no siempre es así, y es cuando vemos que las cosas pueden llegar a complicarse para los deseos del cuerpo humano.

Es cuando la medicina nos brinda una gran gama de antibióticos que apoyan de manera química, a los agentes defensores y que están precisamente en nuestro organismo, este apoyo termina desarrollando la vitalidad necesaria para los linfocitos y glóbulos blancos, en apoyo al sistema linfático.  Como también existe la mutación de virus ante la reacción de protección y es cuando el asunto se complica por las circunstancias derivadas. Lo que se hace en este caso es recurrir a medicina más potente y fuerte que pueda reaccionar de forma eficiente ante el agente patógeno y sanar como debe de ser.

Es decir, sin el sistema linfático y sin el sistema específico, el cuerpo humano estaría en riesgo y al borde de un colapso, alegándoVer nmundad Innatase que la existencia humana estaría en duda.

  • Sus Órganos

En este apartado haremos un resumen del artículo Anatomía del Sistema Linfático, el cual se detalla a continuación:

  • Vasos Linfáticos

La conexión de muchos capilares linfáticos es inicio de sistemas de  gran diámetro, y se trata de los vasos linfáticos. Su composición es semejante a los conductos sanguíneos o venas, la diferencia es que tienen estructuras diferentes,  tienen los muros más delgados y muchas válvulas que impiden el retorno de la linfa, mostrándose una apariencia de ensanchamiento.

Los vasos linfáticos tienen la finalidad el transporte de la linfa hacia el conducto venal superior. Otros intentan su ingreso de manera autónoma, como otros van ligados a los vasos sanguíneos y el sistema nervioso. En su trayecto se oponen diversos ganglios,  que suelen atravesar.

  • Ganglios Linfáticos

Son sistemas que tienen una forma circular o semi o semi ovalada, achatada o de forma irregular, con una proporción el tamaño que pueden llegar a medir 1 centímetro de diámetro. Los ganglios también son conocidos como nódulos linfáticos se entrelazan en su trayecto hacia las cámaras linfáticas.

La linfa   se ubica en los ganglios a través de los vasos aferentes y termina saliendo en este caso por los vasos eferentes.

En este caso se terminan trasladando en el hilio, con una expresión de concavidad, destacando, que permiten introducirse a través de los nervios y los conductos arteriales y termina en las venas del ganglio. En este sentido los ganglios linfáticos están en la posibilidad de estar  superficialmente como en el rostro, cuello, ingle o en las zonas axilares, también puede ubicarse en otras zonas donde son muchas.

  • Bazo

El bazo es conocido por ser un órgano de forma plana y extensa, se puede encontrar en la zona del abdomen [hipocondrio izquierdo]. Este bazo se encuentra inferior al diafragma y atrás del estómago. Tiene un peso aproximado de 0.2 kg y está  muy canalizado.

En sentido general su crecimiento es sostenido hasta llegar a la pubertad  que se mantiene. La funcionalidad de los bazos  en este caso son: en el embrión, la realización  de hematopoyesis, esto quiere decir, que se produce la constitución y desarrollo de los glóbulos rojos, blancos  y las plaquetas tomando en cuenta a la célula madre  hematopoyética. Esta función termina en el nacimiento, pero con la habilidad de realzarlo nuevamente si la circunstancia lo amerita. (Ver el siguiente articulo: El gusto.)

  • Timo

Dentro de la anatomía del sistema linfático estamos en presencia del timo, que es un diminuto órgano que está constituido por dos lóbulos. Además de que ocupa el espacio necesario de tamaño mediastínico, ubicado entre el corazón y el hueso del esternón. En su desarrollo esta mencionada glándula comienza su etapa aproximadamente en función del sistema linfáticoel periodo fetal y culmina en la pubertad, desde ese punto comienza su regresión hasta la adultez.

El timo tiene por función la generación y maduración de los linfocitos T, que son trasladados en la circulación sanguínea con el objeto de llegar hasta el bazo, los ganglios linfáticos y las amígdalas.

También expende hormonas que se encargan de generar la maduración ideal de los linfocitos. En este orden el timo tiene macrófagos que se encargan de desaparecer los linfocitos T que están defectuosos.

  • Amígdalas

Las amígdalas pertenecen al sistema linfático  que se ubica en la faringe donde se encuentran muchos nódulos linfáticos. La capacidad funcional es la de proteger el organismo contra los gérmenes propagadores de enfermedades como: virus, bacterias, hongos, entre otros que pueden tomar ingreso a través del sistema digestivo y respiratorio.

Tiene un tamaño de grado menor desde que se nace, va creciendo a partir de los 5 años aproximadamente y luego disminuye su tamaño. Están compuestos por linfocitos que actúan cuando están en presencia de agentes patógenos que se pueden focalizar a través de las vías bucal y nasal.

En este sentido, podemos expresar que estos órganos están enlazados los unos con los otros para poder demostrar y dar cavidad a la defensa efectiva que estos pueden llegar a tener delante de cualquier agente patógeno. La preservación de un buen estado de salud es lo que cualquier persona desea sobre todas las cosas.

El funcionamiento del sistema, está determinado por el funcionamiento de cada órgano, no es fácil pues se trata de una situación compleja dentro dela medida de la posibilidad que estos pueden llegar a manifestar en relación a la protección.

Clínicamente, las defensas son elementos de estudios por grandes agencias y academias, pues combatir enfermedades como el cáncer o el VIH son tareas por muchos aún pendientes.

El sistema no es perfecto y a veces requiere de apoyo artificial para combatir situaciones complejas dentro del compendio establecido  por cada fuerza que son antagónicas a simple vista.

A modo de conclusión podemos decir, que existen tres sistemas que trabajan de manera conjunta para combatir enfermedades, los cuales son: circulatorio, inmunológico y linfático.

Cuando una falla, el otro mecanismo de defensa se activa para hacerles cara a los agentes invasores, pero cuando uno de ellos es débil, se complica todo el sistema.

Por ellos existen medicamentos que permiten solventar de manera casi inmediata y con apoyo del torrente sanguíneo todo los que respecta a la preservación de la salud. Recuerde, que para tener estos sistemas sano, hay que tener una vida con bienestar y además gozar de las bondades que este puede brindar. Tener actividad física y una dieta saludable, te puede garantizar sistemas sanos y fuertes.

(Visited 3.206 times, 4 visits today)

Deja un comentario