Celulitis en los pies: ¿qué es? Tratamiento, en los dedos y más

Celulitis en los pies, esta consiste en una serie de puntos rojos, parecidos a los que dejan las picadas de algunos insectos, pese a que es una afección causada por diversas bacterias, tales como el estafilococos y/o el estreptococos, de no aplicarse el tratamiento adecuado y prontamente, puede aumentar de tamaño y por ende, su gravedad.

Celulitis en los pies

Además del típico enrojecimiento, inflamación y dolor, puede llegar a producir fiebre.

¿Qué es la celulitis en los pies?

La celulitis en los pies se caracteriza por la aparición de pequeños abultamientos de color rojo en los pies. Estos pequeños bultos aumentan de tamaño si no se tratan con rapidez. Así como la celulitis ocular, es una afección infecciosa que se asemeja a la foliculitis, por lo que puede producir fiebre.

También puede presentar inflamación, enrojecimiento, dolor, el cual va a depender del nivel de inflamación que presente, pues a medida que aumenta la inflamación, aumenta el dolor.

Cuando una persona tiene contacto con bacterias tales como estafilococos o estreptococos, las cuales entran por picadas de insectos recientes o heridas, es cuando comienza el contagio y se contrae la afección, la cual se extiende rápidamente en muy pocas horas, evidenciándose la inflamación y retención de líquidos.

En la mayoría de los casos la celulitis en los pies, es debido a las bacterias ya mencionadas que pueden estar dentro del organismo sin perjudicar al paciente hasta que se presenta una afección, lesión, etc. (Ver artículo de Celulitis)

Causas

Como ya hemos mencionado, las principales causas de la formación de celulitis en los pies son las bacterias estafilococo y estreptococo, pero hay una serie de condiciones que pueden generar celulitis tales como:

  • Roturas o desprendimiento de la piel que se encuentra en el área entre los dedos.
  • Casos de enfermedad vascular periférica, como la arterosclerosis en la familia.
  • Heridas abiertas en la piel.
  • Picadas de insectos o mordidas tanto de animales como de seres humanos.
  • Ampollas causadas por algún tipo de afección, diabetes y otras.
  • Empleo de corticosteroides u otros fármacos que suprimen el sistema inmunitario.
  • Herida de cirugía practicada recientemente. (Ver artículo ¿Qué causa la celulitis?)
Estafilococo

Síntomas

Además de los síntomas ya mencionados anteriormente como fiebre, dolor, enrojecimiento e hinchazón, también se pueden mencionar:

  • Herida en la piel o sarpullido que aparece de repente y se desarrolla con rapidez, en las primeras 24 horas
  • El aspecto de la piel a simple vista es tensa, brillante, estirada.
  • El área del enrojecimiento presenta calor.
  • Las articulaciones sufren agarrotamiento o contracciones producida por la inflamación del tejido sobre la articulación.
  • Náuseas y vómitos.

Si la afección presenta infección, los síntomas son:

  • Escalofrío o estremecimiento.
  • Fatiga.
  • Malestar generalizado.
  • Mialgias, es decir, dolores musculares.
  • Piel caliente.
  • Sudoración.
Síntomas de la celulitis

Tratamientos

La aplicación de tratamientos para las celulitis en los pies, debe ser supervisada por los especialistas principalmente. Solo él podrá evaluar la severidad del caso y lo que más se adecua para tratar esta afección.

Cuando se trata de casos leves, el especialista recurre a los antibióticos, que por lo general serán administrados por vía oral, así como los analgésicos para el alivio del dolor.

El antibiótico es un tipo de medicamento que ayuda a combatir microorganismos sensibles, como bacterias, parásitos u hongos que producen afecciones de tipo infecciosas. Este tipo de fármaco no debe ser administrado sin prescripción médica.

De no aplicarse el tratamiento adecuado, siguiendo las instrucciones del especialista, podrían surgir algunas complicaciones entre las que podemos destacar:

  • Infección de la sangre (sepsis).
  • Infección ósea (osteomielitis).
  • Inflamación de los vasos linfáticos (linfangitis).
  • Inflamación del corazón (endocarditis).
  • Infección de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal (meningitis).
  • Shock
  • Muerte del tejido (gangrena) (Ver artículo de Celulitis infecciosa en las piernas).

Antibióticos por vía oral para tratar la celulitis en los pies.

Tratamiento natural casero

Como en todas las enfermedades de la piel, existe una variedad de remedios naturales que se utilizan como complemento del tratamiento aplicado por el especialista.

La celulitis en los pies como ya se ha descrito, resulta de una infección bacteriana que debe ser tratada con antibióticos, pero a continuación mencionamos algunos de los alimentos y plantas medicinales que contribuyen a tratar este tipo de celulitis:

Ajo

El ajo tiene propiedades antibacterianas, es decir que es un antibiótico natural, por lo que es un remedio excelente para ayudar en el combate de este tipo de infección.

A diferencia de otros casos de afecciones de la piel, no es recomendable colocar el ajo sobre la zona afectada, lo que se recomienda para este tipo de casos es consumir tres dientes de ajo, no como píldoras con agua, sino masticándolos, con el fin de que el organismo absorba las propiedades antibacterianas que ayudarán a desaparecer la infección.

Ajo para la celulitis en los pies

Yogurt

El yogurt  también es un remedio natural casero muy efectivo para tratar la celulitis en los pies, pues el yogurt  ayuda a eliminar las bacterias agresivas y/o malignas del cuerpo, contribuyendo a proliferar las bacterias benignas que se encuentran en el cuerpo. Otra función del yogurt en el cuerpo es contribuir a que el sistema inmunológico trabaje más rápido.

Es por ello que se recomienda comer por lo menos dos tazas de yogurt todos los días.

Yogur para la celulitis en los pies

Caléndula

Las propiedades de la caléndula son muchas, pero para la celulitis en los pies es efectiva en lo que se refiere a la inflamación que esta afección produce.

Un té de caléndula contribuirá a desinflamar la zona afectada, y por lo tanto a reducir el dolor que es producida por la hinchazón que se produce por esta afección.

Té de Caléndula para la celulitis en los pies

Equinácea

La equinácea también presenta propiedades antiinflamatorias, además que sirve de refuerzo al sistema inmunológico, pues actúa como antibiótico, lo que contribuye a la producción de leucocitos y con ello impide que la infección se extienda.

Agua

Los beneficios de tomar mucha agua, son innumerables, el agua resulta ser uno de los mejores remedios caseros para cualquier tipo de  afección y si es de la piel más aún.

Lo recomendable es tomar por lo menos tres litros de agua diarios, lo que le ayudará a combatir las bacterias malignas por medio de la orina.

Sin embargo no olvides que los remedios caseros solo deben ser utilizados como un complemento del tratamiento que le haya prescrito el especialista. (Ver artículo de Celulitis infecciosa)

Agua para la celulitis en los pies

Celulitis en los dedos

Como ya se ha dicho anteriormente, la celulitis consiste en una afección infecciosa de la piel, que daña la capa intermedia, que es la que conocemos con el nombre de dermis y las membranas que están debajo de ella. En casos muy severos puede incluso, dañar los músculos.

Las celulitis en los dedos de los pies, tiene su origen principalmente, por las numerosas patologías infecciosas que se producen en los pies, debido a hongos que producen micosis como por ejemplo la que se conoce como Pie de Atleta.

No obstante hay una afección que afecta principalmente a jóvenes y adultos, aunque puede surgir en niños, como es la queratolisis punctata, la cual consiste en una infección bacteriana, que por lo general se produce en la planta del pie.

Celulitis en los dedos

También está Eritrasma, la cual se trata de una infección también producida por bacterias, que por lo general aparece en los pliegues de la piel que se encuentran entre los dedos. Es producida por la Campylobacter minutos y es más frecuente en climas cálidos, personas con exceso de peso y diabéticos.

Por otro lado el eccema microbiano, que consiste en un eccema que se forma por la sensibilidad de la piel a diferentes sustancias bacterianas, micóticas o víricas.

Celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa, a la cual se conoce con el nombre de celulitis bacteriana, se produce cuando las bacterias penetran en la piel, causando rojez, dolor e inflamación, debido a que ataca las capas de la piel en profundidad, con lo cual producen la infección.

La celulitis infecciosa puede ocasionar serios trastornos como la septicemia, la cual consiste en una infección generalizada por todo el cuerpo que puede resultar mortal, si no es tratada a tiempo y adecuadamente.

Por esta razón, es por lo que se recomienda acudir al especialista para determinar qué tan severa es la infección y comenzar aplicar el tratamiento apropiado, que por lo general es a base de antibióticos, que es lo que ayuda a combatir las bacterias que producen esta afección.

Septicemia: Complicación potencialmente mortal de una infección.

Por lo general la celulitis infecciosa no es contagiosa, pues no se transmite de un paciente a otro, sin embargo, si una persona tiene una lesión o alguna afección cutánea, como por ejemplo una dermatitis, o sarpullido, etc. y toca directamente la zona afectada de quien tiene la celulitis, existe un gran peligro de contagio, pues la bacteria podría penetrar por la herida hacia el interior de la piel y producir la celulitis infecciosa.

Además de los síntomas que presenta, la celulitis infecciosa se puede diagnosticar con exámenes de sangre o una prueba especial que se le hace al tejido afectado, para comprobar el tipo de bacteria que lo está afectando.

Tratamiento de la celulitis infecciosa

Para tratar afecciones como la celulitis, por lo general se emplean para empezar antibióticos orales tales como Amoxicilina o Cefalexina por un tiempo aproximado entre 10 a 20 días.

Como bien es sabido, los tratamientos con antibióticos, requieren, además de la supervisión médica, una cierta precisión en el horario, pues de eso depende el control de algunos síntomas como por ejemplo la inflamación, que de seguir avanzando significa que el antibiótico no está aportando la mejoría que se espera, por lo que debe ser cambiado por otro.

Por otro lado, otro de los síntomas que presentan las afecciones de celulitis infecciosas es el dolor, por lo que el especialista recomendará algún tipo de analgésico tal como Paracetamol o Dipirona.

Cuando se lleva a cabo un tratamiento con antibióticos, se espera que los resultados sean evidentes en por lo menos diez días, después de haber comenzado el tratamiento, de no ser así puede ser que el paciente requiera un tratamiento más agresivo y sea necesario hospitalizarlo y aplicarle por vía endovenosa dicho tratamiento para impedir que la infección se extienda.

Antibióticos orales para la celulitis en los pies

¿Cómo curarla?

La celulitis es una enfermedad que es experimentada por muchas personas, especialmente las mujeres, en diferentes partes del cuerpo como por ejemplo los glúteos, los muslos y el estómago, debido a que son las partes donde suelen acumularse las toxinas, grasas y líquidos que no son desechados por el organismo.

No obstante, cabe destacar que ese tipo de celulitis, nada tiene que ver con la celulitis en los pies, debido a que este tipo de celulitis y como ya hemos indicado, es producida por una bacteria llamada estafilococos o estreptococos, aunque también puede ser contagiada entre una persona enferma y una que presente una herida reciente y haya contacto entre ellas.

Curar la celulitis en los pies es muy importante debido a que, esta afección se pude extender de tal forma que puede llegar a la corriente sanguínea y que puede ser perjudicial para la persona que la sufre.

Luego de haber contraído la celulitis en los pies, aparecerán lo síntomas en poco tiempo, los cuales deberán ser tratados con analgésicos para aliviar el dolor y antibióticos que permitan erradicar la infección, además de una serie de remedios caseros que tienen una importante acción en el organismo y el sistema inmune, que ayudan con la enfermedad.

Cómo prevenir la celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa es, como ya hemos mencionado es una infección bacteriana, que afecta la piel de los pies y puede extenderse a otras zonas del cuerpo. También sabemos que se contagia a través del contacto entre personas con la afección y otras que presentan heridas recientes, que resultan puertas abiertas para que las bacterias penetren y formen una nueva infección.

Como medidas de prevención del contagio de la celulitis en los pies es necesario conocer las medidas básicas para tratar una herida, comenzando con la identificación de qué tipo de herida es y con ello determinar el tipo de cuidado que se le debe aplicar.

Para ello te presentamos tres métodos que consisten en: tratar una herida, mantener una piel saludable y minimizar los factores de riesgo.

Cómo prevenir la celulitis infecciosa

Método 1

Tratar una herida: a continuación seis pasos que se deben seguir para tratar una herida de manera apropiada:

Identifica cuándo es necesario tratar una herida.

Si la herida es leve, es decir que no es ni muy grande ni profunda, lo único que se debe hacer es lavarla bien y colocar una venda como protección de gérmenes y posibles traumatismos.

No obstante, si se trata de partes del cuerpo difíciles, como por ejemplo en los ojos y la herida sigue sangrando, o si se presenta un cuadro febril, lo más recomendable es acudir al especialista.

Por otro lado, si la herida fue realizada por un elemento cargado de suciedad, como por ejemplo un clavo con óxido, se debe acudir al especialista, quien seguramente recomendará una vacuna antitetánica o realizar otro tipo de tratamiento.

Identifica cuándo es necesario tratar una herida.

Lava las heridas con agua y jabón.

Las heridas, incluso un simple rasguño, son como decirlo de alguna manera, las puertas de entrada para las bacterias dañinas al organismo, lo que puede ocasionar la aparición de la celulitis en los pies.

Lo más recomendable es, que enseguida que alguien se lastima, se debe lavar la herida con agua tibia, aplicarle jabón con mucha suavidad para no hacerse daño y lavar con agua abundante. Es necesario repetir este procedimiento a diario, hasta notar que ya la herida cicatrizó y se curó.

Si el agua en lugar donde vives tiene algún problema de pureza, se debe utilizar agua mineral o de botella para lavar la herida.

Si en el lugar en donde te hiciste la herida, no hay agua en ese momento, se debe pasar un paño con alcohol, de tal manera de limpiar la zona, o utilizar algún gel desinfectante de manos, mientras tienes acceso al agua, en donde se procederá a lavarla herida con abundante agua y jabón.

Lava las heridas con agua y jabón.

Aplica ungüento anti bacteriano en la herida.

Otra recomendación que se da para tratar correctamente una herida es la de aplicar una pomada antibacteriana sobre la herida todos los días. Con la ayuda de un hisopo de algodón, se pasa lleno de crema por la herida, siempre y cuando la herida no sea muy profunda, pues en este caso se debe acudir al especialista para que prescriba una pomada que sea un poco más fuerte.

Con seguir las instrucciones que indica el empaque de la pomada, será suficiente, aunque cabe destacar que el empleo exagerado de este tipo de cremas, hace más lento el proceso de curación.

Aplica ungüento antibacteriano en la herida.

Cúbrela con un vendaje limpio.

Luego de haber realizado los tres pasos anteriores, se recomienda cubrir la herida con vendas como manera preventiva, contra los gérmenes y los traumatismos.

La venda se debe asegurar con cinta adhesiva y debe cambiarse por lo menos dos veces al día o cuando se note que se ensució, para no permitir que las bacterias puedan penetrar en la herida y ocasionar la formación de una celulitis.

Cada vez que se cambia la venda, es aconsejable dejar la herida expuesta por lo menos una hora, antes de volver a colocar la venda limpia. Mientras la herida no esté protegida, se debe tener extremo cuidado de no realizar actividad alguna que pueda ocasionar que la herida entre en contacto con sucio o gérmenes.

La venda se debe colocar hasta que la herida presente la regeneración de la piel, es decir que no presente agua sanguinolenta o que se haya formado una capa de piel.

Cubre la herida con un vendaje limpio.

Visita a tu médico si observas alguna señal de infección.

Si se notan manchas rojas, que al tocarlas se sienten calientes, es muy probable que haya una infección. Es necesario observar si la herida presenta cambios de color o produce pus con coloración rojiza o claro, pues esto es otro síntoma de infección.

Hay infecciones en la piel, específicamente en los pies como el Pie de atleta, que pueden contagiarse de una persona a otra.

Si lo anteriormente expuesto ocurre, es muy probable que cuando acudas al especialista, opte por limpiar nuevamente la lesión y prescriba antibióticos orales y en pomadas.

Visita a tu médico si observas alguna señal de infección.

Método 2

Mantener una piel saludable: a continuación te ofrecemos seis pasos necesarios para cuidar y mantener la piel saludable.

Conocer los síntomas de la celulitis.

Para cuidar de la salud de la piel es necesario conocer los síntomas de algunas enfermedades cutáneas, para poder tomar las medidas preventivas apropiadas.

Por ejemplo, si la piel presenta enrojecimiento e inflamación la cual va aumentando su tamaño con el paso de las horas; además hay un cuadro febril y escalofríos, lo que ocasionaría la inflamación de los ganglios de la linfa, indicando la presencia de una infección.

Conoce los síntomas de la celulitis.

Mantén la piel hidratada.

La hidratación de la piel es un paso muy importante para mantener una piel sana. Para ello es recomendable aplicar una crema que hidrate todo el cuerpo que contenga vitamina B3 y aminopéptidos.

La hidratación evitará que la piel se resquebraje y también ayudará a combatir las infecciones. Si ya la piel está muy reseca, es recomendable acudir con el especialista antes de aplicar cualquier tipo de crema.

Además de las cremas, las lociones hidratantes son más ligeras y su aplicación se hace más fácil.

Mantén la piel del cuerpo hidratada.

Consume una dieta saludable.

La alimentación es fundamental en lo que se refiere a la salud en general, pero en cuanto a la piel, debes tener una dieta rica en verduras y frutas para todo el día.

También deben se ricas en Vitaminas C y E, porque tienen la particularidad de combatir las celulitis específicamente. Las almendras, el maní, el salmón y el aguacate son excelentes fuentes de vitamina E. Las fresas, la sandía y la piña son excelentes fuentes de vitamina C.

En caso de no consumir vitaminas suficientes en la alimentación, puedes recurrir a los suplementos vitamínicos, previamente consultado con el especialista.

Bebe al menos ocho vasos de agua por día.

Como ya hemos mencionado anteriormente el agua resulta el mejor hidratante natural que se puede consumir. Es recomendable tomar por lo menos 8 vasos de agua al día, para mantener el cuerpo hidratado, la piel sana y menos propensa a sufrir algún tipo de infección.

Evita exponer la piel a los productos irritantes.

Es recomendable no abusar de las cremas exfoliantes porque pueden dañar la piel. Este tipo de crema no debe aplicarse más de tres veces en la semana, pues podría destruir la capa superficial de la piel que es la que protege la piel.

Por otro lado, a la hora de la limpieza es conveniente tomar las precauciones de usar guantes de hule para proteger la piel de las manos, para evitar el contacto con los químicos que están contenidos en la mayoría de esos productos de limpieza.

Evita exponer la piel a los productos irritantes.

Toma antibióticos recetados.

Si ya presentas una celulitis infecciosa, el especialista prescribirá algún antibiótico oral y si el caso es algo más severo, pedirá que ingreses a hospitalización para aplicar el antibiótico por vía endovenosa.

Por lo general, el tratamiento a base de antibióticos dura quince días, mientras que el endovenoso se aplica hasta que desaparezca la infección completamente.

Toma antibióticos recetados.

Método 3

Minimizar los factores de riesgo: el método tres nos indica la mejor manera disminuir las probabilidades de tener una celulitis.

Busca un tratamiento para las condiciones médicas subyacentes.

Si ya presentas una afección en la piel en cualquier parte del cuerpo, es conveniente acudir al especialista para que te indique un tratamiento y evitar que una simple afección pueda convertirse en una celulitis.

Si la indicación que te da el especialista es una crema con antibiótico, solo tienes que seguir las instrucciones y en poco tiempo tu piel recuperará la salud.

Busca un tratamiento para las condiciones médicas subyacentes.

Presta especial atención a las heridas si tu sistema inmunológico estuviera comprometido.

Una revisión personal de tu cuerpo, observando cualquier alteración de la piel es importante. Es necesario observar la aparición de rasguños, cortadas, ampollas o cualquier tipo de lesión que puedan haber pasado desapercibidas.

Si presentas problemas en tu circulación o diabetes, debes prestar atención a la hidratación de los pies, pues las bacterias podrían entrar por cualquier grieta que haya en la piel.

Presta especial atención a las heridas si tu sistema inmunológico estuviera comprometido.

Controla cuidadosamente cualquier incisión quirúrgica que tengas.

Después de los primeros días de haber sido intervenido quirúrgicamente, debes prestar atención a la aparición de sarpullidos, enrojecimientos, presencia de pus en la herida, entre otros.

Usa un equipo protector durante las actividades al aire libre.

Hay actividades tales como jardinería, ciclismo, senderismo, juegos, patinaje, etc. que pueden producir lesiones y desarrollar celulitis debido a ellas.

Debes proteger las partes más sensibles del cuerpo, cuando vayas a realizar alguna actividad de las mencionadas, tomando en cuenta los pies, las manos, la cara, etc.

(Visited 79 times, 1 visits today)

Deja un comentario