UROSTOMÍA: QUÉ ES, TIPOS, COMPLICACIONES, CUIDADOS

Una urostomía es una fístula cutánea que permite que la orina fluya fuera del cuerpo. Se realiza en situaciones en las que se diagnostican condiciones que impiden una diuresis adecuada, incluido su estancamiento. Puede ser ureterolitiasis, estrechamiento del uréter como consecuencia de la radioterapia o provocado por un cáncer. Hay varios tipos de fístulas urinarias. Para un paciente que utiliza equipos de urostomía a diario, los aspectos clave son el cuidado de la urostomía, la higiene y el reemplazo de la bolsa. Seguir las recomendaciones de tu médico reduce el riesgo de complicaciones. A continuación, te mostrare todo lo que debes saber y tener en cuenta sobre la urostomia:

Todo sobre la urostomía

Urostomía: ¿qué es?

Una urostomía también se conoce como fístula urinaria. Este término se utiliza para describir la conexión de una parte seleccionada del sistema urinario – riñón, uréter, vejiga o uretra con la piel. En este caso, la piel del paciente tiene una abertura en la estoma a través de la cual la orina sale del cuerpo. La urostomía, si hay indicaciones para su aparición, es ciertamente beneficiosa, pero en general presenta algunas dificultades asociadas, como la falta de control sobre el proceso de micción.

La orina producida por el cuerpo se acumula libremente en la bolsa de la estoma adherida a la boca de la estoma.

¿Cómo es una urostomía?

Por lo general, es una pequeña colina de color rojo brillante ubicada en la parte inferior del abdomen, hecha de tejidos emergidos del interior del cuerpo (que pueden ser, entre otros, uréteres).

Urostomía – tipos

Urostomía es un término muy general, generalmente se define como una fístula cuya tarea es eliminar la orina del cuerpo del paciente de una manera diferente a la natural. Hay varios tipos diferentes de urostomía: reciben el nombre de la parte del tracto urinario que finalmente se conecta con los tegumentos del cuerpo. Ellos son:

  • Nefrostomía (fístula renal-cutánea) – un tipo de urostomía en la que la orina, después de una punción directa del sistema vial-pélvico, se extrae del propio riñón;
  • Ureterostomía, o ureterocutaneostomía (fístula ureterocutánea), un tipo de urostomía donde se realiza la conexión entre el uréter y la piel;
  • Cistostomía (fístula vesicocutánea) – la conexión entre la piel y la vejiga;
  • Uretrostomía (fístula túbulo-cutánea) – un tipo de urostomía que rara vez se realiza en pacientes, donde se realiza la conexión entre la uretra y la piel.

El tipo específico de urostomía a realizar en un paciente depende principalmente del sitio del tracto urinario que bloquea el libre flujo de orina. Cuando el defecto afecta a todos los uréteres, impidiendo que la orina salga del riñón, se puede utilizar una nefrostomía. En una situación en la que se produce un defecto a nivel de la vejiga, lo que resulta en un flujo de orina alterado, puede estar indicada una ureterostomía en el paciente.

Urostomía Brickera

Las urostomías también se pueden clasificar según surjan solo de forma temporal o permanente. Un ejemplo de esto último es la urostomía de Bricker, utilizada en pacientes que necesitan someterse a una cistectomía (por ejemplo, por un tumor maligno de la vejiga). En el procedimiento, un fragmento del intestino delgado del paciente se conecta a los uréteres y finalmente el intestino emerge dentro de la piel del abdomen. En otra división más, hay urostomía de dos y de un solo lado.

Urostomía – indicaciones, ¿cuándo se inserta?

Las fístulas urinarias se encuentran en aquellos pacientes que experimentan retención urinaria, especialmente a largo plazo. Los problemas más comunes que llevan a la necesidad de una urostomía son:

  • Cánceres del sistema urinario (por ejemplo, cáncer de vejiga),
  • Urolitiasis (por ejemplo, renal o ureteral),
  • Condiciones que conducen a un estrechamiento de las estructuras que conducen a la orina (por ejemplo, estrechamiento de los uréteres debido a la radioterapia o como resultado de la compresión de los uréteres por lesiones neoplásicas adyacentes),
  • Vejiga neurogénica (una razón bastante común para una urostomía en niños),
  • Daño al tracto urinario (que puede ser el resultado tanto de un trauma, por ejemplo, como resultado de un accidente de tráfico, como de operaciones realizadas dentro de la cavidad abdominal),
  • Defectos congénitos del tracto urinario, que conducen a la incapacidad de la orina para fluir libremente,
  • Enfermedades de la próstata que conducen a la retención urinaria (por ejemplo, un agrandamiento significativo de la glándula prostática).

Urostomía – complicaciones

Como con cualquier procedimiento médico, las complicaciones son posibles después de realizar una urostomía. La mayoría de las veces se refieren a la boca de la estoma: puede estar hinchada, infectada, pero también isquémica o necrótica. Además, pueden aparecer varios cambios en la piel de su entorno, por ejemplo, enrojecimiento y sarpullido. Los pacientes también pueden quejarse de picazón, incluso de un grado severo

la Urostomía

Estos problemas pueden ocurrir cuando la piel alrededor de la estoma se irrita regularmente con la orina; para prevenir esto, es necesario un proceso de atención adecuado para el paciente con la estoma. Algunos pacientes presentan una solicitud de certificado de discapacidad. La invalidez, temporal o permanente, se juzga individualmente. A veces se adjudica una pensión.

Urostomía: cuidado y reemplazo de la bolsa

Un elemento inseparable de una urostomía son las bolsas en las que se acumula la orina. Si tiene una fístula cutánea, siempre debe asegurarse de que estén correctamente adheridos a la estoma; esto reduce el riesgo de pérdida de orina y los problemas asociados descritos anteriormente. También es importante cambiar las bolsas regularmente y, si el paciente tiene una, reemplazar el catéter (por ejemplo, los pacientes con nefrostomía pueden tener un catéter colocado).

Las bolsas de ostomía deben vaciarse no cuando su volumen total esté lleno, sino cuando estén llenas de orina hasta aproximadamente 2/3 de su volumen. Su reemplazo, a menos que el médico recomiende lo contrario, debe realizarse cada 3 días.

Todo sobre la urostomía – dieta, líquidos

Sin embargo, la higiene después de una urostomía no es suficiente. Los pacientes que se someten a una fístula cutánea también reciben recomendaciones dietéticas. Es recomendable realizar comidas equilibradas y de fácil digestión. Deben limitar la proporción de oxalato en su dieta (puedes encontrarlo en vegetales verdes como la espinaca y el brócoli, por ejemplo). Estos compuestos pueden promover la urolitiasis.

cuidados de la urostomía

También se aconseja a los pacientes que no ingieran productos que puedan tener un efecto irritante en las estructuras del sistema urinario; estamos hablando aquí, por ejemplo, de bebidas con cafeína (por lo que debe limitar el consumo de café o refrescos de cola) y de especias picantes. También es desaconsejable fumar cigarrillos y beber cantidades excesivas de alcohol.

De hecho, sin embargo, lo más importante para los pacientes con urostomía es la ingesta adecuada de líquidos: se recomienda que beban un mínimo de 2 litros de líquido al día. Lo más ventajoso en este caso es beber agua mineral o de manantial con la cantidad óptima de minerales, cuyo exceso no afectará negativamente el funcionamiento de los riñones.

(Visited 672 times, 1 visits today)

Deja un comentario