Aprende todo sobre los Músculos romboides

El músculo romboidal se encuentra en la parte superior de la espalda. Ayuda a conectar los omóplatos a la caja torácica y la columna vertebral. También te ayuda a mantener una buena postura. Los romboides son dos músculos paralelos entre sí: el romboide mayor y romboide menor. Ambos se encuentran debajo del trapecio para formar bandas paralelas que van desde las vértebras hasta el borde medial de la escápula.

Origen e inserción

El músculo romboides mayor es delgado, plano y dos veces más ancho que el romboides menor, el cual es más grueso que se encuentra por encima del mayor. Por lo general, hay un pequeño espacio entre ambos músculos romboides, sin embargo, en algunos casos, se puede encontrar un solo músculo mezclado. (ver Sistema muscular y sus partes)

Tiene puntos de origen en la segunda, tercera, cuarta y quinta vértebras torácicas (T2 hasta T5). El músculo mayor romboidal recibe sangre oxigenada de la arteria escapular dorsal, que se origina en la arteria subclavia. El nervio escapular dorsal proporciona inervación y una conexión a la columna vertebral.

Anatomía

La anatomía muscular del músculo romboide mayor tiene su origen en las salientes del hueso de la espina dorsal entre las vértebras T2 y T5 y se inserta en el borde vertebral de la escápula, desde la espina inferior a la escapular al ángulo inferior.

Mientras que el músculo romboide menor tiene su origen en el ligamento nucal en la espina dorsal en las vértebras C7 y T1, y se inserta en el borde vertebral de la escápula, adyacente a la espina escapular. Ambos están inervados por el nervio escapular dorsal (C5) y en ocasiones con una contribución adicional de la rama nerviosa C4. Los alimenta la arteria escapular dorsal y las ramas dorsales de las cinco arterias intercostales posteriores superiores.

Función

El músculo romboide mayor se encuentra en la región posterior y ayuda a mantener la escápula, u omóplato, unida a la caja torácica. También eleva, gira la escápula y la retrae hacia la columna vertebral. Además, asisten al músculo serratus Anterior a fijar la escápula a la pared torácica y fijar la escápula durante los movimientos de la extremidad superior. Los músculos romboides se encargan entonces de controlar los siguientes movimientos:

  • Halar el omóplato hacia la columna vertebral
  • Estabilizar el omóplato
  • Levantar el omóplato

Los estudios de estos músculos muestran que la mayor actividad de los músculos romboides ocurre cuando el brazo se eleva hacia un lado (abducción), aunque también hay actividad cuando el brazo se balancea hacia delante y hacia atrás al caminar. Los romboides, junto con los otros músculos de la cintura escapular, actúan para estabilizar o mantener el omóplato en su lugar, mientras que otros músculos mueven el brazo en la articulación del hombro.

Típicamente, los músculos romboides están debilitados e inhibidospor la postura del pecho hundido y redondeado que es tan común en la actualidad.

Específicamente, las principales funciones de los músculos romboides mayor y menor son:

  1. La retracción de la escápula
  • Movimiento agonista, actúa asociado a la parte media del trapecio y el romboide menor.
  • Movimiento antagonista actúa asociado al serrato anterior y al pectoral menor.
  1. La rotación hacia abajo de la escápula
  • Movimiento agonista, actúa asociado al escapular del elevador, las fibras superiores del serrato anterior, al romboide menor, al pectoral menor y las fibras medias del trapecio.
  • Movimiento antagonistas, actúa con el trapecio y las fibras inferiores del serrato anterior.

Dolor

Si los músculos romboides están dañados o desgarrados, la escápula se debilita parcialmente; esto limitará el rango de movimiento en las extremidades superiores. El tratamiento de las lesiones mayores romboides requiere cirugía y terapia física posquirúrgica, que incluye estiramientos y actividades de resistencia muscular. (ver Músculos cervicales)

El músculo romboidal se encuentra en la parte superior de la espalda. Ayuda a conectar los omóplatos a la caja torácica y la columna vertebral. También te ayuda a mantener una buena postura. El dolor muscular romboidal también puede causar dolor en la parte media superior de la espalda, en la parte posterior de los hombros o entre la columna vertebral y el omóplato. También se puede sentir en la región por encima del omóplato. (ver Espasmo muscular)

El dolor romboidal se siente debajo del cuello entre los omóplatos y la columna vertebral. A veces se lo conoce como dolor de hombro o dolor de espalda superior. Se puede sentir dolor en esta área como una distensión, un dolor punzante o algún tipo de espasmo. Otros síntomas del dolor de los músculos romboidales pueden ser:

  • Sensibilidad en el área de la espalda superior
  • Dolor a lo largo del interior del omóplato especialmente notable en reposo
  • Un ruido de chasquido o rechinado cuando mueve el omóplato
  • Opresión, hinchazón y nudos musculares alrededor del músculo
  • Pérdida de movimiento, dolor o dificultad para mover el músculo
  • Dolor al respirar
  • Incapacidad para enderezar la parte superior del cuerpo desde una posición caída

Causas del dolor de los músculos deltoides

Las actividades que pueden causar dolor en los músculos romboidales pueden ser:

  • Actividades que requieren elevar de forma continua o repetida los hombros
  • Postura pobre o incorrecta
  • Sentado por períodos prolongados
  • Lesiones por esfuerzo, estiramiento excesivo o desgarro de los músculos
  • Dormir de lado
  • Remar
  • Lanzar una pelota
  • Empujar hacia arriba con los brazos
  • Trabajo extendido en la computadora
  • Postura militar: de pie con una postura extremadamente recta con los hombros hacia atrás y el pecho hacia adelante.

El uso excesivo del músculo romboidal puede provocar dolor en los hombros y los brazos. Deportes como el tenis, el golf y el remo pueden causar dolor en esta área. Las actividades y el trabajo que requieren que extienda los brazos sobre la cabeza por un largo tiempo, llevar bolsas y mochilas pesadas y levante objetos pesados también pueden causar este tipo de dolor.

Cómo tratar el dolor muscular romboidal

Cuídese tan pronto como comience a experimentar dolor muscular romboidal para que no empeore. Tómese el tiempo para descansar y absténgase de las actividades que causan este dolor.

Si experimenta dolor muscular romboidal con regularidad, es posible que desee trabajar con un entrenador personal para aprender ejercicios que pueden ayudarlo a corregir desequilibrios en su cuerpo. Tener masajes regulares o unirse a un estudio de yoga también puede ayudar a obtener resultados positivos. (ver Trastornos en los músculos esqueléticos)

Descansar y abstenerse de cualquier actividad que cause dolor en los músculos romboidales lo ayudará a recuperarse rápidamente. La primera línea de tratamiento es el método RICE, por sus siglas en inglés (Rest, Ice, Compression, Elevation):

  • Descanso. Descanse sus brazos y hombros tanto como sea posible. Abstenerse de cualquier actividad que use estos músculos.
  • Hielo. Hielo en el hombro durante 20 minutos a la vez varias veces al día. Es especialmente importante congelar el área afectada inmediatamente después de una lesión o una lesión.
  • Compresión. Envuelva el área con un vendaje de compresión para reducir la hinchazón.
  • Elevación. Mantenga el hombro y el pecho levantados o apoyados con almohadas mientras está acostado o durmiendo.

En general, los especialistas indican analgésicos de venta libre para aliviar la incomodidad y la inflamación. También sugieren aplicar analgésicos tópicos como cremas, geles y aerosoles en el área afectada. Se puede considerar la aplicación de aceites esenciales diluidos en un aceite transportador para reducir el dolor y la inflamación.

Después de algunos días de aplicar frío al hombro, es posible aplicar aplicar calor para ayudar a la relajación. Para ello puede usar una almohadilla térmica o una compresa caliente. Lo sugerido generalmente, es aplicar la fuente de calor durante 20 minutos cada vez varias veces al día. Se puede alternar entre terapia de frío y calor.

Si se han tomado medidas para aliviar el dolor de los músculos romboidales y no está mejorando, puede resultar beneficioso ver a un fisioterapeuta. Este puede indicar ejercicios para mejorar su dolor en el hombro y evitar que vuelva a ocurrir.

Ejercicios y estiramientos para aliviar el dolor de deltoides

Los especialistas indican que hay varios ejercicios y estiramientos que puede ayudar para aliviar el dolor de los músculos romboidales. Estos ejercicios pueden ayudar a mejorar su recuperación y evitar el dolor sea recurrente. Para ello, asegúrese de poder hacer los ejercicios sin dolor ni tensión.

Es posible que necesite un período de descanso antes de comenzar estos ejercicios. No se esfuerce demasiado o inicie rutinas demasiado pronto.

  1. Subida lateral de los brazos
  • Acuéstese boca abajo sobre una estera o banco. Mantenga una mancuerna ligera en cada mano. Coloque su frente en la alfombra. Mantenga los pies separados al ancho de los hombros.
  • Mantenga sus brazos extendidos y completamente descansados. Tus palmas deben mirar hacia tu cuerpo. Esta es tu posición de inicio.
  • Levante los brazos hasta los lados hasta que los codos estén a la altura del hombro y los brazos estén paralelos al piso. Exhalar. Mantenga sus brazos perpendiculares a su torso y completamente extendidos a través del movimiento.
  • Cuando haya alcanzado la altura del hombro, junte los omóplatos y manténgalos así por un tiempo. Solo tus brazos deberían levantarse, nada más. El objetivo es aislar tu espalda superior.
  • Inhale, luego baje lentamente las mancuernas de vuelta a la posición inicial.
  • Repita ocho veces.

  1. Subida lateral de los brazos
  • Acuéstese boca abajo sobre una estera o banco con la frente apoyada hacia abajo. Mantenga los pies separados al ancho de los hombros. Ten tus brazos extendidos sobre ti, completamente descansados, con los pulgares hacia arriba en el aire. Esta es tu posición de inicio.
  • Exhale y luego levante el brazo derecho. Manténgalos completamente extendidos sin levantar la cabeza de la colchoneta. Esto es estrictamente un ejercicio de hombros y espalda superior, así que mantén el torso y la parte inferior del cuerpo pegados a la colchoneta.
  • Aprieta los músculos entre los omóplatos mientras levantas lo más alto que puedas sin romper la forma. Mantenga esta posición por un tiempo.
  • Inhale y baje lentamente hasta su posición inicial con los brazos completamente descansados.
  • Repita 15 veces.
  1. Simular el vuelo
  • Siéntate en un banco con los pies apoyados en el suelo. Mantenga sus rodillas en un ángulo de 90 grados. Bisagra hacia adelante en las caderas y sostenga una mancuerna en cada mano con las palmas hacia afuera. Haga que las pesas descansen en el espacio entre sus piernas y el banco. Su estómago debe estar en sus muslos, y sus brazos deben estar completamente extendidos a los lados. Esta es tu posición de inicio.
  • Exhala e involucra tu núcleo. Con un solo movimiento, realice una marcha atrás mientras levanta su torso de sus muslos y siéntelo derecho.
  • A medida que levantas las pesas a los costados, gira las muñecas para que miren hacia el techo, terminando a la altura del hombro. Puede doblar los codos ligeramente si es necesario. Su parte superior del cuerpo debe estar en una posición “T”.
  • Cuando esté sentado con las palmas de las manos a la altura del hombro, gire las muñecas hacia abajo hasta el piso y vuelva al techo una vez. Esto te obliga a mantener esta posición para un conteo adicional. Fortalecerá sus antebrazos y contraerá sus omóplatos hacia abajo y hacia atrás.
  • Inhale, invierta lentamente los pasos y baje las pesas de vuelta a su posición inicial con el torso en los muslos.
  • Repita 12 veces

  1. Deslizamiento ante la pared:
  • Apóyate contra una pared. Mantenga una inclinación en su pelvis para que no haya arco en su espalda. Su cabeza, espalda y trasero deben presionarse firmemente contra la pared. Deje una ligera curva en sus rodillas para que sus piernas no queden completamente bloqueadas.
  • Extiende completamente los brazos hacia arriba con las palmas hacia afuera de la pared. Esta es tu posición de inicio.
  • Con el pecho abierto y la espalda alta, aprieta los músculos de tu espalda media mientras deslizas tus brazos hacia los hombros. Mantenga su espalda y la parte posterior de sus palmas, muñecas y codos presionados contra la pared. Debería sentir una contracción de inmediato. Tenga en cuenta que este ejercicio es difícil si está apretado o tiene una mala postura. Finalice cuando los codos estén ligeramente más bajos que la altura del hombro.
  • Mantenga esta posición por un tiempo. Inhale y luego empuje los brazos hacia atrás hasta su posición inicial sin que nada se levante de la pared. Repita 15 veces.

¿Cuánto tiempo le tomará recuperarse del dolor muscular romboidal?

La cantidad de tiempo que demora la recuperación del dolor de los músculos romboidales dependerá de la gravedad de la tensión. La mayoría de las afecciones leves sanan en tres semanas, las más serias pueden tardar varios meses en sanar.

Es importante evitar el ejercicio extenuante y el levantamiento de objetos pesados durante la recuperación. Lentamente regrese a sus actividades una vez que se sienta completamente curado. Preste especial atención a cómo responde su cuerpo a las actividades después de un período de descanso.

Observe si hay alguna molestia o dolor, y responda en consecuencia. Consulte a su médico si no ve mejoras. La fisioterapia puede recomendarse para las cepas crónicas.

¿Cómo prevenir el dolor muscular romboidal?

Hay pasos que puede seguir para prevenir el dolor de los músculos romboidales en el futuro. Aquí hay algunos consejos y pautas:

  • Siempre caliente antes de un entrenamiento y luego enfríese.
  • Practica la técnica adecuada cuando practicas deportes.
  • Tómate un descanso del ejercicio y las actividades cuando te sientas dolorido o cansado.
  • Evite levantar objetos pesados y use la forma adecuada cuando lo haga.
  • Lleve mochilas pesadas en ambos hombros, no una.
  • Mantener un peso saludable.
  • Haga ejercicio y estírese regularmente para mantenerse en forma.
  • Practique una buena postura mientras está sentado, de pie y caminando.
  • Tome descansos frecuentes para moverse, caminar y estirarse durante los períodos de sesión prolongada.
  • Use equipo de protección para deportes y trabajo.

Fortalecer los músculos de su espalda y aprender a contraer los omóplatos definitivamente tendrá un efecto positivo en su postura. Hay una sensación de mando, confianza y menos estrés en la espalda cuando tienes una postura perfecta.

Aprender a retraer y contraer los omóplatos mejorará sus sentadillas, flexiones de pecho, y lo que es más importante, cuanto más fortalezca su espalda, menos propenso será a lesiones cuando realice sus actividades o trabaje en su escritorio.

Visión de conjunto

Los músculos romboides son un grupo de músculos en la parte superior de la espalda. Están ubicados a cada lado de tu espalda, entre tus omóplatos. Se unen los bordes de los omóplatos a la columna vertebral. El dolor en los músculos romboidales puede ser causado por algunas cosas, tales como:

  • Esguince: estiramiento o desgarro de los ligamentos, que son bandas de tejido grueso que conectan hueso con hueso.
  • Tensión: estiramiento o desgarro de un músculo o tendón, que es el tejido que conecta los músculos con los huesos.
  • Espasmo: una contracción repentina e intensa de un músculo.

El dolor de una lesión romboide se centrará en la parte superior de la espalda, entre los omoplatos. El dolor puede aumentar cuando te mueves o respiras.

Además del dolor, ambos esguinces y distensiones pueden causar estos síntomas:

  • Hinchazón
  • Hematomas
  • Problemas para mover el área afectada

Un espasmo muscular aparece rápidamente. Sentirás un dolor agudo y una rigidez en los músculos de la parte superior de la espalda. También puede ver un bulto debajo de su piel.

Posibles causas y factores de riesgo

Puede torcer o tensar sus músculos romboidales haciendo cualquier actividad que trabaje demasiado su espalda, hombros y brazos, incluidos:

  • Movimientos deportivos repetitivos, como lanzar una pelota de béisbol, servir una pelota de tenis o voleibol, columpiar un palo de golf o remar
  • Llevando una mochila pesada

Los movimientos mientras trabaja en un escritorio o en una computadora también pueden ejercer presión sobre estos músculos. Es más probable que sufra tensión o esguince los músculos romboides si:

  • No has calentado adecuadamente antes de practicar deportes.
  • Tus músculos están débiles porque no has ejercitado o jugado en mucho tiempo.
  • Tus músculos están cansados.

Las causas de los espasmos musculares incluyen:

  • Permanecer en la misma posición durante un largo período de tiempo
  • Sobreutilizando el músculo
  • Bebiendo muy poco líquido (deshidratación)

Algunos datos interesantes sobre los músculos romboides:

  • El dolor en la parte superior de la espalda a menudo contribuye a los músculos romboides. Sin embargo, muchas veces es realmente el pectoral mayor y menor el que causa el dolor en los romboides. Los músculos pectorales (músculos superiores del tórax) se acortan al tirar de los hombros hacia adelante (postura redondeada del hombro), lo que sobre extiende los músculos romboides en la parte posterior haciendo que los rombos sean dolorosos. Tratar y alargar los músculos pectorales a menudo reducirá o eliminará el dolor de espalda superior.
  • Los romboides a menudo se llaman los músculos del árbol de Navidad. Sus conexiones en la parte inferior del cuello y la parte superior de la espalda se extienden hasta el omóplato les dan una forma triangular distinta que se parece a un árbol de Navidad en los diagramas musculares.

Músculos trapecio y romboides

El trapecio (ver en el diagrama de la izquierda) es un músculo grande ubicado en la parte posterior, desde la base de la cabeza hasta el extremo de la escápula, y luego a lo largo de la columna hasta casi la mitad de la espalda. Los romboides (hay un comandante romboidal y un romboide menor ) son dos músculos en la parte posterior que se conectan con la escápula y la columna vertebral. El comandante romboidal tiene la forma de un cuadrilátero.

Como se ve en el diagrama de arriba, el trapecio comienza en la base del cráneo y en la 7ma vértebra cervical hasta la 12va vértebra torácica. La inserción es larga y se extiende desde la escápula hasta la cara lateral de la clavícula. Mientras que, el romboide menor comienza en la séptima cervical a través del 1er torácico, y el romboide mayor comienza en la 2da a la 5ta vértebra torácica. Ambos se insertan en el borde medial de la escápula.

Las fibras superiores del trapecio levantan la escápula, las fibras medias se introducen y halan de los omoplatos hacia la columna vertebral, y las fibras inferiores bajan la escápula hasta su lugar. Cuando trabaja solo, el trapecio causará la flexión lateral del cuello. Trabajando junto con otros músculos, ayudará a extender la cabeza y el cuello.

Los romboides menores y mayores actúan junto con las fibras del trapecio medio para tirar de los hombros hacia atrás. Los romboides también estabilizan la escápula cuando se baja el brazo contra la resistencia.

Las lesiones del trapecio generalmente las causa el uso excesivo y constante del músculo, y esto puede ocurrir incluso a baja intensidad, pero la falta de ejercicio también puede ser un factor contribuyente. Las personas que trabajan en un escritorio todo el día o mantienen continuamente un teléfono entre la oreja y el hombro pueden encontrar que el trapecio se cansa y duele constantemente.

Dado que usa los hombros en muchas actividades diarias, los romboides pueden cansarse demasiado y es posible experimentar dolor crónico en la espalda como resultado.

Para estirar el trapecio, siéntate cómodamente en una silla con hombros relajados y la cabeza en una posición neutral. Meta la barbilla hacia la clavícula izquierda, tan lejos como pueda sin encorvarse. Deberías sentir un estiramiento en el lado derecho de tu cuello. Sostenga por unos segundos y luego repita el movimiento en el otro lado. Mantenga cada posición durante 10-15 segundos. Repita al menos tres veces en cada lado.

músculos romboides

Los romboides son un poco más difíciles de estirar y el tramo más comúnmente sugerido es tirar del brazo sobre el pecho en una dirección y empujarlo con el otro brazo. También, con el uso de una banda elástica, siéntese en una colchoneta y extiende las piernas delante de sí. Asegúrese de que su torso esté erecto.

Envuelva la banda de resistencia alrededor de sus pies y agarre los extremos o en un punto donde sus brazos estén completamente extendidos. Las palmas deben estar hacia abajo. Hale la banda hacia su cuerpo hasta que sus manos lleguen a su cintura. Regrese a la posición inicial. Repita el movimiento 8-12 veces por vez.

(Visited 3.177 times, 1 visits today)

Deja un comentario