Aprende todo sobre la Amigdalitis

La amigdalitis se refiere a la inflamacion de las almohadillas que poseen forma ovalada, las cuales se encuentran en la parte posterior de la garganta, este es un tipo de infeccion que se da comunmente entre niños y puede ser infecciosa y debe ser tratada con antibioticos.

Indice De Contenido

¿Qué es?

La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, típicamente de aparición rápida.Es un tipo de faringitis. Los síntomas pueden incluir dolor de garganta, fiebre, agrandamiento de las amígdalas, dificultad para tragar y ganglios linfáticos inflamados alrededor del cuello.Las complicaciones incluyen absceso periamigdalino.

La amigdalitis es causada más comúnmente por una infección viral, con alrededor del 5% al 40% de los casos causados por una infección bacteriana.Cuando es causada por el estreptococo del grupo de bacterias A, se la conoce como faringitis estreptocócica.

Rara vez las bacterias como Neisseria gonorrhoeae, Corynebacterium diphtheriae o Haemophilus influenzae pueden ser la causa. Un sistema de puntuación, como la puntuación Centor, puede ayudar a separar las posibles causas. La confirmación puede ser mediante un frotis de garganta o una prueba rápida de estreptococo.

El paracetamol (acetaminofeno) y el ibuprofeno se pueden utilizar para aliviar el dolor. Si se presenta faringitis estreptocócica, generalmente se recomienda el uso del antibiótico penicilina por vía oral.En las personas alérgicas a la penicilina, las cefalosporinas o los macrólidos.

En los niños con episodios frecuentes de amigdalitis, la amigdalectomía disminuye modestamente el riesgo de episodios futuros.

Aproximadamente el 7.5% de las personas tienen dolor de garganta en cualquier período de tres meses y el 2% de las personas visitan al médico por amigdalitis cada año Es más común en niños en edad escolar y típicamente ocurre en los meses de otoño e invierno.

La mayoría de las personas se recuperan con o sin medicación. En el 40% de las personas, los síntomas se resuelven dentro de los tres días y en el 80% de los síntomas se resuelven dentro de una semana, sin importar si hay estreptococos.Los antibióticos disminuyen la duración de los síntomas en aproximadamente 16 horas.

Causas

Las amígdalas son pequeñas estructuras glandulares situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta que proporcionan una primera línea de defensa contra los microbios. La mayoría de los virus y bacterias acceden al cuerpo a través de la nariz y la boca.

Las amígdalas sanas filtran estas bacterias y también producen células inmunitarias defensivas contra los microbios invasores.

Estas células sanguíneas defensivas (macrófagos) presentes en las amígdalas envuelven a los organismos infecciosos y secretan enzimas digestivas que los destruyen.

Si la infección es grave, puede provocar dolor y cambios inflamatorios como enrojecimiento, dolor y fiebre. La fiebre es en realidad una señal de que las defensas inmunitarias del cuerpo han sido activadas.

Esta función inmune de las amígdalas comienza a disminuir después de la pubertad, lo cual puede ser la razón por la cual la amigdalitis es tan rara entre los adultos. La amigdalitis es más común entre la edad preescolar y los años de la adolescencia.

Los niños en edad escolar están expuestos con frecuencia a patógenos bacterianos o virales, lo que también aumenta la probabilidad de amigdalitis en este grupo de edad.

La amigdalitis suele ser causada por una infección viral, aunque la infección bacteriana también puede ser la causa. Las amígdalas pueden verse afectadas o la garganta y las áreas circundantes, incluyendo la parte posterior de la garganta o la faringe, pueden verse afectadas.

Es raro que las infecciones bacterianas causen amigdalitis. Una de las causas bacterianas más comúnmente temidas de amigdalitis es la infección con la bacteria estreptocócica del grupo A, que puede resultar en faringitis estreptocócica. Otros tipos de bacterias que pueden causar amigdalitis incluyen Hemophilus inflenzae y neisseria.

De los virus, dos de las causas más comunes de amigdalitis son el adenovirus y la influenza. Otros virus causantes como rinovirus.

Amigdalitis bacteriana

Una persona que repentinamente se enferma con fiebre y desarrolla un dolor severo en la garganta, bien puede tener amigdalitis bacteriana, que también se conoce como amigdalitis estreptocócica. El Streptococcus pyogenes es un tipo de bacteria que existe inofensivamente en la nariz y la garganta en alrededor del 15% de las personas sanas.

Estas personas no tienen síntomas de faringitis estreptocócica, pero se las clasifica como portadoras de la infección y pueden transmitir la bacteria a otras personas.

Aunque esta bacteria suele existir en la garganta y la boca sin causar ningún daño, el “insecto” puede empezar a causar síntomas si el sistema inmunológico está bajo tensión.

Si una persona está estresada, exhausta o ya no tiene un virus, por ejemplo, el sistema inmunológico puede debilitarse, lo que permite que las toxinas y las sustancias inflamatorias producidas por los organismos estreptocócicos comiencen de repente a causar síntomas como dolor de garganta, mal aliento, dificultad para tragar, amígdalas rojas e hinchadas y pus blanco en las amígdalas.

La amigdalitis bacteriana generalmente desaparece en pocos días sin requerir ningún tratamiento. Los analgésicos se pueden utilizar para aliviar los síntomas mientras el sistema inmunitario combate la infección.

Infectividad

Dependiendo de lo que esté causando la amigdalitis, esta afección puede o no ser contagiosa. Si es causada por una infección viral, la amigdalitis suele ser contagiosa, aunque puede no serlo si una persona ha estado expuesta previamente a ese virus.

La amigdalitis también es altamente contagiosa cuando es causada por una infección bacteriana. En los casos en los que la afección es causada por una enfermedad crónica como la rinitis alérgica o la sinusitis, por ejemplo, es poco probable que la amigdalitis infecte a otras personas.

Síntomas

El síntoma principal de la amigdalitis es el dolor de garganta, pero como la garganta y los oídos comparten los mismos nervios, el dolor se siente a menudo en los oídos. El dolor generalmente empeora al tragar. Es posible que los niños muy pequeños no se quejen de dolor de garganta, sino que simplemente se nieguen a comer.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Calentura
  • Malestar general
  • Ganglios linfáticos sensibles en el cuello.
  • Cefaleas
  • Vómito

Todas las formas de amigdalitis desaparecen sin tratamiento. Por lo general, la amigdalitis bacteriana o viral normal tarda unos días en desaparecer, pero puede tardar semanas si la causa es la mononucleosis. Debido a las posibles complicaciones asociadas con la amigdalitis bacteriana, los médicos suelen administrar antibióticos.

Una complicación de la infección bacteriana, la fiebre reumática, solía ser común hasta que los médicos comenzaron a tratar la amigdalitis bacteriana con antibióticos.

Su propia respuesta inmunológica al estreptococo del grupo A puede causar daño en todo el cuerpo, especialmente en el corazón.

Esto puede causar daño permanente, resultando en enfermedad cardiaca años después. Actualmente es extremadamente raro en Canadá (sólo unos pocos casos al año), aunque sigue siendo un problema importante en algunos países.

Otra posible complicación de la amigdalitis bacteriana es un absceso periamigdalino (quinsy). Esto ocurre cuando un grupo de bacterias es “tapado” por el crecimiento de nuevo tejido.

El absceso no está en la amígdala en sí, sino en un lado de ella. A diferencia de la amigdalitis simple, la quinesia tiende a sentirse sólo en un lado de la garganta, y las personas con esta afección a menudo pueden ser vistas inclinando la cabeza hacia un lado para reducir el dolor. El quinsy es más común en adultos jóvenes con amigdalitis.

Tratamiento

Si la amigdalitis no se puede tratar en casa, hay una variedad de opciones de tratamiento disponibles.

Medicamentos

Los analgésicos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) se pueden usar para adormecer los efectos de la amigdalitis. Algunos medicamentos para aliviar el dolor también están disponibles para comprar en línea, incluyendo acetaminofeno e ibuprofeno.

Si la amigdalitis es causada por una infección bacteriana, el médico generalmente prescribe antibióticos. No se prescribirán antibióticos para un caso viral de amigdalitis.

La penicilina es el antibiótico más comúnmente utilizado. Las personas deben tomar el tratamiento completo de los medicamentos, ya sea que sus síntomas se alivien o no.

El no hacerlo podría permitir que la infección se propague y tiene el potencial de causar fiebre reumática o inflamación renal a largo plazo.

Cirugía

La operacion de las amigdalas solía ser un enfoque relativamente común para tratar la amigdalitis. Hoy en día, las amigdalectomías no se usan a menos que la afección sea crónica y recurrente. Por ejemplo, si una persona experimenta amigdalitis siete veces en un solo año o 3 episodios por año durante 3 años consecutivos, un médico probablemente consideraría la cirugía.

Aunque las amígdalas son cada vez menos activas después de la pubertad, siguen siendo un órgano activo y, por lo tanto, los médicos no las extirparán a menos que sea necesario.

Una amigdalectomía también puede ser solicitada si las amígdalas están causando problemas secundarios tales como:

  • Apnea del sueño, que implica problemas para respirar por la noche.
  • Dificultad para respirar o tragar
  • Un absceso que es difícil de tratar
  • Celulitis amigdalina, cuando la infección se propaga a otras áreas y causa una acumulación de pus detrás de las amígdalas.

Si se requiere una amigdalectomía, hay una variedad de métodos que se pueden utilizar. Los láseres, las ondas de radio, la energía ultrasónica, las temperaturas frías o una aguja calentada por la electricidad se han utilizado con éxito para extirpar las amígdalas.

La cirugía se ha convertido cada vez más en el último puerto de escala. Se cree que las implicaciones negativas de la cirugía superan los aspectos positivos asociados con la extirpación de las amígdalas.

En general, aunque sea angustiante e incómoda en ese momento, para la gran mayoría de las personas, la amigdalitis pasará sin ninguna implicación seria a largo plazo.

Remedios caseros

Estas son las tácticas más simples para reducir los síntomas de la amigdalitis en casa:

  • El descanso le permite al cuerpo concentrar su energía en combatir la infección en lugar de utilizarla en las actividades diarias.
  • Beber mucho líquido evitará que la garganta se seque y se vuelva más incómoda. Cuando el cuerpo está combatiendo una infección, necesita más hidratación de lo normal. Las bebidas calientes, preferiblemente sin cafeína, también pueden calmarlo.
  • Hacer gárgaras con agua salada puede ayudar con las molestias.
  • Las pastillas para chupar la garganta pueden ayudar, y están fácilmente disponibles en el mostrador o en línea.
  • Usar humidificadores de aire o sentarse en un baño con vapor puede aliviar la irritación causada por el aire seco. Se pueden comprar varios humidificadores en línea.
  • Evitar los irritantes, como el tabaco y los lugares con humo.
  • Tomar medicamentos, como ibuprofeno o acetaminofeno, puede ayudar con el dolor y la fiebre.

Cuando la amigdalectomía es necesaria

Las amígdalas son una parte importante del sistema inmunológico durante toda la vida, por lo que es mejor evitar extirparlas. Sin embargo, si la amigdalitis es recurrente o persistente, o si el agrandamiento de las amígdalas causa obstrucción de las vías respiratorias superiores o dificultad para comer, puede ser necesaria la extirpación quirúrgica de las amígdalas, llamada amigdalectomía.

La mayoría de las amigdalectomías implican el uso de un bisturí convencional para extirpar las amígdalas; sin embargo, existen muchas alternativas a este método tradicional. Cada vez más, los médicos utilizan técnicas como láser, ondas de radio, energía ultrasónica o electrocauterización para cortar, quemar o evaporar las amígdalas agrandadas.

Como con todas las cirugías, cada una de ellas tiene beneficios y desventajas. Al considerar el procedimiento, es importante discutir sus opciones con el cirujano para seleccionar la más apropiada para su hijo.

Qué esperar después de la cirugía

La amigdalectomía es un procedimiento ambulatorio que se realiza bajo anestesia general y generalmente dura entre 30 y 45 minutos. Se realiza más comúnmente en niños.

La mayoría de los niños regresan a casa aproximadamente cuatro horas después de la cirugía y requieren de una semana a 10 días para recuperarse de ella. Casi todos los niños tendrán dolor de garganta, de leve a severo, después de la cirugía. Algunos pueden experimentar dolor en los oídos, la mandíbula y el cuello. El médico de su hijo le recetará o recomendará medicamentos para aliviar el dolor.

Durante el período de recuperación, es importante que su hijo descanse lo suficiente. También es importante asegurarse de que su hijo tome mucho líquido; sin embargo, debe evitar darle productos lácteos durante las primeras 24 horas después de la cirugía. Aunque el dolor de garganta puede hacer que su hijo sea reacio a comer, cuanto antes coma, antes se recuperará.

Durante varios días después de la cirugía, su hijo puede experimentar fiebre baja y pequeñas manchas de sangre de la nariz o la saliva. Si la fiebre es mayor

¿Cuáles son los tipos de amigdalitis?

La amigdalitis aguda o el dolor agudo de garganta son causados por un virus o una bacteria.
Amigdalitis recurrente: Ocurre cuando hay hasta siete episodios de amigdalitis o infecciones de garganta comprobados por cultivo en un año, cinco en dos años consecutivos o tres en tres años consecutivos.

En tales casos, el cese del antibiótico conduce a otro brote de la infección bacteriana en unas pocas semanas, lo que hace que vuelva a aparecer.

  • Amigdalitis crónica: Ocurre cuando las infecciones recurrentes de amigdalitis causan dolor de garganta crónico, mal aliento y nódulos cervicales sensibles persistentes.
  • Absceso periamigdalino (PTA) o Quinsy: El absceso periamigdalino es una infección bacteriana que se desarrolla lateralmente a la región amigdalina cuando no se ha tratado una infección de amigdalitis aguda. En esta región periamigdalina se forma un absceso o un área inflamada con pus. Los patógenos típicos son los estafilococos, los estreptococos, el Haemophilus y el Fusobacterium necrophorum. No hay ningún virus involucrado. Los síntomas son dolor de garganta severo, fiebre, babeo, mal aliento, dificultad para abrir la boca y alteración de la calidad de la voz.
  • Hiperplasia de la amígdala o de la amígdala o hipertrofia de la amígdala: Agrandamiento anormal de las amígdalas palatinas con síntomas cardinales como ronquidos, dificultad para tragar y (rara vez) dificultad para hablar.

¿Qué tan fácil es contraer la amigdalitis?

Los virus o bacterias que causan la amigdalitis son contagiosos y se pueden contraer con relativa facilidad, a través del contacto directo con alguien que ya es portador del virus/bacteria, a través de la tos y los estornudos, o a través de superficies contaminadas.

Los niños son mucho más susceptibles a la amigdalitis ya que las amígdalas actúan como la primera barrera a la infección en los niños, antes de que su sistema inmunológico se desarrolle más.

Para reducir el riesgo de contraer amigdalitis, tome precauciones tales como lavarse las manos con frecuencia, toser o estornudar en un pañuelo desechable y, si comienza a presentar síntomas, manténgase alejado de las áreas públicas.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de la amigdalitis?

La mayoría de las personas que tienen amigdalitis se recuperan en una semana, y en poco menos de la mitad de los pacientes, los síntomas duran aproximadamente tres días. Sin embargo, si todavía tiene dolor de garganta o si sus síntomas no mejoran después de 3-4 días, es mejor que se ponga en contacto con su médico de cabecera.

Diagnóstico

El médico de su hijo comenzará con un examen físico que incluirá:

  • Usar un instrumento con luz para observar la garganta de su hijo y probablemente sus oídos y nariz, que también pueden ser sitios de infección.
  • Verificar la presencia de una erupción cutánea conocida como escarlatina, la cual está asociada con algunos casos de faringitis estreptocócica
  • Sentir suavemente (palpando) el cuello de su hijo para verificar si tiene glándulas inflamadas (ganglios linfáticos)
  • Escuchar su respiración con un estetoscopio
  • Verificación del agrandamiento del bazo (para considerar la posibilidad de mononucleosis, que también inflama las amígdalas)

Hisopo de garganta

Con esta sencilla prueba, el médico frota un hisopo estéril sobre la parte posterior de la garganta de su hijo para obtener una muestra de secreciones. La muestra se analizará en la clínica o en un laboratorio para detectar la presencia de bacterias estreptocócicas.

Muchas clínicas están equipadas con un laboratorio que puede obtener el resultado de una prueba en pocos minutos. Sin embargo, generalmente se envía una segunda prueba más confiable a un laboratorio que puede entregar los resultados en un plazo de 24 a 48 horas.

Si la prueba rápida en la clínica da positivo, entonces es casi seguro que su hijo tiene una infección bacteriana. Si el resultado de la prueba es negativo, es probable que su hijo tenga una infección viral. Sin embargo, su médico esperará la prueba de laboratorio fuera de la clínica más confiable para determinar la causa de la infección.

Conteo completo de glóbulos rojos (CSC)

El médico puede ordenar un CSC con una pequeña muestra de la sangre de su hijo. El resultado de esta prueba, que a menudo se puede completar en una clínica, produce un recuento de los diferentes tipos de células sanguíneas. El perfil de lo que está elevado, lo que es normal o lo que está por debajo de lo normal puede indicar si es más probable que una infección sea causada por un agente bacteriano o viral.

Con frecuencia, no se necesita un CSC para diagnosticar la faringitis estreptocócica. Sin embargo, si la prueba de laboratorio para faringitis estreptocócica es negativa, se puede necesitar el CSC para ayudar a determinar la causa de la amigdalitis.

¿Cómo sé si mi hijo tiene amigdalitis?

Para revisar las amígdalas de su hijo, coloque suavemente el mango de una cuchara, si es posible, en su lengua y pídale al niño que diga “aaahhhh” mientras usted hace brillar una luz en la parte posterior de la garganta.

Si las amígdalas se ven rojas e hinchadas, consulte a su pediatra o médico de familia. No insista en hacer este examen si usted o el niño son reacios.

Con frecuencia, la amigdalitis debida a un virus no se ve diferente a la causada por una bacteria. El pediatra examinará las amígdalas de su hijo y tomará una muestra de garganta para verificar si tiene faringitis estreptocócica. La prueba se puede hacer con los resultados disponibles durante la visita al consultorio.

Esta es la prueba rápida para estreptococos. Si esto es negativo, se realiza un cultivo para su confirmación, el cual toma de 24 a 48 horas. Para verificar si hay un absceso amigdalino, el médico examinará las amígdalas y el paladar blando.

¿Cuáles son los tratamientos para la amigdalitis?

Debido a que la mayoría de las veces la infección se debe a un virus y no a una bacteria, no se necesitan antibióticos de rutina. Para una infección bacteriana como el estreptococo, el médico le recetará un antibiótico, por lo general durante 10 días.

Asegúrese de darle a su hijo el tratamiento completo; si no se controla, las bacterias estreptocócicas pueden causar afecciones graves como un absceso o fiebre reumática (una afección cardíaca). La infección se debe a estreptococo, el período de contagio termina después de las primeras 24 horas de uso de antibióticos.

Si el cultivo de garganta es negativo para bacterias, la infección probablemente es causada por un virus y sólo requiere tratamiento para aliviar los síntomas.

Para aliviar el dolor, el médico también puede recomendar acetaminofeno (Tylenol) o ibuprofeno (Advil). No le dé a su hijo ácido acetilsalicílico (aspirin), que ha sido relacionado con el síndrome de Reye, una afección potencialmente mortal. Hacer gárgaras tres veces al día con agua tibia con sal (1 cucharadita de sal en 8 onzas de agua tibia) puede aliviar algo del dolor.

Si su médico descubre o sospecha de un absceso, es posible que usted necesite ser visto por un otorrinolaringólogo para ser evaluado en busca de un posible drenaje de pus.

Los casos frecuentes de amigdalitis que afectan la salud general de su hijo, interfieren con su asistencia a la escuela, causan problemas respiratorios (ronquidos), ronquidos o dificultad para tragar pueden justificar la extirpación quirúrgica de las amígdalas (amigdalectomía). Este procedimiento generalmente se realiza como cirugía ambulatoria y su hijo puede irse a casa después de unas horas de observación.

Por lo general, la recuperación se ve favorecida por el descanso y la evitación de actividades vigorosas.

¿Cómo puedo prevenir la amigdalitis?

Lavarse las manos sigue siendo crucial para prevenir la propagación de los virus y bacterias que causan la amigdalitis. Evite el contacto prolongado con alguien que tenga faringitis estreptocócica y que no haya estado tomando antibióticos durante al menos 24 horas.

Para estar seguro, evite a las personas que han estado enfermas hasta el momento en que esté seguro de que ya no lo están.

La amigdalectomía, la extirpación quirúrgica de las amígdalas, es una de las operaciones que se realizan con más frecuencia en los niños. Las nuevas técnicas quirúrgicas y los avances en anestesia han hecho que esta operación de 20 minutos sea mucho más tolerable y segura que antes.

Las razones de la amigdalectomía también han cambiado. Hasta la década de 1980, la razón más común para la amigdalectomía era la infección recurrente. En los últimos 30 años, aunque la amigdalectomía se realiza con frecuencia para infecciones recurrentes, la razón más común para extirpar las amígdalas es el agrandamiento de las amígdalas (hipertrofia) que causa síntomas obstructivos como ronquidos, apnea del sueño y dificultad para deglutir.

Factores de riesgo

La raza y el género no lo predisponen a la infección, pero hay otros factores que aumentan las probabilidades de contraer faringitis por estreptococo.

Edad

La faringitis estreptocócica es más común en niños de 5 a 15 años de edad. Los niños más pequeños también pueden infectarse, pero con menos frecuencia y a menudo con síntomas atípicos.

Un meta-análisis de 29 artículos en Pediatría mostró que entre los niños de todas las edades que se presentaron con dolor de garganta, el 37 por ciento fueron diagnosticados con S. pyogenes, pero que la prevalencia disminuyó a sólo el 24 por ciento para los niños menores de cinco años. Los adultos se infectan a una tasa mucho más baja de 5 a 10 por ciento.

Contacto cercano

Los cuartos cerrados hacen más probable que la infección se propague de persona a persona. Las escuelas y las guarderías son notorias por esto. Las personas que viven con alguien que tiene faringitis estreptocócica también tienen mayor riesgo de infección.

Higiene

La higiene es un factor común cuando se trata de la propagación de infecciones por estreptococos. Los niños pueden toser en sus manos o frotarse la nariz sin usar pañuelos desechables. Las investigaciones demuestran que S. pyogenes puede vivir en las manos hasta tres horas.

Lavarse las manos es clave para disminuir la propagación de la infección. Cuando no se disponga de agua y jabón, considere la posibilidad de utilizar desinfectantes para manos a base de alcohol. También evite compartir alimentos, bebidas o utensilios y, por razones obvias, besarse es un no-no durante una infección.

Contaminación o exposición al humo

Ya sea que usted fume o esté expuesto al humo de segunda mano, es probable que su garganta y sus vías respiratorias se irriten por las partículas. Esto deja a la garganta propensa a la infección no sólo por estreptococos sino también por virus. La contaminación del aire puede hacer lo mismo.

Época del año

La faringitis estreptocócica puede ocurrir durante todo el año, pero tiene variaciones estacionales. Las infecciones son más comunes a finales del invierno y principios de la primavera. Esto se correlaciona con el año escolar.

Vivir y gestionar

La higiene adecuada reduce el riesgo de contraer amigdalitis.

Recuérdele a su hijo que lo haga:

  • Lávese las manos con agua y jabón caliente, especialmente cuando esté cerca de personas que parezcan estar enfermas.
  • No compartir un cepillo de dientes con nadie
  • Tratar de no prestar utensilios para comer a nadie
  • No beber después de los demás
  • Cubrirse la boca al toser o estornudar, preferiblemente usando un pañuelo desechable para que los gérmenes no le caigan en las manos.

Como cuidador, usted puede:

  • Lleve toallitas desechables y un desinfectante de manos para limpiar las manos y para limpiar los carritos de compras u otros artículos compartidos en lugares públicos.
  • No fume cerca de su hijo

Operación

¿Qué es una amigdalectomía?

Una amigdalectomía es un procedimiento quirúrgico para extirpar las amígdalas. Las amígdalas son dos glándulas pequeñas localizadas en la parte posterior de la garganta. Las amígdalas albergan glóbulos blancos para ayudarle a combatir la infección, pero a veces las amígdalas mismas se infectan.

La amigdalitis es una infección de las amígdalas que puede hacer que sus amígdalas se hinchen y le provoquen dolor de garganta. Los episodios frecuentes de amigdalitis pueden ser una razón por la cual usted necesita hacerse una amigdalectomía. Otros síntomas de la amigdalitis incluyen fiebre, problemas para tragar y glándulas inflamadas alrededor del cuello.

Su médico puede notar que su garganta está roja y que sus amígdalas están cubiertas con una capa blanquecina o amarilla. Algunas veces, la hinchazón puede desaparecer por sí sola. En otros casos, pueden ser necesarios antibióticos o una amigdalectomía.

Una amigdalectomía también puede ser un tratamiento para problemas respiratorios, como ronquidos fuertes y apnea del sueño.

¿Quién necesita una amigdalectomía?

La amigdalitis y la necesidad de amigdalectomías son más comunes en niños que en adultos. Sin embargo, las personas de cualquier edad pueden experimentar problemas con sus amígdalas y requerir cirugía.

Un caso de amigdalitis no es suficiente para justificar una amigdalectomía. Por lo general, la cirugía es una opción de tratamiento para las personas que a menudo se enferman de amigdalitis o faringitis estreptocócica.

Si usted ha tenido por lo menos siete casos de amigdalitis o estreptococo en el último año (o cinco casos o más en cada uno de los últimos dos años), hable con su médico sobre si una amigdalectomía es una opción para usted.

La amigdalectomía también puede tratar otros problemas médicos, incluyendo

  • Problemas respiratorios relacionados con la inflamación de las amígdalas
  • Ronquidos frecuentes y fuertes
  • Períodos en los que deja de respirar durante el sueño o apnea del sueño.
  • Sangrado de las amígdalas
  • Cáncer de las amígdalas

Preparación para una amigdalectomía

Deberá dejar de tomar medicamentos antiinflamatorios dos semanas antes de la cirugía. Este tipo de medicamento incluye aspirina, ibuprofeno y naproxeno. Medicamentos de este tipo pueden aumentar su riesgo de sangrado durante y después de la cirugía. Usted debe informarle a su médico acerca de cualquier medicamento, hierbas o vitaminas que esté tomando.

Usted también necesitará ayunar después de la medianoche antes de su amigdalectomía. Esto significa que no debe beber ni comer. Un estómago vacío reduce el riesgo de sentir náuseas por la anestesia.

Asegúrese de planear su recuperación en casa. Alguien tendrá que llevarla a su casa y ayudarla durante los primeros dos días después de la amigdalectomía. La mayoría de las personas se quedan en casa sin ir al trabajo o a la escuela durante aproximadamente una semana después de la cirugía.

Procedimiento de amigdalectomía

Existen varias maneras diferentes de extirpar las amígdalas. Un método común se llama “disección con cuchillo frío (acero)”. En este caso, el cirujano extirpa las amígdalas con un bisturí.

Otro método común para la amigdalectomía consiste en quemar los tejidos a través de un proceso llamado cauterización. La vibración ultrasónica (usando ondas sonoras) también se utiliza en algunos procedimientos de amigdalectomía. Las amigdalectomías suelen durar alrededor de media hora.

Independientemente del método quirúrgico que elija su médico, usted estará dormido con un anestésico general. Usted no se dará cuenta de la cirugía ni sentirá ningún dolor.

Cuando se despierte después de la amigdalectomía, estará en una sala de recuperación. El personal médico controlará su presión arterial y frecuencia cardíaca a medida que despierte. La mayoría de las personas pueden irse a casa el mismo día después de una amigdalectomía exitosa.

Riesgos durante una amigdalectomía

Una amigdalectomía es un procedimiento muy común y rutinario. Sin embargo, al igual que con otras cirugías, existen algunos riesgos con este procedimiento. Estos pueden incluir

  • Tumefacción
  • Contaminación
  • Sangrado
  • Reacción a los anestésicos.

Recuperación de la amigdalectomía

Los pacientes pueden experimentar algo de dolor a medida que se recuperan de una amigdalectomía. Es posible que tenga dolor de garganta después de la cirugía. También puede sentir dolor en la mandíbula, los oídos o el cuello. Descanse mucho, especialmente en los primeros dos o tres días después de la cirugía.

Beba agua o coma paletas heladas para mantenerse hidratado sin lastimarse la garganta. El caldo y la compota de manzana tibios y claros son opciones de comida ideales durante la recuperación temprana. Puede agregar helado, pudín, avena y otros alimentos blandos después de un par de días. Trate de no comer nada duro, crujiente o picante durante varios días después de una amigdalectomía.

Los analgésicos pueden ayudarle a sentirse mejor durante la recuperación. Tome los medicamentos exactamente como su médico le receta.

Póngase en contacto con su médico si experimenta sangrado o fiebre después de una amigdalectomía. El ronquido durante las primeras dos semanas después del procedimiento es normal y esperado. Llame a su médico si tiene problemas para respirar después de las primeras dos semanas.

Muchas personas están listas para regresar a la escuela o al trabajo dentro de las dos semanas posteriores a una amigdalectomía.

La mayoría de las personas que se someten a una amigdalectomía tienen menos infecciones de garganta en el futuro.

¿Cuál es la diferencia entre la amigdalitis y la garganta estreptocócica?

Usted puede haber escuchado los términos amigdalitis y faringitis estreptocócica usados indistintamente, pero esto no es exacto. Usted puede tener amigdalitis sin tener faringitis estreptocócica. La amigdalitis puede ser causada por la bacteria estreptococo del grupo A, la cual es responsable de la faringitis estreptocócica, pero usted también podría contraer amigdalitis de otras bacterias y virus.

Causas

La amigdalitis puede ser causada por una variedad de gérmenes, incluyendo virus y bacterias. Sin embargo, es causada más comúnmente por virus, tales como:

  • Gripal
  • Coronavirus
  • Adenovirus
  • Virus de Epstein-Barr
  • VIH
  • Virus del herpes simple

La amigdalitis es sólo un síntoma de estos virus. Su médico necesitará hacer pruebas y revisar todos sus síntomas para determinar qué virus, si es que hay alguno, es la causa de su amigdalitis.

La amigdalitis también puede ser causada por bacterias. Se estima que entre el 15 y el 30 por ciento de la amigdalitis es causada por bacterias. Las bacterias infecciosas más comunes son el estreptococo del grupo A, que causa faringitis estreptocócica. Otras especies de bacterias estreptocócicas también pueden causar amigdalitis, incluyendo:

  • Estafilococo áureo (SARM)
  • Clamidia pneumoniae (clamidia)
  • Neisseria gonorrhoeae (gonorrea)

La faringitis estreptocócica es causada específicamente por la bacteria estreptococo del grupo A. Ningún otro grupo de bacterias o virus lo causa.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la amigdalitis y la faringitis estreptocócica incluyen

  • Edad joven. La amigdalitis causada por bacterias es más común en niños de 5 a 15 años.
  • Exposición frecuente a otras personas. Los niños pequeños que asisten a la escuela o a la guardería están frecuentemente expuestos a gérmenes. De manera similar, las personas que viven o trabajan en ciudades o toman transporte público pueden estar más expuestas a los gérmenes de la amigdalitis.
  • Época del año. La faringitis estreptocócica es más común en el otoño y a principios de la primavera.

Usted sólo puede tener amigdalitis si tiene amígdalas.

Complicaciones

En casos extremos, la faringitis estreptocócica y la amigdalitis pueden llevar a las siguientes complicaciones:

  • Escarlatina
  • Inflamación renal
  • Fiebre reumática

¿Cuándo debe ver a un médico?

Es posible que no necesite ver a un médico para la amigdalitis o la faringitis estreptocócica. En la mayoría de los casos, los síntomas se resolverán a los pocos días del cuidado en el hogar, como descansar, beber líquidos calientes o chupar pastillas para la garganta.

Sin embargo, es posible que necesite ver a un médico si:

  • Los síntomas duran más de cuatro días y no muestran signos de mejoría o han empeorado
  • Tiene síntomas graves, como fiebre de más de 102.6°F (39.2°C) o dificultad para respirar o beber
  • Dolor intenso que no desaparece
  • Ha tenido varios casos de amigdalitis o faringitis estreptocócica en el último año

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de los síntomas y le realizará un examen físico. Durante el examen físico, examinarán su garganta en busca de ganglios linfáticos inflamados y revisarán su nariz y oídos para detectar signos de infección.

Si su médico sospecha de amigdalitis o faringitis estreptocócica, le hará un frotis en la parte posterior de la garganta para tomar una muestra. Ellos pueden usar una prueba rápida de estreptococo para determinar si usted está infectado con la bacteria estreptococo.

Pueden obtener resultados en pocos minutos. Si el resultado de la prueba es negativo para estreptococo, su médico usará un cultivo de garganta para detectar otras bacterias potenciales. Los resultados de esta prueba suelen tardar 24 horas.

Con base en los resultados y síntomas de su prueba, su médico debe poder darle un diagnóstico.

Tratamiento

La mayoría de los tratamientos aliviarán sus síntomas en lugar de tratar realmente su condición. Por ejemplo, usted puede usar medicamentos antiinflamatorios para aliviar el dolor de la fiebre y la inflamación, como el acetaminofeno (Tylenol) o el ibuprofeno (Advil y Motrin).

Para aliviar los síntomas del dolor de garganta, puede probar estos remedios caseros:

  • Reposo
  • Beba mucha agua
  • Beber líquidos calientes, como caldo, té con miel y limón, o sopa caliente.
  • Haga gárgaras con agua tibia salada
  • Chupar caramelos duros o pastillas para la garganta
  • Aumentar la humedad en su hogar u oficina utilizando un humidificador
  • Compre humidificadores.
  • Amigdalitis

Si usted tiene amigdalitis causada por un virus, su médico no podrá tratarla directamente. Si su amigdalitis es causada por bacterias, su médico puede recetarle antibióticos para tratar la infección. Asegúrese de tomar los antibióticos exactamente igual que los receto el doctor

Prevención

Si tiene amigdalitis, debe descansar y mantenerse bien hidratado. Usted puede tomar acetaminofeno* o ibuprofeno para aliviar los síntomas, pero el ácido acetilsalicílico (AAS) debe evitarse en niños con infecciones virales, ya que puede llevar a que se presente el síndrome de Reye, una afección muy peligrosa que afecta muchos órganos, particularmente el cerebro y el hígado.

Cuando las bacterias están causando la infección, su médico probablemente le recetará un antibiótico. La mayoría de los médicos no prescriben antibióticos hasta que los exámenes confirmen que las bacterias son la causa.

Sin embargo, las personas con 3 de los 4 síntomas característicos siguientes pueden ser tratadas con antibióticos “por adelantado” (antes de que se conozcan los resultados del cultivo): fiebre, secreción de las amígdalas, ausencia de tos y ganglios linfáticos sensibles.

Pocos niños contraen infecciones crónicas o recurrentes. Cuando un niño tiene amigdalitis recurrente, los miembros de la familia pueden ser examinados para ver si son portadores asintomáticos (sin síntomas) de estreptococos del grupo A. Si es así, se les pueden administrar antibióticos para asegurar que toda la familia esté libre de estreptococos y para proteger al niño de la reinfección.

Si los niños no responden a los antibióticos, puede ser necesaria una amigdalectomía.

El Quinsy generalmente se trata drenando el absceso y los antibióticos. Algunas veces, es necesario extirpar las amígdalas para tratar la quinsy.

Complicaciones

La amigdalitis a menudo se resuelve en tres o cuatro días, y la fiebre y otros síntomas generalmente desaparecen en una semana. Sin embargo, en algunos individuos, los síntomas no mejoran o incluso pueden empeorar después de este tiempo. Algunas de las complicaciones de la amigdalitis incluyen:

Amigdalitis recurrente

En algunos individuos, la amigdalitis ocurre repetidamente cada vez que desarrollan una infección del tracto respiratorio superior.

Esto se denomina amigdalitis recurrente o amigdalitis crónica y puede afectar gravemente las actividades diarias de una persona. La enfermedad recurrente también puede afectar el crecimiento y el desarrollo.

La amigdalitis crónica o recurrente generalmente se diagnostica cuando una persona ha experimentado uno de los siguientes síntomas:

  • Al menos siete episodios de amigdalitis en el año anterior
  • Cinco episodios en cada uno de los dos años anteriores
  • Al menos tres episodios en cada uno de los tres años anteriores

Absceso periamigdalino

Algunas personas pueden desarrollar un absceso varios días después de la aparición de los síntomas de la amigdalitis. También llamado quinsy, el absceso se presenta como un saco lleno de pus que se forma entre la pared de la garganta y la parte posterior de una de las amígdalas.

Diseminación de la infección

La infección también puede propagarse a las áreas alrededor de las amígdalas, resultando en inflamación e infección de las estructuras circundantes. Por ejemplo, las bacterias presentes en el absceso pueden penetrar la vena yugular cercana, infectando la sangre y dando lugar a septicemia.

Esta afección se denomina síndrome de Lemierre y puede ser mortal si no se trata rápida y adecuadamente.

La infección de las amígdalas también puede propagarse al oído medio, lo que resulta en otitis media o infección del oído medio.

Formación de criptas

Las bacterias también pueden acumularse en las fosas de la superficie de las amígdalas, lo que resulta en la formación de criptas, que producen piedras de olor desagradable, amarillas o blancas, llamadas amigdalolitos.

Dificultad respiratoria

La amigdalitis recurrente hace que las amígdalas se agranden, lo que provoca ronquidos, trastornos del sueño y respiración bucal. Esto se denomina apnea obstructiva.

Estreptococo

La infección estreptocócica de las amígdalas puede llevar a complicaciones como fiebre reumática (que afecta las válvulas cardíacas y las articulaciones) y glomerulonefritis (infección renal).

Tratamiento

Cuidado en el hogar

Ya sea que la amigdalitis sea causada por una infección viral o bacteriana, las estrategias de cuidado en el hogar pueden hacer que su hijo se sienta más cómodo y promover una mejor recuperación.

Si un virus es la causa esperada de amigdalitis, estas estrategias son el único tratamiento. Su médico no le recetará antibióticos. Su hijo probablemente estará mejor dentro de siete a diez días.

Las estrategias de cuidado en el hogar para usar durante el tiempo de recuperación incluyen lo siguiente:

  • Fomente el descanso. Anime a su hijo a dormir lo suficiente.
  • Suministre líquidos adecuados. Déle a su hijo mucha agua para mantener su garganta húmeda y prevenir la deshidratación.
  • Proporcione alimentos y bebidas reconfortantes. Los líquidos calientes – caldo, té sin cafeína o agua tibia con miel – y las golosinas frías como las paletas heladas pueden aliviar el dolor de garganta.
  • Prepare una gárgara de agua salada. Si su hijo puede hacer gárgaras, una gárgara de agua salada de 1 cucharadita (5 mililitros) de sal de mesa a 8 onzas (237 mililitros) de agua tibia puede ayudar a aliviar el dolor de garganta. Haga que su hijo haga gárgaras con la solución y luego la escupa.
  • Humedezca el aire. Use un humidificador de aire frío para eliminar el aire seco que puede irritar aún más el dolor de garganta, o siéntese con su hijo durante varios minutos en un baño con vapor.
  • Ofrezca pastillas. Los niños mayores de 4 años pueden chupar pastillas para aliviar el dolor de garganta.

Con excepción de ciertas enfermedades, los niños y adolescentes no deben tomar aspirina porque cuando se usa para tratar los síntomas del resfriado o enfermedades similares a la gripe, se ha relacionado con el síndrome de Reye, una afección poco común pero potencialmente mortal.

Antibióticos

Si la amigdalitis es causada por una infección bacteriana, su médico le recetará un tratamiento con antibióticos. La penicilina tomada por vía oral durante 10 días es el tratamiento antibiótico más común prescrito para la amigdalitis causada por estreptococos del grupo A.

Si su hijo es alérgico a la penicilina, su médico le recetará un antibiótico alternativo.

Su hijo debe tomar el tratamiento completo de antibióticos según lo prescrito, incluso si los síntomas desaparecen por completo.

Si no se toma todo el medicamento como se indica, la infección puede empeorar o propagarse a otras partes del cuerpo. No completar el ciclo completo de antibióticos puede, en particular, aumentar el riesgo de su hijo de fiebre reumática e inflamación renal grave.

Hable con su médico o farmacéutico sobre lo que debe hacer si olvida darle una dosis a su hijo.

Cirugía

La cirugía para extirpar las amígdalas (amigdalectomía) se puede utilizar para tratar la amigdalitis recurrente frecuente, la amigdalitis crónica o la amigdalitis bacteriana que no responde al tratamiento antibiótico. La amigdalitis frecuente se define generalmente como:

  • Más de siete episodios en un año
  • De cuatro o cinco episodios al año en cada uno de los dos años anteriores
  • Más de tres episodios al año en cada uno de los tres años anteriores

Una amigdalectomía también se puede realizar si la amigdalitis resulta en complicaciones difíciles de manejar, tales como:

  • Apnea obstructiva del sueño
  • Dificultad respiratoria
  • Dificultad para deglutir, especialmente carnes y otros alimentos con trozos
  • Un absceso que no mejora con el tratamiento antibiótico

La amigdalectomía generalmente se realiza como un procedimiento ambulatorio, a menos que su hijo sea muy pequeño, tenga una afección médica compleja o si surgen complicaciones durante la cirugía. Esto significa que su hijo debe poder irse a casa el día de la cirugía. Una recuperación completa usualmente toma de siete a 14 días.

Cómo prepararse para su cita

Si su hijo está experimentando dolor de garganta, dificultad para tragar u otros síntomas que pueden indicar amigdalitis, usted probablemente comenzará con una visita a su médico de familia o al pediatra de su hijo. Usted puede ser canalizado con un especialista en trastornos de oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo).

Es probable que su médico le haga varias preguntas acerca de la condición de su hijo. Esté preparado para contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • Si su hijo ha tenido fiebre, ¿cuál era su temperatura?
  • ¿Tiene dificultad para tragar los alimentos o le duele al tragarlos?
  • ¿Hay algo que mejore los síntomas, como un analgésico de venta libre o líquidos calientes?
  • ¿Su hijo ha sido diagnosticado con amigdalitis o faringitis estreptocócica antes? Si es así, ¿cuándo?
  • ¿Los síntomas parecen afectar su sueño?
  • ¿Ha estado su hijo expuesto a alguien que se sabe que tiene faringitis por estreptococo?

Las preguntas que usted puede hacerle a su médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuánto tiempo se tarda en obtener los resultados de las pruebas?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Debo preocuparme por la frecuencia con la que mi hijo tiene amigdalitis?
  • ¿Cuándo puede mi hijo volver a la escuela o reanudar otras actividades?

Remedios Caseros para la Amigdalitis

La amigdalitis es una condición que ocurre cuando sus amígdalas se infectan. Puede ser causada tanto por infecciones bacterianas como virales. La amigdalitis puede llevar a síntomas como:

  • Amígdalas hinchadas o inflamadas
  • Dolor de garganta
  • Dolor al tragar
  • Calentura
  • Voz ronca
  • Mal aliento
  • Dolor de oídos

Las infecciones virales que causan amigdalitis se transmiten por sí solas. Las infecciones bacterianas pueden requerir antibióticos. El tratamiento también puede centrarse en aliviar los síntomas de la amigdalitis, como el uso de AINEs como el ibuprofeno para aliviar la inflamación y el dolor.

Hay un número de remedios caseros que pueden tratar o reducir efectivamente los síntomas de la amigdalitis.

1. Hacer gárgaras con agua salada

Hacer gárgaras y enjuagar con agua tibia con sal puede ayudar a aliviar el dolor de garganta y el dolor causado por la amigdalitis. También puede reducir la inflamación e incluso puede ayudar a tratar infecciones.

Revuelva alrededor de ½ cucharadita de sal en aproximadamente 4 onzas de agua tibia. Revuelva hasta que la sal se disuelva. Haga gárgaras y sacuda por la boca durante varios segundos y luego escúpalo. Puede enjuagarse con agua corriente.

2. Pastillas de regaliz

Las pastillas pueden ayudar a aliviar la garganta, pero no todas son iguales. Algunas pastillas contienen ingredientes con propiedades antiinflamatorias naturales, o ingredientes que pueden aliviar el dolor por sí solos. Las pastillas que contienen regaliz como ingrediente pueden tener fuertes beneficios antiinflamatorios, calmando tanto el malestar como la inflamación en las amígdalas y la garganta.

No se deben administrar pastillas a los niños pequeños debido al riesgo de asfixia. En cambio, los aerosoles para la garganta son a menudo una mejor opción para los niños de esta edad. Si no está seguro, llame a su pediatra.

3. Té caliente con miel cruda

Las bebidas calientes como el té pueden ayudar a reducir el malestar que puede ocurrir como resultado de la amigdalitis. La miel cruda, a menudo añadida al té, tiene fuertes propiedades antibacterianas y puede ayudar a tratar las infecciones que causan la amigdalitis.

Beba el té caliente en lugar de caliente y agregue la miel hasta que se disuelva. Ciertos tés pueden fortalecer los beneficios de este remedio casero. El té de jengibre, por ejemplo, es un fuerte antiinflamatorio, al igual que el té de hinojo, que puede ayudar a reducir la inflamación y el malestar.

4. Paletas de helado y cubitos de hielo

El resfriado puede ser altamente efectivo para tratar el dolor, la inflamación y la hinchazón que a menudo vienen con la amigdalitis. Las paletas, las bebidas congeladas como los ICEE y los alimentos congelados como el helado pueden ser particularmente útiles para los niños pequeños que no pueden usar otros remedios caseros de manera segura. Los niños mayores y los adultos también pueden chupar trozos de hielo.

5. Humidificadores

Los humidificadores pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta si el aire está seco, o si usted está experimentando resequedad en la boca como resultado de la amigdalitis. El aire seco puede irritar la garganta, y los humidificadores pueden ayudar a aliviar las molestias en la garganta y las amígdalas al añadir humedad al aire. Los humidificadores de vapor frío son más beneficiosos, especialmente cuando los virus son la causa de la amigdalitis.

Mantenga su humidificador encendido cuando sea necesario, especialmente cuando duerme por la noche, hasta que la amigdalitis disminuya. Si usted no tiene un humidificador y desea un alivio rápido, sentarse en una habitación llena de vapor de la ducha también puede proporcionar humedad que puede reducir los síntomas.

Cuándo ver a su médico

Ciertos síntomas indican que usted puede necesitar ver a su médico para recibir tratamiento. Ciertos tipos de infecciones bacterianas que pueden afectar las amígdalas, como la faringitis estreptocócica, requieren antibióticos recetados para su tratamiento.

Usted debe hacer una cita para ver a su médico si experimenta una combinación de los siguientes síntomas:

  • Calentura
  • Dolor de garganta persistente o picazón que no desaparece en 24 a 48 horas
  • Dolor al tragar o dificultad para tragar
  • Fatiga
  • Irritabilidad en lactantes y niños pequeños
  • Ganglios linfáticos hinchados

Estos síntomas pueden indicar una infección bacteriana que requiere antibióticos.

Perspectivas y recuperación

Muchos casos de amigdalitis se resuelven rápidamente. La amigdalitis causada por virus típicamente se resuelve dentro de 7 a 10 días después de descansar y beber mucho líquido. La amigdalitis bacteriana puede tardar aproximadamente una semana en desaparecer, aunque muchas personas comienzan a sentirse mejor un día después de tomar los antibióticos.

Ya sea que usted esté recibiendo tratamiento con receta o se aferre a los remedios caseros, beba mucho líquido y descanse mucho para ayudar a su cuerpo a recuperarse.

En casos raros y graves, se puede utilizar una amigdalectomía (o extirpación quirúrgica de las amígdalas) para tratar casos recurrentes y persistentes de amigdalitis. Este es típicamente un procedimiento ambulatorio. Muchas personas, niños y adultos por igual, se recuperarán completamente en catorce días.

Crónica

La amigdalitis es una condición que consiste en ciertos síntomas, incluyendo hinchazón generalizada e inflamación de las amígdalas faríngeas y la parte posterior de la garganta. La inflamación también puede extenderse más allá de las amígdalas para incluir las adenoides y las amígdalas linguales.

Esta enfermedad puede ser causada por infecciones como virus (por ejemplo, CMV, herpes simple, Epstein-Barr) o bacterias como la faringitis estreptocócica. La amigdalitis ocurre más comúnmente en niños que en adultos, pero no suele afectar a los niños menores de 2 años.

Ella se divide en tres tipos, que dependen de la frecuencia de las veces que la amigdalitis ocurre y de cuánto tiempo dura:

  1. La amigdalitis aguda incluye casos en los que los síntomas duran entre tres días y dos semanas.
  2. Esta enfermedad en su forma recurrente ocurre cuando una persona sufre de múltiples episodios de amigdalitis en un año.
  3. Los casos de amigdalitis crónica tienen síntomas que persisten más allá de las dos semanas.

Otra condición, absceso periamigdalino, ocurre cuando la infección de las amígdalas se propaga a otros tejidos de la cabeza y el cuello. Aunque algunas fuentes incluyen esta afección como un tipo de amigdalitis, probablemente se define con mayor precisión como una complicación de la amigdalitis mal tratada. El absceso periamigdalino ocurre más comúnmente en adolescentes y adultos que en niños.

Amigdalitis recurrente

La amigdalitis recurrente se puede diagnosticar si un individuo tiene múltiples brotes de amigdalitis en un año. Las infecciones pueden responder inicialmente a los antibióticos, pero reaparecen con frecuencia.

Por lo menos un estudio ha mostrado una predisposición genética a desarrollar amigdalitis recurrente. Algunas investigaciones también sugieren que mientras que la amigdalitis recurrente es más común en los niños, la amigdalitis crónica es más común en los adultos.

En los niños, la amigdalitis recurrente es causada más comúnmente por infecciones del grupo A beta-hemolítico Streptococcus pyogenes (GABHS), también conocido como faringitis estreptocócica, mientras que otras bacterias son más propensas a ser la causa de la amigdalitis recurrente en adultos. Las razones para la faringitis estreptocócica recurrente incluyen cepas resistentes de la bacteria, sistemas inmunitarios debilitados o la posibilidad de que usted o alguien de su familia sea portador de estreptococo.

Amigdalitis Crónica

La amigdalitis crónica es más común en adolescentes y adultos. Las personas que sufren de amigdalitis crónica tienden a tenerla:

  • Dolor de garganta
  • Agrandamiento de las amígdalas
  • Mal aliento, que puede estar relacionado con amígdalas crípticas
  • Ganglios linfáticos del cuello agrandados y sensibles

Tanto la infección por bacterias resistentes a los antibióticos como la alteración de la función inmunológica probablemente juegan un papel en el desarrollo de la amigdalitis crónica. Usted también puede tener un mayor riesgo de desarrollar amigdalitis crónica si ha estado expuesto a la radiación.

Al igual que con la amigdalitis recurrente, la apnea del sueño es una complicación grave de la amigdalitis crónica y a menudo es una indicación para la extirpación de las amígdalas. En última instancia, la decisión de extirpar las amígdalas depende de múltiples factores, incluyendo su capacidad para asistir al trabajo o a la escuela, sus síntomas y cualquier complicación de la amigdalitis que pueda tener.

Tratamiento

El tratamiento inicial para la amigdalitis recurrente o crónica incluye asegurar una hidratación adecuada y el control del dolor. Controlar el dolor de garganta le permitirá mantenerse hidratado. Si usted tiene signos de deshidratación, debe buscar atención médica. Para controlar el dolor, puede usar medicamentos de venta libre como Tylenol, Ibuprofeno, pastillas para la garganta o aerosoles.

Independientemente de lo que esté causando su amigdalitis recurrente o crónica, su médico también puede recomendar que le extirpen las amígdalas. Este será probablemente el caso, si usted está teniendo de cinco a siete episodios de amigdalitis en un año o si está teniendo amigdalitis crónica sin resolver.

La elección de someterse a una amigdalectomía puede reducir drásticamente el número de veces que tiene dolor de garganta y necesita antibióticos en un año.

También se ha identificado un mejoramiento en la calidad de vida, particularmente si su amigdalitis está afectando su asistencia al trabajo o a la escuela.

¿Cuáles Son los Peligros de Dejar la Amigdalitis Sin Tratar?

La amigdalitis es una afección en la que las amígdalas, grupos de tejido carnoso ubicados a cada lado de la parte posterior de la garganta, se infectan por un virus o una bacteria. La amigdalitis viral a menudo desaparece sin ningún tratamiento específico; sin embargo, la amigdalitis bacteriana puede requerir la administración de antibióticos para que la infección desaparezca. Si no se trata, la amigdalitis puede resultar en una variedad de complicaciones.

Apnea del sueño

La amigdalitis hace que las amígdalas se hinchen. Cuando no se trata, esta inflamación puede causar una obstrucción de las vías respiratorias e interferir con la respiración normal. Esto puede causar apnea del sueño, una condición en la que la respiración se detiene intermitentemente o se vuelve muy superficial durante el sueño.

Los pacientes que sufren de apnea del sueño pueden tener de 5 a 30 pausas en su respiración durante una sola noche de sueño, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. La apnea del sueño interrumpe el sueño, lo que provoca somnolencia durante el día.

Absceso

Cuando las amígdalas están infectadas, producen pus, que es un líquido viscoso que consiste en glóbulos blancos, restos celulares y células muertas. El pus puede quedar atrapado en el espacio entre los tejidos blandos de las amígdalas y provocar un absceso. El pus en el absceso puede filtrarse al torrente sanguíneo, causando complicaciones adicionales.

Un absceso puede requerir aspiración o drenaje. Debido a que algunos de los espacios son de difícil acceso físico, drenar el absceso puede resultar difícil.

Glomerulonefritis aguda

En algunos casos raros, la amigdalitis causada por cepas de bacterias estreptocócicas puede resultar en inflamación renal, una afección conocida como glomerulonefritis aguda (AGN). Los glomérulos son las pequeñas pantallas filtrantes en los riñones responsables de eliminar los productos de desecho de la sangre.

Cuando las bacterias que infectan las amígdalas entran en el torrente sanguíneo, las bacterias pueden encontrar su camino hacia los glomérulos.

El sistema inmunológico del cuerpo responde provocando inflamación, lo que puede provocar la formación de tejido cicatricial. El tejido cicatrizal interfiere con la capacidad de los glomérulos para filtrar eficazmente la sangre, lo que resulta en AGN.

Fiebre Reumática

La fiebre reumática se puede desarrollar, especialmente en niños, después de una infección por la bacteria Streptococcus cepa A. La fiebre reumática es el resultado de una respuesta retardada del sistema inmunológico a la bacteria. Causa inflamación de las articulaciones, erupción, fiebre, pérdida de peso, fatiga y dolores de estómago.

El tratamiento de la fiebre reumática implica la administración de antibióticos para combatir las bacterias, medicamentos antiinflamatorios para reducir la inflamación de las articulaciones y reposo en cama. Los casos graves pueden requerir hospitalización. Debido a que la fiebre reumática puede causar inflamación en las válvulas del corazón, el diagnóstico y el tratamiento son imperativos.

Efectos secundarios de la amigdalitis

Las amígdalas son dos pequeñas piezas de tejido localizadas a cada lado de la parte posterior de la boca. Son parte del sistema inmunológico del cuerpo y ayudan a defenderlo contra las infecciones, especialmente contra los gérmenes en el aire o en los alimentos.

La amigdalitis es una condición médica en la cual las amígdalas se infectan debido a un virus o bacteria. Si usted desarrolla cualquier efecto secundario grave de amigdalitis, hable con su médico ya que puede necesitar medicamentos para aliviar estos síntomas.

Dolor de garganta

Si usted desarrolla amigdalitis, el efecto secundario más común es el dolor de garganta. Una infección de las amígdalas puede causar irritación e inflamación severas. Si esto ocurre, los tejidos de las amígdalas pueden hincharse, lo que puede hacer que sea incómodo tragar o comer alimentos.

El sitio web de Better Health Channel explica que ciertos niños con amigdalitis pueden quejarse de dolor de estómago en lugar de dolor de garganta.

Nódulos linfáticos inflamados

Los nodulos linfáticos son un componente crucial del sistema linfático dentro del cuerpo, lo que ayuda a defender el cuerpo contra las infecciones. La amigdalitis puede causar que los ganglios linfáticos dentro del cuello se infecten, lo cual puede llevar a que los ganglios se irriten o inflamen. Usted puede experimentar sensibilidad dolorosa dentro de su cuello como resultado de la inflamación de los ganglios linfáticos.

Parches para la garganta blanca o amarilla

La amigdalitis puede hacer que los tejidos de las amígdalas acumulen pus, que puede aparecer como manchas blancas o amarillas de piel en la parte posterior de la boca. Estos parches pueden causar síntomas adicionales como hinchazón, inflamación o irritación de las amígdalas. Tales síntomas pueden interferir con el hecho de comer o beber ciertos alimentos o líquidos.

Mal Aliento

Si usted desarrolla amigdalitis, la infección puede hacer que tenga mal aliento. Las bacterias pueden desprender un mal olor a medida que se propagan a través de los tejidos de las amígdalas.

Fiebre

En respuesta a una infección de amigdalitis, su cuerpo puede desarrollar fiebre. La fiebre es una respuesta inmune utilizada por su cuerpo para ayudar a detener la propagación de la infección. También puede experimentar síntomas adicionales como dolor de cabeza o fatiga.

Riesgos de la amigdalectomía vs. Beneficios: ¿Vale la pena?

Las amigdalectomías se encuentran entre los procedimientos quirúrgicos más comunes en los Estados Unidos. Aunque generalmente es seguro y efectivo, usted debe entender los riesgos y beneficios antes de someterse a una extirpación de las amígdalas.

Razones para una amigdalectomía

Hay dos razones comunes por las que un cirujano podría sugerir la extirpación de las amígdalas. La faringitis estreptocócica recurrente es la razón principal para someterse a una amigdalectomía; sin embargo, también se puede recomendar una amigdalectomía para tratar la apnea del sueño relacionada con el agrandamiento de las amígdalas.

En particular, se recomendará una amigdalectomía para su hijo si la apnea del sueño está causando problemas de calidad de vida, tales como obstaculizar el rendimiento en la escuela o somnolencia excesiva durante el día.

La apnea del sueño es una condición en la que una persona deja de respirar por breves períodos de tiempo durante el sueño. Investigaciones recientes han demostrado que con el tiempo, esta falta de oxígeno al cerebro y al corazón puede resultar en enfermedades graves, incluyendo enfermedades cardíacas, depresión, cambios de humor, agresividad, somnolencia diurna y muchos otros problemas de salud.

Las amígdalas inflamadas pueden causar apnea al bloquear directamente las vías respiratorias mientras la persona está acostada.

Cuándo someterse a una cirugía

La mayoría de las pautas profesionales no recomiendan una amigdalectomía para las infecciones a menos que usted haya tenido de cinco a siete de ellas en un año. Sin embargo, su cirujano considerará la severidad de esas infecciones y qué tan sensible es usted al tratamiento.

Aunque la extirpación de las amígdalas suele ser útil para tratar las infecciones crónicas, no siempre es 100 por ciento efectiva. Todavía es posible contraer faringitis estreptocócica o una infección similar después de la extirpación de las amígdalas. Sin embargo, la mayoría de las personas dejan de tener infecciones o no tienen tantas.

Si usted contrae una infección después de una amigdalectomía, la infección generalmente no es tan grave como lo hubiera sido antes de la cirugía. La reducción de la frecuencia de infección también puede disminuir el riesgo de complicaciones de la faringitis estreptocócica.

La frecuencia de las amigdalectomías en los Estados Unidos ha aumentado a medida que los médicos comprenden mejor los peligros de la apnea del sueño. De hecho, los cirujanos son más propensos a recomendar la extirpación de las amígdalas si usted tiene apnea del sueño que si tiene amigdalitis crónica sola.

La remoción de las amígdalas inflamadas ha resultado ser muy efectiva para tratar y curar esta forma de apnea del sueño. Sin embargo, la cirugía sólo debe considerarse cuando otras formas menos invasivas de tratamiento médico no son toleradas o son ineficaces.

Aunque son menos comunes, hay otras razones por las que su médico puede recomendar la extirpación de las amígdalas, incluyendo: abscesos peritonsulares, cáncer de amígdala y agrandamiento de las amígdalas que están causando problemas dentales. Las amígdalas agrandadas que causan dificultad para tragar o respirar y que no han respondido a otros tratamientos deben extirparse tan pronto como sea posible.

Los Riesgos

Aparte de algunas complicaciones que ponen en peligro la vida, también se esperan algunos efectos secundarios de la amigdalectomía. Muchas personas experimentan náuseas y vómitos, dolor de garganta, dificultad para tragar, fiebre baja, mal aliento, dolores de oído y fatiga.

La probabilidad de que usted tenga estos efectos secundarios varía enormemente, al igual que la gravedad de los síntomas si los tuviera. Se cree ampliamente que los niños tienden a tener una recuperación más corta y “más fácil”.

Anestesia General

Las amigdalectomías se realizan bajo anestesia general. La cirugía que requiere anestesia general conlleva riesgos que usted debe conocer. Estos riesgos van desde náuseas y vómitos menores hasta riesgos para la vida, como insuficiencia respiratoria, hipertermia maligna e incluso la muerte.

Es menos probable que experimente complicaciones graves si ya se ha sometido con éxito a la anestesia general en el pasado. Si usted tiene antecedentes familiares de hipertermia maligna, deficiencia de seudocolinesterasa, distrofia muscular o muerte súbita por anestesia general, estará en un nivel más alto de riesgo de experimentar una complicación quirúrgica.

Debe informar a su anestesiólogo si alguno de los miembros de su familia ha experimentado estas complicaciones. Esto no significa que no deba someterse a una cirugía, pero será útil para el anestesiólogo y éste puede ajustar los medicamentos utilizados para evitar problemas potenciales.

También es más probable que tenga problemas respiratorios después de la anestesia si tiene una afección respiratoria crónica como asma o apnea del sueño. Sin embargo, miles de personas que sufren de apnea del sueño se someten con éxito a la anestesia general todos los días.

La anestesia se considera bastante segura, ya que se estima que la tasa de mortalidad es inferior a uno de cada 100.000 pacientes. Usted puede reducir su riesgo siguiendo las instrucciones dadas antes de su cirugía, (especialmente sobre comer y beber), y revelando completamente su información médica a su médico.

Amigdalitis en perros

Los perros tienen una amígdala a cada lado de la garganta, que es parte de su sistema linfático. La amigdalitis en los perros ocurre típicamente cuando el perro tiene otro trastorno en los pulmones o en las vías respiratorias.

Tales trastornos incluyen los de la nariz, la boca y la parte superior de la garganta (por ejemplo, paladar hendido), vómitos continuos o regurgitación, como se puede observar debido a un agrandamiento del esófago, o tos continua (por ejemplo, bronquitis).

La amigdalitis se observa con mayor frecuencia en razas de perros pequeños.La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas; en los perros, la amigdalitis rara vez se considera la enfermedad principal y se observa con mayor frecuencia en razas pequeñas.

Síntomas de Amigdalitis en Perros

No siempre hay síntomas evidentes cuando un perro tiene amigdalitis. Si hay signos presentes, pueden incluir náuseas que preceden a una tos corta y leve, lo que puede llevar a que se expresen pequeñas cantidades de moco. Un perro con amigdalitis severa puede presentar los siguientes síntomas: Si hay una infección concurrente, puede haber fiebre Tipos Amigdalitis puede ser crónica, lo que significa que su perro experimenta la condición repetidamente.

Esto se observa en los perros braquicéfalos (perros que se crían para tener la cara aplanada y la nariz corta). Cuando los perros jóvenes experimentan amigdalitis crónica, se considera que posiblemente se deba a la maduración de los mecanismos de defensa faríngea del perro.

En muchos casos, la amigdalitis es el resultado de una afección subyacente, lo que significa que es secundaria a otro problema. La amigdalitis primaria sólo debe diagnosticarse una vez que se hayan descartado las enfermedades subyacentes. La amigdalitis primaria es más probable que se vea en perros jóvenes de razas más pequeñas.

Causas de la amigdalitis en los perros

La inflamación de la amigdalitis es típicamente el resultado de una condición subyacente. Las posibles condiciones que conducen a la inflamación incluyen: Una infección Algo alojado en la boca de su perro (fibras vegetales, objetos extraños) Vómitos continuos Tos continua Enfermedad significativa de los dientes y las encías .

Los tumores en las amígdalas Bacterias son a menudo la causa de la enfermedad y una infección bacteriana puede provocar amigdalitis. Las bacterias más comunes que se encuentran en un cultivo son Escherichia coli, Staphylococcus aureus y estreptococos hemolíticos.

Diagnóstico de amigdalitis en perros

Si usted nota cualquiera de los síntomas anteriores, es una buena idea llevar a su perro al veterinario. Su veterinario primero llevará a cabo un examen físico de su perro y le pedirá información sobre lo que ha observado en relación con los síntomas (y cuánto tiempo han estado presentes). Las amígdalas inflamadas son fáciles de ver, lo que facilita el diagnóstico de la amigdalitis.

Dado que la amigdalitis suele ser el resultado de una afección subyacente, su veterinario tendrá en cuenta los síntomas que experimenta su perro para guiarlo en la realización del examen. Usted querrá estar preparado para discutir con su médico cualquier vómito crónico o tos crónica que haya notado en su perro, así como cualquier cambio en su comportamiento, incluyendo sus hábitos alimenticios.

Tratamiento de la amigdalitis en perros

Dado que la amigdalitis suele ser causada por otro problema, su veterinario intentará tratar primero el problema subyacente que padece su perro. Si se descubre que su perro tenía algo alojado en la garganta, el veterinario se lo quitará y le recetará un antibiótico. Si la causa de la amigdalitis es una enfermedad dental y/o de las encías, su veterinario recomendará que su perro reciba una limpieza dental profesional y Amigdalitisposiblemente otros procedimientos, seguidos de un antibiótico.

También se prescribirá un antibiótico en el caso de amigdalitis bacteriana. En el caso de que su perro no responda al antibiótico inicial, el veterinario puede recomendar un cultivo bacteriano y una prueba de sensibilidad para determinar un mejor tratamiento para él.

Su veterinario puede recomendarle un analgésico durante unos días hasta que su perro ya no tenga dificultades para tragar. En la mayoría de los casos, no se extirpan las amígdalas. Si hay tumores de la amígdala o inflamación repetida de las amígdalas que dificulta el flujo de aire, se puede recomendar una amigdalectomía. Las amígdalas de su perro son tejido linfoide, que ayuda a combatir las enfermedades; por lo tanto, es preferible no extirparlas.

(Visited 131 times, 1 visits today)

Deja un comentario