Conoce las enfermedades de la médula espinal y sus síntomas.

Las enfermedades de la médula espinal pueden ocasionarnos graves consecuencias en nuestra cotidianidad, ya que esta se encarga de controlar muchos factores, la lesión medular proporciona desbalances sumamente excesivos, por ello debemos tener en cuenta los cuidados, los síntomas y todas las anomalías presentes en esta parte de nuestro cuerpo.

¿Qué es la lesión medular?

La médula espinal es una colección de nervios que viajan desde el fondo del cerebro por la espalda. Hay 31 pares de nervios que salen de la médula espinal y van a sus brazos, piernas, pecho y abdomen. Estos nervios permiten que su cerebro dé órdenes a sus músculos y cause los movimientos de sus brazos y piernas.

Los nervios que controlan los brazos salen de la parte superior de la médula espinal, mientras que los nervios a las piernas salen de la parte inferior de la médula espinal. Los nervios también controlan la función de sus órganos incluyendo su corazón, pulmones, intestinos, y vejiga. Por ejemplo, las señales de la médula espinal controlan la rapidez con que su corazón late y su ritmo de respiración. (Ver artículo: Médula Espinal)

Otros nervios viajan desde sus brazos y piernas hacia la médula espinal. Estos nervios traen la información de su cuerpo a su cerebro incluyendo los sentidos del tacto, del dolor, de la temperatura, y de la posición. La médula espinal atraviesa el canal espinal. Este canal está rodeado por los huesos en el cuello y la espalda llamados vértebras que componen su hueso de la espalda. Las vértebras se dividen en 7 vértebras del cuello (cervicales), 12 vértebras del pecho (torácicas) y 5 vértebras más bajas de la parte posterior (lumbar). Las vértebras ayudan a proteger la médula espinal de la lesión.

La médula espinal es muy sensible a la lesión. A diferencia de otras partes de su cuerpo, la médula espinal no tiene la capacidad de repararse si está dañada. Una lesión de la médula espinal ocurre cuando hay daño a la médula espinal, ya sea por trauma, pérdida de su irrigación sanguínea normal, o compresión de un tumor o infección.

Las lesiones de la médula espinal se describen como completas o incompletas. En una lesión completa de la médula espinal hay pérdida completa de la sensación y la función muscular en el cuerpo por debajo del nivel de la lesión. En una lesión incompleta de la médula espinal hay alguna función restante por debajo del nivel de la lesión. En la mayoría de los casos ambos lados del cuerpo se afectan igualmente.

Una lesión en la parte superior de la médula espinal en el cuello puede causar tetraplejía o parálisis de ambos brazos y ambas piernas. Si la lesión a la médula espinal ocurre más bajo en la parte posterior puede causar paraplejía o parálisis de ambas piernas solamente. (Ver artículo: Nervios Espinales o Cervicales)

Tratamiento.

El primer paso en el tratamiento de una lesión sospechosa de la médula espinal es verificar que el paciente está respirando y el corazón está latiendo. Una lesión medular en el cuello superior puede causar una pérdida de control de la respiración normal. Esto puede requerir la colocación de un tubo de respiración y el uso de un ventilador.

El siguiente paso en el tratamiento de una lesión medular es la inmovilización. Esto ocurre a menudo en el momento de la lesión antes de ser transportado al hospital. Los técnicos médicos de emergencia pueden colocar al paciente en un cuello cervical o en un tablero para ayudar a evitar que la columna se mueva. Si el paciente tiene una lesión de la médula espinal, el movimiento adicional de la espina dorsal podría conducir a daño adicional.

¿Cuáles son las causas?

La causa más común de lesión medular es el trauma. Casi la mitad de las lesiones son causadas por accidentes automovilísticos. Otros tipos de trauma incluyen:

  • Caer de las alturas.
  • Violencia (puñaladas o heridas de bala en la columna vertebral).
  • Lesiones deportivas (submarinismo, fútbol, rugby, equitación, etc.)

La lesión de la médula espinal también puede ser causada por la compresión del cordón por un tumor, infección o inflamación. Algunos pacientes tienen un canal espinal más pequeño que el normal (llamado estenosis espinal) y están en un riesgo más alto de lesión a la médula espinal.

Todos los tejidos de su cuerpo, incluyendo la médula espinal, requieren un buen suministro sanguíneo para suministrar oxígeno y otros nutrientes. La falta de este suministro de sangre a la médula espinal puede causar lesión de la médula espinal. Esto puede ser causado por un aneurisma (globo de un vaso sanguíneo), compresión de un vaso sanguíneo o una caída prolongada en la presión sanguínea.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la lesión de la médula espinal dependen de dónde se lesiona la médula espinal y si la lesión está o no completa o incompleta. En lesiones incompletas, los pacientes tienen alguna función restante de sus cuerpos por debajo del nivel de lesión, mientras que en lesiones completas no tienen ninguna función por debajo del nivel de lesión. (Ver artículo: Nervio Espinal)

Las lesiones en la médula espinal pueden causar debilidad o pérdida completa de la función muscular y pérdida de la sensibilidad en el cuerpo por debajo del nivel de lesión, pérdida del control de los intestinos y la vejiga, y pérdida de la función sexual normal. Las lesiones de la médula espinal en el cuello superior pueden causar dificultad para respirar y pueden requerir el uso de un respirador o ventilador.

¿Cómo se diagnostica?

El primer paso para diagnosticar una lesión medular es un historial médico y un examen físico. El médico del paciente obtendrá un historial médico haciendo preguntas sobre los detalles que rodean el momento de la lesión. La cantidad de tiempo desde la lesión es importante, porque la lesión de la médula espinal es una emergencia médica. Cuanto más rápido el paciente obtiene el tratamiento, mejor las posibilidades de recuperación.

Otros detalles del historial médico podrían incluir información de cualquier lesión o cirugía anterior del cuello o de la espalda, la presencia de dolor en el cuello o la espalda, cualquier debilidad en los brazos o las piernas, pérdida del control intestinal o vesical, y otras afecciones médicas previas. (Ver artículo: Enfermedades del sistema nervioso periférico)

El examen físico incluirá pruebas para ver si la sensación tocar está intacta en los brazos y las piernas, así como la prueba de la fuerza muscular y los reflejos en los brazos y las piernas. El paciente se puede guardar en un collar cervical o en un tablero para inmovilizarlos hasta que el médico determine si el paciente tiene o no lesión de la médula espinal.

El siguiente paso es a menudo rayos x del cuello o la espalda. Estos pueden ayudar a identificar una fractura o dislocación de las vértebras. Estos pueden o no estar presentes con una lesión medular. Es posible tener una lesión medular sin lesión en las vértebras. Las radiografías también pueden ayudar a identificar un tumor, infección o artritis severa que podría causar lesiones en la médula espinal.

Una tomografía computarizada es una prueba de imagen más avanzada que puede dar al médico una mejor visión de las vértebras. La misma puede identificar algunas lesiones en las vértebras que no se ven en las radiografías simples. Una tomografía por resonancia magnética es otro estudio de imagen más avanzado que puede identificar una lesión medular. Este es mejor en la evaluación de los tejidos suaves incluyendo los ligamentos, los discos intervertebrales, los nervios y la médula espinal. También puede mostrar evidencia de lesión dentro de la médula espinal.

¿Cómo se trata?

Después de que una lesión de la médula espinal se diagnostique, el paciente se pudo comenzar en una alta dosis de esteroides. Esto podría ayudar a disminuir la cantidad de daño a la médula espinal al reducir la inflamación y la hinchazón. Hay riesgos asociados con el uso de esteroides para la lesión medular. El médico del paciente puede ayudar a decidir si los esteroides son apropiados. El uso de esteroides sólo es beneficioso si se inician dentro de las ocho horas del momento de la lesión. (Ver artículo: Enfermedades del sistema nervioso central)

A continuación, el paciente puede ser colocado en la tracción o un dispositivo de halo alrededor de la cabeza para tratar de estabilizar la columna vertebral y evitar daños adicionales. Muchos casos de lesión de la médula espinal se tratan con cirugía. Hay dos objetivos principales de la cirugía.

El primer objetivo es aliviar cualquier presión sobre la médula espinal. Esto podría implicar la eliminación de partes de las vértebras que se han roto y están comprimiendo la médula espinal. Si la médula espinal está siendo comprimida por el tumor, la infección o la artritis severa, la cirugía se puede realizar para reducir la cantidad de compresión.

El segundo objetivo principal de la cirugía para la lesión de la médula espinal es estabilizar la columna vertebral. Si las vértebras se debilitan por fractura, tumor o infección, es posible que no sean capaces de soportar el peso normal del cuerpo y proteger la médula espinal. Una combinación de tornillos, varillas y placas metálicas puede ser necesaria para ayudar a mantener las vértebras juntas y estabilizarlas hasta que los huesos sanen.

Hay muchas complicaciones potenciales relacionadas con lesión de la médula espinal que pueden requerir el tratamiento específico. Estas complicaciones incluyen:

  • Infecciones del tracto urinario o incontinencia urinaria (incapacidad para controlar el flujo de orina).
  • Incontinencia intestinal (incapacidad para controlar los movimientos intestinales).
  • Úlceras por presión.
  • Infecciones en los pulmones (neumonía).
  • Coágulos de sangre.
  • Espasmos musculares.
  • Dolor crónico.
  • Depresión.

Después del tratamiento inicial y de la estabilización de pacientes con lesión de la médula espinal, gran parte del tratamiento se orienta hacia la rehabilitación. Esto incluye métodos para ayudar al paciente a maximizar su función a través de la terapia física y ocupacional y el uso de dispositivos asistivos.

¿Cuál es el pronóstico para los pacientes con enfermedades de la médula espinal?

La mejor ocasión para la recuperación de la función después de lesión de la médula espinal es con el tratamiento pronto. La descompresión y la estabilización quirúrgica temprana conducen a una mejor recuperación. La terapia física agresiva y la rehabilitación después de la cirugía también maximiza la recuperación. La mayoría de la recuperación ocurre dentro de los primeros seis meses después de lesión. Cualquier pérdida de función restante presente después de 12 meses es mucho más probable que se vuelva permanente. (Ver artículo: Núcleo Caudado)

Mantener una perspectiva positiva es extremadamente importante para los pacientes con lesión medular. El uso de dispositivos de asistencia permite a la mayoría de las personas con lesiones de la médula espinal incluso graves para integrarse en la sociedad y mantenerse productivo. Desafortunadamente, la tasa de depresión, divorcio y abuso de sustancias es significativamente mayor en las personas con lesión medular. Hay muchos grupos de apoyo y tratamientos disponibles para las personas con lesión de la médula espinal como se indica a continuación.

¿Hay una cura?

No hay cura para la lesión medular en este momento. Muchos médicos y científicos dedican sus vidas profesionales a este objetivo. Recientemente ha habido muchos avances prometedores en la investigación de la lesión medular. Se espera que estos adelantos conduzcan a una curación.

Lesión de la médula espinal: Tratamientos y rehabilitación.

Una historia corta del tratamiento de lesión de la médula espinal.

Las cuentas de lesiones de la médula espinal y de su tratamiento se remontan a épocas antiguas, aunque había poca ocasión de la recuperación de una lesión tan devastadora. El más temprano se encuentra en un manuscrito egipcio del rodillo del papiro escrito en aproximadamente 1700 a.C. que describe dos lesiones de la médula espinal que implican la fractura o la dislocación de las vértebras del cuello acompañadas por parálisis. (Ver artículo: Enfermedades Neurológicas)

Siglos más adelante en Grecia, el tratamiento para las lesiones de la médula espinal había cambiado poco. Según el médico griego Hipócrates (460-377 a.C.) no había opciones del tratamiento para las lesiones de la médula espinal que dieron lugar a parálisis.

Desafortunadamente, esos pacientes estaban destinados a morir. Pero Hipócrates usó formas rudimentarias de tracción para tratar las fracturas espinales sin parálisis. La escalera hipocrática era un dispositivo que exigía que el paciente se enlazara, atado a los peldaños al revés, y se sacudiera vigorosamente para reducir la curvatura espinal.

Otra invención, el tablero de hipocrático, permitió que el doctor aplicara la tracción a la parte posterior inmovilizada del paciente usando sus manos y pies o un arreglo de la rueda y del árbol. Los médicos hindúes, árabes y chinos también desarrollaron formas básicas de tracción para corregir las deformaciones espinales. Estos mismos principios de tracción se siguen aplicando hoy en día.

Luego el médico romano Galen introdujo el concepto del sistema nervioso central cuando él propuso que la médula espinal era una extensión del cerebro que llevó la sensación a los miembros y a la parte posterior. Por el séptimo siglo, Paulus de Egina recomendaba la cirugía para la fractura de la columna espinal para quitar los fragmentos del hueso que lo convencieron de que causó parálisis. (Ver artículo: Articulación de la Cadera)

En su influyente libro de texto de anatomía publicado en 1543, el médico y profesor del renacimiento Vesalius describió e ilustró la médula espinal en todas sus partes. Las ilustraciones en sus libros, basadas en la observación directa y la disección de la espina dorsal, dieron a médicos una manera de entender la estructura básica de la espina dorsal y de la médula espinal y qué podría suceder cuando fue lastimada.

Las palabras que usamos hoy en día para identificar segmentos de la columna vertebral, cervical, torácica, lumbar y sacra vienen directamente de Vesalius. Con el uso extendido de antisépticos y de la esterilización en procedimientos quirúrgicos a finales del siglo XIX, la cirugía espinal se podría finalmente hacer con un riesgo mucho más bajo de infección.

El uso de radiografías, comenzando en los años 20, dio a cirujanos una manera de localizar exacto la lesión y también hizo diagnosis y la predicción del resultado más exacta. A mediados del siglo XX, se estableció un método estándar para tratar las lesiones de la médula espinal: reposicionar la columna vertebral, fijarla en su lugar y rehabilitar las discapacidades con ejercicio. En la década de 1990, el descubrimiento de que la metilprednisolona de la droga esteroide podría reducir el daño a las células nerviosas si se administra lo suficientemente temprano después de una lesión le dio a los doctores una opción de tratamiento adicional.

Complicaciones de la médula espinal.

Aunque los huesos duros de la columna vertebral protegen los tejidos blandos de la médula espinal, las vértebras todavía pueden romperse o dislocarse de diversas maneras y causar lesiones traumáticas a la médula espinal. Las lesiones pueden ocurrir en cualquier nivel de la médula espinal.

El segmento del cordón que está lesionado, y la severidad de la lesión, determinará qué funciones del cuerpo están comprometidas o se pierden. Debido a que la médula espinal actúa como la principal vía de información entre el cerebro y el resto del cuerpo, una lesión medular puede tener consecuencias fisiológicas significativas.

Caídas catastróficas, arrojadas de un caballo o a través de un parabrisas, o cualquier tipo de trauma físico que aplasta y comprime las vértebras en el cuello puede causar daños irreversibles en el nivel cervical de la médula espinal y abajo. La parálisis de la mayor parte del cuerpo, incluyendo los brazos y las piernas, llamado tetraplejía, es el resultado probable.

Los accidentes del automóvil son a menudo responsables del daño de la médula espinal en la parte posterior media (el área torácica o lumbar), que puede causar la parálisis del tronco más bajo y de extremidades más bajas, llamadas paraplejía.

Otras clases de lesiones que penetran directamente la médula espinal, tal como heridas del tiro o del cuchillo, pueden cortar total o parcialmente la médula espinal y crear discapacidades de por vida. La mayoría de las lesiones a la médula espinal no la cortan por completo. En cambio, una lesión es más probable que cause fracturas y compresión de las vértebras, que luego aplastan y destruyen los axones, extensiones de células nerviosas que llevan señales arriba y abajo de la médula espinal entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Una lesión en la médula espinal puede dañar algunos, muchos o casi todos estos axones. Algunas lesiones permitirán una recuperación casi completa. Otros darán lugar a una parálisis total. Hasta la segunda guerra mundial, una lesión seria de la médula espinal significó generalmente muerte segura, o en el mejor de los tiempos una vida confinada a una silla de ruedas y una lucha en curso para sobrevivir complicaciones secundarias tales como problemas de respiración o coágulos de sangre.

Pero hoy en día, una mejor atención de emergencia para las personas con lesiones de la médula espinal y tratamiento agresivo y rehabilitación puede minimizar el daño al sistema nervioso e incluso restablecer habilidades limitadas.

Los avances en la investigación están dando a los doctores y pacientes la esperanza de que todas las lesiones de la médula espinal eventualmente sean reparables. Con las nuevas técnicas quirúrgicas y los progresos emocionantes en la regeneración del nervio espinal, el futuro para los sobrevivientes de lesión de la médula espinal parece más brillante cada día.

Esta información se ha escrito para explicar lo que ocurre con la médula espinal cuando se lesiona, los tratamientos actuales para los pacientes con lesiones de la médula espinal y las vías de investigación más prometedoras que se están investigando.

Que ocurre en nuestro cuerpo durante una lesión en la médula espinal.

Una lesión de la médula espinal usualmente comienza con un golpe traumático repentino a la espina dorsal que fractura o disloca vértebras. El daño comienza en el momento de la lesión cuando los fragmentos óseos desplazados, el material del disco o los ligamentos se magullan o se rasgan en el tejido medular.

Los axones se cortan o se dañan más allá de la reparación, y las membranas celulares neurales están rotas. Los vasos sanguíneos pueden romperse y causar sangrado profuso en la materia gris central, que puede diseminarse a otras áreas de la médula espinal durante las próximas horas.

En cuestión de minutos, la médula espinal se hincha para llenar toda la cavidad del canal espinal en el nivel de lesión. Esta hinchazón corta el flujo sanguíneo, que también corta el oxígeno al tejido de la médula espinal. La presión sanguínea cae, a veces dramáticamente, a medida que el cuerpo pierde su capacidad de auto-regular. A medida que la presión sanguínea disminuye aún más, interfiere con la actividad eléctrica de las neuronas y los axones. Todos estos cambios pueden causar una afección conocida como shock espinal que puede durar de varias horas a varios días.

Aunque hay una cierta controversia entre los neurólogos sobre la extensión y el impacto del choque espinal, e incluso su definición en términos de características fisiológicas, aparece ocurrir en aproximadamente la mitad de los casos de lesión de la médula espinal, y es generalmente directamente relacionado con el tamaño y la severidad de la lesión.

Durante el choque espinal, incluso las porciones indemnes de la médula espinal se desactivan temporalmente y no pueden comunicarse normalmente con el cerebro. La parálisis completa puede desarrollarse, con pérdida de reflejos y sensación en las extremidades.

El aplastamiento y lagrimeo de los axones es sólo el comienzo de la devastación que se produce en la médula espinal lesionada y continúa durante días. El trauma físico inicial desencadena una cascada de eventos bioquímicos y celulares que matan a las neuronas, despojan a los axones de su aislamiento de mielina y provocan una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario.

Días o a veces incluso semanas más tarde, después de esta segunda ola de daño ha pasado, el área de destrucción ha aumentado, a veces a varios segmentos por encima y por debajo de la lesión original, y por lo tanto tiene el alcance de la discapacidad.

Tratamientos inmediatos.

El resultado de cualquier lesión a la médula espinal depende del número de axones que sobreviven: cuanto más alto es el número de axones normalmente de funcionamiento, menos la cantidad de incapacidad. Por lo tanto, la consideración más importante al trasladar a la gente a un hospital o centro de trauma es la prevención de lesiones adicionales a la columna vertebral y la médula espinal.

La lesión medular no siempre es obvia. Cualquier lesión que implique la cabeza (especialmente con trauma en la parte frontal de la cara), fracturas pélvicas, lesiones penetrantes en el área de la columna vertebral, o lesiones que resulten de caer de las alturas deben ser sospechosas para el daño de la médula espinal.

Hasta que la imagen de la espina dorsal se haga en un centro de emergencia o trauma, las personas que podrían tener lesión de la médula espinal deben ser atendidas como si cualquier movimiento significativo de la espina dorsal pudiera causar más daño. Generalmente se transportan en una posición reclinada (acostada), con un cuello rígido y un tablero inmovilizando la espina dorsal.

Las complicaciones respiratorias a menudo son una indicación de la severidad de la lesión medular. Aproximadamente un tercio de los que tienen lesión en el área del cuello necesitarán ayuda para respirar y requieren apoyo respiratorio a través de la intubación, lo que implica insertar un tubo conectado a un tanque de oxígeno a través de la nariz o la garganta y en las vías respiratorias.

La metilprednisolona, una droga esteroide, se convirtió en tratamiento estándar para lesión aguda de la médula espinal en 1990 cuando un ensayo clínico en grande apoyado por el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y el movimiento demostró una recuperación perceptiblemente mejor en los pacientes que se les dio la droga dentro de las primeras 8 horas después de su lesión.

La metilprednisolona parece reducir el daño a las células nerviosas y disminuye la inflamación cerca del sitio de la lesión al suprimir las actividades de las células inmunitarias. El realineamiento de la columna vertebral utilizando un corsé rígido o una tracción axial se realiza generalmente lo antes posible para estabilizar la columna vertebral y prevenir daños adicionales.

Sobre el tercer día después de la lesión, los doctores dan a pacientes un examen neurológico completo para diagnosticar la severidad de la lesión y para predecir la extensión probable de la recuperación. La escala de la debilitación de Asia es la herramienta de diagnóstico estándar usada por los doctores. También se utilizan radiografías, resonancias o técnicas de imagen más avanzadas para visualizar toda la longitud de la columna vertebral.

(Visited 725 times, 1 visits today)

Deja un comentario