Psoriasis en las uñas: ¿qué es? Causas, síntomas, tratamiento y más

Psoriasis en las uñas también conocida como Psoriasis ungueal es una afección sistémica y autoinmune, debido a la relación entre la proprensión genética del paciente y de las causas ambientales de la psoriasis tales como el estrés y el sol, entre otros.

Psoriasis en las uñas

En algunas ocasiones se le oye nombrar como manchas de aceite en las uñas o pitting.

Psoriasis en las uñas

La psoriasis ungueal causa trastornos, dolor o hasta llega a disminuir la capacidad para realizar actividades cotidianas, además de producir una apariencia desagradable a la vista, lo que dificulta la condición de vida del paciente.

Actualmente, gracias al descubrimiento de nuevos principios activos y de los elementos apropiados para obtener que la sustancia penetre con mayor profundidad, se han conseguido grandes cambios en lo que se refiere a la Psoriasis en las uñas. (Ver artículo de Psoriasis)

Psoriasis en las uñas

Causas de la Psoriasis en las uñas

La psoriasis en las uñas por causas genéticas se dice que es una enfermedad hereditaria, por lo que si existe un miembro de la familia que tenga psoriasis, hay más probabilidades de padecerla en cualquier momento.

Sin embargo, el hecho de ser portador del gen no siempre es una causa para que la afección se manifieste. Ha habido casos en los que se salta de una generación a otra, lo que significa que puede pasar de abuelo a nieto, sin que afecte al padre.

Se piensa que por lo menos el 10 por ciento de la población presenta propensión a la psoriasis, pero solo al 2-3 por ciento se le manifiesta la afección, generalmente, a aquellas personas que han estado expuestos  a  los factores desencadenantes de la psoriasis.

Factores desencadenantes de la psoriasis en las uñas

Existen innumerables factores que pueden desencadenar la psoriasis en las uñas, sin embargo, las causas de que la afección se manifieste, va a depender de los síntomas que presente cada persona, pues estos varían entre un paciente y otro.

En algunos pacientes los brotes de psoriasis se manifiestan con regularidad, mientras que otras pueden pasar años sin que se presente algún síntoma.

Algunos de esos factores desencadenantes de psoriasis en las uñas son:

Estrés. Es el más común en las personas que presentan su primer brote de psoriasis, aunque es bien sabido que el estrés puede ser la consecuencia de la psoriasis, es decir, que la interrelación entre estrés y psoriasis es muy estrecha.

El estrés puede ser controlado con técnicas de relajación, tales como el yoga, la meditación, el taichí o largas caminatas y así, se pueden contribuir a calmar los síntomas de la psoriasis.

Lesión. La psoriasis en las uñas también puede generarse de puede lesiones o traumatismos en la piel, tales como cortes, quemaduras por exposición exagerada al sol, vacunas etc. (Ver artículo de Causas de la Psoriasis)

Factores desencadenantes de la psoriasis en las uñas

Medicamentos. Existen ciertos fármacos que son empleados como tratamientos para trastornos psiquiátricos, la malaria, la presión arterial alta, enfermedades del corazón y la artritis, que se han determinado como posibles factores desencadenantes de la psoriasis o en caso de ya padecerla empeorarla.

Infección. Algunos trastornos tales como los dolores de oído, bronquitis, amigdalitis o infecciones respiratorias también pueden ser factores desencadenantes de psoriasis.

Otros. También se ha podido comprobar que el tabaquismo y el consumo de alcohol están relacionados al incremento del riesgo de padecer  psoriasis.

Fármacos que producen psoriasis en las uñas

Síntomas de la psoriasis en las uñas

Por lo general, la psoriasis en las uñas se presenta en personas que padecen algún tipo de psoriasis en cualquier parte del cuerpo, que normalmente se caracteriza por ser de color grisáceo, ronchas escamosas de la piel acumulada que en algunos casos se vuelven rojas y que ocasionan picazón.

Se puede dar el caso de que la psoriasis en las uñas se genere sin que se manifieste algún signo de su existencia en la piel, pero solo en casos muy raros. La psoriasis en las uñas puede afectar tanto a las uñas de los pies como a las uñas de las manos.

La severidad de los síntomas de la psoriasis en las uñas es variada entre una persona a otra y no tiene particularmente la severidad de la psoriasis en la piel. Es probable presentar síntomas agudas en las uñas, aún si los problemas en otras partes de su cuerpo no son tan severos.

Los síntomas de la psoriasis en las uñas pueden ser muy parecidos a los síntomas de hongos en las uñas, u onicomicosis, y algunas veces una infección por hongos puede ocurrir  al mismo tiempo que la psoriasis en las uñas. La psoriasis en las uñas también puede desarrollarse  junto con la paroniquia, la inflamación de la piel que rodea la uña.

La afección es crónica y, aunque no es tan grave como para producir la muerte del paciente, puede ocasionar mucho dolor, problemas funcionales y vergüenza.

Agujeros. Cuando se aparecen unos orificio en las uñas, es seguro que se trata de psoriasis en las uñas. Los orificios pueden ser solo en la superficie o profundos y aparecen cuando la superficie de la placa de la uña pierde células. Se caracteriza porque cada uña puede presentar desde a un orifico hasta múltiples de ellos.

Decoloración. Cuando las uñas con psoriasis desarrollan una claro mancha rojiza-amarillenta debajo de la superficie de la uña, es un claro síntoma de psoriasis en las uñas. En el lugar donde se manifiesta la psoriasis, se aparece una mancha con apariencia de una gota de sangre o de aceite por lo que es denominado gota de aceite o parche de color salmón.

Paroniquia en las uñas psoriásicas

Resquebrajarse. Las uñas se resquebrajan en escamas y en otros tomar una coloración de color amarillo o marrón. La zona pálida en la parte inferior de la uña también podría tornarse roja, si los capilares de debajo de la uña se congestionan. Las manchas blanquecinas pueden ser un signo de leuconiquia o de afección de la parte media de la matriz.

El engrosamiento de la piel debajo de la uña. Cuando se acumula una especie de callosidad debajo de la uña, esta se engrosa y se vuelve blanda. En términos médicos esto es denominado hiperqueratosis subungueal y podría generar la caída de la uña, es decir, la llamada onicolisis.

Onicolisis. Consiste en el desprendimiento de la uña que ocurre cuando la uña se separa de la piel. Generalmente, esto empieza con la aparición de una mancha blanquecina o amarilla en la punta de la uña que va hacia la base de la uña. La onicolisis puede ocasionar que el lecho de la uña presente una infección causada por bacterias u hongos, generando que las uñas se tornen de color oscuro.

Líneas. Son unas líneas que cruzan la uña y que se les conoce con el nombre de línea de Beau, que además podrían significar la presencia de psoriasis en las uñas.

Líneas o surcos de Beau

Las uñas con psoriasis también pueden caracterizarse por presentar pequeñas líneas negras que se ubican desde la punta hasta la cutícula, a este tipo de líneas se les denomina hemorragias en astilla y son la consecuencia del sangrado entre la uña y la piel que se encuentra en la parte de abajo de la uña.

Desmenuzamiento. Si las partes que se encuentra en las zonas adyacentes de la uña no se encuentran en buen estado, las uñas se vuelven frágiles y se comienzan a resquebrajar. Esto suele ser un signo de psoriasis en las uñas crónica.

Engrosamiento. Si la uña con psoriasis presenta infección por hongos es posible que empiece a engrosarse y puede llegar a ser dificultoso cortar. (Ver artículo de Síntomas de la Psoriasis)

Engrosamiento de uñas psoriásicas

Tratamiento para la psoriasis en las uñas

La psoriasis en las uñas se puede manifestar solo en una uña de las manos o de los pies o en todas ellas. En algunos casos, las heridas en las uñas son tan fuertes que pueden generar la caída completa de la uña o las uñas.

Por lo general la uña se desprende de la carne y se tornan frágiles y quebradizas, lo que las hace más sensibles a contraer infecciones por hongos, lo que se conoce como onicomicosis.

Hay una gran cantidad de marcas comerciales que han sido registradas para la aplicación de tratamientos para este tipo de afecciones, aunque también hay la posibilidad  de que el especialista recete algo que sea más efectivo para el tratamiento de una afección específica.

Sin embargo, se trata de fármacos que se hacen especialmente para una afección determinada con la particularidad de que son más caras.

La psoriasis en las uñas es uno de los tipos de psoriasis que se ubica en un área muy pequeña y sin embargo, en el caso de las uñas de las manos, más visible del cuerpo.

No existe un tratamiento específicamente para la psoriasis en las uñas. Los tratamientos tópicos con corticoides y las lacas especiales con derivados de la vitamina D, que son recomendados para la psoriasis común, pueden que hagan algún bien, pero se necesita constancia y esperar varios meses, antes de ver el resultado.

Si los tratamientos tópicos ya conocidos no ayudan con la afección, el especialista recomendará algún fármaco oral o inyecciones de esteroides en las uñas afectadas. No obstante, algunos tratamientos orales resultan fuertes y eso significa que pueden ocasionar efectos secundarios graves. Otras alternativas que se ofrecen para el tratamiento de la psoriasis en las uñas, cuando se trata de un caso grave, es la fototerapia y la eliminación de la uña.

Tratamiento natural para la psoriasis en las uñas

Además de los tratamientos que los especialistas recomiendan para este tipo de afección, también existen tratamientos naturales que son recomendados para la psoriasis en general. A continuación, algunos de ellos:

Agua tibia y sales de Epsom

Como un  suplemento de los tratamientos que recomiendan los especialistas, uno de los remedios caseros para la psoriasis de las uñas que se puede aplicar es el baño de agua tibia con sales de Epsom. La sales de Epsom poseen grandes propiedades curativas muy favorables para afecciones que atacan la salud de la piel y de las uñas, además de que contribuyen a desaparecer las partes más secas y a calmar síntomas como la picazón y el ardor.

Agua tibia y sales de Epsom

La forma de aplicar este tratamiento resulta ser muy fácil. Se llena una cacerola con agua tibia, se añade 2 cucharadas de sales de Epsom y se sumerge las uñas en la mezcla por un tiempo aproximado de unos 20 o 30 minutos. Transcurrido los 30 minutos, se secan las uñas con una toalla muy limpia y se aplica una crema hidratante sobre ellas y la piel que la rosea. Un dato importante es que se debe evitar el agua muy caliente, ya que esta podría, más que aliviar, podría agravar los síntomas de la psoriasis ungueal.

Cremas con vitamina D

Las cremas o lociones tópicas a las que se les agrega vitamina D son las más recomendadas para tratar la psoriasis en las uñas y mejorar los síntomas que este tipo de psoriasis ocasiona. La vitamina D tiene la propiedad de evitar que las células inflamatorias se multipliquen y además contribuye a que las uñas enfermas, sanen y cicatricen.

Se puede adquirir una crema cuyos componentes incluyan vitamina D en la farmacia y aplicarla sobre las uñas, hasta que el brote de psoriasis desaparezca. También, se recomienda que haya en la dieta diaria, alimentos ricos en vitamina D para que sea de provecho al organismo las propiedades antiinflamatorias.

Cremas con vitamina D para las uñas

Aloe vera

En lo que se refiere al alivio y sanación de cualquier tipo de psoriasis, incluyendo psoriasis en las uñas, el aloe vera es uno de los remedios naturales al que en general, las personas recurren con más frecuencia. Esto se debe a las asombrosas propiedades que sirven para regenerar y curar la piel afectada, además de aportar una nutrición especial a las uñas en profundidad, impidiendo así su descamación, proporcionando una de frescura y alivio.

Se extrae el gel de la planta o alguna crema que contenga aloe vera y se aplica sobre las uñas dañadas dejando por un tiempo aproximado de 30 minutos antes de lavar el área. Las propiedades de esta planta son tan beneficiosas que con solo aplicar el gel que se extrae de la planta sobre las uñas, sin algún otro elemento, se obtendrán resultados óptimos.

Aloe vera para las uñas

Baño de avena para las uñas

De la misma forma como se recomiendan lociones, cremas y baños de avena para los brotes de psoriasis en cualquier parte del cuerpo, se sabe que este tratamiento en las uñas, contribuye de buena manera a cuidar y proteger la piel que rodea las uñas y, en caso de que ya esté lesionada la piel, contribuye  a su sanación.

La avena presenta propiedades que contribuyen a la hidratación de la piel, lo cual contribuirá a eliminar la piel reseca y con ello aliviará el dolor y la picazón. El baño de avena para las uñas consiste en agregar un poco de avena a una cacerola con agua tibia, luego se sumergen las manos o los pies y se dejan por un tiempo aproximado de 30 minutos, lo cual puedes repetir varias veces al día, si los síntomas son muy fuertes.

Baño de avena para las uñas

Aceite de árnica

El aceite de árnica es un aceite natural que resulta una de las mejores alternativas que hay para que la apariencia de las uñas, mejore, cuando están enfermas con psoriasis y se notan muy deterioradas.

El aceite de árnica presenta propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, por lo que sirven para disminuir las molestias, también contribuye para impedir que las lesiones de las uñas se agraven debido a algún tipo de infección originada por bacterias u hongos.

Para aplicar este tratamiento a base de aceite de árnica sobre las uñas, se unta un poco de este en un copo de algodón o en una gasa, antes se debe asear el área de la uña y se pasa el algodón con el aceite por la superficie de cada uña, suavemente, hasta conseguir que toda la uña que empapada del aceite. (Ver artículo de Psoriasis en los pies)

Aceite de árnica para las uñas

Cuidado de las uñas con psoriasis

Adicionalmente a los remedios caseros para la psoriasis de las uñas que ya hemos señalado, también es muy importante estar atentos con el cuidado de las uñas de forma diaria y seguir los consejos que a continuación presentamos:

  • Mantener las uñas cortas.
  • Las uñas se deben mantener cortas y al cortarlas se les debe dar un corte cuadrado y nunca realizar los cortes cuando las uñas estén secas ni mojadas, las uñas deben estar algo húmedas.
  • También se deben limar las uñas, con el fin de que los bordes estén siempre lisos, el limado si debe hacerse con las uñas bien secas.
  • Otro consejo es mantener tanto las uñas como las cutículas hidratadas todo el tiempo.
  • Utilizar guantes cuando se van a realizar las labores del hogar, como la limpieza, lavado de platos y ropa a mano, etc., o cualquier otra actividad con las manos.
  • En el caso de que la uñas enfermas sean las de los pies, es aconsejable calzar zapatos suaves y confortables, preferiblemente anchos en la parte delantera para que los dedos no estén apretados y las uñas no estén presionadas.
Cuidado de las uñas con psoriasis

Diferencia entre hongos y psoriasis en las uñas

Debido a lo parecido de los síntomas, no son pocos los casos en los que se tiende a confundir la onicomicosis u hongos y la psoriasis ungueal, dos enfermedades diferentes.

Como ya hemos mencionado al principio, la Psoriasis en las uñas también conocida como Psoriasis ungueal es una afección sistémica y autoinmune, debido a la relación entre la proprensión genética del paciente y de las causas ambientales de la psoriasis tales como el estrés y el sol, entre otros. En algunas ocasiones se le oye nombrar como manchas de aceite en las uñas o pitting.

También se mencionó que no existe un tratamiento específicamente para la psoriasis en las uñas. Los tratamientos tópicos con corticoides y las lacas especiales con derivados de la vitamina D, que son recomendados para la psoriasis común, pueden que hagan algún bien, pero se necesita constancia y esperar varios meses, antes de ver el resultado.

La onicomicosis o como se le conoce y denomina normalmente hongos, es la afección que por lo general, puede afectar las uñas de los seres humanos, siendo la causa principal de la gran mayoría de los casos de trastornos ungueal, a lo que se le denomina como onicodistrofia.

Como ya se tiene conocimiento, hay diversos tipos de onicomicosis y su clasificación va a depender de la ubicación de la lesión en la uña por lo que podría ser: distal, proximal, superficial, etc., el tipo de hongo que se establezca puede ser dermatofitos, conocida como tiña ungueal, cándidas ungueal, entre otros, o si es secundaria a otra lesión tal como onicolisis por microtraumatismos, psoriasis, etc.

En cuanto a la recomendación y aplicación de un tratamiento determinado para la onicomicosis se necesita realizar un cultivo para descubrir cual es el tipo de hongo, que podría ser dermatofitos o cándida y la reacción de este ante diversos tipos de terapia antimicótica.

En algunos casos resulta que combinar diferentes tipos de terapia es la mejor alternativa: la terapia con K-laser, que se emplea en algunas clínicas y unidades de Podología, es una de las mejores selecciones, enriquecidas con tratamientos tópicos u orales. Según el tipo de hongo que presente el paciente, se le requerirá  tomar un tipo u otro de fármacos.

Hay especialistas que recomiendan un tratamiento de forma escalonada, lo que significa, comenzar con un tratamiento tópico y si el resultado no es el esperado, se empieza con la terapia oral. También, siempre se deben hacer algunos procedimientos metódicos, para obtener un conjunto de datos, analíticas, en los cuales, al principio, se valoren la función renal y hepática, en medio del tratamiento para verificar si hay trastornos dérmicos o en algún valor de la analítica y al final para realizar una analítica de control.

Por último, se debe hacer de nuevo el cultivo para salir de dudas de que la terapia ha sido exitosa. Es relevante que el paciente tenga conocimiento de que el aspecto de la uña no se regenerará enseguida, será necesario esperar un tiempo, aun cuando los resultados del cultivo hayan dado negativo.

Sin embargo, si el cultivo da negativo y no se quiere esperar el tiempo de regeneración natural, existe la opción de realizarse una reconstrucción ungueal con resinas autopolimerizantes u otros sistemas de reconstrucción.

Remedios caseros para la onicomicosis

Hay una variedad de remedios caseros que sirven para tratar la onicomicosis  en casos que estén comenzando. Para nombrar solo algunos de ellos tenemos

Vinagre de manzana

Se prepara un litro de agua tibia con una taza de vinagre de manzana. Luego se meten los pies por un tiempo aproximado de  20 minutos. Pasado los veinte minutos, se retiran los pies del agua con vinagre y se secan muy bien, este paso es muy importante, los pies deben secarse totalmente, no es conveniente que queden húmedos.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio también es recomendado para la psoriasis en las uñas. Para tratar la onicomicosis, se prepara una pasta con bicarbonato de sodio y agua tibia. Al estar lista, se procede a aplicar en las áreas de las uñas enfermas y se deja que actúe durante algunos minutos. Terminado el proceso, se procede a enjuagar y luego secar minuciosamente, evitando que los pies queden húmedos.

Cebolla

Se pone en una licuadora una cebolla, cuando ya se ha obtenido el concentrado de cebolla, se toma un algodón y se impregna del concentrado de cebolla y se procede a pasarlo por la o las uñas enfermas. Luego de haber impregnado la uña con el hongo, se deja que el concentrado actúe por lo menos media hora. Pasada la media hora, se procede a lavar muy bien y por supuestos, recordando la recomendación de secar muy bien los pies y no dejarlos húmedos.

Aceite de orégano

El aceite de orégano se prepara con aceite de oliva de la siguiente manera. Se mezclan dos gotas de aceite de orégano con una cucharada de aceite de oliva, luego se procede a colocar la mezcla directamente en las uñas enfermas.

Ajo

El ajo tiene propiedades antibiótica y antimicrobiana que contribuye con la eliminación de gérmenes y hongos, por lo que puede ser utilizado en la prevención.

Para la preparación se hace una pasta con diez dientes de ajo y se coloca en una cacerola con agua tibia y se deja reposar un rato para luego meter las manos o los pies, según la zona en donde se encuentre el hongo, durante unos 15 minutos. Luego se enjuaga y se seca bien la parte afectada.

Vicks VapoRub

Se lava bien y se seca el área a tratar; luego, se aplica una un poquito de VapoRub hasta que se sienta que penetró la lesión. Se puede repetir hasta dos veces al día; dejando que la aplicación sea antes de ir a dormir para que dejarlo actuar toda la noche.

(Visited 84 times, 1 visits today)