TROMBÓLISIS – TRATAMIENTO DEL ACCIDENTE CEREBROVASCULAR ISQUÉMICO

La trombólisis es uno de los tratamientos del ictus isquémico que da buenos resultados. Un accidente cerebrovascular es causado por la interrupción del suministro de sangre al cerebro, lo que provoca problemas repentinos con su actividad. Hay 2 tipos principales de accidente cerebrovascular: isquémico y hemorrágico. El accidente cerebrovascular isquémico ocurre hasta en el 80% de los casos. Por lo general, es causado por la oclusión de una arteria y la restricción del flujo sanguíneo a un área del cerebro. Consulta ¿Qué es el tratamiento trombolítico y cuáles son las contraindicaciones para su uso?

La trombólisis como tratamiento

Accidente cerebrovascular: ¿qué es?

Un accidente cerebrovascular hemorrágico, a su vez, provoca una hemorragia intracraneal. Se pueden distinguir la hemorragia intracerebral, a menudo asociada con hipertensión, y la hemorragia subaracnoidea, que ocurre con menos frecuencia, generalmente causada por la ruptura del aneurisma del saco. Ocasionalmente, el accidente cerebrovascular venoso ocurre como resultado de una trombosis en las venas cerebrales o en los senos venosos de la duramadre.

Los factores de riesgo para el accidente cerebrovascular isquémico incluyen:

  • Hipertensión,
  • Aterosclerosis,
  • Fibrilación auricular
  • Foramen oval permeable en el corazón,
  • Enfermedad cardíaca valvular,
  • Trastornos de la contractilidad cardiaca,
  • Endocarditis infecciosa,
  • Enfermedades inflamatorias del sistema vascular,
  • Fumar tabaco,
  • Diabetes
  • Hipercholesterolemię,
  • Abuso de alcohol,
  • Actividad física insuficiente.

Los síntomas de un accidente cerebrovascular isquémico dependen de su ubicación en el cerebro. Se pueden producir alteraciones del movimiento (paresia o debilidad en los músculos de las extremidades o la cara), cambios en la sensibilidad de la cara o las extremidades, campo de visión reducido, dificultad para hablar, alteración del equilibrio y la coordinación, y alteraciones de la conciencia y la conciencia.

Accidente cerebrovascular: ¿qué hacer a continuación?

Si observa síntomas de un derrame cerebral en un ser querido, solicite ayuda de inmediato. Vea cómo identificarlo en Síntomas del accidente cerebrovascular isquémico y primeros auxilios. Recuerde que es una afección potencialmente mortal y el paciente debe ser trasladado de inmediato a un hospital, preferiblemente a una unidad de ictus. Cuanto más rápida sea la reacción y la introducción del tratamiento correcto, mayor será la probabilidad de éxito de la terapia.

La clave para obtener el tratamiento adecuado es distinguir un accidente cerebrovascular isquémico de un accidente cerebrovascular hemorrágico. El tratamiento es completamente diferente según el tipo de accidente cerebrovascular. Para diagnosticar la enfermedad, generalmente se realiza una tomografía computarizada de la cabeza (en casos especiales, resonancia magnética). Es muy importante que la prueba se realice lo antes posible y que el tratamiento se inicie sin demora.

Accidente cerebrovascular – tratamiento trombolítico

El manejo de un ictus diagnosticado incluye procedimientos generales (tales como: aseguramiento de las funciones vitales, control de la presión arterial, control de la micción, control de la glucemia o alteraciones electrolíticas, disminución de la temperatura corporal, entre otros), así como otras actividades que se realizan para un determinado tipo de accidente cerebrovascular En el caso del ictus isquémico agudo, si el paciente cumple los criterios de inclusión y no presenta contraindicaciones, el pilar del tratamiento suele ser la trombólisis .

El tiempo que transcurre desde los primeros síntomas hasta la calificación para el tratamiento es muy importante porque el tratamiento trombolítico es más eficaz cuanto antes se inicia. Los fármacos trombolíticos deben administrarse no más tarde de 4,5 horas desde el inicio de los síntomas, y los mejores efectos se obtienen cuando este tiempo no supera las 3 horas (aunque en algunos casos existe posibilidad de mejoría y buen pronóstico con el inicio del tratamiento hasta 6 horas).

Antes de administrar fármacos, el médico debe descartar un ictus hemorrágico e isquémico con un enfoque amplio. Lo hace con la ayuda de pruebas de neuroimagen (tomografía o resonancia magnética). Además, durante el examen es necesario excluir otras causas de disfunción cerebral, por ejemplo, hipoglucemia, envenenamiento, convulsiones o ataques de migraña.

La trombólisis

Recuerda que cuanto más tiempo pase desde los primeros síntomas para iniciar el tratamiento trombolítico, menos posibilidades de buenos resultados. Cuanto mayor sea la edad del paciente o el grado del accidente cerebrovascular del embarazo, menor será la probabilidad de obtener resultados positivos en el tratamiento.

¿Qué sucede si es imposible establecer un inicio confiable del accidente cerebrovascular? Entonces, se considera tiempo de inicio el último momento en que se ve al paciente sin síntomas neurológicos. Si el accidente cerebrovascular ocurrió mientras dormía y el paciente se despierta con síntomas, vale la pena considerar si se levantó por la noche, por ejemplo, para ir al baño. De lo contrario, se le vio sano el día anterior antes de acostarse, lo que puede descalificarlo para el tratamiento.

Accidente cerebrovascular – fármacos trombolíticos

Los fármacos trombolíticos en el accidente cerebrovascular isquémico están diseñados para disolver el coágulo que ha reducido el suministro de sangre al cerebro. Se pueden utilizar en personas mayores de 18 años que presenten síntomas clínicamente significativos de ictus, es decir, un claro déficit neurológico.

El fármaco trombolítico utilizado en el ictus isquémico es el activador del plasminógeno recombinante-alteplasa. Las dosis se seleccionan en función del peso corporal del paciente (0,9 mg/kg, máx. 90 mg). El 10% de la dosis se administra como una inyección intravenosa lenta, el resto, como una infusión intravenosa por hora.

Terapia trombolítica – contraindicaciones

Desafortunadamente, la terapia trombolítica no siempre se puede utilizar. Un accidente cerebrovascular y sus características, las circunstancias de su aparición u otras comorbilidades pueden excluir la posibilidad de dicha terapia en el paciente.

La trombólisis en el ictus está absolutamente contraindicada, por ejemplo:

  • Cuando se encuentra sangrado intracraneal en la tomografía computarizada
  • Cuando los síntomas indican una hemorragia subaracnoidea
  • Si una arteria ha sido punzada en un lugar que no se puede comprimir en la última semana
  • Si ha tenido hemorragia intracraneal
  • Si la presión arterial sistólica es de 185 mmhg (o superior) o la presión arterial diastólica es de 110 mmhg (o superior) y no responde al tratamiento antihipertensivo
  • Si la prueba muestra síntomas que indican sangrado activo
  • En el caso de algunos trastornos de la coagulación de la sangre (por ejemplo, disminución del recuento de plaquetas ≤ 100 mil / ul)
  • Cuando hay hipoglucemia ≤2,7 mmol/l
  • Cuando el resultado de la tomografía computarizada indica un foco extenso de un accidente cerebrovascular

Las contraindicaciones relativas (es el médico quien decide si iniciar el tratamiento a pesar de las contraindicaciones) incluyen:

  • Lesión en la cabeza en los últimos 3 meses,
  • Accidente cerebrovascular en los últimos 3 meses,
  • Síntomas leves y que desaparecen espontáneamente de un derrame cerebral,
  • La aparición de una convulsión cuando aparecen los síntomas de un accidente cerebrovascular,
  • Cirugía mayor o trauma mayor en las últimas 2 semanas
  • Sangrado del sistema digestivo o del tracto urinario en las últimas 3 semanas
  • Haber tenido un ataque al corazón en los últimos 3 meses,
  • Discapacidad grave antes de que ocurriera el accidente cerebrovascular.

Trombólisis – efectos secundarios

La trombolisis en el accidente cerebrovascular puede causar pezones laterales. Los principales efectos secundarios de los fármacos trombolíticos son el sangrado, interno o superficial. La complicación más peligrosa es el sangrado intracraneal. Puede manifestarse como dolor de cabeza, náuseas y vómitos, o alteración de la conciencia.

La trombólisis también puede conducir a:

  • Sangrado de los vasos sanguíneos dañados,
  • Sangrado de encías, tracto gastrointestinal o urinario.

Los efectos secundarios raros son reacciones de hipersensibilidad como sarpullido, urticaria, hinchazón de la lengua, los labios o la laringe y reacciones anafilácticas graves.

Accidente cerebrovascular isquémico – otros tratamientos

No siempre se puede utilizar la trombólisis. Si un paciente supera la ventana de tiempo recomendada desde la aparición de los primeros síntomas, o existen otras contraindicaciones que le impiden administrar alteplasa, no será elegible para dicho tratamiento. Luego, el médico puede introducir un tratamiento conservador, que incluye protección y estabilización de las funciones vitales básicas, control de la presión arterial y la glucosa en sangre, y terapia anticoagulante con el uso de ácido acetilsalicílico.

La trombólisis el tratamiento de un accidente cerebrovascular

Vale la pena saber que en el caso de obstrucción de una arteria grande y tratamiento trombolítico oportuno, se recomienda realizar una trombectomía mecánica, es decir, un procedimiento endovascular (extracción quirúrgica de un trombo del vaso) dentro de las 6 horas de los primeros síntomas. En algunos casos, la trombectomía también se puede realizar más tarde o en pacientes que no se han sometido a trombólisis. Solo algunos centros tienen la posibilidad de realizar una trombectomía mecánica.

Ten en cuenta que la rehabilitación y los cuidados intensivos también son esenciales para restaurar la forma física, limitar la discapacidad y mejorar la calidad de vida del paciente. En los primeros días después de un ictus se debe introducir una nutrición adecuada, prevención de úlceras por presión y un programa de rehabilitación integral preparado individualmente para un paciente específico.

Recuerda también que la trombólisis no es el tratamiento principal para todos los accidentes cerebrovasculares. El ictus por hemorragia intracraneal tiene un manejo diferente y es una contraindicación absoluta para la administración de fármacos trombolíticos.

Tratamiento trombolítico para el accidente cerebrovascular: ¿qué vale la pena recordar?

Un accidente cerebrovascular es una emergencia médica. El transporte más rápido posible a la unidad de ictus, el diagnóstico inmediato y la implementación del tratamiento adecuado son cruciales para la supervivencia del paciente, su condición futura y los déficits neurológicos persistentes. La trombólisis, cuya tarea es desbloquear un vaso obstruido, se puede usar dentro de una ventana de tiempo estrecha, hasta 4,5 horas. Igual de importantes son el control de la presión arterial y la glucemia, así como la protección y estabilización de otros parámetros vitales, por lo que atender a un paciente con ictus requiere una adecuada organización y conocimientos especializados.

(Visited 83 times, 1 visits today)

Deja un comentario