Músculos del glúteo: origen función, inserción y más

Los músculos del  glúteo están formado por tres músculos denominados mayor, menor y mediano que constituyen las nalgas. La función del glúteo mayor es elevar y sostener la pelvis al mismo tiempo que actúa como extensor y rotatorio del fémur; por otro lado, el glúteo mediano actúa como abductor y rotatorio del fémur y el glúteo menor actúa como abductor y rotatorio del muslo.

Músculos del glúteo

Son músculos fuertes y abultados, muy gruesos y muy musculosos. Se originan en la parte posterior de sacro e íleon, el cual es uno de los huesos de la pelvis y se dirige hacia el tracto iliotibial y hacia la tuberosidad glútea, que consiste en un relieve óseo en el fémur. (Ver artículo de Músculo cuadrado lumbar)

Origen e inserción de los músculos del glúteo o nalgas

Músculos del glúteo
Inserción de los músculos del glúteo o nalga.

En lo que se refiere a la anatomía de las nalgas, éstas consisten en un almacenamiento de grasa que cubre a los músculos del glúteo (mayor, medio y menor).

Dichas masas musculares de los glúteos están divididas por lo que es conocido como hendidura intergluteal, en la que se encuentra el ano.

Los músculos de los glúteos actúan de manera  relevante en cuanto al movimiento de la pelvis, debido a que se encuentran unidos. Es común el crecimiento de vello en esta zona, así como en la hendidura intergluteal y alrededor del ano.

Las nalgas son un elemento importante en la atracción sexual y el cortejo animal, como por ejemplo, algunas especies de simios como los papiones y los gibones, los cuales presentan nalgas callosas y rojizas, cuya finalidad es de servir de atracción de pareja en la especie. (Ver artículo de Tibial anterior)

Función de los músculos del glúteo o nalgas

Las funciones de los músculos del glúteo están muy definidas además de relevantes, debido a que actúan como extensores y rotadores del hueso de la pierna, fémur, es decir que realizan el movimiento de llevar el muslo hacia atrás. Otra función que realizan es la de sostener y elevar la pelvis.

Función de los músculos del glúteo o nalga

Sin embargo, la función de los músculos del glúteo más importante es la de mantener la posición bípeda y de la bipedestación, es decir, la función de que podamos mantenernos de pie, ayudados de otros músculos como los isquiosurales es decir bíceps femoral, semitendinoso y semimebranoso, pero, en su conjunto, suponen menos potencia que el glúteo mayor por sí solo.

Los músculos del glúteo son clasificados dentro de los músculos de sostén, pues son los que tienen la función de mantener la postura, cuidar y mantener un glúteo fuerte no solo tiene connotaciones estéticas, fortalecerlo así como al resto de los músculos contribuye, con personas que pasan mucho tiempo de pie, a evitar o disminuir trastornos de espalda.

Generalmente, en las mujeres, se acumula materia grasa por encima de los músculos del glúteo mayor y a pesar de ser lo menos deseado por ellas, esta es una de las partes del cuerpo, donde es más sano depositar la grasa, comparado con la grasa que se deposita entre las vísceras, la cual resulta ser muy peligrosa. (Ver artículo de Músculos del brazo)

Anatomía de los músculos del glúteo Medio y Glúteo Menor

Como ya se ha mencionado, los músculos del glúteo medio se insertan en el íleon y van al relieve óseo que se llama trocánter mayor del fémur, que consiste en la bola que se siente al palpar superficialmente la cadera. Presentan  fibras anteriores, medias y posteriores, son curvos y su apariencia es de abanico que se estrechan en un fuerte tendón.

Los músculos del glúteo medio, comienzan en el borde externo de la cresta ilíaca, espina ilíaca anterior superior, fosa ilíaca externa y aponeurosis glútea y se introducen por debajo en la parte externa del trocánter mayor.

Están inervados por el nervio glúteo superior, rama del plexo sacro y son irrigados por una rama de la arteria glútea superior.

Músculos del glúteo Medio y Glúteo Menor

Son considerados como los principales músculos abductores de la cadera, lo que significa, que su función es separar el muslo, llevándolo hacia fuera. Y como ya sabemos, es relevante en lo que se refiere a la estabilidad de la pelvis.

Como ya se mencionó anteriormente, unido con el músculo glúteo menor, contribuyen con  bipedismo, lo que equilibra el tronco en cada paso.

Músculos del glúteo menor

Los músculos del glúteo menor consisten músculos de forma triangular del muslo, en la región glútea, debajo del glúteo mayor y glúteo medio y es el de menor tamaño de los tres músculos del glúteo. Su tamaño es mucho menor, profundo y menos fuerte.

Se originan en el hueso coxal, entre las líneas glúteas anterior e inferior. Las fibras confluyen en la superficie profunda de una aponeurosis profunda, lo cual termina en un tendón que se inserta en una impresión del borde anterior y superior del trocánter mayor del fémur.

Bursa Trocantérica

Existe una bursa, lo cual consiste en una bolsa aplanada que actúa como un colchón para tus huesos y músculos se interpone entre el tendón del glúteo menor y el trocánter mayor. Luego que termina el trocánter, la inserción final ejerce una expansión hacia la cápsula de la articulación de la cadera.

Los músculos del glúteo menor, son inervados por el nervio glúteo superior que son los que presentan fibras que provienen de las raíces L4, L5, S1. Entre los glúteos medio y menor se encuentran vastas ramas de los vasos glúteos superiores y el nervio glúteo superior.

Los músculos del glúteo menor también son abductores, específicamente, cuando el miembro inferior está extendido. También actúa como soporte del cuerpo, en particular cuando el individuo está parado en una de las piernas.

Estos músculos pueden ser divididos en una parte anterior y otra posterior. Pueden también dirigir fibras al piramidal de la pelvis, al glúteo mayor o a la parte donde se dan inicio; a través de sus fibras anteriores, al halar el trocante mayor, funciona como músculo rotatorio del muslo.

Al igual que el glúteo medio, en el homo sapiens, contribuyen al bipedismo, equilibrando el tronco en cada paso. En otros homínidos, como el chimpancé o gorila, ambos músculos actúan como extensores, igual que el músculo glúteo mayor.

La irrigación sanguínea del glúteo menor es realizada por la arteria glútea superior. (Ver artículo de Músculos atrofiados)

Músculos del glúteo mayor

Los músculos del glúteo mayor o máximo están ubicados en las nalgas y es considerado como uno de los músculos más fuertes en el cuerpo humano. Está enlazado con el coxis y otros huesos circundantes. Su función principal es la del movimiento de la cadera y el muslo, así como también pararse, subir escaleras, y mantener una posición erguida.

Músculos del glúteo mayor

El glúteo mayor actúa como un resorte de la fascia lata y por su vínculo con la banda iliotibial fija el fémur en las superficies articulares de la tibia durante el pie, cuando los músculos extensores están destensados.

La parte inferior del músculo también se desempeña como un aductor y rotador externo de la extremidad inferior. Las fibras superiores se desarrollan como abductores de las articulaciones de la cadera.

Los músculos del glúteo mayor, son inervados por el nervio glúteo inferior de L5, S1 y son irrigados por la arteria glútea inferior de la arteria ilíaca interna.

Anatomía de los músculos del glúteo mayor

Se origina desde la superficie posterior del ilio, la línea glútea posterior, la aponeurosis del erector espinal, la superficie dorsal de la parte inferior del sacro y la parte del coxis, el ligamento de sacrotuberoso y la fascia que cubre el glúteo medio.

El músculo presenta una parte superior y una parte profunda. La parte superior del músculo, unido a las fibras más superficiales de la parte inferior, terminan en un tendón plano grueso que pasa lateral al trocánter mayor y se une a la banda iliotibial de la fascia lata.

Las fibras que se encuentran en la parte más interna de la parte inferior del músculo van a la tuberosidad glútea entre las inserciones del músculo vasto lateral y aductor mayor.

Los músculos del glúteo mayor componen la capa más externa de la musculatura glútea dorsal, formando la anatomía externa de la región glútea. De tal manera, que el pliegue glúteo no es el margen inferior del músculo sino que es un realce arqueado de la fascia.

Nervio ciático

La irrigación es suministrada por el nervio glúteo inferior, una rama del plexo sacro (L4-S2). Existe una gran cantidad de vasos y nervios que corren bajo el músculo glúteo máximo, inclusive, el nervio ciático, el nervio pudendo y los vasos glúteos superiores.

Los músculos del glúteo mayor se originan en el sacro en su parte dorsal, ilio por la parte posterior de la línea glútea posterior, la fascia toracolumbar y el ligamento sacrotuberoso. Sus fibras caudales se introducen en la tuberosidad glútea del fémur. Mientras que, las fibras craneales penetran en el tracto iliotibial, una banda fibrosa fuerte en el exterior del muslo que se encaja en el cóndilo lateral de la tibia.

Los músculos del glúteo mayor son los mayores extensores de la cadera. También contribuyen a la estabilización de la articulación de la misma. La contracción de las fibras craneales conlleva a la abducción mientras que la contracción de las fibras caudales realiza una aducción. El tracto iliotibial mejora la fascia del muslo lateral y por lo tanto disminuye la presión del fémur. (Ver artículo de Músculos de la cara)

Patologías de los músculos del glúteo

Los músculos del glúteo mayor son unos de los más fuertes y resistentes del cuerpo, sin embargo, pueden sufrir lesiones, tales como desgarros y esguinces.

La columna vertebral termina en ésta área con el hueso coxal o coxis que está cubierta por una bursa, de la que ya hemos hablado anteriormente,  que le protege de la fricción con los músculos.

Las lesiones que se pueden producir en los músculos del glúteo, generalmente se localizan en el coxis, debido a caídas en el suelo, como por ejemplo suelen suceder durante la realización de deportes, sobre todo entre aficionados.

Entre las principales lesiones podemos mencionar:

  • Torcedura o distensión muscular

    Espasmo muscular

Consiste en un dolor que puede presentarse con inflamación en la zona y pequeños espasmos musculares.

  • Fibromialgia

La fibromialgia produce una especie de dolor crónico en todo el cuerpo. Está estrechamente ligado con la fatiga, trastornos del sueño, dolores de cabeza, depresión y ansiedad.

  • Sobrecarga muscular

La sobrecarga muscular se refiere a la repetición prolongada de un movimiento en un determinado músculo, que ocasione una contractura muscular. Son una gran cantidad de lesiones las que aparecen producidas por una sobrecarga muscular.

  • Bursitis isquioglútea o ‘asiento de tejedor’

La bursitis isquioglútea se le denomina a la inflamación de la bursa isquioglútea que se encuentra entre la tuberosidad isquiática y el glúteo mayor.

  • Fractura o rotura de Coxis

La fractura de Coxis consiste en la pérdida de continuación de las últimas vértebras que se doblan hacia la pelvis. Es común que se produzca por traumatismos o durante el parto.

  • Síndrome del piramidal, lesión de piramidal o piriforme
Síndrome del piramidal, lesión de piramidal o piriforme

El síndrome del piramidal es una lesión que perjudica al músculo piramidal. Este músculo piramidal o piriforme es el conjunto de fibras musculares de la pelvis que se extienden desde la cara anterior y externa del sacro. (Ver artículo Funciones de los músculos de la cara)

Contractura músculo piramidal glúteo

Síndrome piramidal o pirifome también es conocido como la contractura que produce una falsa ciática.

El síndrome del piramidal, se trata de una sobrecarga del músculo piramidal que provoca que el mismo se contraiga. Por lo general, este músculo, tiende a contracturarse y puede producir una sintomatología muy parecida a la de la ciática.El síndrome del piramidal además de llamarlo falso ciático, también se le puede denominar ciatalgia. Los síntomas que presenta son similares a los de una lumbociática, con la diferencia de que en este caso, no se trata de la contractura del nervio ciático, a nivel de la columna vertebral y sacro.

En este caso lo que ocurre es un espasmo y engrosamiento muscular por lo que se comprime al nervio ciático lo que ocasionará una serie de síntomas que se sienten hacia la pierna, muy parecidos a los de la afectación de este nervio.

De hecho, la existencia de puntos gatillos, que son los que dan señales, produciendo dolor que marcan un recorrido, son los responsables de que se confunda un dolor en un músculo con espasmo, que aun, cuando no se trate de compresión del nervio ciático, darán un dolor referido en el mismo recorrido; es decir, que cuando  se trate de un dolor muscular del piramidal, también se producirá dolor hacia la pierna en la parte posterior.

Mala praxis deportiva:

Esto sucede cuando no se respeta el tiempo de descanso, comenzar las actividades sin un precalentamiento o estiramientos, realizar actividades físicas de impacto en suelos duros, etc.

Escoliosis  o dismetría anatómica de los miembros inferiores:

Escoliosis  o dismetría anatómica

Ocasionan que el músculo se tensione por la necesidad del cuerpo de encontrar el equilibrio por medio de la compensación.

Disfunciones pélvicas o sacras:

Siempre y cuando, dichas disfunciones tengan como causa o consecuencia, una afectación de la tensión muscular. El piramidal, como es bien sabido, es un músculo muy importante en lo que concierne en la  movilidad de los miembros inferiores, en el control pélvico y crea un eje virtual para la movilidad sacroilíaca participando además, en sus posibles disfunciones.

Disfunciones en la esfera ginecológica/urinaria:

Pueden afectar al piramidal, dado que existen conexiones anatómicas entre músculos, tejidos, huesos, nervios, etc.

Operaciones quirúrgicas en la región abdominal y la cadera:

Por lo general, dichas operaciones quirúrgicas, producirán el origen de adherencias. Las cuales se encargan de modificar la estructura y dinámica del tronco. El músculo piriforme  sufrirá una contractura de magnitud exaagerada, para intentar mantener el equilibrio de todo el cuerpo.

Músculo piramidal glúteo tratamiento

El músculo piramidal de la pelvis también conocido como piriforme consiste en un músculo que está ubicado en la zona profunda de la región glútea; presenta una apariencia aplanada y triangular de vértice externo. En su parte interna, se origina en la cara anterior del hueso sacro y ligamento sacrociático mayor, se introduce en el borde superior del trocánter mayor. Está irrigado por la rama propia del plexo sacro y su función principal es la extensión, rotación externa y abducción del fémur cuando la pelvis está fija.

El músculo piramidal glúteo o piriforme divide en dos el agujero ciático mayor, por lo que se acostumbra a dividir los contenidos que pasan por superior de los que pasan por inferior.

Existe una gran variedad de tratamientos recomendados, según la intensidad del dolor de la ciática.

Antes de mencionar la variedad de tratamientos posibles a aplicar, debemos destacar que se deben aplicar técnicas no invasivas de presión de los puntos gatillo miofasciales y en caso de ser necesario, de forma invasiva con Punción seca.

La Punción seca consiste en una técnica que es utilizada por fisioterapeutas, para aplicar como tratamiento al conocido como síndrome de dolor miofascial. Dicha técnica de la punción seca se trata de un abordaje mecánico por medio de una aguja sobre el punto gatillo que provoca los síntomas.

También se puede recurrir a Masaje de descarga y con trazos neuromusculares en las bandas tensas musculares.

Entre ellos podemos incluir una combinación de tratamientos que además, no quirúrgicos:

Terapia con hielo y calor para el síndrome del piriforme

Este tipo de tratamiento se basa en la utilización de paquetes de hielo y la aplicación de masaje con hielo.

Al momento de iniciarse el dolor, la persona debe acostarse cómodamente sobre el estómago y colocar un paquete de hielo en zona que presenta el dolor, durante unos 20 minutos, aproximadamente, ésta acción deberá repetirse en intervalos de 2 a 4 horas, según sea necesario.

En algunos casos, puede resultar más efectivo, la combinación de ese procedimiento, con un leve masaje con hielo. Para esto es necesario que otra persona le realice el masaje.

No debe extenderse más de 10 minutos en lo que se refiere al masaje, si este va a ser realizado directamente con el hielo, en lugar de una compresa, debido a que puede causar quemaduras en la piel.

Si la persona realiza actividades específicas que por lo general, proporcionan, incremento en el dolor, es recomendable aplicarse hielo inmediatamente después de la actividad.

Terapia de calor

Para algunas personas, alternar frío con calor, les resulta efectivo, por lo que se recomienda, utilizar una almohadilla de calor. Acuéstese sobre el estómago y coloque la almohadilla sobre la zona que presenta el dolor, por un tiempo máximo de 20 minutos. Es recomendable no quedarse dormido sobre la almohadilla ya que podría causarle quemaduras en la piel.

Medicamentos para la ciática

Dado que la mayoría de los casos de dolor incluyen algún tipo de inflamación, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno o naproxeno, son recomendados para disminuir la inflamación en el área afectada. Sin embargo, si el dolor es muy intenso en la ciática, es posible que se incluya una inyección como parte del tratamiento, tales como:

  • Inyección en el piriforme

    Inyección en el piriforme: se puede aplicar una inyección de un anestésico y corticosteroide local directamente en el músculo piriforme para contribuir a aminorar el espasmo y el dolor. La finalidad de aplicar una inyección, por lo  general, es reducir el dolor agudo y permitir el progreso en la fisioterapia.

  • Inyecciones de Botox: para un espasmo del piriforme que sea persistente y no responde al tratamiento con ampollas de anestésico/corticosteroide, puede ser necesario la aplicación de una ampolla de toxina botulínica, como por ejemplo el Botox, el cual es un agente debilitante muscular. La finalidad de esta inyección, es contribuir a que el músculo se relaje y se reduzca la presión sobre el nervio ciático.

Lo que se persigue con estas dos inyecciones es ayudar a que el paciente avance con el proceso de la elongación y fisioterapia, para que cuando el efecto de la inyección desaparezca, el músculo permanezca elongado y relajado. (Ver artículo de Tejido óseo)

Cómo poner correctamente una inyección intramuscular

Poner una inyección intramuscular no es tan fácil como parece. Se deben tener precauciones y conocimiento de cómo colocar una inyección. No obstante, a continuación una breve explicación de cómo hacerlo en caso de necesidad, aunque lo más recomendable es la asistencia de un experto o enfermera que pueda aplicar una inyección intramuscular de manera correcta y sin correr riesgos.

La inyección tiene una técnica determinada y también presenta riesgos muy peligrosos como, por ejemplo, pinchar un nervio.

Se requiere de una preparación con antelación, la cual consiste en tener los materiales necesarios a la mano:

Cómo poner correctamente una inyección en el hombro
  • Guantes (no es estrictamente necesario)
  • Medicamento a administrar (puede ser un frasco o ampolla).
  • Aguja I.M.
  • Algodón: uno seco y otro impregnado con alcohol.
  • Jeringa del tamaño necesario (2ml, 5ml y 10ml).
  • Alcohol 70° (suero fisiológico en caso de inyectar una vacuna).

Los lugares más idóneos para colocar una inyección 

  1. Hombro (Deltoide): esta parte del brazo, no debe escogerse si la persona es muy delgada o presenta poco músculo.
  2. Muslo (Vaso Lateral): cuando se trata de niños menores de 3 años. Se procede a dividir el músculo en 3 partes iguales y se pincha el músculo central.
  3. Cómo poner correctamente una inyección en la cadera (Ventrogluteal)

    Cadera (Ventrogluteal): para este procedimiento hay que acostar a la persona a inyectar de lado. La mejor manera de encontrar la zona correcta se pone la palma de la mano en la parte superior externa del muslo, en el lugar donde se encuentra con los glúteos, se apunta el dedo pulgar en la ingle y los dedos hacia la cabeza de la persona, formando una V con los dedos, separando el dedo índice de los otros tres. El mejor lugar para aplicar la inyección es en medio de esta V. Este lugar es recomendable para adultos y niños menores de 7 meses.

  4. Glúteo: se trazan dos líneas imaginarias en horizontal y otra de forma vertical de tal manera que se formen 4 cuadrantes; se debe pinchar en el cuadrante superior-externo para evitar pasar por el nervio ciático. El contacto con el nervio ciático equivaldría a un fuerte dolor durante varios días. Esta zona no es permitida para niños menores de 3 años,

En cualquier momento pueden surgir riesgos de infección, sangrado debido a problemas de coagulación, dolor e inflamación. Se Necesitarán cuidados inmediatos y atención médica en caso de que se note dificultad para respirar, o inflamación de la boca, labio o cara  o aparece un sarpullido o comezón, razones por las cuales, se debe acudir al especialista inmediatamente.

Cabe destacar que esta información sobre cómo se coloca una inyección es suministrada, para dar a conocer los pasos necesarios en caso de una emergencia. Lo más recomendable es solicitar los servicios profesionales de inyección a domicilio.

Para concluir podemos destacar que los glúteos son en sí, una de las partes del cuerpo que posee el tejido más extenso, con la singularidad de que debido a su exposición, esto lo hace más  de ser el más predispuesto a sufrir enfermedades o dolencias. Toda la piel por lo general presenta tejidos delicados y la zona de los glúteos no escapa de ser poseedores de dichos tejidos delicados, por lo tanto, los glúteos también son merecedores de una atención especial.

(Visited 5.615 times, 7 visits today)

Deja un comentario