Aprende todo sobre el Tratamiento del linfoma

Existen muchos tipos de linfoma, los de una categoría son conocidos como linfoma de Hodgkin, los demás tipos se agrupan dentro de la clase de Linfomas No Hodgkin, los cuales abarcan una amplia variedad. Por lo que, para cada tipo de linfomas se necesita un tratamiento diferente. (ver  Síntomas del linfoma)

Es por ello que, el médico junto a un equipo de profesionales de otras especialidades en áreas de la salud, quien concibe, planifica y administra el tratamiento de manera personalizada e individual para cada paciente. Todo ello con  el objetivo de ofrecer al paciente un tratamiento que tenga la mejor posibilidad de tratar exitosamente su linfoma con el mínimo daño a su salud a largo plazo.

Tratamiento del linfoma de Hodgkin

Existen pautas para el tratamiento de muchos tipos de linfoma, por lo que, el equipo médico a cargo de cada caso, considera varios factores al momento de decidir cuál es el mejor tratamiento para cada paciente, como el tipo de afección, las condiciones de salud general del paciente y su historia médica. (ver Síntomas del linfoma de Hodgkin)

Los elementos específicos del linfoma, tales como:

  • el tipo de linfoma que tiene
  • la etapa en que se encuentra enfermedad
  • el tamaño de cualquier bulto de linfoma
  • qué partes del cuerpo se ven afectadas por el linfoma
  • los síntomas presentes
  • resultados de pruebas genéticas en el linfoma, lo cual le indica al médico si es probable que responda a ciertos tratamientos.

Entre los factores individuales, pueden contarse los siguientes:

  • la edad y los planes futuros del paciente, por ejemplo, si está en edad fértil, el médico podría sugerirle un tratamiento que tenga menos probabilidades de reducir su fertilidad.
  • la salud general
  • cualquier otra condición médica que tenga
  • cualquier otro medicamento que necesite

Algunos niños y jóvenes menores de 18 años a menudo pueden recibir diferentes tratamientos para adultos.

El factor que más influye en la elección del tratamiento es el estado de la enfermedad. Si se diagnostica precozmente (estado I o II), los tratamientos localizados pueden dar buenos resultados. Sin embargo, son muy pocos los linfomas que se diagnostican en los estadios iniciales. De acuerdo con las estadísticas, sólo del 10% al 15% de los linfomas no hodgkin se diagnostican en las etapa I o II. El tratamiento para la mayoría de los linfomas en los etapa III y IV consiste en los procedimientos más agresivos.

El tratamiento que se ha probado con mayor eficacia es la quimioterapia combinada, en la que se administran simultáneamente dos o más fármacos. Una opción terapéutica para el linfoma agudo en estado avanzado es el trasplante de médula ósea, o trasplante de células madre hematológicas.

Si se dispone de células madre medulares de un donante compatible, el paciente se somete a radioterapia de cuerpo entero, a quimioterapia o a una combinación de ambas para matar las células tumorales de todo el cuerpo.

Durante el proceso de recuperación y absorción del paciente con trasplante de células madre pueden presentarse algunas complicaciones, entre ellas resaltan los riesgos de contraer infecciones y hemorragias hasta que prende la médula del donante. Si una persona padece un linfoma en estadio I o II sin que se haya afectado la médula, se le puede extraer médula ósea y conservarla (congelada) durante más de 10 años. Si fracasan los demás tratamientos o si la persona recae posteriormente, se puede realizar un trasplante de su propia médula.

*En adultos

Los tratamientos disponibles y que han probado buen nivel de efectividad son los siguientes:

Quimioterapia (“quimio”): se trata de la administración de medicamentos poderosos para eliminar las células cancerosas o evitar que crezcan, se dividan y evitan que crezcan los glóbulos blancos anormales, produciendo más células cancerosas. Cada medicamento administrado se dirige a las células de linfoma de una manera diferente, en caso de que las células sean resistentes a cualquiera de los tratamientos. Esta puede ser administrada de varias formas:

    • Inyectada en el torrente sanguíneo: la mezcla de medicamentos se coloca vía intravenosa, por lo que puede viajar directamente por todo el cuerpo.
    • Vía oral, administrada mediante capsulas, líquidos o comprimidos.
    • Terapia combinada: se utiliza más de un tipo de quimioterapia a la vez de las mencionadas anteriormente.

La quimioterapia sola o combinada puede ser aplicada conjuntamente con bajas dosis de radioterapia. Esta combinación suele ser uno de los tratamientos estándares para pacientes con estadios avanzados de la enfermedad y para jóvenes. En general, casi toda nuestra quimioterapia se administra de manera ambulatoria en el centro de salud.

Dependiendo del tipo de linfoma de Hodgkin y la extensión de su diseminación, puede realizarse la cirugía antes de la aplicación del tratamiento químico, con la finalidad de extirpar la mayor cantidad posible del tumor y células cancerosas.

Radioterapia: esta técnica consiste en la radiación de rayos X de alta energía u otros tipos de emisiones para matar las células cancerosas o evitar que crezcan.

La radioterapia suele ser efectiva en el tratamiento del linfoma de Hodgkin que no se ha diseminado. Sin embargo, la radioterapia puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y segundos cánceres a medida que los pacientes envejecen. También puede afectar el crecimiento normal de los huesos y los tejidos blandos en los niños pequeños, por lo que la radiación se usa menos para tratar niños con linfoma de Hodgkin.

Sin embargo, en algunos casos de niños con linfoma de Hodgkin se benefician de la adición de radioterapia de dosis baja en el área de los ganglios linfáticos afectados después de que se completa la quimioterapia.

Terapia dirigida: se trata de la administración de medicamentos u otros tratamientos que atacan y destruyen células cancerosas específicas sin afectar las células normales. Las investigaciones en diversos centros han llevado a los especialistas a que se aplique este nuevo enfoque en tratamientos específicos cuando la enfermedad se encuentra en estadios tempranos.

La inmunoterapia, mejor conocido como trasplante de células madre, también suele utilizarse en los casos en que el linfoma no respondes a la quimioterapia o la radiación. Con un trasplante de células madre, se implantan células sanas llamadas células madre en el cuerpo del paciente las cuales posteriormente, irán sustituyendo las células cancerosas en su médula ósea.

Una vez concluido el tratamiento, es necesario que el paciente continúe en contacto frecuente con su médico ya que éste requerirá hacer un seguimiento regular de su estado de salud. Esto le permitirá, monitorear la respuesta de su organismo en el tiempo y detectar de manera temprana si el linfoma vuelve a aparecer.

Los tratamientos del linfoma de Hodgkin, a largo plazo pueden tener efectos secundarios e incrementar el riesgo de desarrollar otras afecciones médicas graves. Estos tratamientos pueden aumentar su riesgo de otros tipos de cáncer, esterilidad, infecciones, problemas tiroideos, daño pulmonar.

Perspectivas a largo plazo para las personas con enfermedad de Hodgkin

Los avances en el tratamiento del linfoma de Hodgkin durante las últimas décadas se han incrementado en gran medida, aumentando notablemente la tasa de supervivencia. Según la Sociedad Americana del Cáncer, el grado de supervivencia relativa para todas las personas diagnosticadas con linfoma de Hodgkin son las siguientes:

  • A cinco años es de alrededor del 86%.
  • A 10 años es de alrededor del 80%.

Tratamiento del linfoma no Hodgkin

Los diferentes tipos de linfoma no Hodgkin se definen por el tipo de linfocito del que se originan. Los linfocitos son células T  o células B, por lo que los tipos de linfoma no Hodgkin son linfomas de células B o de células T. Los tipos más comunes de esta enfermedad que se presenta tanto en adultos como en niños y adolescentes se encuentran a continuación. (ver Tipos de linfoma)

El linfoma no Hodgkin generalmente se trata con medicamentos que matan el cáncer o radioterapia, aunque algunas personas pueden no necesitar tratamiento de inmediato. En algunos casos, si el cáncer inicial es muy pequeño y se puede extirpar durante una biopsia, no se necesita tratamiento adicional.

Sin embargo los tratamientos se conciben, planean y administran dependiendo en buena medida del estado en que se encuentre la enfermedad. Esto es la “estadificación”, que es el proceso de determinar qué partes del cuerpo se ven afectadas por el linfoma.

Las etapas del linfoma no Hodgkin (LNH) indica el número y los lugares del cuerpo que han sido afectados por el linfoma. Esta información permite al médico decidir y planificar el tratamiento que se necesita. La clasificación se realiza en 4 etapas que se pueden simplificar en una etapa limitada (temprana) o avanzada, que va de estado 1 al 4 en función de la extensión que hayan alcanzado abarca la células malignas.

*En adultos

Al igual que en linfoma de Hodgkin, el plan de tratamiento recomendado dependerá de varios factores como la salud general, la edad y los planes futuros del paciente, ya que muchos de los tratamientos pueden ejercer una presión tremenda sobre el cuerpo. Algunas personas con linfoma de Hodgkin, pueden no necesitar tratamiento de inmediato, en su lugar, sólo requieren de chequeos regulares. Esto se llama reloj y espera o monitoreo activo.

Entre los tratamientos más comunes se encuentra la quimioterapia, la radioterápia y la terapia dirigida. Otros tratamientos pueden ser el trasplante de células madre, la cirugía. Puede tener solo un tipo de tratamiento o una combinación de ellos, los cuales se describen a continuación.

La quimioterapia es un tratamiento ampliamente utilizado para el linfoma no Hodgkin, que implica el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas e inhibir la producción descontrolada de los glóbulos blancos. Se puede usar sola, combinada con terapia biológica y/o combinada con radioterapia.

Los medicamentos se pueden administrar de diferentes maneras, según la etapa de su cáncer. Generalmente se administra la quimioterapia a través de un goteo directamente en una vena o quimioterapia intravenosa. También, es posible que solo deba tomar tabletas, encapsulados o líquidos de quimioterapia para ayudar a aliviar sus síntomas.

Si existe un riesgo de que el cáncer se propague a al cerebro, puede recibir inyecciones de quimioterapia directamente en el líquido cefalorraquídeo que se encuentra alrededor de la columna vertebral.

Por lo general, la quimioterapia se administra durante un período de unos pocos meses en forma ambulatoria, lo que significa que el paciente no debe tener la necesidad de permanecer hospitalizado. Puede tener varios efectos secundarios inmediatos, el más importante de los cuales es el daño potencial en la médula ósea.

Esto puede interferir con la producción de células sanguíneas sanas y causar fatiga, dificultad para respirar, mayor vulnerabilidad a la infección, sangrado y moretones con mayor facilidad.

Si el paciente experimenta alguno de estos problemas, puede ser necesario retardar el tratamiento para permitir la producción de más células sanguíneas sanas. Los medicamentos de factor de crecimiento celular, también pueden estimular la producción de células sanguíneas sanas.

Otros posibles efectos secundarios de la quimioterapia incluyen: náuseas y vómitos, diarrea, pérdida de apetito, úlceras en la boca, cansancio, erupciones en la piel, pérdida del cabello, infertilidad , que puede ser temporal o permanente. La mayoría de estos síntomas deberían desaparecer una vez que haya finalizado el tratamiento.

Si el linfoma no Hodgkin no mejora con el tratamiento inicial, es el proceso conocido como linfoma refractario. En cuyo caso es posible que se requiera un ciclo de quimioterapia con dosis más fuerte. Sin embargo, la quimioterapia intensiva destruye su médula ósea. Además esto conlleva a que los problemas mencionados anteriormente se hagan más agudos y es probable que necesite un trasplante de células madre o de médula ósea, para generar el reemplazo de la médula ósea dañada.

La radioterapia es el tratamiento que utiliza rayos de alta energía similares a los rayos X para matar las células cancerosas. Cuando el linfoma no Hodgkin se encuentra en la etapa 1 o 2, la radioterapia se aplica en un área específica del cuerpo, en etapas 3 o 4, la radioterapia está dirigida a todo el cuerpo.

El tratamiento generalmente se administra en sesiones diarias cortas. En sí misma, la terapia es indolora, pero puede tener algunos efectos secundarios significativos. Estos pueden variar, dependiendo de qué parte de su cuerpo está siendo tratada. La radioterapia para el linfoma no Hodgkin tiene efectos secundarios que se manifiestan a corto plazo: la piel roja y dolorida en el área que se está tratando y puede hacerte sentir muy cansado.

Otros efectos secundarios de la radioterapia varían, dependiendo de la parte del cuerpo que se esté tratando, incluye cansancio y debilidad, piel adolorida y enrojecida en el área tratada, diarrea, náusea, boca seca, pérdida de apetito. La mayoría de estos efectos son temporales, pero existe el riesgo de problemas a largo plazo, como infertilidad y piel permanentemente oscurecida en el área de tratamiento.

Para algunos tipos de linfoma no Hodgkin, es posible que tenga un tipo de medicamento llamado anticuerpo monoclonal o terapia con anticuerpos monoclonales. A menudo se administran en combinación con quimioterapia para que el tratamiento sea más efectivo. Los efectos secundarios de rituximab pueden incluir:

  • síntomas de gripe, como dolores de cabeza , fiebre y escalofríos
  • cansancio
  • náusea
  • una erupción con picazón

Se le pueden administrar medicamentos adicionales para prevenir o disminuir estos efectos secundarios. Los efectos secundarios deberían mejorar con el tiempo, a medida que su cuerpo se acostumbra.

La medicación con esteroides se usa comúnmente en combinación con quimioterapia para tratar el linfoma no Hodgkin. Esto se debe a que la investigación ha demostrado que el uso de esteroides hace que la quimioterapia sea más efectiva.El medicamento esteroide normalmente se administra en tabletas, generalmente al mismo tiempo que la quimioterapia.

Por lo general, se recomienda un ciclo corto de esteroides, que dura no más de unos pocos meses, ya que esto limita la cantidad de efectos secundarios que podría tener.

Los efectos secundarios comunes del uso de esteroides a corto plazo que incluyen aumento del apetito, lo que puede conducir a un aumento de peso, indigestión, problemas para dormir, sentirse agitado.

Una vez que finaliza el ciclo de tratamiento, es posible que se repita el examen para ver qué tan bien ha funcionado el tratamiento. Después de esto, necesitará citas regulares de seguimiento para controlar su recuperación y verificar si hay signos de que el cáncer regrese.

*Células B

El origen del linfoma es crucial para determinar un tratamiento adecuado. Los tratamientos más comunes para tratar el linfoma de células B son la radioterapia, particularmente en etapas tempranas y para responder a eventuales complicaciones, quimioterapia curativa y paliativa, y terapia biológica. Sin embargo, el tratamiento generalmente se personaliza tanto para la etapa de la enfermedad como para el tipo de linfoma. (ver Linfoma tipo B)

El linfoma difuso de células B grandes (DLBCL) crece rápidamente, por lo general se encuentra en más de un lugar en su cuerpo. El tipo de tratamiento adecuado depende de factores como la edad, estado de salud general, el estadio y el subtipo del cáncer y su propagación.

El tratamiento más común para comenzar se llama R-CHOP, una combinación de medicamentos por vía intravenosa y píldoras, administradas en ciclos, generalmente cada 3 semanas. Cuanto más grave sea su cáncer, más ciclos se necesitarán. La “R” significa rituximab (Rituxan) y ciclofosfamida, hidroxidaunorrubicina, vincristina (Oncovin), prednisona y bleomicina (R-CHOP), mientras que el linfoma de células B grandes difuso mediastinal generalmente se trata con radioterapia. Estos medicamentos se adhieren a la superficie de las células cancerosas y estimulan el sistema inmune para atacar y matar las células.

Para muchas personas, DLBCL no regresa después del tratamiento. La probabilidad de que reaparezca está relacionada con la edad, estado de salud general, el estadio de su enfermedad y el estado del cuerpo. Si reaparece, el médico puede sugerir un tratamiento que combine altas dosis de quimioterapia con un trasplante de células madre.

Del linfoma de Burkitt

Los primeros síntomas que experimentan los pacientes con linfoma de Burkitt incluyen fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso injustificada. Además, pueden causar dolor e inflamación en el abdomen, distorsión de los huesos faciales, obstrucción intestinal y agrandamiento de la tiroides o las amígdalas. El linfoma endémico de Burkitt puede causar hinchazón y distorsión de los huesos faciales, ganglios linfáticos inflamados y el desarrollo de tumores de crecimiento rápido.

Debido a que la enfermedad se propaga rápidamente y puede tornarse rápidamente fatal, un diagnóstico temprano es vital para asegurar el éxito del tratamiento. El linfoma de Burkitt se trata con mayor frecuencia con una combinación de quimioterapia, que incluye citarabina, ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina, metotrexato y etopósido.

El médico también puede recomendar un tratamiento con el anticuerpo monoclonal rituximab, además de la quimioterapia. La terapia generalmente se inyecta directamente a la columna vertebral para disminuir la posibilidad de que se propague al sistema nervioso central.

En el caso de una obstrucción intestinal, puede ser necesaria una cirugía. La quimioterapia intensiva generalmente resulta en mejores resultados del tratamiento, pero en los países en desarrollo las tendencias de tratamiento son menos agresivas.

El pronóstico para los pacientes con linfoma de Burkitt es mejor para los niños, con tasas de supervivencia a largo plazo entre 60 y 90%, cuando se tratan con quimioterapia intensiva. El mismo tratamiento en adultos resulta en 70 a 80% de supervivencia a largo plazo.

Folicular

El linfoma folicular rara vez afecta a los jóvenes. La edad promedio para una persona con este tipo de cáncer es de aproximadamente 60. Para este tipo de enfermedad se encuentran varias opciones de tratamiento están disponibles. El médico decidirá qué terapia es adecuada en función de su tipo de cáncer y cuán avanzado esté, entre las alternativas están:

Espera vigilante: si se diagnostica temprano y se presentan solo unos pocos síntomas, el médico puede sugerir la observación y espera, lo que significa que vigilará su condición, pero aún no recibirá ningún tratamiento.

Radiación: se usa rayos de alta energía para eliminar las células cancerosas. A menudo se administra a personas con linfoma folicular en etapa inicial. En algunos casos, la radiación sola puede ser capaz de curar este tipo de cáncer. Es posible que necesite radiación junto con otras terapias si su cáncer está más avanzado.

Quimioterapia: se administran medicamentos para matar las células cancerosas y con frecuencia se combina con otros tratamientos.

Anticuerpos monoclonicos: son medicamentos que están dirigidos a marcadores particulares en los tumores y ayudan a sus células inmunes a combatir el cáncer. Rituximab (Rituxan) es un anticuerpo monoclonal que se usa comúnmente para tratar el linfoma folicular. Generalmente se administra como una infusión IV en el consultorio de su médico y con frecuencia, se aplica en combinación con quimioterapia.

Estas combinaciones comunmente incluyen: r-bendamustina (rituximab y bendamustina), R-CHOP (rituximab, ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina y prednisona), R-CVP (rituximab, ciclofosfamida, vincristina y prednisona) y Radioinmunoterapia. La radioinmunoterapia implica el uso de la medicina itrio-90 ibritumomab tiuxetan (Zevalin) para administrar radiación a las células cancerosas.

Trasplante de células madre se utiliza especialmente si su cáncer reaparece. Este procedimiento implica implantan células madre sanas en su cuerpo para reemplazar la médula ósea enferma.

Gástrico

El tratamiento del linfoma gástrico ha cambiado drásticamente en las últimas dos décadas. Hemos visto un cambio de las técnicas quirúrgicas hacia tratamientos más conservadores como la quimioterapia y las terapias de erradicación del H. pylori .

El abandono de la cirugía en el tratamiento del linfoma gástrico provino de un tratamiento efectivo con tratamientos médicos que incluyen quimioterapia y antibióticos. Estos tratamientos conservadores ofrecen una mayor calidad de vida sin impacto adverso en las tasas de supervivencia, entre los cuales se encuentran:

Terapia antibiótica: para los linfomas gástricos asociados con la infección por H. pylori, el tratamiento se centra en la erradicación de H. pylori mediante una combinación de inhibidores de la bomba de protones y antibióticos.

Entre 60-100% de las personas logran remisión a largo plazo con esta terapia. En aquellos individuos que responden a la terapia con antibióticos, no hay justificación para un tratamiento adicional con agentes quimioterapéuticos. Sin embargo, estas personas deberán ser seguidas según las indicaciones de su médico tratante.

Quimioterapia: se refiere al uso de medicamentos que son tóxicos para las células en un intento de destruir las células cancerosas. La quimioterapia se dirige a las células que se dividen rápidamente, una de las principales propiedades de las células cancerosas.

El tratamiento de la enfermedad en estadio temprano generalmente consiste en: 3 ciclos de quimioterapia con los fármacos seguidos de radioterapia; o alternativamente.6-8 cycles of CHOP-rituximab.

Radioterapia: el papel principal de la radioterapia para el linfoma gástrico radica en el tratamiento del linfoma confinado al tracto gastrointestinal (sin diseminación) que no ha mejorado a pesar del tratamiento de erradicación de antibióticos o para aquellos que son H. pylori negativos. La radioterapia puede lograr una supervivencia libre de enfermedad de 4-5 años en 85-100% de las personas.

 

Los efectos secundarios dependen en gran medida de varios factores, incluido el tamaño del objetivo (cáncer), la técnica utilizada, la dosis total utilizada y cómo se administra. Los efectos secundarios agudos generalmente incluyen anorexia, náuseas y vómitos, pero estos generalmente se pueden prevenir adecuadamente en la mayoría de los casos con el uso de medicamentos para prevenir las náuseas y los vómitos (antieméticos).

La diarrea y la supresión de la médula ósea también pueden ocurrir dependiendo de la radioterapia que se realice.

Se espera que los efectos secundarios tardíos sean mínimos, pero pueden incluir daño renal e hipertensión secundaria, o un riesgo levemente mayor de segundos cánceres. La radioterapia también se puede utilizar como una terapia complementaria a la quimioterapia en casos agresivos.

Sin embargo, dos estudios que compararon la quimioterapia y la quimioterapia más radiación en el tratamiento del linfoma gástrico agresivo han mostrado resultados al menos iguales con el uso exclusivo de la quimioterapia. Esto ha llevado a la especulación de que podemos estar tratando en exceso a algunas personas con quimioterapia combinada y radioterapia.

Tratamiento para linfoma en perros

Los linfomas caninos son similares en muchos aspectos a los linfomas no Hodgkin que ocurren en humanos. La terapia más efectiva para la mayoría de los tipos de linfoma canino es la quimioterapia. En algunos casos, también se puede recomendar cirugía o radioterapia.

tratamiento del linfoma

Existen numerosos protocolos de tratamiento de quimioterapia para perros con linfoma multicéntrico. La mayoría de los perros con linfoma experimentan la remisión de su cáncer luego del tratamiento y los efectos secundarios generalmente no son graves.

Actualmente, los protocolos que logran las tasas más altas de remisión y los tiempos de supervivencia general más largos implican combinaciones de medicamentos administrados durante varias semanas o meses. El protocolo para el tratamiento del linfoma multicéntrico canino es un protocolo de 25 semanas que se basa en R- CHOP que se usa comúnmente para tratar el linfoma en humanos.

(Visited 126 times, 1 visits today)

Deja un comentario