Dermatitis exfoliativa: causas, síntomas y más

En esta oportunidad te estaremos hablando un poco sobre, una enfermedad llamada Dermatitis exfoliativa en el cual te daremos una breve definición, sus causas y síntomas, su respectivo tratamiento, tanto médico como natural y mucho más, acompáñanos!

¿Qué es?

Dermatitis exfoliativa, es una enfermedad que también se conoce como eritrodermia. No es nada más que un trastorno de la piel, la cual se hace poco frecuente pero también adopta un carácter grave.

Esta tiende a generalizarse como una inflamación por toda la superficie de la parte afectada de la piel, lo que es debido a una reacción a medicamentos como la Bextra, o alguna complicación de otra condición de la piel.

En la gran mayoría de los casos, un posible cáncer en los ganglios linfáticos, lo que se conoce como linfoma, podría ser la causa e la dermatitis exfoliativa que se generaliza.

Pese a ello, su causa subyacente es desconocida aún. Esta enfermedad es caracterizada por deteriorar la superficie completa de la piel, por lo que tiende a enrojecerla y algunas veces, hasta puede llegar a agrietarla.

Por lo general, la misma es cubierta de escamas, razón por la cual se desprende es decir, se exfolia. No es nada más que una descamación y un despellejamiento que se generalizan de la piel.

Lo antes mencionado, con frecuencia, se acompañan de un picor molesto, el enrojecimiento de la piel y en ocasiones hasta la caída frecuente el cabello.

Causas de la Dermatitis exfoliativa

Una afección de este tipo se puede llegar a presentar en los casos más serios de múltiples afecciones de la piel del tipo común, tales como el eccema y la psoriasis.

En variadas ocasiones esta enfermedad es causa de una alergia a ciertos medicamentos, algunos químicos que están en pleno contacto con la piel o simplemente una enfermedad que se ha generalizado gradualmente.

dermatitis exfoliativa 2

Pese a ello, en la mayoría de los casos su causa aún es conocida. Pero siempre se aplica un tratamiento similar en todos tipos de dermatitis.

Síntomas 

Ahora bien, te contaremos un poco los enumerados síntomas y signos más frecuentes de este tipo de dermatitis. En primera, se presenta un enrojecimiento extremo de la parte afectada por la afección.

El enrojecimiento se acompañará de una inflamación aguda y engrosamiento de la zona concreta previamente enrojecida. En todos los casos de dermatitis exfoliativa se percibirá una picazón severa y molesta. Ver artículo: Dermatitis Alérgica

Los ganglios linfáticos se inflamarán, y también el paciente presentará fiebre, y perderá líquidos y proteínas gracias a la piel deteriorada por la enfermedad.

Pese a que algunos de los síntomas podrían variar de paciente a paciente, estos se asemejan mucho a algunas otras condiciones dermatológicas.

Lo que más se recomienda en estos casos es consultar al médico en caso de que se pueda experimentar cambios predominantes en la piel.

En muchos casos, es necesaria la hospitalización para hacer una evaluación primera y el respectivo tratamiento.

En el hospital es necesario prestar una atención especial al mantenimiento del control de la temperatura como también se debe sustituir la pérdida de líquidos y electrolitos, y prevenir y tratar la enfermedad.

Diagnóstico

El médico especialista te hará el respectivo diagnóstico luego de haber hablado con el paciente sobre los síntomas y signos que el mismo ha dicho que presenta y de hacer la respectiva examinación de la piel.

También, el médico puede hacerte sugerencia de realizarte una biopsia de tu piel o algunas otras pruebas con la finalidad de descartar otras infecciones de la piel que posiblemente se presenten.

Prueba del parche

El médico considerará posiblemente que usted padece de dermatitis, por lo que deberás realizarte la prueba del parche en la piel. En la misma, se le aplicará en la piel múltiples sustancias en pequeñas cuantías por lo que se cubrirá el área con cinta adhesiva.

De manera posterior, al tiempo de muchas visitas recurrentes al médico, él mismo ha de examinar la piel del paciente para poder conocer si se ha producido un reacción con relación a alguna sustancia de las cuales se aplicaron previamente.

Una prueba de este índole es mucho más precisa se la misma se realiza por lo menos unas dos semanas luego de que logre desaparecer la dermatitis exfoliativa.

La misma resulta útil de manera especial para que se haga la detección de una alergia de contacto específica.

Tratamiento para la Dematitis Exfoliativa

La forma de llevar a cabo un tratamiento para la dermatitis de esta índole puede variar dependiendo de la causa y la forma en que cada paciente experimenta esta enfermedad.

Aunado a ello, las recomendaciones dadas con relación a los remedios caseros, y los cambios del estilo de vida que el paciente pudiera llevar los planes de tratamiento en su mayoría, se basan en la aplicación de cremas con corticoesteroides.

También cremas o lociones, que damnificar el sistema inmune como los inhibidores de la calcineurina, y asimismo, la exposición del área que se ve afectada en cantidades en control de luz natural, o quizás artificial.

A este último proceso se le llama fototerapia.

Estudios clínicos

Estos están referidos a la evaluación de aquellos tratamientos, intervenciones y el análisis de nuevos medios a través de los cuales se logra la prevención, detección, el tratamiento y el control de esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Con los siguientes avances podrás ayudarte a ti mismo a manejar este tipo de dermatitis. Lo primero siempre será usar productos del tipo antiinflamatorio, que tengan un efecto único contra la comezón.

En este mismo sentido, se recomienda el uso de la crema hidrocortisona, la cual es de venta libre o simplemente la loción calamina o calaminol. Estos pueden lograr el alivio provisional de las zonas inflamadas y con picor.

En relación a los antihistamínicos suministrados por vía oral como por ejemplo la difenhidramina, pueden resultar muy útiles en caso de que la comezón sea vuelva intensa.

Este medicamento puede llegar a causar ciertos mareos y retrasar el flujo urinario. En estos casos lo que más se recomienda la aplicación de compresas húmedas y frías lo que ayudará a calmar ese picor molesto e intenso de la piel.

Se debe tomar un baño tibio de manera confortable, y rociar un poco de avena cruda, o coloidal en el agua de la bañera (esta es avena molida fina la cual se elabora específicamente para este tipo de baños).

Te debes remojar en la misma en un tiempo de 5 a 10 minutos. El siguiente paso sería secarse suavemente y aplicar una crema del tipo humectante. Sería de gran ayuda también tomar un baño de lejía.

Este último tiene la capacidad de ayudar a aquellos con dermatitis exfoliativa del tipo grave, pues disminuye la cantidad de bacterias que pudieran habitar o internarse en la piel. La idea es agregar media taza de lejía para uso doméstico a una bañera llena de agua a temperatura tibia.

Lo que sí debes evitar es frotar y rascarte, por lo que se debe cubrir la zona donde presentas la comezón con la ayuda de una compresa en caso de que no puedas evitar rascarte por la comezón. En estos caso se recomienda cortarte las uñas y usar guantes por la noche.

También se recomienda que la ropa que se use, sea de algodón, pues su textura suave ayuda a evitar que la zona afectada se irrite y se agrave gradualmente la comezón. Para ello, se debe hacer uso de algún detergente suave.

dermatitis exfoliativa 7

Preparación para la consulta

Es posible que al inicio le plantees tus incomodidades al médico que te atiende y que él mismo te recomiende visitar a otro médico el cual se especialice en diagnósticos y tratamientos concretos de afecciones de la piel de este índole.

En seguida, te proporcionaremos información la cual contribuirá a tu preparación para la respectiva consulta y saber qué debes esperar de tu médico especialista.

¿Qué puedes hacer?

Momentos previos a la consulta, toma nota de las respuestas a las preguntas que te daremos a continuación. En primera está; ¿Qué síntomas tienes y cuándo comenzaron?, por lo que sigue la pregunta sobre si existe algo que desencadene los síntomas.

También se podría preguntar sobre qué medicinas que se estén ingiriendo, ya sea oral, o en forma de crema o de ungüento para aplicar en la piel, y sobre si tiene referencias de familiares con alergias o asma.

Finalmente, podría preguntar el médico sobre los tratamientos que hasta este punto has tomado y si alguno resultó de gran ayuda.

Tratamiento natural

Para el tratamiento natural de la dermatitis exfoliativa, se ha hecho uso de manera inicial y tradicional de la bardana, considerada una acción depurativa. Su actuación es sobre los riñones y hasta el sistema linfático por lo que elimina las toxinas de la dermis.

Se debe tomar una dosis de 500 a 1500 miligramos de un extracto de su raíz por día, por lo que se debe tomar en dos partes.

También está la cúrcuma, la cual es antiinflamatoria y posee propiedades que ayudan al hígado a depurar cualquier sustancia que altere la piel. Esta se adecua a cualquier caso de dermatitis con eczemas, y hasta la psoriasis.

Se toma su de entre 350 a 500 miligramos de su raíz por lo que se debe evitar en caso de que sufras de piedras en la vesícula. Por consiguiente, surge la fumaria la cual cumple un rol depurativo, pues estimula la depuración hepática de la histamina.

La última es una sustancia que cumple un rol en la inflamación, la picazón e incluso en el enrojecimiento de la piel. Es así como favorece la erradicación por medio de los riñones. Para tomarlo se debe emplear por decocción 1 o 3 veces al día.

Por otro lado, está la alfalfa, la cual resulta nutritiva, pues está enriquecida de nutrientes como vitaminas, minerales, entre otros. Por esta razón, coadyuva al mejoramiento del aspecto y la vitalidad de la dermis.

Se recomienda tomarla de 3 a 5 gramos por día dividido en dos partes sin tomarlo con anticoagulantes. Finalmente, también puedes recurrir al aceite de borraja, el cual se adecua perfectamente tanto para la piel hipersensible de un adulto, como para la de un niño.

Sus semillas están enriquecidas de ácido gamma-linolénico lo cual es una sustancia que logra reducir la inflamación de los trastornos que deterioran a la dermis. Lo ideal es tomarlo de 3 a 6 perlas al día en un tiempo de 2 a 3 meses.

Generalizada

Una dermatitis exfoliativa del tipo generalizada, se caracteriza básicamente por ser una reacción cutánea en la que se presenta un enrojecimiento severo de la mayor parte de la piel, lo cual se asocia a un malestar general y ciertas linfadenopatías.

Dicha entidad pudiera ser causa de múltiples etiologías. De lo antes mencionado, surge la dependencia de su tratamiento, evolución y pronóstico.

Entre las causas más frecuentes, son un 23% indeterminadas, pero otro 23% pertenece a la psoriasis, un 16% a la dermatitis atópica, otro 15% a las reacciones cutáneas por los medicamentos y los linfomas un 11%.

Es la variedad de las medicinas lo que podrían llegar a producir una serie de reacciones cutáneas de este tipo por lo que se vuelve sumamente amplia. Entre los más predominantes están el alopurinol, el calcio antagonistas, carbamazepina y muchos otros.

Tener consciencia sobre los riesgos de esta enfermedad, sus diferentes etiologías y manejo adecuado, es realmente fundamental para que se evite las complicaciones que las causas previamente mencionadas suponen.

Bullosa

Una dermatitis exfoliativa del tipo bullosa se caracteriza por englobar cierto grupo heterogéneo de patologías extrañas las cuales se heredan de la piel. Una dermatitis bullosa está caracterizada por una erupción de ampollas en las zonas concretas de la dermis.

Las mismas aparecen de manera espontánea, o simplemente por magullamientos mínimos. Este mismo aumento de la endeblez de la piel, es debida a las múltiples mutaciones en los genes los cuales logran codificar varias proteínas estructurales.

También se debe a las proteínas intra o extracelulares, las cuales se hacen responsables del mantenimiento de la resistencia mecánica del tejido en las zonas en donde estas se ubican.

En varias formas clínicas de esta enfermedad pueden verse aectadas las mucosas cuya evolución es causada por diferentes cicatrices en de manera eventual en las retracciones importantes de la dermis.

La dermatitis exfoliativa del tipo bullosa, caracterizada básica y clínicamente, por el advenimiento de una erupción de ampollas, se da en todos los grupos raciales y étnicos, por lo que tiende a afectar tanto al sexo femenino como el sexo masculino por igual.

Por ejemplo, en Estados Unidos, se estima la frecuencia de esta enfermedad  en 1 de cada 50 mil nacidos. Con relación a la edad en la que se manifiesta, ésta es dada alrededor del pleno nacimiento o simplemente durante la etapa de lactancia materna.

La aparición de ampollas es de contenido serohemorrágico por lo que las mismas se rompen ante magullamientos mínimos. Por la misma razón suelen dejar erosiones cuyo tamaño siempre varía de acuerdo a la cicatrización tórpida. Ver artículo: Dermatitis

Sus lesiones evolucionadas son producidas en forma de cicatrices, por lo que algunas veces tienen importantes retracciones. Usualmente van acompañadas de múltiples complicaciones, muchas de las cuales pueden ser una gran amenaza para la vida de quien padece una dermatitis de este tipo.

La persona podría presentar ciertos retrasos en el desarrollo, complicaciones gastrointestinales como también oftálmicas, laríngeas, dentales, entre muchas otras.

Con relación a su diagnóstico y correcta clasificación, las cuales se presentan de forma hereditaria, se dice que pueden ser sumamente dificultosas pues la clínica y la histología, lo cual es parte de la anatomía que hace estudios sobre los tejidos que forman los seres vivos. Normalmente no son específicas.

 

La gran mayoría de los diagnósticos los cuales son más precisos están basados en la combinación de múltiples técnicas inmuno histológicas (esas serían la microscopía electrónica, la inmunofluorescencia directa, y ciertos estudios con aticuerpos del tipo monoclonales).

Existen muchas posibilidades también de realizar algunos diagnósticos prenatales, es decir antes del nacimiento. Esto se haría por medio de una biopsia la cual es una operación que se basa en la extirpación de un fragmento de algún órgano o de un tumor.

Esto se hace en la persona viva con un objeto para que lo que se acaba de extirpar se someta a un examen microscópico. Antes de dicha biopsia el individuo se debe establecer en determinados diagnósticos del tipo diferencial con cualquier tipo de dermatosis bullosa.

Las múltiples formas de este tipo de dermatitis pueden variar en el sitio de ubicación de las ampollas en la piel, y también de acuerdo a su gravedad gradual, desde las ampollas de las manos y los pies, hasta las ampollas que afectan a todo el cuerpo de quien la padece.

Inclusive las formas más leves de esta dermatitis resultan en ocasiones un poco discapacitantes para que se logre ejecutar simples tareas como por ejemplo caminar o teclear. En cuanto a las formas más severas, estás caracterizadas por las ampollas y las úlceras las cuales se cicatrizan muy lento.

Estas ampollas son las que dan lugar a las cicatrices las cuales tienen la capacidad de causar cierta desfiguración y limitación funcional de grado que varía en los dedos de las manos y pies, en los brazos y hasta en las piernas. Ver artículo: Ampollas de sangre

Claro está, que también las ampollas pueden aparecer en algunas ocasiones de complicación de la dermatitis en la boca, en el esófago, la garganta y hasta en el estómago. De esta manera logran producir ciertas complicaciones serias las cuales dan lugar a segundas infecciones como por ejemplo la anemia y las desnutrición.

En la actualidad, esta enfermedad se puede diagnosticar por medio de la biopsia de las vellosidades coriónicas de la placenta específicamente. También se hace uso de la fetoscopia, la cual es una técnica instrumental que consiste en observar de manera directa, el útero y por consiguiente, al feto.

Asimismo, se deben tomar algunas muestras de sangre y biopsias de la piel por lo que resultará de gran utilidad para la determinación de la afectación fetal. La dermatitis exfoliativa del tipo bullosa, es aquella que pudiera variar de acuerdo al trastorno ligero a uno severo que debilita, y algunas veces, se vuelve fatal.

En los pies

En los pies, este tipo de dermatitis no se vuelve único. Realmente, constituye una categoría de dermatitis suele afectar cuando mucho a las manos y a los pies en su mayoría de una forma tan selectiva lo cual se debe a las diversas causas. Ver artículo: Ampollas de Agua en los Pies

Muchas personas que padecen este tipo de dermatitis se presentan con frecuencia de manera aislada de los pies y hasta las manos cuyas causas por lo general son la dermatitis de contacto, alguna infección del tipo fúngica, psoriasis, la escabiosis y la queratólisis exfoliativa.

Algunas otras causas podrían ser una infección viral sistémica en los niños, que constituye una enfermedad de pies-mano-boca o posiblemente, algunas quimioterapias. A ello se le considera el síndrome de manos y pies, lo que convierte a algunos casos, idiopáticos.

Su tratamiento se basa en los corticoides tópicos y los antifúngicos los cuales pueden administrarse de manera empírica. Las personas que padecen esta dermatitis también tienen el deber de evitar mantener un contacto prolongado con el agua pues la misma podría remover los aceites protectores y secar la piel.

Dermatitis exfoliativa perros

En los perros, la dermatitis exfoliativa constituye una patología inflamatoria de la piel de nuestros caninos, pues la misma es causa de una hipersensibilidad o alergia que tienen hacia algunos componentes ambientales.

A estos componentes se les llama alérgenos, entre ellos podemos encontrar los famosos ácaros del polvo, o simplemente del almacenamiento de alimentos, pólenes y mohos. El origen de esta enfermedad en los perros al igual que en los humanos aún se desconoce.

Lo que sí se sabe con certeza es que hay un componente genético de gran importancia y que para que la misma aparezca se beneficia primeramente del estado de la piel lo cual resulta un factor de alto predominio.

Ahora bien, te preguntarás, quién la sufre; la dermatitis exfoliativa en el caso de los caninos, aparece con frecuencia en los perros jóvenes, pues se presenta con mayor frecuencia entre el primer y tercer año de vida.

Algo que también es importante añadir es que esta enfermedad cuando se presenta usualmente persiste en un tiempo de toda una vida del animal.

Cuando nos referimos a los síntomas en base a porcentajes, un 25% es de carácter estacional, pues ellos se dan a manifiesto solamente en un tiempo de unos pocos meses en un mismo año, por lo general, en primavera o en verano pues es cuando vienen saliendo de una época de humedad que realmente influye.

El tipo de dermatitis exfoliativa que se presenta en los perros es de carácter crónico y la piel se caracteriza por el advenimiento de las lesiones  rojas grisáceas las cuales causan un picor intenso y en determinados casos descamación, sobretodo en los pliegues de la piel.

Su manera de tratar, consiste por lo general, en un control con medicamentos antihistamínicos como por ejemplo allegra, loratadina o cetirizina que se acompaña del uso de cremas hidratantes para perros que solo se deben usar bajo la orientación de un especialista.

Aunque su causa sea desconocida, es sabido que aún existen e intervienen factores genéticos que realmente son determinantes. Es por ello que encontramos una elevada predisposición en las razas de los perros más propensos a sufrir dermatitis exfoliativa.

En ellas encontramos principalmente al West Highland White Terrier, en segundo lugar al Boxer. No podría dejarse por fuera al Labrador y al Dálmata. Se incluyen también el Setter, Pastor Alemán, Shar Pei y el Bulldog Francés.

La manera de identificar la dermatitis exfoliativa en los perros incluye como característica fundamental la picazón la cual tiende a confundirse con sarna por ser tan intenso.

Las lesiones primarias también son características pues son causa de la reacción alérgica las cuales por lo general se evidencian y ubican en las partes más sensibles de la piel del canino por ejemplo la cara, axilas, cuello, cara interna de los pabellones auriculares, el abdomen, el periné, ingles.

También las zonas de flexión de las extremidades y espacios interdigitales y, la cara ventral de la cola de los perros. Al inicio de la enfermedad, siempre se va a encontrar muchas zonas de la piel del perro enrojecida con granitos; algunas veces también la descamación e irritación de la piel.

Es recomendable que, ante cualquier señal previamente mencionada, no se le administre ningún tipo de medicamento al perro, sin antes tener la orientación de un médico veterinario.

Si el problema tiene avances y el rascado de los perros aún persiste, esto contribuye a que las lesiones se agraven gradualmente, por lo que se convertirán en una piel con textura endurecida y ennegrecida, y las múltiples zonas sin pelos se volverán extensas.

Con mucha frecuencia, se pueden encontrar perros con otitis externa bilateral y dermatitis al mismo tiempo, como también conjuntivitis bilateral e infecciones secundarias que son causa de algunas bacterias o levaduras.

La pregunta es… ¿Se puede tratar la dermatitis en los perros?

Pues sí, es cierto que se debe tener en cuenta que esta es una enfermedad del tipo crónica, cuyo origen se da en el sistema inmunológico del perro, todavía por causas que se desconocen, funciona de una forma extrañamente en descontrol.

Por lo que desde aquí concluimos que no se puede curar del todo, y menos si a ella de unen más patologías. No obstante, si existen múltiples medidas que pudieran favorecer el mejoramiento del cuadro clínico del animal.

(Visited 224 times, 1 visits today)

Deja un comentario