Leucemia mieloide aguda: ¿qué es? Causas, síntomas, tratamiento y mucho más

Este tipo de Leucemia es muy conocida y se le conoce por distintos nombres, el termino aguda se refiere a que puede avanzar o desarrollarse muy rapidamente y si no se controla podria llegar a ser fatal en unos pocos meses.

¿Qué es?

Leucemia mieloide aguda (también conocida como leucemia mielógena aguda), una enfermedad maligna de rápida progresión en la que hay demasiadas células hematopoyéticas inmaduras en la sangre y en la médula ósea, siendo las células destinadas específicamente a dar lugar a los granulocitos o monocitos, ambos tipos de glóbulos blancos que combaten las infecciones.

En la LMA, estos blastos no maduran y se vuelven demasiado numerosos. La LMA puede ocurrir en adultos o niños. La leucemia mieloide aguda también se conoce como leucemia mielógena aguda o leucemia no linfocítica aguda (LLCNA).

Los primeros signos de LMA pueden ser similares a los de la gripe u otras enfermedades comunes con fiebre, debilidad y fatiga, pérdida de peso y apetito, y dolores y molestias en los huesos o las articulaciones. Otros signos de LMA pueden incluir pequeños puntos rojos en la piel, fácil formación de moretones y sangrado, infecciones menores frecuentes y mala cicatrización de cortaduras menores.

Primero, se hacen exámenes de sangre para contar el número de cada uno de los diferentes tipos de células sanguíneas y ver si están dentro de los rangos normales. En la LMA, los niveles de glóbulos rojos pueden estar bajos, causando anemia; los niveles de plaquetas pueden estar bajos, causando sangrado y moretones; y los niveles de glóbulos blancos pueden estar bajos, llevando a infecciones.

Se puede realizar una biopsia de médula ósea o una aspiración de médula ósea si los resultados de los exámenes de sangre son anormales.

Durante una biopsia de médula ósea, se inserta una aguja hueca en el hueso de la cadera para extraer una pequeña cantidad de médula y hueso y examinarla bajo un microscopio. En un aspirado de médula ósea, se extrae una pequeña muestra de médula ósea líquida a través de una jeringa.

Causas

Algunas personas con leucemia mieloide aguda (LMA) tienen uno o más factores de riesgo conocidos, pero muchas no lo tienen. Incluso cuando una persona tiene uno o más factores de riesgo, es muy difícil saber si realmente causó el cáncer.

Ciertos cambios en el ADN de las células normales de la médula ósea pueden hacer que se conviertan en células de leucemia. El ADN dentro de nuestras células forma nuestros genes, que controlan el funcionamiento de nuestras células. Tendemos a parecernos a nuestros padres porque ellos son la fuente de nuestro ADN. Pero nuestros genes afectan más de lo que parecemos.

Algunos genes controlan cuando nuestras células crecen, se dividen para producir nuevas células y mueren en el momento adecuado

  • Los genes que ayudan a las células a crecer, dividirse o mantenerse vivas se denominan oncogenes.
  • Los genes que ayudan a mantener la división celular bajo control o a hacer que las células mueran en el momento adecuado se denominan genes supresores de tumores.

El ADN dentro de cada célula está en largas hebras llamadas cromosomas. Cada vez que una célula se divide en dos nuevas células, debe hacer una nueva copia de sus cromosomas. Este proceso no es perfecto, y pueden ocurrir errores que afectan a los genes dentro de los cromosomas.

Los cánceres (incluyendo la LMA) pueden ser causados por mutaciones (cambios) que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores.

Por ejemplo, los cambios en ciertos genes como FLT3, c-KIT y RAS son comunes en las células AML. Estos tipos de cambios pueden impedir que las células de la médula ósea maduren de la manera en que lo harían normalmente, o ayudar a que las células crezcan fuera de control.

Las mutaciones en muchos genes diferentes se pueden encontrar en la LMA, pero también son comunes los cambios más grandes en uno o más cromosomas. Aunque estos cambios involucran trozos más grandes de ADN, es probable que sus efectos se deban a cambios en uno o unos pocos genes que se encuentran en esa parte del cromosoma. Se pueden encontrar varios tipos de cambios cromosómicos en las células de la LMA

Cambios en los tipos de cromosomas

  • Las translocaciones son el tipo más común de cambio cromosómico. Una translocación significa que una parte de un cromosoma se rompe y se une a otro cromosoma. El punto en el que se produce la ruptura puede afectar a los genes cercanos; por ejemplo, puede activar oncogenes o desactivar genes como RUNX1 y RARa, que normalmente ayudarían a las células sanguíneas a madurar.
  • Las eliminaciones ocurren cuando se pierde parte de un cromosoma. Esto puede resultar en que la célula pierda un gen que ayudó a mantener su crecimiento bajo control (un gen supresor de tumores).
  • Las inversiones ocurren cuando parte de un cromosoma se da la vuelta, así que ahora es en orden inverso. Esto puede resultar en la pérdida de un gen (o genes) porque la célula ya no puede leer sus instrucciones (muy parecido a tratar de leer un libro al revés).
  • La adición o duplicación significa que hay un cromosoma adicional o parte de un cromosoma. Esto puede llevar a que se presenten demasiadas copias de ciertos genes dentro de la célula. Esto puede ser un problema si uno o más de estos genes son oncogenes.

Existen muchos tipos de LMA, y diferentes casos de LMA pueden tener diferentes cambios en los genes y cromosomas, algunos de los cuales son más comunes que otros. Los médicos están tratando de averiguar por qué ocurren estos cambios y cómo cada uno de ellos puede conducir a la leucemia.

Por ejemplo, algunas son más comunes en la leucemia que ocurre después de la quimioterapia para otro cáncer.

Algunos cambios parecen tener un efecto mayor en el pronóstico (perspectiva) de una persona que otros. Por ejemplo, algunos cambios podrían afectar la rapidez con la que crecen las células leucémicas o la probabilidad de que respondan al tratamiento. Esto se discute con más detalle en Subtipos de Leucemia Mieloide Aguda (LMA) y Factores Pronósticos.

Cambios genéticos hereditarios versus adquiridos

Algunas personas con ciertos tipos de cáncer han heredado mutaciones en el ADN de uno de sus padres que aumentan su riesgo de contraer la enfermedad. Aunque esto puede suceder algunas veces con la LMA, como con los síndromes genéticos discutidos en Factores de Riesgo para la Leucemia Mieloide Aguda (LMA), las mutaciones hereditarias no son una causa común de LMA.

La mayoría de los cambios en el ADN relacionados con la LMA ocurren durante la vida de una persona, en lugar de haber sido heredados antes de nacer. Algunos de estos cambios adquiridos pueden tener causas externas como radiación o químicos que causan cáncer, pero en la mayoría de los casos la razón por la cual ocurren no está clara.

Muchos de estos cambios genéticos son probablemente eventos aleatorios que a veces ocurren dentro de una célula, sin tener una causa externa. Parece que ocurren con más frecuencia a medida que envejecemos, lo que podría ayudar a explicar por qué la LMA suele ocurrir en las personas mayores.

Síntomas

La leucemia mieloide aguda (LMA) puede causar muchos signos y síntomas diferentes. Algunos son más comunes con ciertos subtipos de LMA.

Síntomas generales

Las personas con LMA a menudo tienen varios síntomas inespecíficos (generales). Estos pueden incluir

  • Pérdida de peso
  • Cansancio
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos
  • Pérdida de apetito

Estos no son sólo síntomas de LMA. Con mayor frecuencia son causadas por algo que no sea leucemia.

Síntomas causados por un número bajo de células sanguíneas

Muchos signos y síntomas de la LMA son el resultado de una escasez de células sanguíneas normales, lo cual sucede cuando las células leucémicas desplazan a las células sanguíneas normales en la médula ósea.

Como resultado, las personas no tienen suficientes glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas normales. Estas carencias aparecen en los análisis de sangre y también pueden causar síntomas.

Síntomas de conteos bajos de glóbulos rojos (anemia)

Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todas las células del cuerpo. La escasez de glóbulos rojos puede causar:

  • Cansancio (fatiga)
  • Debilidad
  • Sentir frío
  • Sentirse mareado o aturdido
  • Dolores de cabeza
  • Piel pálida
  • Dificultad para respirar

Síntomas de recuentos bajos de glóbulos blancos

Las infecciones pueden ocurrir debido a una escasez de glóbulos blancos normales (leucopenia), específicamente una escasez de glóbulos blancos que combaten la infección llamados neutrófilos (una condición llamada neutropenia). Las personas con LMA pueden contraer infecciones que no parecen desaparecer o pueden contraer una infección tras otra. La fiebre a menudo acompaña a la infección.

Aunque las personas con LMA pueden tener recuentos altos de glóbulos blancos debido al exceso de células leucémicas, estas células no protegen contra la infección de la misma manera que los glóbulos blancos normales.

Síntomas de recuentos plaquetarios bajos

Las plaquetas normalmente ayudan a detener el sangrado. Una escasez de plaquetas sanguíneas (llamada trombocitopenia) puede provocar:

  • Moretones (o pequeñas manchas rojas o moradas) en la piel
  • Sangrado excesivo
  • Hemorragias nasales frecuentes o severas
  • Encías sangrantes
  • Períodos menstruales abundantes (sangrado menstrual) en las mujeres

Síntomas causados por un alto número de células leucémicas

Las células cancerosas en la LMA (llamadas blastocitos) son más grandes que los glóbulos blancos normales y tienen más problemas para pasar por pequeños vasos sanguíneos.

Si el conteo sanguíneo es muy alto, estas células pueden obstruir los vasos sanguíneos y dificultar que los glóbulos rojos normales (y el oxígeno) lleguen a los tejidos.

Esto se llama leucostasis. La leucostasis es poco común, pero es una emergencia médica que necesita ser tratada de inmediato. Algunos de los síntomas son como los que se ven con un derrame cerebral, e incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Debilidad en un lado del cuerpo
  • Lenguaje mal articulado
  • Confusión
  • Somnolencia

Cuando los vasos sanguíneos en los pulmones se ven afectados, las personas pueden tener dificultad para respirar. Los vasos sanguíneos en el ojo también pueden verse afectados, lo que conduce a una visión borrosa o incluso a la pérdida de la visión.

Problemas de sangrado y coagulación

Los pacientes con cierto tipo de LMA llamada leucemia promielocítica aguda (LPA) podrían tener problemas con el sangrado y la coagulación de la sangre.

Pueden tener una hemorragia nasal que no se detiene, o un corte que no deja de supurar. También pueden tener hinchazón de la pantorrilla por un coágulo de sangre llamado trombosis venosa profunda (TVP) o dolor en el pecho y dificultad para respirar por un coágulo de sangre en el pulmón (llamado embolia pulmonar o EP).

Dolor óseo o articular

Algunas personas con LMA tienen dolor óseo o articular causado por la acumulación de células de leucemia en estas áreas.

Hinchazón en el abdomen

Las células de la leucemia pueden acumularse en el hígado y el bazo, haciéndolas más grandes. Esto se puede notar como una llenura o hinchazón del vientre. Las costillas inferiores generalmente cubren estos órganos, pero cuando se agrandan el médico puede sentirlos.

Síntomas causados por la propagación de la leucemia

Se propaga a la piel

Si las células de la leucemia se diseminan a la piel, pueden causar bultos o manchas que pueden parecer sarpullidos comunes. Una colección similar a un tumor de células AML debajo de la piel u otras partes del cuerpo se denomina cloroma, sarcoma granulocítico o sarcoma mieloide. Rara vez, la LMA aparece primero como un cloroma, sin células de leucemia en la médula ósea.

Diseminación a las encías

Ciertos tipos de LMA pueden propagarse a las encías, causando hinchazón, dolor y sangrado.

el lupus es cancer

Diseminación a otros órganos

Con menos frecuencia, las células de leucemia pueden diseminarse a otros órganos. La diseminación al cerebro y a la médula espinal puede causar síntomas como:

  • Dolores de cabeza
  • Debilidad
  • Convulsiones
  • Vómitos
  • Problemas con el equilibrio
  • Adormecimiento facial
  • Visión borrosa

En raras ocasiones, la LMA puede propagarse a los ojos, los testículos, los riñones u otros órganos.

Inflamación de los ganglios linfáticos

En raras ocasiones, la LMA se puede diseminar a los ganglios linfáticos (colecciones de células inmunitarias del tamaño de un frijol en todo el cuerpo), lo que las hace más grandes. Los ganglios afectados en el cuello, la ingle, las axilas o por encima de la clavícula se pueden sentir como bultos debajo de la piel.

Aunque cualquiera de los síntomas y signos anteriores pueden ser causados por la LMA, también pueden ser causados por otras afecciones. Aún así, si usted tiene alguno de estos problemas, especialmente si no desaparecen o están empeorando, es importante que vea a un médico para que se pueda encontrar y tratar la causa, si es necesario.

Tratamiento

Esta sección le indica los tratamientos que son el estándar de cuidado para este tipo de leucemia. “Estándar de atención” significa los mejores tratamientos conocidos. Al tomar decisiones sobre el plan de tratamiento, se anima a los pacientes a considerar los ensayos clínicos como una opción.

Un ensayo clínico es un estudio de investigación que prueba un nuevo enfoque del tratamiento. Los médicos quieren saber si el nuevo tratamiento es seguro, efectivo y posiblemente mejor que el tratamiento estándar. Los ensayos clínicos pueden probar un nuevo medicamento, una nueva combinación de tratamientos estándar, o nuevas dosis de medicamentos estándar u otros tratamientos. Su médico puede ayudarle a considerar todas sus opciones de tratamiento.

Descripción general del tratamiento

En el cuidado del cáncer, diferentes tipos de médicos a menudo trabajan juntos para crear un plan de tratamiento general del paciente que combina diferentes tipos de tratamientos.

Esto se denomina equipo multidisciplinario. Los equipos de atención del cáncer incluyen una variedad de otros profesionales de la salud, como asistentes médicos, enfermeras de oncología, trabajadores sociales, farmacéuticos, consejeros, dietistas y otros.

A continuación se describen las opciones de tratamiento más comunes para la LMA. Las opciones y recomendaciones de tratamiento dependen de varios factores, incluyendo el subtipo, la morfología y la citogenética de la LMA (ver Subtipos), los posibles efectos secundarios, las preferencias del paciente y su salud en general. Su plan de cuidado también puede incluir tratamiento para los síntomas y efectos secundarios, una parte importante del cuidado del cáncer.

El tratamiento más exitoso para la LMA depende de los resultados del primer tratamiento, por lo que es importante que los pacientes reciban sus primeros tratamientos en un centro con experiencia en el tratamiento de la LMA.

Tómese su tiempo para aprender acerca de todas las opciones de tratamiento y asegúrese de hacer preguntas acerca de las cosas que no están claras. Hable con su médico sobre los objetivos de cada tratamiento y lo que puede esperar mientras recibe el tratamiento. Obtenga más información sobre cómo tomar decisiones de tratamiento.

Quimioterapia intensiva

La quimioterapia es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas, generalmente terminando con la capacidad de las células cancerosas para crecer y dividirse. Los medicamentos llegan al torrente sanguíneo para llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo.

La quimioterapia es administrada por un oncólogo médico, un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer con medicamentos. O bien, lo administra un hematólogo, un médico que se especializa en el tratamiento de trastornos sanguíneos.

La quimioterapia es el tratamiento principal para la LMA. La quimioterapia sistémica se administra a través del torrente sanguíneo para llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo. Las formas más comunes de administrar quimioterapia incluyen:

  • Un tubo intravenoso (IV) colocado en una vena usando una aguja. Cuando la quimioterapia se administra por vía intravenosa, se puede administrar en una vena más grande o más pequeña, como en el brazo. Cuando se administra en una vena más grande, puede ser necesario colocar un catéter venoso central o un puerto en el cuerpo.
  • Una inyección en el líquido cefalorraquídeo
  • En una píldora o cápsula que se ingiere (por vía oral)
  • Una inyección debajo de la piel, llamada inyección subcutánea

Un régimen de quimioterapia, o programa, por lo general consiste en un número específico de ciclos administrados durante un período de tiempo determinado. Un paciente puede recibir un medicamento a la vez o combinaciones de diferentes medicamentos administrados al mismo tiempo.

Quimioterapia por fase

La quimioterapia para la LMA puede dividirse en tres fases: inducción, post-remisión y consolidación.

  • Terapia de inducción. Este es el primer período de tratamiento después del diagnóstico de una persona. El objetivo de la terapia de inducción es una remisión completa (RC). Una persona tiene un CR cuando:
  • Los conteos sanguíneos han regresado a la normalidad
  • La leucemia no se puede encontrar en una muestra de médula ósea cuando se examina bajo el microscopio.
  • Ya no hay signos y síntomas de LMA.

La combinación de citarabina (Cytosar-U) administrada durante 4 a 7 días y un fármaco de antraciclina, como daunorubicina (Cerubidina) o idarubicina (Idamicina), administrada durante 3 días se utiliza con mayor frecuencia.

A los pacientes también se les puede administrar hidroxiurea (Droxia, Hydrea) para ayudar a reducir los conteos de glóbulos blancos. Además de matar las células de la leucemia, estos medicamentos también dañan las células sanas, aumentando el riesgo de infección y sangrado.

el lupus es cancer

La mayoría de los pacientes necesitarán permanecer en el hospital de 3 a 5 semanas durante la terapia de inducción antes de que sus conteos sanguíneos regresen a la normalidad. Algunas veces, se necesitan dos rondas de terapia para lograr una RC. Aproximadamente el 75% de los adultos jóvenes con LMA y alrededor del 50% de los pacientes mayores de 60 años logran un RC después del tratamiento.

Es posible que algunos adultos mayores no puedan recibir terapia de inducción con los medicamentos estándar. En su lugar, se pueden utilizar los fármacos decitabina (Dacogen), azacitidina (Vidaza) y citarabina en dosis bajas. Un ensayo clínico también es una opción.

Terapia post-remisión.

Después de la terapia de inducción, se utilizan una variedad de medicamentos diferentes para destruir las células de LMA que permanecen pero que no pueden ser detectadas por los exámenes médicos. Es casi seguro que la LMA reaparecerá si no se administra ningún tratamiento adicional después de una LC. Para algunos pacientes, se recomienda el trasplante de médula ósea/células madre (ver abajo) como parte de la terapia posterior a la remisión.

Terapia de consolidación

La quimioterapia o el trasplante de células madre se pueden utilizar para la terapia de consolidación.

  • A los adultos más jóvenes en remisión se les administran comúnmente de 2 a 4 rondas de dosis altas o intermedias de citrabina u otra quimioterapia intensiva a intervalos mensuales. Se utilizan varios regímenes diferentes para los pacientes mayores. Aunque la quimioterapia generalmente se administra en el hospital, la mayor parte del tiempo de recuperación se puede pasar en casa.
  • Un trasplante de médula ósea/trasplante de células madre se recomienda a menudo como terapia de consolidación para pacientes más jóvenes en los que los estudios citogenéticos o moleculares predicen un pronóstico más precario con sólo quimioterapia.

Trasplante de células madre/trasplante de médula ósea.

Un trasplante de células madre es un procedimiento médico en el cual la médula ósea que contiene leucemia es destruida y luego reemplazada por células altamente especializadas, llamadas células madre hematopoyéticas, que se convierten en médula ósea sana.

Las células madre hematopoyéticas son células que forman la sangre y se encuentran tanto en el torrente sanguíneo como en la médula ósea. Hoy en día, este procedimiento se denomina más comúnmente trasplante de células madre, en lugar de trasplante de médula ósea, porque son las células madre de la sangre las que típicamente se trasplantan, no el tejido real de la médula ósea.

Antes de recomendar el trasplante, los médicos hablarán con el paciente sobre los riesgos de este tratamiento y considerarán varios otros factores, como el tipo de leucemia, los resultados de cualquier tratamiento previo y la edad y salud general del paciente.

Existen dos tipos de trasplante de células madre dependiendo de la fuente de las células madre de reemplazo: alogénicas (ALLO) y autólogas (AUTO). ALLO utiliza células madre donadas, mientras que AUTO utiliza las propias células madre del paciente. Los trasplantes ALLO se utilizan generalmente para la LMA.

El objetivo es destruir todas las células cancerosas de la médula, la sangre y otras partes del cuerpo utilizando altas dosis de quimioterapia y/o radioterapia y luego permitir el reemplazo de las células madre sanguíneas para crear una médula ósea saludable.

Los efectos secundarios dependen del tipo de trasplante, su salud general y otros factores. Aprenda más sobre los fundamentos del trasplante de células madre y médula ósea.

Efectos secundarios de la quimioterapia

La quimioterapia para la LMA ataca a las células que se dividen rápidamente, incluidas las que se encuentran en tejidos sanos, como el cabello, el revestimiento de la boca, los intestinos y la médula ósea. Las personas con LMA que reciben quimioterapia pueden perder el cabello, desarrollar llagas en la boca o tener náuseas y vómitos.

El vello volverá a crecer después de terminar el tratamiento y existen medicamentos efectivos para ayudar a prevenir la leucemia y controlar las náuseas y los vómitos. Los efectos secundarios de la quimioterapia pueden ser diferentes dependiendo de los medicamentos utilizados. Se recomienda a los pacientes que hablen con sus médicos sobre los efectos secundarios a corto y largo plazo antes de comenzar el tratamiento.

Debido al efecto sobre las células sanguíneas sanas de la médula ósea, la quimioterapia utilizada para la LMA disminuirá la capacidad del cuerpo para combatir la infección durante un corto período de tiempo, y el aumento de moretones, sangrado y fatiga puede ser común.

Las personas con LMA a menudo reciben antibióticos para prevenir y tratar infecciones y necesitarán transfusiones de glóbulos rojos y plaquetas durante la quimioterapia. La quimioterapia también puede afectar la fertilidad de la paciente o su capacidad para tener un hijo en el futuro. Se recomienda a las pacientes preocupadas por esto que hablen con un especialista en fertilidad antes de comenzar el tratamiento.

lupus pernio

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tratamiento que se dirige a los genes específicos de la leucemia, las proteínas o el entorno tisular que contribuye al crecimiento y la supervivencia de la leucemia. Este tipo de tratamiento bloquea el crecimiento y la diseminación de las células de leucemia mientras que limita el daño a las células sanas.

Estudios recientes muestran que no todos los cánceres tienen los mismos objetivos. Para encontrar el tratamiento más efectivo, su médico puede realizar pruebas para identificar los genes, proteínas y otros factores en su tumor.

Esto ayuda a los médicos a emparejar mejor a cada paciente con el tratamiento más efectivo siempre que sea posible. Además, se están llevando a cabo muchos estudios de investigación para averiguar más sobre dianas moleculares específicas y nuevos tratamientos dirigidos a ellas. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de los tratamientos dirigidos.

Los siguientes tratamientos específicos pueden usarse para la LMA, dependiendo de las mutaciones genéticas encontradas en las células de leucemia:

  • Midostaurina (Rydapt) para las personas que tienen LMA con una mutación del gen FLT3. Aproximadamente del 25% al 30% de las personas con LMA tienen LMA con una mutación del gen FLT3.
  • Enasidenib (IDHIFA) para las personas que tienen LMA recurrente o refractaria con una mutación de IDH2.

Hable con su médico acerca de los posibles efectos secundarios de un medicamento específico y cómo se pueden controlar

 

Tratamiento de la leucemia promielocítica aguda (LPA)

El tratamiento del subtipo de LMA de la LMA es muy diferente. Este subtipo es muy sensible a los efectos del ácido transretinoico (ATRA). ATRA es un medicamento que es similar a la vitamina A y se administra por vía oral. Las personas con el subtipo de LPA que reciben una combinación de ATRA y trióxido de arsénico (Trisenox) son muy propensas a tener un CR.

Con menos frecuencia, también se puede utilizar la quimioterapia que contiene regímenes (ver arriba) con idarubicina, daunorubicina o citarabina. El trióxido de arsénico se puede utilizar durante el tratamiento de inducción solo o en combinación con ATRA durante el tratamiento posterior a la liberación o si la LPA reaparece después del tratamiento.

El sangrado de leve a severo es un síntoma común de la LPA. Los pacientes con este subtipo a menudo necesitan muchas transfusiones de plaquetas y sangre durante el tratamiento inicial.

En comparación con otros subtipos de LMA en los que no se utiliza el tratamiento de mantenimiento, algunos pacientes con LPA pueden beneficiarse del uso de ATRA más quimioterapia oral en dosis bajas durante uno o dos años después del tratamiento inicial.

Radioterapia

La radioterapia es el uso de rayos X de alta energía u otras partículas para destruir las células cancerosas. Un médico que se especializa en dar radioterapia para tratar el cáncer se llama radioncólogo.

El tipo más común de radioterapia se llama radioterapia de haz externo, que es la radiación que se administra desde una máquina fuera del cuerpo.

Un régimen de radioterapia, o programa, por lo general consiste en un número específico de tratamientos administrados durante un período de tiempo determinado. Debido a que la LMA se encuentra en toda la sangre, la radioterapia generalmente se usa sólo cuando las células de leucemia se han diseminado al cerebro o para reducir un sarcoma mieloide.

Los efectos secundarios de la radioterapia pueden incluir fatiga, reacciones cutáneas leves, malestar estomacal y deposiciones sueltas. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen poco después de terminar el tratamiento. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la radioterapia.

Cómo obtener atención para los síntomas y efectos secundarios

La leucemia y su tratamiento a menudo causan efectos secundarios. Además de los tratamientos destinados a retrasar, detener o eliminar la enfermedad, una parte importante del cuidado es aliviar los síntomas de una persona y los efectos secundarios del tratamiento. Este enfoque se llama cuidado paliativo o de apoyo, e incluye el apoyo al paciente con sus necesidades físicas, emocionales y sociales.

Los cuidados paliativos son cualquier tratamiento que se centra en reducir los síntomas, mejorar la calidad de vida y apoyar a los pacientes y sus familias.

Cualquier persona, independientemente de su edad, tipo y estadio de cáncer, puede recibir cuidados paliativos. Funciona mejor cuando los cuidados paliativos se inician tan pronto como sea necesario en el proceso de tratamiento del cáncer.

Las personas a menudo reciben tratamiento para la leucemia al mismo tiempo que reciben tratamiento para aliviar los efectos secundarios. De hecho, los pacientes que reciben ambos al mismo tiempo a menudo tienen síntomas menos severos, mejor calidad de vida, y reportan que están más satisfechos con el tratamiento.

Los tratamientos paliativos varían ampliamente y a menudo incluyen medicamentos, cambios nutricionales, técnicas de relajación, apoyo emocional y otras terapias. También puede recibir tratamientos paliativos similares a los destinados a eliminar la leucemia, como quimioterapia o radioterapia. Hable con su médico acerca de los objetivos de cada tratamiento en el plan de tratamiento.

Antes de comenzar el tratamiento, hable con su equipo de atención médica sobre los posibles efectos secundarios de su plan de tratamiento específico y las opciones de cuidados paliativos. Durante y después del tratamiento, asegúrese de informar a su médico u otro miembro del equipo de atención médica si está experimentando un problema para que se pueda tratar lo antes posible. Obtenga más información sobre los cuidados paliativos.

LMA refractaria

Si la leucemia sigue presente después del tratamiento inicial, la enfermedad se denomina LMA refractaria. Si esto sucede, es una buena idea hablar con médicos que tengan experiencia en el tratamiento. Los médicos pueden tener diferentes opiniones sobre el mejor plan de tratamiento estándar.

Además, los ensayos clínicos podrían ser una opción. Obtenga más información sobre cómo obtener una segunda opinión antes de comenzar el tratamiento, para que se sienta cómodo con el plan de tratamiento elegido.

Su plan de tratamiento puede incluir nuevos medicamentos que se están probando en ensayos clínicos. También se debe considerar la posibilidad de realizar un trasplante de células madre ALLO. Los cuidados paliativos también son importantes para ayudar a aliviar los síntomas y los efectos secundarios.

Para la mayoría de los pacientes, el diagnóstico de leucemia refractaria es muy estresante y, a veces, difícil de soportar. Se anima a los pacientes y a sus familias a hablar sobre cómo se sienten con los médicos, enfermeras, trabajadores sociales u otros miembros del equipo de atención médica. También puede ser útil hablar con otros pacientes, incluso a través de un grupo de apoyo.

Pronostico de vida

La leucemia mieloide aguda o LMA es un tipo de cáncer que afecta la médula ósea y la sangre. Otro nombre es leucemia aguda no linfocítica. Según la Clínica Cleveland, la LMA es el tipo de leucemia aguda más común en adultos.

La LMA es un tipo de leucemia. El término “leucemia” se refiere a los cánceres de las células sanguíneas y de la médula ósea. Los médicos llaman a la LMA “aguda” porque la condición puede progresar rápidamente.

La palabra mieloide o mielógena se refiere al tipo de célula que afecta. Las células mieloides son precursoras de otras células sanguíneas. Por lo general, estas células se convierten en glóbulos rojos, plaquetas y tipos especiales de glóbulos blancos. Pero en la LMA, no son capaces de desarrollarse normalmente.

Cuando una persona tiene LMA, sus células mieloides mutan y forman blastos leucémicos. Estas células no funcionan como las células normales. Pueden impedir que el cuerpo produzca células normales y sanas. Eventualmente, una persona comenzará a carecer de glóbulos rojos que transportan oxígeno, plaquetas que previenen el sangrado fácil y glóbulos blancos que protegen al cuerpo de enfermedades. Eso es porque su cuerpo está demasiado ocupado haciendo las células leucémicas. El resultado puede ser mortal.leucemia crónica

Para muchas personas, la LMA es una enfermedad tratable. Los avances en los tratamientos contra el cáncer y la comprensión de la enfermedad por parte de los médicos significan que más y más personas sobreviven a la enfermedad cada año.

¿Cuáles son las tasas de supervivencia para la leucemia mieloide aguda?

Cada año, los médicos diagnostican a unas 20.000 personas en los Estados Unidos con LMA. Se estima que anualmente se producen 10.000 muertes a causa de la enfermedad. Sin embargo, este número es para todas las personas con LMA, no sólo para las personas diagnosticadas en un año.

La mayoría de las personas con LMA reciben tratamientos de quimioterapia. Estos son medicamentos que matan las células que se dividen rápidamente, como las células cancerosas. En pacientes menores de 60 años, aproximadamente entre el 70 y el 80 por ciento entrarán en remisión después de la “inducción” (primera ronda) de la quimioterapia.

La remisión significa que una persona no tiene síntomas de la enfermedad y sus conteos de células sanguíneas están en un rango normal.

Las personas mayores de 60 años no suelen responder al tratamiento también. Los pacientes mayores de 60 años también tienen una mayor tasa de mortalidad durante los tratamientos. Algunas personas que entran en remisión permanecen en remisión. Sin embargo, para muchos, la LMA puede volver con el tiempo.

La tasa de supervivencia general a cinco años para la LMA es de 26 por ciento. Esto significa que de los miles de personas que viven con LMA, se estima que el 26 por ciento sigue viviendo cinco años después de su diagnóstico. Para los grupos de menor riesgo de LMA, la tasa de supervivencia a cinco años es del 65 por ciento.

Diagnóstico

Ciertos signos y síntomas podrían sugerir que una persona podría tener leucemia mieloide aguda (LMA), pero se necesitan exámenes para confirmar el diagnóstico.

Historia clínica y examen físico

El médico querrá obtener una historia clínica completa, centrándose en sus síntomas y en el tiempo que los ha tenido. El médico también podría preguntarle acerca de otros problemas de salud, así como acerca de los posibles factores de riesgo de leucemia.

Durante el examen físico, el médico probablemente prestará mucha atención a los ojos, la boca, la piel, los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo y el sistema nervioso, y buscará áreas de sangrado o moretones, o posibles signos de infección.

Si hay razones para pensar que puede haber problemas causados por niveles bajos de células sanguíneas (anemia, infecciones, sangrado o moretones, etc.), lo más probable es que el médico ordene exámenes de sangre para revisar sus conteos de células sanguíneas. Usted también podría ser canalizado con un hematólogo, un médico que se especializa en enfermedades de la sangre (incluyendo leucemia).

Tipos de muestras utilizadas para realizar pruebas de ALD

Si el médico cree que usted podría tener leucemia, necesitará revisar muestras de células de su sangre y médula ósea para estar seguro. También se pueden tomar otras muestras de tejido y células para ayudar a guiar el tratamiento.

Muestras de sangre

Por lo general, los exámenes de sangre son las primeras pruebas que se hacen para detectar la leucemia. La sangre se extrae de una vena del brazo.

Muestras de médula ósea

La leucemia comienza en la médula ósea, por lo que revisar la médula ósea en busca de células leucémicas es una parte clave de las pruebas para detectar la leucemia. Las muestras de médula ósea se obtienen de dos pruebas que generalmente se realizan al mismo tiempo:

  • Aspiración de médula ósea
  • Biopsia de médula ósea

Las muestras generalmente se toman de la parte posterior del hueso pélvico (cadera), pero a veces se utilizan otros huesos. Si sólo se va a realizar una aspiración, se puede tomar del esternón (hueso de la mama).

El médico limpiará la piel sobre la cadera y luego adormecerá el área y la superficie del hueso inyectando un anestésico local. Esto puede causar una breve sensación de escozor o ardor.

Luego, se inserta una aguja delgada y hueca en el hueso y se utiliza una jeringa para succionar una pequeña cantidad de médula ósea líquida. Incluso con el anestésico, la mayoría de los pacientes todavía tienen algún dolor breve cuando se extrae la médula.

Una biopsia de médula ósea generalmente se realiza justo después de la aspiración. Se extrae un pequeño trozo de hueso y médula ósea con una aguja ligeramente más grande que se introduce en el hueso. Esto también puede causar un poco de dolor breve. Una vez que se realiza la biopsia, se aplica presión en el sitio para ayudar a prevenir el sangrado.

Estos exámenes de la médula ósea se utilizan para ayudar a diagnosticar la leucemia, pero también podrían repetirse más tarde para determinar si la leucemia está respondiendo al tratamiento.

Líquido espinal

El líquido cefalorraquídeo (LCR) rodea el cerebro y la médula espinal. La LMA algunas veces puede propagarse al área alrededor del cerebro y la médula espinal.

Para verificar la presencia de esta diseminación, los médicos pueden extraer una muestra de LCR para su análisis (un procedimiento llamado punción lumbar o punción raquídea). Con frecuencia, no se utiliza una punción lumbar para examinar la LMA, a menos que una persona esté teniendo síntomas que podrían ser causados por células de leucemia que se han diseminado al cerebro y la médula espinal.

Para esta prueba, usted puede acostarse de lado o sentarse. El médico adormece primero un área de piel en la parte inferior de la espalda sobre la columna vertebral. Luego, se inserta una aguja pequeña y hueca entre los huesos de la columna vertebral en el área alrededor de la médula espinal para extraer parte del líquido.

Algunas veces, también se utiliza una punción lumbar para administrar fármacos quimioterapéuticos en el LCR con el fin de ayudar a prevenir o tratar la diseminación de la leucemia a la médula espinal y el cerebro.

Exámenes de laboratorio utilizados para diagnosticar y clasificar la LMA

Se pueden realizar una o más de las siguientes pruebas de laboratorio en las muestras para diagnosticar la LMA y/o para determinar el subtipo específico de LMA.

Conteo sanguíneo completo y frotis de sangre periférica

Es un examen que mide las cantidades de diferentes células en la sangre, como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El CSC a menudo se realiza junto con una fórmula leucocitaria (o diferencial), que examina los números de los diferentes tipos de glóbulos blancos.

Para el frotis de sangre periférica, se examina una muestra de sangre bajo el microscopio. Los cambios en el número y la apariencia de los diferentes tipos de células sanguíneas a menudo ayudan a diagnosticar la leucemia.

La mayoría de los pacientes con LMA tienen demasiados glóbulos blancos inmaduros en la sangre y no tienen suficientes glóbulos rojos o plaquetas. Muchos de los glóbulos blancos pueden ser mieloblastos (a menudo sólo llamados blastos), que son formas muy tempranas de células formadoras de sangre que normalmente no se encuentran en la sangre. Estas células no funcionan como los glóbulos blancos normales y maduros. Estos hallazgos pueden sugerir la presencia de leucemia, pero la enfermedad generalmente no se diagnostica sin observar una muestra de células de la médula ósea.

Pruebas de coagulación y química sanguínea

Estos exámenes miden las cantidades de ciertos químicos en la sangre y la capacidad de la sangre para coagularse. Estos exámenes no se utilizan para diagnosticar la leucemia, pero pueden ayudar a detectar problemas hepáticos o renales, niveles anormales de ciertos minerales en la sangre o problemas con la coagulación de la sangre.

Exámenes celulares de rutina con el microscopio

Las muestras de sangre, médula ósea o LCR son examinadas bajo un microscopio por un patólogo (un médico especializado en pruebas de laboratorio) y pueden ser revisadas por el hematólogo/oncólogo del paciente (un médico especializado en cáncer y enfermedades de la sangre).

Los médicos examinarán el tamaño, la forma y otros rasgos de los glóbulos blancos en las muestras para clasificarlos en tipos específicos.

Un elemento clave es si las células parecen maduras (como las células sanguíneas normales) o inmaduras (que carecen de las características de las células sanguíneas normales). Las células más inmaduras se llaman mieloblastos (o blastos).

El porcentaje de blastocitos en la médula ósea o en la sangre es particularmente importante. Por lo general, para diagnosticar la LMA se requiere tener al menos un 20% de blastocitos en la médula ósea o en la sangre. (En la médula ósea normal, el conteo de blastocitos es del 5% o menos, mientras que la sangre generalmente no contiene blastocitos. La LMA también se puede diagnosticar si se descubre que las blastocitos (usando otra prueba) tienen un cambio cromosómico que ocurre sólo en un tipo específico de LMA, incluso si el porcentaje de blastocitos no alcanza el 20%.

Algunas veces, el simple hecho de contar y examinar las células no es suficiente para proporcionar un diagnóstico claro. Se pueden utilizar otras pruebas de laboratorio para confirmar un diagnóstico de LMA.

Citoquímica

Para las pruebas de citoquímica, las células están expuestas a manchas químicas (colorantes) que reaccionan sólo con algunos tipos de células de leucemia.

Estas manchas causan cambios de color que se pueden ver bajo un microscopio, lo que puede ayudar al médico a determinar qué tipos de células están presentes. Por ejemplo, una mancha puede ayudar a distinguir las células de LMA de las células de leucemia linfocítica aguda (LLA). La tinción hace que los gránulos de la mayoría de las células AML aparezcan como puntos negros bajo el microscopio, pero no hace que TODAS las células cambien de color.

Citometría de flujo e inmunohistoquímica

Tanto para la citometría de flujo como para la inmunocitoquímica, las muestras de células se tratan con anticuerpos, que son proteínas que se adhieren únicamente a otras proteínas de las células. Para la inmunocitoquímica, las células son examinadas bajo un microscopio para ver si los anticuerpos se les pegaron (lo que significa que tienen estas proteínas), mientras que para la citometría de flujo se utiliza una máquina especial.

Estas pruebas se utilizan para inmunofenotipar – clasificar las células de leucemia de acuerdo a las sustancias (antígenos) en sus superficies. Las células de la leucemia pueden tener diferentes antígenos dependiendo del tipo de células en las que comienzan y de su madurez, y esta información puede ser útil para la clasificación de la LMA.

Pruebas cromosómicas

Estas pruebas examinan los cromosomas (hebras largas de ADN) dentro de las células. Las células humanas normales contienen 23 pares de cromosomas, cada uno de los cuales tiene un cierto tamaño y se manchan de cierta manera. Las células AML algunas veces tienen cambios cromosómicos que se pueden observar bajo un microscopio o que se pueden encontrar con otras pruebas. Reconocer estos cambios puede ayudar a identificar ciertos tipos de LMA y puede ser importante para determinar el pronóstico del paciente.

Citogenética: En este examen, se examinan las células bajo un microscopio para ver si los cromosomas tienen alguna anomalía. Una desventaja de esta prueba es que usualmente toma de 2 a 3 semanas porque las células deben crecer en platos de laboratorio por un par de semanas antes de que sus cromosomas puedan ser vistos.

Los resultados de las pruebas citogenéticas están escritos en una forma abreviada que describe los cambios cromosómicos:

  • Una translocación significa que partes de dos cromosomas han intercambiado lugares entre sí. Por ejemplo, si los cromosomas 8 y 21 han intercambiado piezas, se escribiría como t(8;21).
  • Una inversión, escrita como inv(16), por ejemplo, significa que parte del cromosoma 16 está ahora en orden inverso, pero todavía está unida al cromosoma.
  • Una deleción, escrita como del(7) o -7, por ejemplo, indica que parte del cromosoma 7 se ha perdido.
  • Una adición o duplicación, como +8, por ejemplo, significa que todo o parte del cromosoma 8 ha sido duplicado, y que se encuentran demasiadas copias del mismo dentro de la célula.

No todos los cambios cromosómicos se pueden observar bajo el microscopio. Otras pruebas de laboratorio a menudo pueden detectar estos cambios.

Hibridación fluorescente en situ (FISH): Este examen examina más de cerca el ADN celular utilizando tintes fluorescentes especiales que sólo se adhieren a genes específicos o partes de cromosomas particulares. FISH puede encontrar los cambios cromosómicos (tales como translocaciones) que son visibles bajo un microscopio en pruebas citogenéticas estándar, así como algunos cambios demasiado pequeños para ser vistos con las pruebas citogenéticas habituales.

El FISH se puede utilizar para buscar cambios en genes o partes de cromosomas específicos. Se puede utilizar en muestras de sangre o de médula ósea normales sin necesidad de cultivarlas primero en un laboratorio. Esto significa que los resultados a menudo están disponibles más rápidamente que con las pruebas citogenéticas regulares.

(Visited 62 times, 1 visits today)

Deja un comentario