Tipos de linfoma, todo lo que no conocía de esta enfermedad

Para muchos quizás el término cáncer sea una expresión terrible, y lo terminan asociando con los linfomas, pero ¿Sabes qué es?, en este artículo te explicaremos todo sobre los tipos de linfoma, sus características y más.

Tipos de linfoma de Hodgkin

Como el sabido la generación del cáncer es producto de la superposición de las células de manera no controlada. En este orden de ideas podemos expresar que cualquiera de nuestras células dispuestas en nuestro cuerpo  puede transformarse en un cáncer y tener la capacidad de distribuirse en otras zonas del cuerpo. Ver Causas de los Linfomas

En este sentido  los linfomas son catalogados como un tipo de cáncer que inicia su desarrollo en los glóbulos blancos denominados linfocitos.  En este orden existen dos tipos de linfoma, los cuales son:

  • Linfoma de Hodgkin (HL)
  • Linfoma no Hodgkin (NHL)

Estos dos tipos de cáncer tienen un comportamiento, propagación y respuesta de manera particular cuando es sometido a tratamiento. Por ende se hace necesario saber qué tipo de linfoma puede tener el paciente.

Cabe destacar que a pesar de que el linfoma de tipo Hodgkin puede iniciar en cualquier zona, tiende a tomar inicio de manera regular en la zona de los ganglios linfáticos ubicados en la parte superior [Cuello]. Estas ubicaciones suelen suceder con mayor posibilidad en el área del tórax o en la zona axilar.

Con regularidad, el linfoma de Hodgkin se expande a través de los vasos linfáticos de un ganglio  a otro ganglio. Rara vez, cuando la enfermedad está muy avanzada, puede propagarse por el torrente sanguíneo y distribuirse por otras zonas del organismo como son los casos de la médula ósea o los pulmones, solo por citar unos casos.

  • Tipos de linfoma de Hodgkin

El linfoma de Hodgkin clásico (cHL) es la expresión de un aproximado de 10 casos de este tipo de linfoma en la zona de países del primer mundo.

  • El Linfoma de Hodgkin con depleción linfocitaria: esta enfermedad es de poca frecuencia en las personas. Se aprecia en individuos de una edad muy avanzada o aquellas que está asociada a infecciones de VIH. Esta enfermedad tiene un carácter más mortal o agresivo en comparación de otros tipos de linfomas y las posibilidades son altas de encontrarse cuando este ya muy avanzado. Es casi certero que esta enfermedad ataque a los ganglios que están ubicados en el abdomen, hígado y médula ósea.

    Linfoma de Hodgkin con predominio linfocitario nodular

Casi siempre, el NLPHL se produce inicialmente desde los ganglios que están ubicados en la zona del cuello y el área axilar. Esto puede presentarse a cualquier individuo y está más asociado a hombre que  a mujeres, se puede especular que está vinculado al cromosoma Y. Estos linfomas  tienen la tendencia de aumentar de tamaño de manera veloz y su medicación es muy diferente al resto de los linfomas.

De linfomas no Hodgkin

El linfoma no Holding (LNH) es un tipo de cáncer que se da en el tejido linfático. Dicho tejido se encuentra en los ganglios del mismo nombre, en el bazo  y demás órganos del sistema inmunitario.

Además de que los glóbulos blancos, son conocidos también como linfocitos y se ubican en el tejido linfático. Estos se encargan de evitar que el cuerpo tenga infecciones. En este sentido el mayor porcentaje de los linfomas se dan gracias a un tipo de glóbulo blanco, catalogado como célula B.

  • Causas

Para muchas personas, los orígenes causales de este tipo de cáncer no tiene explicación. Cabe destacar, que los linfomas se pueden producir en individuos que tienen sus defensas muy bajas, dentro de los que destacan aquellas que han experimentado un trasplante de algún tipo de órgano o producto de la infección por VIH.

El linfoma no Hodgkin suelen afectar en gran medida es a los adultos. Como hemos mencionado la tendencia de mayor afección esté en el grupo masculino. En el caso de los más pequeños de la casa también pueden estar expuestos a desarrollar este tipo de linfoma.

El linfoma no Hodgkin se suelen compendiar por la estructura que suelen tomar las células bajo el lente de un microscopio, esto se debe por la clase de glóbulos blancos de donde se producen y si se generan o no los cambios en la cadena genética en las propias células tumorales.

  • Síntomas

En este caso, la cadena sintomática es muy variable y depende mucho de las áreas del cuerpo que suele estar afectada por este tipo de linfomas y su poder de crecimiento.

Los síntomas que se pueden presentar son los siguientes:

  • Sudoración en gran cantidad por las noches.
  • Altas temperaturas y escalofríos
  • Picazón
  • Los ganglios se inflaman en las siguientes zonas: axilas, cuello, ingle entre otras.
  • Comienza a disminuir el peso.
  • Puede presentarse tos seca o se le puede generar dificultad para respirar si el linfoma termina afectando la zona del timo y los ganglios linfáticos ubicados en la zona del pecho, causando cierta presión en la tráquea.

En adultos

El linfoma no Hodgkin se da en adultos como una afectación  por lo que se pueden producir células malignas o de origen canceroso en el sistema linfático. ( ver articulo: función del sistema linfático)

Como ya se ha hablado, los dos tipos de linfomas que pueden padecer los adultos son: linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin.

El linfoma no Hodgkin puede tener unos niveles de crecimiento lento o muy rápido.

Otros factores que pueden incidir en los niveles de riesgo son: la edad, el sexo y el sistema de defensa muy bajo en los adultos.

Entre la presencia sintomática y las señales de tener linfoma no Hodgkin se puede decir lo siguiente: ganglios linfáticos hinchados, sudar abundantemente en las noches, bajar de peso y esfuerzo para respirar.

Para saber si se padece de dicha enfermedad es cuestión de realizar un diagnóstico. Dicha evaluación se hace con un chequeo del cuerpo y del sistema linfático.

No siempre el pronóstico es el acertado, hay factores  que suelen estar afectados por la posibilidad de recuperarse o la influencia que puede llegar a tener la medicación.

El linfoma no Hodgkin en adultos es una enfermedad que se produce con la formación de células cancerosas en el sistema linfático.

El linfoma no Hodgkin es una enfermedad asociada a un tipo de cáncer que se genera en el sistema linfático, que pertenece a una sección  del sistema inmunitario presentes en el organismo. Este sistema es la cámara protectora del ser humano, evitando contagiarse de elementos o agentes patógenos. Por ende no está demás porque está compuesto en sistema linfático entre los que destaca:

  1. La Linfa: esta consiste en un líquido de color insípido que lleva con si a los glóbulos blancos denominados linfocitos que se encuentras dispuestos en el sistema. Los linfocitos tiene por objeto la de proteger el organismo contra agentes extraños y del crecimientos de tumores. Existen tres tipos de linfocitos:
  • Linfocitos B: estos producen los anticuerpos necesarios para luchar contras las infecciones que intentan ingresar al organismo. También es conocido como células B. La mayoría de los casos de linfomas no Hodgkin se generan por esta célula.
  • Linfocitos T: estos colaboran a que las células B a generar los anticuerpos que permiten combatir las infecciones allí presentes. También se le reconoce como células T.
  • Linfocitos Citolíticos: estos de forma natural atacan las células de carácter canceroso y a todo agente nocivo. Se denominan también células CN.

El linfoma no Hodgkin siempre inicia desde las células B, células T o las células CN. Dichas células se pueden encontrar en torrente sanguíneo y se conglomeran en los ganglios, el bazo y el timo.

El tejido linfático se puede encontrar en otras latitudes del cuerpo humano, como en la zona estomacal, la tiroides, en la piel o encéfalo. Por ende el cáncer se puede expandir hacia el hígado y los pulmones.

Malignos

Varios de los linfomas tienen aspectos de presentación clínica, diagnóstico y tratamiento. Con referencia a ello, las afectaciones en la zona del ganglio linfático es el dato más relevante a nivel clínico. En este orden, la cercanías de detección, análisis, de extensión, los diversos elementos que influyen en su diagnóstico y a su vez muchas herramientas terapéuticas son muy frecuentes en ellos.

En este sentido, el análisis médico, las afecciones del ganglio es el punto más importante y característico de esto. Por ende, es interesante reconocer y observar las áreas linfáticas en el organismo. La existencia, altura y orden de las adenopatías son diversas y son variables de manera destacable de un tipo de linfoma a otro: cuando se genera estas adenopatías de manera generalizada y con cierta simetría, con una data histórica amplia, en los linfomas presentes de forma indolentes, y ubicadas y de presencia próximo en los linfomas agresivos.  

  • Diagnóstico

Cuando se realiza el diagnostico de un linfoma se hace a través de un histológico. Casi siempre que esto resulte de manera posible, se debe de tomar parte muestral de una adenopatía, recordando que el ganglio linfático es el principio del linfoma y es en la adenopatía que se realiza con mayor certeza desde el diagnóstico del linfoma como detallar todos los aspectos relativos a esto.

  • Estudio de extensión

Como cualquier afección neoplásica, el diagnóstico y tratamiento del paciente que es afectado en gran medida por el linfoma detectado

La magnitud de propagación de la enfermedad se revisa en función de la clasificación existente que llamamos: Ann Arbor, diseñada inicialmente para ser aplicada nada más a el linfoma de Hodgkin, pero luego su referencia fue utilizada para determinar cualquier tipo de linfoma. Ver Anatomía del Sistema Linfático.

  • Tratamiento

El trato que se le da a este tipo de enfermedad depende del tipo de linfoma y lo que arroja su histología. Su tratamiento en su mayoría es ejecutado a través de procedimientos de quimioterapias o inmunoquimioterapia, que consta de la combinación de la propia quimioterapia con AcMo. Es posible que la radioterapia sea útil en las diversas formas de localización de la enfermedad y como una forma complementaria.

Benignos

Los linfomas y los tumores tienen un crecimiento de manera desordenada en el cuerpo. Estos pueden ser de dos tipos: malignos y benignos. Estos últimos no tienen el carácter de cáncer, pero de manera contraria lo son los malignas. Los linfomas benignos tienen su crecimiento en una sola parte del cuerpo. Sin embargo, pueden tener consecuencias muy riesgosa si estas hacen esfuerzos en algún órgano. 

El cáncer o los tumores están constituidos por células adicionales. En pocas palabras, las células van aumentando de tamaño y se separan entre otras células cuando el cuerpo u organismo lo dispone. Es decir, cuando las células van envejeciendo, terminan muriendo y es donde otras células toman la posición de la ausente.

En ocasiones este procedimiento puede no resultar como suele esperarse es cuando nacen nuevas células, y esto sucede mucho antes de que sean requeridas o que la otras aun existan. Pero cuando las células se superponen una sobre otras, constituyen una gran masa, generándose un tumor. Estos pueden ser tratados por cirugía y las probabilidades de que no vuelva a crecer son altas.

Para muchas personas la aparición de tumores, es casi que de inmediato asociarlo con la muerte o con cáncer terminal, sin embargo esos pensamientos no nos ayudaran en nada mientras no conversemos con un especialista en el área y a su ver realice el análisis que debe de ejecutar en este caso, pues depende del bienestar de la persona y del tratamiento al cual puede ser sometido.

Muchas de estas operaciones suelen ser muy costosas para la familia, pero la inversión en la salud no tiene precio y más cuando existe la posibilidad de mejorar considerablemente de condición de vida.

El tumor benigno no es un tumor fatal, pero si puede ser peligroso hay quitarle el normal funcionamiento sea por presión o por otra condición a un órgano. Recordando que esto ocurre cuando por una circunstancia desconocida las células pierden el sentido establecido y empiezan a sobreponerse una encimas de las otras, originándose esa gran masa, que afecta la salud como el nivel estético y psicológico del paciente por ende, es recomendable actuar antes que el tumor tome mayor tamaño.

Agresivos

Los linfomas son característicos por ser un determinado tipo de cáncer, que se genera en el sistema linfático y que se origina por un descontrol en la forma de actuar los linfocitos, que todos sabemos que son glóbulos blancos que se encuentran en la sangre. Este tipo de tumor es muy constante pero tiende a ser desapercibido por la población en general.

Cabe mencionar que los últimos años la medicación de estas enfermedades ha mejorado notablemente, esto se debe a los avances en los anticuerpos monoclonales. El enlace de estos y la quimioterapia, colaboran para determinar que los linfomas suelen ser agresivos pero a su vez, dependiendo del caso, pueden ser curables.

Para muchos médicos, expertos en oncología y enfermedades cancerígenas han determinado los índices de que la población desconoce este tipo de enfermedades y como tratarlos, cuando estas suelen ser de las más comunes de lo que creen. Estas aseveraciones, posicionan a que es el tumor en la posición número 5 de la escala con más frecuencia.

Los que se clasifican como agresivos, están los tumores malignos y sacando de esta categoría a los benignos. Esta comparación se realiza, pues porque el maligno reduce el nivel de vida y probabilidad de sobrevivencia que el otro, que con tan solo operar tiene garantía de seguir viviendo.

En este sentido los linfomas que se consideran agresivos se les denominan en B y T.  Los pertenecientes a las células B, tiene una ponderación del 85 % de los casos, mientras que las de origen de células T, que a pesar de tener las perspectivas  de horror, existe la posibilidad de curarlos.

En este sentido se puede decir que el 43 % de los B pueden ser curados, si se cuenta con la medicación correcta. Siempre se termina optando o recurriendo a lo principal, y es a la aplicación de quimioterapia como tratamiento para este tipo de linfomas. Es destacable que se están procediendo a otras formas de tratamiento como: anticuerpos monoclonales; dichas herramientas permiten atacar de manera eficiente a los agentes patógenos y a su vez, curar al paciente lo mas rápido.

De burkitt

Cuando se habla de linfomas, es necesario tener en cuenta el tipo de linfoma característico, en este caso el linfoma no Hodgkin de células B agresivo, es decir, es aquel que tiene un crecimiento exponencial y muy rápido. Este suele estar presente mayormente en la población más joven, como: niños y adultos jóvenes.

Esta enfermedad puede llegar a afectar la zona mandibular, el sistema nervioso, el intestino, los riñones, los ovarios, o en su defecto otro órgano. Cuando hablamos de linfomas  de Burkitt, hay que estar consciente de que existe una sub categoría: esporádico, endémico y relacionado con la inmunodeficiencia.

El primero se descubre en casi que todas las latitudes del mundo, el segundo esta mas radicado a en continente africano y el último que está vinculado con la inmunodeficiencia, se aprecia en los mayores de los casos en individuos que padecen de VIH/SIDA. Y esto es tan solo una muestra de lo que puede suceder si no se detecta con anticipación.

El linfoma de Burkitt, es un tipo de linfoma que se estudia constantemente por ser esto los que más frecuente se da en la extensión planetaria.

Como se ha hecho referencia en el texto, su detección a tiempo garantizaran una mayor y oportuna solución médica, su tratamiento está determinado por las  condiciones de desarrollo del tumor y las posibles consecuencias de sus tratamientos en los individuos, pues resulta que los tratamientos médicos de esta enfermedad está vinculado a obtener efectos secundarios, pues esto es propio de los tratamiento en función a la quimioterapias.

Lo primero que se nos viene a la mente cuando hablamos de quimioterapia es la reacción visible de la caída del cabello  y puede ser esto la causa para muchos de depresión y temor a una posible muerte inminente –que muchos- terminan asociando con ello, cuando las opciones pueden variar dependiendo del tipo de enfermedad y su avance.

Es cuestión de guardar la precaución determinativa de hacerse un estudio hematológico y evaluar las condiciones en la se encuentra. Hay un aspecto que muchos médicos o páginas informativas no mencionan, y es que deben de guardar una estrecha relación de calidad de vida. Es decir, la calidad de vida está inmersa a un bienestar en todos los aspectos que garanticen esta realidad.

En niños

En  este sentido, los linfoma no Hodgkin son determinados en los niños son llevados a una cita médica porque estos pueden tener algún rasgo de síntoma. Probablemente el médico que lo revisa se dará cuenta  de que el niño tiene la probabilidad de tener linfoma, pero para poder decir o alegar tal cosa debe de realizar algunas pruebas. Los exámenes que se detallaran a continuación se utilizan para determinar el linfoma y así saber cuan avanzado se puede encontrar este.

  • Antecedentes médicos y examen físico

En  este orden de ideas cualquier síntoma que se presente en el niño de posible linfoma, su médico de cabecera realzara preguntas sobre lo que siente y desde cuando presenta esos síntomas. Es natural que pregunte si existe antecedente en el núcleo familiar, como problemas en el sistema inmunológico.

Cuando se realiza la prueba o examen de carácter físico, el médico tratara en concentrase en los posibles ganglios linfáticos que pueda notar inflamado o alguna área que sea critica. En este caso revisaran en la zona abdominal para evaluar si hay inflamación en el bazo o hígado, esto por citar un ejemplo.

Tratamientos

Para atender las enfermedades cancerígenas, siempre se trabajan con un multidisciplinario para diseñar e implementar un plan integral de tratamiento al paciente que padece esta enfermedad, que puedan interactuar los diversos tratamientos y así tratar de lograr la cura. Este equipo multidisciplinario se encarga de la atención de las células cancerosas o el cáncer como tal, en la que se puede enumerar las diversas ramas de la medicina que interactúan en su atención: auxiliares médicos, enfermeros oncólogos, trabajadores sociales, farmacéuticos, nutricionistas, entre otros.

Existen 4 tratamientos principales para el LNH:

  1. Quimioterapia
  2. Radioterapia
  3. Inmunoterapia, como anticuerpos monoclonales, inhibidores de control inmunológico y células T con CAR.
  4. Terapia regida con medicamentos novedosos que encierran estipuladas funciones de la célula del linfoma

En ciertas ocasiones, el médico tratante y el individuo que padece la enfermedad pueden evaluar la posibilidad de intervención quirúrgica o el trasplante posible de células madre. Es muy frecuente, que en los pacientes se reciba una combinación de ambos tratamientos.

Ahora le daremos detalles de los posibles tratamientos. Estas posibles opciones que se presentan pueden depender de varios factores y aplica según las condiciones del cada caso, no hay caso repetido y todos tienes variaciones.

  • El tipo y el estadio del LNH
  • Potenciales efectos secundarios
  • Las particularidades del paciente y su estado de salud general

El plan de atención de cada individuo puede contener tratamiento para los síntomas y los posibles efectos secundarios que pueden generar al aplicar el tratamiento respectivo. Es necesario que se tome el tiempo necesario para aplicar el posible tratamiento y solicitar información para aclarar las dudas posibles.

Además de que le puede exigir o solicitar al médico encargado del caso información sobre la finalidad del tratamiento y las consecuencias que este puede generar. Además también queda de parte de cada paciente buscar más información referente a lo que padece los tratamientos y la medicina alternativa que puede aplicar.

tipos de linfoma

Tipos de quimioterapia para linfoma

La quimioterapia o como se le conoce como quimio, es el medicamente que se utiliza con frecuencia en este tipo de casos como el cáncer, esta medicina es inyectada en una vena o se da al paciente por vía oral. Estos medicamentos son suministrados por la vía sanguínea y tienen la posibilidad de llegar en todas las zonas del organismo, lo cual se hace efectivo para combatir los linfomas presente o células cancerígenas.

  • ¿Cuándo se puede usar la quimioterapia?

La quimioterapia es la primera opción ente los pacientes para atender los pacientes que son diagnosticado con cáncer o con linfoma no Hodgkin. Depende también del tipo y a qué nivel se encuentra el linfoma, se puede medicar la quimioterapia individual o asociada con otros medicamentos de inmunoterapia o de radioterapia.

  • ¿Qué medicamentos de quimioterapia se usan para tratar el linfoma no Hodgkin?

Hay una variedad de medicamentos de quimioterapia que son muy funcionales para atender el linfoma. La cantidad de medicamentos, la porción y el tiempo de este depende en las condiciones que este se encuentre como enfermedad, no es lo mismo una enfermedad iniciando que en su etapa terminal. Muchas veces se combinan estos medicamentos, los tratamientos más utilizados con frecuencia suelen ser los siguientes:

Agentes alquilantes:

  • Ciclofosfamida
  • Clorambucil
  • Bendamustina
  • Ifosfamida

Corticoesteroides:

  • Prednisona
  • Dexametasona

Medicamentos que contienen platino:

  • Cisplatino
  • Carboplatino
  • Oxaliplatino

Análogos de purina:

  • Fludarabina
  • Pentostatin
  • Cladribina

Antimetabolito:

  • Citarabina (ara-C)
  • Gemcitabina
  • Metotrexato
  • Pralatrexato

Otros:

  • Vincristina
  • Doxorrubicina (Adriamicina)
  • Mitoxantrona
  • Etopósido (VP-16)
  • Bleomicina

 

(Visited 185 times, 1 visits today)

Deja un comentario