Dermatitis: ¿Qué es? Causas, síntomas, tratamiento y mucho más

Con frecuencia catalogamos como dermatitis a cualquier afección que tengamos en la piel, y si bien no estamos del todo equivocados, es conveniente conocer los tipos de lesiones que podemos presentar, incluyendo los tipos de Dermatitis y sus características. En el siguiente post te documentarás sobre ello, cómo identificarlos, las alternativas de tratamiento y los tipos de cuidados que debes brindarle a tu piel.

¿Qué es la Dermatitis?

Es una respuesta alérgica de la piel que produce síntomas como comezón, descamación, enrojecimiento y conformación de diminutas vejigas colmadas de líquido transparente, que pueden surgir en ciertas zonas o dispersas por todo el cuerpo.

Esta patología puede brotar a toda edad, incluso en bebés, especialmente por alergia o roce del pañal con la piel, y puede ser producida por el contacto con cierta sustancia que produzca alergia, o como efecto colateral de un medicamento, por mala circulación sanguínea o por tener piel reseca.

La dermatitis se cura y su tratamiento está sujeto a la causa que la originó. Regularmente el tratamiento es aplicado con medicamentos o cremas recetadas por el dermatólogo.

Causas de la Dermatitis

Diferentes afecciones, alergias, propiedades genéticas y sustancias irritantes pueden inducir diversos tipos de dermatitis:

  • Dermatitis atópica (eccema). Quizá está relacionada con varios elementos, entre ellos, disfunción del sistema inmunitario, variación genética, piel seca, presencia de bacterias en la piel y condiciones ambientales.
  • Dermatitis de contacto.Es el efecto del contacto directo con varias sustancias que erupcionan la piel o alérgenos, tales como productos de limpieza, perfumes, productos cosméticos, la hiedra venenosa, las alhajas que contienen níquel e inclusive, conservantes en lociones y cremas.
  • Dermatitis seborreica.Esta enfermedad puede ser producida por un hongo (levadura) que se encuentra en la grasa de la piel. Las personas con dermatitis seborreica pueden mostrar períodos de recuperación y de exacerbaciones de acuerdo a la temporada.

Factores de riesgo

Existen varios elementos que pueden incrementar el peligro de tener ciertos tipos de dermatitis; entre ellos:

  • La dermatitis puede manifestarse a cualquier edad, pero la dermatitis atópica (eccema) regularmente empieza en la lactancia.
  • Alergias y asma.Las personas con historiales personales o familiares de  eccema, rinitis alérgica estacional o asma son más proclives a sufrir dermatitis atópica.
  • Ocupación. Los empleos que comprenden contacto con ciertos metales, solventes o materiales de limpieza acrecientan el riesgo de dermatitis por contacto. Laborar en el campo sanitario se relaciona con el eccema de manos.
  • Puedes presentar un mayor peligro de dermatitis seborreica si tienes un historial de enfermedad, como insuficiencia cardíaca congestiva, Parkinson o VIH.

Por el pañal

Este tipo de dermatitis es una dificultad cutánea que evoluciona en el área de piel recubierta por el pañal del bebé. Es un proceso irritante e inflamatorio producido por las condiciones de fricción, humedad y contacto con heces, orina y otras sustancias, como perfumes, detergentes plásticos u otros compuestos.

Incide por igual en ambos sexos, y habitualmente se produce entre los seis y doce meses de edad. De igual forma, la incidencia de dermatitis de pañal es superior en niños con diarrea.

Causas

Si bien no se conoce la causa por la que se presenta la irritación, se considera que no hay un único agente irritativo, sino que es una mezcla de diversos elementos que intervienen en la evolución del proceso, como oclusión, fricción, humedad excesiva o el incremento del pH en la piel de la zona del pañal.

Todo esto produce deterioro en la epidermis, que conlleva a la merma de la función de escudo protector que ejerce la piel, e induce a una mayor vulnerabilidad a la irritación cutánea.

El rol que tienen las bacterias en este proceso todavía no se ha definido científicamente, pero una explicación razonable es que convierte la urea en amonio y sube el pH de la piel.

Síntomas

Los síntomas básicos que identifican la existencia de dermatitis del pañal son:

  • Sarpullido color rojo que se torna más grande con el paso del tiempo.
  • Diferentes zonas descamadas que se sonrosan en el escroto y el pene de los niños, y en labios y vagina de las niñas.
  • Es peculiar también el surgimiento de ampollas, granos, úlceras o prominencias considerables, aparte de llagas colmadas de pus en ciertos casos.

Prevención

Para prevenir esta clase de irritación es fundamental que se conserve una adecuada higiene en el área, tratando que se mantenga siempre seca y aseada.

Se aconseja que se use agua tibia y jabón neutro. Está contraindicado el uso de productos con perfumes o preparados químicos análogos.

También, se debe reemplazar con frecuencia el pañal del bebé o, inclusive, mantener al niño sin él durante ciertos momentos del día. Si se opta además por el empleo de polvos de talco, estos no deben emplearse cuando ya está presente la erosión en la piel, pues podría generar granulomas.

Dermatitis por Estasis

Es una inflamación en la parte baja de las piernas, producida por la detención de fluidos del cuerpo, incluyendo la sangre.

Esten tipo de dermatitis habitualmente surge en personas con várices (venas sinuosas y dilatadas) e inflamación (edema) de la región baja de las piernas, que luego manifiestan insuficiencia venosa crónica, la cual es un deterioro en las venas de las piernas que imposibilita que la sangre corra con normalidad, lo que produce dermatitis por estasis, que se presenta en los tobillos, aunque puede abarcar hasta las rodillas.

Síntomas

Inicialmente, la piel se torna roja y presenta una leve descamación, y posteriormente, al cabo de algunas semanas o meses, adquiere una coloración pardo oscuro, para finalizar con algunas áreas de la piel erosionadas y crear una úlcera abierta, generalmente cercana al tobillo. En algunos casos las úlceras son infectadas con bacterias. La dermatitis por estasis produce prurito en las piernas y su inflamado, sin embargo, no produce dolor, a excepción de las úlceras que regularmente son dolorosas.

La piel puede tornarse dura, gruesa, doler y ser sensible al tacto. Esta complicación se le llama lipodermatosclerosis.

Diagnóstico

  • La apariencia de la piel y la existencia de insuficiencia venosa crónica
  • Posiblemente, ecografía

Los doctores diagnostican dermatitis por estasis en personas con los cambios propios de la piel, e insuficiencia venosa crónica, pero a en ocasiones se necesita una investigación más detenida y pruebas de diagnóstico por imagen (ecografía).

Tratamiento

  • Medidas para evitar el acopio de sangre en las piernas
  • Medidas para calmar la dermatitis
  • Para las ulceraciones, vendas especiales o una bota de Unna
  • Para las infecciones, antibióticos

Tratamiento de la insuficiencia venosa crónica

A largo plazo, ese tratamiento tiene como fin atacar la insuficiencia venosa crónica, impidiendo que la sangre se represe en las venas en torno a de los tobillos. Si se permanece sentado, hay que levantar las piernas por arriba del corazón. Las medias elásticas (de compresión) prescritas por el médico, aplican la presión conveniente, evitan la acumulación de la sangre y reducen la inflamación. Las medias que se expenden con esta finalidad en centros de comercio regularmente no son apropiadas.

Tratamiento de la dermatitis por Estasis

La de inicio reciente se atiende con compresas paliativas, como paños de gasa humedecidos en agua o acetato de aluminio (solución de Burow), producen mejoría en la piel y ayudan a impedir infecciones, al mantenerse la piel higiénica. Si la enfermedad agrava, como pueden indicarlo el incremento de temperatura, el sonrojamiento, las pequeñas úlceras o la existencia de pus, deben aplicarse vendajes succionen más.

Los ungüentos y las cremas con corticoesteroides, igualmente son de utilidad, y habitualmente se mezclan con una pasta de óxido de cinc, que se pone en capa fina. No deben emplearse corticoesteroides de manera directa sobre una úlcera porque obstaculizan su cicatrización.

Tratamiento de las úlceras

Cuando surgen úlceras pronunciadas o generalizadas, se usan vendas humedecidas especiales que tienen hidrocoloides o hidrogel. Solamente se utilizan antibióticos si la piel ya se encuentra infectada. En algunos casos se aplican injertos de piel de otras zonas del cuerpo, para recubrir úlceras muy pronunciadas.

Ciertas personas pueden requerir una bota de pasta de Unna, la cual es una cobertura de tejido elástico con una masa gelatinosa compuesta de cinc y otros ingredientes. Esta cubierta se coloca alrededor del tobillo, y la parte baja de la pierna, donde se torna dura de manera análoga a una escayola, pero con una consistencia más flexible. La bota restringe la hinchazón y ayuda a resguardar la piel de la erupción, en tanto que la pasta sana la piel.

Al comienzo la bota se reemplaza cada 2 o 3 días, para después dejarla colocada por 1 semana. Una vez sanada la úlcera, debe clocarse un soporte elástico antes de incorporarse en la mañana. Aparte del vendaje usado, la disminución de la inflamación (habitualmente por compresión) es fundamental para la mejoría.

En la dermatitis por estasis, la piel se erupciona muy fácil. No deben usarse cremas con antibióticos o de primeros auxilios (anestésicas), alcohol, solución de hamamelis, lanolina ni otras materias químicas porque pueden agravar la patología.

Dermatitis por Estrés

La piel es el reflejo de nuestra condición de salud general, tanto física como emocional; pero también puede padecer las incidencias del estrés, el cual puede conducir a múltiples secuelas para la salud y, entre estas, para la piel. El cansancio excesivo, la angustiay las tensiones pueden presentar su incidencia en la piel; el órgano más grande de nuestro organismo, y al que debemos prestar cuidado. De esta manera, por ejemplo, la piel puede padecer lo que se reconoce como dermatitis por estrés; una perturbación que no debemos despreciar.

¿Qué es la dermatitis por estrés?

El estrés puede incidir sobre la salud de la piel de distintas formas, desde el surgimiento de urticaria hasta el desprendimiento del cabello, pasando por el picor de la psoriasisacné, rosáceaurticaria, dermatitis seborreica y dermatitis atópica, entre otras. ¿Por qué el estrés puede ser responsable de muchas patologías de la piel, en apariencia sin correspondencia entre sí? No existe una respuesta concisa, pero la hipótesis indica a una correlación entre la piel y el sistema nervioso.

O sea, cuando el sistema nervioso se ve intervenido por el estrés, la piel de cierta forma reacciona. Si bien cualquier área del organismo se puede ver impactada, lo cierto es que la cara, la cabeza y la zona genital son las más intervenidas en caso de dermatitis por estrés. Los síntomas que nos advierten en cuanto a una reacción por estrés son enrojecimiento, sequedad de la piel, prurito y cuando afecta al cabello, el surgimiento de caspa.

¿Cómo prevenir la dermatitis por estrés?

La prevención, comienza, por supuesto, controlando la que genera el estrés. Las técnicas antiestrés (yoga, pilates o el mindfulness, musicoterapia) son una excelente elección, a lo que de debe sumar l practicar ejercicio físico, y seguir una dieta sana y balanceada. Las rutinas saludables son la mejor contribución para fortalecer el bienestar físico y emocional.

¿Cómo tratar este trastorno?

Cuando el estrés también se revela en la piel es conveniente visitar el dermatólogo para corroborar la causa y aplicar la terapia más apropiada, de acuerdo a los síntomas y la propia reacción de la piel; siendo lo más recomendable es emplear productos naturales, con efecto calmante y humectante (cremas emolientes), para reducir la hinchazón en esa área del cuerpo. En ciertos casos igualmente puede ser requerido suministrar corticoides tópicos.

Dermatitis por sudor

La irritación por sudor (intertrigo candidiásico o intertrigo) es una hinchazón superficial de la piel que con frecuencia se encuentra infectada por bacterias y levaduras como cándida. Regularmente, surge como un sarpullido rojizo en la piel. La cándida puede reproducirse si el estado de su piel cambia, por ejemplo, si el sudor se concentra y la zona se torna más caliente o húmeda de lo normal.

La dermatitis por sudor brota con mayor incidencia en zonas donde existen roces entre la piel, y donde existe menos tráfico de aire, como bajo los brazos, detrás de las rodillas, bajo las mamas, en el área de la ingle, entre los pliegues de la piel del abdomen y entre los dedos de manos y pies.

La dermatitis por sudor sucede más comúnmente en personas que presentan diabetes, sobrepeso, VIH o que están postrados a una cama por un prolongado espacio de tiempo.

Dermatitis por ácaros

Existen numerosos tipos de picaduras de ácaros. Las niguas o ácaros de la cosecha posiblemente son los más frecuentes. Son larvas de ácaros ubicuos, a excepción en zonas áridas; muerden, se nutren en la piel y después se separan. Estos ácaros pueden ser emisores de Rickettsia tsutsugamushi. No zanjan en la piel, pero como por ser muy disminuidas no se aprecian con facilidad en la superficie de la piel.

Los tipos de ácaros que pican y calan en la piel abarcan el Sarcoptes scabiei, que genera la sarna o escabiosis, y los ácaros Demodex, que ocasionan una dermatitis parecida a la sarna.

La dermatitis es originada por los ácaros que en algunos casos pican a seres humanos, pero que corrientemente son ectoparásitos de pájaros, roedores o mascotas, y por ácaros relacionados con materiales de las plantas o alimentos almacenados.

  • Los ácaros de los pájaros pueden pinchar a las personas que manipulan pollos vivos o pájaros de mascotas, o que mantienen nidos de aves en sus residencias.
  • Los ácaros de gatos, roedores, perros (especialmente los cachorros) y conejos pueden picar a las personas.
  • Los ácaros de los cochinos ( scabiei var suis), de granjas o mascotas, también pueden picar a los seres humanos.
  • El ácaro del prurito de la paja (Pyemotes tritici) se relaciona frecuentemente con paja, semillas, heno y otros elementos de las plantas; es un parásito de cuerpo blando que existe en esos materiales. Estos ácaros habitualmente pinchan a las personas que manipulan los elementos contaminados. Las personas que laboran en graneros, las cuales manipulan semillas de césped o de heno y quienes hacen acomodos de plantas secas, están en peligro mayor.

La dermatitis alérgica o prurito del tendero es producida por diferentes especies de ácaros relacionados con granos acumulados, queso y otras provisiones. Estos ácaros no pinchan, sino que producen una dermatitis alérgica porque las personas se vulneran a sus alérgenos o a sus productos de residuos.

Los ácaros del polvo en las casas no pinchan, sino que se nutren de células de la piel descamadas sobre las cojines o colchones, y sobre el suelo (alfombras). Son significativas porque numerosas personas manifiestan hipersensibilidad pulmonar a los alérgenos existentes en el exoesqueleto, y las heces de esos ácaros.

Signos y síntomas

La mayor parte de las picaduras producen una forma de la dermatitis pruriginosa; el picor por la picadura de las niguas es esencialmente intenso.

Diagnóstico

Evaluación clínica

El análisis de picaduras de ácaro que no calan en la piel es hipotético, y se fundamenta en historial de los pacientes (p. ej., vivir, laborar y recrearse en ambientes contaminados) y en el examen físico. Los ácaros pocas veces se consiguen, porque se separan y caen luego de pinchar; la manifestación cutánea en general es demorada y la mayor parte de los pacientes consultan algunos días después.

Las afecciones producidas por diversos ácaros en general, no se distinguen y pueden semejarse superficialmente a otros trastornos epidérmicos (picadas de otros insectos, dermatitis de contacto, foliculitis, etc.).

El diagnóstico de ácaros que se introducen en la piel, con frecuencia puede lograrse de manera presunta por los antecedentes, y la existencia de un patrón parecido a la sarna en las afecciones epidérmicas. Si el diagnóstico no es esclarecedor o el tratamiento no es efectivo, puede ratificarse a través de biopsias de piel.

Tratamiento

  • Corticoides tópicos o antihistamínicos orales
  • Antibioticoterapia para ácaros que penetran la piel
  • Para la sarna.

El tratamiento para picadas de ácaros que no calan la piel es sintomático. Se utilizan corticoides tópicos o antihistamínicos orales, de acuerdo a la requerido para regular el picor hasta que la repuesta de hipersensibilidad se solucione. Mediante el análisis de las probables fuentes, el galeno puede contribuir con el paciente a impedir que se exponga de nuevo a los ácaros. Para las picaduras de Demodex, se necesita una visita al veterinario.

Síntomas de la Dermatitis

Dermatitis es un vocablo general que refiere hinchazón de la piel. La sintomatología de la dermatitis varía de acuerdo a la causa y el tipo de hinchazón, pero regularmente se manifiesta con los síntomas siguientes:

  • Enrojecimiento
  • Inflamación
  • Prurito intenso
  • Heridas en piel como ampollas, topetones, y pústulas rojas
  • Al sanar las lesiones de piel, las cicatrices pueden formarse sobre las zonas afectadas

Cada clase de dermatitis puede observarse de forma un tanto diferente, y habitualmente afecta a diversas partes del cuerpo. Entre las clases de dermatitis más comunes se señalan:

  • Dermatitis atópica (eccema).Esta irritación cutánea enrojecida y con picor, que regularmente empieza en la niñez, se ubica en los pliegues de piel, como detrás de las rodillas, los codos y la porción delantera del cuello. Al rascarse despide líquido y se forman costras. Las personas con dermatitis atópica pueden manifestar instantes de mejoría y luego exacerbaciones.
  • Dermatitis de contacto.La erupción epidérmica se manifiesta en zonas del cuerpo que tuvieron contacto con sustancias que irritan la piel o que inducen una respuesta alérgica, como el jabón, la hiedra venenosa, y aceites esenciales. La irritación enrojecida puede generar escozor picor o ardor. Pueden surgir ampollas.
  • Dermatitis seborreica. Genera manchas escamosas, piel enrojecida y una capa dura. Regularmente, impacta áreas grasas del cuerpo, como la zona superior del pecho, la cara y la espalda. Se puede tratar de una lesión a largo plazo con etapas de mejoría y exacerbaciones. Cuando esta clase de dermatitis lesiona a bebés se reconoce como «costra láctea».

¿Cuándo consultar con el médico?

En los siguientes casos se recomienda consulta médica:

  • La incomodidad es tan intensa que el sueño y las actividades diarias se ven afectados
  • Sientes dolencia en la piel
  • Temes que la piel esté infectada
  • Has asumido medidas de cuidado personal y no has tenido resultados positivos.

Tratamiento de la Dermatitis

Varía de acuerdo a la causa y la forma en que a cada persona se le manifiesta la lesión. Aparte de las sugerencias respecto a remedios caseros y modificaciones en su estilo de vida, la mayor parte de los métodos de tratamiento de la dermatitis radican en una o más de las alternativas siguientes:

  • Emplear cremas con corticoesteroides
  • Aplicar algunas cremas o lociones que inciden en el sistema inmunitario (inhibidores de la calcineurina)
  • Exponer el área lesionada a porciones reguladas de luz natural o artificial (fototerapia)

Medicina alternativa

Numerosas terapias opcionales, incluyendo las que se señalan más abajo, han contribuido con ciertos pacientes a atender la dermatitis. No obstante, la evidencia sobre su eficiencia no es determinante.

  • Complementos nutricionales, como la vitamina D y probióticos contra la dermatitis atópica
  • Caldo de arroz integral (puesto sobre la piel) contra la dermatitis atópica
  • Aceite del árbol de té, aplicado solo o agregándolo al champú, para la dermatitis seborreica
  • Complementos de aceite de pescado contra la dermatitis seborreica
  • Aloe vera para la dermatitis seborreica

Si estás pensando ingerir complementos alimenticios o utilizar otras terapias alternas, consulta al doctor sobre sus ventajas y desventajas.

Remedios caseros

La dermatitis es uno de las dificultades de la piel más frecuentes y que lesiona, generalmente en la infancia. Las razones pueden ser muy diferentes y es dificultoso establecer qué la genera de forma exacta. Puede surgir como resultado del estrés, de un excedente de higiene, por la contaminación, por dificultades digestivas, hormonales, o por cierto tipo de alergia. Y uno de las primeras dificultades con los que nos hallamos al enfrentarla es que los tratamientos típicos no son efectivos en muchos casos. Además, los tratamientos convencionales no son siempre eficaces.

Hay muchos tipos de dermatitis

La dermatitis puede revelarse de diferente forma, pero es común en todos los casos, una variación de la piel, acompañada de una incómoda picazón. Cuando los brotes son evidentes, puede impactarnos emocionalmente, produciéndonos tristeza e inseguridad. Puede ser atópica, seborreica, y comprende igualmente la psoriasis y el eczema. La dermatitis puede impactar nuestra calidad de vida y es difícil de sanar, por eso es de suma importancia enfrentarla tanto a nivel externo como interno.

Cómo cuidar la piel de forma considerada y natural

Una piel con propensión a padecer dermatitis es una piel vulnerable, que requiere ser atendida de manera natural impidiendo, en la medida de lo posible, el empleo de productos de higiene y belleza que sean agresivos para ella. Busque los que no tengan detergentes, parabenos o procedentes del petróleo. En cambio, busque productos de origen artesanal o ecológica. Si realiza estas pequeñas modificaciones verá cómo en poco tiempo tu piel empieza a mejorar.

Aloe vera para calmar la picazón

Conservar una mata de aloe vera en casa puede serle de mucha utilidad ante un brote de dermatitis. El aloe posee características antisépticas, bactericidas, regeneradoras y humectantes.

Solamente debe cortar un pedazo de hoja fresca y poner el gel del aloe directamente sobre la piel aseada previamente. Esta planta le proporcionará alivio al prurito y conserva y nutre su piel. Evite probables infecciones usando un trocito de hoja nuevo regularmente.

Agua de mar y soluciones salinas

El agua de mar posee las mismas sales minerales, vitaminas, aminoácidos y oligoelementos que se hallan en nuestro cuerpo, y tiene características antibacterianas y antisépticas, además de hidratantes; altamente beneficiosas para nuestra piel.

Si tenemos la posibilidad de sumergirnos en el mar, debemos hacerlo y después dejar que la piel se seque al sol. Si no, puedes obtener agua de mar en herbolarios y aplicarla en el área lesionada, con una pequeña toalla o gasa y dejarla secar al aire libre.

Como alternativa final, puedes diluir la sal marina pura en agua y usarla tanto para darte baños como para tratar áreas específicas del cuerpo.

Avena

Es un cereal muy aconsejado por sus particularidades medicinales y sus valores alimenticios, tanto para su ingesta diaria como para ser aplicado en la piel.

Si padeces de dermatitis en diferentes áreas del cuerpo o en una zona importante de éste, puedes tomar un baño al que agregues porciones de avena, hervidos y batidos hasta lograr una mezcla que debes unir al agua. Si quedan partes sin descomponer puedes usarlas para friccionar tu piel por las áreas lesionadas, con esmerada suavidad.

Infusiones de ortiga y diente de león

Las dos plantas son adecuadas para atender la dermatitis desde lo interno del organismo, sin perturbar el equilibrio de la piel. Son depurativas y benefician el desecho de toxinas que pueden estar afectando la salud de nuestra dermis. Ensaya ingiriendo dos o tres tazas diarias, mezclándolas entre sí. Puedes alternarlas con otras yerbas como la cola de caballo o la zarzaparrilla.

Tipos de Dermatitis

Los importantes tipos de dermatitis son reconocidos de acuerdo a los síntomas o sus causas, y es por ello que pueden dividir en:

Dermatitis atópica

Es una clase de dermatitis crónica de la piel distinguida por el brote de lesiones rojizas grisáceas que producen comezón y en algunos casos descamación, principalmente en los pliegues de piel.

Cómo tratarla: puede ser regulada con medicinas antihistamínicas como allegra, loratadina o cetirizina, y cremas humectantes o corticoides con betametasona. Estos fármacos siempre deben ser usados bajo supervisión médica.

Dermatitis seborreica

Es una hinchazón que induce sonrojamiento o descamación de la piel, principalmente en el cuero cabelludo y en ciertas zonas del cuerpo, pudiendo ser reconocida como seborrea o caspa.

Cómo tratarla: regularmente es atendida con el uso de champú anticaspa como Betapirox o Clobex pro, con cremas que contribuyen a restaurar y humectar la piel como bepanthen o beducen, o con ungüentos con corticoides como dexametasona.

Dermatitis herpetiforme

Es una enfermedad crónica de la piel producida por la intolerancia al gluten, que se identifica por ampollas pequeñas que producen sensación de ardor intenso y picor.

Cómo tratarla:  se debe hacer con una dieta reducida en gluten o sin él, e ingerir fármacos como Dapsona.

Dermatitis ocre

Se distingue por la pigmentación oscurecida o marrón en las piernas y tobillos, debido a la represeión de sangre, principalmente en el caso de la existencia de varices.

Cómo tratarla: regularmente el tratamiento se hace con reposo, uso de medias elásticas y elevar las piernas.

Dermatitis alérgica 

Igualmente, reconocida como dermatitis de contacto, produce el surgimiento de ampollas, picor y sonrojado en áreas de la piel que hicieron contacto directo con algún elemento irritante, como bisuterías o productos cosméticos.

Cómo tratarla: se debe impedir el roce entre la piel y el elemento alergénico, y aplicar pomadas emolientes como Mustela o Uriage.

Dermatitis exfoliativa

Es una hinchazón peligrosa en la piel que produce la aparición de descamación, sonrojamiento en extensas zonas del cuerpo, por ejemplo, brazos, pecho, pies o piernas.

Cómo tratarla: habitualmente es requerido que la persona sea hospitalizada, para ponerle corticoides directo por vía intravenosa, como betametasona o dexametasona.

Otros tipos de dermatitis

Aparte de las clases de dermatitis descritas previamente, hay aún otros tipos frecuentes los cuales se señalan a continuación:

  • Dermatitis por el uso de pañales:reconocida también como pañalitis o rozadura del pañal, y se identifica por erupción de la piel del bebé recubierta por el pañal, por al contacto de la ésta con el plástico del pañal, y que puede ser tratada con xremas para la pañalitis y la higiene apropiada del área.
  • Dermatitis perioral: se evidencia por el surgimiento de manchas amorfas enrojecidas en la piel, o en torno a la boca; es más frecuente en mujeres entre los 20 y 45 años;
  • Dermatitis numular: radica en el brote de manchas semiredondas que pican y arden, y se desarrollan en ampollas y luego forman costras, por el resecado de la piel, y las infecciones bacterianas que puede ser abordadas con antibióticos, cremas e inyecciones de corticoides.

En toda clase de dermatitis se aconseja visitar al dermatólogo para que realice el diagnóstico apropiado del problema, y se comience prontamente el tratamiento respectivo.

Dermatitis Crónica

Permanece a lo largo de un lapso de tiempo más prolongado. Las manos y pies son especialmente sensibles a la dermatitis crónica, porque las manos hacen contacto frecuentemente con numerosas sustancias raras, y los pies se encuentran en las condiciones húmedas y cálidas, que propician calcetines y zapatos. Puede haber sido una dermatitis de contacto, ponfólice u otra dermatitis mal evaluada o tratada, o bien puede ser una perturbación epidérmica crónica peligrosa de procedencia desconocida.

La dermatitis crónica genera ampollas y grietas en la piel, y cualquiera de sus clases puede dar paso a una infección bacteriana.

Grave

Una investigación multicéntrica internacional ha confirmado la seguridad, a tiempo prolongado, del tratamiento biológico en pacientes con dermatitis atópica grave. Este estudio, que tiene como aval la mediación de hospitales españoles, ha estudiado la acción del dupilomab, un anticuerpo monoclonal con propiedades antinflamatorias.

En ese estudio clínico en fase III han tomado parte 740 personas que no podían frenar la enfermedad con medicinas tópicas, entre ellos los corticoesteroides con o sin inhibidores de la calcineurina. A los pacientes se les administró placebo, o dos dosis subcutáneas del anticuerpo dupilumab, semanal o quincenalmente.

De acuerdo al doctor Pedro Herranz, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario La Paz, de Madrid, y uno de los encargados de este trabajo; a las 16 semanas el 40 % de los participantes esclarecieron por completo las lesiones epidérmicas, en tanto que en un 70% se logró la puntuación de 75 del índice de severidad y zona de eccema (Eczema Area and Severity Index, EASI).

Con estos efectos, Herranz tiene fe en que sea “el inicio de una carrera de novedades terapéuticas similar a la que ha vivido la psoriasis, para la que se han desarrollado nuevas familias de fármacos muy eficaces y seguras. Esperamos que con la dermatitis atópica se siga el mismo camino: la llegada de terapias que se puedan mantener sin efectos adversos, y que ayuden a estos pacientes, cuya calidad de vida es pésima sin un tratamiento adecuado”.

Así, se podría solucionar la dificultad que plantean los ungüentos tópicos con corticoides e inhibidores de la calcineurina, los cuales muestran efectos colaterales. “La corticofobia explica que muchos de ellos queden infratratados. Por eso necesitamos dar el salto a una nueva terapia, que demuestre un buen perfil de seguridad, algo fundamental para unos pacientes habitualmente jóvenes con una enfermedad crónica”, agrega Herranz. Aparte, este especialista señala que los cuidados diarios son un pilar fundamental para los afectados”.

¿Tiene cura?

Una de las dificultades de esta patología de la piel es que el elemento genético juega un rol determinante en la evolución de la enfermedad y ante eso no se puede influir.

No obstante, en los otros elementos que ayudan a la evolución del eccema, sobre todo en lo que respecta al restablecimiento de la barrera epidérmica, si se puede sugerir medidas terapéuticas que recuperan, de forma significativa, de la patología.

Actualmente, no hay sanación para la dermatitis atópica. La terapia está orientada a disminuir la ferosidad de las irritaciones, calmar al paciente y recuperar su calidad de vida. Los pacientes han de comprender que es de suma importancia conservar la misión de barrera epidérmica intacta, a los fines de impedir la exposición o el calar de alérgenos ambientales, físicos o microbiológicos. Por el contrario, mayor exposición a esos alérgenos activa todo el proceso inflamatorio.

Que no haya cura no quiere decir que no se esté explorando para optimizar los tratamientos, agregar opciones, y complementos a la terapia habitual con corticoides. Por ejemplo, los humectantes con el efecto plus antiinflamatorio y reparador de la barrera epidérmica han presumido últimamente una contribución muy favorable para esos pacientes.

De esta manera, existen ungüentos con el desempeño de reponer la flora microbiana que se encuentra trastornada, pomadas que incitan la proliferación de filagrina (proteína que incide en la formación adecuada de la barrera epidérmica), ungüentos con condroitin sulfato; lo cual es un componente altamente utilizado para parar el proceso inflamatorio y degenerativo de la artrosis, y que el empleo tópico ha confirmado además, su propiedad antiinflamatoria y emoliente en la dermatitis atópica.

Efectivamente, este último es una opción eficiente e infalible para atender las pieles con dermatitis atópica, y de fácil combinación con cualquier otro tratamiento.

Finalmente, es fundamental abandonar todo lo que agrave la resequedad de la piel, como jabones agresivos, enjabonar regularmente la piel, usar agua muy caliente, friccionar con esponjas, etc.

Se debe insistir en el tratamiento emoliente de sostenimiento para reducir el número de brotes. Si hay un elemento alérgico de contacto o aerotransportado identificado, se debe evitar y, si es viable, aplicar terapias para desensibilizar.

¿Es contagiosa la Dermatitis?

Está comprobado que no se contagia. No se transmite de persona a persona, aunque haya un roce muy cercano y prolongado; ni por contacto directo, ni mediante ropas o toallas, ni por agua. En algunos casos puede surgir una infección de piel en la dermatitis atópica; la infección sí puede ser contagiosa, de la misma forma que las infecciones de piel de personas que no han tenido dermatitis atópica. Si se contrae una infección se utiliza el tratamiento adecuado y cesa, pero en modo alguno se contagia la dermatitis atópica propiamente dicha.

Dermatitis perioral

Es una erupción enrojecida y voluminosa que surge en torno a de la boca, y en la barbilla, y que se parece al acné o la rosácea, o a ambas.

Si bien no se conoce la causa concreta, se han sugerido como probables razones la exhibición a corticoesteroides tópicos, y el empleo de agua o de pasta de dientes con flúor. La alteración afecta especialmente a niños y mujeres en edad fértil. La irritación regularmente, comienza en los pliegues epidérmicos en los laterales de la nariz (pliegues nasolabiales) y se propaga en torno a la boca (área perioral). La erupción se expande en torno a los ojos y hacia la frente.

La dermatitis perioral se diferencia del acné por la falta de puntos negros y blancos (comedones), pero es complejo diferenciarla de la rosácea. No obstante, la rosácea no origina una erupción epidérmica en torno a la boca. Para determinar rosácea en vez de dermatitis perioral deben existir otros síntomas de rosácea. Igualmente, se desechan otras clases de dermatitis, como la seborreica y de contacto.

Los impactados por dermatitis perioral no deben usar pasta de dientes con flúor e impedir los corticoesteroides tópicos. Se ponen pomadas o geles antibióticos, o se suministran tetraciclinas u otros antibióticos por vía oral. Los antibióticos pueden descontinuarse al desaparecer la erupción.

Si los antibióticos no sanan la erupción, y la afección es esencialmente grave, habitualmente es eficiente la isotretinoína, un medicamento para el acné. Los corticoesteroides y ciertos cosméticos oleosos, fundamentalmente los humectantes, más bien agravan la alteración.

Dermatitis Atópica (DA)

Es una patología que ocasiona pico e hinchazón de la piel. Típicamente impacta las zonas interiores de los codos, atrás de las rodillas y el rostro, pero también puede abarcar buena parte del cuerpo. DA pertenece a una categoría de enfermedades denominadas “atópicas” porque numerosas veces impacta a personas que igualmente padecen de asma, fiebre del heno o alergia. Los especialistas comúnmente se refieren a esas tres situaciones de salud como la “tercia atópica”.

Estas patologías regularmente surgen antes de los 3 años de edad, y por lo general se extienden a lo largo de toda la vida. La DA no se contagia. Exploraciones señalan que las patologías atópicas son genéticamente definidas (heredadas). Un hijo con padre que presenta una condición atópica posee una de cuatro posibilidades de tener un tipo de enfermedad atópica.

La DA por lo general empieza en la infancia, usualmente a lo largo de la infancia. Los síntomas son piel seca, escamosa y con picor; fisuras trás de las orejas, sarpullidos brazos, piernas y mejillas. Alternativamente mejora y agrava. A lo largo de las erupciones se pueden presentar llagas con humores o costras por rascarse, o por infecciones. Numerosas veces las dificultades reducen a lo largo de la infancia, si bien la gente que presenta DA tiene tendencia de por vida a:

  • Piel seca, fácilmente irritable
  • Patologías de la piel asociadas con el trabajo – Dermatitis en las manos
  • Infecciones de la piel – Estafilococos y herpes
  • Dificultades de los ojos – dermatitis en los párpados, cataratas
  • Alteración de las relaciones familiares/sociales
  • Pérdida o abandono de trabajo

La DA es una enfermedad muy frecuente que impacta a un estimado de 10% de la población mundial. Lesiona a mujeres y hombres de todas las razas.

¿Es eczema lo mismo que DA?

Es un término general para todo tipo de dermatitis o “inflamación de la piel”. La Dermatitis Atópica es el tipo de eczema más grave y crónico (la que dura más). Si bien el vocablo eczema es utilizado frecuentemente para la dermatitis atópica, existen numerosas enfermedades de la piel que igualmente son eczemas, que incluyen:

  • Dermatitis atópica
  • Dermatitis seborreica
  • Eczema mumular
  • Eczema deshidrotica
  • Dermatitis de contacto irritante
  • Dermatitis de contacto alérgico

Todas las clases de eczema ocasionan picazón, sonrojo y otros causan ampollas, humores, lo que provoca que la piel empiece a pelarse.

¿Qué provoca DA?

La DA propende a hacer irritación cuando se expone a algunas sustancias, y las situaciones que pueden agravar la dermatitis podrían ser: tensión emocional, calor, sudor, piel reseca, irritantes alérgenos e infecciones. Las personas con enfermedades atópicas habitualmente son vulnerables a sustancias exacerbantes, algunas de las cuales son irritantes y otras son alérgenos.

Las irritantes ocasionan comezón, ardor y enrojecimiento, entre las cuales podemos mencionar: detergentes, humos, humo de tabaco, solventes, químicos industriales, pinturas, blanqueadores, lanas, comidas acidas, astringentes, y otros productos del cuidado de la piel que tienen alcohol, y ciertos jabones y perfumes.

Si un irritante es extremadamente poderoso o concentrado, este puede irritar la piel de toda persona, aunque no presente DA. Los alérgenos son elementos claves más sutiles. Un alérgeno no irrita, pero puede desencadenar una irritación de DA a los que se han vuelto a ser alérgicos a éstos, por una exposición previa.

Alérgenos habitualmente son el polen, proteínas animales o vegetales de comidas, o mascotas. Si las personas con DA se exponen a un irritante o alérgeno al cual son vulnerables, las células que generan hinchazón, penetran en la piel; una vez allí desprenden químicos que ocasionan prurito y sonrojamiento. Un perjuicio mayor sucede cuando la persona se rasca y frota la zona lesionada. Todos los que padecen DA deben evadir irritantes, en tanto quienes presenten alergias reconocidas, deben impedir los alérgenos.

¿Y qué de las alergia a las comidas?

Una respuesta alérgica a comida (o por contacto de la piel con comida, al prepararla o consumirla) puede desencadenar una erupción. Es significativo determinar los nutrientes claves, pero esto es bastante complejo. La forma más infalible es testear los alimentos, cuando la comida de la que se desconfía se consume en el consultorio del doctor.

Evitar ciertas comidas solamente se debe hacer con supervisión de un especialista, porque desechar comidas puede producir drásticos perjuicios nutricionales, asimismo, los pacientes raras veces presentan alergias a más de una o dos comidas. Un test cutáneo, aplicado al rascar la piel con el presunto alérgeno, ayuda; si la prueba resulta negativa (la comida examinada no incide en el paciente).

Si la zona rascada se hincha la prueba es considerada positiva. Desafortunadamente, los resultados positivos no son fáciles de interpretar, y son confiables únicamente cerca de 20 % de las veces. Las pruebas positivas apenas proporcionan una pista a una probable alergia, pero no deben ser asumidas como conclusión final, por cuanto la piel del que padece de DA es tan vulnerable que únicamente rascarla podría producir hinchazón, lo que incrementa la posibilidad de una equivocada prueba positiva de la piel.

Un examen de sangre es otra forma de revelar alergias a comidas, pero los análisis de sangre igualmente poseen un elevado porcentaje de falsos positivos, y son de elevados costos. Por estas circunstancias, no se sugieren para tantear alergias en personas con DA.

¿Y qué de otras alergias?

Los alérgenos que flotan en el aire por mascotas o cuartos polvorientos pueden impactar a los que padecen de DA. Una alergia a ácaros de polvo (organismos diminutos existente en el polvo casero) pueden agravar la DA en ciertos pacientes. Tal como con las comidas, las pruebas positivas de rascar o de sangre no son muy fiables para la determinación de una alergia a sustancias que flotan en el aire.

La mejor elección es la metodología de tratar y desechar, exponerse e impedir sustancias dudosas, bajo la supervisión de un especialista. Inyecciones contra alergias no suelen cooperar con las personas con DA. En ciertos casos, la DA agrava a lo largo de la terapia de inyecciones, si bien los síntomas de la alergia mejoran.

¿Y la tensión emocional?

Numerosos pacientes de DA identifican la relación entre incidencias tensas y erupciones. Frustración, enojo y pasar vergüenza pueden ocasionar flujo y picor. El rascarse puede hacer permanente la dermatitis. Las personas con DA pueden aprender cómo impedir las erupciones originadas por tensión, luchando con sucesos psicológicamente tensos y regulando la disposición de rascar.

¿Y el clima, el calor y la humedad?

Elevadas temperaturas o cambios bruscos de temperatura no son bien tolerados por los que padecen de DA. La humedad elevada produce más sudor, lo que puede generar picor. La escasa humedad reseca la piel, principalmente a lo largo de los meses de invierno, pero los humectantes parecen cooperar. En tanto que los pacientes pueden hacer muy poco en cuanto al clima (mudarse a un clima distinto no se recomienda habitualmente), ya que éstos pueden aplicar ajustes en el hogar.

El poner el termostato bajo y usar escasa ropa de cama para evitar el sudor nocturno son dos formas de luchar contra el problema. La mejor defensa contra la el picor invernal es la colocación periódica de un buen hidratante.

¿Y el ejercicio?

Para quienes padecen de DA el ejercicio frecuente genera sudor que proporciona prurito. La ropa liviana de algodón se debe utilizar para disminuir el sobrecalentamiento, y ejercicio enérgico se debe evadir en las erupciones.

¿Y qué se puede hacer cuando la DA erupciona?

La mejor protección es prevenir, pero pocas veces se pueden evitar completamente las erupciones. Al comenzar la erupción se requiere un tratamiento rápido, supervisado por un especialista. Aplicar compresas humedecidas o bañarse pueden reducir la picazón. Pomadas de cortisona (esteroide) aplicadas de manera directa sobre la zona lesionada, alivian y son una parte esencial del tratamiento. El uso desmedido de esteroides poderosos puede ocasionar daño.

Inyecciones o pastillas de cortisona son empleadas en ocasiones, pero no son confiables para ser utilizadas por largo periodo. Personas que padecen de DA, bajo la inspección de un especialista, hallan que el empleo de luz ultravioleta o lámparas de sol son beneficiosas. Antihistaminas, antibióticos y baños de tina, se utilizan comúnmente, pero estos proporcionan un éxito restringido. Dentro de las terapias que no parecen dar buenos resultados se pueden mencionar las vitaminas, dietas enriquecidas o complementos minerales.

¿Qué se puede hacer con la piel seca?

Los que padecen de DA siempre presenta piel muy reseca y quebradiza. La capa superficial de la piel, el estrato epidérmico, sirve como barrera protectora. Cuando el estrato externo se quiebra por resequedad, los irritantes pueden llegar a las capas vulnerables subcutáneas y producir una erupción. El uso de hidratantes es el mejor tratamiento y el más seguro para evitar la resequedad de la piel. Los humectantes encierran el agua bajo la piel y la tornan flexible y menos proclive a resquebrajarse.

Las exploraciones han hallado que los hidratantes más eficientes son los producidos a base de petrolato, (p ej.Vaseline), o productos en crema. La aplicación de los hidratantes opera mejor si la piel se encuentra mojada. Las lociones tienen agua y alcohol que pueden realmente secar la piel, y habitualmente son inapropiadas para piel muy reseca de atópicos. Las personas con DA no requieren evadir el baño o el empleo de jabón (que igualmente seca la piel) si observa las siguientes normas:

  • Utilizar agua tibia (no caliente)
  • Evite el uso indiscriminado de jabón, el fregar y secar con toalla
  • Aplicar un hidratante en la piel a los 3 minutos luego del baño

¿Qué se puede hacer para las infecciones?

Las personas que tienen DA son proclives a las infecciones de la piel, principalmente estafilococos y herpes. Regularmente, las infecciones son dificultosas de preveer, pero se deben atacar rápidamente para impedir empeorar la DA. Es significativo que los que la padecen o sus padres, reconozcan las señales prococes de la piel y consulten inmediatamente al doctor.

Los signos que se deben revelar abarcan mayor enrojecimiento, granos colmados de pus y fuegos o vejigas que producen fiebre. En ocasiones resfriados por virus o influenza pueden producir irritaciones de DA. Se puede impedir que agrave al dar un cuidado adicional a la piel hasta descartar el virus.

¿Pueden tener una vida normal los que padecen de DA?

Definitivamente sí. Los individuos con DA no deben estar limitados por su enfermedad, puede ser regulada con medicina, prevención, y el adherirse totalmente al programa de terapia inspeccionado por un doctor.

Sugerencias para control y tratamiento:

  • Implantar una rutina de atención de la piel. El observar las indicaciones de un especialista es de suma importancia para conservar la DA controlada. Algunas personas que padecen DA pueden resentir del tiempo y el esfuerzo, o todavía negar que su piel necesite atención especial. Estas son respuestas lógicas a cualquier patología.

Pero el no superarlas, puede producir perjuicio agregado a la piel, como utilizar telas que irritan la piel, perder tratamientos de la piel, u olvidar los fármacos indicados. Una rutina habitual se debe establecer que comprenda el cuidado de la piel, conjuntamente otras actividades de la vida diaria como cepillar los dientes o fregar la loza. Es de suma importancia conservar una actitud flexible para cuando la dermatitis erupcione y se necesite una atención extra de la piel; en ese cuidado se pueda incorporar la rutina.

  • Aprender métodos de manejo del stress. Advertir cuando y cómo las habituales situaciones de stress suceden. Estas abarcan tedios cotidianos al igual que sucesos de mayor trascendencia. Disminuir el impacto imponiendo prioridades y planificando el tiempo. Pasatiempos, ejercicios aeróbicos y meditación pueden contribuir a disminuir el stress. Otras medidas pueden necesitar ayuda de un experto, como una consulta con un psicólogo.
  • Estar alerta para evitar rascarse, en lo posible. Asentar en un diario o calendario las oportunidades y situaciones cuando el rascarse es peor, y procurar limitar esas prácticas. Numerosas personas con DA se rasca más en su tiempo libre. Implicarse en una actividad estructurada, con otras personas o permanecer ocupado con actividades que implican el empleo de las manos puede contribuir a evitar el rascarse.
  • Control de ambiente. Evitar irritantes y alérgenos, procurar algo de humedad, usar ropa de algodón, hidratarse, y resguardarse contra infecciones.

Dermatitis Atópica en niños

También conocida sencillamente como eccema o eccema atópico, en una enfermedad muy frecuente de la piel. Afecta cerca del 10 % de todos los bebés y niños. Si bien la causa concreta no se conoce, la DA es la consecuencia de una mezcla de situaciones hereditarias y otras cotidianas que desata la erupción rojiza y de picor.

¿Cómo saber si es una dermatitis atópica?

Por el momento de inicio

Este tipo de eccema habitualmente comienza al primer año de vida, y casi siempre en en el lapso de los primeros cinco años. Rara vez se presenta en el nacimiento, pero frecuentemente brota a lo largo de las primeras seis semanas de vida. Otras erupciones pueden empezar igualmente en cualquier momento, pero en esos casos la mayor parte de las lesiones desaparecen al cabo de días o semanas. La DA tiende a volver. Puede tener altibajos, pero regresa con frecuencia.

Por la comezón

La DA es una irritación que produce mucha picazón. Buena parte del perjuicio a la piel se genera por el rascado y refregado, lo que el niño no puede evitar.

Dermatitis Seborreica

Es un trastorno común de la piel que principalmente impacta el cuero cabelludo. Origina manchas escamosas, piel enrojecida y caspa perseverante. Igualmente, puede impactar las áreas aceitosas del cuerpo, como la cara, laterales de la nariz, cejas, orejas, párpados y pecho. Puede cesar sin tratamiento. Además, es probable que se deba reproducir el tratamiento reiteradamente hasta que los síntomas se disipen. No obstante, podrían retornar más adelante. La higiene cotidiana con jabón y champú suaves puede disminuir la oleosidad y aglutinación de piel muerta.

La dermatitis seborreica, asimismo, se le llama comúnmente “caspa”, “eccema seborreico” o “psoriasis seborreica”. En los bebés, esta enfermedad se reconoce como “costra láctea” e induce parches secos y escamosos en el cuero cabelludo.

Síntomas

Los síntomas y signos de la dermatitis seborreica comprenden:

  • Hojuelas de piel (caspa) en el cuero cabelludo, cabello, cejas, barba o bigote
  • Manchas de piel grasa cubiertas de escamas blancas o amarillentas, o costras en el cuero cabelludo, la cara, costados de la nariz, cejas, orejas, párpados, pecho, axilas, área de la ingle o bajo las mamas.
  • Enrojecimiento de la piel
  • Comezón

Los signos y síntomas pueden ser más peligrosos si estás estresado, y se exacerban en temporadas frías y secas.

¿Cuándo consultar al médico?

En los siguientes casos:

  • Estás tan molesto que no duermes o te alejas de las labores diarias
  • La enfermedad te causa vergüenza y angustia
  • Presumes que tu piel está infectada
  • Has procurado normas de cuidado personal sin tener éxito

Causas

Los especialistas todavía no saben la causa concreta de la dermatitis seborreica. Esto puede estar asociada con:

  • Una levadura (hongo) denominada “malassezia” que se halla en la secreción sebácea de la piel
  • Una reacción anormal del sistema inmunitario.

Factores de riesgo

Existen una serie de elementos que pueden incrementar el riesgo de sufrir dermatitis seborreica, entre ellos se señalan:

  • Alteraciones neurológicas y psiquiátricas, como enfermedad de Parkinson y depresión
  • Sistema inmunitario disminuido, como el de los receptores de un trasplante de órganos y personas con VIH/sida, pancreatitis alcohólica y ciertos tipos de cáncer
  • Recuperación de patologías estresantes, como un ataque cardíaco
  • Ciertos fármacos.

Tratamiento

Champús, cremas y lociones con receta son los tratamientos primordiales para la dermatitis seborreica. Su doctor posiblemente te sugiera que experimentes con remedios caseros, como champús anticaspa de venta libre, antes de considerar remedios prescritos. Si los remedios caseros no mejoran la situación, se debe consultar con el doctor sobre probar los siguientes tratamientos.

  • Champús, cremas o ungüentos que regulan la hinchazón. La hidrocortisona, fluocinolona (Capex, Synalar), clobetasol (Clobex, Cormax) y desonida (Desowen, Desonate) de venta con prescripción médica; son corticoesteroides que se aplican sobre el cuero cabelludo o en otra zona impactada. Son eficientes y fáciles de utilizar, pero se deben emplear con sensatez. Si se utilizan por numerosas semanas o meses sin tregua, pueden producir efectos colaterales, como adelgazamiento de la piel, o que surjan manchas o líneas en ésta.

Las cremas o las lociones que tienen inhibidores de la calcineurina tacrólimus (Protopic) y pimecrólimus (Elidel) pueden ser eficientes y tener menos efectos colaterales que los corticoesteroides. No obstante, no son terapia de primera opción por cuanto la Administración de Alimentos y Medicamentos tiene sospechas sobre una probable correspondencia con el cáncer. Asimismo, el tacrólimus y el pimecrólimus son más costosos que los fármacos corticoesteroides ligeros.

  • Geles, cremas o champús antimicóticos alternados con otros fármacos. De acuerdo el área lesionada y a la gravedad de tus síntomas, el doctor podría prescribirle un producto con un 2 % de ketoconazol (Nizoral) o un 1 % de ciclopirox. Igualmente le puede prescribir los dos productos para que los alterne.
  • Medicamentos antifúngicos que se ingieren como píldora.Si tu enfermedad no se supera con otras terapias, el especialista puede prescribir un fármaco antimicótico en forma de píldora. Estos no son tratamientos de primera opción debido a los posibles efectos secundarios y a las interacciones entre los fármacos.

Dermatitis seborreica en la cara

Como se había señalado, la dermatitis seborreica (DS) es una lesión cutánea crónica y eritroescamosa muy frecuente, por la cual se forman escamas blancas y amarillentas, en zonas donde hay una superior aglomeración de glándulas sebáceas y puede suceder con o sin sonrojamiento epidérmico.

La causa no es conocida y el surgimiento de los primeros brotes de dermatitis seborreica habitualmente coinciden siempre con fases de estrés emocional. Se le asigna una significativa relevancia al papel que cumple la colonización por diversas levaduras del género Malassezia.

El consumo de carbohidratos, alimentos condimentados y alcohol pueden empeorar igualmente el cuadro.

Objetivos del tratamiento

  •  Descartar el hongo (Malassezia) causante de la infección con principios activos antifúngicos.
  • Tratar la hinchazón de la patología.
  • Decirle a la persona que reduzca su estrés (algo complicado).

Recomendación nutricional: Reducir el consumo de alcohol e hidratos de carbono de alto nivel glucémico. Se aconseja un complemento con Omega 3 y 6, y extracto de Bardana, aparte de la administración de Biotina (Medebiotin) o un complejo B a lo largo de tres meses.

Vía tópica: Lavado de la piel con jabón suave que tenga derivados del ácido glicirretico y Rhamnosa, mañana y noche, y/o en casos más graves con un gel antifúngico tres veces a la semana.

Dependiendo del grado de la dermatitis seborreica

El farmacéuta puede recomendarle cremas humectantes con poca grasa, mañana y noche, que tengan Keluamida, antifungicos cosméticos, antiinflamatorios (acido glicirretico), activos antilipasa (ácido Azeláico al 15%, sales de Zinc), queratolíticos, citóstaticos (Piroctonaolamina, Ciclopiroxolamina, Zinc Piritiona, Aminoácidos azufrados) e igualmente puede contribuir el Aceite de Árbol de té.

Si se genera un brote, es el dermatólogo el que ha de establecer un tratamiento con antifúngicos tópicos y/u orales (en casos más graves), corticoides de mediana potencia por 5 a 7 días, solución de Vleminckx, Metronidazol 0,75 %, pimecrolimus crema al 1 %.

Como SD es una patología crónica, los resultados deseables dependen de la capacidad de tu derma de mezclar su mejor evidencia sobre la base de datos, la experiencia clínica, y el “arte” de adecuar la terapia basada en los requerimientos de cada caso. Una fórmula magistral recetada por su dermatólogo, donde se unen diversos activos útiles en DS, podría ser su mejor terapia.

Dermatitis de contacto

Es una dificultad frecuente de la piel que se ve en un 15 % a un 20 % de la población. Puede simbolizar una significativa carga económica con costos directos e indirectos por el tiempo fuera del trabajo y de los estudios. La DC puede ser alérgica (DCA) o irritante (DCI). La DCI es más frecuente (80%) y puede incidir en cualquier persona, en especialmente, después de una exposición reiterada. Los síntomas son sensación de ardor o punzada con sonrojamiento, inflamación o despellejado de la piel.

Jabones, bases, solventes, saliva, detergentes, ácidos, orina y materia fecal son los desencadenantes más frecuentes de la DCI. La DC alérgica, por otro parte, se ve en personas genéticamente propensas, y previamente sensibilizadas que responden inclusive a aglomeraciones bajas del agente. Tinturas de ropa, así como alimentos, cosméticos, medicamentos, caucho y la hiedra venenosa son causas habituales de DCA. Cualquier pomada tópica o ungüento puede tener químicos que irritan la piel.

Es significativo llevar sus productos personales consigo cuando tenga consulta con el doctor, para que los pueda inspeccionar como potencial razón de la dermatitis.

Síntomas y diagnóstico     

La DCA se manifiesta con erupción (rash) y prurito. La respuesta a la hiedra venenosa, zumaque o roble son distintas de las afecciones crónicas. La DC aguda puede manifestarse con sonrojamiento e hinchazón con diminutos bultos (vesículas) colmadas de líquido. Los síntomas se manifiestan a las pocas horas de exposición. Con la exposición crónica, la erupción brota como “eczema” y la piel puede engrosar, escamarse o agrietarse con el rascado.

El sitio de la erupción está sujeto a la exposición al alérgeno. Por ejemplo, la erupción relacionada con la alergia al níquel se localiza en zonas de contacto (bajo el ombligo, lóbulos de la oreja por los aros, en torno al cuello debido al collar). La erupción por cosméticos surge en el rostro, y especialmente en los párpados. Los pacientes con alergias a los guantes de goma manifestarán dermatitis en las manos. Su alergista/inmunólogo puede contribuir a diferenciar la DCA de otras clases de dermatitis, inclusive dermatitis atópica, dermatitis seborreica, psoriasis y pitiriasis rosada.

El diagnóstico se realiza partiendo de la historia clínica (lo que su médico investigue al conversar con usted sobre sus hobbies, sus exposiciones por motivos de trabajo, exposiciones cosméticas/de fragancias/tinturas para el cabello/esmalte de uñas, exposición a joyas y otros metales), examen físico y valoración.

La prueba de parche se usa para el diagnóstico de la dermatitis de contacto. Se coloca una pequeña cantidad de alérgenos sobre la piel, bajo un parche de cinta de papel. Los parches se ponen sobre la espalda y se retiran luego de 48 horas. Las respuestas de la piel se regulan y clasifican en una visita a las 48 horas, y después otra vez luego de 72 a 96 horas. La prueba facilita el reconocimiento de químicos, a los cuales usted es alérgico, para que puedan evitarse a futuro

Tratamiento y control

Determinar el disparador es fundamental para el adecuado asesoramiento que se debe brindar. Para atender la erupción es clave evadir lo que pueda inducirla. Si no es factible evadir esos elementos, la erupción puede retornarse crónica, y producir un daño mayor en la calidad de vida. Algunas sugerencias son:

  • Para síntomas agudos, las compresas frías pueden contribuir con el picor.
  • Para los pacientes con supuración de las afecciones, asimismo pueden usar la solución de Burrow (triacetato de aluminio), calamina y/o los baños de avena.
  • En la dermatitis de mano, se sugiere evadir el lavado de manos en exceso y utilizar cremas hidratantes no irritantes. Prefiera jabones suaves, hidratantes y detergentes sin tinturas ni esencias. Use guantes para resguardar las manos, y otras zonas del cuerpo, de la exposición si el contacto con esos químicos es necesario, pero se debe considerar que usted puede reaccionar con alergia a productos químicos, inclusive con guantes puestos.
  • En dermatitis de pies, puede ser útil el empleo de medias especializadas (aislantes).
  • Lave la piel enseguida después del contacto con un alérgeno, para limitar la expansión y la severidad de la reacción, como ocurre luego del contacto con una planta alérgena (hiedra venenosa).
    Use fundas en las cremalleras metálicas, de las prendas de vestir para evitar el contacto con el níquel.

Esteroides tópicos

Se trata de fármacos antiinflamatorios. Contribuyen a controlar la erupción de forma más rápida; regularmente se aplican 1 o 2 veces diaria. Los esteroides tópicos tienen presentaciones de formulaciones y concentraciones distintas. Los más suaves, como la hidrocortisona, se pueden adquirir sin receta médica.

Si la erupción no mejora luego de 7 días, o si agrava, debe consultar prontamente con su doctor. Puede ser requerido un esteroide tópico más fuerte, pero debe utilizarse con moderación en zonas sensibles como la cara, axilas y la ingle porque pueden adelgazar la piel y dejar huellas al rascarse.

Antihistamínicos

Los antihistamínicos pueden suministrarse para calmar la comezón relacionada con la DC, pero los esteroides tópicos habitualmente son más eficientes en la sanar la erupción. Los antihistamínicos orales sedantes incitan el sueño, pero pueden tener efectos colaterales como resequedad, problema para orinar, mareos y dificultades de coordinación.

Los antihistamínicos sedantes deben emplearse con cautela en pacientes ancianos por las razones mencionadas y por una potencial relación con la demencia. Estos fármacos deben usarse paralelamente a la consulta con el alergólogo/inmunólogo.

Inmunomoduladores tópicos

Los inhibidores tópicos de la calcineurina (pimecrolimus, tacrolimus) son elementos antiinflamatorios que pueden brindar otra alternativa a pacientes con DCA o DCI. No obstante, no están aprobados reconocidos por la FDA para DC. No originan delgadez de la piel, lo que es favorable para la terapia de pacientes con dermatitis facial o dermatitis en otras áreas sensibles (pliegues, genitales). Los efectos desfavorables más frecuentes son ardor y comezón en el lugar de aplicación.

Antibióticos tópicos
Con frecuencia se utilizan estas pomadas o ungüentos si hay grietas abiertas y la certidumbre de una infección bacteriana secundaria. No obstante, los antibióticos tópicos de comercio libre son comunes causales de DC y se deben usar bajo dirección de su alergólogo/inmunólogo.

Esteroides sistémicos

Estos fármacos pueden suministrarse por vía oral o inyectados, y pueden ser requeridos si la erupción es grave, acompañada de inflamación o si la erupción recubre buena parte de su organismo. Ofrecen una mejoría expedita y por lo general se tienen como seguros cuando se recetan por lapsos de cortos de tiempo. No obstante, los esteroides sistémicos pueden presentar significativos efectos colaterales que necesitan un detallado seguimiento de su doctor y no se aconsejan para el tratamiento extendido de la DC.

De esos efectos secundarios se pueden señalar incremento de peso, reducción ósea, glaucoma, cataratas, facilidad para adquirir moretones y alteraciones en el sueño. Igualmente, es significativo ingerir estos fármacos textualmente como se indican para impedir una exacerbación de la dermatitis con la interrupción rápida, asimismo, de otros efectos colaterales. Otros fármacos orales que se pueden ensayar, en casos dificultosos de tratar comprenden metotrexato, ciclosporina, azatioprina y micofenolato mofetilo.

Fototerapia
Su alergólogo/inmunólogo puede remitirlo a un dermatólogo para un tratamiento de luz si la erupción no reacciona a la terapia aplicada.

Dermatitis Herpetiforme

Se trata de una enfermedad autoinmunitaria que genera un conjunto de diminutas ampollas,  las cuales producen un prurito intenso e inflamaciones parecidas a ronchas en pacientes con enfermedad celíaca (celiaquía).

  • Para los pacientes con esta enfermedad el centeno, gluten del trigo y los productos de la cebada hace que el sistema inmunitario agreda la piel.
  • Se identifica por diminutas ampollas pruriginosas e inflamaciones parecidas a ronchas en diferentes áreas del cuerpo.
  • Se diagnostica estudiando muestras de piel bajo microscopio.
  • Regularmente reacciona bien al tratamiento con dapsona o sulfapiridina, y una dieta sin gluten.

Esta dermatitis surge con fecuencia en adultos jóvenes, pero puede suceder en niños y ancianos. Es poco habitual en personas de ascendencias africana y asiática.

La dermatitis herpetiforme no tiene relación ninguna con el virus del herpes, como podría indicarlo su nombre. El término herpetiforme se usa para referir la manera como se unen las ampollas (similar a una erupción de ciertos virus herpes).

En los impactados por esta enfermedad, el gluten (proteínas) de los productos con trigo, centeno o cebada; dinamiza el sistema inmunitario, que agrede a determinadas áreas de la piel y produce erupción y picor. Los pacientes con dermatitis herpetiforme presentan enfermedad celíaca, que es intestinal ocasionada por la vulnerabilidad al gluten, pero es probable que no presenten síntomas de ella. Igualmente, se presentan con más frecuencia otras patologías autoinmunitarias como lupus eritematoso sistémico, tiroiditis, sarcoidosis y diabetes, y en ciertas ocasiones linfoma intestinal.

Generalmente, se conforman progresivamente ampollas diminutas, sobre todo en los codos, rodillas, nalgas, la zona baja de la espalda y la porción posterior de la cabeza, pero asimismo pueden surgir repentinamente. En algunos casos brotan ampollas en el rostro y cuello. Pueden presentarse ampollas en la boca, pero generalmente no ocasionan síntomas.

El picor y la sensación de escozor habitualmente son muy intensos. La irritación puede agravar con yoduros y preparados con yodo (productos con algas laminarias, marinas, y ciertos jabones para la piel). Asimismo se recomienda evadir la sal yodada.

Diagnóstico y tratamiento

Se establece mediante la biopsia cutánea, en la cual se ven clases y patrones individuales de anticuerpos en las muestras de piel. Se valora la presencia de enfermedad celíaca en los casos de dermatitis herpetiforme.

Las ampollas no se desvanecen sin tratamiento. Se prescribe una dieta sin gluten (sin trigo, centeno ni cebada). El medicamento dapsona, ingerido por vía oral, casi siempre presta alivio de 1 a 3 días, pero necesita habituales recuentos sanguíneos porque puede producir anemia. Asimismo, se suministra sulfapiridina (o alternativamente sulfasalazina) por vía oral; se puede suministrar a los que no resisten la dapsona.

No obstante, la sulfapiridina produce anemia y una cantidad baja de glóbulos blancos o leucocitos (lo que incrementa el riesgo de infección), y necesita habituales hemogramas. Se puede suministrar heparina, sola o mezclada con tetraciclina y nicotinamida, si hay intolerancia a la dapsona, la sulfapiridina o la sulfasalazina.

Corrientemente, una vez regulada la enfermedad con medicamentos y habiendo respetado una dieta estricta sin gluten a lo largo de 6 meses o más, puede pararse el tratamiento farmacológico. No obstante, ciertas personas deben tomar los medicamentos de por vida. La mayor parte de ellos, cualquier reexposición al gluten, por pequeña que sea, desata otro brote. Una dieta sin gluten, sostenida de forma rigurosa por 5 a 10 años disminuye el peligro de linfoma intestinal.

Dermatitis Exfoliativa

Es el eritema más propagado y descamativo de la piel, originado por trastornos epidérmicos preexistentes, fármacos, cáncer o causas desconocidas. Los signos y síntomas son el eritema difuso, el picor y la caída epidérmica. El diagnóstico es clínico. La terapia abarca el suministro de corticoides y la corrección del origen.

Se trata de una expresión del recambio celular epidérmico expedito. Su causa no es conocida, si bien se manifiesta con habitualmente en circunstancias de:

  • Perturbaciones cutáneas previas (dermatitis atópica, de contacto, seborreica, psoriasis, pitiriasis rubra pilaris, por ej.)
  • Uso de drogas (penicilina, sulfamidas, isoniazida, fenitoína, barbitúricos, p. ej.)
  • Cáncer (micosis fungoide, leucemia, linfoma, y, rara vez, los adenocarcinomas, p. ej.)

En un 25% de los pacientes no se determina una causa subyacente. La infección saturada de bacterias puede agravar la dermatitis exfoliativa.

Signos y síntomas

Abarcan picor, molestia generalizada y escalofríos. El eritema difuso sucede al principio en parches, si bien después se expande y abarca casi todo el organismo. La descamación epidérmica propagada ocasiona variaciones en la termorregulación, déficits nutricionales debido a la merma significativa de proteínas, un incremento de la tasa metabólica con un estado hipercatabólico e hipovolemia por la merma transdérmica de fluidos.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Deja un comentario