Contracción muscular: ¿Qué es? Fisiología, tipos y mucho más

La contracción muscular y la contractura muscular son términos afines pero diferentes. Mientras el primero es un proceso normal de los músculos, el segundo es una lesión en éstos. En este artículo te invitamos a conocer su diferencia y a cuidar de tu musculatura adecuadamente.

Contracción muscular

Es el proceso fisiológico donde el músculo, por desplazamiento de las estructuras que lo integran, se contrae o se relaja. Su operatividad se encuentra cercanamente asociada con la estructura de la fibra muscular y la transferencia del potencial eléctrico, mediante las vías nerviosas. El modelo que ilustra la contracción muscular se reconoce como mecanismo de deslizamiento de filamentos.

Estructura de la sarcómera

La sarcómera es la unidad anatómica y funcional del músculo estriado, también conocido como sarcómero. Se halla delimitado por dos líneas Z con una zona A (anisótropa) y dos semizonas I (isótropas). En su composición sobresalen dos proteínas: actina y miosina.

La colocación superpuesta de filamentos gruesos y delgados estructura varias zonas y bandas, originando las estrías que se ven en la fibra muscular. La parte más sombría de la sarcómera es la banda A, compuesta por filamentos gruesos. La banda I es una zona menos espesa y de color más claro que consta solamente filamentos delgados. Un disco Z cruza por el centro de cada banda I. Hay una angosta región H que transita por el centro de cada banda A, y que tiene únicamente filamentos gruesos. En medio de cada zona H hay una línea M, nombre acordado por hallarse en la porción central de la sarcómera.

Estructura de la sarcómera:

  • S: sarcómera;
  • I: banda-I,
  • Z: disco-Z,
  • M: línea-M,
  • H: zona-H,
  • A: banda-A,

Proteínas de los filamentos

Las miofibrillas están conformadas por tres tipos de proteínas que pueden ser catalogadas de la siguiente manera:

  • Contráctiles que producen la potencia necesaria a lo largo de las contracciones: miosina y actina.
  • Controladoras que movilizan o desactivan el proceso de contracción: troponima y tropomiosina.
  • Estructurales, que ordenan filamentos y enlazan con el sarcolema:
  • Mecanismo de deslizamiento de filamentos

La contracción muscular ocurre porque los cabezales de la miosina se encajan en los filamentos finos de ambos extremos de la sarcómera, y transitan sobre ellos, halando progresivamente de los filamentos delgados hacia la línea M. Como consecuencia de esto los filamentos delgados se resbalan hacia dentro hasta unirse en el centro de la sarcómera. Al suceder este deslizamiento los discos Z se aproximan y la sarcómera se acorta.

No obstante, la longitud de los filamentos delgados individuales permanece sin alteración. La reducción de la sarcómera genera el encogimiento de la fibra muscular y en última instancia, el del músculo completo.

Acoplamiento excitación-contracción

El envión nervioso producido en la neurona se transfiere en toda la extensión del axón hasta alcanzar al bulbo terminal de éste, donde separa compuertas de voltaje que posibilitan el ingreso de calcio.

El impulso oprime las vesículas de acetilcolina que hay a lo interno del bulbo, contra la membrana presináptica y, en unión con el calcio que había ingresado, incitan el impulso por exorcitosis, de lo que contienen las vesículas, hacia la hendidura sináptica. La acetilcolina librada se junta a sus receptores en la membrana postsináptica; los que son compuertas de ligando  que se abren y admiten el paso de iones de sodio, que inicialmente se hallaban en la hendidura sináptica.

El ingreso de dichos iones a lo interno de la fibra muscular, produce una diferencia de potencial que se reconoce en principio bajo el nombre de Potencial de Placa Motora, y que al transferirse por todo el sarcolema se transforma en un Potencial de Acción, el cual circula por la membrana de la fibra muscular hasta alcanzar unas invaginaciones llamadas túbulos T, y que conforman parte de una estructura llamada triada, compuesta por un túbulo T y dos cisternas terminales del retículo sarcoplasmático.

En estas cisternas se aloja el calcio, que es librado al citosol por la acción del envión eléctrico sobre conductos de compuerta de voltaje, y que se va a juntar a la troponina que conforma el complejo troponina-tropomiosina, responsable de obstruir los sitios de unión en el filamento de actina. Al generarse el complejo troponina-calcio, la tropomiosina franquea los lugares de unión para que la cabeza de la miosina se incruste en ellos y empiece de esta manera el desplazamiento de dichos filamentos.

Fisiología de la contracción muscular

Generalidades de la contracción muscular

El tejido muscular relacionado al tejido óseo es lo que nos posibilita efectuar movimientos. Es básicamente una palanca (hueso), de la que traccionan unas fuerzas producidas por músculos, que se pueden representar por fórmulas numéricas que para el momento no es pertinente mencionar.

Para llevarse a cabo este proceso se requiere otros elementos:

  • Un buen enlace entre el músculo y el hueso, y entre los huesos mutuamente. Para esta operación se encuentra el tejido conjuntivo o de unión – el cual contiene entre otras cosas colágeno, ácido hialurónico y demás elementos que sirven para quitarse arrugas, no para que crezca el bíceps- y el tejido cartilagoso (incluidos los meniscos que se desgarran los futbolistas).
  • Una señal que dé comienzo a la fuerza contráctil o de contracción muscular, que procede del cerebro; luego mediante del tejido muscular (que forma los nervios) va a alcanzar el musculo.
  • Finalmente, pero no menos importante, se requiere una fuente de energía que nutra al músculo para que pueda desarrollar la contracción. Esa energía es el azúcar (glucosa y variados), que llega al músculo a través de las arterias (tejido vascular).

Tipos de tejido muscular

Existen tres tipos de tejido muscular

  • Músculo liso: grosso modo, es el encargado de los movimientos involuntarios del cuerpo. Por ejemplo, es el responsable de que se movilice el estómago, de que se vacíe la vejiga o de que se produzca el parto.
  • Músculo cardíaco: como lo señala su nombre, es el músculo del corazón. Su principal particularidad es que su señal eléctrica de movilización la genera él mismo, a través de un lugar especial llamado nódulo sinusal, sin que se lo ordene el cerebro -sin embargo, el cerebro sí puede intervenir sobre él, procurando que marche más despacio o más deprisa, por ejemplo.
  • Músculo esquelético: es el que interviene en el ejercicio, forma lo que llamaríamos nuestros músculos de gimnasio. Seguidamente se exponen más detalladamente sus características.

Músculo esquelético

Lo primero que se debe tener en cuenta es que el músculo se conforma de dos factores fundamentales: los filamentos de actina (finos) y miosina (gruesos); los dos con cualidad contráctil. Se hallan fondeados a un sitio nombrado línea Z, muy bien dispuestos y enganchados formando una estructura conocida como sarcómero (espacio entre dos líneas Z).

La contracción muscular se genera porque los filamentos de actina (finos) se resbalan encima de los filamentos de miosina (gruesos). Como consecuencia de ello el sarcómero se reduce (ya que al estar unidos los filamentos a la línea Z y deslizarse entre sí, la estructura global se reduce).

La unión entre el músculo y los huesos para ejecutar la palanca la realizan los tendones y cartílagos, conservando todo bien acoplado para que opere perfectamente.

  • La señal eléctrica que activa el proceso: primeramente se debe señalar que la fibra muscular (actina y miosina) está circundada por una estructura conocida como retículo sarcomplásmico que almacena calcio. Cuando los nervios transfieren la señal eléctrica hasta allí, se abre dicho retículo y el calcio emerge, fundiéndose con una proteína llamada troponina (la cual estaba adherida a la miosina, evitando su interacción con la actina). Con el calcio anexado a ella, la troponina se mueve y deja en libertad los lugares de unión para que actina y miosina se fusionen.
  • Energía (ATP que procede del azúcar). El ATP al “quemarse” en la miosina (que supone pérdida de uno de los fosfatos que tiene), causa que varíe la forma de la miosina, permitiendo así el movimiento de los filamentos de actina encima de ella.

Esto, reiterado muchas veces, es lo que produce que nuestro bíceps se constriña.

Tipos de fibras musculares

Se debe considerar que esto es más complejo, por lo que tiene que analizarse más a fondo, tomando en cuenta el oxígeno como factor importante; necesario para obtener ATP partiendo del azúcar mediante la glucolisis, ciclo de Krebs y fosforilación oxidativa.

Para ello requerimos tener conocimientos sobre la mioglobina (muy similar a la hemoglobina) y que se utiliza para trasladar el oxígeno. Teniendo esto present, existen dos tipos de fibras musculares:

Las fibras rojas (contracción lenta): tienen abundante mioglobina y su contracción puede extenderse en el tiempo, tributando resistencia. No obstante, la fuerza de la contracción es más reducida.

Las fibras blancas (contracción rápida) posee menos mioglobina, pero admiten una contracción más poderosa y explosiva, pero se agotan antes.

Tipos de contracciones musculares

Desde el punto de vista fisiológico, son aquellas contracciones donde las fibras musculares, además de constreñirse, varía su extensión. Las contracciones isotónicas son las más frecuentes en la mayoría de los deportes, acciones físicas y movimientos correspondientes a la vida diaria, por cuanto, la mayor parte de las tensiones musculares que efectuamos vienen conjuntamente con reducción y extensión de las fibras musculares de un músculo determinado.

Las contracciones isotónicas se clasifican en:

Contracción concéntrica

Sucede cuando un músculo despliega una tensión conveniente para vencer una resistencia, de tal manera que este disminuye y moviliza una parte del cuerpo para lograr ese cometido. Esto se ilustra cuando nos llevamos un vaso de agua a la boca; se manifiesta un acortamiento muscular concéntrico por cuanto los sitios de incrustación de los músculos de unen, se reducen o se constriñen.

Resumiendo se puede decir que cuando los puntos de inserción de un músculo se aproximan la contracción que se genera se denomina “concéntrica”.

Contracción excéntrica

Cuando una resistencia determinada es superior a la tensión ejercida por un músculo definido, de forma que éste se extiende, se concibe que dicho músculo ejecuta una contracción excéntrica; en este caso el músculo despliega tensión alargándose, o sea, ampliando su longitud; un ejemplo evidente es cuando devolvemos el vaso de la boca a la mesa; en dicho caso el bíceps braquial se contrae excéntricamente.

En este caso se debe valorar la fuerza de gravedad, ya que si no se produce una contracción excéntrica y se relajaran los músculos, el brazo y el vaso desplomarían al suelo a la rapidez de la fuerza de gravedad; para evitar esto el músculo se extiende, constriñéndose de forma excéntrica. Acá podemos asegurar que cuando los puntos de incrustación de un músculo se prolongan se genera una contracción excéntrica.

Contracción isométrica

En este caso el músculo se mantiene estático sin reducirse ni alargarse, pero si bien persiste estático genera tensión; una ilustración de esto sería cuando trasladamos a un niño en brazos, los cuales no se mueven, y siempre conservan al niño en la misma posición, y producen tensión para que el niño no caiga al piso; no se produce ni reducción ni alargamiento de las fibras musculares.

En este sentido se puede indicar que se produce una contracción estática cuando desarrollando tensión no se genera variación en la extensión de un músculo definido.

Contracciones auxotónicas

Es cuando se conciertan contracciones isotónicas con contracciones isométricas; al iniciarse la contracción se enfatiza más la parte isotónica, en tanto que al final de la contracción se aplica más la isométrica.

Un modelo práctico de este tipo de contracción lo hallamos en las camas del Método Pilates, cuando se ejercita con “resortes”, estos se estiran hasta una distancia determinada; el músculo se constriñe concéntricamente, nos mantenemos unos segundos estáticamente (isométricamente) y luego retornamos  la posición inicial con una contracción de forma excéntrica.

Contracciones Isocinéticas

Es un nuevo tipo de contracción que se aplica en la práctica deportiva. Es una contracción máxima a velocidad invariable en toda la serie de movimientos; son frecuentes en aquellos deportes en lo que no se requiere producir una celeridad en el movimiento, o sea, en contraste, se aplica en esos deportes donde requerimos una velocidad invariable y liso como sería la natación o el remo; el agua aplica una fuerza constante y uniforme; cuando incrementamos la fuerza el agua se acrecienta en la resistencia, para ello se crearon los aparatos isocinéticos para desplegar a velocidad constante y uniforme durante todo el movimiento.

Aunque las contracciones isocinéticas e isotónicas son concéntricas y excéntricas, no son iguales, por el contrario son muy diferentes, ya que como se señaló, las contracciones isocinéticas se desarrollan a velocidad constante regulada y se despliega una tensión máxima a lo largo de todo el movimiento.

Mecanismo de la Contracción Muscular

El inicio y la ejecución de la contracción muscular se originan en las siguientes etapas consecutivas:

  1. Una fuerza de acción transita longitudinalmente por una fibra motora hasta sus terminales encima de las fibras musculares.
  2. En cada terminal, el nervio excretauna diminuta cantidad de la sustancia neurotransmisora acetilcolina.
  3. La acetilcolina opera en una zona específica de la membrana de la fibra muscular, para abrir numerosos canales de cationes“activados por acetilcolina” mediante moléculas proteicas que nadan en la membrana.
  4. La abertura de los canales activados por la acetilcolinapermite, hacia el interior de la membrana de la fibra muscular, esto que grandes cantidades de iones de sodio (Na+) difunde, incita una despolarización local que, a la vez, conlleva a la apertura de los canales de sodio movilizados por voltaje. Esto comienza una fuerza de acción en la membrana.
  5. El potencial de acción transitaa lo largo de la membrana de la fibra muscular de la misma forma que los potenciales de acción transitan longitudinalmente por las membranas de las fibras nerviosas.
  6. La fuerza de acción despolariza la membrana muscular, y gran parte de la electricidad del potencial de acción mana mediante el centro de la fibra muscular, donde produce que el retículo sarcoplásmico libre grandes cantidades de iones calcio (Ca+) que se han acumulado en el interior de este retículo.
  7. Los iones calcio (Ca+) comienzan fuerzas de atracción entre filamentos de actina y miosina, produciendo que se resbalen unos sobre otros en sentido longitudinal, lo que constituye el proceso contráctil.
  8. Después de una fracción de segundo los iones de calcio son expulsados nuevamente hacia el retículo sarcoplásmico por una bomba de Ca++ de la membrana y se conservan almacenados en el retículo hasta que se presenta un nuevo potencial de acción muscular; esta partida de los iones calcio a partir de las miofibrillas hace que se interrumpa la contracción muscular.

Proceso de Contracción Muscular

La serie de fenómenos que origina el desplazamiento de los filamentos, es decir, el ciclo de contracción consta de cuatro etapas:

  1. Hidrólisis de ATP: La cabeza de miosina tiene una bolsa de enlace con el ATP y una ATPasa (enzima que hidroliza el ATP en ADP y un grupo fosfato). Esta hidrólisis le aporta energía a la cabeza de la miosina.
  2. Formación de puentes cruzados: La cabeza de la miosina abastecida de energía, se acopla a los lugares de alianza en la actina, luego libra el grupo fosfato.
  3. Fase de deslizamiento: Se apertura la bolsa de la cabeza de la miosina y permite salir el ADP, durante este proceso la cabeza gira, lo que produce potencia hacia el epicentro de la sarcómera, con la que se resbala el filamento fino sobre el grueso hacia la línea M.
  4. Desacoplamiento: Al terminar la fase anterior, la cabeza de la miosina continúa enlazada a la actina hasta que se anexe a ella otra molécula de ATP, incitando que ésta se aparte y el proceso empiece de nuevo.

Fases de la contracción muscular

Cada ciclo de contracción consta de cinco etapas: adhesión, flexión, generación de fuerza y readhesión.

  • La adhesión es la etapa primaria del ciclo de contracción, donde la cabeza de la miosina se encuentra potentemente acoplada a la molécula de actina del filamento delgado (no hay ATP).
  • La separaciónes la segunda etapa del ciclo, en la cual la cabeza de la miosina se desprende del filamento fino. En esta etapa se anexa ATP a la cabeza de miosina que disminuye la afinidad de la cabeza de miosina por la molécula de actina y produce que se desajuste del filamento delgado.
  • La flexión es la etapa tercera del ciclo donde la cabeza de la miosina, como resultado de la hidrólisis de ATP, adelanta una trayecto corto en comparación con el filamento delgado.
  • La generación de fuerza  es la etapa número la cuatro del ciclo donde la cabeza de la miosina libra el fosfato inorgánico (Pi) y sucede el golpe de fuerza.
  •  La readhesión  figura como quinta y última etapa del ciclo en la que la cabeza de miosina se acopla con fuerza a una nueva molécula de actina, y el ciclo puede repetir.

En el control de la contracción median el calcio, el retículo sarcoplásmico y el sistema de túbulos transversos.

Para la interacción entre la miosina y la actina debe haber Ca2+ utilizable. Luego de la contracción, el Ca2+ debe ser suprimido. Esta expedita cesión y supresión de Ca2+ se logra por la acción concertada del retículo sarcoplásmico y el sistema de túbulos transversos.

El retículo sarcoplásmico se encuentra constituido como una sucesión de redes replicadas en torno a las miofibrillas. Cada red se propaga a partir de una unión A-I hasta la subsiguiente, a lo interno de un sarcómero. La red adyacente de retículo sarcoplásmico sigue desde el enlace A-I hasta la siguiente, en el sarcómero inmediato. Por tanto, una red de retículo sarcoplásmico cerca la banda A y la red fronteriza circunda la banda I.

Diagrama de la organización de la fibra muscular estriada

Este diagrama muestra la disposición del retículo sarcoplásmico y su interrelación con las miofibrillas. Nótese que en las fibras musculares estriadas a cada sarcómero le conciernen dos túbulos transversos (T). Cada túbulo T está situado al nivel del enlace entre la banda A y la banda I, y se conforma como una invaginación del sarcolema de la célula muscular estriada.

Está unido con 2 cisternas terminales del retículo sarcoplásmico que cerca cada miofibrilla, de forma que se ubique una cisterna a cada lado del túbulo T.

La conformación triple que se distingue en los cortes transversales, adonde existen dos cisternas terminales a ambos lados de un túbulo transverso que concuerda con el enlace entre una banda A y una banda I se llama triada.  La despolarización de la membrana del túbulo T comienza la liberación de Ca2+ del retículo sarcoplásmico, y al final desata la contracción muscular.

Donde las dos redes se topan, al nivel de la alianza entre las bandas A e I, el retículo sarcoplásmico conforma un cauce anular de configuración escasamente más normal llamado saco o sisterna terminal. Las cisternas terminales hacen depósitos de Ca2+.
El sistema de túbulos transversales o sistema T radica en cuantiosas invaginaciones tubulares de la membrana plasmática, a cada una se le asigna el nombre de túbulo T; los cuales penetran en todos los niveles de la fibra muscular y se sitúan entre cisternas terminales adyacentes al nivel de las uniones A-I. El complejo conformado por un túbulo T y las dos cisternas terminales contiguas se llama triada.

Causas de las contracturas musculares

No hay una franja social donde enmarcar la contusión por contractura, en vista de que es un daño muscular muy frecuente, que se enmarca dentro de las enfermedades del sistema muscular, pero existen muchas generalidades que hacen propenso este padecimiento. Se podrían contar los adessubsiguientes grupos de riesgo en los que el surgimiento de contracturas musculares, son más comunes. Dentro de las causas que las incitan:

Personas sedentarias

La ausencia de actividad física induce la carencia de tonicidad muscular suficiente. Así, cuando una persona pasiva ejecuta un esfuerzo físico, su musculatura halla una dificultad de asumir ese esfuerzo, y surgen las contracturas por sobrecarga.

En paralelo, una abundancia de actividad, o de intensidad en exceso, pueden procurar el mismo patrón dañino. No obstante de poseer una magnífica condición física; si las actividades a efectuar sobrepasan las capacidades para asumirlas, nos hallamos con la misma dificultad de tipo sedentario: incoherencia entre esfuerzo y versatilidad para responder a dicho esfuerzo.

Personas mayores

La merma de elasticidad en músculos y articulaciones es inseparable del proceso de envejecimiento. Dicha pérdida en las capacidades motoras induce que cualquier actividad diaria se transforme en un esfuerzo extenuante, y las musculatura aminorada se contracture más fácil.

Personas con estrés

Esta afección cada vez presenta más víctimas, ya que la cantidad de personas forzadas a situaciones de estrés, aumenta rápidamente. Una situación de esas características produce que el paciente se vea tensionado de forma involuntaria, y por consiguiente sus estructuras musculares, creando así las contracturas.

Personas con trabajos predisponentes

Existen trabajos que requieren procedimientos potencialmente nocivos para su desarrollo. No precisamente tienen labores físicas o con cargas de peso; un operador de computadoras, por ejemplo, que permanece sentado durante toda su jornada laboral, puede sufrir contracturas en la extensión de su espalda si no asume una higiene postural correcta.

Contracturas en deportistas

Como es natural, las personas que realizan un deporte determinado, donde se reiteran movimientos de una forma continuada, son proclives de padecer dicha lesión. El rango del deportista y el nivel de exigencia deportiva serán elementos determinantes que marcarán la periodicidad del surgimiento en las contracturas y el nivel de gravedad de ellas. De esta manera, un deportista eventual y poco riguroso no padecerá las mismas lesiones musculares que un competidor de alta competencia.

En esta sesión se debe realizar un apartado para matizar los deportes con más posibilidad de producir una contractura, por cuanto partimos de la base que cualquier deporte radica en repetir un movimiento, y por ello, desde ese aspecto, cualquier deporte propende a formar contracturas.

Deportes de impacto

Deportes como el atletismo o baloncesto, genera que la musculatura de esos deportistas sea expuesta a “fuerzas de choque” y debe tolerar un trabajo de absorción de impactos. Un maratonista que recorra la distancia de tres horas, ejercerá aproximadamente treinta y cinco mil zancadas, lo que presume treinta y cinco mil impactos menores que sus piernas deben amortiguar.

Un jugador de baloncesto brinca cerca de cuarenta veces en un partido, considerando que el peso promedio de un jugador de baloncesto profesional es cercano a los cien kilos, y se elevan del suelo de cincuenta a setenta centímetros del suelo, se puede determinar que las piernas de un jugador de baloncesto deben absorver ciento sesenta kilos, cuarenta veces por juego. En consecuencia, los deportes de alto impacto son más propensos que los de bajo impacto.

Por deportes de bajo impacto se entiende la natación o al ciclismo, que no presentan “fuerzas de choque”, y la musculatura de esos deportistas se encuentra exenta de aguantar el trabajo de absorción de impactos.

Deportes de acción balística

Este es un deporte que requiera un movimiento rápido y violento para desarrollarse. Lo que se entiende por gesto rápido y violento es por ejemplo un remate de un jugador de vóleibol, el pateo a portería de un futbolista, el lanzamiento de un atleta (martillo, jabalina, disco o peso). Son gestos que, en algunos casos, pasan a ser incontrolados por la velocidad de ejecución, exigiendo de esta manera que la musculatura soporte tensiones superiores y produciendo contracturas.

Deportes como ciclismo, patinaje, natación, o la carrera en campo plano evaden estos movimientos balísticos.

Deportes de tren superior

La musculatura humana es desigual de acuerdo a la región del cuerpo que ocupe. Por ejemplo, los músculos de piernas y brazos son tubulares, y los de la espalda aplanados.

Las contracturas se presentan con mayor frecuencia en musculatura plana que en cilíndrica, de donde se deduce que la musculatura de la espalda es más fácil de contracturar que la de las extremidades. Partiendo esta premisa tenemos que todo deporte que involucre un mayor esfuerzo de la musculatura superior presumirá una mayor propensión a las contracturas frente a un ejercicio del tren bajo de la musculatura.

Contracturas musculares por estrés

Si en alguna ocasión percibió hormigueo en la punta de los dedos, tuvo una extremidad superior o la mano “dormida”, notó una molestia puntual en la nuca, sufrió dolores de cabeza en la cuenca o atrás de los ojos, tuvo la impresión de que un cuchillo se clavaba al centro de la espalda o soportó dolores en la zona pectoral; pudo haber padecido de una de las tantas contracturas que produce el estrés. Debido al incremento en las obligaciones laborales y la crisis económica, entre otros muchos motivos personales y sociales, se genera un significativo desgaste físico y psíquico que habitualmente dispara el nivel de estrés en las personas.

La crisis presente no es una excepción a la regla: con ella se incrementaron las citas a traumatólogos y kinesiólogos por contracturas. Pablo G. Rivas, presidente de la Asociación Argentina de Terapía Física, asegura que se ha evidenciado un incremento de las consultas por contracturas musculares, a nivel hospitalario como a privado; igualmente, se acrecentó el síndrome conocido como fibromialgia o reumatismo de partes blandas, asociado por lo general con cuadros de estrés; al respecto el terapeuta sostiene que cuando existe un estado de tensión sostenido a consecuencia de una situación social, familiar o laboral; se producen cuadros de depresión o angustia.

Por su parte, Liliana Geijo, miembro de la Asociación de Kinesiología y docente de la UBA sustenta que una de las manifestaciones de la ansiedad es precisamente el estrés, que produce un efecto global en el cuerpo cuya consecuencia es no conseguir relajar el músculo.

La contractura es una contracción mantenida e inconsciente de uno o más músculos que puede producir un dolor agudo. Aunque todo el cuerpo puede estar sometido a contracturas, el estrés tiene sus regiones predilectas. De acuerdo a la kinesiólogo Sergio Maslo el cuello (cervicales), la espalda (dorso e interescapulares), y la cintura con propagación dolorosa en la extremidad  inferior (lumbalgia y ciatalgia) son las regiones más impactadas por el estrés.

Conforme a los especialistas, las causas más habituales se asocian con el sedentarismo, por ello afecta en su mayoría a oficinistas.  Las labores que comprenden estar sentado a lo largo de varias horas diariamente -poniendo la mirada en la computadora o sentado frente al mostrador- constituyen la mayor parte de los casos que solicitan atención médica.

Un notable incremento de demanda, competitividad, compromisos económicos, conspira contra la vida al aire libre, la posibilidad de hacer deporte, de mantener  una buena dieta y de mantener sosiego, de acuerdo al terapista Rivas. Nadie se encuentra exento de contracturas.

Inclusive, se evidencia un incremento de los casos en mujeres de edad mediana (de 35 a 45 años) y en los mayores de 50 años, tanto en hombres como en mujeres.

Una propensión de alerta es que la edad de las personas que las padecen está bajando con el tiempo. Al respecto el terapista Geijo asegura que los jóvenes de los años finales de primaria empiezan a presentarlas por el período de tiempo que perduran frente a la computadora, y por el nivel de agresividad que se vive en las escuelas (ello produce mucho estrés).

Frente a este cuadro alarmista, el remedio es la actividad física. A lo que aconseja el kinesiólogo Maslo que realicen los ejercicios sugeridos por profesionales, evadiendo así el sedentarismo; finaliza este especialista haciendo un llamado “¡Muévanse, repito, muévanse, por favor!”.

Síntomas de la contractura muscular

Los síntomas particulares y frecuentes de las contracturas musculares son el dolor y la restricción de movimiento. Ambos factores contemplan una amplia gama de gravedad, por cuanto en ciertas ocasiones las contracturas van de ser reducidas molestias sin impedimento de ninguna naturaleza, a lesiones completamente incapacitantes. Los síntomas oscilan en función de dos factores: región afectada y extensión de la contractura.

Ocupándonos del primer parámetro, hallamos por ejemplo que en zonas altas del cuerpo, como la región cervical, las contracturas alcanzan a desencadenar estados verdaderamente preocupantes como migrañas, mareos, vértigos, etc.

El síndrome de escalenos (cercado e inmovilización del paquete vásculo-nervioso del cuello, por hinchazón o contractura del vientre muscular de los músculos escalenos) induce sensación de pesadez en el brazo, dolor hondo, o parestesia y manos frías. Un músculo piramidal que incrementa su volumen a consecuencia de una contractura puede aprisionar estructuras contiguas e incitar una falsa ciática.

Refiriéndonos al segundo factor, la extensión de la contractura; es indiscutible que un mayor volumen en la contractura enfatizará y empeorará los efectos referidos.

Diagnóstico de una contractura muscular

El diagnóstico pasa por una adecuada interpretación de los síntomas que manifieste el paciente; por ello se concentrará en la palpación de la zona impactada, en la búsqueda de inflamaciones o zonas musculares con más tensión.

Un vasto muscular brinda una oposición presentada a la palpación,  en tanto se deslizan los dedos encima de este, y hallar un punto con un superior aguante representaría que, en ese punto determinado, las fibras musculares se encuentran contraídas. Esta apreciación, conjuntamente a la señal de dolor que producirá al paciente el tanteo de ese punto, verificará la presencia de una contractura muscular.

De igual forma, dejando las limitaciones en el rango de movimiento, se evidenciará como el musculo afectado no logra los mismos grados de movilidad que el músculo sano del lado encontrado.

Tratamiento de las contracturas musculares

En vista del carácter ligero de esta tipología de dolencias, la terapia de una contractura muscular radica en respetar unas sencillas pautas, que pueden reducir e incluso desaparecer sus efectos sin requerir extenuantes rehabilitaciones. Se trata de los cuidados del sistema muscular que hay que tener en cuenta.

  1. Primero que nada se debe aplicar la lógica particular: apartarse del mecanismo que generó la lesión. Si un ejercicio o la repetición de un movimiento produce una contractura, se deben evitar. El reposo, en numerosos casos, es la mejor metodología de sanación.
  2. Una terapia muy válida en los primeros momentos de la contractura, es el empleo de calor seco en la región impactada; por ejemplo el empleo de almohadas eléctricas. El calor es un poderoso vasodilatador y ayudará a la purificación sanguínea del segmento muscular, además de producir una sensación instantánea de alivio por su acción sedante y relajante.
  3. Los baños de contraste son otra manera de atenuar los efectos dolorosos de las contracturas. Este método se basa en el uso alterno de agua fría y caliente, induciendo reacciones consecutivas de vasoconstricción y vasodilatación, estimulando de esta manera la circulación de la extremidad afectada.
  4. El uso de fármacos es una terapia más agresiva; más química, pero con unos resultados insuperables. Cualquier antiinflamatorio, ya sea de suministro oral o de aplicación cutánea, contribuirá al restablecimiento de la zona perjudicada.
  5. Los masajes. Se puede decir que es el método más eficiente y natural de todos los expuestos. No hay mejor remedio frente una contractura que ponerse en los servicios de un profesional de las terapias manuales para eliminar la dolencia.

Las contracturas no presentan un patrón estándar referente a períodos de recuperación; al ser un asunto de sobrecarga no se puede descifrar el tiempo que lleva cargándose esa zona.

Pero se puede determinar de forma genérica, que una contractura ya instalada, puede prever una labor de dos o tres sesiones de fisioterapia, con sus períodos de reposo intermedio, y un regreso a la movilidad de forma gradual. Esto puede presumir entre una y dos semanas, desde que se atiende la contractura hasta que desaparece por completo, y el paciente puede retornar a su rutina habitual con absoluta garantía.

Prevención de una contractura muscular

Bien porque te hayas recuperado de una contractura muscular o bien porque poseas tendencia a padecerlas, la mejor manera de prevenirlas e impedir recaídas será tomando en cuenta los siguientes cuatro puntos:

  1. Eludir movimientos repetitivos. Si la contractura muscular se genera por la contracción mantenida en el tiempo, una duplicación permanente de una contracción beneficia el surgimiento de esta. Si es ineludible duplicar un movimiento por razones deportivas o laborales; es provechoso efectuar breves rutinas de ejercicios de estiramientos y movimientos articulares (entre cinco y diez minutos) de las regiones expuestas a la lesión. Estas rutinas se frecuentarían de manera periódica a lo largo de toda la jornada laboral, o sesión de entrenamiento, por ejemplo una rutina de 5 minutos cada 2 horas de trabajo.
  2. Asumir una perfecta higiene postural, así sea en el sofá en tanto se ve la televisión, se esté en la silla de la oficina, o inclusive a la hora de dormir. Una incorrecta postura estimula contracciones forzosas de la musculatura en forma continuada; a más tiempo de postura inadecuada, mayor contractura se genera. Aparte de adoptar posturas adecuadas, se debe utilizar material que avale esos principios, como una silla ergonómica para la oficina o un colchón de calidad para el sueño.
  3. Antes de comenzar alguna actividad física, se considera necesario un calentamiento de acuerdo con el esfuerzo a efectuar. Lograr la temperatura muscular y la activación articular apropiada antes de ejercitarse, es la mejor forma de impedir una posible lesión.
  4. Buena parte de las terapias y mecanismos para la restauración de las contracturas expuestos anteriormente son tan válidos como elementos de prevención. Los baños de contrastes, masajes, o aplicación de calor, son metodologías que colaboran con evitar el surgimiento de esta lesión.

Ejercicios para evitar las contracturas musculares

En la vida diaria son numerosas las cosas y actividades que nos pueden producir una contractura musculare. Realizar deporte, estar sentados al frente del ordenador o la jornada laboral diaria puede ocasionar perjuicios en nuestros músculos.

Por ello es obligatorio que se realice una serie de ejercicio para impedir o hacer desaparecer nuestras contracturas musculares.

Lo primero que debemos hacer para impedir las contracturas musculares, es observar una serie de consejos a lo largo de la realización de esos ejercicios, como ejecutar todos los movimientos de manera lenta y suave, y adecuarlos a nuestro propio ritmo respiratorio.

Igualmente, se debe tener en cuenta que a lo largo de los ejercicios no debemos extender los músculos a su máxima capacidad para impedir la hiperextensión, y conservar, en todo momento, una perfecta formación entre músculos y columna vertebral para impedir todo lo más posible estas contracturas musculares.

En la circunstancia donde ya presentemos alguna contractura leve, o para evitarlas a lo largo de nuestra vida y de nuestras actividades diarias, igualmente podemos efectuar una sucesión de estiramientos ejercicios que nos contribuyan a librar la tensión muscular de nuestro organismo, más que todo en hombros y parte superior del cuerpo, que son los sitios donde se presentan más contracturas en el día a día. Uno de esos ejercicios es la conocida búsqueda de la moneda.

Para desarrollar este ejercicio, nos colocamos sentados con la espalda recta, mirando al frente y conservando los pies separados 40 centímetros, aproximadamente. Cuando consigamos esa postura, empezamos a girar pausadamente el torso con las manos apoyadas en la porción lateral de nuestros muslos. Paralelamente, inclinamos pausadamente la cabeza, como si buscáramos una moneda bajo el asiento.

Nos mantenemos en esta posición a lo largo de seis segundos antes de retornar a la postura inicial. Inhalamos profundamente, y repetimos la misma operación, pero en sentido contrario. De esta manera, distendimos la columna con los músculos del cuello y las cervicales, replicando  el mismo proceso 3 veces por lado.

El segundo ejercicio para impedir y disminuir las contracturas musculares es la postura de observar atrás, lo cual se efectúa en la misma posición que el ejercicio anterior. En este caso debemos rotar el torso para llevar la mirada hacia atrás, en tanto que se coloca uno de los brazos en el respaldo, en tanto que el otro brazo hace de palanca, apoyándolo en la porción lateral externa del muslo.

Es dicho ejercicio, pies y rodillas no deben moverse, permaneciendo todo el tiempo dirigidos hacia el frente. Cuando se gire el torso hacia atrás, se debe aguardar seis segundos antes de retornar a la postura inicial, replicando la operación 3 veces por lado. Con ese ejercicio debemos flexibilizar la columna haciendo énfasis en las vértebras y músculos lumbares para impedir contracturas en esa región.

La realización de esta sucesión de ejercicios y el acato a las diversas recomendaciones será mucho más fácil impedir las contracturas en los diversos lugares y músculos de nuestro cuerpo, a lo largo de la ejecución de nuestras actividades diarias o en tanto ejercemos algún deporte.

Medicamentos para las contracturas musculares

En caso d dolores musculares (mialgias), el tratamiento está supeditado a la causa de la afección. Por ello es favorable aclarar los probables desencadenantes con un galeno, quien definirá un diagnóstico exacto y ordenará la terapia adecuada.

Si los dolores musculares no se pueden asociar a una de las causas más frecuentes como tensión muscular o lesión muscular, y los dolores son originados por una enfermedad; el tratamiento procurará de manera normal sanar la patología. Si los dolores musculares son un efecto colateral de ciertos fármacos (Ej. estatinas contra valores altos de colesterol o la penicilina), puede ser requerido suspende su administración. Al descartar los medicamentos causantes de los dolores, se pueden revertir los daños en la mayor parte de los casos, con lo cual cesan los dolores musculares.

Medicamentos. Los dolores musculares (mialgias) pueden controlarse con tratamientos sintomáticos de diferentes fármacos. Son apropiados los analgésicos, como por ejemplo  antiinflamatorios no esteroideos.

Dolor muscular agudo

Si presenta dolor muscular (mialgias) agudo, por ejemplo si padece una lesión muscular, se sugiere una terapia basada en el reposo. Un recurso ventajoso si sufre dolores musculares es la aplicación de frío de forma inmediata: para ello debe rodear una bolsa de hielo con un paño y ponerlo sobre la región afectada.

Si padece dolor muscular, debe suspender de ipso facto la práctica deportiva. O sea, si sufre agujetas debe parar el ejercicio durante uno a dos días. Después conviene retomar el entrenamiento de forma progresiva, siempre y cuando se pueda efectuar sin dolor. En caso de un tirón muscular, el tiempo de reposo es de dos semanas a un mes; si la lesión es un desgarro muscular el período es de tres meses.

Es favorable tomar el tiempo requerido para la sanación de lesiones musculares. Retornar al entrenamiento muy prontamente puede conducir a una nueva lesión en el músculo afectado.

Los resultados pueden ser nuevas cicatrizaciones, y en casos graves, osificaciones (miositis osificante) del tejido muscular que extienden el proceso de sanación y reducen significativamente la actividad del músculo.

Dolor muscular crónico

El dolor muscular crónico procedente de tensiones musculares, por ejemplo,  se puede calmar con aplicación de calor. Se sugiere observar las siguientes medidas:

  • Aplicar baños con hierbas medicinales.
  • Baños de sauna, no obstante si sufre de variaciones del sistema circulatorio, hiperfunción de la tiroides o infecciones agudas, debe asesorarse primero con su médico de cabecera.
  • Baños calientes con un chorro de agua focalizado en el punto de dolor, a lo largo de 10 a 15 minutos.
  • Coberturas de calor (fango, parafina o barro).
  • Toallas calientes y húmedas, almohadillas eléctricas, y lámparas reflectoras.
  • Cataplasmas de calor
  • Parches de calor (capsaicina, que estimula la piel, el riego sanguíneo y aviva el tratamiento de los dolores musculares).

Junto con las terapias de calor, igualmente se puede apelar a otros procedimientos para aliviar los dolores musculares permanentes, entre los que se indican:

  • Acupuntura y presoterapia
  • Electroterapia (electricidad)
  • Terapias naturales (ampollas)
  • Fisioterapia
  • Ejercicios de espalda (dolores de espalda y lumbar)
  • Técnicas de relajación (relajación muscular gradual, técnica de autorrelajación)

Si los dolores musculares son ocasionados por el síndrome de hombros y nuca, coopera en la terapia un ejercicio regular de la musculatura del cuello, que inclusive puede ejercitar en el puesto de trabajo. Para ello son significativos los ejercicios de relajación donde se extiende enérgicamente el cuello.

En general se aconseja definir por uno mismo las razones de la tensión interior, y obtener conclusiones (Ej. mantener una postura corporal más apropiada en el puesto de trabajo). Auto-masajearse  los músculos de la nuca, es una práctica aconsejable, preferible con un poco de aceite corporal.

En el caso de dolores musculares crónicos en espalda y la zona lumbar, la terapia que concierne prácticamente es la de los dolores de hombros y de nuca. La primera disposición que debe tomar si sufre lumbago o una hernia discal es acoger una posición de espalda reposada, con las piernas en alto. Con ello se aliviará un tanto el dolor de espalda y lumbar.

Los ejercicios de espalda frecuentes y la práctica de deporte son maneras de atender el dolor de espalda y lumbar a largo plazo. No obstante, no todos los deportes son indicados para las personas que padecen dolores constantes en la región de la espalda; principalmente si se concierta un movimiento rápido y brusco de flexión y giro. Entre estos deportes se hallan tenis, golf, equitación, juegos de balón y aerobic. Son deportes más aptos:

  • Correr y caminar en suelo blando con calzado profesional
  • Natación de espalda y crol
  • Ciclismo
  • Tiro con arco

Los dolores de espalda frecuentemente son producto del estrés. Es común que el estrés se manifieste furtivamente como una tensión en la espalda que estimula dolores musculares.

Su terapia debería contener paseos frecuentes al aire libre. De esa manera se moviliza el riego sanguíneo, y un sueño restaurador que favorecen el bienestar. Generalmente una alimentación balanceada igualmente ayuda al bienestar. Si los dolores musculares responden a un origen psicológico, son apropiadas las terapias adicionales como técnicas de relajación y el yoga. Si el sobrepeso es la razón de los dolores musculares en la región de la espalda; el deporte, una dieta equilibrada o una dieta adelgazante son también favorables.

Tratamientos caseros para las contracturas musculares

Conjuntamente con la aplicación de remedios locales, si bien es probable que las contracturas no permitan movernos mucho, debemos probar realizar algo de ejercicio físico para ayudar a la recuperación

Los permanentes sobresfuerzos físicos y el estrés son dos causas principales de las incómodas contracturas que obstaculizan la jornada.

Esta condición se identifica por estimular un nudo que imposibilita que el riego sanguíneo alcance las células musculares, causando a su vez una depósito de toxinas. En consecuencia, los terminales nerviosos reaccionan y mandan señales al cerebro, las que se traducen en una molesta impresión de dolor e hinchazón. En la región afectada se puede observar un hinchazón que produce más sensibilidad cuando se pretende efectuar un movimiento o masaje en el músculo.

La terapia para regular los síntomas comprende medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, que solo deben administrarse bajo inspección médica. Sin embargo, hay una cantidad de trucos caseros que se pueden aplicar para precipitar la recuperación, sin el temor de sufrir efectos contrarios.

Seguidamente presentamos cinco de esas mejores alternativas caseras para que no dude en aplicarlas cuando sienta esa molestia.

1.- Aromaterapia para aliviar las contracturas

Los aromas que emanan ciertas plantas y especias poseen efectos sedantes que reducen el estrés y la tensión muscular.

Disfrute una terapia con los siguientes aceites esenciales:

  • El alcanfor
  • El romero
  • El tomillo
  • La lavanda
  • La caléndula
  • El eucalipto
  1. Baño terapéutico

Los baños con sales de Epsom y aceites sedantes valen para calmar las contracturas, reducir la hinchazón y apaciguar la sensación de dolor .

Ingredientes

  • 2 litros de agua caliente
  • 1 taza de sales de Epsom (250 g)
  • 5 gotas de aceite esencial de mejorana
  • 5 gotas de aceite esencial de romero
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

¿Cómo prepararlo?

  • Ponga a calentar el agua y mezclarla con las sales de Epsom y los aceites esenciales.
  • Vierta el producto en una tina y añada agua fría para controlar la temperatura.
  • Disfrute de un baño relajante por 10 o 15 minutos.
  • Repítelo si lo desea.
  1. Ungüento de árnica

El árnica es una planta de poder antiinflamatorio  y analgésico que permite atender los dolores musculares y articulares.

Se ha empleado en medicina homeopática desde cientos de años y hoy sigue vigente como calmante natural de uso tópico.

Ingredientes

  • 2 tazas de aceite de coco (480 g)
  • 1 puñado de flores secas de árnica
  • 4 cucharadas de pimienta de Cayena en polvo (40 g)
  • ½ taza de gránulos de cera de abeja (100 g)
  • ½ cucharadita de aceite esencial de romero (opcional) (2 g)

¿Cómo prepararla?

  • Introduzca las flores de árnica secas en un vasija con aceite de coco y déjalas ablandar de 12 a 24 horas para que suelten sus extractos.
  • Transcurrido este tiempo, pase las flores de árnica por un procesador de alimentos y macháquelas adecuadamente.
  • Introduzca el árnica con el aceite de coco en una olla y caliéntelos a fuego lento.
  • Añada pimienta de Cayena y agita para que se integre adecuadamente.
  • Déjelo macerar 12 horas y remueva permanentemente.
  • Transcurrido el tiempo previsto, vierta la mezcla en un frasco.
  • Utilice un colador delgado para filtrar las hierbas del ungüento.
  • Póngalo nuevamente a fuego lento, añada la cera de abejas y remueve para que se mezclen.
  • Cuando se cocine, retírelo y agregue los aceites esenciales.
  • Espere hasta que esté a temperatura natural y empiece su aplicación.
  • Frótelo sobre los músculos fatigados y adoloridos.
  • Evitar su uso en el rostroya que puede producir irritaciones.
  1. Tratamiento de arcilla y romero

La composición de arcilla y romero permite lograr una terapia antiinflamatoria para sanar las contracturas musculares.

Ingredientes

  • 1 cucharada de romero (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 3 cucharadas de arcilla verde (30 g)
  • 1 cucharadita de pomada caliente (5 g)

¿Cómo prepararlo?

  • Ponga a hervir el agua, agréguele la cucharada de romero y deje que se efectúe la cocción durante 10 minutos.
  • Cuando la infusión esté cocida, mézclela con la arcilla verde y forme una pasta cremosa.
  • Aplique el tratamiento sobre las regiones adoloridas y déjelo operar 20 minutos.
  • Transcurrido este tiempo, esclarece con agua tibia y termina ungiendo una pomada caliente.
  • Úselo una vez al día.

¿Quiere conocer más?

  1. Ejercicios físicos

Numerosas personas podrían considerar que el reposo es lo más conveniente para eliminar la sintomatología de las contracturas. Sin embargo, está probado que el ejercicio físico es una de los mejores tratamientos para sanarlas en poco tiempo.

Los estiramientos y la actividad física incitan la circulación y ayudan a descartar la abundancia de toxinas que se quedan acumuladas.

Se recomiendan:

  • El yoga
  • El taichí
  • El pilates
  • La natación

Considerando estas sugerencias podemos descartar el nudo que frena el correcto flujo de la sangre a los músculos.

No obstante, si nada funciona luego de unos días, consulte al médico para saber otros tipos de terapia.

Crónicas sobre las contracturas musculares

Las contracturas musculares son situaciones muy molestas que pueden lograr ser un padecimiento crónico. Si deseas poder reconocerlas y qué remedios naturales usar, debes considerar las siguientes recomendaciones.

Las contracturas musculares son una torcedura del músculo que estimula una secuencia de dolencias por esfuerzos, que son perseverantes y requieren tratamiento. Hay algunas contracturas que por la rutina diaria pueden perdurar produciendo que definidas tareas se transformen en tediosas. Seguidamente presentamos cuáles son las sintomatologías asociadas a este tipo de contracturas, y cómo puede calmarlas de manera natural.

¿Cómo identificar una contractura muscular crónica?

Las contracturas musculares crónicas poseen unos síntomas habituales que pueden ser reconocidos:

Dolor local agudo y repetitivo

Dolor en la región donde se halla la contractura parecido a un pellizco o una punción, el cual surge de manera usual cuando estamos en una posición donde el músculo contracturado se ve esforzado. Cuando el dolor surja, es preciso corregir la postura o de lo contrario la contractura se volverá más aguda.

Vértigos

Si la contractura se halla en la zona cervical, pueden desplegarse vértigos concretos cuando se concluye cual es la postura que ocasiona el dolor. Estos vértigos son temporales y no poseen una causa neuronal, pero deben atenderse porque si no pueden alcanzar a ser perseverantes y convertir la rutina diaria algo imposible de conservar.

Migrañas

Si sufre de migraña, es muy habitual que éstas surjan relacionadas a una contractura. Lo mejor frente a estos casos es extender el músculo en afectado e ingerir antiinflamatorios, pues hasta que no ceda el resentimiento muscular la migraña igualmente persistirá, y es una afección sumamente dolorosa e incómoda.

Dolores al respirar

Si presentamos la contractura en ciertos músculos asociados al cuello o la zona superior de las extremidades móviles es probable que surjan dolores o pinchazos cuando respiramos. En ese momento debes relajar el músculo y aguardar a que pase o de lo contrario puedes desplegar una crisis de ansiedad relacionada a la dificultad de respirar  normalmente.

Remedios naturales que pueden ayudar a paliar el dolor

Aceite de cáñamo

Si bien es un tanto complicado de obtener, no cabe dudas que es el remedio natural más seguro contra las contracturas; para calmar el dolor debes hacer refriegas circulares con él en la región afectada, dos veces al día. En numerosos casos, las facultades de este aceite pueden hacer, incluso que la molestia se disipe.

Sal del Himalaya

Es un componente de numerosos objetos decorativos, tiene facultades calóricas que optimizan la circulación de la sangre produciendo que el dolor se reduzca e inclusive pudiendo desaparecer.Coloca una bolsa con sal en la región afectada y manténgala  un buen rato para apaciguar el dolor.

Aceite de árbol del té

Si no obtienes el aceite de cáñamo este aceite pude sustituirlo por poseer propiedades análogas. Aplícalo dos veces al día y notarás como la molestia ase disipa por completo.

Cuestión de tratar la zona

Lo más significativo si presentas una contractura muscular crónica es que hagas rehabilitación; ello puede hacer que la contractura se disipe para siempre. Si revelas que la afección es crónica no vaciles y visita a un especialista.

Contractura de Cuello

Un problema muy frecuente en toda patología a nivel de la columna cervical es la impresión de tensión, rigidez, presión, en la musculatura de los dos lados del cuello.

El paciente experimenta una sensación de “cargar una mochila a lo largo del día” y sin duda ninguna, el masaje, los estiramientos y muchos otros tratamientos manuales brindan un alivio expedito y satisfactorio para el paciente. La dificultad es que, muy continuamente, esta mejoría es temporal, en ocasiones, inclusive fugaz.

Esta contractura que de manera obstinada acosa a los pacientes se suele explicar por las incorrectas posturas, la almohada, el ordenador. Pero existen elementos causales más significativos.

Ocasionalmente estos factores posturales son escasos o no existen: dos o tres horas en el computador no es razón suficiente para estimular esta contractura. Pero lo que sí acostumbra suceder es que a este pequeño factor postural se añada otro factor muy significativo, el estrés. De hecho, numerosos pacientes atribuyen su dolor cervical de manera acertada, a su estrés cotidiano. La dificultad es que la medicina convencional no cuenta con herramientas eficientes contra el estrés, por lo que dirige todos los esfuerzos terapéuticos solamente sobre la consecuencia, sobre los síntomas; prescribiendo analgésicos, relajantes musculares y antiinflamatorios.

Por supuesto es mucho más eficiente atender estos síntomas con masaje, punción seca, estiramientos, manipulaciones vertebrales (manipulaciones osteopáticas), pero toda este tratamiento manual se fortalecerá considerablemente si se le agrega el análisis que efectúa la medicina oriental sobre el estrés, y el dolor de espalda.

La teoría de esta medicina milenaria explica que el estrés influye, en primer lugar, y antes que en otra zona del organismo, sobre el hígado y la vesícula biliar. Este alterado funcionamiento hepático-biliar estimulará un incremento de toxinas en la sangre, y una activación del sistema nervioso simpático, el sistema de alerta. Este crecimiento de toxinas en sangre, aunado a la activación del sistema nervioso simpático o sistema de alerta, inducirá un incremento involuntario e invariable de la tensión de los músculos cervicales, que agotados soportarán muy deficiente cualquier actividad postural extendida.

Bajo esta óptica la terapia se vuelve totalmente diferente, ya que no se tratará solamente la consecuencia de ese estrés, que sería esa contractura cervical, sino que se atacará la causa, o sea, a atender esos órganos donde primero incide el estrés, o sea, el hígado, la vesícula biliar, sistema circulatorio, sistema nervioso e inclusive en el estómago. Dicho de otra manera, se tratará de corregir el funcionamiento de nuestro organismo para que soporte adecuadamente el estrés.

Unas herramientas muy poderosas de las que disponen los profesionales de la medicina son las medidas dietético-nutricionales, las que se deben utilizar en beneficio de los pacientes. Para ello se recomienda una dieta desintoxicante para el hígado, que influirá positivamente sobre el sistema circulatorio y el rango de toxinas en sangre, esto a su vez será de importancia vital para reducir el problema a nivel cervical.

Por tanto, se indicará al paciente que tome durante 20 a 30 días una dieta reducida en proteínas de origen animal (carnes rojas, embutidos, lácteos y mariscos) pero por lo general, disminuyendo toda proteína de procedencia animal. Por el contrario, se estimula al paciente a que consuma una copiosa cantidad de verduras, hortalizas, arroz integral, legumbres, frutos secos y fruta (excepto naranja y la mandarina) se insiste en que la fruta se ingiera lejos del resto de las comidas, o sea, no consumirla de postre sino entre horas.

Aparte de esa terapia dietética es significativo observar las horas de sueño y ejecutar ejercicio físico, por cuanto es una de las mejores maneras de luchar contra el estrés. Adicionalmente, se indicará al paciente la necesidad de ingerir algunas plantas medicinales que van a apresurar todo el procedimiento de depuración hepática y del sistema circulatorio. Estas plantas son: ortiga verde, cola de caballo, diente de león, fumaria y valeriana. Se pueden ingerir en infusión, tres veces al día o a manera de extractos, tomándose 10 gotas de cada extracto, 3 veces por día, sosteniendo el tratamiento durante un mes.

Los efectos de ese tratamiento dietético y de fitoterapia son expeditos y efectivos, reduciendo la sensación de peso y contractura a nivel cervical, y logrando inclusive que patologías más graves, como puede ser una hernia discal cervical, requiera menos tratamiento manual para lograr un alivio más duradero.

Para culminar se requiere señalar que, en algunos casos, la contractura cervical se presenta de forma más evidente en el lado derecho, de esto se deduce que el estrés está impactando principalmente al hígado por lo que la terapia sufrirá ciertos cambios. Las contracturas cervicales derechas se generan únicamente por la perturbación del hígado.

En la eventualidad de que la contractura se exteriorice más al lado izquierdo evidenciará que ese estrés está impactando o bien la vesícula biliar (si el dolor alcanza a la zona de la nuca izquierda), o al estómago (si el dolor no alcanza la nuca izquierda y se queda enfocado en la zona del trapecio izquierdo y zona interescapular izquierda).

Contracturas musculares de Piernas

Además de la espalda, las contracturas musculares son usuales en piernas (en los runners). A continuación las 4 regiones típicas donde se puede hallar Nudos Musculares.

Pantorrillas

Una región especialmente sensible a los nudos musculares, son las pantorrillas y principalmente el sóleo. Si bien se acostumbra confundirlo con los gemelos, el soleo es otro músculo diferente que se halla en la cara posterior de la pierna y debajo de estos.

El sóleo es garante de la flexión plantar y opera como un antagonista para el tibial anterior, a través de la limitación de la cantidad de flexión dorsal del pie. Por eso, el buen funcionamiento del músculo sóleo es fundamental para  correr, ya que la flexión plantar del tobillo suministra la propulsión requerida.

El músculo sóleo equilibra el tobillo e imposibilita caer hacia delante cuando nos hallamos parados. Este es uno de los primordiales músculos en los que con seguridad padecerás de nudos musculares, y donde es posible que ni tan siquiera lo adviertas si no realizas una exploración por la región.

Presentar en el sóleo y en los gemelos nudos musculares, puede incrementar tus probabilidades de padecer de fascitis plantar y tendinitis aquiliana; dos de las importantes lesiones que sufren los corredores.

Cuadríceps

Es uno de los músculos más perceptibles de nuestras piernas, el más abultado de todo nuestro organismo, y uno de los que más sufre al momento del surgimiento de los nudos musculares.

El cuadriceps es el extensor máximo de la rodilla e igualmente flexor de la cadera; lo que lo hace esencial para correr ya que impulsa la pierna hacia adelante.

Los nudos musculares en el cuadriceps pueden contribuir al surgimiento de tendinitis rotuliana, y otras afecciones en la rodilla, y generar desequilibrios en los músculos de la cadera.

Banda Iliotibial

Hace de tensor lateral, se halla a ras del muslo y se incrusta desde la cadera hasta la porción inferior de la rodilla, a la altura de la tibia y es esencial para poder conservar la estabilidad lateral a ras de la rodilla.

Una de las regiones más olvidadas de la mayor parte de los corredores, por cuanto al no ser un músculo no se efectúan estiramientos. En la zona de la banda iliotibial, habitualmente se generan nudos musculares que pueden ayudar a la generación de otra de las afecciones más comunes de los corredores, el Síndrome de la Banda Iliotibial.

Glúteos y piriforme

Losmúsculos de la cadera cumplen un rol esencial cuando corremos, y como tal, habitualmente se producen numerosos nudos musculares. El músculo piriforme, no es evidente como los glúteos (se halla en la zona profunda de la zona glútea) e igualmente, con frecuencia puede ser víctima de los conocidos trigger points.

Trucos para quitar los nudos musculares

El tratamiento de los nudos musculares puede consumir mucho tiempo. Para deshacerse de los ello tendrás que desgarrar el tejido anudado y calmar los nervios inflamados.

¿Quieres eliminar las contracturas y no sabes qué hacer?

Posiblemente es más factible de lo que piensas. Aplica estos 5 trucos  para contribuir a romper los nudos y hallar alivio.

Estira

Los estiramientos suaves que extienden los músculos pueden ayudarle a librar la tensión en tu cuerpo. No obstante, es necesario que no se exceda. Sé muy suave. No te esfuerces en ninguna posición ni realices nada que ocasione dolor.

Para lograr mejores resultados, mantén los estiramientos al menos 30 segundos y libra el estiramiento pausadamente para disminuir el peligro de lesiones.

Aplica frío y calor

Una combinación de calor y frío puede contribuir a aliviar el dolor.

Para aplicar frío utilice una compresa fría durante 10 minutos y después apártela la durante por lo menos 15 minutos. Puedes replicar esto hasta que empieces a sentir alivio.

El calor relaja los músculos rígidos y calma el dolor. El calor puede incrementar el flujo sanguíneo, lo que origina la sanación. Para emplear calor, utilice una almohadilla térmica o tome un baño tibio. Alterne entre la terapia de frío y calor, o utilice el que mejor se adapte a su condición. La terapia con agua fría y caliente debe emplearse junto a otras terapias.

Usa el foam roller

El foam roller es un “tubo” de aproximadamente 15 a 18 cm de diámetro, que se utiliza para ejecutar “masajes” en prácticamente todo tu cuerpo. Los tamaños y figuras de los foam rollers, han ido cambiando y cada vez surgen más alternativas. Sin dudas, es el accesorio idóneo para demoler nudos y contracturas musculares.

Busca ayuda profesional

En casos más graves, se puede prescribir fisioterapia. Un fisioterapeuta puede ayudarle a definir las causas subyacentes de los nudos musculares. Ellos atenderán su dolor utilizando tratamientos idóneos para su caso y podrán enseñarle técnicas que disminuirán el dolor e impedirán que surja de nuevo.

Contracciones en músculo liso

El músculo liso se encuentra reducido en los aparatos reproductores y excretores, así como en los vasos sanguíneos y en distintos órganos internos. El músculo liso, igualmente llamado músculo no curvo o músculo no voluntario, es un tejido muscular que se encuentra presente en todos los animales y está integrado por células. Este músculo se ubica en los aparatos reproductores, excretores, vasos sanguíneos y distintos órganos internos que requieren de una movilidad no sólida.

¿Cuántos tipos de músculos liso existen?

Hay dos variedades de que operan dentro del organismo de todos los animales:

Los músculos lisos unitarios

Este músculo se contrae con prisa y no genera la inervación, o sea, no necesita estimulaciones nerviosas y está presente en órganos como el útero, uréter y el aparato gastrointestinal. Las fibras del músculo liso unitario no presentan la capacidad de contraerse independientemente unas de las otras.

Los músculos lisos multiunitarios

Esta variación de músculo liso sostiene contracciones que dependen de motivaciones nerviosas, y se hallan en órganos como el iris, la membrana nictitante del ojo y la tráquea. Esta tipología de músculoforma la parte contráctil en la pared de diferentes órganos tales como el tubo digestivo y los vasos sanguíneos que necesitan una contracción lenta.

¿Cuáles son las particularidades del músculo liso?

Una de las mayores propiedades del músculo liso es la ausencia de estrías transversales, no obstante presentarligeras estrías longitudinales.

El músculo liso se encuentra conformado por células uninucleadas y con figura de huso, o sea, con forma alargada, elipsoide, y con las extremidades más estrechas que el centro. Este músculo posee una dimensión de entre 20 y 500 nano milímetros. Las células que los conforman llevan el nombre de fibras musculares y se congregan formando haces. En tanto que los orgánulos celulares se encuentran en los polos del núcleo del huso, dejando el resto del citoplasma liberado, el núcleo de las fibras musculares se halla en el centro.

En contraste con el músculo esquelético, el músculo liso no presenta una disposición estriada de filamentos de proteínas  como la actina y la miosina, fibras estas que poseen altas propiedades de filamentos que admiten la producción de cuerpos espesos. Estos cuerpos acostumbran estar enlazados a la membrana celular, del mismo modo que están unidos entre sí por puentes de proteínas intracelulares.

Una buena parte de los filamentos de miosina se encuentran integrados con puentes entrecruzados de polaridad lateral, de esta manera ambos puentes ruedan en direcciones opuestas.

¿Cómo funciona la contracción del músculo liso?

Una vez que una célula acoge una señal nerviosa, sube el catión de calcio Ca2+ adentro del citoplasma de la misma célula, para después provocar la fosforilación de las fibras de miosina. De seguida, la fosforilación incita la síntesis de la miosina, con lo cual admite la interacción de ésta con la actina, y estimulando el desplazamiento de los catorce finos filamentos de la actina, sobre los seis gruesos de la miosina.

Cuando esto ocurre, las células que se hallan interrelacionadas por los puentes proteicos y los núcleos de las células adyacentes, se trasladan de manera horizontal unas sobre otras, aproximándose y estimulando la disminución en dimensión y diámetro del huso, incrementando o reduciendo el tubo que circunda, siendo este un vaso sanguíneo o un tubo digestivo.

Contracciones musculares involuntarias

Una vida pasiva, una dieta deficiente en minerales o el estrés pueden generar su aparición. Se trata de las contracciones musculares involuntarias. A continuación se presentan sus causas y cómo atenderlas apropiadamente.

Hay varias causas para esos temblores musculares:

  • La principal razón es cuando un músculo se utiliza en excesoo cuando ha permanecido en la misma posición por un largo período.
  • Ausencia de ejercicio físico y seguir una vida sedentaria.
  • Edad avanzada: la merma en la elasticidad de músculos y articulaciones estimulada por la edad es una de sus causas. Al estar más dédil la musculatura se contractura con más facilidad.
  • Trabajosque exijan estar en la misma postura (trabajos administrativos).
  • La deshidratación igualmente puede producir contracciones y calambres musculares.
  • Déficit de potasio, magnesioy calcio en el organismo.
  • El estrés puede inducir contracturas musculares.
  • Hacer deportes de impacto,de despliegue del tren superior y que requieran movimientos muy rápidos (ciclismo, natación, patinaje o correr son menos impactantes).
  • Sufrir patologías como la esclerosis o traumatismos en la médula espinal.

Tratamiento y prevención

Contracción muscularEl tratamiento está supeditado a la causa, siendo el más eficiente la fisioterapia, continuando con un cambio de hábitos de vida (dieta, ejercicio físico) y el consumir de ciertos medicamentos.

Otras terapias alternativas pueden ser la acupuntura, ejercicios de relajación, masajes, etc.

A los fines de evitar en el futuro estas contracciones musculares involuntarias, es primordial llevar una dieta balanceada, incrementar el consumo de minerales como potasio, calcio y magnesio, efectuar ejercicios de estiramiento y evadir el estrés en nuestra vida.

(Visited 4.294 times, 1 visits today)

Deja un comentario