Sistema muscular y óseo: Definición, estructura, función y más

El sistema muscular y óseo es una maquinaria perfectamente engranada, donde todas las piezas tienen su acoplamiento perfecto para hacer posible el movimiento y el resguardo de varios órganos, así como la producción de sustancias vitales como la sangre a través de la médula ósea. En este artículo te presentamos sus funciones y características.

Definición del sistema muscular y óseo

El sistema muscular está compuesto por músculo y tendones. El ser humano posee más de 600 músculos, y junto con el sistema óseo, aportan todos los movimientos voluntarios e involuntarios dentro del organismo; podríamos decir que es el sistema músculo esquelético, motivo por la cual se opta por estudiar estos dos sistemas conjuntamente, ya que si bien son anatómicamente distintos, funcionalmente trabajan unidos con el objetivo común de proporcionarle locomoción al cuerpo.

No obstante, es necesario presentar ciertas características de cada sistema por separado para entender su funcionamiento de manera conjunta.

El sistema muscular

Los músculos están compuestos por una proteína de nombre miosina, que se halla en todo el reino animal e inclusive en ciertos vegetales que tienen la capacidad de movilizarse.

El tejido muscular se estructura por una serie de fibras de figura alargada agrupadas en haces o masas preliminares y envueltas por la aponeurosis, que es una especie de vaina o cápsula protectora, que evita el deslizamiento del músculo.

Las fibras musculares tienen copiosos filamentos intraprotoplasmáticos nombrados miofibrillas, que se disponen paralelamente de manera longitudinal en el eje superior de la célula y llenan casi totalmente la masa celular.

Las miofibrillas de las fibras musculares lisas son de aspecto homogéneo; pero las del músculo estriado muestran zonas de diferente refringencia, por la división de los componentes principales de las miofibrillas, o sea las proteínas de miosina y actina.

Los músculos son tejidos flexibles, es decir, se contraen y relajan sin rasgarse. Al constreñirse se reducen y desencadenan el movimiento de determinada parte del cuerpo; lo que constituye su misión principal, para lo cual utiliza como punto de apoyo los huesos.

Para esto los músculos se hallan articulados a los huesos a través de un grupo de fibras denominadas tendón.

El tendón del bíceps, por ejemplo, enlaza al músculo con el radio, y el tendón del tríceps acopla el músculo con el cúbito.

Existen diversos tipos de músculos grandes y pequeños. En el rostro es donde existe la mayor cantidad de músculos.

De acuerdo  al movimiento que ejecutan los músculos pueden ser de tres tipos:

  • Músculos voluntarios o esqueléticos: Son los que se constriñen de manera voluntaria, o sea, de forma consciente. Estos músculos conforman el aparato locomotor(Ej.: bíceps, tríceps, dorsal). Están conectados a los huesos por tendones, que es una porción del músculo que no se contrae, pero es muy firme y fuerte.
  • Músculos involuntarios o autónomos:Su función es constreñirse periódicamente sin parar, de manera involuntaria, es decir, se contraen sin darnos cuenta de ello. Esos músculos hacen presencia en los órganos interiores de nuestro organismo (vasos sanguíneos, corazón, estómago, intestino, etc.). Sin estos tendríamos, por ejemplo, que decirle al corazón cuándo debe latir y al estómago cuando procesar la comida.
  • Mixtos:Músculos regulados por el individuo y por el sistema nervioso, como por ejemplo, los párpados.

De acuerdo a su configuración se clasifican en:

  • Músculos rojos o estriados (esqueléticos). Son voluntarios y se encuentran estructurados por músculo estriado o esquelético en forma de fibras largas, que le facilitan movilidad; están enlazados al hueso y se pueden configurar voluntariamente.

El músculo estriado es una tipología de músculo que posee como unidad básica el sarcómeroy que, al observarse mediante un microscopio, muestra estrías que están conformadas por bandas claras y oscuras alternadas del sarcómero.

Está formado por fibras musculares a manera de huso, con extremos muy finos, y más largas que las del músculo liso. Es responsable del movimiento del esqueleto, del globo ocular y de la lengua.

  • Músculos blancos o lisos, involuntarios. Están conformados por tejido liso a través de células en forma de huso, que poseen un núcleo central que se asemeja en su forma a la célula que lo contiene; los hallamos constituyendo todas las vísceras como intestinos, estómago, esófago, etc., y vasos sanguíneos. No se pueden regular voluntariamente, por cuanto hay un sistema hormonal y nervioso que los controla.

El músculo liso, también conocido como visceral e involuntario, carece de estrías transversales aunque muestra ligeramente estrías longitudinales.

El estímulo para la constricción de los músculos lisos está intervenido por el sistema nervioso vegetativo autónomo. El músculo liso se ubica en los aparatos reproductor y excretor, en los vasos sanguíneos, en la piel y órganos internos.

Hay músculos lisos unitarios que se constriñen rápidamente (no se desarrolla inervación), y músculos lisos multiunitarios, en los cuales las contracciones obedecen a la estimulación nerviosa. Los músculos lisos unitarios son los del uréter, aparato gastrointestinal, útero, etc.; y los músculos lisos multiunitarios se hallan en el iris.

Está compuesto por músculo estriado con células estriadas especializadas, sólo se halla en el corazón y no se puede regular voluntariamente, por cuanto es automático.

Clasificación de acuerdo a su forma

Cada músculo posee una estructura definida, de acuerdo a la función que realice. Entre ellas hallamos:

  • Fusiformes:Músculos con figura de huso. Son de mayor grosor en su zona central, y delgados a los extremos.
  • Planosanchos: Son los que se localizan en el tórax (abdominales) y resguardan los órganos vitales situados en la caja torácica.
  • Abanicoides o abanico:Músculos pectorales o los temporales de la mandíbula.
  • Circulares:Músculos con fugura de aro. Se hallan en muchos tejidos y poseen la misión de abrir y cerrar conductos. Por ejemplo, el píloro o el orificio anal.
  • Orbiculares:Músculos parecidos a los fusiformes, pero con un ojal al centro. Se utilizan para cerrar y abrir otros órganos. Ejemplo, labios y ojos.

Sistema Muscular

El sistema muscular genera el movimiento del esqueleto, que se pueda mantener firme y estable y también proporciona la figura del cuerpo. En vertebrados  los músculos son controlados por el sistema nervioso, sin embargo ciertos músculos (como el cardiaco) pueden funcionar de manera autónoma.

Cerca del 40% del cuerpo humano se encuentra conformado por músculos, o sea, que por cada kg de peso total, 400 g corresponden al tejido muscular.

Características destacadas del sistema muscular

  • Es de vital importancia: Le provee de forma y posición al cuerpo (estabilidad)
  • Va acoplado con el sistema óseo
  • Actividad motora de los órganos internos:El sistema muscular es el responsable de hacer que todos nuestros órganos desarrollen sus funciones, cooperando con otros sistemas, como el cardiovascular o el sistema vegetativo.
  • Información de la situación fisiológica:Ejemplo, un cólico renal ocasiona contracciones fuertes del músculo liso, produciendo un dolor de gran intensidad que es característico del propio cólico.
  • Mímica:Conjunto de las expresiones faciales o gestos que sirven para manifestar lo que sentimos y captamos.
  • Estabilidad:Los músculos, en conjunto con los huesos, posibilitan al cuerpo mantenerse estable en tanto permanezca en actividad.
  • Postura:El sistema muscular proporciona forma y conserva la postura. Asimismo, conserva el tono muscular (tiene el control de las posiciones que efectúa el cuerpo en situación de reposo).
  • Producción de calor:Al originar contracciones musculares se origina energía calórica.
  • Forma:Los músculos y tendones suministran el aspecto característico del cuerpo.
  • Protección:El sistema muscular sirve de protección para el adecuado funcionamiento del sistema digestivo y de otras vísceras vitales.

Las funciones de los músculos

  • Locomoción: Posibilita hacer movimientos corporales mecánicos mediante la contracción y relajación.
  • Protección: Protege los órganos de golpes o impactos.
  • Postura: Conjuntamente con los huesos proveen estabilidad a la postura.
  • Forma: En coalición con los tendones proveen el aspecto corporal.

El músculo se halla unido al hueso a través del tejido conectivo, al cual se le denomina tendones, y éstos tiran de aquellos a nivel de las articulaciones, para producir movimientos de flexión o elongación.

Enfermedades del sistema muscular

Las enfermedades que impactan el sistema muscular pueden ser originadas por ciertos virus que intervienen directamente al músculo. También se experimentan dolencias por cansancio muscular, posturas inadecuadas, ejercicios bruscos o accidentes.

Algunas de las patologías y dolencias que inciden en el sistema muscular son:

  • Desgarro:Ruptura del tejido muscular.
  • Calambre:Constricción espasmódica involuntaria que impacta los músculos superficiales.
  • Esguince:Lesión provocada por una afectación moderada o total de las fibras musculares.
  • Distrofia muscular:Degeneración de los músculos esqueléticos. Patología incapacitante definida por un deterioro progresivo del músculo esquelético. Su curso clínico es gradual; con el transcurrir del tiempo se acrecienta la debilidad, y se reduce la operatividad y la masa muscular, hasta que el paciente, en ocasiones, requiere silla de ruedas para desplazarse.

No se manifiestan remisiones. Existen algunas formas clínicas que difieren unas de otras, por el modelo de transmisión hereditaria, en vista de la edad de comienzo de la enfermedad, y por la división de los grupos musculares impactados. En todas las manifestaciones de la enfermedad se revelan anomalías microscópicas en el examen histológico del músculo estriado.

Formas clínicas: En la distrofia muscular de Duchenne la sintomatología inicia antes de los cinco años. Al comienzo son afectados los músculos de la pelvis y el tronco, que generan escoliosis y una marcha oscilante. Al final de la adolescencia  se presenta ya la atrofia de casi todos los grupos musculares. La muerte sobreviene por agotamiento de los músculos respiratorios o por afectación al miocardio. La enfermedad se hereda de forma recesiva ligada al cromosoma X, por lo que habitualmente sólo surge en varones. La distrofia muscular de Becker es un tipo leve de la distrofia muscular de Duchenne.

  • Atrofia:Merma o reducción del tejido muscular.
  • Hipertrofia:Crecimiento o desarrollo irregular de los músculos, que ocasiona en ciertos casos graves deformaciones. Sin embargo, la hipertrofia muscular controlada es uno de las funciones del Fisicoculturismo.
  • Poliomielitis:Reconocida frecuentemente como polio. Es una patología provocada por un virus que incide en el sistema nervioso central y causa que los impulsos nerviosos no se transfieran, y por tanto las extremidades se atrofian.
  • Miastenia gravis: Trastorno neuromuscular caracterizado por una impotencia del tejido muscular y la existencia de un elemento ácido en el sistema muscular.

El Sistema óseo

El  esqueleto o sistema óseo lo integran huesos, cartílagos y articulaciones. 

Los huesos son órganos duros, fuertes y resistentes, los cuales poseen las funciones de dar forma al cuerpo, resguardar ciertos órganos vitales y posibilitan el movimiento conjuntamente con los músculos que se acoplan a ellos, mediante los tendones.

El hueso está fusionado con el músculo en diversas funciones locomotoras y posturales. El esqueleto humano consta de 206 huesos que se articulan mediante el músculo.

El hueso es un tipo de tejido conjuntivo rígido, conformado por médula ósea y tejido óseo. Al momento del nacimiento, el hueso no está calcificado totalmente, ya presenta en sus extremidades cartílago de crecimiento que se controla por factores hormonales y genéticos, para suministrar el crecimiento corporal, que termina entre los 20 y 25 años.

Sin embargo, el hueso del adulto no permanece estático, ya que aún y cuando no crece, sí se debe regenerar para controlar el metabolismo del calcio; utilizando dos tipos de células para ello: el osteoblasto, que constantemente está formando el hueso, y el osteoclasto que lo destruye.

El sistema óseo está compuesto por el esqueleto humano, sin contar los huesos de los dientes correspondidos entre sí. Colabora con dar figura al cuerpo, ejerce varias funciones vitales para el organismo y se encuentra unido por ligamentos, músculos, tendones y cartílagos.

De acuerdo a los actores Frank, Long & Smith (2010, p. 71), los huesos para su estudio se clasifican en:

  • Largos: Presentan forma alargada. Su parte media se llama diáfisis y sus extremos epífisis. Operan como palancas para el movimiento (Ej.: fémur, tibia, etc.). Poseen una vaina de forma cilíndrica llamada cuerpo y de extremos redondeados. Se localizan en las extremidades, por ejemplo: el fémur, el húmero, la tibia.
  • Cortos: Son casi cúbicos, pequeños e irregulares; conformados por tejido esponjoso con médula ósea roja. Por ejemplo, vértebras, huesos de la muñeca, (carpos y tarsos).
  • Planos: presentan forma aplanada. Operan como preservadores de órganos o para la incrustación de músculos (Ej.: los huesos del cráneo). Su forma aplanada está conformada por dos especies de tablas de hueso con tejido esponjoso entre ellas, las cuales sirven para ofrecer resguardo a regiones delicadas, por ejemplo: huesos del cráneo, el omóplato, la pelvis.
  • Irregulares: Huesos con figuras muy sui generis. Sirven para acoplarse con músculos, tendones o hueso, por lo que los hallamos en articulaciones, por ejemplo: costillas y huesos del oído.
  • Sesamoideos: Huesos pequeños, ovalados casi redondeados; se hallan en las articulaciones y no se ha identificado su función, pero los estudios orientan a indicar que sirven para reducir la fricción entre huesos, por ejemplo: la rótula, huesos sesamoideos de la mano y del pie.

Los huesos se hallan acoplados entre sí por estructuras llamadas articulaciones. Hay que recordar que los huesos no son estructuras inmóviles, se movilizan unos en relación a otros. Las articulaciones posibilitan el movimiento de los huesos. De acuerdo al grado de movimiento que facilitan hay tres tipos de articulaciones:

  • Las articulacionesmóviles son las que admiten un movimiento amplio de los huesos (Ej.: las articulaciones de rodilla, codo, cadera u hombro).
  • Las articulaciones semimóvilesson esas que facilitan solo un limitado de los huesos (Ej.: articulaciones que hay entre las vértebras que forman  la columna vertebral).
  • Las articulaciones fijas no permiten el movimiento de los huesos (Ej.: articulaciones de los huesos del cráneo).Su función se limita a resguardar los órganos internos que rodean.

Debido a las articulaciones podemos movilizarnos y nuestros órganos se hallan resguardados. Aparte de estas coyunturas también los huesos cuentan con los ligamentos y cartílagos para su movilidad.

Ligamentos y cartílagos

Los ligamentos son tiras de tejido muy fuertes que se acoplan a los huesos en las articulaciones móviles y semimóviles. Ejemplo de ello es el húmero que se enlaza al radio a través un ligamento y al cúbito por otro.

Los cartílagos son segmentos más blandos y flexibles que los huesos. Se hallan cartílagos en las articulaciones -posibilitando el movimiento de huesos-, en orejas, nariz, tráquea, etc.

De acuerdo a los autores Sánchez, Reina, y Abad (2005), las funciones del hueso son las siguientes:

  • Sostén: Provee al cuerpo una postura erguida.
  • Locomoción: Los huesos conforman palancas, y la unión entre hueso y hueso se efectúa a través de las articulaciones mediante el cartílago, con la colaboración de los tendones, para generar movimientos corporales.
  • Protección: Protege órganos importantes como corazón, pulmones, cerebro, etc.
  • Hematopoyesis: Genera glóbulos rojos y blancos.
  • Almacenamiento de nutrientes: Almacena sales de calcio y fósforo, así como algunos lípidos.

El tejido óseo relaciona células vivas (osteoblastos, osteocitos y osteoclastos) con materiales inertes (sales de calcio y fósforo), además de factores orgánicos de la matriz ósea como el colágeno, el cual es una proteína que también está presente en otros tejidos.

Los huesos son órganos vivos que se remozan permanentemente, gracias a las células óseas. Los osteoclastos son células que deterioran el hueso, y éste es suplido por una nueva matriz ósea que fabrican los osteocitos.

Funciones del esqueleto

Son múltiples las funciones del esqueleto: Sostiene al organismo y protege a los órganos delicados como el cerebro, corazón o pulmones; a la vez que sirve de punto de incrustación a los tendones de los músculos. Los huesos se acoplan entre sí a través de ligamentos.

A lo interno de los huesos largos alberga médula ósea, lo cual es un tejido que fabrica glóbulos rojos y blancos. La cabeza por su parte, está conformada por el cráneo y la cara.

Es una sucesión complicada de huesos que protegen el encéfalo y otros órganos del sistema nervioso central (ver Sistema Nervioso). Asimismo, da resguardo a los órganos de los sentidos, a excepción del tacto que se halla diseminado por toda la superficie de la piel.

La columna vertebral es un pilar recio, pero un poco flexible, conformada por una treintena de vértebras que cierra por detrás la caja torácica. En la parte dorsal de la columna, se acopla con las costillas. (ver: organos del sistema muscular).

El tórax es una caja en tanto que contribuye  activamente durante la respiración.

En el cuerpo humano existen 206 huesos:

  • 26 en la columna vertebral 
  • 8 en elcráneo.
  • 14 en lacara
  • 8 en eloído
  • 1 hueso hioides
  • 25 en eltórax
  • 64 en losmiembros superiores
  • 62 en losmiembros inferiores.

Funciones básicas: soporte, protección, movimiento y homeostasis mineral.

Huesos esponjosos: función realizar la hematopoyesis es crear glóbulos rojos.

Huesos compactos: Está protegido por una capa llamada periostio recubre la sangre de nutrientes.

Huesos es Flexible: El esternón, escapula, clavícula, la caja torácica protege el corazón, pulmones, el cráneo y el cerebro.

Femur: hueso largo 46 cm.

Falanges: hueso corto

Costillas: hueso arqueado.

Articulaciones: Liquido siniaval.

El hueso se une gracias a los ligamentos y articulaciones.

Enfermedades del sistema óseo

El sistema óseo es determinante para movilizarnos, le proporciona forma y sostén al cuerpo; son tejidos vivos que se restablecen permanentemente a lo largo de la vida. En la etapa de infancia y adolescencia el organismo tiene capacidad para añadir huesos nuevos con mayor velocidad de lo que descarta los antiguos.

Para poseer huesos fuertes en la juventud, y evitar la merma ósea en edades avanzadas, se debe ingerir suficiente calcio y vitamina D, así como hacer ejercicios. Asimismo, se debe evadir fumar y consumir mucho alcohol.

Si bien la osteoporosis se encuentra entre las primeras razones de fractura de hueso en mujeres que superan los 40 años, no es lo único que puede impactar el sistema óseo; para comenzar, desde los 20 años la mayoría de las personas comenzamos a perder consistencia en los huesos (reducción de minerales).

Esto debido a la adopción de hábitos descalcificantes como fumar o consumir alcohol. A continuación una breve reseña de enfermedades asociadas al sistema óseo.

Cáncer de huesos

Esta patología se divide en dos tipos, el que se ocasiona en la médula (mieloma) y el sarcoma, el cual se desarrolla en el tejido duro del hueso. Se caracteriza por dolencia e hinchazón en la zona, debilidad (fractura), rigidez y hormigueo.

Artritis

Puede manifestarse a cualquier edad y se diferencia por producir dolor e hinchazón en las articulaciones (sobre todo las que comprenden manos y pies). Esta patología va asociada con rigidez y merma del movimiento.

Osteoporosis

En una enfermedad donde las dimensiones del hueso se reducen y se hace poroso; asimismo, en sus primeras fases es asintomática (no es fácil de detectar). No obstante, sí es probable prevenirla a través de la práctica permanente de ejercicios y una nutrición apropiada.

Paget

Trastorno que se genera en las células osteoblastos y osteoclastos, las cuales se ocupan de la reconstrucción del tejido óseo. Esta patología hace que los huesos se tornen gruesos y amplios.

Raquitismo

Es más habitual en infantes y es ocasionada por un déficit de vitamina D. El raquitismo impide que el sistema óseo obtenga nutrientes, en consecuencia, éstos se tornan frágiles, lo que al tiempo puede producir dolor.

Acromegalia

Enfermedad producida por un incremento en la segregación de la hormona de crecimiento, procedente de la glándula pituitaria. En consecuencia, las extremidades se vuelven más grandes, y en ciertos casos igualmente los órganos internos, lo que puede ocasionar la muerte.

En contraste con el gigantismo, que causa un crecimiento desproporcionado en la pubertad, esta enfermedad se hace presente en los adultos.

Acondroplasia

Desorden genético del ADN que origina enanismo. La persona se desarrolla en su columna vertebral, pero padece acortamiento de las extremidades, por lo que su cuerpo no se desarrolla de forma armoniosa.

Escoliosis

Es el desvío lateral de la columna, que por sí sola no origina síntomas, no obstante, con el paso del tiempo, ocasiona deterioro en las vértebras y por consiguiente, dolencias. Es una de las patologías de la columna vertebral más frecuentes.

Sistema muscular y oseoDisplasia Fibrosa

Crecimiento e inflamación desproporcionada de los huesos, por un crecimiento irregular de las células. Existen varios tipos de displasia de acuerdo a la zona que impacten. Las más habituales son cráneo, canillas, muslos, pelvis y brazos.

Osteomielitis

Infección bacteriana que influye directamente en los huesos. Debe ser abordqada con antibióticos y cirugía para retirar las partes atacadas.

Cáncer

El cáncer en huesos no es frecuente. De acuerdo al tipo de cáncer, puede impactar tanto a niños como a adultos, y se revela en las extremidades. No se asume como cáncer en huesos otros tipos de cáncer que han hecho metástasis y llegan a los huesos.

Osteomalacia y Raquitismo

Condición originada por una demora en la deposición de fosfato de calcio en los huesos en crecimiento, posibilitando de esta forma malformaciones en el esqueleto, principalmente piernas arqueadas en el caso de niños.

En los adultos se le llama osteomalacia, y ya que los huesos no están creciendo, no se generan deformidades, pero sí se genera debilitamiento, lo cual conlleva fracturas en los huesos, sobre todo aquellos que soportan más peso como la pelvis o las piernas.

Incluso cuando no haya fractura de hueso, los que sufren estas enfermedades pueden padecer dolores y agotamiento muscular.

Una adecuada alimentación que incluya vitamina D puede prevenir esta enfermedad, la cual puede ser originada por factores hereditarios, así como por escasa exposición solar (mayormente en países próximos al círculo polar), por cuanto la fijación de la vitamina D obedece a la exposición al sol. (ver: contractilidad)

(Visited 14.584 times, 3 visits today)

Deja un comentario