Causas de la leucemia: psicológicas, en niños, en adultos y más

Debemos tener en cuenta cuales son las causas de la leucemia, esto con la finalidad de estar al margen de dicha enfermedad tan trágica para nuestro organismo e incluso lo que nos rodea, si quieres descubrir mas acerca de la misma, has llegado al artículo indicado.

Causas de la leucemia

La leucemia de sangre es un cáncer. En pocas palabras, un cáncer que aparece en la médula ósea, que es responsable de la formación de nuevas células sanguíneas. Existe una mutación de una de las células que, en lugar de convertirse en un glóbulo blanco maduro, se convierte en una célula cancerosa.

Una célula anormal deja de realizar sus funciones y comienza a compartir de forma incontrolable. El número de células cancerosas aumenta, comienzan a apiñarse a las normales. Muy a menudo, los niños y las personas mayores sufren de leucemia.(Ver artículo: Tipos de leucemia)

¿De dónde viene la leucemia?

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que la exposición a la radiación puede causar mutaciones genéticas y contribuir al desarrollo de la leucemia. El mayor porcentaje de la incidencia, especialmente entre los niños, en aquellas áreas cerca de las cuales se ubican las centrales nucleares.

Los trabajadores nucleares afirman que el proceso de generar electricidad de esta manera es absolutamente seguro, pero las cifras de la incidencia de la leucemia son implacables.

Incluso un procedimiento de diagnóstico tan simple y familiar, como los rayos X, si una mujer embarazada ha estado expuesta a él, duplica el riesgo de que el niño contraiga cáncer de la sangre. Entonces, una de las causas de la leucemia es la exposición a la radiación.

Una persona puede estar expuesta a él cerca de las plantas que procesan materias primas nucleares, desechos nucleares, cerca de las plantas de energía nuclear, así como en caso de accidentes en estas instalaciones o plantas de energía, durante los procedimientos diagnósticos o terapéuticos.

¿Causas o factores de riesgo?

No todas las personas que han sido afectadas adversamente contraen cáncer de sangre. Algunos se enferman con otros tipos de cáncer, otros permanecen sanos. ¿Por qué sucede esto? El hecho es que la radiación, al igual que otros efectos en el cuerpo, no es la causa de la enfermedad, sino solo un factor que aumenta significativamente el riesgo de su desarrollo. Se desconocen las causas inmediatas de la leucemia, es decir, qué causa la mutación de las células. Los científicos determinan sólo los factores de riesgo.(Ver artículo: Leucemia en adultos)

Otros factores negativos:

  • Fumar.
  • Exposición a productos químicos.
  • Quimioterapia.
  • Infecciones virales.
  • Virus de células T.
  • Enfermedad de down.
  • La predisposición genética.

Fumar no siempre causa el desarrollo de leucemia, pero hay muchos más casos entre las personas que fuman, así como entre quienes trabajan en industrias peligrosas.

Entre los químicos dañinos, el benceno y el formaldehído son los más afectados. La quimioterapia para otro tumor también puede desencadenar una mutación en las células de la médula ósea.

En cuanto a las enfermedades infecciosas, el cuadro es bastante contradictorio. Por un lado, entrenan la inmunidad, especialmente en niños. Enfrentar infecciones estimula al cuerpo a resistir y fortalecer el sistema inmunológico. Por otro lado, lo debilita y contribuye al desarrollo de enfermedades, incluida la leucemia.

La predisposición genética suele expresarse en el hecho de que en generaciones anteriores había personas que padecían leucemia. En tales familias, el riesgo es cuatro veces mayor que lo usual. Las mutaciones son transmitidas por los genes, que causan la enfermedad. Tal trastorno genético, como el síndrome de Down, también está acompañado en algunos casos por el desarrollo de leucemia.

Una de las causas de la leucemia se considera un virus linfotrópico humano tipo T. Este virus causa directamente la enfermedad. Entra en el cuerpo a través de la sangre infectada durante la transfusión, a través de agujas infectadas durante la inyección, a través del contacto sexual.

Sin embargo, la presencia de un virus en el cuerpo no significa el desarrollo de la enfermedad: solo un 5% de las personas infectadas pueden enfermarse. El virus linfotrópico T pertenece a la misma familia que el virus del SIDA, pero es mucho menos infeccioso.

Por lo tanto, muchos factores pueden desencadenar el desarrollo de la leucemia.

Al mismo tiempo, se ha establecido que las personas prácticamente sanas no corren el riesgo de enfermarse con enfermedades oncológicas, porque las mutaciones se producen en un organismo inicialmente debilitado. En el caso del cáncer de la sangre, los factores de riesgo se transmiten con mayor frecuencia al niño de la madre durante el período de desarrollo intrauterino.

Desafortunadamente, no todas las mujeres son conscientes de su papel y responsabilidad en la formación de una generación saludable. Pero la salud del futuro niño también depende de su comportamiento y atención. (Ver artículo: Leucemia en niños)

Leucemia linfoblástica aguda

Lesión maligna del sistema hematopoyético humano, en el que hay una maduración incompleta de los glóbulos blancos, como resultado, no pueden realizar su función.

Causas

Las verdaderas causas de la enfermedad son desconocidas. Las principales teorías se basan en el desarrollo de anomalías genéticas o cromosómicas congénitas en pacientes, en las que existen violaciones en la estructura de los glóbulos blancos.

Síntomas

Las manifestaciones características del cuadro clínico de la leucemia linfoblástica aguda en niños son un aumento significativo en el tamaño de los ganglios linfáticos, un aumento en el tamaño del bazo. Otros síntomas ocurren dependiendo de los ganglios linfáticos afectados.

Los pacientes pueden experimentar tos seca, dolor abdominal, dificultad para respirar, anemia, opresión de la sangre, leucopenia moderada, dolor en las piernas.

Diagnóstico

El médico tratante realiza una encuesta y un examen del paciente, analiza la historia de la enfermedad y la historia de la vida del paciente.

Durante los estudios de laboratorio, se realiza un análisis de sangre general y bioquímico, se realiza un análisis microscópico de una muestra de médula ósea, se realiza una punción lumbar para realizar un análisis adicional del líquido cefalorraquídeo.

También se utilizan métodos de tomografía computarizada y de resonancia magnética de los órganos abdominales.

Tratamiento

La terapia para la leucemia linfoblástica aguda debe ser exhaustiva. El tratamiento conservador es bastante largo y dura aproximadamente 2-3 años.

Los niños necesitan hospitalización, todas las medidas médicas se llevan a cabo en un hospital. Durante el tratamiento, se realizan quimioterapia y radioterapia, y la mayoría de los pacientes necesitan un trasplante de médula ósea.

Sin el tratamiento adecuado, la mortalidad es aproximadamente del  100 por ciento y la muerte se produce en unos pocos meses o semanas. El pronóstico para los niños es más favorable. En caso de tratamiento oportuno, el 80% de los pacientes sobreviven y tienen una remisión estable.(Ver artículo: Leucemia)

Prevención

Métodos específicos para la prevención de la leucemia, hasta la fecha, no existen. Las recomendaciones generales incluyen: mantener un estilo de vida saludable, dejar de fumar y beber alcohol, chequeos preventivos regulares en el médico.

Leucemia mieloide aguda

La leucemia mieloide aguda es una enfermedad maligna del sistema sanguíneo, acompañada por la reproducción incontrolada de leucocitos alterados, una disminución en el número de glóbulos rojos, plaquetas y leucocitos normales.

Se manifiesta por una mayor tendencia a desarrollar infecciones, fiebre, fatiga, pérdida de peso, anemia, sangrado, petequias y hematomas, dolor en los huesos y articulaciones. A veces se detectan cambios en la piel e hinchazón de las encías.

El diagnóstico se establece sobre la base de síntomas clínicos y datos de laboratorio. Tratamiento – quimioterapia, trasplante de médula ósea.

La leucemia mieloide aguda (LMA) es una lesión maligna de brotes de sangre mieloide. La proliferación incontrolada de células leucémicas en la médula ósea da como resultado la supresión de los brotes de sangre restantes. Como resultado, el número de células normales en la sangre periférica disminuye, se produce anemia y trombocitopenia. La leucemia mieloide aguda es la leucemia aguda más común en adultos.

La probabilidad de desarrollar la enfermedad aumenta dramáticamente después de 50 años. La edad media de los pacientes es de 63 años. Los hombres y las mujeres jóvenes y de mediana edad sufren con la misma frecuencia. En el grupo de mayor edad, predominan los varones.

El pronóstico depende del tipo de leucemia mieloide aguda, la supervivencia a cinco años varía de 15 a 70%. El tratamiento es realizado por especialistas en el campo de la oncología. y hematología.(Ver artículo: Diagnostico de leucemia)

Causas

La causa directa del desarrollo de AML son varias anomalías cromosómicas. Entre los factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de tales trastornos se encuentran la herencia desfavorable, la radiación ionizante, el contacto con ciertas sustancias tóxicas, el consumo de varios fármacos, el tabaquismo y las enfermedades de la sangre.

La probabilidad de leucemia mieloide aguda aumenta con el síndrome de Bloom (baja estatura, voz alta, características y diversas manifestaciones cutáneas, como hipo o hiperpigmentación , erupción cutánea, ictiosis, hipertricosis) y anemia de Fanconi (baja estatura, defectos de pigmentación, neurología Frustración, anomalías de un esqueleto, corazón, riñones y genitales).

La leucemia mieloide aguda a menudo se desarrolla en pacientes con síndrome de Down. La predisposición hereditaria en ausencia de enfermedades genéticas también se remonta. Con la AML en parientes cercanos, la probabilidad de aparición de la enfermedad aumenta 5 veces en comparación con el promedio de la población.

El nivel más alto de correlación se encuentra en gemelos idénticos. Si la leucemia mieloide aguda se diagnostica en un gemelo, el riesgo en el segundo es del 25%. Uno de los factores más importantes que provocan la AML son los trastornos sanguíneos. La leucemia mieloide crónica en el 80% de los casos se transforma en una forma aguda de la enfermedad. Además, la LMA a menudo se convierte en el resultado del síndrome mielodisplásico.

La radiación ionizante causa leucemia mieloide aguda cuando se excede una dosis de. La incidencia aumenta en proporción a la dosis de radiación.

En la práctica, es importante permanecer en las zonas de explosiones atómicas y accidentes en centrales nucleares, trabajar con fuentes de radiación sin el equipo de protección adecuado y la radioterapia utilizada en el tratamiento de ciertas enfermedades oncológicas.

La causa del desarrollo de leucemia mieloide aguda en contacto con sustancias tóxicas es la aplasia de la médula ósea como resultado de mutaciones y daño de las células madre. Efectos negativos probados de tolueno y benceno. Por lo general, la AML y otras leucemias agudas se diagnostican de 1 a 5 años después del contacto con un mutágeno.

Entre los medicamentos que pueden provocar leucemia mieloide aguda, los expertos llaman a algunos medicamentos para quimioterapia, como los inhibidores del ADN topoisomerasa II (tenipósido, etopósido, doxorubicina y otras antraciclinas), como por ejemplo, de la persona relacionada con la hormona.

La AML también puede ocurrir después de tomar cloranfenicol, fenilbutazona y preparaciones de arsénico. La proporción de leucemia mieloide aguda medicinal es del 10-20% del número total de casos de la enfermedad.

Fumar no solo aumenta la probabilidad de desarrollar AML, sino que también empeora el pronóstico. La tasa promedio de supervivencia a cinco años y la duración de las remisiones completas en los fumadores es más baja que en los no fumadores.(Ver artículo: Médula ósea roja)

Clasificación

La clasificación de la leucemia mieloide aguda es muy compleja e incluye varias docenas de variedades de la enfermedad, divididas en los siguientes grupos:

  • AML con alteraciones genéticas típicas.
  • AML con cambios por displasia.
  • Leucemias mieloides agudas secundarias resultantes del tratamiento de otras enfermedades.
  • Enfermedades con la proliferación de brotes mieloides en el síndrome de Down.
  • Sarcoma mieloide.
  • Tumor de células dendríticas.
  • Otros tipos de leucemia mieloide aguda.

Las tácticas de tratamiento, el pronóstico y la duración de la remisión en diferentes tipos de AML pueden variar significativamente.

Síntomas

El cuadro clínico incluye los síndromes tóxicos, hemorrágicos, anémicos y el síndrome de complicaciones infecciosas. En las primeras etapas de la manifestación de la leucemia mieloide aguda no son específicos.

Hay un aumento de la temperatura sin signos de inflamación catarral, debilidad, fatiga, pérdida de peso y apetito. Con la anemia, se asocian mareos, desmayos y palidez de la piel.

En la trombocitopenia, se observa un aumento del sangrado y hemorragias petequiales. Posible formación de hematomas con lesiones leves. En caso de leucopenia, se producen complicaciones infecciosas: supuración frecuente de heridas y rasguños, inflamaciones repetidas persistentes de la nasofaringe, etc.

A diferencia de la leucemia linfoblástica aguda en la leucemia mieloide aguda, no hay cambios marcados en los ganglios linfáticos periféricos. Los ganglios linfáticos son pequeños, móviles, indoloros. A veces hay un aumento en los ganglios linfáticos en la región cervico-supraclavicular. Hígado y bazo dentro de límites normales o ligeramente agrandados.

Los signos de lesión del aparato osteo-articular son característicos. Muchos pacientes con leucemia mieloide aguda se quejan de dolor de diversos grados de intensidad en la columna vertebral y extremidades inferiores. Las restricciones de movimientos y cambios de marcha son posibles.

Entre las manifestaciones extramedulares de la leucemia mieloide aguda se encuentran la gingivitis y el exoftalmos. En algunos casos, hay inflamación de las encías y un aumento de las amígdalas palatinas como resultado de la infiltración con células leucémicas.

En el sarcoma mieloide (alrededor del 10% del total de casos de leucemia mieloide aguda), aparecen en la piel de los pacientes formaciones similares a tumores de color verdoso, rosa, gris, blanco o marrón (cloromas, leucémicos de la piel).(Ver artículo: Aspirado de la médula ósea)

A veces, con lesiones en la piel, se detecta el síndrome paraneoplásico ( síndrome de Sweet ), que se manifiesta por la inflamación de la piel alrededor de los leucémidos. En el desarrollo de la leucemia mieloide aguda, existen cinco períodos: inicial o preclínico, pico, remisión, recaída y terminal. En el período inicial, la leucemia mieloide aguda es asintomática o se manifiesta con síntomas inespecíficos.

En el período de calor, el síndrome tóxico se hace más pronunciado, se detectan síndromes anémicos, hemorrágicos e infecciosos. Durante la remisión, desaparecen las manifestaciones de leucemia mieloide aguda. Las recaídas ocurren de manera similar al período de altura. El período terminal está acompañado por un deterioro progresivo de la condición del paciente y es fatal.

Diagnóstico y tratamiento

Las pruebas de laboratorio desempeñan un papel crucial en el proceso de diagnóstico. Se utilizan análisis de sangre periférica, mielograma, microscópicos y citogenéticos. Para obtener una muestra de tejido, se realiza una biopsia por aspiración de la médula ósea (punción esternal ).

En el análisis de la sangre periférica de un paciente con leucemia mieloide aguda, se detecta una disminución en el número de glóbulos rojos y plaquetas.

El número de leucocitos se puede aumentar o reducir (con menos frecuencia). En frotis, se pueden detectar blastos. La base para el diagnóstico de la leucemia mieloide aguda es la detección de más del 20% de las células blásticas en la sangre o en la médula ósea.

La base del tratamiento de la leucemia mieloide aguda es la quimioterapia. Hay dos etapas de tratamiento: inducción y consolidación (terapia posterior a la remisión). En la etapa de inducción, se toman medidas terapéuticas para reducir el número de células leucémicas y lograr un estado de remisión.

En la etapa de consolidación eliminar los efectos residuales de la enfermedad y prevenir las recaídas. Las tácticas terapéuticas se determinan según el tipo de leucemia mieloide aguda, el estado general del paciente y algunos otros factores.

El régimen de tratamiento de inducción más popular es “7 + 3”, que proporciona la administración intravenosa continua de citarabina durante 7 días en combinación con la administración periódica rápida simultánea de un antibiótico de antraciclina durante los primeros 3 días.

Además de este régimen, se pueden usar otros programas de tratamiento en el tratamiento de la leucemia mieloide aguda. En presencia de enfermedades somáticas graves y un alto riesgo de desarrollar complicaciones infecciosas como resultado de la supresión del brote mieloide (generalmente en pacientes ancianos), se utiliza un tratamiento paliativo menos intensivo.

Un programa de inducción ayuda a lograr la remisión en el 50-70% de los pacientes con leucemia mieloide aguda. Sin embargo, sin una mayor consolidación, la mayoría de los pacientes recaen, por lo tanto, la segunda etapa del tratamiento se considera una parte obligatoria de la terapia.

El plan de tratamiento de consolidación de la leucemia mieloide aguda se elabora individualmente e incluye de 3 a 5 ciclos de quimioterapia. Con un alto riesgo de recidiva y recaídas ya desarrolladas, está indicado el trasplante de médula ósea. Otros tratamientos para la AML recurrente aún se encuentran en ensayos clínicos.

Pronóstico

El pronóstico está determinado por el tipo de leucemia mieloide aguda, la edad del paciente, la presencia o ausencia de síndrome mielodisplásico en la historia. La tasa promedio de supervivencia de cinco años para diferentes formas de LMA varía de 15 a 70%, la probabilidad de recurrencia es de 33 a 78%.

Las personas mayores tienen un peor pronóstico que las más jóvenes, lo que se explica por la presencia de enfermedades somáticas concomitantes, que son una contraindicación para la quimioterapia intensiva. Con el síndrome mielodisplásico, el pronóstico es peor que con la leucemia mieloide aguda primaria y la LMA, que se produjo en el fondo de la farmacoterapia para otras enfermedades de cáncer.

Donación de medula ósea

Hace unos años, el proceso de donación de médula ósea consistía en un bombeo repetido de sangre bajo la acción de la anestesia general. Hoy en día, a los donantes se les inyecta un factor estimulante de colonias debajo de la piel durante varios días seguidos (como las inyecciones de insulina).(Ver artículo: Anemia y Leucemia)

Un médico o enfermera puede enseñar a un donante a administrar inyecciones por su cuenta. Estas inyecciones estimulan la liberación de células madre (muy jóvenes) de la médula ósea a la sangre.

Se inserta una aguja en una vena del brazo, se bombea un poco de sangre y se coloca en un aparato que divide la sangre obtenida en plasma y otros tipos de células sanguíneas.

Las células jóvenes se mantienen por separado, y todos los demás componentes (plasma y la parte principal de las células) se devuelven al donante de la misma manera, es decir, Inyecte una jeringa con la misma o nueva aguja en la vena de la otra mano.

Este procedimiento se realiza muchas veces y dura varias horas. Después de su finalización exitosa, el donante puede irse a casa y no preocuparse por su estado de salud. La médula ósea del donante mantiene un potencial de reserva y funciona normalmente después de la donación de sangre.

No todos pueden cumplir esta noble misión, ya que la condición necesaria es la compatibilidad de la médula ósea del donante y el paciente.

La probabilidad de que una célula de una hermana o hermano sea adecuada para el trasplante es del 25 por ciento. Si el paciente no tiene parientes cuya médula ósea sea adecuada para el trasplante, es posible encontrar una persona adecuada del registro de donantes de médula ósea. El registro es una lista de residentes del país que han expresado su deseo de convertirse en donantes de su médula ósea si es compatible.

Apoyo psicológico

Como se mencionó anteriormente, para la mayoría de las personas, el diagnóstico de leucemia es un gran shock. La enfermedad confronta a las personas con el miedo a la muerte. Son superados por un enjambre de ansiedades relacionadas con la capacidad de trabajar, pagar facturas, cuidar a los familiares y realizar sus tareas diarias.

Los padres de niños con leucemia están preocupados acerca de si sus hijos pueden participar plenamente en la escuela y en la vida social.

Los niños mismos pueden sentirse molestos por la incapacidad de pasar tanto tiempo con amigos como antes. Las personas que aprenden acerca de su terrible diagnóstico a menudo incluyen sentimientos sobre las pruebas, los métodos de tratamiento, las estadías en el hospital y el pago de la atención médica.

Los médicos, enfermeras y otros miembros del personal pueden responder preguntas y aconsejar a especialistas para ayudar a resolver problemas específicos.

Muchos centros médicos para el tratamiento de la leucemia trabajan con especialistas que ayudarán a resolver los sentimientos del paciente y hacer frente a sus problemas. La participación de amigos y familiares es de gran importancia en este difícil período de la vida del paciente.

El deseo de expresar sus sentimientos y pensamientos sobre la muerte es muy natural para él. Por lo tanto, los familiares y amigos deben ser sensibles y atentos.

Al mismo tiempo, debe recordarse que para la familia y los seres queridos, este es un período de tremenda tensión y ellos también necesitan apoyo.

(Visited 572 times, 1 visits today)

Deja un comentario